Gran derbi del Athletic

Así sí Athletic. Así sí.

Raúl en estado puro (Foto: Marca)

Así se juega un derbi. Saliendo a comerte a los rivales a los que no les dejas ni respirar y mucho menos sacar el balón con un poquito de criterio. Asfixiados pasaron los blanquiazules todo el primer tiempo. La Real era un muñeco ante los rojiblancos. Y esto que estoy diciendo se puede ver claramente demostrado en las estadísticas. 10 tiros del Athletic frente a ninguno de la Real. Ahí es nada. La Real parecía una mera comparsa que se tenía que limitar a conseguir un penalti inventado por el árbitro de turno, que pitan facilísimo siempre en nuestra contra, pero que esta vez el VAR echó por tierra. Falta fuera del área. Y seguido otra parada del VAR para ver si es penalti una posible mano de Íñigo Córdoba. ¿Por qué revisan esa jugada y no revisaron la semana pasada la mano en el área del Getafe? Vaya usted a saber.

La Real no hizo más y nosotros sí. dos goles como dos soles. Un Capa en estado de gracia que, de nuevo en un saque de banda, tras una internada, pone un perfecto balón que Iñaki se limita a empujar a la red. Y Raúl García, que no quiere que Aduriz sea el único que hace maravillosos goles, se inventa un tiro medio vaselina desde el borde del área, que es una pasada. Un grande, Raúl es un grande.

Y en el segundo tiempo, aunque los rojiblancos no pudieron mantener el ritmo de la primera parte, no sufrieron tampoco mucho ya que la Real su primer tiro a puerta lo hizo en el minuto 83 y el segundo, en el minuto 97. Nada más. Bueno, entre medio hubo un gol anulado por claro fuera de juego. El Athletic tuvo más oportunidades que la Real también en este segundo tiempo, con otros cinco tiros a puerta. Pena, que alguna de las jugadas no estuviesen bien finalizadas porque les podían haber caído unos cuantos goles más. Pero tampoco hay que pasarse. Un dos a cero está fenomenal. Sobre todo porque leyendo la prensa donostiarra esta semana pasada parecía que el partido lo tenían ganado ellos sin jugar, por la enorme calidad de sus jugadores, que… nuestros jugadores, con un buen partido, no les han dejado demostrar. Calidad que sí hemos visto en Capa, Yuri, Dani y Raúl García, que han estado inmensos los cuatro.

Bien Athletic, muy bien. Y ahora llegamos al parón plenos de moral, que siempre viene bien.

¡Aúpa Athletic!

Mateu,… ¡¡¡jubílate, por favor!!!

Cada vez que escucho que un partido del Athletic va a ser arbitrado por Mateu Lahoz, como diría el gran Forges, se me abren las carnes.

Mateu, protagonista (Foto: Pere Punti)

Las estadísticas que tenemos con este colegiado son aterradoras. En 30 partidos de Liga 20 derrotas, más del 66%, y sólo 6 victorias, el 20%. Un desastre se mire por donde se mire. Y cada año que pasa, aunque parezca imposible, las estadísticas se van empeorando.

Contra el Getafe el sábado, como es normal y era previsible, nos volvió a perjudicar. Son tantos los detalles que es descarado.

Nada más comenzar el partido le sacó una tarjeta amarilla a Capa, que si bien es tarjeta porque es un agarrón, la jugada viene precedida de un agarrón inicial de Cucurella, que por supuesto no pitó. En un par de jugadas dudosas sobre si eran córner o saque de puerta, él no dudó en ningún momento. Como era en el área del Athletic, por supuesto decretó córner. Y la jugada que fue en el área del Getafe, por supuesto designó saque de puerta. Sin dudarlo. Claro, luego ves las repeticiones y, casualidad, son al revés.

Al final del primer tiempo los jugadores del Athletic pidieron penalti por mano. Lahoz, no dudó. Ni siquiera consultó con el VAR. Mateu nunca duda con nosotros. De nuevo, las repeticiones demuestraron que el remate de cabeza de Unai Núñez que va hacia puerta es cortado por el brazo del defensor que está totalmente separado del cuerpo. Si hubiese sido en el área contraria, sin duda, hubiese consultado con la sala de máquinas , y hubiese sido penalti, pero en el área del Getafe no, ¿para qué va a consultar?… déjate… no vaya a tener que pitar penalti a nuestro favor y le salga un sarpullido…

En el segundo tiempo tras un salto Williams queda doliéndose en el suelo, Mateo pasa por al lado de él, le mira, pero no detiene el partido porque el que estaba atacando era el equipo contrario. Cuando se detiene el juego no pasa absolutamente nada. La repetición nos muestra como el jugador azulón, después de saltar, en el aire, mete una coz en las costillas a Iñaki. El VAR no lo revisa, o si lo revisa, le da igual. Os recuerdo que el año pasado en un partido nuestro el VAR revisó una jugada que el árbitro no había visto y sacaron una tarjeta amarilla a Unai Núñez. El sábado tuvo que ser roja, pero, ¡qué va!… no se quiso sacar.

Seguro que se me está olvidando alguna jugada, pero lo dejo ya. Esto es para demostrar que lo de este árbitro con el Athletic no es casualidad. NO. NO ES CASUALIDAD. IMPOSIBLE

Así que, si el año pasado una de las mayores alegrías de toda la liga y para TODOS los aficionados rojiblancos fue la jubilación de Undiano Mallenco (otro árbitro absolutamente nefasto para nuestros intereses), ahora rogamos, todos juntos… por favor, Mateu,… POR FAVOR ¡¡JUBÍLATE YA!!

Final para el Athletic

No es una final de Copa pero sí que es muy importante.

A darlo todo (Foto: Athletic)

El Athletic se la juega en el Pizjuán. El último partido de liga ha querido ser en uno de los estadios que no es precisamente de los más favorable a los intereses rojiblancos, por no decir que se nos suele dar fatal, pero es lo que hay. El no haber hecho los deberes antes, contra el Getafe, o contra el Alavés… han hecho que los rivales que nos siguen tengan todavía posibilidades de alcanzarnos (están los dos a tres puntos), e incluso de rebasarnos, ya que tanto el Espanyol como la Real Sociedad, con respecto a nosotros tienen el golaverage a favor, y encima, la casualidad ha hecho que se enfrentan entre ellos. Eso sí tenemos la ventaja de que dependemos de nosotros mismos. Si ganamos o empatamos no nos importa lo que hagan los de detrás.

A pesar de ello, miedo me da, no sólo porque en la ecuación también entra el Sevilla, que si nos gana podría ir a Champions, sino porque a veces los míos me hacen desconfiar. No penséis mal. No me refiero a que no quieran ir a la UEFA. No. Estoy segura de que quieren aunque haya 3 previas. De lo que no me fío es de qué partido van a jugar. No sé si van a dar la de cal o la de arena y me da un poco de miedo.

Todos tienen que estar a tope porque el Sevilla de Caparrós no nos lo va a poner nada fácil, aunque últimamente no es que estén muy finos, pero… A ver si Raúl García está tan acertado como el otro día, y bueno como lo ha estado todo el año, y a ver si sus compañeros le acompañan haciendo un partido de gran nivel. Sobre el famoso «biscotto», del que tamto se está hablando esta semana, estoy segura de que no se va a dar. Otra cosa es que se empate, pero sin acuerdos… El Athletic tiene que ir a ganar para clasificarse directamente a la UEFA sin previas… que luego se empata… y hay 3 previas… pues bien venidas sean. La cosa es llegar a Europa, sea como sea.

¡A por el Sevilla! Y…

¡Aúpa Athletic!

Triunfo soporífero del Athletic en Butarque

«Clasificación, amigo» que diría el bueno de Caparrós.

Reaparición de Rico (Foto: EFE)

El Athletic ha conseguido traerse los tres puntos en su enfrentamiento con el Leganés en Madrid, en un campo en el que en esta Liga todavía no había ganado ninguno de los seis primeros clasificados. Por algo será y está claro que Garitano lo sabía, por eso cementó todavía más de lo normal el equipo, poniendo una defensa de tres centrales. Visto el resultado como si llega a poner ocho. Tres puntos como tres soles, que nos acercan al objetivo. Eso sí, jugar, jugar, lo que se dice jugar al fútbol, no es que se hiciese mucho. Me da igual porque el partido fue muy parecido al que jugamos contra el Getafe y de allí volvimos con cara de tontos porque los también madrileños, sin hacer prácticamente nada, se llevaron los tres puntos. Pues esta vez nos ha tocado a nosotros.

Y venimos con los tres puntos curiosamente gracias a un golazo de cabeza de En-Nesyri, el delantero centro del Leganés, que estoy convencida que se confundió de portería, porque lo hizo todo perfecto: desmarque, salto, giro de cabeza y balón a la escuadra. Golazo. Pero… en su propia puerta. Inexplicable. Se tuvo que confundir. El remate fue tras saque se córner de Lekue, que no era el primero que ponía y muy bien los dos. El anterior lo remató Íñigo Martínez pero al centro de la portería.

A destacar, por novedad, la reaparición de Mikel Rico en detrimento de Beñat que ni siquiera estaba en el banquillo. Enorme trabajo del de Arrigorriaga, pero destruyendo, no creando. También lo tenía difícil para crear porque los balones le pasaban por encima de la cabeza, ya que el juego de su equipo, fundamentalmente era en largo. Bueno juego, juego no. Lo que hacían, fuese lo que fuese, era en largo. Pero insisto, en que me da igual, porque nos hemos venido con los tres puntos.

Aduriz jugó casi todo el partido aunque estaba pidiendo el cambio a gritos. ¿Igual hubiese sido mejor partido para Kodro? Da igual, hecho está. ¡Como para ponerle pegas a Garitano! ¡Chapeau el trabajo que está haciendo!

Y ahora el sábado contra el Alavés, al que también hay que ganar, con juego, sin juego, con gol de Abelardo en propia o como sea pero… todo sea por el objetivo. Y encima, es que los resultados de los rivales directos están acompañando. ¡A por el Alavés! Y…

¡Aúpa Athletic!

Triste Athletic en Getafe

A pesar de lo poco que ha hecho el Getafe esta tarde en el Coliseum se ha llevado los tres puntos.

Pena la lesión de Ibai (Foto: EFE)

Pero podemos decir que el Athletic ha hecho todavía menos.

La puesta en escena de los rojiblancos ha sido buena, dominando en los primeros minutos gracias al trabajo de la banda derecha y, sobre todo, a los balones puestos al área por Ibai Gómez. Una pena su lesión porque ha tenido que ser sustituido por Susaeta y ha dado la sensación de que a partir de ese momento el equipo ya no funcionaba. Markel muy muy flojo. Visto su partido se entiende que Garitano cuente poco con él. El Getafe tampoco estaba muy creador. Sólo ha habido una jugada de peligro en todo este primer tiempo. Un balón que le queda franco a Córdoba pero que su remate sale flojo y al centro.

En el segundo tiempo el que ha dado el pasito hacia adelante ha sido en Getafe que ha empezado a dominar el partido. Mata ha tenido una clara que ha salido lamiendo el poste. Y a falta de 10 minutos Ángel, que había salido del banquillo, se ha encargado de finiquitar el encuentro ganándole la espalda a Yeray y chutando fuera del alcance de Herrerín.

Garitano ha intentado a la desesperada sacar a Aduriz, pero el equipo no es capaz de ponerle ni un solo balón en los minutos que ha estado en el campo. La única buena noticia del choque, de hecho, ha sido la reaparición de Aritz.

En definitiva, un pobre Athletic ha desperdiciado en Getafe una preciosa oportunidad de acercarse a los puestos Champions. Desde luego, para meterse ahí arriba hay que hacer más, mucho más, que lo demostrado hoy por el equipo. Así que a ponerse las pilas para que el próximo fin de semana volvamos a conseguir los tres puntos contra el Rayo, que vendrá a San Mamés con el agua al cuello y a darlo todo.

¡A por el Rayo! Y…

¡Aúpa Athletic!