¡Ozú, Joaquín!

Me caía mejor Joaquín cuando no se dedicaba a meternos tres goles (es broma), pero… la vida es así.

Joaquín en modo arte (Foto: Deia)

El Athletic también es así, y de todos es sabido el afán o la suerte que nos acompaña de dar datos impactantes en el fútbol, como que un jugador que lleva mil años en activo y jamás ha metido un gol, nos lo meta a nosotros, o que venga el jugador más pequeñito de la Liga y el gol te lo meta de cabeza (su primer gol de ese modo), o un equipo que nunca gana fuera de casa y lo hace en San Mamés, o… o… o… podía seguir, pero prefiero ahorraros el trago… Fue así, ha sido así y lo seguirá siendo. Aunque todo hay que decirlo, también tenemos estadísticas de las buenas, si no que se lo pregunten a Osasuna, que el otro día les fastidiamos un récord histórico, 31 partidos seguidos sin perder en el Sadar (1 a 2), habiendo sido también los que hace mil años (en 1979, con un 1 a 8) les rompimos también el anterior mismo récord. No todo va a ser malo, jejeje… y menos con el Athletic.

La verdad es que el domingo a mí me extrañó que Joaquín no hubiese conseguido nunca un hat trick. Y aunque me da rabia que sea contra nosotros, tengo que decir que siempre me ha caído fenomenal, y me sigue cayendo. Es más, hasta creo que a él le encantará que su éxito haya sido contra nosotros y no contra otro equipo, por lo del nombre y eso. Además, hay que ver los goles… la verdad, muy muy buenos. El primero, parar con el pecho y voleón inapelable. El segundo, con una rosca perfecta para salvar a Unai y tirar a la cepa del poste, y el tercero, con velocidad y tranquilidad absoluta para tirar a donde no llega el arquero. Vamos, lo que viene siendo un máster en finalización. Menos mal que el cuarto no lo consiguió, y no llegó poker porque Unai le hizo un paradón en el segundo tiempo. Durante todo el partido estuvo de diez. Retuvo el balón lo necesario para dar pausa en los momentos finales de agobio. No había forma de quitarle el balón. Supongo que para nuestros chicos no sería «agradable» tenerle delante, porque varias veces les dejó en evidencia. Buenillo que es. Por cierto, he leído en las redes sociales que los aficionados del Athletic, que estuvieron en el campo, con su tercer gol se pusieron de pie y aplaudieron, lo que a los aficionados béticos les encantó y lo agradecieron allí, y en las redes. A lo que yo digo… ¡Cómo para no aplaudirle! Yo también le hubiese aplaudido, como creo recordar que se la aplaudido en La Catedral alguna vez al ser sustituido. Algo tendrá. Y no me refiero solo a los 38 añitos que tiene el prenda. También a que como es un buen tipo (o eso le parece a todo el mundo), tras el partido tuvo un recuerdo para nuestro crack, Aduriz, que es cinco meses mayor que el bético, al que dijo que quería mucho porque coincidieron en el Valencia (dos lujos de jugadores). ¡Felicidades, mi «arma»! o como diríamos por aquí… Zorionak, txo!

Sobre el resto del partido, decir que es muy difícil que regalando 20 minutos y 3 goles en ese tiempo, puedas llevarte algo positivo. 20 minutos horribles nuestros, pero también 20 minutos increíbles de ellos. El rival también juega y lo bordó. No supimos pararles. Pero… después, nuestros chicos estuvieron a punto de lograr la machada, lo que ya tiene mérito. El cambio de sistema en el segundo tiempo ayudó. El jugar con 3 centrales y dejar a los carrileros subir más libremente, hizo que el Betis pasase momentos de agobio. Sobre todo, con el 3 a 2. Hubo ahí una jugada definitiva que corta el árbitro (que no me gustó nada), que podía haber supuesto el empate. Me refiero a ese balón que se lleva Williams, desde mi punto de vista no era plancha, y que había dejado a Yuri solo encarando área. Una pena. Una pena de arbitraje. ¿Fue penalti a Iñaki el del minuto 5? Ahí dejo la pregunta. Vuelvo al juego. Mejoró, lo cual no era difícil, pero bien Gaizka por el cambio de sistema. Pena que nos faltasen unos minutillos para conseguir algo. Dejadme que me quede con lo bueno, con la reacción del equipo y ahora… ¡A por el Eibar! Eso sí, a otra hora distinta… ¿sabrán jugar los chicos si no es al mediodía? Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Los resultados invitan a soñar al Athletic

Los fines de semana saben mucho mejor si vienen acompañados de una victoria del Athletic, y éste así ha sido, encima, pudiéndolo disfrutar desde el viernes.

Los dos destacados (Foto: Athletic Club)

Si a eso le añadimos que hemos ido viendo, poco a poco, día a día, como los rivales directos de los rojiblancos han ido perdiendo u empatando sus partidos,… vamos… alegría total. La jornada ha sido redonda. Los puestos europeos están relativamente cerca. A tres puntos la Europa League y a 6 puntos la Champions. Soy de las que sigue diciendo que hay que ir partido a partido, pero tampoco puedo negar la evidencia y olvidarme de dónde estamos situados. Mejor que la semana pasada y ya veremos… qué ocurre ésta.

De momento, este fin de semana hemos solventado la jornada trayéndonos los tres puntos de Girona, algo que casi podemos denominar como de milagro, porque por lo que he leído en los distintos medios de comunicación y redes sociales (gracias a Adurizpedia de twitter, un crack), el Athletic llevaba 12 años sin ganar en Catalunya. Ahí es nada. Encima por si fuera poco, el Girona se adelantó en el primer tiempo. A lo que añadimos que el Athletic llevaba sin poder remontar un partido fuera de casa desde hace 4 años… Vamos… todo en contra… pero como siempre decimos, las estadísticas están para romperse y así lo hicieron los leones. En mucha parte, gracias a Raúl García y a Iñaki Williams, pareja que resultó fundamental para nosotros y letal para los catalanes. Entre los dos fabricaron los dos goles y los remataron. Raúl en su línea de crack, metiendo un pase extraordinario entre líneas, de esos pases que sólo ven los muy buenos jugadores, para dejar solo a Yuri, que a su vez le puso el balón a Iñaki para que, aunque no es su fuerte, metiese el gol de cabeza. Empate. Y seguido, sin dar tiempo, a los también rojiblancos, a despertarse del mazazo, internada y centro de Iñaki para que el más listo de la clase, Raúl se le adelante al defensa y remate de cabeza picado, impidiendo al portero detenerlo. 1 a 2 y a mantener el resultado, eso sí, sin grandes agobios porque el Girona, tras hacer una buena parte más que meritoria, no pudo mantener ni el ritmo ni el nivel. Triunfo y para casa más contentos que un niño con zapatos nuevos.

Así que, el milagro de Garitano nos hace muy difícil el no soñar con Europa, pero por otro lado, sin ilusionarnos mucho, ya que no se nos olvida de dónde venimos. Una mezcla rara.

Eso sí, pronto vamos a saber cuáles son los objetivos reales ya que esta misma semana tenemos dos partidos, por supuesto, fundamentales. Miércoles, Levante en La Catedral y domingo, el Getafe en Madrid. Poco a poco y partido a partido, pero con ambición máxima.

¡A por el Levante! y …

¡Aúpa Athletic!

El Athletic y Raúl vencen al Atlético

Celebrando el gol (Foto: EFE, Miguel Toña)

Raúl García se merece estar en el título de mi comentario ya que la pasada semana dije que prefería que Gaizka Garitano no le sacase contra su ex equipo, debido a que los partidos que había jugado anteriormente frente a ellos, habían sido bastante malos.

Me alegro infinito que jugase y que me dejase mal. Raúl hizo su mejor partido contra el Atlético de Madrid, y fue partícipe del 2 a 0 que le endosamos al equipo del «Cholo» Simeone. ¡Qué alegría! Fue el Raúl reconocible, luchador y guerrero, que no da un balón por perdido. Impidió muchas veces que sus ex compañeros pudiesen sacar el balón jugado desde atrás. Y encima tuvo participación en el primer gol, pasándole el balón en profundidad a Córdoba, para que éste asistiese a Williams. No le podemos pedir más. De hecho, al poco tiempo Garitano le sustituyó y volvió a recibir una sonora ovación de La Catedral. ¡Bien Raúl!

También quiero destacar a Íñigo Córdoba. Gaizka le concedió pocos minutos pero los aprovechó tan bien, que nada más salir, recuperó un balón, y en la misma jugada como ya he dicho, le hizo el pase de gol a Iñaki. Seguro que esto le da ánimos a pesar de lo poco que está jugando.

Otro que tuvo que salir también contentísimo de San Mamés es Kenan Kodro. Llevaba segundos en el campo cuando consiguió inaugurar su cuenta realizadora. Primer gol, a los que le seguirán muchos porque Kenan tiene muy buena pinta.

Kenan en plena celebración (Foto: EFE)


Sí Córdoba y Kodro fueron decisivos, también tengo que mencionar, obligatoriamente a Gaizka Garitano, por su oportunidad en sacarlos al terreno de juego. ¡Vaya ojo! Efectividad total. En el partido anterior ocurrió lo mismo, puesto que al salir desde el banquillo Ibai, revolucionó el partido y se consiguió el empate frente al Espanyol gracias a su asistencia.¡Qué siga así Gaizka!

Así mismo no me olvido de Ibai Gómez, que como ya he dicho, si en su anterior partido consiguió una asistencia saliendo del banquillo, el sábado, jugando de titular, consiguió otra, poniéndole un balón entre líneas perfecto a Kodro. Además en el primer tiempo participó en las pocas jugadas peligrosas que hubo, sobre todo, en un tiro que hizo demostrar a Oblak que es uno de los mejores porteros del mundo. Bien Ibai.

Y ahora llegamos al parón, en una buena situación que nos permite ver el futuro con ilusión. No voy a decir cuál pero tenemos buen objetivo.

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic rocoso derrota al Eibar

Nunca 45 segundos sirvieron para tanto. Pita el inicio del partido el colegiado, siendo el balón sacado por el Eibar. El Athletic lo recupera y hace una jugada de ataque de ensueño. Pared entre Muniain y Yuri, pase atrás y Raúl García que entra como un toro fusilando a Asier Riesgo. Segundo 45 y uno a cero a favor del Athletic. Demasiado partido por delante para aguantar el resultado. De hecho, el Athletic no jugó a aguantar. Siguió atacando pero sin tanto acierto.

El Eibar, como todos los equipos de Mendilibar, es trabajador, correoso, un equipo que nunca se da por vencido. Y como era lógico se lanzó al ataque con idea de remontar. Pero se encontró delante a un equipo que no tiene nada que ver con el anterior Athletic de Berizzo. Se topó con lo que ha conseguido Garitano en el poco tiempo que lleva al frente de los rojiblancos, un grupo solidario y trabajador que defienden en bloque, desde el primer hasta el último jugador. Un equipo que a pesar de los fallos puntuales de Yeray, que el sábado falló más de lo que nos tiene acostumbrados, no dio ninguna opción a los armeros. De hecho, en el primer tiempo también Beñat tuvo oportunidad de marcar un gol pero su casi vaselina fue al larguero. El Eibar no tuvo oportunidades reseñables.

En el segundo tiempo el Eibar dio un paso adelante pero sin premio porque tampoco tuvo oportunidades, gracias, fundamentalmente, al buen hacer de nuestros jugadores. Eso sí, de cara a puerta volvimos a estar fallones y ninguna de las oportunidades del segundo tiempo pudo subir al marcador. Lo que impidió que viésemos el partido con mayor tranquilidad porque aunque el Eibar no hiciese grandes oportunidades, en cualquier jugada tonta podían haber empatado el partido. Pero al final, la jugada tonta la tuvieron ellos ya que un balón de Cucurella, que iba a las red, lo sacó, con la espalda, Sergi Enrich. Un poco de suerte tampoco nos viene nada mal.

Así acabó un nuevo partido en San Mamés en donde fuimos otra vez testigos de la comunión existente entre el equipo y la grada. Es una gozada ver animar así a La Catedral, que responde al esfuerzo de los jugadores enseñando sus mejores galas, o en este caso, cánticos. Muy bien otra vez el público.

Y así, con 33 puntos, y escalando posiciones. Europa más cerca pero… partido a partido. El domingo a Valencia a jugar contra un equipo entrenado por un entrenador, Marcelino,… que en fin… se está disputando el premio de la Liga con Setien a ver quién hace la declaración post partido más desafortunada. Difícil pugna. Marcelino tras empatar contra el Leganés dijo: «Ser superior y empatar tanto no me había pasado nunca» y, por si fuera poco… no se detiene ahí, el angelito… : «Hemos perdido dos puntos no por méritos del rival sino porque el fútbol nos está quitando mucho». Supongo que se estará refiriendo a que le quita inteligencia porque chulería no le quita, no. ¡Como se puede ser tan sobrado! En fin, no necesita más comentarios. Además, de todos es conocido el cariño que nos tiene. Espero que el fútbol el domingo que viene le siga quitando… aunque su rival, es decir, el Athletic no demuestre tanta calidad y tanta superioridad como ellos demuestran siempre. ¡A por el Valencia! y…

¡Aúpa Athletic!

Ter Stegen impide al Athletic ganar

No es novedad, pero vaya partidazo que ha vuelto a soltar Ter Stegen en San Mamés.

Extraordinario Stegen (Foto: Afp/EFE)
Él ha impedido que su equipo salga derrotado haciendo un par de paradas de muchísimo mérito. Sobre todo la última a 10 minutos de final del partido en un tiro a bocajarro de Iñaki Williams que saca con una mano espectacular. De todas formas permitidme que le tire de las orejas a nuestro delantero. Ter Stegen muy bien, pero él, teniendo delante y solo toda la portería, ya podía haber afinado un poquito más. Nos falta gol y ese fue ayer, otra vez, el problema del Athletic.
Muy buen partido de todo el equipo, pero no sabemos culminar. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que el rival era Barcelona, el punto que sacó anoche el equipo en La Catedral es de muchísimo mérito. Por eso, perdonad que me acuerde otra vez del partido del fin de semana pasado contra la Real Sociedad. Si lo llegamos a jugar así no nos ganan con semejante facilidad. Pero por desgracia la Real no es el Barça y nuestros jugadores no consiguen salir contra los txuriurdin con la misma intensidad que contra el Barcelona. Esto es así por más rabia que nos dé. Contra el Barça y el Madrid el equipo se crece, aunque no suela sacar mucho rédito. Ayer por lo menos se consiguió un punto.
El primer tiempo fue nuestro completo, con 4 oportunidades claras para habernos adelantado, frente a un único tiro de los culés.
El segundo tiempo ya fue otra cosa puesto que los catalanes dieron un pasito hacia delante y dominaron de manera clara los primeros 20, 25 minutos. Dominio sin peligro porque los rojiblancos muy unidos no dieron ninguna opción al contrario. Muy bien defensivamente. Muy bien. La salida de Muniain, en el 62, fue primordial para sacudirnos ese dominio y mirar más hacia delante. Contrataques que volvieron a crear más peligro que el que estaban haciendo ellos. Peligro que no acabó en gol por la ya comentada falta de pericia de Iñaki, unida a los reflejos de su guardameta. San José también tuvo otra con la izquierda que salió por muy poco. A destacar estos minutos de Mikel San José, que Garitano le dio, sustituyendo a Beñat.
Capítulo especial para el árbitro Del Cerro Grande y su cómica (lamentable) expulsión por doble amarilla a De Marcos, que supongo el Athletic recurrirá ya que el balón le da en el hombro, en vez de en el brazo como imagina el árbitro. Imagina porque así quería verlo. Sorprende que vean cosas que no ocurren, y por otro lado, lo que ocurre no lo vean… o lo piten distinto. Y digo esto porque… ¿por qué no saca tarjeta a Suárez por la mano que hace un minuto después, de la tarjeta a Óscar? Cada vez me sorprende más la maldad de los árbitros o, mejor dicho, cada vez me sorprende menos. Simplemente, se les ve el plumero a kilómetros.
Tampoco me quiero olvidar del público. Otra vez muy bien animando casi todo el partido sin parar. Muy bien.
Para acabar, enhorabuena leones por el punto ante el súper poderoso Barça, pero… contra el Huesca la semana que viene quiero la misma intensidad y actitud. La misma o mayor. Y… jeje… una mayor efectividad.
¡A por el Huesca¡ Y…
¡Aúpa Athletic!