El Athletic a semis a costa del Valencia

Vesga el gol de la tranquilidad (Foto: Borja Guerrero)

A los que no hacen más que recordar lo que le limita la filosofía al Athletic, les diría que echen una ojeada a las estadísticas, por ejemplo de la Copa. Cuarto año consecutivo que llegamos a semifinales. Es una locura de dato. Orgullosa no, lo siguiente. A los que menciono al principio les puedo reconocer que claro que te limita, ¿y? Pero la alegría que te llevas cuando se logra algo no tiene precio. Y este equipo nos ha dado muchas alegrías. Sí, ya sé que también tristezas, pero para llegar a perder finales hay que llegar a jugarlas y para nosotros parece casi que es lo habitual, jugarlas. No estamos en la final y será complicado llegar a ella porque sea el rival que sea ninguno lo va a poner fácil, pero de momento estamos en las puertas. Sobresaliente el equipo y sobresaliente el partido que hicieron, que se distingue de los anteriores que hemos perdido o empatado recientemente, en la pegada. El gol te da la vida y te la quita si no llega. Contra el Real Madrid se hizo un muy buen partido en el que se falló arriba y se regaló más de la cuenta. Contra la Real igual. Ayer contra el Valencia, a pesar de jugar en su casa, se salió como siempre con el cuchillo entre los dientes para hacer una presión feroz que hizo parecer, en buena parte del primer tiempo, que el Valencia era un equipo menor. Los «ches» estaban ahogados y no podían sacar el balón. Su idea era sacarlo combinando desde su portero, pero la enorme y eficaz presión, les hacía perder el balón una y otra vez. Pocas veces llegaron a nuestra área, aunque una sí con peligro, con Cavani poniendo a prueba a nuestro portero de la Copa, Julen Agirrezabala, que no hace más que confirmar que es un muy buen portero. Prácticamente todo lo demás discurrió por los dominios valencianistas, donde los nuestros recuperaban e intentaban hacer daño. Pero no. Hasta que Herrera metió un centro al área, y el por mí siempre criticado Iñaki, le dejó de cabeza el balón a Iker, que fusiló con calidad, para ponernos por delante. Por cierto, titularidad de Herrera y Muniain, juntos, que no se daba desde hace mucho. Buen trabajo de ambos. A ver si recuperamos a los dos para la causa, porque calidad tienen. Ya sabéis los que me leéis que la suplencia de Iker la he aplaudido. No me parece nada malo que pasen por el banquillo. Y si cuando luego vuelven a salir, cumplen, como ayer, miel sobre hojuelas.

El empate del Valencia nos dejó fríos, a los espectadores, digo. Vino de un triple fallo. Diakhaby se internó hasta la línea de fondo, para que su pase de la muerte, lo alojase en las redes De Marcos. Ello dio vida al Valencia y sobre todo a su «encantador» público que hasta entonces estaba de uñas con su equipo. Pero los nuestros tuvieron la fortuna, calidad, de seguir percutiendo y casi seguido, gracias a otra asistencia de Iñaki, el balón le llegó a su hermano, que también fusiló a gol. Momento, el ideal, al final del primer tiempo, para ir al vestuario con ventaja. Perfecto.

El segundo tiempo similar, el Valencia incapaz de sacar el balón con criterio por la presión rojiblanca. Y nosotros sin crear grandes oportunidades en un acercamiento conseguimos el penalti sobre Nico. Llamativa la actuación del árbitro Del Cerro Grande en esta jugada. Primero ni lo vio ni lo señaló. Lo acepto porque siempre es difícil verlo en vivo. Lo de luego ya me parece peor y me explico. El VAR le avisó, por lo que pensé, que si le llamaban era porque era una jugada clarísima. Pero a él le costó un mundo, incluso acercarse al monitor. Al final, decidió que iba a verlo. Yo mientras pensaba… Seguro que es evidente que es pena máxima aunque no le apetece nada pintarlo. Mal pensada que es una. Lo que ocurre es que una vez que va a verlo, a los telespectadores nos sacaron un montón de veces las imágenes y ya desde la primera se veía que era escandaloso, porque le golpea el tobillo y lo desplaza. Clarísimo. Nítido. Manifiesto. Para todos, excepto para Del Cerro, que daba la sensación que estaba buscando algo inexistente para no tener que pitarlo. ¿Soy exagerada? O ¿a vosotros os dio la misma sensación que a mí? Al final, penalti. Gracias Del Cerro. En fin. Y Vesga que nos dio la enorme alegría de meterlo. 1 a 3. A partir de ahí, a controlar el partido e intentar evitar errores propios. Hubo uno garrafal de Yuri, cesión horrorosa y balón al delantero, que tiene un mano a mano con Julen que volvió a solventar de lujo. Hay portero. Hay portero. Ellos tampoco metieron mucho miedo ya y así se llegó al final, con el público sacando pañuelos. Y por nuestra parte, venganza cumplida y agradable, ya que la eliminación del año pasado, con este mismo equipo en modo SÚPER DESAGRADABLE, gracias a la ”amable» participación de Bordalás, nos dejó sin final, a pesar de merecerla, es decir, no muy bien recuerdo. Así que esta victoria sabe mucho mejor. A semifinales y a esperar al lunes para saber quién es el rival, entre Real Madrid, Barcelona y Osasuna. A por el que toque.

Y el domingo a Vigo a romper la racha negativa en Liga. Se necesita y lo pueden hacer. Así que… para no descolgarnos en esta competición… ¡a por el Celta! Y…

¡Aúpa Athletic!

Fiasco del Athletic en Anoeta

El título deja claro lo que pienso sobre el partido del sábado.

El árbitro cargándose el partido (Foto: Borja Guerrero)

Ayer no publiqué el comentario porque necesitaba tiempo para que se me pasase el enfado. Algo se ha mitigado, aunque es difícil porque si hay algo que no aguanto es que te ganen con injusticias.

Los primeros minutos fueron de un ritmo impresionante por parte de los dos equipos y con bastante atasco en el centro del campo. Ellos no podían desplegar su juego y nosotros recuperábamos, pero perdíamos rápido de nuevo. Que la Real estará en mejor momento lo puedo aceptar, pero de nuevo lo único que tuvo que hacer para llevarse los 3 puntos fue esperar que nuestros jugadores cometieran algún error. Y no tardaron, y encima errores gruesos, y no uno ni dos, sino tres, lo cual es preocupante. Errores de los clamorosos los dos últimos, pero el primero tampoco se queda corto. Algunos comentan que la culpa fue de De Marcos, con lo que no estoy para nada de acuerdo, ya que él hizo lo que había que hacer, perseguir al rival hasta la línea de fondo y, una vez que éste hace el pase atrás, salir rápido para intentar no habilitar al resto de delanteros. Y eso hizo, lo que ocurrió es que Vivían y Yeray dejaron solo «solisimo» a Sorloth, que con una suerte descomunal recibió un balón que le fue a él como podía haber ido a otro lado, y no estaba en fuera de juego porque Óscar estaba saliendo. Lío y gol. Se siguió jugando a lo mismo y, esta vez, Vesga se dejó robar un balón que Silva convirtió en asistencia a Kubo, que definió de cine, para poner el 2 a 0.

Y aquí comenzó el espectáculo del árbitro, no expulsando al japonés, a pesar de que se quitó la camiseta, lo cual supone tarjeta amarilla y, seguido, fue a celebrarlo con el público, con quién se abrazó, lo cual supone también tarjeta amarilla. Es decir, una solemne tontería, pero le debería haber expulsado el árbitro de turno, en este caso Cuadra Fernández. Minuto 25 y supongo que el partido hubiese cambiado. Por supuesto, no pasó nada, aparte de recibir una sola tarjeta. Los rojiblancos se metieron otra vez en el partido, gracias a una buena jugada y a una extraordinaria finalización de Oihan. Al descanso se llegó con 2 a 1.

El inicio del segundo tiempo siguió igual hasta que vino el regalo, esta vez de Nico, que presionado cedió al portero el balón sin mirar, pasándoselo a Kubo. Y de ahí al nuevo despropósito del árbitro que se inventó un penalti, de un forcejeo entre el goleador y Yeray. Y encima lo expulsó. Una VERGÜENZA, pero con todas las letras. Está claro que yo no soy imparcial y ni quiero serlo ya que esto que escribo es un comentario y pongo mis opiniones como hincha acérrima del Athletic. Lo sé. Con esto quiero decir que me puede cegar la pasión. Lo sé también. Pero, en este caso tengo razón, y no porque lo diga yo, sino porque lo ha dicho el CTA, es decir, el Comité Técnico de Árbitros. Y si alguien tiene alguna duda os pongo el enlace con la noticia aquí mismo, y no tenéis mas que clickar para leerlo. E incluso, para los escépticos, voy a copiar un extracto de la noticia: «Para el máximo estamento arbitral, en ningún momento de la acción existe un contacto lo suficientemente grave y manifiesto como para castigar con pena máxima una pugna de fútbol entre dos jugadores.

A CTA le sorprende especialmente la actuación del VAR dando por buena la señalización del mismo teniendo en cuenta las directrices impuestas por Medina Cantalejo antes del inicio de la presente temporada, en las que hacía referencia a este tipo de acciones, pidiendo al VAR que entrase a revisarlas en caso de no existir un contacto lo suficientemente relevante. Medié Jiménez, en la sala VOR de Las Rozas, decidió hacer caso omiso a dichas instrucciones y dar luz verde al lanzamiento»

Vamos desastre el árbitro, desastre el VAR, desastre la sala VOR, que de un plumazo se cargaron el encuentro, ya que un 3 a 1 y con un jugador menos, hizo imposible cualquier reacción para reverter la situación. De ahí mi enfado. La noticia dice que el máximo estamento arbitral habla incluso de sancionar tanto a Cuadra Fernández como a Medié Jiménez. Y ¡Qué tengamos que sufrir estos arbitrajes!

El Athletic va a recurrir la expulsión de Yeray, sería el colmo que no le quitasen la tarjeta, pero teniendo en cuenta que el siguiente rival en Liga es el Real Madrid, permitidme que dude. ¡Que vergüenza!

Y ahora paso a criticar al equipo por tirarse tantos tiros en el pie, regalándoles la victoria a los vecinos. Critico a Ernesto por seguir insistiendo con Iñaki Williams que lleva unos partidos seguidos HORROROSOS. El sábado hizo una auténtica demostración de cómo perder la mayoría de los balones que recibió. El fenomenal pase de su hermano lo remató de la peor manera posible, con el interior (¿para asegurar?) y chutando al cuerpo de Remiro. ¿No era más lógico utilizar el empeine? Sigue aumentando su récord de partidos consecutivos y está prácticamente todos los minutos en el campo. La media por partido son 84 minutos. Pero, si miramos la efectividad, su eficacia, brilla por su ausencia. ¿No le vendría bien descansar? ¿Tanto mal le haría pasar por el banquillo? Igual vuelve con hambre de gol y demostrando mejoría. No sé. Algo. ¿No se puede probar otra cosa, jugador, para ver si funciona? Se me ha acabado la paciencia. No pido que se le destierre, sino algo tan sencillo como pasar por el banquillo. Salir luego de refresco. No es para tanto.

Por último, ¿Valverde conoce las estadísticas de los partidos que se ganan sacando juntos a Dani García y a Mikel Vesga? No sé, digo que igual sería conveniente que les echase un vistazo para no insistir tanto en ello. Así como considero un error que no sacase de titular al mejor jugador del partido anterior, Oier Zárraga. Lo bordó y a pesar de eso al banquillo. Que queréis que os diga…. Me parece raro.

Y como esto no para, el miércoles viene el Espanyol en Copa. Y recuerdo, aunque no es necesario porque sé que lo sabéis, que nos ganó en Liga, tirando sólo una vez a puerta. Nada más que comentar. Así que Athletic con las orejas tiesas y a por ellos, que es la Copa y hay que pasar de eliminatoria. Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic incapaz de meter gol al Osasuna

Podría poner aquí el comentario que hice tras el partido contra el Betis y quizá no encontrásemos las diferencias.

No hay manera (Foto: Pablo Viñas)

Ayer el Athletic mereció ganar, por dominio, por control del juego, por acercamiento al área,… pero, curiosamente en el mismo encuentro que homenajeamos a Txetxu (muy bonito, por cierto), gran pasador, gran asistente,… nuestros jugadores se vuelven a empeñar en destrozar las jugadas, por una decisión última errónea, por acelere, por falta de pausa, o quizá, lo que es más preocupante, por falta de calidad. La calidad que tenía el gran Rojo, ya sabemos que es patrimonio de muy pocos, pero ayer no estuvo presente en San Mamés, de cara a puerta, u otra vez, en los últimos metros. Una pena porque los de delante esta semana nos han vuelto a sacar dos puntos más de ventaja. Es lo que hay. El poder acceder otra vez a la cuarta plaza desperdiciado.

El Osasuna se ha visto sorprendido por los rojiblancos y salvo, los quizá 6 o 7 primeros minutos, no ha dado noticias de su existencia en todo el primer tiempo. Han sufrido mucho, por la presión y la intensidad del equipo, y no han podido desplegar el juego que están haciendo este año. Mérito de los rojiblancos, claro. Casi 40 minutos estando de manera continua en el último cuarto del campo. El problema es que las jugadas, cuando robábamos el balón, llegaban hasta el borde del área y ahí se fundían los plomos. El buen portero rival, Aitor Fernández, solo ha tenido que hacer dos muy buena parada ante el tiro de Guruzeta y un pase atrás complicado. Nada más. Eso sí los ataques han sido continuos, y con sensación de peligro ininterrumpida. El problema es que las sensaciones no dan puntos. Los goles sí, y así es imposible. Txetxu, vuelve. Te echamos de menos.

El segundo tiempo, ya más espeso, seguramente, por la bajada de intensidad, ya que el ritmo del primer tiempo no hay equipo que lo aguante, o porque el árbitro ha cambiado de criterio, con respecto al primer tiempo, y ha pintado muchas más faltas, o porque los rojillos (ayer de blanco), empezaron a jugar algo más,… Sea por lo que fuere, el panorama cambió un poco. Pero de cara a meta se siguió parecido, por no decir igual. Fallos y más fallos. Algunos incomprensibles, como dos de los Williams. Iñaki, rematando un churro a puerta, cuando tenía a Nico solo a la derecha, y más tarde, este último, desperdiciando un caramelito de Muniain (que no jugó de titular), rematando fuera de manera increíble. No se pudo y no se pudo.

Otros nombres propios que hay que destacar. Unai Simón, con una gran intervención, al final, nos libró de que el partido fuese un calco del que perdimos en casa contra el Espanyol, que con un único tiro a puerta nos levantó los 3 puntos. Ver para creer pero… Gracias Unai. ¡Grande!

Oier Zárraga, seguramente, tuvo ayer su mejor actuación en el primer equipo. Dos partidos solo de titular en Liga y alcanza su mejor nivel hasta ahora. ¡Que siga! Pena que tuvo el punto de mira desviado, ya que sus tiros salieron todos muy lejos. No importa, a la siguiente entrarán. Si mal no recuerdo, tiró hasta 4 veces a puerta. Él tuvo mucha «culpa» de que el dominio del primer tiempo fuese tan claro del Athletic. Recuperó muchos balones, se ofreció y chutó. Por supuesto, ayudado por Vesga, que también estuvo bien, aunque no tanto como Oier.

Los centrales espectaculares, Dani y Yeray o Yeray y Dani. Se complementan genial y si alguno falla, ahí está el otro para solucionarlo. Pero pocos fallos cometieron. Además Yeray estuvo bastante bien con el desplazamiento en largo. A seguir así. Difícil lo tiene Íñigo. Muy difícil.

Casi se me olvida Óscar De Marcos, y tal y como estuvo no es para olvidar. Gran derroche el suyo.

Para acabar, poco consuelo queda por la pérdida de los dos puntos, pero al equipo lo único que se le puede echar en cara, es la falta de «finura». Algo que ya dije el otro día y un amigo me tomó el pelo, pero es la forma que se me ocurre para definirlo. Se matan a trabajar, van a por todos los partidos desde el minuto 1 al 90 y más, tiene la portería en mente, van a tope a por ella,…. Va a estar difícil entrar en puestos europeos porque hay más equipo y porque ayer, por ejemplo, el mismo Osasuna nos demostró que no son mancos, ni cojos, y que también están ahí por algo. Y lo que es peor, no solo ellos. De momento la semana que viene, tenemos que ir a visitar a los vecinos, que nos sacan seis puntos, y van a intentar dejarnos a nueve. Va a ser muy complicado porque lo están haciendo bien, pero nosotros también, y ganarnos es labor ardua, así que sin miedos… ¡a por la Real! Y…

¡Aúpa Athletic!

Buen punto en el Villamarín

El Betis y el Athletic ayer demostraron que son dos buenos equipos que van a luchar a lo largo de todo el campeonato por conseguir un puesto europeo. O eso me pareció a mí. Así, como que para un espectador imparcial tuvo que ser un partido muy entretenido, por lo abierto que estaba, porque daba de la sensación de que podía ganar tanto uno como otro equipo y porque ambos fueron a por los 3 puntos. No sé especuló desde ningún bando.

El mejor Unai Simón (Foto AFP/EFE)

De todos es sabido que el campo del Betis se nos da muy mal. Y quizá por ello, y quizá porque visto que las dos anteriores salidas del equipo fueron bastante flojas, Valverde optó por un centro del campo más correoso de lo que nos tiene acostumbrados. De hecho, si mal no recuerdo es la primera vez que alinea de inicio a Vesga y a Dani García juntos. Y no le salió mal. Dieron consistencia al centro del campo y los verdiblancos no pudieron desarrollar el juego que ellos acostumbran. No estuvieron cómodos y dieron más oportunidades a los nuestros de desplegar su juego. Todo el partido fue una alternancia de dominio de los dos equipos. Ninguno se impuso, pero tampoco ninguno sufrió más que el otro. El empate lo veo justo, aunque de haber habido algún ganador, quizá por oportunidades debería haber sido el Betis. Pero… para algo tenemos a Unai Simón, que sin hacer paradas de escándalo, sí que tuvo que detener por lo menos 5 balones que fueron a puerta. Los nuestros no contabilizaron tiros a puerta, no porque no hubiese llegadas, sino porque en la última decisión volvimos a estar bastante desacertados. Faltó finura final. Y ya van unas cuantas veces pero… Es lo que hay. El portero de ellos estuvo, de hecho, de adorno. No paró ninguna. Pero oportunidades (o acercamientos peligrosos) sí que hubo, dos tiros de Yuri, uno de Sancet, un pase de Iñaki Williams, un tiro de Dani García, otro pase de Yuri, una tijera de Raúl García, un intento de remate con el cuerpo de Nico,… Pero faltó un poco de pericia en los pases y en los metros finales,…

A pesar de ello, el partido estuvo bien, sobre todo porque el rival está ahí arriba, con nosotros en puestos europeos, y porque está jugando a un muy buen nivel. Pero este Athletic, es cada vez más solvente. Es complicado ganarle. La presión alta que intenta desarrollar en todos los encuentros ahoga a veces a los contrarios y les complica mucho el juego. Junto a esto, ayer se volvió a dejar la portería a cero, otro de los puntales del equipo. Defienden todos, o casi todos. Eso sí, ayer hubo algún error de bulto, como el de Berchiche en el primer tiempo, que Simón solucionó bien. Sobre Yuri he de decir, que a pesar del mencionado error y de otro que Luiz Henrique le dejó un poco en evidencia, le vi bastante mejor que antes del parón. Y espero que esa mejoría continúe porque le necesitamos en su mejor versión.

También tengo que hablar de la otra sorpresa del partido, el que no jugase Iñigo Martínez. Vivían tuvo un falló en el descuento que solucionó haciendo falta de tarjeta, pero lo demás le vi muy acertado. Y Yeray está a un gran nivel. Vamos,… que Dani y Yeray pueden ser los titulares sin problemas porque lo están haciendo fenomenal. La duda es si estaba lesionado Íñigo. Al acabar el partido Ernesto dijo que tenía algunas molestias pero que estaba para poder jugar. Así que supongo que fue decisión técnica. En lo que ha jugado en esta Liga, no es ni de lejos el jugador de enorme nivel del año pasado. ¿Por qué? Ni idea, aunque supongo que la situación contractual algo tendrá que ver. También tuvo una lesión al principio de temporada,… Todo influirá. Pero que no es el mismo, es evidente. Ni para nosotros ni para Luis Enrique que no le llevó al Mundial. No sabemos si va a renovar, pero si no lo va a hacer, si pueden que lo vendan, y si no, directamente que no juegue, sobre todo porque Vivían lo está haciendo muy bien. Pero también digo, que ¡ojalá renueve! Aunque no por la millonada que dicen ha pedido. Por ese dinero ni hablar.

Por último, comentar que me pareció penalti el pisotón que le meten a Oihan justo sobre la línea del área grande. ¿Dónde estaba el VAR?

Y el siguiente partido, cambiamos de competición, el 5 de enero, de Copa, contra el Eldense. Sin confianzas, ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

Guruzeta y 10 más, ganan al Valladolid

Dormimos y amanecemos en puestos de Champions tras el triunfo de ayer por 3 a 0, contra el Valladolid, en La Catedral.

Grande (Foto: Pablo Viñas)

Guruzeta se quedó muy a gusto volviendo a meter dos goles. Su segundo doblete, en su primer año en Primera división (primero con continuidad porque ya estuvo en la 18/19, aunque acabo bajando al filial), y lo que es más importante, a pesar de llevar solo 200 minutos jugados. Si la semana pasada con su gol ya se puso en los terroríficos números de marcar cada 44 minutos un bacalao, con los dos de ayer ha dejado el registro en uno cada 39 minutos. Ahí es nada. Ernesto, ¿estás escuchando? Toma nota. Ayer fue su primera titularidad. Y tiene los mejores números de todas las ligas europeas. Jugó como delantero centro. Algunos que le han visto más, dicen que él funciona mejor, sobre todo de segundo punta. Igual tienen razón. No lo sé. Pero lo que es indudable es que tiene gol. Y teniendo en cuenta la cantidad de oportunidades que tenemos que hacer para meter, estaría bien que Txingurri le utilizase más, de aquí en adelante. ¿Por qué? Pues no hay más que ver los minutos que ha jugado, mucho trabajo no es, porque solo son 200, y a partir de ahí, echar cuentas. Ayer en el primer gol ya demostró que lo suyo no es casualidad. Inició él la jugada de ataque dejándole el balón de cabeza a Sancet, demostrando inteligencia, y tras ello fue hacia zona de remate. De mientras, Oihan abrió para Williams, que vio a Gorka pidiendo el balón en el área, y se lo pasó. De primeras chutó con la izquierda, tiro de gol, pero Masip se lució. El mismo Gorka, cogió el rechace y con la derecha elevó por encima del portero. Dos tiros seguidos, los dos entre los 3 palos y cada uno con una pierna distinta. No hay nada más que decir, señoría. En este caso, no hay más que decir, Ernesto. Bueno sí, por si fuera poco, en el segundo tiempo se saca de la chistera otro gol, dificilísimo, teniendo a dos defensores encima, estando escorado y cruzando lejos del alcance del buen portero catalán. Como las comparaciones son odiosas no las voy a hacer, pero espero que siga jugando con más asiduidad. La pregunta es, si Ernesto será capaz de hacerlo. Con Villalibre no lo ha hecho, a pesar de ser el que más goles metió en pretemporada, no le da casi bola. Aunque, ayer le dio 15 minutos, en los que se dejó ver, rematando de primeras un balón que salió por encima del larguero por muy poco. Por favor, Txingurri, que queremos jugar con delanteros centros, delanteros centro de verdad. Sácalos más.

Otro comentario dirigido al entrenador: No pasa nada por dejar a tus supuestos titulares en el banquillo. Es más, si no están bien, como es el caso de algunos, es mejor hacer eso, que que estén en el campo. Así, repartes minutos, tienes a más jugadores enchufados, nadie se apoltrona, y todos se dejan los cuernos por intentar jugar. El equipo lo agradece, como ayer. Otro ejemplo es Vivían. Íñigo es buenísimo, pero es evidente que este año no está a su nivel, ni de lejos. Y tenemos a Dani, que es muy fiable y que cumple o incluso más que cumple, cuando juega. Encima, ayer metió su primer gol de esta temporada. No pasa nada por dejar a Iñigo en el banquillo. Ni a Muniain, ni a Berenguer, ni a Yuri,… No pasa nada.

También quiero destacar a Oihan, volvió a jugar un muy buen partido, y a Vesga, que cortó, trabajó y aportó muchísimo.

Para acabar decir que aunque va a ser efímero, ¡qué bien sienta dormir en puestos tan altos! Terceros. Mientras dura, vida y dulzura. De todas formas, no se me olvida el petardazo de Girona, y visto esto, me cabrea aún más, pero… Es lo que hay… Ahora parón de Liga hasta el 30 de diciembre o el 2 de Enero, pero tenemos la Copa, el próximo domingo. Super importante, en la que no nos podemos relajar ni medio segundo porque si te relajas te pintan la cara, así que… ¡A por el Alzira! Y…

¡Aúpa Athletic!