Toquero, agur al futbol de un grande

Un crack, Gaizka (Foto: Zaragoza)

Ayer amanecimos con la noticia de que Gaizka Toquero deja el fútbol, debido a una lesión que le ha tenido retirado por obligación todo el año y que no le va a permitir seguir jugando. Gaizka, nuestro Lehendakari, pero con mayúsculas. Otro de los futbolistas de los que se puede asegurar sin ninguna duda que ha sido un auténtico profesional. En Bilbao dejó una huella enorme y en mi caso más. Era, soy y seré de Toquero. Y no de esos que dicen que era muy trabajador pero que calidad técnica justita. De eso nada. Tècnica sí tenía, de hecho, pases en carrera y centrar con las dos piernas como él, últimamente, a pocos he visto en el Athletic. Trabajador hasta la extenuación. Jugase lo que jugase se mataba y se dejaba el alma. Y… a ver quién ha conseguido que se cante el «Ari, ari, ari, Toquero Lehendakari»… y no digo en Bilbao, sino en ZARAGOZA, SÍ, EN ZARAGOZA. Pues el bueno de Gaizka, al poco de llegar a la capital aragonesa, lo consiguió. ¡Los maños cantando en euskara! Tipico jugador que se ha hecho con el corazón de los aficionados allá donde ha ido.

Todavía le estoy viendo llevándose un balón, pasándoselo por la espalda y haciéndole al defensa un sombrero mientras se iba por la banda en la semifinal contra el Sevilla. O el tercer gol que metió en dicha semifinal de Copa, en el 2009. O cuando volvió a San Mamés jugando con el Alavés, y en una jugada se fue hasta el córner llevándose detrás a dos jugadores del Athletic, a los que dejó petroficados con un taconazo que dejó sólo a un compañero suyo en la esquina del área. ¿Que no era técnico? ¡Y un jamón! ¡Qué recuerdos!

Y permitidme que os cuente una anécdota relacionada con la final de Copa de Valencia y con Toquero. Anécdota que mis conocidos y amigos estarán hartos de escucharme, pero que nunca la he compartido por escrito.

Antes de la Final que acabo de mencionar, una vez que estábamos ya clasificados para jugarla, fui con mis alumnos de 5º de Primaria a visitar el Museo del Athletic. Los pobres tras escucharme las batallitas que les conté, que fueron muchas, salieron antes que yo del museo y la casualidad hizo que me encontrase con Gaizka (pena que ellos no le vieron). No soy muy de autógrafos pero le pedí uno para mis alumnos. Me lo firmó encantado, tal cual es. Y yo le deseé toda la suerte del mundo para la final. Cuando les di el autógrafo a mis alumnos les dije que Gaizka había dicho que si metía un gol en la final se iba a acordar de ellos. Puf… pues hete aquí, que eso fue precisamente lo que hizo en la final, meter un gol. Aquel gol que nos dio un poco de esperanza. Esa esperanza casi imposible de ganar a aquel inaccesible Barcelona, que efectivamente al final nos derrotó… Gol que os pongo en vídeo y que está narrado por el gran Jose Iragorri (aprovecho para homenajearle, a Hoss, porque ayer hicieron 5 años de su fallecimiento. Otro grande)

Pues bien… cuando volví de Valencia, en clase les pedí a mis alumnos que me contasen en una redacción cómo y dónde habían vivido la final del Athletic. La verdad es que no esperaba lo que leí… ¡madre mía lo que lloré corrigiendo esas redacciones! Prácticamente todos habían vivido la final con una emoción increíble y el gol de Gaizka lo contaban como lo más… un gol que era para ellos, de ellos, porque Gaizka se lo había dedicado… Increíble la alegría que sintieron, mezclada con la pena posterior. Ahora que lo pienso me da pena no haber guardado aquellas redacciones, aunque sigan en mi memoria. Eso sí, estoy totalmente segura, que por esa dedicatoria de Gaizka y por ese partido muchos de esos críos (si no lo eran ya) se convirtieron a la fe zurigorri. Así que Gaizka dejas el fútbol, pero que sepas que también dejaste huella en esos críos que soñaron por un momento que el Athletic iba a levantar esa Copa. No pudo ser, pero la emoción vivida junto a ti no nos la quita nadie, ni a ellos, ni a mí.

¡Gracias por todo Gaizka! Suerte en lo que te depare el futuro y otra vez, Mila esker! Y… para acabar como siempre…

¡Aúpa Athletic!

El VAR mal utilizado

Pensaba haber titulado este comentario como El maldito VAR, pero considerándolo mejor he decidido que el problema no es del VAR en sí, sino de la aplicación que de él se está haciendo.

El VAR en el mundial fue mejor (Foto: FIFA.com)

Este fin de semana en el partido Valencia – Athletic hubo dos jugadas que fueron revisadas y que de nuevo nos demuestran que hay cosas inexplicables. Nada más comenzar el partido Raúl García es derribado en el área y el árbitro hace caso omiso. En pocos segundos le avisan y el VAR revisa la jugada. Poco más tarde, segundos más tarde, rapidísimo, deciden que no hay nada, que no es penalti. Las repeticiones de la televisión no dejan duda, el defensa no toca el balón sino que impacta en el tobillo de Raúl García derribándolo. Penalti. ¿Por qué no lo concedieron? Ni idea.

En el segundo tiempo, De Marcos en un despeje de balón derriba a un contrario también en el área. Se revisa la jugada y se tardan más de 5 minutos en sacar una conclusión. Mientras, se ven repetidas las imágenes y se ve un fuera de juego clarísimo previo a la jugada del derribo. ¿Por qué tardaron tanto en decidir no pitar nada, si era un fuera de juego previo de un metro? Ni idea. ¿O es que quizá querían pitar penalti?

A pesar de que todas las semanas hay alguna jugada, como las de arriba, que son un desastre, nadie me quita de la cabeza que la idea es buena. Los equipos grandes siempre han sido favorecidos por los árbitros. Y cuando hablo de equipos grandes no me refiero al Athletic, que para mí es el más grande, sino al Madrid y al Barcelona. Yo suponía que el VAR debía erradicar esto entre otras cosas. El problema de este nuevo sistema de ayuda con las jugadas polémicas es que quién lo tiene que utilizar es el mismo árbitro que se confundía, se confunde, y se volverá a confundir, y casualmente siempre en una misma dirección. Los árbitros históricamente han demostrado una tendencia clara a favorecer a los mismos. El VAR me parecía una de las mejores formas para que esto dejase de ocurrir. En parte así ha sido, pero no del todo. En demasiadas jugadas pitan o resuelven algo que sólo ellos ven. Siguen siendo personas los que toman la última decisión. No sólo eso, siguen siendo árbitros los que toman la última decisión. Y a veces, ya sabemos lo que quieren ver en las jugadas. Es increíble, pero es así. El VAR sigue muchas veces ayudando a los mismos y perjudicando a los mismos.

Por otro lado, al ser un árbitro el que revisa la jugada, y como siempre se ha dicho que entre bomberos no se pisan la manguera, ha quedado demostrado que entre colegiados tampoco. A veces da la sensación de que se cubren los unos a los otros. Quizá una de las maneras de solucionar esto es que los controles del VAR estuviesen en manos de otro tipo de profesionales, quizá ex-jugadores, entrenadores, o ex-entrenadores… no sé. Como ejemplo, a mí que pongan a Undiano Mallenco en el VAR me pone los pelos de punta. Es un árbitro que nos lleva machacando muchísimos años, que gracias a Dios se retira esta temporada, pero que quizá nos siga masacrando desde el interior. Por favor,… NO.

Para acabar repito que aunque el VAR se confunde, lo sigo considerando necesario para evitar tantas y tantas injusticias. En teoría es un buen sistema, lo que ocurre es que hay que mejorar en bastantes aspectos. Unificar criterios, que no sean árbitros los encargados, que enseñen al publico las mismas imágenes que se ven en el interior, incluso te diría que se escuche por megafonía las decisiones que se toman, como en el fútbol americano,… Todo lo que sea para mejorar. A seguir trabajando en ello.

Y sobre el Athletic en Valencia… un desastre a olvidar (podía haber sido distinto si llegan a sancionar ese penalti en el minuto 4 pero…). Mal, pero… fue coyuntural, y el viernes contra el Espaynol, se va a dar otra imagen totalmente distinta. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic rocoso derrota al Eibar

Nunca 45 segundos sirvieron para tanto. Pita el inicio del partido el colegiado, siendo el balón sacado por el Eibar. El Athletic lo recupera y hace una jugada de ataque de ensueño. Pared entre Muniain y Yuri, pase atrás y Raúl García que entra como un toro fusilando a Asier Riesgo. Segundo 45 y uno a cero a favor del Athletic. Demasiado partido por delante para aguantar el resultado. De hecho, el Athletic no jugó a aguantar. Siguió atacando pero sin tanto acierto.

El Eibar, como todos los equipos de Mendilibar, es trabajador, correoso, un equipo que nunca se da por vencido. Y como era lógico se lanzó al ataque con idea de remontar. Pero se encontró delante a un equipo que no tiene nada que ver con el anterior Athletic de Berizzo. Se topó con lo que ha conseguido Garitano en el poco tiempo que lleva al frente de los rojiblancos, un grupo solidario y trabajador que defienden en bloque, desde el primer hasta el último jugador. Un equipo que a pesar de los fallos puntuales de Yeray, que el sábado falló más de lo que nos tiene acostumbrados, no dio ninguna opción a los armeros. De hecho, en el primer tiempo también Beñat tuvo oportunidad de marcar un gol pero su casi vaselina fue al larguero. El Eibar no tuvo oportunidades reseñables.

En el segundo tiempo el Eibar dio un paso adelante pero sin premio porque tampoco tuvo oportunidades, gracias, fundamentalmente, al buen hacer de nuestros jugadores. Eso sí, de cara a puerta volvimos a estar fallones y ninguna de las oportunidades del segundo tiempo pudo subir al marcador. Lo que impidió que viésemos el partido con mayor tranquilidad porque aunque el Eibar no hiciese grandes oportunidades, en cualquier jugada tonta podían haber empatado el partido. Pero al final, la jugada tonta la tuvieron ellos ya que un balón de Cucurella, que iba a las red, lo sacó, con la espalda, Sergi Enrich. Un poco de suerte tampoco nos viene nada mal.

Así acabó un nuevo partido en San Mamés en donde fuimos otra vez testigos de la comunión existente entre el equipo y la grada. Es una gozada ver animar así a La Catedral, que responde al esfuerzo de los jugadores enseñando sus mejores galas, o en este caso, cánticos. Muy bien otra vez el público.

Y así, con 33 puntos, y escalando posiciones. Europa más cerca pero… partido a partido. El domingo a Valencia a jugar contra un equipo entrenado por un entrenador, Marcelino,… que en fin… se está disputando el premio de la Liga con Setien a ver quién hace la declaración post partido más desafortunada. Difícil pugna. Marcelino tras empatar contra el Leganés dijo: «Ser superior y empatar tanto no me había pasado nunca» y, por si fuera poco… no se detiene ahí, el angelito… : «Hemos perdido dos puntos no por méritos del rival sino porque el fútbol nos está quitando mucho». Supongo que se estará refiriendo a que le quita inteligencia porque chulería no le quita, no. ¡Como se puede ser tan sobrado! En fin, no necesita más comentarios. Además, de todos es conocido el cariño que nos tiene. Espero que el fútbol el domingo que viene le siga quitando… aunque su rival, es decir, el Athletic no demuestre tanta calidad y tanta superioridad como ellos demuestran siempre. ¡A por el Valencia! y…

¡Aúpa Athletic!

¡El Athletic gana a domicilio!

Si nos preguntan a los hinchas del Athletic en qué ciudad queremos jugar fuera en la Liga, es casi seguro que contestamos Vigo.

Williams determinante (Foto: EFE)
Otra vez hemos vuelto a ganar alli. Nos ha dado 3 puntos importantísimos, aunque muy trabajados y sufridos. El Celta tenía 5 puntos más que nosotros, pero ahora le tenemos a dos. Hemos salido del descenso pasando al Villarreal y alcanzando al Leganés. El Valladolid está también a 2 puntos y a 3, el Eibar, la Real y el Valencia. Es decir, hay un montón de equipos metidos en la misma pomada. Así se ven un poco mejor las cosas.
¡Qué descanso cuando ha pitado el árbitro el final! Los seis minutos de descuento han sido una nueva tortura, ya que este año algunos goles nos han caído en el descuento (¡qué daño nos hizo el del Valladolid!). Ayer también, el empate del Celta en el primer tiempo fue en el descuento. Empate inmerecido pero que nos demuestra que somos unos panchitos. Encima para que la herida sea mayor… te enteras que el que ha metido el gol, Beltrán, ha inaugurado su cuenta de goles en Primera división. ¡Que bien! ¡Así le queda un buen recuerdo al chaval! Y, encima, que es el primer gol que el equipo vigués marca en esta liga de córner. ¡Genial!
No me parece que los gallegos mereciesen el empate pero… así llegamos al segundo tiempo.
De nuevo nos adelantamos con gol de Williams, tras una asistencia extraordinaria de Iago Herrerín. Nada de suerte, porque en el primer tiempo también le hizo otra pase a Iñaki, aunque ése no lo puedo controlar. Muy bien Iago. Y muy bien en la definición Iñaki.
A partir de ahí el partido se convirtió en algunos minutos en un correcalles del que podía salir tanto un 1 a 3, como un empate a 2. Maxi Gómez de nuevo en el descuento remató de cabeza solo un balón que gracias a Dios salió cerca del palo. ¡Qué tortura! Así que normal que cuando enfocaron en el palco al nuevo presidente del Athletic, Aitor Elizegi, al acabar el partido, se le vio suspirar aliviado. No me extraña.
¡Victoria fundamental! Que debe ser la que nos lleve a encadenar buenos resultados juntos y así poder estar más tranquilos. Gaizka Garitano sigue imbatido. Su equipo es mucho más consistente y se agradece.
Ahora sin tiempo para nada, el jueves, viene el Sevilla a La Catedral en Copa. Y seguido, otra vez, los hispalenses el domingo en La Liga y el miércoles en Copa. ¡Vaya empacho!
¡A por el Sevilla! Y…
¡Aúpa Athletic!

¿Hizo bien Berizzo rectificando?

El sábado en el partido del Athletic contra el Valencia en la Catedral asistimos a un cambio de timón en la dirección del equipo por parte de nuestro entrenador.

Protagonista por el cambio de rumbo (Foto: EFE)
Algunos le han criticado fuertemente por ello, cuando a mí la lógica me dice que es lo que tenía que hacer, ya que todo lo anterior no le había dado resultado.
Cuando llegó el Toto al Athletic, allá por mayo, comentó que quería hacer del equipo un grupo protagonista que quisiese el balón y el buen juego, basándose sobre todo en la combinación, pero teniendo como meta el ataque.
De las intenciones a los hechos va un trecho y el bueno de Berizzo todavía no ha encontrado el camino, más bien se ha dado con el muro de la realidad. Estos jugadores rojiblancos quizá no son los ideales para hacer lo que él pretendía. Los dos últimos partidos contra el Eibar y contra el Rayo Vallecano así lo han vuelto a demostrar. Sobre estos encuentros no escribí ya que mis comentarios se centraron en la Asamblea de compromisarios. Pero casi mejor, porque fueron tan horrorosos que yo creo que han sido la razón por la cual el entrenador le ha dado la vuelta a su concepción del fútbol para el Athletic, por lo menos hasta que encuentre una solución para la sangría que estábamos sufriendo.
Me parece perfecto. El equipo defensivamente era un coladero. El tiki taka se estrellaba continuamente en los pases erróneos o en las pérdidas absurdas. Si en Eibar no perdimos fue porque los milagros existen. En Vallecas fue por la vergüenza torera de Raúl García, que con su trabajo e intensidad, contagiò a todos en el segundo tiempo. Vistos los goles encajados, los resultados, y los jugadores que tenemos el sábado Berizzo pensaría en proteger o fortalezar al equipo desde el centro del campo, al que dotó de muchísimo músculo. San José y Mikel Rico junto a Dani García. Bien. Pierdes creación pero de momento ya se consiguió que el Athletic acabase el partido sin encajar un gol, algo que no ocurría en toda la temporada. Es un paso. Yo le agradezco el cambio al entrenador. Si su idea inicial no prospera, habrá que probar otras cosas, sobre todo en esta situación de premuras clasificatorias. Hubiera sido mejor sacar lo 3 puntos contra los valencianos, pero había un equipo delante que quería lo mismo que tú, ganar el partido. En este caso el Valencia, con Marcelino al mando, y con sus necesidades apremiantes también. Otro rey del empate y con pocos puntos en el casillero, como nosotros. Un buen equipo con buenos jugadores ante los que si tienes perdidas absurdas te pueden hacer un lío. El blindaje del centro del campo hizo que los ches no estuviesen cómodos en todo el partido. Nosotros no hicimos muchas oportunidades pero ellos tampoco. Así que empate merecido, por mucho que Marcelino dijese que merecieron más. Pues no. También Raúl García tuvo en el último segundo una ocasion que pudo hacer que el partido acabase con 1 a 0. No fue así. Iago también, se encargó, con un paradón de evitar poco antes el 0 a 1. Tablas merecidas. También quiero destacar a los «nuevos» San José y Rico, que cumplieron de sobra y con buena nota a pesar de estar, sobre todo Rico, casi inédito en esta Liga.
Ahora esperemos que a partir de esa solidez se pueda empezar a crear y a hacer alguna ocasión de gol, porque el pobre Aduriz se tuvo que ir desesperado a casa. No tuvo nada que echarse ni al pie ni a la cabeza para rematar. Así no se puede. Pero volviendo a los partidos anteriores en los que el centro del campo era más creativo y con menos músculo, pregunto… ¿se crearon más oportunidades de gol? No. NO rotundo con mayúsculas. Bueno, entonces parecido a lo del sábado. Así que, para mí, bien Berizzo. Primero solidez y ya irá volviendo a su idea de creación y protagonismo atacante. Necesitamos puntos y no nos podemos poner exquisitos. Mejor un punto que nada.
En los próximos partidos nos enfrentaremos a dos de los gallos actuales, el Espaynol y el Atlético… más difícil no se puede poner. Pero tranquilos que hay tiempo.
¡Aúpa Toto y aúpa Athletic!