Pleno de triunfos rojiblancos

Teniendo en cuenta que hoy es 8 de marzo y es el día internacional de la mujer quiero empezar mi comentario alegrándome infinito por el triunfo de ayer del Athletic femenino en Vallecas.

Triunfo vital (Imagen: Primera Iberdrola)

Segunda victoria del equipo desde que Iraia Iturregi las entrena. Hasta ahora se le había acumulado la mala suerte en forma de goles en contra en los descuentos, tres nada menos, que le habían hecho perder 5 puntos. Ayer no y gracias, porque la situación podía convertirse en preocupante al estar a solo dos puntos del descenso. Consiguieron los 3 puntos gracias a 3 goles como 3 soles de Lucía García, que seguro le vendrán fenomenal ya que en los 9 partidos anteriores, sólo había metido un gol. Así que, Zorionak! ¡De aquí en adelante más y mejor, Lucía y más y mejor el equipo! El dos a tres, contra el siempre difícil Rayo Vallecano, les permite dejar el descenso a 5 puntos. Podéis ver el resumen clicando aquí. El siguiente partido, será contra el Sporting de Huelva, que tiene un punto menos que las leonas. Sería fundamental seguir por la senda de la victoria. Aúpa neskak!

El Bilbao Athletic también ganó, el sábado al Laredo por la mínima, 2 a 1, con goles de penalti de Nico Williams y de Juan Artola de cabeza, para seguir en segunda posición tras el Amorebieta, a un punto de ellos, pero con dos partidos menos. Bien por los cachorros. Si queréis ver el resumen aquí lo tenéis.

Y para culminar el pleno rojiblanco del fin de semana, ayer el Athletic se deshizo del Granada por 2 a 1, con una alineación revolucionaria, con 9 cambios.

Asier delantero centro (Foto: Juan Lazkano)

Chapeau por Marcelino por repartir los minutos así entre sus jugadores. Los suplentes se tuvieron que quedar encantados, así como el entrenador por el rendimiento que le dieron la mayoría de ellos. Me sorprende que Asier Villalibre con la calidad que tiene tenga tan pocos minutos. De hecho, ayer solo necesito tres, para demostrar su acierto cara a puerta, en un movimiento de delantero centro puro. Recibió el pase de Sancet de espaldas y se dio la vuelta, dejando al defensa a 2 metros, encaró escorado y gol, cruzándo el balón al palo largo. Perfecto. Oihan, también, muy bien. Se dejó ver mucho, al igual que Lekue y Morcillo, que hicieron muy buen primer tiempo. Balenziaga, ayer capitán y defensa central zurdo, no desentonó, para el marrón que le tocaba, e Ibai fue quizá el que menos participó. También hay que tener en cuenta que llevaba un año sin ser titular y jugando nada. Así que, normal. Además, como positivo decir que le dio un buen pase a Asier que posibilitó una de sus internadas por banda derecha.

Así, todos los meritorios en el primer tiempo tuvieron varias contras que cogieron un poco despistado a los granadinos. Pena que no pudieron culminar ninguna. Poco a poco, los nazaríes fueron teniendo el dominio del juego pero sin crear mayores peligros.

En el segundo tiempo, comenzaron los cambios, como estaría planeado por Marcelino y uno de ellos, Raúl García, nada más salir puso un balón extraordinario a Asier, que no pudo culminarlo. Seguido le hicieron un penalti claro a Vencedor que sorpresivamente Raúl no lo transformó. Más por acierto del portero Rui Silva, que le hizo un paradón. El Granada se sobrepuso y obtuvo, encima, el premio del gol. Fallo de Capa, que se quedó sentado en el área, permitiendo al delantero centrar sin oposición. Tampoco sé si Simón estuvo muy fino, ¿podía haber interceptado el pase? (ni siquiera sacó los brazos). De ese modo, el balón llegó mansamente a la cabeza de Jorge Molina.

Parecía que el partido acababa así pero Berenguer, empeñado en dejarnos mal a los que le hemos criticado en la primera parte de la temporada, prácticamente nada más salir al campo, agarró un zurdazo (misil tierra aire), que se metió pegado al poste, imposible para el portero. La relación que tiene este chico con el gol está siendo sorprendente. 7 goles lleva ya en Liga. Más el del otro día en Copa, que nos ha metido en la final, 8 goles. ¡Ahí es nada! De hecho, ha batido su propio récord goleador. Ninguna temporada anterior había conseguido tantos. Que no pare, que estamos encantados.

Así, dos a uno, tres puntos más, conseguidos con los meritorios y preparados para jugar este mismo miércoles contra el Atlético de Madrid, teniendo a los titulares un poco más descansados. ¿Que más se puede pedir? Pues,… Jejeje… que no nos metan gol con tan poco y que el equipo gane dos partidos seguidos en Liga, ganando a los colchoneros. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic… ¡El no va más!

¡Qué suerte tenemos por ser del Athletic! Con esta frase ya podía incluso acabar el comentario. Gracias por las alegrías que nos das. Y por las que nos quedan y nos vas a dar.

Cuadrilla (Foto: AFP/EFE)

Cuatro son las finales que vamos a jugar en un año. ¡CUATRO FINALES! Y con esta filosofía… No se puede estar más orgullosa. ¡Y una ya está ganada! y nada menos que al Barcelona, en la final, y al Real Madrid, en la semifinal. La Supercopa no nos la quita nadie, es nuestra. Y a ver lo que queda… Mucha ilusión, mucha alegría. Bizi ametsa, vive el sueño, ¡Y tanto que lo estamos viviendo!

Ya he dicho muchas veces que si tengo que utilizar una sola palabra para definir a este Club, sin duda, la que utilizaría sería FAMILIA. Y os voy a poner otro ejemplo más, para explicar esta afirmación, y perdonadme que me pase al plano personal. Ayer, nada más acabar el partido sonó el teléfono de casa, que no suena nunca, salvo por publicidad de distintas telefonías, y ahí estaba, al otro lado de la línea, mi madre, con sus 91 años como 91 soles, toda contenta para preguntarme, que qué tal estaba… jejejeje. Pues muy bien ama, eso sí, llorando, ¡Como iba a estar! Y con esa llamada, más. Mi ama diciéndome que qué bien, que qué partidazo y que qué ilusión. No hay más que decir. Solo FAMILIA. LA FAMILIA ATHLETIC.

La alegría es inmensa, pero no puedo olvidarme de los distintos comités: Comité de Competición, Comité de Apelación, tribunales, el TAB, Federación, Liga,… y de su intento de amargarnos la vida con la injustificable sanción a Íñigo Martínez. Ha sido una vergüenza, un atropello, una agresión al Club en toda su dimensión. Cuatro partidos, justo lo suficiente y necesario para que no jugase la semifinal de Copa. Por un apartarle la mano a un jugador que le estaba provocando poniéndole un dedo en la cara. Mal Íñigo por caer pero… ¡Alucinante! Persecución. Y ya… si lo comparamos con otras sanciones recientes, la injusticia es manifiesta. Por no decir… el no darle la cautelar… un escándalo. Pero… supongo que esto hace que nos alegremos mucho más por la victoria de los rojiblancos, porque parece que el Athletic molesta. Y me da mucha rabia, pero me hacen pensar eso, porque… qué otra explicación tiene que el árbitro ayer del partido, Del Cerro Grande, cuando estaba aplicando a la perfección la ley de la ventaja, en varias jugadas anteriores, casualidad, el gol de Berenguer del primer tiempo, no lo da, porque había pitado penalti, un segundo antes… cortando una ocasión manifiesta de gol, favoreciendo así al infractor. El cabreo que me agarré fue de órdago. Y si no llega a meter Raúl García el penalti… es que no quiero ni pensarlo. Así que les digo a todos, a los que mucha ilusión no les hace…: ¡El Athletic está en la final!

Otra vez remontando. Tras varias oportunidades nuestras claras, llegó la jugadita tonta en nuestra área, y ellos se adelantaron… Desesperante. Pero de nuevo la fe de este equipo que mueve montañas hizo que siguieran a lo suyo, es decir, a lo nuestro, hasta empatar.

El segundo tiempo fue mucho más trabado, con infinidad de faltas tanto del Athletic como del Levante y alguna ocasión más, pero solo a favor de un equipo, que era el que llevaba el peso del partido. Ellos parecía que sólo esperaban otro error nuestro. Menos mal que no llegó.

En la prórroga, en el segundo tiempo, llegó el delirio, con el gol de Álex, aunque con un poco de fortuna, porque su tiro lo desvió Vukcevic. Así, Berenguer, máximo goleador del equipo, nos mete en una nueva final de Copa. Gran partido el suyo, como enorme el trabajo de Yeray, el de Muniain, el de Raúl, el de Óscar,… Grandes ellos y sus compañeros. Enormes todos porque nos llevan a dos nuevas finales. Por no hablar de Marcelino. El cual ayer no paró de dar las gracias a sus jugadores. Lo que le honra. Se ve que hay feeling entre ellos y eso les está dando un punto extra a todos.

Y, para los que crean que esto es normal, no. Esto no es normal. Es una machada. Dos finales de Supercopa y dos finales de Copa en un mismo año. Dentro de algo más de un mes, la Real y el Barcelona se encontrarán con los leones que les intentarán amargar la vida, para ofrecernos a todos un festín que ni en los mejores sueños esperábamos. GRANDE ATHLETIC.

Disfrutadlo todos, porque aunque no lo podamos celebrar juntos, todo esto no nos lo quita nadie. Y… ¡Qué alegría!

¡Aúpa Athletic¡

Un buen Levante empata en San Mamés

Buen resultado para ellos, este empate a uno, y malo para nosotros.

Muy buen gol de Íñigo (Foto: O.M. Bernal)

Pero, visto el primer tiempo que jugamos me doy con un canto en los dientes ya que un Levante muy superior, consiguió dominarnos completamente. No tuvo muchas llegadas, es más, casi casi sólo una, pero fue suficiente para cometer nosotros el error de rigor, y dejar a un centrocampista, Melero, que entró, absolutamente solo, hasta el centro del área, que remató un balón, falló y siguió teniendo tiempo para volver a disparar a puerta, insisto, totalmente solo. Gol sencillo, que dejó retratado a Unai Vencedor que a dos metros miraba la jugada. Falló que pagó caro, porque se descentró un poco y, a partir de ahí, perdió varios balones seguidos. El siguiente partido lo hará mejor, como lo ha estado haciendo hasta ahora. Por cierto, encantada con su renovación, eso sí, si está dentro de unos parámetros económicos, en relación a los tiempos que corren. Marcelino le descargó de culpa, como a los otros dos cambios del descanso, diciendo que podían haber sido elegidos otros para ser sustituidos, ya que bastantes jugadores estuvieron por debajo de su nivel. Totalmente de acuerdo con él. En el primer tiempo, muchos estuvieron por debajo de lo que se les debe exigir. Eso sí, también añado que el Levante estuvo fenomenal.

La mano Marcelino, e incluso supongo que su bronca en el descanso, tuvo su efecto. Como ya he dicho, Dani García, Vencedor y Capa se quedaron en la caseta y salieron Unai López, Vesga y Berenguer. El cambio fue como de la noche al día. El Athletic pasó a tener el dominio absoluto del partido, y para los 10 primeros minutos ya había tenido tres ocasiones claras (Raúl, Berenguer e Iñaki) que obligaron a lucirse al portero. El equipo subió la presión y lo hizo de una forma más coordinada y efectiva, se robaba más arriba y los pases eran más acertados. Hasta que por insistencia, en un saque de córner (la séptima asistencia de Muniain), llegó el precioso e impresionante cabezazo de Íñigo Martínez, rematando y metiendo el gol del empate. Muy bien. Se siguió intentando, pero el Levante que podía haber acusado el golpe, no lo hizo, y aunque estaba jugando mejor el Athletic, tampoco hubo grandes oportunidades. A falta de 11 minutos entró Villalibre por un Williams otra vez flojo. Quizá necesita un poco de descanso. O un mucho, no sé… Yo le daba más minutos a Asier pero…

No se consiguió más. Los deberes quedan para el Ciutat de Valencia y no va a ser tarea fácil, y como muy bien ha dicho Marcelino, en la rueda de prensa posterior, si jugamos como el primer tiempo, no vamos a ir a la final de Copa. El Athletic que tenemos que ver en Valencia tiene que ser el del segundo tiempo. Y sin regalos, que ya sabemos que se pagan muy caros. Ellos supongo que estarán encantados con el empate. Aunque, tampoco les garantiza nada. Goles habrá, y si se juega como el segundo tiempo serán nuestros goles… Pero todo eso… dentro de 3 semanas. Ahora La Liga a tope, pero mirando de reojo ese partido. Hay que dar descanso a algunos jugadores. Por ejemplo, Capa y Yuri, están sorpresivamente flojos y ayer se notó, en negativo, la escasa aportación de ambos. Los necesitamos. Hay tiempo.

Ahora a pensar en el lunes y en el Cádiz, que es nuestro próximo rival, allí. Ya sabemos que en la ida nos pintó la cara y bien pintada. A intentar devolvérsela, así que… ¡A por el Cádiz! Y…

¡Aúpa Athletic!

El empate contra el Valencia sabe a poco

Tras clasificarnos para la semifinal de Copa pedí que en Liga, no jugasen los titulares contra el Valencia. Dicho y hecho. Me alegro que fuese así, a pesar del resultado, empate a uno.

Vencedor cada vez mejor (Foto: O.M. Bernal)

Creo que hay que priorizar y lo fundamental es intentar estar lo mejor posible físicamente para la eliminatoria de Copa de este jueves. Muchos de nuestros jugadores tras la prórroga tenían que estar fundidos. ¡Qué mejor que refrescar el equipo! 7 cambios introdujo ayer Marcelino. Fenomenal. Además, de esta manera tienes en forma a toda la plantilla, das oportunidades y ves quién puede ser en otras ocasiones titular.

Ayer, algunos, quizá, no aprovecharon del todo la ocasión, pero… la próxima, seguro que lo hacen mejor. Álex fue uno de ellos. No acaba de arrancar, tras unos primeros partidos ilusionantes en algunos minutos, ahora casi no participa. ¿Le pesará lo que pagamos por él? Ni idea, pero ya puede espabilar si no quiere perder que Marcelino le siga sacando en los segundos tiempos, por delante de Morcillo. Ayer éste, Jon, salió de inicio y aunque tampoco hizo un partido muy completo, sí participó más que Álex. Gracias a él llegó el único gol del Athletic, ya que suyo fue el pase desde la izquierda, que metió Guillamón en propia puerta. Puso también un balón buenísimo desde la banda contraria en la cabeza de Vencedor. A veces se precipita, pero está aportando más que Berenguer.

Sancet no acaba de despuntar, y ayer, encima, desaprovechó la mejor ocasión de todo el partido, para haber conseguido marcar el segundo gol, que casi seguro nos hubiese dado el triunfo, porque hubiese sido la puntilla para el Valencia. Pero, con todo a favor tiró al centro, parando el tiro Domenech. Una pena. También falló en un contrataque, pasándole el balón al contrario. Se le ve incómodo arriba. Quizá debería jugar más atrás y, eso sí, utilizar más y mejor ese cuerpo que tiene, porque se va con facilidad al suelo. Marcelino sobre él y sobre Morcillo dijo que habían hecho buen partido, que son jovenes y necesitan tiempo. Por supuesto, y se lo damos.

Y voy a hacer una pregunta que quizá también os la hacéis vosotros: ¿qué pasa con Ibai? Como crítica al Club decir, que fue una auténtica barbaridad no dejarle salir el año pasado, en el mercado de invierno, cedido al Alavés. Una faena, porque luego no jugó absolutamente nada. Y supongo, que toda esa inactividad la está pagando ahora el jugador y el Athletic también. Ayer Marcelino dijo que se habló con él y se fue claro, pero que está aquí y «que es un jugador más de la plantilla, y que está entrenando muy bien y mejorando su puesta a punto». Es decir, de momento no le ve a punto. Espero que lo consiga porque es un jugador que tiene tiro, muy buen toque de balón, además de visión de juego. Siempre le ha faltado dar más a nivel defensivo, pero arriba sí que aportaba. ¡Ánimo Ibai!

Sobre el partido en sí, el primero no, pero el segundo tiempo fue un poco mejor y el Athletic tuvo más oportunidades. Ninguna fructificó y, sin embargo, el Valencia consiguió empatar, en un saque de corner, en un fallo de marcaje de Dani García. Le dio mucha rabia al entrenador porque todavía, con él, no han conseguido dejar ninguna vez la portería a cero. Pero está contento con el trabajo hecho porque le hacen al equipo muy pocas oportunidades y, considera, que si siguen trabajando así, van a lograrlo y, además, muchas veces. Y, por mí parte espero, que la primera vez que lo consigan sea este jueves contra el Levante en Copa, porque sería importantísimo.

Y éste es nuestro nuevo reto, jugar el jueves la ida de la semifinal de Copa, contra el Levante, en San Mamés. Esperemos poder recuperar a los lesionados, ya que, en concreto, la falta de Muniain se notó muchísimo. Asier también es fundamental, por no hablar de Raúl. Pero a este último lo recuperamos seguro, ya que no jugó ayer debido a que había cumplido el ciclo de tarjetas. El jueves, los jugadores estarán más frescos porque ayer bastante de los titulares pudieron descansar. Seguro que se nota. De todas formas, se note o no, tienen que darlo otra vez todo e ir… ¡a por el Levante! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic no puede con el Barcelona

Imposible. Llevamos 20 años sin ganar en el Camp Nou y ayer no fue distinto. Estuvimos cerca del empate pero no lo logramos.

El mejor (Foto: AFP)

Un Barça muy superior en el primer tiempo, que jugó frente a un Athletic, desconocido hasta ahora con Marcelino, nos pudo hacer un roto, pero la vuelta del mejor Unai Simón lo impidió, ya que desbarató varias de las ocasiones culés. Ya tenía ganas de volver a ver a este Unai, que esta Liga parecía que lo habíamos perdido. La semana pasada contra el Getafe ya estuvo providencial deteniéndole el penalti a Mata, y ayer estuvo igual unas cuantas veces. Seguramente ésta es con diferencia la mejor noticia de ayer. Muy bien.

Repito que el Barcelona fue muy superior en la primera parte pero, curiosamente, si no es gracias al amigo Mateu Lahoz, no hubiesen conseguido su único gol. Ya sabíamos todos antes del partido que esto podía ocurrir. No era una premonición, era una certeza. Sus estadísticas con los rojiblancos son casi imposibles, por los horrorosos números que tiene. De 36 partidos, 23 derrotas, 7 empates y 6 victorias. Con la de ayer 24 derrotas. Y para seguir en su línea de «derribo» al equipo se inventó una falta al borde del área, medida perfecta para Messi, cuando el balón ya estaba en otra punta del campo, porque vio un contacto entre Vencedor y Leo. Vamos… la falta la traía preparada ya desde casa. Lugar perfecto para el mejor jugador del mundo, que volvió a hacer una maravilla, colocando el balón donde no llega nadie. Gracias Mateu, no esperaba menos de ti. Teniendo en cuenta que éste fue el único gol del Barcelona en el primer tiempo, podíamos haber llegado al descanso con empate. Es indecente lo de este trencilla con el equipo. Tiene peores números que Undiano Mallenco, con eso lo digo todo. Y encima se oye por ahí, que probablemente arbitre la final de Copa. ¡Qué horror!

Así llegamos al descanso, y en el segundo tiempo si «compareció» el Athletic de Marcelino, el descarado que solo piensa en ir hacia arriba. Y conseguimos no solo meterles miedo, sino también empatar, en una de las aproximaciones. Fue gol en propia de Jordi Alba, pero estaba ahí De Marcos, si no para meterlo él. Perfecto Raúl García en la asistencia. A partir de ahí fue un toma y daca. Unai nos seguía manteniendo en el partido y nosotros le metíamos más miedo al rival. Pena que a alguna de las muchas internadas de Yuri, con pases atrás, no consiguiera llegar Williams. Pena. Ellos con una gran jugada, consiguieron, otra vez por medio de Griezmann, ponerse de nuevo por delante. Lo seguimos intentando pero no fue posible. Repito una pena, porque en el segundo tiempo se hizo un trabajo enorme. El Barça pudo matar más, pero no lo hizo, gracias a Simón.

Así perdemos otra vez, en Barcelona, pero nos quedamos con la buena imagen del segundo tiempo y con que podemos competir con cualquiera por bueno que sea. Y con esta idea iremos a Sevilla a jugar el importantísimo partido de este jueves en Copa, contra el Betis. Partido fundamental, primordial,… en el que hay que ir con todo para intentar meternos en semifinales de Copa. Ahí es nada. Así que… ¡A por el Betis! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Poco os he dicho de lo que pienso de Mateu Lahoz, pero ha sido porque puede ser hasta delito. Pero si queréis conocer sus datos horrorosos con el Athletic no tenéis más que ver las estadísticas que estos días ha publicado la cuenta de Twitter Adurizpedia (es un artista), cuyo enlace os lo pongo aquí para que clickéis y lo consultéis.