La Intercepción

La intercepción, conocido como interferencia o cortocircuito, es un tema táctico avanzado de los más difíciles de exponer en el aula, dada su escasa casuística, menor si la pretendemos pedagógica, sencilla y exitosa. Aparece en posiciones donde una pieza rival trabaja en tareas defensivas posibilitando interferir dicha acción defensiva interponiendo una pieza propia entre el punto defendido y la pieza defensora. Un magnífico ejemplo de este concepto nos lo brinda el final de la siguiente partida magistral.
Para no distraernos del asunto principal del día, la primera visualización de la partida debe ir fluida sin apenas comentarios para llegar sin fatigas al momento estelar donde el tema de la Intercepción cobra todo su protagonismo. Si después de visto el tema se desea trabajar más a fondo la táctica, la partida también se presta a ello.
L. Aronian – V. Anand, Wijk aan Zee, 2015
1 d4 d5; 2 c4 c6 3 Cf3 Cf6; 4 Cc3 e65 e3 Cbd76 Ad3 dxc4 7 Axc4 b5; 8 Ad3 Ad6; 9 0-0 0-0; 10 Dc2 Ab7 11 a3 Tc8; 12 Cg5 c5 13 Cxh7 Cg4; 14 f4 cxd4 15 exd Ac5; 16 Ae2 Ce5; 17 AxC Axd4+ 18 Rh1 Cxg4; 19 CxT f5; 20 Cg6 Df6 21 h3 DxC; 22 De2 Dh5; 23 Dd3 Ae3 y las blancas abandonan ante la interferencia entre la Dama y h3 porque las negras amenazan entrar en h3 al estar clavado g2 etc.

El Problema del Zugzwang

Juegan Blancas y ganan.

En la jerga ajedrecista decimos que un bando está en Zugzwang (Obligación de mover en alemán), cuando estando en su turno cualquier movimiento que realice va contra sus intereses.

 

La posición de zugzwang más socorrida para introducir el concepto es aquella del clásico final donde el bando fuerte posee rey y peón en séptima ante un rey rival que bloquea la coronación donde entra en zugzwang el bando a quien toca mover.

 

Pero, por lo general, este concepto con todas sus letras, es introducido cuando el alumnado ha sobrepasado el nivel de Iniciación, en cuyo caso, es conveniente ilustrar la enseñanza con un ejemplo que la envuelva en la magia y maravilla de los problemas de ajedrez.

 

Pues bien, hay un estudio de Alessandro Salvio publicado en su Tratado de la invención liberal del juego de ajedrez (1604) cuya clave trabaja precisamente este concepto.

 

Para un buen aprovechamiento de este problema en clase, conviene primero no declarar abiertamente el tema en que se apoya su resolución. Es bueno que antes el alumnado pase por la fase de frustración al intentar otras vías, que por otra parte, también sirven de refuerzo de algunas enseñanzas como el recurso del Ahogado; si parte del alumnado da por su cuenta con la solución ¡Magnífico! Para el resto, la satisfacción de ver la solución será suficiente pago a su esfuerzo.

 

El diagrama es el siguiente:

Blancas: Rd2; Tc1; h4

Negras: Rb2; a2;g6;h5

Juegan Blancas y ganan.

 

Pueden ofrecer soluciones.

 

 

 

En la jerga ajedrecista decimos que un bando está en Zugzwang (Obligación de mover en alemán), cuando estando en su turno cualquier movimiento que realice va contra sus intereses.

La posición de zugzwang más socorrida para introducir el concepto es aquella del clásico final donde el bando fuerte posee rey y peón en séptima ante un rey rival que bloquea la coronación donde entra en zugzwang el bando a quien toca mover.

Pero, por lo general, este concepto con todas sus letras, es introducido cuando el alumnado ha sobrepasado el nivel de Iniciación, en cuyo caso, es conveniente ilustrar la enseñanza con un ejemplo que la envuelva en la magia y maravilla de los problemas de ajedrez.

Pues bien, hay un estudio de Alessandro Salvio publicado en su Tratado de la invención liberal del juego de ajedrez (1604) cuya clave trabaja precisamente este concepto.

Para un buen aprovechamiento de este problema en clase, conviene primero no declarar abiertamente el tema en que se apoya su resolución. Es bueno que antes el alumnado pase por la fase de frustración al intentar otras vías, que por otra parte, también sirven de refuerzo de algunas enseñanzas como el recurso del Ahogado; si parte del alumnado da por su cuenta con la solución ¡Magnífico! Para el resto, la satisfacción de ver la solución será suficiente pago a su esfuerzo.

El diagrama es el siguiente:
Blancas: Rd2; Tc1; h4
Negras: Rb2; a2;g6;h5
Juegan Blancas y ganan.

Pueden ofrecer soluciones.

Para explicar la Captura al Paso

Juegan Blancas y dan Mate en tres jugadas.

En el Ajedrez Escolar, son varios los conceptos que entrañan una mayor dificultad de comprensión por parte del educando, cuales son: el movimiento de peón inicial; la coronación; el enroque; la Oposición; el Ahogado, el Jaque Mate, el Zugzwang…siendo el de la Captura al Paso uno de los más delicados de introducir en su formación por cuanto su aparición en partida no es habitual y de aparecer es opcional, de modo que, a diferencia del mate, el enroque, la coronación y otros conceptos señalados, este suele adolecer de casuística efectiva suficiente para su correcta asimilación por parte del jugador principiante y aún del avanzado.

El correcto modo de introducir el concepto de Captura al Paso, empieza desde el mismísimo momento en que se presenta el movimiento de las piezas; porque al explicar el movimiento del peón, se ha de poner énmfasis en que estos de optar por una salida rápida con un avance de dos casillas, no es que lo hacen al modo de Salto de pértiga sino como en una carrera, es decir aunque la mano lo lleve en volandas, el peón pasa por la casilla que finalmente queda atrás.

Ahora bien…no es aconsejable introducir el concepto de Captura al Paso en fase tan temprana como lo es un curso de Iniciación I, cuando se le están transmitiendo los rudimientos del juego. En este estadio del aprendizaje no conviene avisar de las excepciones, por cuanto ello confunde más que ayuda en la asimilación correcta de las leyes fundamentales y básicas. Lo suyo, como en todo lo demás es esperar a que el alumnado esté familiarizado con el juego habitual y cuando aparezca la oportunidad de ejecutarlo se le explique con precisión en qué consiste eso de la Captuera al paso, o bien esperar a que el propio alumnado por iniciativa suya demande la cuestión.

Pues bien, llegado el momento de tener que explicar con precisión la Captura al paso, se recuerda aquello de que el peón no acvanza dos casillas por salto de pértiga…advertido lo cual, se está en disposición de exponer los casos en que se da la posibilidad de Captura al paso, es decir, cuando uno de los bandos avanza un peón dos casillas y en su avance atraviesa una casilla amenazada por un peón rival que tras el movimiento se halla junto a él en la quinta fila; captura al paso que es opcional y que sólo puede acontecer en el turno inmediatamente consecutivo a dicho avance.

Como hemos anunciado al inicio de esta entrada, una dificultad que entorpece la buena asimilación de este concepto consiste en la pobre casuística que posibilite su ejercicio; sea entonces que los ejemplos que busquemos para ilustrar la explicación de tan raro acontecimiento como lo es una Captura al paso, han de servir para grabar a fuego en la mente del principiante su correcto conocimiento y a tal efecto he localizado quizá el mejor Problema artístico para ello, que es el que encabeza esta entrada.

El Prblema se soluciona sin dificultad cuando se domina el caso excepcional de la Captura al paso. Si tras las debidas explicaciones se pone este sencillo y curioso problema al alumnado, difilmente aolvidará la enseñanza del día.

La Belleza de un Plan

Las más de las veces, la belleza de un encuentro memorable se resuelve en dos o tres golpes tácticos espectaculares. Pero, hay ocasiones, en que la belleza de una partida aparece por una idea de planteamiento general que denominamos plan y que suele irrumpir sobre el tablero fruto de un sigiloso e imaginativo trabajo de laboratorio previo.

El mundo de las Aperturas, precisamente no es otra cosa que el confronto de las distintas ideas ajedrecísticas y quienes acostumbran a prestar atención a estas, además de a la sucesión de sus movimientos teóricos, tienen el privilegio de deleitarse con su sutil encanto.

Hoy vamos a disfrutar con un plan maravilloso cuyo elemento clave es la presión sobre un peón en c2 que propicia un desarrollo extraño, cuanto espectacular y exitoso de las piezas negras, plan, que además se acompaña de sacrificios que hacen de la partida una joya de belleza sin par.

Georgiev, Kiril – Jussupow, Artur
Las Palmas 1993

1. e4 e6 2. d4 d5 3. Cc3 Ab4 4. e5 Ce7 5. a3 Axc3+ 6. bxc3 c5 7. Cf3 b6 8. Ab5+ Ad7 9. Ad3 Las negras deseaban cambiar su alfil malo por el alfil bueno del blanco en a6; con el jaque en b5 y la retirada a su casilla natural en esta clase de posiciones, las blancas han evitado la típica maniobra negra para el cambio de alfiles.

9… Aa4 Pero las negras haciendo de tripas corazón, van a demostrar que el aforismo del veterano y excelente Entrenador Cántabro, Julio Velasco, “No hay niño malo ni alfil malo” es algo más que un buenismo montañés. El alfil en a4, además de bloquear el flanco de dama, pincha al peón c2 que requerirá perenne protección hasta el final de sus días.

10. h4 h6 Las blancas continúan con su juego habitual en estas posiciones ganando espacio en el flanco de rey. Las negras realizan el clásico movimiento de control sobre la casilla g5, respuesta igual de habitual que no despierta sospecha alguna en su rival; pero como veremos a continuación, este típico avance de h6, esta vez, está conectado magistralmente con la presión sobre c2 de Aa4.

11. h5 c4 Las blancas, confiadas en que todo sigue su curso natural, contemplan el último avance negro como un error porque normalmente este avance deja sin contrajuego a las negras en el flanco de dama. Y así es, pero las negras han encontrado un modo de sorprender a su rival y la entera comunidad ajedrecística que conecta esta jugada aparentemente mala con el plan de presionar sobre c2 con el Aa4.

12. Ae2 Rd7 Estamos tan acostumbrados al enroque mecánico que jugadas como esta de rey ni se contemplan en partida viva y menos estando las damas presentes sobre el tablero. Y como podremos comprobar en breve, esta jugada también está conectada con la presión sobre c2 del Aa4.

13. Ch4 Dg8 Ahora comprendemos la jugada de rey.

14. Ag4 Dh7 Y ahora entendemos la jugada anterior de dama y por qué decíamos que las jugadas h6, c4 y Rd7 estaban conectadas con la presión sobre c2 del Aa4.

15. Ta2 Ca6 16. Th3 Cc7 17. Rf1 Taf8 18. Rg1 g5 Observese como las negras se permiten el lujo de atacar por el flanco de rey gracias a que la mitad de las tropas del primer bando se hallan acuarteladas todavía en el flanco de dama ocupadas como están de proteger el peón c2.

19. Cf3 Cc6 20. Ch2 f5 21. exf6 Txf6 Las negras han logrado abrir una peligrosa columna contra el rey blanco.

22. Te3 Thf8 23. f3 Df7 24. Ad2 Ce8 Mientras las piezas blancas del flanco de dama están amarradas a tareas defensivas de c2, las piezas negras cuentan con tiempos para maniobrar a su antojo; en este caso el caballo se dirige a g7 para deglutir al peón avanzado de h5.

25. Ah3 Dxh5 26. Cg4 Tf5 27. Cf2 Dg6 28. Bxf5 exf5 Las negras han sacrificado calidad tomando en consideración que las piezas blancas del flanco de dama todavía tiene dificultad en reubicarse y que el Ah3 blanco molestaba lo suyo presionando sobre el peón débil e6. La presión de dama y alfil sobre c2, es uno de los elementos que posibilitan este sacrificio de calidad.

29. Te2 Cf6 30. De1 Ch5 31. Ta1 Cg3 En los tres últimos tiempos, las blancas han reubicado sus efectivos, pero las negras han aprovechado para situar su caballo en mitad del campamento del rey blanco. Ciertamente las blancas han logrado hacerse con la columna abierta pero no hay entrada factible para la penetración entre las filas enemigas.

32. Te5 Dd6 Las negras no toman en e5 porque la entrada de la dama blanca en dicha casilla sería devastadora para sus intereses tocando al Cg3 y d5.

33. Ch1 Cxh1 34. Rxh1 Cxe5 35. dxe5 De6 Las blancas han devuelto la ventaja de calidad y a cambio han eliminado al molesto Cg3.

36. Ae3 Dxe5 Las blancas entregan el peón que era una causa perdida para intentar reubicar sus piezas conformando una fortaleza confiando en que un final de distinto color ayude en hacer tablas.

37. Dd2 Te8 38. Af2 f4 39. Td1 Rd6 Mientras el rey blanco parece castigado en el rincón, el rey negro trabaja con sus tropas en tareas defensivas, colaboración nada despreciable que supone, de facto, pieza de más.

40. Te1 Df5 41. Txe8 Axe8 Obsérvese como las piezas desaparecen del tablero, como la partida avanza y la idea primigenia de la presión sobre el peón c2 permanece.

42. Ad4 Aa4 43. De1 Rd7 44. Db1 h5 45. Db4 Ac6 46. Db1 g4 47. fxg4 hxg4 48. De1 Aa4 Las negras después de evitar la entrada de la dama blanca en su territorio, sólo deben eliminar el peón c2 para obtener una sencilla victoria sumando su alfil al ataque en el flanco de rey.

El Pasillo Horizontal

La disposición frontal de los bandos al inicio de partida, predispone a la mente a jugar hacia adelante, predisposición que en ocasiones dificulta el pleno desarrollo del juego al no desplegar la fuerza horizontal de las piezas.
Este problema aparece temprano en los principiantes, especialmente a la hora de mover el caballo, que si de por si entraña su dificultad, esta se acrecienta en su desplazamiento al ir de lado, hasta el extremo de causar extrañeza.
Pues bien, sucede que esta sorpresa emerge igualmente en jugadores avanzados al descubrir lo que he dado en llamar “Pasillo Horizontal”, una artimaña para potenciar el juego de la Torre e incluso de la Dama que lamentablemente también se ve afectada por esta inicial impresión de jugar hacia adelante por tener delante al rival.
Un modo de corregir parcialmente este comprensible defecto de la Conciencia acostumbrada al inicio de partida de mover el peón hacia adelante, sacar el caballo hacia adelante y desarrollar el alfil hacia adelante, es presentar ejemplos de partidas que contengan maniobras de dama y torre usando el Pasillo Horizontal, como estrategia ganadora.
Hoy pongo de ejemplo una antigua partida donde la dama blanca se vale de esta triquiñuela para hacer valer su fuerza.
Bowdler, t. – Conway H., Londres 1788
1. e4 e5 2. Ac4 Ac5 3. d3 c6 4. De2 d6 5. f4 ef4 6. Af4 Db6 7. Df3 Db2 8. Af7 Rd7 9. Ce2 Da1 10. Rd2 Ab4 11. Cbc3 Ac3 12. Cc3 Dh1 Al margen de la calidad de sus movimientos, obsérvese como todas las piezas de blancas y de negras han realizado su movimiento, siempre hacia adelante. Ahora en el movimiento 12, las blancas emplean el tema de la doble entrega de torre típico del juego romántico cuyo máximo exponente es la Inmortal. Cuando de por medio hay una suculenta captura, digamos que la habilidad de percepción respecto al juego horizontal, no se resiente del todo.

13. Dg4 Rc7 14. Dg7 Cd7 15. Dg3 b6 16. Cb5 cb5 Cuando las blancas realizan este sacrificio, ya están pensando en desplazar su Dama por el Pasillo Horizontal de la tercera fila.

17. Ad6 Rb7 18. Ad5 Ra6 19. d4 b4 Y aquí tenemos abierto el Pasillo horizontal que amenaza mate en una.

20. Ab4 Rb5 21. c4 Rb4 22. Db3 Ra5 Y aquí tenemos a la Dama desplazándose triunfante por el Pasillo Horizontal, para dar mate.

23. Db5#