Un caballo de seis puntos

El caballo, dado su peculiar desplazamiento, es una de las piezas más afectadas por la posición que ocupa en el tablero desde su misma salida, así, si en la Apertura van a las casillas laterales, pudiendo ir a las centrales, les denominamos directamente “burros” o si entorpecen el desarrollo del alfil les decimos “Caballo tapón”. Por este motivo, si bien de principiantes se estable un valor absoluto de 3 puntos para el caballo que lo equipara al alfil, rápidamente hemos de demostrar al aficionado que el caballo pocas veces vale 3 puntos: a veces algo más, y otras, algo menos.

Para mostrar casos donde el caballo vale más de 3 puntos pueden presentarse el Mate Taimanov o el Mate de la Coz ya vistos en TX. Pero si deseamos presentar caballos que por su mera posición valen mucho más que su valor absoluto, hay partidas como la presente que ayudan a asimilar esta lección.

Lajos Portisch vs Tigran Petrosian (1976)

1.d4 d5 2.c4 c6 3.cxd5 cxd5 Estamos en la variante del cambio de la Defensa Eslava que conduce a esquemas simétricos.

4.Cc3 Cf6 5.Cf3 Cc6 6.Af4 e6 7.e3 Ad6 8.Ag3 O-O La retirada a g3 es una pillina forma de romper la simetría posicional que favorece la defensa negra. Evidentemente, si las negras toman ahora, se abre de par en par la chimenea h por donde posteriormente bajará Mamá Noel. Y de no tomar, hay una tensión latente en d6 y en el punto e5.

9.Ad3 Te8 10.Ce5 Axe5 11.dxe5 Cd7 La evolución de las piezas blancas es modélica para trabajar posiciones similares: las blancas situaron una pieza centinela en el punto fuerte e5, cosa que las negras no pueden tolerar forzando así el cambio. Para una mirada principiante, cabe preguntarse por qué las blancas entran en una combinación donde se le doblan peones; la respuesta es que ese peón en e5 como todo peón avanzado central, dificulta la defensa rival y en este caso, crea una casilla débil en d6 que como veremos será muy cómoda para un Caballo.

12.f4 Db6 13.O-O Dxe3+ 14.Rh1 Db6 Las blancas han entregado el peón doblado sobrante de e3, pero a cambio lo tienen todo dispuesto para emprender un ataque al enroque rival que precisará de algunos tiempos para recomponer su defensa.

15.Dh5 Cf8 Ya tenemos a Mamá Noel en la chimenea y eso que no está abierta. Ante la presencia del peón avanzado e5, el caballo negro ha de defender h7 no desde el natural f6 sino desde el incómodo f8, que por otra parte dificulta una escapatoria del rey.

16.Tf3 Cg6 Y aquí tenemos a la torre evolucionar por la tercer horizontal para ayudar a Mamá Noel a bajar por la chimenea. Vistas las maniobras blancas, las negras buscan taponar la diagonal al tiempo que oxigenan a su rey.

17.Af2 Dd8 Qué tiempo más rico…

18.Cb5 Cce7 Las columnas abiertas llaman a las torres; las diagonales a los alfiles; y los huecos a los caballos. El hueco de d6 es el mejor lugar para ubicar a este caballo.

19.Cd6 Ad7 Y aquí tenemos a un Caballo que vale al menos 6 puntos, o así lo juzgó el segundo jugador.

20.Ah4 Db6 Las blancas son muy conscientes de que ese Cd6 vale más; incluso, prescinden de hacer caja en b7 porque ya tienen en mente un plan de ataque cuya combinación cuenta con el apoyo que da ese Cd6 para una futura entrada de dama en f7 con mate.

21.Th3 h6 22.Af6 Dxb2 La jugada de Ah4 ya anticipaba este toque que deshace el enroque negro como un castillo de naipes.

23.Tf1 Cf5 24.Axf5 Y las negras abandonan porque todos los caminos conducen a la derrota tras Axg7. Debe apreciarse como no vale Cxf4 con doblete y amenaza de mate en g2 por la entrada de Dxf7 apoyada por el caballo de d6, ni ahora ni antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *