Gemelos ajedrecísticos

En Genética, el estudio de gemelos ha proporcionado infinidad de datos para el avance científico; resulta curioso entonces, el poco caso que hacemos en Ajedrez a esas posiciones cuya estructura es similar, especialmente en el caso de las celadas, cuyo campo podría denominarse “Trampología”.
Un excelente caso de posición gemelar nos lo brinda una conocida celada de Leonhardt distinta a la que directamente fue bautizada con su nombre y ya aparecida en TX, de la que deben tomar buena nota quienes emplean la Apertura Central, pues es muy fácil caer en ella si no te la han explicado con antelación.

NN – Paul Saladin Leonhardt, 1903
1 e4 e5; 2 d4 exd; Aquí tenemos la Apertura Central. El plan es desarrollar rápidamente el flanco de dama para enrocar de largo y emprender un ataque a la bayoneta por el flanco de rey donde supuestamente se habrá enrocado el oponente.

3 Dxd Cc6; 4 De3 Cf6; 5 Ac4 Ce5; El desarrollo rutinario Ac4 típico de las aperturas de rey, en esta ocasión contradice el plan antedicho y posibilita pillerías como este intrépido salto de caballo que ya busca enredar a quien no conoce bien el esquema de juego elegido.

6 Ab3 Ab4+; 7 c3 Ac5; El natural avance c3 ha dejado débil la casilla d3, detalle este que está conectado con el brusco salto de Ce5, lo que permite este descarado ataque del alfil a la dama que no puede tomar por doblete.

8 Dg3 Axf2 Finalmente, las blancas desplazan la dama a la típica casilla g3 y caen de lleno en la trampa basada en los dobles de caballos: de nuevo en d3 de tomar con dama y en e4 de capturar con rey.

Pues bien, aunque parezca increíble, la misma idea, por idéntico procedimiento e igual resultado acontece en otros esquemas de apertura, de modo que, si se conoce esta celada, es posible que su ingeniosa artimaña igualmente pueda ejecutarse en diagramas aparentemente distintos. Disfrutemos de uno de sus gemelos:

Petterson vs Erik Jakob Larsson, (1963)

1 e4 c5; 2 d4 Cxd; 3 c3 e5 Las blancas han empleado el Gambito Morra contra la Defensa Siciliana. Como se puede observar la casilla d3 ha quedado débil por el avance c3; sobre esta semejanza cabe empezar a trabajar temas similares a los que aparecen en la celada anterior.
4 Cxd exd; 5 Dxd Cc6; 6 De3 Cf6; ¡Uy! Esto ya se parece bastante a la celada anterior…
7 Ac4 Ce5; estoy seguro que de haber conocido las blancas la partida anterior se hubieran pensado dos veces este desarrollo enlatado.
8 Ab3 b6; Las negras parecen conocer la idea y preparan el camino.
9 h3 Ac5; 10 Dg3 Axf2+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *