Santo Jobs

Admitámoslo. Ya nadie se acuerda de Santa Bárbara cuando truena. Ni de ella ni del resto de canonizados. Y menos la gente joven. El otro día le dije a mi sobrina de 16 años que su madre tenía más paciencia que el Santo Job y me miró extrañada por encima de su iPad. «¿Que el Santo Jobs? ¿Steve Jobs?». Para darse de cabezazos.

Es lo que tiene la educación laica, que mencionas el arca de Noé y los chavales se piensan que el tipo es un defraudador que acaba de sacar a relucir su tesoro gracias a la amnistía fiscal. A María Magdalena la sitúan, junto a las galletas tocayas, en la estantería de bollería de un supermercado y eso de multiplicar panes y peces les parece una chorrada después de haber visto a David Copperfield hacer desaparecer la Estatua de la Libertad. Si les dices que Jesús surcó las aguas, se imaginan al presentador Jesús Vázquez con su marido en una moto acuática y para ellos solo existe un Judas, el grupo heavy Judas Priest. De vírgenes, mejor ni hablamos. Y los únicos ángeles que conocen son los de Victoria’s Secret. Nada que ver con los otros, tipo michelín.

Tampoco los refranes tienen garantizada su supervivencia. Le sueltas a una preadolescente, de esas que van en sujetador largo y pantalón braga: «Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo» y te mira como si llevaras puesto el chándal olímpico y acabaras de meterte un chute de yo qué sé qué. Está claro, somos más viejos que Matusalén, el abuelo de Noé, el defraudador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *