Buen partido del Athletic en Villarreal

Otra vez nos tenemos que lamentar por haber perdido dos puntitos en el dificilísimo estadio de La Cerámica, en donde un muy buen Villarreal conseguió rescatar un punto, ante también un muy buen Athletic.

Gaizka come el turrón (Foto: LaLiga)

Precioso partido el jugado ayer en Villarreal en el que los dos equipos se repartieron los dos tiempos, ya que el primero fue de dominio nuestro y, no solo conseguimos marcar un gol, sino que estuvimos a punto de conseguir otros dos más. Pena que el cabezazo de Vesga en el minuto 44, y el tiro de Jon en el 91, quizá, los detuviese Sergio Asenjo . Pena.

Un primer tiempo, que comenzó mandando el Villarreal pero con algún susto dado por los leones, pero que a partir del penalti pitado, en nuestra contra, que el VAR echó para atrás, el Athletic pasó a dominar, desplegando, seguramente, nuestros chicos, los mejores minutos jugados en esta liga fuera de casa. Y en esos minutos destacaron tanto Muniain como Iñaki, dos de los jugadores más criticados por mi parte. Iñaki también jugó el mejor primer tiempo de toda la liga. Puso en muchas problemas a los defensas y consiguió el primer gol definiendo, como hay que hacerlo, tras maravilloso pase de Yuri. También fue importante en el primer tiempo la labor De Marcos, incansable otra vez. Por contra Álex estuvo más fallón, y a veces pecó de individualista. En el segundo tiempo tuvo una clarísima cuando más estaba atacando el submarino amarillo, que hubiese supuesto el 0-2 y quizá la puntilla pero… No estuvo fino. Sigo pensando que Morcillo ofrece más que él, pero… Supongo que el dinero es el dinero y con el pastizal que nos ha costado va a seguir en el campo, por delante que Jon, sí o sí.

El decorado del segundo tiempo cambió, ya que el Villarreal no podía dejar las cosas como estaban y se lanzó descaradamente la ataque. Gaizka en el 57 tuvo que hacer el cambio de Dani García por Vesga, que parecía tenía algún problema. Emery metió a Yéremi, que nos volvió literalmente locos, gracias también a la magia de Gerard Moreno, que … ¡Vaya manera de repartir juego! El Athletic necesitaba a alguien de refresco para aguantar el vendaval, pero está claro, que antes del minuto 70 Gaizka no hace los cambios, a no ser que sean obligados como el de Vesga. Me sorprende que no lo viese, en los distintos chats que ley posteriormente, en todos lo veían. Él no. Por supuesto, llegó el anunciado gol de Yéremi y ahí sí, ahí ya Garitano hizo los cambios. Dos en el minuto 78 y dos en el 83. ¡Cómo se notó! ¡Cómo lo notó el equipo! A partir de ahí, se pudo sacudir un poco el agobio al que le estaba sometiendo el equipo castellonense. Y no solo eso, sino que incluso tuvieron alguna oportunidad de deshacer el empate. Una de Morcillo, que ya he comentado y repito, que siempre aporta, porque el balón lo robó él. Una pena que no lo elevase. Mi pregunta es, ¿qué hubiese pasado si hubiese hecho antes los cambios? Nos quedaremos con las ganas de saber la respuesta. Emery refrescó antes al equipo y se notó, de hecho nos empataron… ¿Por qué tarda tanto Gaizka? Porque no es una cuestión solo de este partido, sino prácticamente de todos. Pero… ni idea. Es una manera absurda de desaprovechar los 5 cambios. En fin…

A pesar de ello, el Villarreal me pareció un equipazo, por lo que el punto tiene mucho más merito. Bueno, de hecho, solo han perdido hasta ahora contra el Barcelona, así que, por algo será… Por eso, y por lo demás, me quiero quedar sobre todo, cómo acabó el Athletic el partido, y que a pesar del mazazo del gol supo reponerse e ir a por los tres puntos una manera decidida. Muy bien. Desde luego este es el camino.

Antes de acabar, quiero destacar a Unai Vencedor, cuya presencia se notó y repito, como la semana pasada, que mejora a Vesga. Y mención especial para Unai Simón, que hizo dos o tres paradas de mérito. Creo que necesitaba un partido así. A ver si de aquí en adelante son todos parecidos.

¡Enhorabuena Athletic! Y ahora el día de Nochevieja último partido del año, éste, horribilis, contra la Real Sociedad, en La Catedral. Acabemos bien el año. ¡A por ellos! y …

¡Aúpa Athletic!

Zorionak guztioi! ¡Pasadlo todos muy bien en estas Navidades tan atípicas! ¡Y por favor, cuidaos mucho, siendo responsables! Yo haré lo mismo.

Agur bero bat eta berriro… ZORIONAK eta…

¡Aúpa Athletic!

Dudas tras la victoria contra el Levante

Buf… Podemos respirar tranquilos, por lo menos durante una semana, tras la victoria de ayer del Athletic en la catedral contra el Levante.

Los dos goleadores de ayer (Foto: Pablo Viñas)

Llevábamos todos dos semanas un poco de los nervios viendo al equipo ahí, abajo, y tras unos partidos horribles. Además la situación institucional y los errores seguidos unos tras otros, tampoco es que hayan ayudado mucho.

Pero tres puntos siempre son balsámicos y si encima vienen acompañados de una mejoría en el juego, mejor que mejor. El Athletic ayer fue muy superior al Levante, pero el mal endémico que tenemos se alargó hasta el segundo tiempo, cuando, Alex Berenguer se estrenó como goleador rojiblanco, para alegría de todos los Athleticzales. Goles son amores. No hizo un gran partido, de hecho hasta el gol estuvo un poco fallón, pero el gol lo borra casi todo. Después del gol mejoró, quizá por quitarse los nervios del debut en La Catedral.

Relacionada con él va una de mis dudas. ¿Por qué Morcillo siendo uno de los mejores jugadores de los partidos anteriores del Athletic no salió de titular? Como dice un amigo, seguramente, porque la cadena, se rompe siempre, por el eslabón más débil. Alex, nuevo y caro fichaje, tenía que jugar de inicio, sí o sí. Y ¿A quién quito? se preguntaría Garitano… Pues al nuevo. Algo lógico si Morcillo no lo hubiese hecho bien en los anteriores partidos. Pero… Es que no es el caso. Jon estuvo muy bien. Y, aunque quede aquí, yo protesto. ¿Por qué no se puede quitar a los intocables si están flojos? Ayer Morcillo salió en el minuto 70 y tardó 9 en hacer un jugadón que supuso el segundo gol. No entiendo que no juegue de titular, por muy novato que sea. Su aportación supuso que el Athletic finiquitase el partido, porque lo que no había hecho el Levante en los 80 minutos anteriores, no lo iba a hacer en los 10 últimos. De hecho, Unai Simón prácticamente todo el partido estuvo de espectador. El Levante resultó un equipo muy pobre y con muy poco bagaje ofensivo.

Otra alegría de ayer fue ver a Oier Zárraga debutar. 20 minutos que invitan al optimismo. Vencedor también jugó y siempre se deja ver. Lo de Villalibre para mí sigue siendo un misterio sin resolver. Con los problemas que tenemos con el gol y ¿que siga sin jugar?… no lo entiendo. Ayer Gaizka le dio el descuento. Es que me parece hasta mal. Me alegro porque ayer Iñaki, por fin, metió un gol, pero, que el gol no nos impida ver el bosque… Ayer estuvo muy participativo e internándose varias veces, pero siguió estando desafortunado en el último pase, bueno y en la definición, en ese regalito que le pusieron de un uno contra uno frente al portero. Por cierto, unido a lo que estoy diciendo, tengo que comentar que el sábado en la rueda de prensa pre partido Garitano comentó que Iñaki «cada vez está mejor físicamente. No hizo pretemporada… cada vez está teniendo más tiempo para coger la forma» Vale. ¿Entonces si no estaba en forma antes… algo normal, sin hacer pretemporada entera, ¿por qué le has puesto a jugar en las jornadas anteriores? Sobre todo pasando por encima de otros jugadores que si habían hecho la pretemporada entera, y que habían aportado cosas. Esa es mi duda. Y añado, ya le podía dar la mitad de oportunidades a Villalibre. ¡Ojalá! Y , por supuesto, repito que me alegro infinito por el gol de Iñaki y espero que eso le quite presión, pero, digo también, que tiene que seguir trabajando para mejorar. Y mientras mejora, Gaizka debía dar más oportunidades a Asier, e incluso a Kodro. Y unido a lo de las oportunidades, va otra de mis dudas. Gaizka sigue sin utilizar todos los cambios. Podría dar más minutos a los meritorios. Esto tampoco lo entiendo. Ayer para el minuto 80 ya estaba casi acabado el partido. ¿Por qué no aprovecha para probar cosas? No sé… No creo que es tan descabellado.

Por último, pido información, porque algo se me ha debido escapar… Ayer estaban Herrerín y Ezkieta, nuestros dos porteros, de suplentes en el banquillo. Me lo explica alguien, por favor. Tengo auténtica curiosidad por saber el motivo.

Y ahora, nuestros chicos, a seguir entrenando a tope para el fin de semana ir a por el Osasuna, así que…

¡Aúpa Athletic!

P. D.: Supongo que en la victoria echó un cable desde arriba mi tío Iñaki, que nos dejó el viernes, otro Athleticzale como mi padre, Valen, su hermano, que nos pasaron a toda la familia este sentimiento rojiblanco tan fuerte. De hecho, yo fui a mi primera final del Athletic con él y su familia y otros tíos, Félix y Maite. Ahora, estarán ahí, los dos, y seguro que ya mi aita le habrá introducido en algún equipo de fútbol para jugar ambos, otra vez juntos, como aquí abajo lo hicieron en el Moraza, en el Acero, en el Trueba de Espinosa de los Monteros,…

Ya lo sabéis, pero un abrazo enorme a Pili, mi tía, y a mis primos, Iñaki, Javi, Ana Marta y Cristina, y a sus hermanos Félix y Rosi, y demás familia. Os quiero. Y, otra vez, repito, pensando que me contestarán desde arriba o desde donde estén,…

¡Aúpa Athletic!

Empate de difícil digestión en Eibar

Que en Eibar es difícil jugar al fútbol lo sabemos todos. Que la presión del Eibar es asfixiante, también. Que los equipos de Mendilibar son super correosos es como el ABC del fútbol. Sí, todo eso lo sabemos. Pero luego va tu equipo allí y cuando les estás viendo en el campo jugar, te preguntas si eso es fútbol, cómo es posible ser aficionada. Pues ni idea. No sé ni qué responder porque el bodrio fue de tal calibre que casi es mejor y más divertido comer cerillas.

Lo mejor el gol de Asier (Foto: Athletic Club)

Garitano en las declaraciones posteriores dijo «Hemos entrado muy bien al partido». Pero yo le añadiría que igual que entraron bien, también salieron de él. Todo el segundo tiempo fue del Eibar, a los que hay que reconocerles el trabajo incansable. No digo que el Athletic no lo hiciera, no trabajara, de hecho, es de los partidos que como espectadora, acabas agotada, de la sensación de que están corriendo unos y otros muchísimo. Corriendo, eso sí, siguiendo a un balón que era continuamente maltratado. Lo que se viene llamando un «patapum parriba». De esos partidos que si estás en el campo sales con tortícolis porque ninguno de los dos equipos consigue bajar el balón al suelo, y ya no hablamos de dar cinco pases seguidos… Una quimera. Así da igual qué centro del campo saques porque ayer ni olió el balón . Todos los balones iban de un área a otra por el aire. La presión del Eibar impedía a los centrocampistas recibir el balón, así que o Unai Simón o la defensa tiraba balones largos, sin puntería y sin especial criterio. Vamos, un desastre.

En favor de Gaizka decir que me pareció buena idea dejar en el banquillo a Williams para que saliese de refresco en el segundo tiempo. No sirvió de nada, pero como idea era estupenda, para poder pillar más cansados a los blaugranas. Pero sin un pase decente es muy complicado, sobre todo porque todos los pases eran aéreos y ahí Iñaki tiene más problemas.

Se empezó ganando gracias a un penalti claro, pero de nuevo la alegría volvió a durar poco. En otro error por falta de contundencia de Yeray, en el inicio de la jugada, y de Íñigo Martínez en la marca, llegó el empate de los armeros. Del Athletic poca más noticia hubo, hasta que el Eibar, que era el que más lo intentaba, se puso por delante en el marcador, por medio de un churri penalti, pero penalti por agarrón de Dani García. La verdad es que pensaba que iba a acabar así el partido, pero la nota positiva vino de parte de Asier Villalibre que nada más salir al campo consiguió el gol del empate. Me alegro por él.

Empate y gracias, pero que sabe a poco y que para poco sirve si queremos ir a Europa pero… Menos es nada.

Tampoco me voy a extender mucho más, porque poco hay que decir. Sólo que si no vamos a ir a Europa quizá mejor aprovechar estos partidos para dar muchísimos minutos a los cachorros. Pero muchos son muchos. Lo que se dicen auténticas oportunidades. Mejor que jueguen ellos e ir viéndoles, para ver lo que pueden dar de sí o no, aunque pierdas más partidos, que ver a los de siempre y quedar en medio de la tabla.

La respuesta el sábado contra el Betis, a las 17:00 en una triste Catedral vacía. Pena.

¡Aúpa Athletic!

Aritz, grande hasta en la despedida

Gracias, Aritz (Foto: Athletic Club)

Mi primera reacción ayer al saber la noticia, aunque ya era sabida, fue quedarme sin palabras. Todo lo que digamos es poco y se va a quedar corto. Es un grande, ha sido un grande y seguirá siendo un grande. Ayer nos dijo que «esto es solo una anécdota. Olvidémonos de los finales soñados» Nos olvidamos Aritz pero… repito, aunque sabido, la pena es grande, tan grande, como eres tú.

He estado releyendo algunos de los comentarios que escribí tras alguna de tus machadas… (no las puedo llamar de otra forma) y en la mayoría de ellas también estaba sin palabras. Si queréis hacer un ejercicio de nostalgia como hice yo, os pongo algunos de los comentarios para que veáis como viví yo esos momentos. Me remontó sólo al año 2015, por ejemplo, cuando en septiembre, le metió 2 goles en San Mamés al Augsburgo para ganar 3 a 1. ¡¡¡¡Aritzzzzz….. AAADURIIIZZZZ!!!!. O en febrero de 2016 con el voleón desde 30 metros en Marsella, ¡Aduriz qué grande eres!. O el mismo año cuando Aduriz tumba al Genk con cinco goles, en UEFA. Competición que, por cierto, ha escrito tres Twittes para despedirle, y recordar sus logros, entre ellos, el ser el único jugador en la historia que ha conseguido 5 goles en dicho torneo (@EuropaLeague ). Y la última, la maravilla de gol que le mete al Barcelona en el minuto 88 en el primer partido de está su última Liga, para dar los 3 puntos a su equipo del alma, a nuestro equipo. Don ARITZ ADURIZ. Y no me resisto a poneros el vídeo del gol. Disfrutadlo.

En esos textos está lo que pienso de Aritz, y, repito, en todos me quedo corta. Además nos diste un campeonato. Una copa, aunque muchos digan que es menor, es un título que, encima, se lo arrebatamos al Súper Barça, nuestra Supercopa que fue tu Supercopa. Nos la regalaste con 3 goles en La Catedral y 1 en el Camp Nou. ¡Ahí es nada! Así que Ter Stegen estará encantado con tu retirada, porque dice que eres el rival más difícil con el que se ha enfrentado.

Humilde, «Yo sin el equipo no soy nadie». Frase suya después de meterle los 5 al Genk. Nada más que decir. La frase le define por sí sola.

«Yo abro los brazos en señal de abrazo con mi afición», tampoco nada más que añadir. Bueno sí, que al hacerlo todos los aficionados nos sentíamos abrazados. Mila esker, Aritz.

Te vas y nos dices… «Y sí, ha llegado la hora del adiós y así se acaba para mí este camino, inolvidable y maravilloso de principio a fin. Muchas gracias» Maravillosos los años que tú nos has dado a nosotros. Desde el primero hasta el último. Tú fuerza, tu pasión, tu trabajo, tu compañerismo, tu juego, tu entrega por lo que hacías, tu lucha continua, tu inteligencia, de hecho, eres el Zorro Aduriz. Y, sobre todo, tu calidad, como futbolista y, por lo que dicen, los que te conocen, tu calidad humana. Muchas gracias te tenemos que decir nosotros a ti. Lo que nos has dado es impagable. Vivir todos esos momentos contigo y poder decir: ¡Yo he visto jugar a Aritz Aduriz! Sí señor. DON ARITZ ADURIZ.

Suerte en todo lo que hagas de aquí en adelante, y otra vez,

Mila esker, Aritz! Y…

¡Aúpa Athletic!

Las palomas mensajeras del Athletic

Las palomas mensajeras (Foto: Futbolretro.es)

Mis abuelos, Cecilio y Sole, mi madre, Sole, y sus hermanas, Mila y Simo vivían en Olaveaga, cerquita, cerquita de San Mamés, y me cuentan que cuando eran crías siempre iban a ver al Acero, el equipo de su barrio. Que ahí se inició su afición al fútbol. Desde pequeñas iban a verle jugar cuando jugaba en casa. Luego ya, siendo más mayores, no le veían solo en casa, sino que se trasladaban a donde se terciase: Bermeo, Zalla, Sodupe, Carranza, Sestao… Vamos que eran auténticas hinchas del equipo. Me cuenta Simo que las aficiones del Bermeo y del Zalla eran terroríficas, pero que ahí iban ellas, a animar contra viento y marea. En ese equipo jugaron varios años mi padre, Valen y su hermano Iñaki. También, dice, que durante años el equipo era muy bueno y estaba normalmente muy bien clasificado. De hecho, Rosi, hermana de Valen e Iñaki, me comenta que un año ganaron la final del Trofeo Hierro, jugando la final en San Mamés. Aquel partido lo jugó mi tío Iñaki. Y por supuesto, el partido mi familia paterna lo vio desde el balcón de Luis Briñas, que comentaba el otro día. Al año siguiente, el Athletic se llevó de una tacada a cuatro jugadores a la vez, entre ellos, recuerdan (sin saberlo seguro) a Orue, Gojenuri y Prieto.

Por cierto, unos Gojenuri vivían en Olaveaga y eran de sus amigos. De una familia de estos Gojenuri, era el caserío del mismo nombre, que estaba al lado de San Mamés y que pertenecía a José Gojenuri, que era el cuidador del campo. Mi ama me habla de Josetxu y Santos Gojenuri y de sus hermanas, que eran las encargadas de lavar los equipajes del Athletic, todos ellos hijos de José. Mi ama se acuerda de haber estado en esa casa porque ella era amiga de Charito Gojenuri. También recuerda ver allí todas las camisetas, y calcetines zurigorris y los pantalones. ¡Buena trabajera se pegarían con la cantidad de barro que había en aquella época!

Como curiosidad os repito, que yo estoy aquí gracias al Acero, ya que mis padres se conocieron, cuando mi ama iba a ver los partidos y mi padre, jugaba en el equipo. Para rizar el rizo, os diré que hoy en día, uno de mis sobrinos, Iker, juega en el Acero. Es decir, una vuelta a los orígenes, el nieto de Valen y Sole, ahí está defendiendo los colores de sus abuelos.

Vuelvo al Athletic. Mi madre y sus hermanas no iban a San Mamés porque el dinero no les llegaba, pero lo que sí les llegaba era el ruido del campo, los murmullos, los silbidos, pero, sobre todo recuerdan el estruendo que había cuando se metían los goles, que se oían perfectamente. Supongo que se oían más que ahora porque el campo era mucho más abierto.

Así como también se acuerdan de las palomas mensajeras que se enviaban cuando el equipo marcaba un gol. A veces dicen que las veían, porque las buscaban después de oír la celebración del gol. Esta historia la desconocía y me ha parecido bonita para contarla aquí.

Desde el siglo XIX se venía demandando en Bilbao la existencia de un hospital que se especializase en el cuidado de los enfermos de tuberculosis, que era una enfermedad que se estaba extendiendo mucho. En 1927 gracias al dinero dado por Luis Briñas nació un hospital que tenía su nombre, pero que a lo largo de los años se fue ampliando, con cada vez más camas, hasta que acabó tomando el nombre de Santa Marina. Entre los enfermos de Santa Marina había muchos aficionados al fútbol y al Athletic y para tenerlos debidamente informados de lo que ocurría en San Mamés, los días de partido, como las comunicaciones no son lo de ahora, todo inmediato, al segundo de ocurrir las cosas, al párroco del hospital se le ocurrió pedir ayuda a un amigo suyo aficionado a las palomas y muy athleticzale. Dicho y hecho. Ese amigo instruyó a sus palomas para que aprendiesen el camino de La Catedral al Hospital. Sobre 1946 empezó esta tradición, que duró más o menos 25 años. El Athletic metía un gol y se soltaba desde el campo una paloma blanca que dicen, iba y sobrevolaba el hospital, por lo que los enfermos ya sabían que el Athletic había marcado. Si la palomaque mandaban era oscura, malo, ya que era el rival el que había conseguido un gol. Parece que posteriormente se fue mejorando el sistema y en la pata de la paloma se ponía un mensaje con minuto, nombre del goleador y resultado hasta el momento. ¡Genial! El dueño de las palomas era Remigio López, llamado «el morito» por ser chiquitín y muy moreno, y el párroco, Alberto Álvarez. La información la he sacado de un comentario de Futbolretro.es, que os introduzco por si alguien está interesado. Como anécdota también decir que un día las palomas tuvieron mucho trabajo porque tuvieron que ir doce hasta el hospital, ya que se le metieron esos goles al Celta en un partido de Copa, siendo 8 de ellos, de Piru Gainza. Esto último se comenta en Conoce Bilbao con Esme, un blog muy chulo que he encontrado en la red y os recomiendo.

Edito el texto para añadir un dato que desconocía y me ha dado Ismael Arnaiz (gracias), cuando ha entrado a comentar en esta entrada. Se ve que los enfermos de Santa Marina eran aficionados también del Barakaldo, porque las mismas palomas al fin de semana siguiente, cuando el Athletic jugaba fuera de casa, y el Baracaldo lo hacía en su campo, en Lasesarre, salían para anunciar los goles del conjunto fabril. Es decir, se alternaban, un domingo en San Mamés y otro en Lasesarre.

Para acabar, volver a decir, que el Athletic no es sólo un equipo de fútbol, si os dais cuenta hay más cosas. Los jugadores son los de tu barrio, por ejemplo, Olaveaga, ya que su equipo, el Acero, le pasa jugadores, que son de la familia. Esa familia tiene amigos que están encantados de que los chavales jueguen en el Athletic. Los que están en el campo son de los tuyos, familiares, amigos, conocidos,… Así mismo, de vez en cuando, se dan detalles como esta anécdota de las palomas, que algunos aficionados se preocupen de que los enfermos de un hospital de la ciudad estén informados de lo que ocurre en San Mamés,… detalle que hace que ame un poco más a este nuestro equipo.

¡Aúpa Athletic!