A la caza del rey

Gustan los reyes salir de caza como deporte y poco ejercicio les supone su práctica de no verse convertidos ellos mismos en presa para deleite del público añorante de ver correr la regia sangre, cual ancestral sacrificio de regeneración. Este recóndito placer social pocas veces satisfecho por los magnicidios, tiene su reflejo sobre el tablero en esas partidas donde por medio de un sacrificio –generalmente de extracción – se da inicio a una trepidante caza del rey rival al que se persigue hasta la extenuación, pero en una lid mucho más justa que las por los reyes planteadas, pues de poder escapar al mate, suele quedar su bando vencedor.
La caza de rey que vamos a visionar a continuación, suma mayor interés por acontecer el sacrificio inicial muy lejos de la posición del rey al que se va a dar caza y aparecer la misma a muchas jugadas vista; lo cual indica que se trata de una intuición muy especulativa que añade tensión a toda su persecución.

Bai Jinshi – Ding Liren, Liga China 2017

1. d4 Cf6 2. c4 e6 3. Cc3 Ab4 Estamos en la agresiva Defensa Nimzo-india.
4. Cf3 0-0 5. Ag5 c5 6. e3 cxd4 7. Dxd4 Cc6 La captura de dama obedece al dominio que sobre la columna central van a tener las blancas y a la presión sobre el peón rival de d7.
8. Dd3 h6 9. Ah4 d5 10. Td1 g5 Las negras buscan librarse de la presión sobre su peón central, pero para ello se ven forzadas a correr riesgos en el enroque.
11. Ag3 Ce4 Liberadas de la presión, las negras muestran el poder de su estrategia inicial y lo molesto que puede ser la clavada de Ab4.
12. Cd2 Cc5 Aquí 12 AxC no da mucho; el cambio de un alfil por el caballo no es compensado por el doblaje de peones dado que las blancas pueden deshacerse de uno de ellos cuando lo deseen y en consecuencia, no representan problema al respecto. Eso sí, estéticamente quedan feas.
13 Dc2 d4 Lo que son las cosas, el peón presionado es ahora quien presiona ¡Y rompe!
14. Cf3 e5 15. Cxe5 dxc3 Esta clase de sorpresa aparecen en clavadas relativas.
16. Txd8 cxb2 + 17. Re2 Txd8 Aquí las blancas debían haber regresado con su torre a d2. Ahora asistiremos a una caza del rey espectacular.
18. Dxb2 Ca4 Con este salto lateral, las negras ganan un preciado tiempo para jaquear al rey rival en c3 y desplazarlo a f3 donde se verá acorralado por sus propias piezas. Pero queda mucho por hacer.
19. Dc2 Cc3 + 20. Rf3 Td4 Jugada pilla donde las haya por amenazar mate en una y no poderse tomar ante el doblete de caballo.
21. h3 h5 Las blancas ponen sencillo remedio al mate pero las negras insisten sobre el mismo tema.
22 Ah2 g4 + Quizá hubiera habido algo más de vidilla devolviendo calidad con e4 Txe4; 23 DxT, etc.
23. Rg3 Td2 24. Db3 Ce4 + 25. Rh4 Ae7 + 26. Rxh5 Rg7 En una caza al rey tras sacrificar la dama es preciso ser muy preciso; esta jugada de rey obedece a quitar casillas al rey rival y posibilitar un jaquetazo por el pasillo horizontal de la octava a la olvidada torre de a8.
27. Af4 Af5 28. Ah6 + Rh7 Las blancas han conseguido algo de oxígeno y tienen un subidón.
29. Dxb7 Txf2 30. Ag5 Th8 Y aquí tenemos a la torre voladora para amenazar mate con la retirada de rey.
31. Cxf7 Ag6 + 32. Rxg4 Ce5 + Y las negras abandonan ante un mate imparable 0-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *