Camisa de fuerza

Normalmente las partidas suelen resolverse por combinación de Mate, un truco táctico de medio juego que otorga ventaja material; por un final favorable de peones; por una celada de apertura; debido a un descuido del oponente…pero, hay ocasiones en que la mejor arma contra el rival consiste en no dejarle jugar sin necesidad de atarle las manos, aunque sobre el tablero la posición se asemeje a una camisa de fuerza.
Por lo general, estas “Camisas de fuerza” ajedrecísticas aparecen de modo restringido sea a unos pocos turnos, sea a una determinada región del tablero, como cuando no se permite salir a una pieza que ha quedado encerrada. Sea entonces que la presente partida, sea todo un paradigma de esta estrategia para dominar al contrario que aun con ventaja material de un peón, empero, se ve del todo perdido por estar a merced de su rival que le restringe el juego a extremos asfixiantes en el flanco de dama en el flanco de rey, en la octava fila, en el centro y durante todo el encuentro.

Schlechter, C. – Janowsky, D. París 1900

1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ab5 Cf6 4. O-O Ce4 Estamos en la Variante abierta de la Defensa berlinesa contra la Apertura Española; es decir ¡es teoría! Pero, que sea teórico, no significa que sea bueno y menos cuando tiene una pinta muy peligrosa. Porque no suele ser bueno capturar estos peoncitos centrales cuando el rey permanece en el centro y el rival cuanta con la posibilidad de enchufar los Rayos X con su torre.

5. d4 Ae7 6. De2 Cd6 7. Ac6 bc6 8. de5 Cb7 El juego peligroso, suele comportar la necesidad de adoptar posiciones artificiosas y por supuesto, incómodas. Si observamos la posición, las blancas no pueden pedir más a la Apertura: en ocho turnos han logrado ventaja en centro, desarrollo, espacio, tiempo y posición del rey.

9. Cc3 O-O 10. Te1 Te8 11. Dc4 Cc5 12. Cg5 Ag5 13. Ag5 Dg5 14. Dc5 Te6 La jugada de bloqueo de la torre responde al deseo de jugar en un momento dado d6, sin tener que preocuparse por la situación colgada de la torre en e8 y mates del pasillo en la octava.

15. Dd4 Ab7 16. Db4 Ac8 El regreso a casa del alfil en vez de defenderlo con Tb8 se debe a la amenaza de quedarse clavado y un temible salto de caballo en c5 después de amenazar la dama desde e4.

17. Ce4 De7 18. Cc5 Tg6 Aquí tenemos la posición temida del caballo que con sus patas delanteras tiene atenazadas a las negras golpeando e6, d7 y b7, pese a estar clavado. Así aparece la primera Camisa de fuerza: la torre y alfil negros del flanco de dama no pueden ni asomarse a la partida.

19. Te3 a5 20. Dd4 Tb8 21. c4 h6 22. b3 Rh7 23. Td1 Dg5 24. Tg3 Df5 25. Tg6 fg6 Las blancas son conscientes de haber maniatado el flanco de dama a las negras, por ello han propiciado el cambio de torres que las negras no han podido evitar. Las negras tienen una torre, ¡sí! Pero no puede moverse con libertad. Lo mismo le sucede a su alfil.

26. h3 Ta8 27. a4 Tb8 28. Td3 Dg5 29. Rh2 De7 30. f4 Df7 La situación da apuro; ambos bandos mueven, pero sólo las blancas juegan. Si observamos, el juego blanco consiste siempre en no dejar jugar al negro: ora restringiendo sus movimientos, ora impidiendo la entrada de dama en la primera fila, hasta que esta entrada es del todo inocua.

31. e6 de6 32. De5 De7 Las negras por no poder hacer, no pueden ni buscar una simplificación con cambio de damas porque entonces la camisa de fuerza ya sería de acero tras Td8.

33. g4 Tb4 34. Rg3 Tb6 La confianza en su camisa de fuerza es tal que las blancas se atreven a avanzar sus peones y sacar a su rey a pasear con la dama rival en juego; bueno es un decir…porque tras Rg3, la dama negra tampoco es que pueda jugar mucho.

35. h4 Df8 36. h5 gh5 37. Dh5 Tb8 Las blancas hacen lo que quieren y las negras sólo pueden esperar cuando les llega el turno de abandonar.

38. De5 Tb6 39. g5 h5 40. g6 Rg6 Las blancas parecen ya dispuestas a poner punto final a este suplicio negro.

41. Dg5 Rh7 42. Dh5 Rg8 43. Dg5 Rf7 44. Td8 De7 45. Dh5 Y las negras con ventaja material de un peón abandonan.

Ataque modelo al enroque

Un modelo sirve para vehicular con su mera presencia, las características de conjunto de un determinado aspecto de la realidad a imitar. El empleo por parte de los entrenadores de “partidas modelo” para presentar las sutilezas, verbigracia de las Aperturas, así como los planes maestros que las inspiran es conocido; sin embargo las partidas modelo sirven ¡y mucho! para trabajar asuntos estratégicos como por ejemplo, la conducción de las piezas en un ataque sobre el enroque fianchetado. Por supuesto, las partidas modelo presentarán errores en algún momento, pero ello no les resta para ser modélicas si con su visionado quedan más claras las ideas a transmitir. Por eso, es función de todo monitor y entrenador de ajedrez contar con dos o tres partidas modelo para cada concepto y actualizarlas de cuando en cuando.
La presente partida modelo es de la Campeona del Mundo Tan Zhongyi, quien ha puesto en juego distintas herramientas contra el enroque; ha dado los pasos como si se tratara de un manual; y su ejecución se muestra con inusitada sencillez; tanto es así, que será candidata a entrar en la 3ª edición de mi obra “El enroque ¡uy! ¡Qué miedo!” que pronto saldrá a la venta con nueva editorial.

Tan Zhongyi vs Ying Zhu
Chinese Championship (Women) (2015)

1 d4 Cf6; 2 c4 g6; 3 Cc3 Ag7; 4 e4 d6 Estamos en la Defensa India de Rey.
5 Ae2 0-0 La salida Ae2, aparentemente tranquila e inocente, es una idea muy pero que muy pilla contra todo enroque fianchetado como se demostró en la “Inmortal China” – ya comentada en TX – en aquella ocasión contra la Defensa Pirc. Si las negras desconocen su sibilino planteamiento, sencillamente pierden. Como se verá parece que también lo hacen cuando lo conocen. En cualquier caso, es una de esas líneas donde uno de los bandos juega a sus anchas y el otro debe poner mucho cuidado en no cometer ni el más mínimo error. La idea de Ae2 no es desarrollar sin más para jugar Cf3 y enrocar de corto; consiste en tener vigilada la casilla h5 para evitar un salto de caballo tapón o el típico salto a g4 dirigido a hostigar a un potencial Ae3; igualmente apoya avance g4.

6 Ag5 h6 La rutinaria salida de Ag5 que suele clavar Caballo f, cuando no lo clava tiene por objeto, estando el enroque está fianchetado crear una “Llave Maestra” con la dama para entrar en la casilla débil h6. Cuando se busca dificultar esta maniobra, las negras realizan el avance h6.

7 Ae3 Cc6; 8 d5 Ce5; 9 f4 Ceg4; 10 Ad2 h5; Las blancas han ganado tiempos en el centro a costa del caballo negro, pero las negras han conseguido a cambio tres cosas: han abierto la diagonal negra dominada por su Ag7; han llevado su caballo dama al flanco de rey para entorpecer la anterior estrategia negra tanto del Ae2 como la Llave Maestra; e incluso han logrado bloquear el avance h5 con ciertas garantías. Las negras confían en sus artimañas para resistir y también de su defensa, pese al resultado podemos aprender. Por supuesto no es bueno para las blancas dejarse cambiar su Ae3 por un miserable caballo que donde está va a servir para ganar preciosos tiempos de ataque.

11 h3 Ch6; 12 Cf3 e6 Las negras siguen el manual; una vez cedido el centro avanzado se lo ataca; pero el hecho de que se ataque a la vanguardia y no a la base de peón, es decir la retaguardia nos indica que algo no va bien…el motivo de tan prematuro ataque al peón avanzado puede deberse a la amenaza de f5 porque ante un enroque fianchetado, hay dos opciones de ruptura y si h5 ha sido bloqueado pues se va por f5.

13 dxe6 Axe6 Las negras cuentan ahora también con sus misiles-alfil apuntando a un futuro Enroque Largo rival.

14 Dc1 Ad7 Y aquí tenemos ahora un ariete, una lanza, un torpedo…contra h6; suele ser más habitual verlo con Ae3 y Dd2; esta otra formación acontece más con negras tras la salida disfrazada Ad7 donde parece que las negras juegan con timidez.

15 f5 Rh7 Y aquí tenemos la ruptura temática blanca y una de las artimañas negras para defender sus debilidades.

16 g4 gxf5; 17 gxf5 Cf8; las blancas llevan a cabo su plan de avanzar los peones contra el enroque rival usándolos como abrelatas. Las negras buscan el modo de crear una Caja Fuerte. Pero como vimos con el caso de Fantomas ya tratado en TX, el que espera desespera y quien la sigue la consigue; claro que en ocasiones, y en eso confían muchos jugadores de negras, quien la sigue, si no sabe, la persigue. No parece ser el caso.

18 Dc2 Rh8 La blancas enchufan los Rayos X y las negras se retiran de su mortífero efecto.

19 0-0-0 b5 Las blancas activan su torre y las negras buscan el contrajuego temático de esta clase de posiciones con enroques opuestos, pero algo tarde.

20 cxb5 Tb8; 21 Thg1 Cf6; 22 TxA RxT Las blancas. una vez abierta la columna que se antoja el cañón del Colorado con las dos torres en juego, no tiene problemas en tirar una torre que sobra por un alfil vital en la defensa del enroque que no tiene repuesto.

23 Tg1+ Rh7; 24 Axh8 Rxh6; si se toma nota de toda la partida, en este enroque el rey más que defendido por sus piezas es quien debe defenderlas. Yo en su lugar abdicaría.

25 Dd2 Rh7; 26 Cg5+ Rh8; 27 Ce6 y las negras abandonan ante la pérdida de dama o la entrada de dama en h6 mortal.

El Autoahogado

El Autoahogado, es un recurso bello cuanto infrecuente para hacer tablas en posiciones desesperadas. Estas características lo convierten en algo muy excepcional en partida viva, tanto más, tratándose de competición Magistral.
En TX ya hemos visto algunos casos como el tema de la Torre Loca o en forma de problema, pero no está de más visionar partidas donde este recurso táctico es ejecutado por un Gran Maestro como Gelfand. Merece la pena revisar la secuencia final, al menos desde 49…g4, para gozar en su profundidad la excelencia de su pillería.

Dmitry Jakovenko vs Boris Gelfand
FIDE Grand Prix Khanty-Mansiysk (2015)

1. e4 c5 2. Cf3 d6 3. d4 cd4 4. Cd4 Cf6 5. Cc3 a6 Estamos en la Variante Najdorf de la Siciliana.
6. h3 e5 7. Cde2 h5 El avance negro busca evitar un rápido g4 seguido de Cg3 de las blancas.
8. g3 b5 9. Cd5 Cbd7 La captura de e4 permite a las blancas un juego muy activo tras 10 Ag2.
10. Ag5 Ab7 11. Cec3 Tc8 12. Ag2 Ae7 13. Ce7 De7 14. O-O De6 15. Te1 b4 16. Cd5 Ad5 17. ed5 Df5 Las blancas han logrado llegar a una posición con pareja de alfiles frente a pareja de caballos; sin embargo, entre los peones centrales y el apoyo mutuo de los caballos, las negras no parecen estar incómodas.
18. Ad2 Tc2 Hay ocasiones en que dejar de comer es lo más sano; y esta es una de esas ocasiones, porque la Ta1 no tenía mucho juego.
19. Tc1 Tc1 20. Dc1 Cc5 21. Ab4 Cd3 22. Dc6 Dd7 23. Da8 Dd8 24. Dc6 Cd7 Aquí era obligado repetir jugadas con Dd7.
25. Te4 f5 26. Tc4 e4 27. Da6 Cb4 28. Dd6 Cd3 Las blancas intuyen que en esta posición su dama contra un rey en el centro va a causar estragos.
29. De6 Rf8 30. Df5 Rg8 31. De6 Rf8 32. Dd6 Rg8 33. De6 Rf8 34. De4 C3e5 Antiguamente, las repeticiones de jugadas eran debidas a alcanzar un determinado número de movimientos para el control; ahora, además de para repensar algunas combinaciones, seguramente sea para ganar algo de tiempo añadido al reloj. Por lo demás, la dama ha realizado su expedición de castigo.
35. Df5 Rg8 36. d6 Th6 37. Te4 h4 38. Th4 Th4 39. gh4 Dh4 40. Ad5 Rh8 41. Rh1 Dh6 42. f4 g6 43. De6 Df8 44. Ab3 g5 Las blancas no podían tomar ni antes ni ahora debido a la entrada de la dama negra y temas de continuo.
45. f5 Cd3 Las negras parecen jugar de modo desesperado, porque la verdad es que su posición lo es. Pero la dejada de caballo esconde mucha esperanza y sobre todo pillería.
46. Dd7 Da8 Las negras consiguen gracias a la dejada de caballo activar su dama para ver si logra meter al blanco en continuos.
47. Rg1 Cf4 48. Rf2 g4 49. hg4?? Ante este tipo de entrega parece mentira que un GM no jugara con más prudencia…y es que el exceso de confianza ante una posición “Ganada” afecta a todos por igual. Con Rg3 bastaba para neutralizar al negro.

49… Dg2 50. Re3 Cd5 51. Rd4 Df2 52. Rd5 Dd4 53. Rd4 Y tablas por ahogado.

Una respuesta tranquila

La partida de hoy, donde la actual joven Campeona del Mundo Ju Wenjun, vence al veterano Nigel Short, estuvo precedida por los desafortunados comentarios de este astro del tablero sobre la incapacidad del cerebro femenino para el juego de ajedrez. No es la primera, ni será la última vez que las ajedrecistas hacen tragar sus palabras a sus colegas masculinos.
Al margen de este chascarrillo, la partida es merecedora de aparecer en TX por el juego didáctico que ofrece al presentar dos modos opuestos de estrategia en la Apertura, saliendo reforzado el procedimiento ortodoxo que es el primero en que debemos formarnos, a saber:
-Se debe abrir por el centro
-Se debe ocupar el centro con peones
-Se debe desarrollar las piezas por el centro
-Se debe ganar espacio
-etc.
A parte de esto, el encuentro tiene golpes tácticos sencillos de explicar donde la estrella es la intermedia, yendo de sorpresa en sorpresa, con un ritmo dinámico que hace de sus movimientos un fuego de artificio.
Pero, sobre todo, puede ser un buen ejemplo de cómo responder de modo tranquilo y pausado las ofensas, dándose la feliz circunstancia de que el desencadenante del desenlace de la partida es a su vez una jugada tranquila.

Ju Wenjun – Nigel Short, Nueva Zelanda, 2016
1.d4 e6 Ya desde el primer movimiento observamos dos modos distintos de afrontar la Apertura; ciertamente ambos bandos abren por el centro, pero mientras las blancas ocupan su centro con peón, las negras dan opción con su tímido avance a que el rival obtenga el denominado “Centro perfecto” e4-d4. Esto tiene consecuencias como mayor espacio para las blancas.
2.c4 b6 El tímido avance e6 obliga a las negras a buscar una salida a su alfil por fiancheto lo cual supone sacar la pieza de modo lateral en vez de central e implica un nuevo movimiento de peón que no trabaja para el centro.
3.e4 Ab7 4.Ad3 Ab4+ 5.Rf1 c5 6.a3 Aa5 El movimiento de rey, aunque raro, aparece en varias líneas de apertura; en este caso su desplazamiento deja al alfil de b4 sin ocupación y más que un alfil malo, es un alfil tonto que ahora debe quedarse en la banda.
7.Cf3 Ce7 El dominio blanco central con sus peones impide a las piezas negras salir de modo natural. De este modo, mientras el caballo blanco no tiene miedo de salir al trote, el caballo negro evita exponerse a molestos a que lo pinchen en e5.
8.Af4 Ca6 Ahora obsérveseel diagrama: las blancas tienen centro, piezas centralizadas, y espacio. Las negras, por el contrario, tienen tres de sus piezas en la banda y posición restringida.
9.d5 O-O 10.Ad6 Te8 El correcto despliegue de las piezas blancas posibilita ponerle una camisa de fuerza a las negras incidiendo en la casilla débil d6 por medio de bloqueo.
11.h4 ! Cc8 Una de las ventajas de no enrocar consiste en poder realizar un “Ataque a la bayoneta” sobre el rival sin necesidad de perder tiempos colocando bien las torres, porque la torre desde su posición inicial ya trabaja en la tarea. Por su parte, las negras para librarse de la camisa de fuerza en forma de Ad6 han de retirar su caballo a la fea posición de la primera fila, sumando así otra pieza a la periferia del tablero.
12.Ag3 exd5 13.exd5 Df6 Con los cambios centrales, las negras han logrado algo de oxígeno: su torre ocupa la columna central; hay un Mate del Pozo latente en e1; la Dama desde f6 enchufa los Rayos X sobre el Rey blanco y ataca b2…pero la mala disposición de sus piezas, no ayuda a sacar provecho de estas bazas.
14.Dc2 h6 La óptima posición de las piezas blancas, como veremos permite jugadas como esta que defiende y ataca a la vez, ganando tiempos con ello.
15.Cbd2 Cd6 16.h5 Axd2 Las negras deben realizar maniobras para recolocar sus piezas, tiempos que aprovechan las blancas para ganar espacio en el flabco de rey con un avance h5 que fija la posición del enroque e impide futuras estratagemas de bloqueo mediante el conocido método de “Peones amigos”. Las negras también se ven forzadas a ceder la pareja de alfiles.
17.Cxd2 b5 18.cxb5 Cc7 Las negras buscan activarse.
19.Dc3 !Dg5 El ofrecimiento tranquilo de cambio de damas es una genialidad, detonante auténtico de cuanto va a suceder a continuación, pues en el aire está el caballo negro de d6; un tema recurrente en las distintas combinaciones de respuesta a la inesperada tranquila jugada blanca.
20.Axd6 Dxd5 Las negras recuperan algo de material y amenazan pieza y mate.
21.Ce4 Cxb5 Las blancas con su caballo defienden tanto el mate como la pieza. Las negras responden con un doble y captura de otro peoncito.
22.Dc4 Dxc4 423.Axc4 Cxa3 Las blancas por medio del cambio de damas se quitan de encima la presión; sin embargo, las negras cuentan con artimañas en forma de “intermedias” que obligarán a no bajar la guardia ni un instante.
24.Axf7+ Rxf Pero las blancas también contaban en la recámara con una intermedia, acaso más bella que la de la partida por cuanto no hace ruido al tratarse del denominado “Sacrificio silencioso”, a saber: Cf6. Con todo, la intermedia en f7, añade emoción al desenlace de la partida.
25.Cxc5 Axg2+ Podía resultar mejor Cc2 seguida de Ae4 con algunos truquitos, pero de nuevo las negras buscan enredar con otra intermedia dado que tenían dos piezas amenazadas y siguieron el principio infantil de morir matando.
26.Rxg2 Cc4 27.Ag3 Cxb2 Las negras tienen la esperanza de poder resistir gracias a su cartilla de ahorro en forma de peón pasado alejado del rey rival. Pero una pieza es una pieza.
228.Cxd7 a5 29.Ce5+ Rg8 30.Thb1Y Short se comió sus comentarios en forma de arroz tres delicias.

La Intercepción

La intercepción, conocido como interferencia o cortocircuito, es un tema táctico avanzado de los más difíciles de exponer en el aula, dada su escasa casuística, menor si la pretendemos pedagógica, sencilla y exitosa. Aparece en posiciones donde una pieza rival trabaja en tareas defensivas posibilitando interferir dicha acción defensiva interponiendo una pieza propia entre el punto defendido y la pieza defensora. Un magnífico ejemplo de este concepto nos lo brinda el final de la siguiente partida magistral.
Para no distraernos del asunto principal del día, la primera visualización de la partida debe ir fluida sin apenas comentarios para llegar sin fatigas al momento estelar donde el tema de la Intercepción cobra todo su protagonismo. Si después de visto el tema se desea trabajar más a fondo la táctica, la partida también se presta a ello.
L. Aronian – V. Anand, Wijk aan Zee, 2015
1 d4 d5; 2 c4 c6 3 Cf3 Cf6; 4 Cc3 e65 e3 Cbd76 Ad3 dxc4 7 Axc4 b5; 8 Ad3 Ad6; 9 0-0 0-0; 10 Dc2 Ab7 11 a3 Tc8; 12 Cg5 c5 13 Cxh7 Cg4; 14 f4 cxd4 15 exd Ac5; 16 Ae2 Ce5; 17 AxC Axd4+ 18 Rh1 Cxg4; 19 CxT f5; 20 Cg6 Df6 21 h3 DxC; 22 De2 Dh5; 23 Dd3 Ae3 y las blancas abandonan ante la interferencia entre la Dama y h3 porque las negras amenazan entrar en h3 al estar clavado g2 etc.