Espíritu de sacrificio


El ajedrez, en cuanto deporte, tiene entre sus virtudes trabajar el espíritu de sacrificio, por cuanto todo ajedrecista precisa entregar tiempo y esfuerzo para su progresión en forma de entrenamiento. Pero el espíritu de sacrificio al que hago referencia en el encabezado de esta partida es el tal-ante y el tal-ento con el que las blancas conducen sus piezas hacia su inmolación en aras de la belleza y la victoria.

M. Tal – A. Koblenz; (1961)
1.e4 c5; 2.Cf3 d6; 3.d4 cxd4; 4.Cxd4 Cf6; 5.Cc3 a6; aquí tenemos la Variante Najdorf de la Siciliana. Ciertamente, para comprender este último movimiento hay que tener muchas tablas, pero no de las de empatar, sino de experiencia, porque se han puesto entre paréntesis todos los principios de apertura: las negras no salen por el centro; no desarrollan sus piezas, mueven varios peones….pero este a6 tiene varios cometidos, a saber, además de apoyar un futurible b5 evita un molesto salto de Cb5 si buscamos meter la Dc7 o que nos toquen d6 desde ese punto avanzado.
6.Ag5 e6; La jugada blanca es la más empleada para luchar contra esta aguda variante; su idea es evitar un tranquilo e5.
7.f4 Ae7; 8.Df3 Dc7; Las blancas han combinado la idea del plan estándar contra la siciliana de f4, normal para atacar por donde le corresponde al blanco, con el planteamiento de enroques opuestos. Porque cuando en plena apertura la dama sale pronto, entre jugadores de ya cierto nivel puede considerarse la intención de enrocar de largo. Ante esta posibilidad, las negras sitúan su dama en la columna abierta en desafío a tan explícita intención como diciendo ¡Veamos si te atreves!
9.O-O-0 Cbd7; 10.Ae2 h6; La salida del Ae2 tiene varias funciones cuando no hay Cf3: una de ellas es vigilar las casillas g4 y h5 para impedir saltos del caballo rival y apoyar el avance de g4 y cuando hay g6 la ruptura en h5. Pero también, como ahora, la sana intención de comunicar torres para que los esquemas plausibles de juego se multipliquen imprimiendo mayor libertad al juego propio y aumentando la incertidumbre del rival.
11.Ah4 b5; Las negras se lanzan al ataque contra el enroque rival con su rey en el centro. Esto comporta riesgos y hay un principio de estrategia que ayuda a encontrar jugadas buenas en posiciones complejas, a saber, a un golpe en el flanco un contragolpe en el centro y viceversa.
12.e5 Ab7; Y empiezan los fuegos artificiales. Ante el ataque a una pieza las defensas habituales pasan por retirar la pieza cuando el atacado es superior en valor al atacante; por su protección si el atacado es de valor inferior al atacante; pero cabe también hacer lo que se denomina una defensa activa; contratacar; pero se debe poner mucho cuidado porque la iniciativa en el ataque la lleva el rival. Aquí, a priori, parece que puede hacerse la defensa activa dado que lo contratacado es de valor muy superior a lo atacado, pero…
13.exf6 Axf3; ¡Sorpresa! Este sorprendente sacrificio fundamentará su validez en la expuesta posición del rey en el centro del tablero.
14.Axf3 d5; La dama blanca se ha sacrificado de momento por dos piezas menores, pero está en el aire una tercera…
15.Cxe6 fxe6; Y otra sorpresita…Tal, no solo no tiene prisa en recuperar material, por el contrario, parecen sobrarle piezas. Este segundo sacrificio tiene por objeto abrir líneas, contra el Re8.
16.Ah5+ g6; esta pequeña devolución tiene por objeto ganar un preciado tiempo más adelante, aunque ya veremos que Tal, vio un poco más.
17.Axg6+ Rf8; 18.fxe7+ Rg7; Y la pieza que estaba en el aire, finalmente es capturada. Y aquí tenemos la justificación de la entrega de g6; pero…
19.Ag3 Cf6; tal también conoce la defensa activa y si las negras capturan el Ag6 se llevarán un disgusto con f5+ porque les cae la dama por descubierta. Las negras intentan ahora jugar contra el débil peón avanzado e7.
20.The1 b4; Pero e7 es más fuerte de lo que parecía y no se le puede tocar en vista de lo cual toca huir huir hacia adelante.
21.Txe6 bxc3; Menos mal que Tal se dedicó al ajedrez y no a la hípica.
22.f5 Db7; se protegen dos piezas y se deja respirar al Ag3.
23.b3 Dd7; Este regreso de la dama busca aprovechar la sobrecarga de f5.
24.Ae5 Dxe6; Las blancas presionan al Cf6 clavado y las negras entregan dama por torre y alfil.
25.fxe6 Rxg6; 26.Tf1 Ch7; Y le toca a la torre presionar al caballo clavado que debe ceder a la presión y permitir la captura de calidad en h8.
27.Axh8 Txh8; a tal solo le queda una torre frente a torre y caballo del rival ¿Cómo hizo para ganar?
28.Tf8 Txf8; 29.exf8=D Cxf8; 30.e7 Rf7; 31.exf8=D+ Rxf8; 32.Rd1.
Las negras abandonaron porque esto ya es muy sencillo de ganar. Las blancas pueden generar dos peones pasados muy alejados el uno del otro y el rey negro nada puede hacer contra esa posibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.