Jugando contra el Caballo Defensor

Una vez puesto de manifiesto la importancia del caballo f en tareas defensivas del enroque con profusión de ejemplos, no estaría de más visionar partidas como la presente, donde se evita su regreso mediante un sacrificio de calidad.

Paul Keres vs Laszlo Szabo (1955)

1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 d6 6.Ag5 e6 Estamos en la Variante Richter Rauzer de la Siciliana.

7.Dd2 Ae7 8.O-O-O O-O Una partida con enroques opuestos es sinónimo de guerra sin cuartel, donde las tablas sólo aparecen por accidente.

9.f4 a6 10.e5 dxe5 11.Cxc6 bxc6 12.fxe5 Cd7 Las blancas han trabajado para expulsar al Caballo Defensor de la columna f desde donde protege el punto vulnerable de h7 así como con su propio cuerpo ataques de alfil por la diagonal negra sobre g7 y por la vertical f de torre contra f7.

13.h4 Tb8 Las blancas mantienen la tensión apoyando su alfil que de ser tomado abrirá la chimenea h para que por ella descienda Mamá Noel.

14.De3 Te8 La retirada de la dama busca clavar al caballo y el desplazamiento de la torre busca dos cosas: primero liberara a la dama de tareas defensivas y segundo posibilitar la retirada del Caballo a f8 si hiciera falta para defender h7; una artimaña típica del caballo de repuesto.

15.Th3 Da5 Las blancas evolucionan por la tercer horizontal; las negras desplazan su dama a la banda buscando contrajuego vertical y pinchando al peón aislado central de e5. Las negras pretender su eliminación para permitir el regreso del Caballo Defensor.

16.Axe7 Txe7 17.Tg3 Te8 El cambio de alfiles situaba a la torre en una casilla donde podría ser atacada por la dama desde g5 al tiempo que amenazaba mate además de temas del Pasillo de atreverse a tomar en e5; de ahí su retirada a octava fila.

18.Txd7 Axd7 Las blancas sacrifican su calidad confiando en un fuerte ataque al enroque dado que las piezas negras del flanco de dama nada podrán hacer en defensa de su rey.

19.Ad3 h6 Las blancas aprovechan la ausencia del Caballo para pinchar en h7; las negras plantean un canje muy ventajoso para ellas: el peón lateral h por el peón central e con buen juego.

20.Df4 Rf8 Las blancas, por supuesto, no aceptan tan desfavorable cambio de peones y el rey negro busca escapar de su angustiosa situación, porque su enroque padece, aunque no parece.

21.Txg7 Rxg7 22.Df6+ Rf8 23.Ag6 1-0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *