Una belleza romántica


El Romanticismo ajedrecístico no es lo que alguno de ustedes creen…consiste en un juego vivo donde el ataque al rey rival importa más que la defensa del propio monarca. Hoy traigo dos románticos en plena faena para ofrecer un modelo de este estilo de juego cuya belleza no escapa a la mirada aficionada.

Dubois, S. – Mongredien, A. Londres, 1862
1. e4 e5 2. f4 ef4 Aquí tenemos aceptado el Gambito de rey, ¡El rey de los gambitos! Los jugadores románticos aman al Gambito rey y nunca lo rehúsan; porque el Gambito rey nunca les defrauda.

3. Cf3 g5 El desarrollo del Cf3 en esta ocasión tiene la función de evitar sustos de una dama aviesa en h4; es cierto, que hay líneas con un temprano 2 Ac4 como en la Inmortal, pero hasta los más románticos procuraban evitar la tuberculosis. Las negras han elegido la variante más agresiva y fuerte contra uno de los gambitos más agresivos. Las elecciones de uno y otro bando dejan a las claras que será una guerra sin cuartel y sin prisioneros.

4. h4 g4 Los ataques directos al rey no están exentos de principios básicos de estrategia como es atacar a la base de peón, es decir, hostigar a la retaguardia antes que a la vanguardia. El avance g4 al tiempo que se libra del ataque rival pincha al caballo para que salte un poco. Ello, empero, deja sin protección a f4, mas no importa de momento porque se gana mucho espacio en el flanco de rey.

5. Ce5 Cf6 6. Ac4 d5 Esta entrega temática en posiciones donde una Alfil y un caballo conspiran para entrar en f7 causando estragos, tiene por objeto taponar la diagonal del Alfil vampiro. De paso, se protege g4 con el Ac8 que estaba siendo atacado por Ce5 y Dd1.

7. exd5 Ad6 En estos casos sería malo tomar de alfil porque desaparecerían las amenazas mientras las negras se activarían. Como vemos d5 trabaja de momento como peón amigo al quedar frenado su avance.

8. d4 Ch5 El avance central blanco descubre la fuerza del Ac1 contra f4, tema latente del Gambito rey desde su segundo movimiento. Las negras no dudan en emplear un tiempo y llevar su caballo a la banda para proteger su botín.

9. Ab5 Rf8 Las blancas tampoco hacen ascos a emplear un tiempo y mover de nuevo una pieza en plena apertura si con ello incordian al rey rival porque su alfil en c4 estaba muy aburrido. Las negras se percatan de que hacer frente a este jaque con un escudo no les conviene por las entradas posteriores en g4 de la dama rival y entienden que su rey está más seguro en f8; a fin de cuentas el rey blanco no está en mejores condiciones.

10. Cc3 Ae7 El espíritu romántico de las blancas cuando no había nada mejor que hacer, también se plegaba al anodino desarrollo de piezas…Pero las negras no descansan en su afán de atacar al rey rival y amenazan colarse por h4.

11. O-O f3 ¿Cómo? Las blancas al verse atacadas por el flanco de rey con dos peones en quinta deciden enrocar en una especie de queso Gruyere. Pero el rey negro no es que esté en un castillo blindado. Por otra parte, los peones en este tipo de juego no importan si a cambio se pone la torre haciendo rayos X al rey rival en una futura columna abierta.
Las negras ponen en ejercicio un tema romántico hoy poco empleado salvo en gambitos, este motivo discurre del siguiente modo: ¡Voy a perder un peón! Pero yo elijo dónde lo pierdo y cómo. Prefiero ceder mi peón en f3 para que no lo captures desarrollando pieza con Axf4; y prefiero perderlo en f3 para abrir la columna g o dejarte la tuya cerrada; ya veremos…

12. Cf3 Cg3 Quedaba casi medio siglo para que Nimzovitch escribiera sus obras u se pronunciara sobre los caballos centralizados. Las negras aprovechan para tocar la torre manteniendo la amenaza sobre h4 para tomar en un momento más oportuno. Tomar el Cf3 sería suicida por la entrada en juego de la dama combinada con un mortífero Ah6.

13. Ce5 Cf1 14. Df1 f6 Las negras se defienden como gato panza arriba confiando en tener un respiro para reaccionar.

15. Df4 c6 Era muy atractivo el Ah6+ pero Dubois entiende que tras este jaque su caballo queda amenazado y su dama sin ataque directo. Le convence más llevar a su General al frente de batalla porque además mantiene a f6 con apetito aunque clavadito. Las negras intentan reaccionar y activar sus efectivos de dama.

16. Dh6+ Rg8 17. Ac4 Ae6 Las blancas vuelven su alfil contra el rey; y las negras han de jugar forzadas, aunque eso les otorga un poquito de esperanza.

18. dxe6 Dd4+ 19. Ae3 De5 Mongredien ha conseguido ¡finalmente! Sacar a su dama y parece que puede emprender una defensa activa. Pero cuando una dama se ve obligada a ser ella la que defiende a su rey…

20. Td1 Ca6 ¡Qué diferencia de desarrollos!

21. Td7 Te8 ¡Que diferencia de función!

22. Ad4 Df5 Las piezas pequeñas hacen retroceder a las grandes.

23. Te7 Te7 Primero se elimina la defensa de f6.

24. Af6 Dc5 Después se elimina f6 tocando las dos torres.

25. Rh1 g3 Las negras juegan su última baza: tienen al rey blanco encerrado y cualquier jaque lateral puede ser mortal. Las negras sueñan con un Df2. Pero las blancas han preparado fuegos artificiales de primerísima categoría.

26. Qg7 Rg7 27. e7 Rf7 28. e8Q Qf8 29. Bf7++

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *