Robo arbitral en San Mamés

Quiero empezar diciendo que el Sevilla es muy buen equipo, que ayer hubo fases en que dominó el juego e hizo que el Athletic estuviese casi desaparecido, que tiene muy buenos jugadores y que jugaron bien. Y que por juego quizá merecieron ganar. Por juego, porque por ocasiones igual no.

El árbitro y el VAR horrorosos (Foto: EFE)

Una vez dicho esto, también tengo que decir que el resultado está totalmente mediatizado por un arbitraje desastroso, demencial, que nos perjudicó, en todo. Si hubiese sido buen arbitraje ellos no hubiesen metido el gol del empate, que viene de una falta a Munir inexistente, porque Dani García no le toca. Munir se tira al césped con voltereta y triple tirabuzón. Y el árbitro, a un metro, se la regala. Falta magistralmente ejecutada por su mejor hombre, Ever Banega, que ¡vaya jugadorazo¡ Su segundo gol, el de la remontada, viene precedido de una falta clara a Capa, al ir a salir del área, que hace que pierda el sitio y no tenga tiempo de llegar a su posición para defender el cabezazo de Munir a la red, además de que rompe el mismo Capa el fuera de juego, en el que hubiese incurrido el delantero. Perfecto para ellos. 1 a 2. Y el colmo del despropósito, es que a falta de 5 minutos para acabar el partido, en un córner a favor de los rojiblancos, Munir hace un placaje de rugbi a Íñigo Martínez, colgado de su cintura 4 metros en el área pequeña. ALUCINANTE. Por favor, que alguien me lo explique. Porque lo único que veo como explicación es que simplemente es un robo. Robo porque en este mismo partido, en el segundo tiempo, el árbitro, por cierto, Medié Jiménez, un fenómeno, revisó un córner a favor del Sevilla, en el que yo no vi nada, y en las repeticiones se ve que, efectivamente, no hay nada. ¿Por qué revisó eso? ¿Buscaban un penalti a favor del Sevilla? Entonces,… Si revisan eso… ¿Por qué no revisan la de Íñigo Martínez? Qué queréis que os diga,… no encuentro una explicación lógica salvo que no querían pitar un penalti a favor del Athletic. Me parece un escándalo. Llevamos 3 partidos casi seguidos en los que las decisiones nos han perjudicado claramente. Te diría que tenemos 5 puntos menos de los que deberíamos tener y sólo contando los últimos partidos. Y sí… alguno me vendrá con la frasecita de que lo que los árbitros te quitan luego te lo dan…. ¡Sí, ya! ¡Un jamón! Sólo nos están quitando.

Y el Athletic como institución ¿Está haciendo algo? ¿Protesta? Me estoy acordando de que ayer eché en falta a Raúl García, que ¡Oh, casualidad! no jugó contra el Sevilla porque le sacaron la quinta tarjeta contra el Madrid, en una jugada en la que saltó para que Marcelo no le rompiese las dos piernas. Salto enorme, pero toca al madridista y… Ala… Tarjeta amarilla, que no es ni de broma. ¿El Athletic intentó que le quitasen esa tarjeta? Yo desde luego lo hubiese intentado porque no era de tarjeta. Me dicen que sí que lo intentó y os pongo la respuesta del comité y también de apelación, extraídas de la noticia del Correo. Si es que es una vergüenza. ALUCINANTE.

Bueno… Y sí… Estoy llorando por el arbitraje. Estoy llorando de impotencia porque la Europa League se ha puesto imposible, porque con estos arbitrajes y estás utilizaciones del VAR… nos están perjudicando una semana sí y otra también. ¡HASTA EL GORRO, ESTOY HASTA EL GORRO!

Y sobre el fútbol, en los primeros 25 minutos de partido casi no olimos el balón, pero a pesar de ello tuvimos casi las mismas oportunidades que ellos. De hecho, la primera ocasión fue de Williams que chutó alto. Seguido tuvo Ocampos, pero también se marchó alta, pero poco después vino una doble de Vesga. Vamos, el dominio absoluto del balón era del Sevilla, pero sin renunciar al contraataque el Athletic. Además se adelantaron los rojiblancos con un precioso gol, tras la internada de Sancet, y tiro de Vesga, que le llegó rechazado a Capa, que no perdonó. El Sevilla lo notó y a partir de ahí, buenos minutos de los nuestros, que podían haber sentenciado si Muniain acierta una clara. En el segundo tiempo, también tuvo otra Córdoba pero… No. Y luego ya… Todo el desaguisado del arbitraje y el VAR, cuando quiero VAR sí (vete a saber por qué) y cuando me da la gana VAR no (porque no me apetece, oiga). Así no hay quien haga nada. Espero una queja formal y así… (enciendo el modo ironía)… quizá en el último partido de Liga, cuando no nos juguemos nada nos darán un penalti inventado y hablarán de Villarato y de lo que favorecen los árbitros al Athletic.

Y este mismo domingo, sin Yeray ni Yuri, a por el Levante. Y… como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Habemus fútbol

Llevábamos tres meses sin fútbol. No sé si es mucho o poco, todo es relativo, pero a mí se me ha hecho larguísimo, por la situación, aunque tampoco lo he echado de menos. De todas formas, ya estamos otra vez a la faena, aunque desde luego no es lo mismo que antes. Pensar que tu equipo está jugando a cuatro manzanas del bar en el que tú estás viéndolo se hace muy raro. Muy raro. El fútbol sin público no es lo mismo pero como el que manda es don dinero, también entiendo que había que jugar obligatoriamente para que el agujero económico no fuese grande. Las televisiones son las dueñas del cotarro, las que pagan y las que mandan. Punto. No hay nada más que decir. Los espectadores somos lo que se veía en la pantalla. Una imágenes proyectadas para quedar bonito, pero que a la mínima se cambian por unos anuncios, que esos si son los que dan realmente dinero. Nosotros los espectadores somos totalmente prescindibles. Y si alguno tenía alguna duda sobre esto, supongo que ya le habrá quedado aclarada. No contamos nada. En fin,… Es lo que hay.

Gol de Muniain (Foto: Deia)

La vuelta no podía ser contra un equipo más complicado. El correoso Atlético de Madrid del Cholo. Lo hemos solventado con un empate a uno y con un puntito que aunque sabe a poco, teniendo el cuenta el rival, ni tan mal.

El Athletic empezó dubitativo no consiguiendo tener el balón por lo que las primeras oportunidades fueron de los madrileños. Carrasco me pareció una pesadilla que se iba con relativa facilidad de los nuestros. Pero a partir del minuto 20 más o menos ya el equipo comenzó a carburar llegando a conseguir un bonito gol de jugada. Williams pasa cruzando de banda hasta Yuri para que éste dé un pase atrás que Iker aprovecha al primer toque, con el exterior y un poco de suerte para sortear a Oblack, que poco antes había hecho un paradón a cabezazo de Yeray. Pena que la alegría no nos duró ni dos minutos, por un doble error de Yeray. Si nos hubiese durado más la ventaja igual ahora estaríamos hablando de otra cosa pero… Así somos. La alegría duró poco y con un equipo contra el Atlético de Madrid… Pocas más ventajas vas a tener.

Si a esto le añadimos que en el segundo tiempo con el cansancio de los jugadores llegaron los cambios, ahí es donde se vio la diferencia entre los dos equipos debido a la distinta calidad de los banquillos. Simeone empezó cambiando 3 mientras que nosotros dos. Los siguientes cambios Simeone los hizo más rápido… Mientras que Garitano a Kodro, por ejemplo, solo le dio los cinco minutos del descuento. No parece que Gaizka confíe mucho en sus suplentes. Aunque a medida que pasen los partidos imagino que tendrá que hacer los cambios antes ya que si no, alguno o muchos, van a llegar sin gasolina a los siguientes partidos. Minutos para Sancet. Fenómeno, aunque no se dejó ver.

Al final , también gracias a la doble parada de Unai Simón, conseguimos el punto del empate, que pudiendo ser merecido, también lo podíamos haber perdido. Por tanto, contenta con el resultado.

Y ahora a recuperar a toda pastilla (a ver Yuri que tuvo que ser sustituido por alguna molestia) porque el miércoles nos espera el Eibar en su casa. ¡A por los armeros! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Madre mía, el Athletic a la final!

¡Estamos en la final de Copa!

¡Nos vamos a Sevilla!

¡Gracias, Yuri! (Foto: EFE)

He pensado que el título y el inicio de mi comentario tenían que ser éstos, y sobre todo, no hablar de fútbol, porque si lo hago igual me deprimo a pesar del subidón que tengo. Ha sido increíble. Y encima lo he visto en los Cármenes, in situ, pero pasando por todos los estados de ánimo que habréis pasado vosotros, seguro. Ilusión, nervios, apuros, tristeza, cabreo, alegría indescriptible, agobios horrorosos y por último, júbilo absoluto (sigo sin hablar de fútbol, prefiero). Nuestros jugadores son jugadores a los que mueve la fe, y aunque esté todo perdido e imposible, siguen luchando y siguen luchando hasta el segundo final. Fe. Fuerza. Confianza en ellos mismos. Ímpetu para resurgir, o incluso renacer, porque hoy, otra vez estábamos muertos. El periodista Ramón Orosa lo explica muy bien en su artículo del Deia titulado El cuarto milagro copero del Athletic, segundo de Yuri Berchiche, porque ha sido eso… sin quitarle una coma. Un milagro de difícil explicación, salvo por volver a constatar que nuestros rojiblancos son indestructibles. Estando como un boxeador sonado en la lona (así estábamos), se levantan y se vuelven a levantar, y son ellos, los que al final, y contra pronóstico, dan el último zarpazo… ¡Y qué zarpazo! Y en esta Copa ya llevamos unos cuantos. Hoy ha vuelto a ser Yuri. ¡Yuri de mi vida! Ha dicho él, que es el gol más importante de su carrera, hasta ahora… Quizá el 18 de abril haya otro. ¿Quién sabe? El gol que ha sido fabricado entre 3 jugadores. Vesga, con su maravillosa asistencia, pasando al hueco; hueco, que se ha hecho porque Córdoba (¡vaya bien los pocos minutos que ha jugado!) con su movimiento hacia adentro se ha llevado a los dos defensa de la zona; y Yuri… Que casi sin ángulo, pero con arrobas y arrobas de fe, mucha fe, ha chutado para que los chalados que estábamos en Granada (digo por el viaje que nos hemos cascado) estallásemos; para que los de Bilbao y toda Bizkaia, se muriesen de la emoción; para que los peñistas y no peñistas, seguidores de todos los rincones del planeta se volviesen locos; y para que los que están y se han ido para allá arriba, que últimamente han sido muchos, fuesen corriendo a dar las gracias a la Amatxu de Begoña, a San Mamés, a San Valentín de Berriotxoa,… Y seguro que me olvidó de alguno de los santos que han participado porque han tenido que ser muchos (¡qué me perdonen, que no quiero represalias y menos en la final!).

Y así… supongo que mis alumnos y compañeros del colegio Ikasbide, que ayer protagonizaron un precioso de video de ánimo previo al partido (Ikasbide Athleticekin), (merece la pena que lo veáis), podrán seguir con sus ánimos celebrándolo en las clases, aunque yo no esté. Eso sí, ya lo celebraré el lunes con ellos. Aunque igual alguno se sorprende de verme porque ya me han dicho que alguno piensa que he cogido el coronavirus y que estoy en cuarentena. Jejeje. Y sí, un poco enferma sí que estoy, pero por la enfermedad zurigorri, que afecta a tantos y tantos.

Aprovecho para mandar un abrazo enorme a todos los athleticzales, que se han alegrado conmigo, o sea, a todos.

Por cierto, enhorabuena también a la Real Sociedad, por su paso también a la final. Nos vemos en Sevilla. Una final vasca que igual va a escocer bastante a muchos pero…

Y ahora, podría decir que más que nunca, pero no… prefiero decir como siempre, … me despido como siempre, diciendo…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Perdonadme que siga escribiendo, pero cuando alguien expresa mejor que tú, en este caso que yo, lo que ha vivido, creo que hay que compartirlo. Y acabo de leer la siguiente reflexión, de un amigo malagueño, «Vamoaveee» (publicada en la página web aupaathletic.com), al que sólo he visto un día en mi vida, pero como ya os he dicho más veces, el Athletic tiene estás cosas maravillosas. Repito, de un amigo, que merece la pena también que leáis. Expresa lo que sintió anoche y siente con el Athletic. Coincidiréis en muchas cosas de las que dice. Un abrazo, Ozelito, desde esta distancia tan cercana.

Y otra vez…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic en caída libre

La deriva que ha tomado nuestro equipo en las últimas jornadas de Liga es más que preocupante.

Su gol no fue suficiente (Foto: Pablo Viñas)

Diez jornadas sin ganar y las últimas cuatro perdiendo. Esto se empieza a parecer peligrosamente a la temporada de Gaizka Garitano en el Eibar, cuando no bajó a Segunda no por méritos propios, sino por una carambola, ya que quedó el tercero por la cola pero la suerte impidió que bajase. Allí hizo una primera vuelta muy buena, como aquí, pero… a partir de ahí fue cuesta abajo. El paralelismo me pone los pelos de punta la verdad, pero es lo que hay.

El primer tiempo no ha estado mal. Pero el segundo poco a poco ha ido cada vez a peor. La sensación es que hay unos jugadores que están muy muy justos de gasolina. Yuri, Raúl García, Capa,… necesitan descanso y no se entiende muy bien la gestión de la plantilla que está haciendo Gaizka. Los segundos tiempos están siendo bastante malos y en parte es por los bajones físicos que sufrimos. Está claro que la liga está ya prácticamente tiraba a la basura y que nos debemos centrar en la Copa. Pero,… como estamos jugando prácticamente con los mismos jugadores todos los partidos, no tengo muy claro como van a llegar al decisivo partido de Granada. Al haber perdido contra el Alavés se da la circunstancia que el partido del próximo domingo contra el Villarreal en San Mamés es muy importante porque no se puede seguir perdiendo. Y esa semana hay que ir a los Cármenes a jugarnos el llegar a la final de Copa o no. Vamos… que no estamos en la mejor situación. A esto se une que los cambios que realiza el entrenador a lo largo del partido no tienen el efecto deseado. Además los hace casi siempre en el minuto 70 más o menos… Ayer yo mucho antes hubiese quitado a Vesga y hubiese puesto a Unai López. Necesitábamos creación y Mikel no la da. Sacó a Aduriz pero no a alguien que le pudiese surtir de balones, como Ibai. Sacó a Larrazabal, que estaba desaparecido y tampoco aportó nada en los poquísimos minutos que le dio. Además, lo primero que hizo fue hacer una disputa aérea por un balón,… !con Aduriz! Madre mía. Mantuvo el sistema de 3 centrales hasta el final y yo me pregunto… ¿queríamos ganar? No me gusta la falta de capacidad de reacción de nuestro entrenador. Y para colmo de males… a pesar de mantener la defensa de tres centrales en el último suspiro dejas que un hombre entre solo al remate en el segundo palo tras el saque de una falta. Lamentable. Gol y para casa con cara de gilipollas.

Y ahora, tras criticar al equipo y al entrenador, mi ración para Mateu Lahoz, ya que sus actuaciones con el Athletic acaban siendo siempre lamentables. Es un protagonista y todas las decisiones las tiene siempre claras, sobre todo si son perjudiciales a los rojiblancos, como casi siempre con él. A Muniain lo asaron a faltas por detrás. Patadas a los tobillos, y por supuesto la primera tarjeta fue para nosotros. La falta a Williams sin posibilidad de jugar el balón por detrás cuando encaraba solo al portero es tarjeta roja. Por supuesto, sacó amarilla y la acompañó con varios a los nuestros por protestar. Por cierto, los nuestros tampoco estuvieron muy listos porque es evidente que en cuanto te acerques a decirle algo te va sacar la tarjeta porque ¡lo está deseando! Capa tampoco puede hacer el gesto que hizo tras recibir su tarjeta. Ni Unai Núñez pegar un manotazo al balón pudiendo haber recibido la segunda. Vamos que sigo criticando a los nuestros. Vuelvo a la ocasión manifiesta de gol, siendo el último defensor… pero… no. A Iago sí le echaron a pesar de que Núñez estaba más atrás… A Iago sí, pero al de Alavés no. El penalti de Yeray me parece penalti vista a repetición, pero Mateu no la necesitó. Ni consultó. Tampoco quiso consultar el agarrón a Muniain en el área… Agarrón claro, pequeño, pero agarrón, lo suficiente para detener su carrera. Penalti, pero no. Ni siquiera lo miró en el VAR. Es un escándalo. Pero… no pasa nada. De 32 partidos de Liga con él hemos perdido en 21 y hemos ganado 6. Casi es imposible estadísticamente. Pero por desgracia nos volverá a arbitrar. Desespera a los jugadores y se convierte en un infierno porque nos masacra a tarjetas. Vamos… que es mi árbitro preferido.

Y así, a sufrir toda la semana pensando en el partido contra el Villarreal… pero… Es lo que toca… ¡A por el submarino amarillo! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Enorme corazón, Athletic y a cuartos!

Me resulta imposible empezar de otra manera el comentario: ZORIONAK ATHLETIC!, ¡ESTAMOS EN CUARTOS!

Clasificados (Foto: El Desmarque Bizkaia)

¡Qué derroche de energía, trabajo, tesón, insistencia y fe! Kilos de fe para sacar adelante un partido que se puso imposible en el minuto 1 y para el 7 era un auténtico desastre. Pero… ESTE ES MI EQUIPO, por convicción, por ganas, por insistencia, por su lucha contra viento y marea. Por ser auténticos LEONES, que no se rinden. No puedo hacer otra cosa que aplaudirles. Garitano avisaba que el partido podía ser tan peligroso o más que el del Elche. ¡Madre mía, ni que lo hubiese visto! El árbitro, un amigo, en el minuto 1 dejó claro que, efectivamente, iba a ser así. Un infierno. Fallo defensivo, Iago sale a la desesperada y llega tarde y choca con el delantero del Tenerife en su intento inicial de darle de cabeza, ya que era fuera del área. Expulsión. Para mí severísima porque estaba Núñez un poco por detrás y porque es un choque. Amarilla y adelante. Pero… el árbitro ni duda ni pestañea. Roja. Habla con los del VAR pero no tiene ni la decencia de ir a ver las imágenes.

Sale Ezkieta, debutante, y en esa falta, Williams salta, poniéndose de espaldas, sin ni siquiera mirar al balón, con el brazo pegado al cuerpo. Pero… le da en la mano y penalti. Absurdo pero penalti. Aquí sí consulta al VAR yendo a ver las imágenes. En fin… penalti y gol para el minuto 7. Ya, a partir de ahí todo fue tirar de épica. Aguantar un partido con un jugador menos desde el minuto dos, es un milagro. El desgaste físico fue monumental, además pensando todo el partido que iba a ser un derroche para morir en la orilla. Un morir matando. Pero… la fe mueve montañas… (aunque yo no lo he visto), pero la fe mueve a este Athletic y esto sí que lo he visto.

Williams empata. Nos dura poco la alegría porque nos meten el segundo gol tras error de Yuri. Se sigue luchando y en el segundo tiempo vuelve a llegar al empate, que nos permite llegar a la prórroga. Eso sí, seguíamos con diez. Hasta que en el primer tiempo expulsaron a uno de ellos igualándose así la contienda. Para completar el infortunio, Íñigo Lekue, que estaba completando un partidazo, subiendo y bajando sin descanso, supongo que al final asfixiado, comete un penalti claro en el último minuto de la primera parte de la prórroga. Otra vez por detrás en el marcador. Parecía la definitiva.

Pero se siguió, se siguió, y se siguió luchando,… y se siguió intentándolo, hasta que Yuri metió el gol del empate a tres, a dos minutos del final. Otro milagro consumado y a los penaltis. Eso sí, con un baby en la portería, pero que ya salvó un gol ante un taconazo de Joselu haciéndole un paradón. Momento de Ezkieta que… madre mía… no nos defraudó. Paró uno, paradón, y otro fue al travesaño. El Búfalo de Gernika (¡ qué sangre fría!), ni se inmutó. Metió el definitivo para consumar el milagro definitivo.

ZORIONAK ATHLETIC!!!!!

¡IMPRESIONANTE!

¿Qué hay errores que corregir? Pues claro que sí, pero que no se los voy a echar en cara ahora, también. Ya sé que van a trabajar para solucionarlos. ¡Ah! Y que quede claro que aunque se hubiese perdido al final, de todas formas viendo como fue todo no puedo más que repetir… otra vez…

ZORIONAK ATHLETIC!

Y… ¡A POR LA COPA!… Bueno… aunque primero… ¡A por el Getafe! Y…

¡Aúpa Athletic!