Sólo del Athletic

Hace dos semanas empecé un ejercicio de nostalgia, contando mis inicios en el sentimiento rojiblanco, en mi blog y con la entrada, ¿Por qué soy del Athletic?, en la que ya decía que era imposible abarcarlo en un solo comentario.

«Tribuna alta», calle Luis Briñas (Foto: Athletic Club)

Por ello, aquí estoy otra vez, cual abuela cebolleta, para deciros que mis primeros recuerdos están unidos a los partidos de San Mamés, pero no porque estuviese dentro viéndolos, sino porque el día de partido íbamos la familia entera en peregrinación a la casa de mis abuelos, por parte de padre, y luego a la de mi tía Simo, por parte de madre. Es decir, íbamos a la calle Luis Briñas, justo enfrente del campo. Con tan buena fortuna que vivían en el sexto piso.

-¡Qué más dará!- pensaréis…

Pues no, no daba igual, ya que desde ese piso se veía entero el campo de San Mamés, y no, no desde fuera, sino que se podían ver los partidos desde el balcón o las ventanas, ya que la vista abarcaba todo el césped. Un lujo, vamos. Por tanto, el balcón y la ventana estaban muy cotizados los domingos. Como ya he dicho, la casa inicialmente era de mis abuelos, Valen y Pepita, y de su hija Rosi, pero luego la compraron una de las hermanas de mi madre, Simo y su marido, Angel. Y ahí era donde veíamos los partidos. Mi hermano Valen dice que la casa era de buena construcción porque le parecía increíble que los balcones no se viniesen abajo de la cantidad de gente que los visitaba. Mis tías me comentan que se llenaba de familiares y amigos. Y Simo, no tiene para olvidar una vez que el partido era contra el Real Madrid y que vinieron a verlo desde Vitoria sus tres primos, Luis Mari, Pedro y Paco, con entrada, pero que como sabían que Simo tenía tribuna desde el balcón, buscaron la casa. Al ver el balcón, decidieron vender la entrada y verlo desde arriba, mucho mejor que desde la antigua general, que era de lo que tenían entradas. Además con el aliciente que con el dinero que consiguieron de la venta de dichas entradas llevaron al balcón buen jamón y buen vino para estar entretenidos en el descanso. Como ésta tienen infinidad de anécdotas. Yo era muy pequeña pero algún primer vago recuerdo sí que me queda.

El año 1972 se acabó el chollo de la tribuna desde el balcón, ya que se construyó en la antigua general, la llamada Tribuna Este, subiéndose toda la pared, casi hasta la altura de dicho 6º piso. Mi tíos se quedaron sin tribuna, y de hecho, vendieron la casa. Mi tía me dice que si no llegan a construir esa tribuna, seguirían viviendo ahí.

Nosotros también nos quedamos sin fútbol desde las alturas, pero… nos pasó algo mejor. Mis padres, Valen y Sole, nos hicieron socios a toda la familia. Y también el hermano de mi padre, Iñaki y su mujer, Pili hicieron lo mismo, hacer socios a toda la familia. Conclusión, cuando tenía siete años, nos hicieron socios y empezamos a ir a San Mamés ya de manera regular y en procesión familiar (12 personas). Vamos, que he sido una auténtica privilegiada. Curiosamente, como era la pequeña de 5 hermanos, al de un tiempo (esto ya no sé cuánto tiempo fue), mis padres dieron mi carnet a un amigo, para que fuese socio él, pensando que yo no iba a querer ir. Jejeje.. ¡vaya ojo clínico! Al final, la que sí iba era yo, entrando con el carnet de una de mis hermanas, hasta que un día en la puerta me lo quitaron porque los carnets eran intransferibles. En ese momento mis padres, decidieron que la que se quedaba sin carnet era Marisol, y me volvieron a hacer socia a mí. Y ese cambio fue, por lo que dice la web del club, el 1 de marzo de 1976. Es decir, que soy socia, desde que no tenía ni uso de razón. Un lujo, que he podido seguir manteniendo y que ahora comparto con mi familia, porque ya os he dicho que este es un sentimiento que se pasa de padres a hijos, y nosotros nos hemos encargado de pasárselo a nuestros hijos. Y cada dos semanas, o cuando se tercie, vamos juntos a La Catedral, igual que iba yo de pequeña con mi familia. E igual que van muchas familias.

El año pasado fui un día con mi madre y con mi tía. Disfrutaron mucho, pero yo disfruté más que ellas, llevándolas. Fue como la vuelta a los orígenes. Cuando tenía 3 años, hasta los 7, me llevaba mi ama a donde su hermana a ver al Athletic desde el balcón. El año pasado las llevé yo, teniendo ellas 89 y 86 años. Y espero poder volverlas a llevar y que mis hijos, en un futuro muy lejano, me lleven a mí con otro montón de años también. Y que podamos volver a gritar todos juntos… más pronto que tarde… y con ese sentimiento que nos une…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Animaos a contad aquí en comentarios vuestros primeros recuerdos del Athletic.

.

30 comentarios en «Sólo del Athletic»

    1. ¡Muchas gracias!
      Todos tenemos un montón de anécdotas así que si quieres compartirlas aquí tienes tu sitio. 😀😀
      Un saludo

  1. Mis primeros recuerdos del Athletic, se remontan al nacimiento de mi hermana Goizeder.
    En ese momento ella enfermó y en mi casa se hizo una especie de separación de hijas en el tiempo libre.
    Ama se quedaba cuidando a Goizeder que la pobre se pasaba el día enferma y sin poder salir a la calle y yo me iba con aita.
    Aita y osaba Juanan eran socios del Athletic y aita aprovechaba el carnet de Osaba y me llevaba a San Mamés, sobre todo a ver los partidos del Bilbao Athletic.
    Recuerdo los días jugando en las gradas de San Mamés siguiendo las normas de no salir más allá de la última escalera de la tribuna sur alta en la antigua catedral.
    Ahí empezó todo, me fui haciendo mayor, cada día jugaba menos y veía más, hasta que empecé a ir también a ver los partidos del primer equipo.
    Aprovechaba los días que no iba mi osaba para usar yo el carnet.
    Recuerdo el parking de la antigua feria de muestras y las eternas escaleras tan estrechas, que casi no cabía una persona para llegar al ático.
    Era mi momento preferido, cuando después de aparcar aita y yo nos dábamos un paseo por los aledaños y me contaba mil historias.
    Me contaba que estropeó una gabardina nueva porque veían los partidos desde las columnas cuando estaban construyendo la nueva tribuna, con tan mala suerte que uno de los días las acababan de pintar y su gabardina nueva quedó marcada de por vida… eso y su pompis de los azotes que le dio mi amama cuando lo vio.
    Creo que ese fue el momento en el que aitite decidió que era más barato hacerle socio que seguir gastando dinero en gabardinas.
    Paso el tiempo y los años y un amigo de aita nos pasó su carnet, durante años estuve yendo a San Mamés con su carnet y con mi foto para librarnos de pagar un suplemento en cada partido. Todavía tengo ese carnet en el que me llamo Jesús.
    Al fallecer Jesús sus hijos reclamaron el carnet y en ese momento mi Osaba me pasó el suyo y empecé a llamarme Juan Andrés.
    Cuando tuve la ocasión me apunte a Barría y hace años que en mi carnet por fin pone mi nombre real.
    El Athletic es mucho más que fútbol para mi, es un millón de momentos y recuerdos con aita.
    Es ese bocata que nos comíamos en los descansos mientras comentábamos el partido.
    Es esa bufanda que aita me compro el primer día que fuimos juntos a San Mamés.
    Es esos momentos mágicos en los que nos abrazábamos al meter un gol.
    Es ese orsa que mi aita me explicaba con esquemas y que aún hoy me cuesta ver de manera clara.
    Pero sobre todo el Athletic somos aita y yo.
    El ya no está, me toca ir sin él, ha sido lo más difícil que he hecho en mi vida. Pasar el torno sin que él me siguiera detrás diciéndome, Irus guárdalo bien, que eres un desastre y cualquier día lo pierdes…
    Cada día que voy a San Mamés mi cabeza no deja de recordarle a mi lado y aunque echo de menos sus abrazos en los goles, en San Mamés estoy más con él que en ningún otro sitio.
    20 días después de irse aita nació su primera nieta Ane, ella es la nueva socia de la familia, heredó su carnet y yo me voy a encargar de explicarle el orsa y de abrazarle tan fuerte en cada gol como su aitite lo hubiese hecho con ella.

    1. Buf… Iru…
      ¡Qué llorera!
      Ahí seguirá tu aita, junto a ti, igual que lo está el mío y el de tantos otros. Familia, amigos,… Todos los que nos han dejado pero que siguen presentes en nuestros corazones, y con los que hemos vivido tantos momentos rojiblancos!!
      ¡¡Un Abrazo enorme!!

    2. Y te digo más Iru,
      Mi caso era similar al tuyo. Mi hermano Edu se puso muy enfermo con 5 años, con encefalitis y se le olvidó hablar y andar… Imagínate… Así que mi madre se volcó en él, normal. Y yo, con dos añitos, estaba siempre con mi aita. Así que…recorrí todos los campos de Bizkaia viendo fútbol con él. Ya lo conté en un comentario cuando falleció. Me llevaba a Mallona, a ver al Begoña, a Artxanda a ver al Moraza, A la Uni de Deusto a ver a mis primos que jugaban en dos categorías del Loyola Indautxu, a Garellano a ver al Indautxu… Y por supuesto, A San Mamés a disfrutar con nuestro equipo… Un mundo de recuerdos de familia y Athletic, que te marcan.
      Todos juntos ahí seguimos… Sufriendo pero sobre todo disfrutando.
      ¡¡¡Otro abrazo!!!!

      1. Si Itzi, nuestra historia es muy parecida.
        Yo también he seguido al Portu por todos los rincones de Euskadi…es más que fútbol, es familia y su legado quedará para siempre en nosotras!!!
        Más musus y con ganas de verte y de que estas historias las comentemos tú con un caldo aunque hagan 45 grados a la sombra y yo con una Coca Cola batida con una cucharilla, mientras Amaia nos mira raro e intenta cambiar de tema, porque a la pobre le aburrimos con tanto fútbol.

  2. Muy bonito, Itziar
    Casualidad yo también empecé a ver a nuestro Athletic en un blanco de Luis Brinas, en concreto en la casa donde ponían los marcadores del restos de equipos de primera división. No me perdía un partido. Luego posteriormente me hice socio, cuando mi tío se fue a Venezuela, hace solo 51 años.

    1. Jajaja Víctor,
      Casualidad. Mi familia estaba en el 11 de Luis Briñas. Una amiga me ha dicho que ahí vivían sus padres!!! Casualidad!!!
      Nada… Tú también hace dos días socio. Jeje
      Un Saludo

  3. Yo dentro de 2 años cumpliré 50 como socio y siempre en la Tribuna Gol Norte Alta (la de los goles y remontadas, jeje).
    Mi aita me hizo socio con 14 años, cuando un amigo falleció en accidente y pude acceder a su localidad, por lo que estaba «rodeado» de gente mayor que yo, pero ¡qué gente tan maravillosa!
    Ni un mal gesto, la mayor palabrota que salía de allí era la de un gran athletizale riojano que decía «mecaguen D. Pedro el de Haro» (todavía hoy me pregunto quién sería aquel D. Pedro).
    Esa forma de ser y esa educación y respeto al rival, ha calado en mí y la he trasladado a mis dos hijas, junto con el amor a nuestros colores.
    También recuerdo que un año apareció por allí un barbas que era quien lanzaba la primera almohadilla que caía al campo, pero con la peculiaridad que siempre tiraba la almohadilla del primero que se levantaba a protestar alguna jugada; nunca tiraba la suya.
    Grandes recuerdos de otros tiempos, pero de una misma filosofía y forma de ser.
    ¡Qué gran suerte hemos tenido de que nuestros aitas nos hayan encaminado en esta dirección!
    Gaur eta beti, aúpa Athletic

    1. Hola Luis Angel,
      Por lo que veo el barbas era listo… jejeje. No tiraba la suya. ¡Vaya morro!
      Efectivamemte es una suerte que nos hayan inculcado esto, y que lo inculquemos a nuestros hijos, …Aunque alguna amiga dice que estoy loca con este tema… jejeje.. no sabe, que la locura es completa, no solo con lo del Athletic.
      Aúpa Athletic!!!

  4. Buenos días familia athletizaes,mi historia,bufff se me eriza la piel,mi padre fiel seguidor del Athletic y de iribar,trabajador incansable en Elgoibar ya con cuatro añitos yo y 3 hermanos más tuvimos que emigrar a zaragoza por la salud de mi abuelo y mi padre raro era el día que no nos contaba algo del athletic,siempre que venía a la romareda a jugar tu nos llevaba a ver el partido,y un año antes de ir al campo fuimos al hotel donde de alojaba el athletic,yo tendría 7 u 8 años ,y nada mas entrar por la puerta delante de mi un hombre que parecía un árbol de grande con unas manos como raquetas de tenis se agachó y me dijo ,»EPA AMIGO DEL ATHLETIC ? «»creo que ni respondi con mi camiseta con el número y el escudo cosido por mi madre de tela ,le veía la cara a mi padre y su gesto de felicidad es lo que me hizo lo que soy ahora ,un hincha a muerte de este equipo de aldeanos único en el mundo,y vasco hasta los huesos.

    1. Buf… Víctor…
      Tu historia también es muy bonita. ¡¡¡Don Angel Iribar!!! ¡Una institución! Ese recuerdo no te lo quita nadie y a fardar con él.
      Un abrazo y
      Aupa Athletic!

  5. Me acuerdo de ir con Aita a San Mamés pero yo entraba con el carnet de mi tio. Como bien dices, el carnet era intransferible, por lo tanto siempre hacíamos lo mismo: llegar a las taquillas, comprar el suplemento para que pudiera entrar y adentrarnos a la catedral por la puerta 28.

    1. Kaixo Ane!
      Como ves yo no era tan legal… entraba con el de mi hermana hasta que me lo quitaron… jejeje. Mejor para mí que me lo quitaran porque igual si no… no me hubiesen luego hecho socia otra vez.
      Besarkada haundia!!!

  6. El primer partido fue contra el Elche, con victoria 2-0 a mediados de los 70.
    Tengo el recuerdo ( nido de vejestorios) de sacar entradas en el puente junto al Teatro Arriaga, a 25 pesetas y con anuncio de Sweppes Tonica en el reverso de la entrada, en algun lugar de casa guardo alguna de esas entradas.
    En la noche de los tiempos fui abonado, durante muchos años, con abono de niño hasta los 19 años, es lo que tiene ser Renano.
    Cuando la economia mejoro pude hacerme socio.
    En ese peregrinaje vital he sido feliz gracias al Ahtletic. Y no descarto que con el discurrir del tiempo llegue a gustarme el futbol.

    1. Jajaja Renano,

      A mí es probable que no me guste el fútbol nunca. Jajaja. esto es otra cosa. Es más que fútbol.
      Yo ya he dicho que fui una privilegiada por poder ser tan enana socia. Una enorme suerte. Sí. Se lo agradecía a , mis padres, porque no es para menos.
      Un abrazo

  7. Fui con Aita, socio A san mamés. Un mocoso. No hay entradas. ¿como que no hay entradas para los niños? va mi aita donde el presidente que le recibe. falta poco para empezar el partido. El presidente le da la razón a mi aita y me dejan pasar.Yo de 8-10 años le miro a Aita le extiendo la mano y le dijo Muy bien Aita¡¡¡ me lo contó muchas veces me emcocioné yo, y se emocionó el, cuando como un hombrecito le di la enhorabuena de tu a tu, significando la acción valiente y decidida de mi aita, un fenómeno¡¡

    1. Bravo por tu aita!!!
      Antes sí dejaban entrar acompañando a los críos, pero quizá más èqueños que 8 años. Pero un fenómeno tu aita.
      Un abrazo

  8. Rosa lriarte.
    Soy la tía de Iciar. Y mis recuerdos son otros pues cuando yo fui a vivir allí tenía 13 años y mis hermanos Valen e Iñaki, eran mayores,jugaban al fútbol,aunque claro en equipos inferiores: Acero , Indauchu en ese,Iñaki,así que a la mañana partido y a la tarde balcón.
    Asi que a la fuerza nos aficionamos, y que empezamos a seguirles a todos los campos,siempre que no fuera muy lejos. Ponían ,trenes,autobuses…

    1. ¡Hola Tía!!
      ¡Qué ilusión!
      He vuelto a escribir para comentar al resto de lectores que mi tía tiene… 80 y muchos años… jeje… no digo los que son tía… por ai acaso… jejej
      Claro que sí. Imposible no hacerse aficionada viendo tantos partidos de fútbol. Yo también iba a ver al Indautxu , al Acero… Al Begoña. Y a San Mamés, claro.
      Una gozada ver los partidos en el balcón, en vuestro balcón y luego en los de la tía Simo.
      ¡¡Beso enorme tía!!!!
      ¡¡¡Y escribe cuando quieras, aquí estoy deseándolo!!!

  9. Hola Itzi y familia de Athleticzales!

    Yo he sido una afortunada por ser una niña que se ha criado en la famosa calle Luis Briñas donde la pasión por el Athletic se respiraba a diario.

    Mi aita ,futbolista primero del Deusto y luego de El Arenas ,siempre nos inculcó a los tres hermanos el amor por este deporte y, sobre todo ,por estos colores .

    Él fue socio durante un tiempo con un carnet «traspasado».Solia llevar a mi hermano mayor a los partidos del Athletic y a mí a los del Bilbao Athletic.
    Recuerdo las ganas que tenía yo de agitar la bandera y de gritar ¡Goooolll!
    Algunas veces la espera se hacía larga y me dormía en el lomo de mi aita….jeje ,así que en el descanso me llevaba a casa y él se volvía al campo.

    San Mames ha sido también un lugar de recreo de infancia, mi plaza de juegos, por decirlo de alguna manera.

    Cuando no había partido,bajábamos aita,mi hermano y yo a chutar al balón. Siempre en la puerta de grada Norte (puerta 35 podía ser?) Cada día eramos un jugador diferente y chutábamos penalties. Mi hermano mayor, que me saca 4 años ,tenía la camiseta y cd se le quedaba txiki me la pasaba a mi. Un día,subiendo a casa de mis abuelos (que vivían tb en El 1 de Luis Briñas)yo tendría 2 años, subí con balón bajo el brazo y me pregunto mi amona que de qué iba vestida.Yo le debí mirar perpleja y le dije….¡Pues de Zubi!! Con una sonrisa de de orgullo en mi cara. A ella le debí hacer mucha gracia porque me lo contó varias veces como anécdota.

    Cuando llegué a la adolescencia empecé a hacer colas interminables para conseguir entradas de niño.
    En alguna ocasión hasta pagué de adulto por estar agotadas las infantiles (y eso que 2500 pesetas era dinero para mi)¡Pero daba igual !!El Athletic lo merecía!.
    Llego mi gran oportunidad. Mis padres me pagaron el abono infantil durante un año.(14.000 pesetas )
    Cuando el club puso asientos en los fondos mis padres no pudieron hacer frente a esa subida de precio.(sólo entraba un sueldo en casa y éramos 5) Así que me tocó ver los toros desde la barrera otra vez.

    La sensación de estar en casa y oír cada grito de protesta por una falta,o el famoso Orsai que comentaba Irune, te hacía partícipe de lo que pasaba allí dentro en todo momento.
    ¡Y qué decir del rugir del león en el Goooolllll!…..Hacia vibrar los cristales de las ventanas.¡Eso era lo más!
    Pero nada comparado con el sentimiento que se vivia allí dentro.

    Hoy en día soy socia y voy sonriente y con orgullo al campo.
    Estoy deseando que Itxasne,mi hija,vaya creciendo para poder llevarle a su primer partido en La Catedral y grite su primer !Goooll! allí dentro.

    Por el momento,su aitite,ya se ha ido encargando de transmitir ese sentimiento y amor por el equipo.
    La historia se repite y me encanta:
    seguimos chutando a gol y cantamos Athletic siempre que queremos desde Luis Briñas. 😉

    Un abrazo a todos.

    Arrate

    1. ¡¡Hola Tía!!
      ¡Qué ilusión!
      Claro que sí. Imposible no hacerse aficionada viendo tantos partidos de fútbol. Yo también iba a ver al Indautxu , al Acero… Al Begoña. Y a San Mamés, claro.
      Una gozada ver los partidos en el balcón, en vuestro balcón y luego en los de la tía Simo.
      Beso enorme tía!!!!
      ¡¡¡Y escribe cuando quieras!!!

    2. ¡Kaixo Arrate!
      Encantada de que hayas entrado a contar tu historia… Y es como ya hemos comentado algo familiar… De padres a hijos y vosotros se lo pasaréis a Itxasne. Una gozada.
      El ruido de fuera del campo todo el mundo lo destaca. Mis tías vivían unas en Olaveaga y desde allí se escuchaba perfectamente.
      Y tenemos suerte de poder ir al campo como socias y que lo puedan hacer nuestros hijos. Así el sentimiento seguirá en el tiempo… Nuestros hijos y nietos… Jejeje.
      ¡¡Un abrazo muy grande!!

  10. Hola me ha encantado tu relato ,soy José ,de jerez de la frontera y tengo 55 soy seguidor del Athletic desde los cinco años que abrí por primera vez un álbum de fútbol de mi tío que está de la temporada 72/73 creo recordar ,eran estampas muy grandes a color y me impresionó ver la planta de don José Ángel Iribar, que desde ese día a sido mi ídolo ,,mi padre me vio muy entusiasmado,con el álbum y más fue mi interés por el equipo cuando mi padre que era muy aficionado y además fue jugador (jugaba de portero) me contó brevemente la historia del Athletic y porque sus jugadores pertenecían a país vasco ,esa esa unidad y forma de pensar y vivir me atrapó ,que durante toda mi vida he leído preguntado y me he interesado por todo lo que concierne a vuestra firma de vida social como deportes autóctonos vuestros paisajes ,gastronomías etc ,en fin que gracias al futbol estoy enamorado de vuestro pueblo ,y a lo mejor piensas ,que si os he visitado alguna vez ,pues no he tenido esa suerte,porque siempre lo he pospuesto ,pero prometo que no se me quedara esa espina y cuando lo viaje te lo haré saber ,bueno me gustaría despedirme comentándote ,cuales fueron para mí los mejores partidos ,no se me puede olvidar cuando eliminamos al Manchester en Old traforck ,y cuando de le ganó la recopa al Barcelona bueno me despido ya ,y ya te contaré alguna que otra anécdota de pequeño ,,,,bueno ahora recuerdo mi mejor día de Reyes con10 me trajeron los Reyes la eqipacio de Iribar ,con las calzones negras con esponjas en los muslos ,y como lloraba al abrir la caja y los primero que vi fue nuestro escudo sobre la camiseta boca en doblada en su caja ,qué emoción ,le d vía a mi madre que no la lavase ,no fuese a ser que despintasen o s hilos bordados del escudo ,,que tiempos!!! Bueno me alegro degaber escrito ,me limpio las lágrimas y me despido hasta otra

    1. Buf… José…

      Yo también me he emocionado leyéndote!!
      siempre digo que tenéis mucho más merito nos aficionados del Athletic que sois de fuera. Eso le da mucho más valor al sentimiento rojiblanco.
      Somos de la quinta… Jeje… Yo también tengo 55 años!! Es decir hemos vivido las mismas cosas con respecto al Athletic. Iribar es mucho Iribar.
      Lo de Old Trafford fue increíble!!
      La Supercopa que decir!!!
      Y esta noche en la tele dan el partido de la final entre el Barcelona y el Athletic,
      La que le ganamos a Maradona, Schuster y cía… Fue una pasada!!! Pena el follón final por no saber perder.
      Por supuesto, si vienes por aquí avisa y de la entraday de enseñarte el ambiente de Pozas y demás,… ya nos encargaremos👏👏👏👏😁😁😁.
      Encantada de que hayas comentado y hasta cuando quieras porque este es tu blog.
      Un abrazo

Responder a Jose Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *