El Athletic a semis a costa del Valencia

Vesga el gol de la tranquilidad (Foto: Borja Guerrero)

A los que no hacen más que recordar lo que le limita la filosofía al Athletic, les diría que echen una ojeada a las estadísticas, por ejemplo de la Copa. Cuarto año consecutivo que llegamos a semifinales. Es una locura de dato. Orgullosa no, lo siguiente. A los que menciono al principio les puedo reconocer que claro que te limita, ¿y? Pero la alegría que te llevas cuando se logra algo no tiene precio. Y este equipo nos ha dado muchas alegrías. Sí, ya sé que también tristezas, pero para llegar a perder finales hay que llegar a jugarlas y para nosotros parece casi que es lo habitual, jugarlas. No estamos en la final y será complicado llegar a ella porque sea el rival que sea ninguno lo va a poner fácil, pero de momento estamos en las puertas. Sobresaliente el equipo y sobresaliente el partido que hicieron, que se distingue de los anteriores que hemos perdido o empatado recientemente, en la pegada. El gol te da la vida y te la quita si no llega. Contra el Real Madrid se hizo un muy buen partido en el que se falló arriba y se regaló más de la cuenta. Contra la Real igual. Ayer contra el Valencia, a pesar de jugar en su casa, se salió como siempre con el cuchillo entre los dientes para hacer una presión feroz que hizo parecer, en buena parte del primer tiempo, que el Valencia era un equipo menor. Los «ches» estaban ahogados y no podían sacar el balón. Su idea era sacarlo combinando desde su portero, pero la enorme y eficaz presión, les hacía perder el balón una y otra vez. Pocas veces llegaron a nuestra área, aunque una sí con peligro, con Cavani poniendo a prueba a nuestro portero de la Copa, Julen Agirrezabala, que no hace más que confirmar que es un muy buen portero. Prácticamente todo lo demás discurrió por los dominios valencianistas, donde los nuestros recuperaban e intentaban hacer daño. Pero no. Hasta que Herrera metió un centro al área, y el por mí siempre criticado Iñaki, le dejó de cabeza el balón a Iker, que fusiló con calidad, para ponernos por delante. Por cierto, titularidad de Herrera y Muniain, juntos, que no se daba desde hace mucho. Buen trabajo de ambos. A ver si recuperamos a los dos para la causa, porque calidad tienen. Ya sabéis los que me leéis que la suplencia de Iker la he aplaudido. No me parece nada malo que pasen por el banquillo. Y si cuando luego vuelven a salir, cumplen, como ayer, miel sobre hojuelas.

El empate del Valencia nos dejó fríos, a los espectadores, digo. Vino de un triple fallo. Diakhaby se internó hasta la línea de fondo, para que su pase de la muerte, lo alojase en las redes De Marcos. Ello dio vida al Valencia y sobre todo a su «encantador» público que hasta entonces estaba de uñas con su equipo. Pero los nuestros tuvieron la fortuna, calidad, de seguir percutiendo y casi seguido, gracias a otra asistencia de Iñaki, el balón le llegó a su hermano, que también fusiló a gol. Momento, el ideal, al final del primer tiempo, para ir al vestuario con ventaja. Perfecto.

El segundo tiempo similar, el Valencia incapaz de sacar el balón con criterio por la presión rojiblanca. Y nosotros sin crear grandes oportunidades en un acercamiento conseguimos el penalti sobre Nico. Llamativa la actuación del árbitro Del Cerro Grande en esta jugada. Primero ni lo vio ni lo señaló. Lo acepto porque siempre es difícil verlo en vivo. Lo de luego ya me parece peor y me explico. El VAR le avisó, por lo que pensé, que si le llamaban era porque era una jugada clarísima. Pero a él le costó un mundo, incluso acercarse al monitor. Al final, decidió que iba a verlo. Yo mientras pensaba… Seguro que es evidente que es pena máxima aunque no le apetece nada pintarlo. Mal pensada que es una. Lo que ocurre es que una vez que va a verlo, a los telespectadores nos sacaron un montón de veces las imágenes y ya desde la primera se veía que era escandaloso, porque le golpea el tobillo y lo desplaza. Clarísimo. Nítido. Manifiesto. Para todos, excepto para Del Cerro, que daba la sensación que estaba buscando algo inexistente para no tener que pitarlo. ¿Soy exagerada? O ¿a vosotros os dio la misma sensación que a mí? Al final, penalti. Gracias Del Cerro. En fin. Y Vesga que nos dio la enorme alegría de meterlo. 1 a 3. A partir de ahí, a controlar el partido e intentar evitar errores propios. Hubo uno garrafal de Yuri, cesión horrorosa y balón al delantero, que tiene un mano a mano con Julen que volvió a solventar de lujo. Hay portero. Hay portero. Ellos tampoco metieron mucho miedo ya y así se llegó al final, con el público sacando pañuelos. Y por nuestra parte, venganza cumplida y agradable, ya que la eliminación del año pasado, con este mismo equipo en modo SÚPER DESAGRADABLE, gracias a la ”amable» participación de Bordalás, nos dejó sin final, a pesar de merecerla, es decir, no muy bien recuerdo. Así que esta victoria sabe mucho mejor. A semifinales y a esperar al lunes para saber quién es el rival, entre Real Madrid, Barcelona y Osasuna. A por el que toque.

Y el domingo a Vigo a romper la racha negativa en Liga. Se necesita y lo pueden hacer. Así que… para no descolgarnos en esta competición… ¡a por el Celta! Y…

¡Aúpa Athletic!

Como siempre perder contra el Madrid

Este partido ya lo habíamos visto antes. Se repite siempre cada año, dos veces y el guión no cambia nunca. No jugamos mal, pero… se dan unas variantes que impiden que se pueda conseguir algo.

Incapaces (Foto: Oskar M. Bernal)

Lo primero es nuestra propia incapacidad. Hubo momentos en los que se embotelló al equipo blanco pero sin hacerle verdadero daño. Las últimas decisiones son siempre erróneas y no se define como se debe. La más clara es la de Nico que incomprensiblemente solo, recibió el balón y sin que le encimase nadie fue capaz de tirar el balón, no sólo fuera, sino a tomar vientos. Y todos nos preguntamos qué cómo es posible rematar tan mal. Ni idea. En segundo lugar, también entra en juego la enorme calidad del Real Madrid, que con 3 jugadas de gol, te mete dos. En su segunda llegada, ya se pusieron con un 0 a 1. Se estaba bien colocado y atacando, pero 0 a 1. Gol que hizo mucho daño a los nuestros y dio aire a los rivales.

A pesar de ello, en el segundo tiempo hubo una recuperación en el dominio del juego, se volvió a atosigar a los madridistas, pero para conseguir solo un gol que fue anulado por fuera de juego, ya que Guruzeta lo estaba. Se volvieron a sacar un buen montón de corners, nada menos que 12, y seguimos para bingo, 146 corners en Liga y ningún gol. Ya es hasta aburrido verles sacarlos. Se sabe que no va a producir nada y es desesperante.

Y hablando de desesperación no puedo dejar de hablar de los arbitrajes. El trabajo del árbitro para allanar o facilitar el partido a los blancos se inicia la semana anterior cuando el trencilla de turno se decide a expulsar de manera increíble a uno de tus mejores jugadores del año. Te quedas sin tu central titular por obra y gracia de la arbitrariedad de un señor, que posteriormente el Comité Técnico de Árbitros dice que se confundió y que no era penalti, por tanto, tampoco era expulsión. Pero ninguna de las alegaciones y recursos, para que le retirasen la tarjeta, llega a buen término ( ya sé sabía). Yeray no juega. Buen trabajo. Y ayer en el encuentro, el árbitro actúa como la gota malaya, continuo, sin descanso, persistente y empeñado en pitar cosas distintas según la camiseta del jugador. DESESPERANTE EL DISTINTO CRITERIO. Y es así todos los años, unos más descarado que otros, pero repetitivo. Camavinga ya tenía tarjeta y en un salto le dió bien a Herrera y por si acaso, no pitó ni falta, ya que quizá había que sacarle la segunda amarilla. IMPOSIBLE. Luego en rueda de prensa se quejó Ancelotti de que a Vinicius se le habían dado muchas patadas. ¡Vaya jeta! Pues habrán sido en el vestuario porque en el campo no. Y encima…. tenemos que ver este pisotón, que es más roja que amarilla.

Sin disputar el balón

Imposible. Nos pueden ganar igual, pero es aburridísimo y me enerva, a mí y a todos los aficionados al fútbol de cualquiera equipo del mundo, excepto a los del Madrid. Es una vergüenza. El Real Madrid tiene calidad suficiente para ganarte, pero siempre tienen ayuda arbitral. Siempre.

Y para poner más nombres sobre el papel, destacar que Aitor Paredes no parecía un novato. Estuvo apunto de marcar, se dejó ver en ataque en varios remates. Estaba con Benzema en el primer gol, pero poco que hacer ante la genialidad.

Zárraga, de nuevo, muy bien. Sancet como el Guadiana, aparece y desaparece, hay que pedirle más. Iñaki inexistente. Ni está y yo ya ni le espero. Berenguer debe aportar más. Yuri defensivamente le vi muy superado y en un par de jugadas, bajó a defender paseando. No es posible. Bueno, posible sí, porque pasó. Lo que es, es inaceptable. De Marcos muy bien , no dejando hacer grandes cosas al desagradable (y soy generosa en el apelativo para lo que se merece), Vinicius. Óscar fue sustituido y Lekue quedó retratado en el inicio del segundo gol blanco. Los cambios de Valverde vinieron tarde, en el 65, y quitando a Zárraga, que yo hubiese mantenido. A Raúl le dio 6 minutos…. No lo entiendo.

Y así seguimos octavos pero con inercia negativa y dos equipos echándote el aliento en el cogote. Hay que meter goles. Hay que mejorar. Y esperemos que el Copa sigan metiendo porque hay que pasar de eliminatoria. Así que ¡a por él Valencia! Y…

¡Aúpa Athletic!

¿Impresionante Athletic a domicilio?

Los dos únicos partidos jugados fuera por el Athletic y los resultados en ellos obtenidos, así lo avalan.

La alegría del mejor ayer, Nico (Foto: EFE)

0 a 4 contra el Cádiz y 1 a 4, ayer, contra el Elche. No seré yo quien diga que no estoy encantada. Por supuesto, ya que firmaría este mismo resultado e incluso con menor diferencia de goles en cualquier partido jugado a domicilio. Sobre todo, porque por tradición hemos sólido ser un equipo al que le cuesta puntuar fuera. De hecho, el año pasado si no conseguimos clasificarnos para ir a Europa, seguramente, fue por culpa de estos partidos. Y este año, llevamos 6 puntos de 6. Mientras que en casa estamos demostrando mayores problemas a la hora de conseguir la victoria. Solo 1 de 3 partidos ganados. 4 puntos de 9.

Ahora bien, sacar conclusiones de este partido sí que parece empresa difícil. El primer tiempo de los rojiblancos fue para enmarcar. Se metieron cuatro goles pero pudieron ser más. He leído por ahí que el Elche estuvo horrible, y sí, lo hizo francamente mal en este periodo, pero por demérito propio, y también por mérito nuestro. Se aprovecharon todos los regalos, pero gracias a esa presión e intensidad, concentración e insistencia que están demostrando nuestros jugadores. No se conforman con uno o dos goles y van a por la colección. Lo cual para los aficionados es una gozada. Nico, que contra el Espanyol estuvo bastante desafortunado, se desquitó e hizo su mejor partido. Su par, el debutante Nico Fernández, en el lateral izquierdo del Elche, no lo vio en todo el encuentro. Lo seguía pero siempre tarde. Solo le consiguió adelantar una vez y fue en el minuto 9, que me perdone la maldad, cuando remató él a puerta, quitándole el gol al pequeño de los Williams. Vamos, que el Elche ya inició el suicidio deportivo desde muy pronto. Eso sí, ayudados por un pase extraordinario de Berenguer, que ha empezado la Liga en estado de gracia, y que el pobre Nico del Elche empujó a gol. Pero si no lo hubiese hecho él, detrás estaba nuestro Nico para hacer lo mismo. Seguido le hicieron un penalti, que aunque cogió el balón para lanzarlo Iñaki, al final fue Oihan quien lo tiró y transformó. 0 a 2 para el minuto 13. Además con anterioridad el VAR miró otro posible penalti por manos, para mí clarísimas y el linier cortó erróneamente un contraataque de Nico que se iba sólo. Pena porque no era fuera de juego. El festival siguió con su primer gol en Liga, otra vez, con el mismo protagonista, Nico, que se inventó un golazo con la zurda. Luego le puso un balón maravilloso a su hermano, pero volvió a demostrar que no es delantero centro, chutando suave y mal. Anularon un gol a Iker y Berenguer metió el 4°. Y así acabó el primer tiempo. Maravilloso.

Eso sí, el segundo ya fue otra cosa. El partido se convirtió en un correcalles que imagino no gustó nada a Ernesto. Una confianza excesiva de Vivían, regaló un balón y un gol a ellos, que también tuvieron otras oportunidades. Pero un equipo que hasta ahora solo había metido un gol… era imposible que metiese 4 más para remontar. Oportunidades tuvieron, porque supongo que el calor, la confianza y la relajación hicieron que el Athletic se lo permitiera. Eso sí, también nosotros tuvimos unas cuantas oportunidades para aumentar el marcador, aunque no se logró. Larguero, paradón de Édgar Badía… La cuestión es que al ver el segundo tiempo te queda la duda de que si otro equipo hubiese estado enfrente, podíamos haber recibido más goles. Por esto es, por lo que he puesto en el título las interrogaciones. No le quitó ningún mérito al equipo. El Elche está muy flojo, pero hay que conseguir todos estos goles. De hecho, el Almería y la Real solo les metieron 1 cada uno, en su casa también. Pero lo único malo es el haber concedido tantas oportunidades en el segundo periodo. Seguro que Txingurri ha tomado nota y lo trabajan.

Por último, no entiendo mucho porque el mister tardó tanto en hacer los cambios. El calor, el resultado,… da la sensación que podían haber permitido que se hiciesen antes y que se utilizasen jugadores a los que se les está dando menos minutos. Pero… como me diréis algunos: Valverde sabrá.

Y el sábado que viene contra el Rayo, que fuera ha conseguido empatar en el Camp Nou, y ganar al Espanyol. Y en casa ha ganado al Valencia. Vamos, que no va a ser una perita en dulce. A pesar de ello ¡a por el Rayo! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Sin acritud, pero el que tenía que jugar a esas horas y con esas temperaturas es Tebas.

Difíciles 3 puntos ante el Valencia

Si el punto de la semana pasada contra el Mallorca nos dejó sabor agridulce, estos 3 puntos conseguidos ante el Valencia, también en la Catedral, nos dejan muy buenas sensaciones.

Golazo de Álex (Foto: Athletic Club)

1 a 0 y a pesar de que otra vez vemos que no andamos sobrados de gol, el Valencia nos mostró que es un muy buen equipo, que tuvo la posesión del balón y que no se dedicó precisamente a especular, sino que fueron decididamente a por el partido, igual que los nuestros. De ahí que el triunfo tenga doble valor. En el primer tiempo, a pesar de ser un poco de ida y vuelta, las mejores oportunidades las tuvo el Athletic. Pero los rivales, aunque sin peligro, salvo una jugada, se acercaron al área repetidas veces. Samu Castillejo tuvo la única clara de los Ches, pero tiró elevado. Los rojiblancos tuvieron varias claras que no supieron acertar, Berenguer, Nico Williams, un gol anulado por fuera de juego a Iñaki,… Por cierto, sobre esto último habría que trabajar. Habría que recordarle a Iñaki que no se puede quedar mirando el balón o la jugada cuando él no participa, porque es frecuente que haya una segunda jugada y se pueda quedar en fuera de juego, de manera repetitiva, como en realidad le ocurre.Otras veces es porque se mete demasiado rápido al desmarque, como en el segundo tiempo, en el que hubo un contraataque dirigido por Zárraga, que tuvo que retener el balón porque el mayor de los Williams se había metido donde no debía. Tiene que trabajar ambas cosas. Vuelvo al hilo del partido. En el que llegamos a los últimos minutos del primer tiempo, cuando Berenguer se inventó un tiro desde el borde del área, con la zurda, que se coló pegado a la cepa del poste. Mamardashvili, portero que nos amargó la temporada pasada, igual pudo hacer algo más. No sé. 1 a 0 y al descanso.

Sobre el segundo tiempo, Valverde comentó que el Athletic mejoró porque no le dejó tan suelto al Valencia. Tuvimos varias oportunidades de meter el segundo. Varias contras que se deberían matar bien, pero nos falta ese buen hacer rematador y también ese último pase adecuado que facilita la labor a los delanteros. Además tuvimos otro gol anulado, esta vez a Nico, también por fuera de juego. El Valencia seguía dando miedo, por la insistencia, pero sin gran peligro. Salvo en el descuento, que se nos heló la sangre. En los últimos segundos estuvimos a punto de perder dos puntos. De no creer, pero nuestro corazón volvió a su sitio cuando el balón salió rozando el poste. Buf… Hubiese sido un mazazo de difícil digestión, porque 30 segundos antes podían haber metido los nuestros el 2 a 0, pero… Menos mal.

Destacar a los dos centrales, Yeray y Vivían, Vivían y Yeray. Vaya dos partidos que han hecho. Están a un nivel altísimo y que sigan. Vesga otra vez ocupó mucho campo, recuperó bastante, aunque a veces está demasiado solo y se le multiplica el trabajo. No me olvido que él dio el pase a Álex, antes del gol.

A Sancet y a Muniain les pido más velocidad en la circulación de balón. Iker hizo lo que debía haber sido una asistencia, pase excelente, pero el uno contra uno contra el portero, Alex no lo convirtió en gol. Pena.

Los Williams corrieron lo que no está escrito y entraron por bandas bastante, pero a ambos les fallo quizá la pausa en el último pase.

Por supuesto, eché de menos a Villalibre, fue mi disgusto particular de ayer por la tarde. Encima, como me comentó mi vecino de localidad, casualidad, no estaba Asier y ayer metieron muchos más balones al área desde las bandas que contra el Mallorca. En fin. Ahí que darle partidos al Búfalo.

Zárraga y Raúl García, saliendo desde el banquillo los dos, muy bien.

Y así tenemos 4 puntos y moral, porque estos 3 últimos se han conseguido ante, repito, un muy buen equipo. Moral que siempre te da más alegría para ir a Cádiz a por otros 3 puntos más.

Mi último comentario es para la grada de animación, que varios de los lectores de este blog y amigos me preguntaron la semana pasada que qué me pareció. No contesté porque quería ver un partido desde mi localidad de siempre, ya que contra el Mallorca estuve en otro sitio, y para hacer una comparación me parecía que debía estar en mi sitio. Pues bien, ayer estuve en él, y vi a la grada increíble durante todo el partido. Contra los insulares, en el segundo tiempo, igual decayeron un poco, pero ayer fue impresionante. Muy bien. Ambientazo, que llamó la atención incluso del entrenador contrario, Gennaro Gattuso, alguien acostumbrado a jugar en campos caldeados, y que dijo que con ese ambiente era complicado jugar, que muy bien la afición. Pero también debo decir que de la semana pasada no me gustó nada que la grada le hiciese un homenaje a Iker por sus 500 partidos. No entiendo por qué lo tuvieron que hacer ellos solos. Mucho más lógico, me pareció lo de ayer, que el aplauso y el homenaje viniese de todo el campo, no solo de una parte, y antes de comenzar el partido, con todo el público. Encima entregado por Iribar y Susaeta (¡Ahí es nada!). Y, por último, repitiendo que ayer la grada me encantó, no me olvido que no solo ellos animan, que también muchísimos en todo el campo no paramos de hacerlo, y hay momentos que incluso todo el campo al unísono lo hace, lo cual es una gozada. Y eso sí que da puntos, todos al unísono.

Y la semana que viene, sin el apoyo de los incondicionales de casa, pero supongo que con la presencia de muchísimos peñistas, por supuesto, también incondicionales, ante los que los nuestros deberán seguir dando el do de pecho para conseguir otros 3 nuevos puntos. ¡A por el Cádiz! Y…

¡Aúpa Athletic!

Empate agridulce contra el Mallorca

Inicio liguero en la Catedral y empate a cero contra un equipo el Mallorca que vino, como es lógico, a hacer su partido, poniendo un autobús en su parcela de campo.

500 partidos de Iker, ya. (Foto: Athletic Club)

El Athletic, por un lado, demostró que sigue con su problema de los años anteriores, la falta de gol. Sin gol no hay premio y será difícil conseguir el objetivo, que el otro día en rueda de prensa presidente, capitán y entrenador establecieron, el clasificarse para Europa. Pero por otro, quiero ser optimista y me agarró a que ayer vi más cosas, más variantes que los años anteriores, y sé que esta temporada este equipo va a tener unos números goleadores más a la par con un equipo de esta categoría. Convencida estoy y así lo digo. Para empezar, me encantó ver de inicio a Asier Villalibre. Espero que siga de titular muchos partidos más. Si tiene suerte con las lesiones, debería jugar mucho más que hasta ahora. Para el minuto dos, ya disparó entre los tres palos un balón muy complicado, por su situación en el campo, teniendo la portería detrás, y por hacerlo al primer toque y con el exterior. Para mí, un puro delantero centro. Sin pensar, al primer toque y con calidad. La misma calidad, que por desgracia, demostró ya, en dicho minuto dos, el portero mallorquinista, Rajkovic, que consiguió sacar el balón. No sé qué tiene San Mamés, pero se las pinta solo para sacar jugadores internacionales de entre los contrarios. Está vez ha sido el portero. Sacó todo lo que le llegó y en la única que hizo la estatua, un tiro de Vesga, impresionante, el balón se fue al palo.

Tanto en el primer como en el segundo tiempo, hubo un buen montón de oportunidades. 16 tiros nada menos, de los que 8 fueron a puerta, otro más al palo, a parte del citado, en este caso de Yuri, tras paradón del portero serbio, a un muy buen tiro, tras pase de Asier. También le sacó a contrapié una muy difícil a Guruzeta, que jugó unos minutos.

La alineación, primera de Txingurri en su tercer periplo por Bilbao, fue muy arriesgada por el marcado corte ofensivo. Me sorprendió muchísimo ver juntos a Oihan y a Iker. Este último cumplió su partido 500 en el Athletic. Zorionak por el logro, porque es impresionante. Eso sí, no estuvo muy afortunado, aunque dio un pase buenísimo a Berenguer (cuyo chut a puerta, de nuevo, lo sacó el meta). Muni también hizo un tiró forzado en el 44, que todos cantamos gol, pero que el portero blocó sentado en el suelo. Una pena. Sancet tampoco estuvo muy afortunado. De todas formas mi confianza absoluta en él. De hecho, para mí no hubiese sido el primer cambio. Hubiese quitado antes a Iker, que estaba ralentizando mucho el juego. O incluso a Iñaki, que tampoco tuvo su día. Me queda la duda de si quitó a Sancet porque le están cuidando, para que la pubalgia no le vuelva a molestar. Tampoco hubiese quitado a Asier. Y eso que Raúl me encanta, pero quiero verle más minutos al Búfalo. Tiene que convertirse en nuestro delantero centro.

Destaco el debut a Malcón Adu Ares. 4 minutos, que le sabrían a gloria a él y que al resto nos ilusionó, porque vemos que hay futuro, o presente, de calidad.

Y para destacar a alguien, debo hablar de nuestro guardameta. ¡Vaya parada que hizo a remate de cabeza bermellón! ¡Qué maravilla! Y también en el primer tiempo, tras error de Vesga, eso sí, propiciado por un pase muy comprometido de De Marcos, Unai solucionó un marrón con solvencia. Además tuvo una salida rápida anterior en la que estuvo muy atento. Es un seguro. Como lo son Yeray y Vivían. Muy buen partido el de ambos.

Y para ir acabando, comentar, que vi juego suficiente de ataque y de calidad, para afirmar que vamos a meter más goles que el año pasado.

Y por último, no sé si el rumor de Ander Herrera es cierto o no. Pero no me gustaría que viniese a cerrar puertas algún jugador que debería explotar este año en el campo, pero que si traen a Ander lo que explotará será en el banquillo, porque después de pagar un dineral por un jugador de 33 años, al que le darás una ficha alta, no podrán dejarle sin jugar. Vamos a confiar en los canteranos. Además, ¿no queríamos intentar reducir costes? Meter otro sueldazo, para un jugador que está ya de vuelta… No me parece. Quiero que este año sea el de Sancet, el de Zárraga, el de Vencedor,… ¡Ojalá no venga!

Y la semana que viene, también en casa contra el Valencia. Equipo que se nos atragantó el año pasado, sobre todo por ese juego desagradable y marrullero que proponía su entrenador, Bordalás, y que los Ches lo desarrollaban a las mil maravillas. A ver cómo es el equipo de Gennaro Gattuso, su nuevo mister. Sea como sea, ¡a por el Valencia! Y…

¡Aúpa Athletic!