Triste final de Liga del Athletic

Han pasado 4 días desde que el Athletic perdió contra el Granada de esa forma tan lamentable.

Uno de los 4 goles encajados (Foto: Athletic club)

He dejado pasar el tiempo para ver si se me pasaba un poco el enfado e intentar escribir con un poco más de tranquilidad, pero no os creáis que lo he conseguido. Cuando el partido es así de horrible te queda una sensación de pesimismo grande. Además, como no tienes otro partido detrás al que agarrarte, este mal cuerpo se nos va a alargar todo el verano. Buf… ¡Qué mal rollo!

Pero, ahora también es momento de hacer balance de la temporada, o mejor de la Liga (la Copa queda inconclusa), intentando olvidarme de los dos últimos varapalos porque si no hago eso, es probable que lo vea todo súper negro. Lo primero que me viene a la mente es que este final de temporada me recuerda mucho al del año pasado, cuando también se nos escapó la Europa League en el último suspiro, cuando el conseguirla podía haber estado en nuestra mano. Lo de Granada entraba dentro de lo probable, pero contra el Leganés… Eso ya es de peor digestión. Lo podían haber conseguido pero… Ese pero es el que nos ha matado. El otro día en una tertulia de radio Popular me decían que el Athletic no había merecido ir a Europa. Yo lo discutí y lo sigo discutiendo. ¿Merecer? En los merecimientos entran muchas cosas en juego. Una de ellas y la más importante, el juego. Y quizá por juego no hayamos merecido, por juego vistoso digo, porque somos bastante aburridos jugando. Aburrimos al contrario y al público. En general los rivales no nos quieren ni ver porque somos muy pesados. El típico juego correoso, muy sólido en defensa, pero poco creativo, que ha sacado chispas de los pocos goles metidos, 41, gracias a que encajábamos muy pocos, de hecho en este siglo es el año que menos goles nos han metido en Liga, 38. Vuelvo al juego, ¿divertido? No, ¿práctico? Sí. Y con este juego hemos estado a punto de conseguir nuestro objetivo, y quizá, digo quizá, al final no lo hemos logrado por los horrorosos arbitrajes y por el VAR que nos ha masacrado durante toda la vuelta del confinamiento. Nos han quitado bastantes puntos. Y no nos han dado ninguno. Barcelona, Madrid, Sevilla, Leganés,… Muchos errores, muy seguidos, y errores de bulto. De los escandalosos. No es excusa. Lo sé. Pero… Es un hecho que no se puede negar. Así que el merecimiento vamos a dejarlo, porque igual sí merecíamos.

Sobre los jugadores, la portería ha estado perfectamente cubierta, y Unai Simón se ha puesto en el escaparate de tal manera que miedo nos da pensar que pueda venir algún equipo con el taco a por él. Ha sido muy regular y gracias a sus paradas y a sus paradones nos ha dado bastantes puntos. Iago es un portero que siempre me ha gustado y, este año, también ha participado en que hayamos llegado a la final de Copa. En la vuelta a la competición ha dado la sensación que estaba con algún kilo de más, pero los 6 goles que le han metido en los dos últimos partidos, por la expulsión de Unai, ninguno ha sido culpa suya, le dejaron bastante vendido en todos. Habrá sido un año difícil para él porque ha vuelto a ser suplente. El estado de forma de Unai pocas opciones le ha dado y parece que quiere salir para poder ser titular en otro equipo. Y estoy convencida que tiene sitio en muchos equipos de Primera, así que si se va y no cumple el año que le queda de contrato, le deseo que tenga la mejor de las suertes porque aquí lo ha dado todo. Y si se queda la portería tenemos bien cubierta.

La defensa, también como la portería, ha estado muy bien cubierta. Íñigo y Yuri, sobresaliendo sobre el resto y Capa también muy bien. Yeray también bien, pero más terrenal, igual que Núñez. Balenciaga y De Marcos han jugado poquísimo, el primero por decisión técnica y el segundo por las lesiones. Eso sí, los últimos partidos que han jugado lo han hecho bien, y han, más que cumplido.

Aquí ya es donde empiezan los problemas. En el centro del campo. El que más me ha gustado ha sido Unai López, pero tenía normalmente el cambio programado para el minuto 70… ¿?¿? Me hubiese gustado verlo más tiempo en más, muchos más partidos. Ha dado un paso hacia adelante, y espero que sea para consolidarse. Dani García es un seguro defensivo pero le falla la creación, necesita al lado alguien más creativo. Con Unai le he visto mejor que con Mikel Vesga. De este último decir que también ha sido su año por todos los minutos que ha jugado, para mí con claroscuros. Debe dar más. A San José lo ha utilizado con cuentagotas y a Beñat nada… así que de ellos no puedo decir más que, que tengan mucha suerte allá donde vayan. Córdoba empezó jugándolo todo pero sin tener gran acierto y siendo discutido, hasta que desapareció de las alineaciones, para volver a aparecer bastante más tarde, pero volviendo a aportar más de lo que lo hizo inicialmente. Diría que le vino bien el banquillo porque mejoró considerablemente. De todas formas, también le pido que dé otro paso más y hacia delante. Trabaja muchísimo en labores defensivas ayudándole a Yuri, pero debe crear más y ser más resolutivo cara a puerta o dando asistencias a los compañeros. A ver si el año que viene es su año. Raúl García, quizá el mejor. Un seguro, que siempre está, acompaña, aprieta, contagia, trabaja, incansable y encima reconvertido a delantero centro ha conseguido la friolera de 15 goles. Nuestro crack particular. A falta de Aduriz, al que nos han «robado» las lesiones, hemos tenido al navarro veterano que con sus goles y trabajo nos ha dado un montón de puntos. De Aritz no me olvido que nos dio el momentazo del año con su maravilloso gol al Barça. Éxtasis futbolístico en La Catedral esta temporada.

Capítulo aparte merecen Muniain y Williams. Dos de los jugadores a los que más hay que pedir, y de los que este año pocas noticias hemos tenido cara a gol. 5 y 6 goles son poquísimos para las posiciones en que juegan. Y en el caso de Williams, además ha estado muy fallón, no solo de cara a puerta, también en los últimos pases,… Su velocidad es endiablada y no da la sensación de que el equipo esté utilizando esa cualidad a su favor. En muchos partidos se le tiran balones altos, pedradas que no consigue bajar ni controlar. Ya sabemos que lo suyo no es el juego por alto, lo que no entiendo es si todos sabemos esto por qué el equipo se empeña en tirarle esos melones. ¿No sería mejor jugarle por bajo, a los espacios, aprovechando su velocidad? ¿Por qué no se hace? Pues vaya usted a saber, yo desde luego no lo sé. También le quiero pedir a Iñaki que trabaje un poco más el no destrozar las segundas jugadas, porque muchas veces sale del ataque, al trote, quedándose en fuera de juego. Así mismo, el que no entre antes de tiempo, que mida los tiempos, para evitar el mismo error del fuera de juego. Y, por supuesto, a sus compañeros que los balones le tienen que llegar por abajo… no globos aerostáticos imposibles de controlar (salvo para Raúl y Aritz). Conclusión, que Iñaki nos tiene que dar mucho más. E Iker también. Ganas le ponen los dos para exportar pero las ganas no son suficientes. ¡Ah! y a Garitano decirle que no pasa nada si alguna vez son suplentes. Hay veces que las suplencias hacen que los jugadores no se acomoden y espabilen.

Sancet ha hecho su irrupción en la plantilla y espero que para quedarse porque ha dejado muy buenas sensaciones. Pero claro si se queda que sea porque le dan, no solo minutos, sino también partidos enteros. Yo le hubiese utilizado más, mucho más.

Asier Villalibre para mí también la buena sorpresa del año. Eso sí, ha sido una pena, que Garitano le ha utilizado muy poco. Yo también lo hubiese utilizado muchísimo más, dándole más titularidades. A pesar de jugar muy pocos minutos ha conseguido meter entre Liga y Copa 5 goles. Muy bien.

Sobre Ibai decir que no he entendido lo que ha ocurrido con él. Es un jugador que tiene muy buen golpeó con ambas piernas, se atreve, tira a puerta y encima el balón parado es su fuerte. Una pena lo poco que lo ha utilizado el entrenador.

Kodro y Larra también minutos residuales, así que poco puedo decir de ellos.

Para acabar mi comentario sobre los jugadores decir, que 8 de ellos han sido los que han acaparado la mayor parte de los minutos, mientras otro buen montón casi no han participado. Esto ha hecho que los que han jugado tanto hayan acabado muertos mucha parte de los últimos partidos. Quizá por ello no hayamos conseguido el objetivo. Esto es algo que hay que poner en el debe del entrenador, del que voy a hablar ahora.

Garitano ha sido el director de todo esto. Ha conseguido un equipo correoso y difícil, pero no ha logrado dar con la tecla del centro del campo y de la delantera. A veces ha sido previsible en los planteamientos (si hubiesen funcionado hubiese estado genial, pero no siempre ha sido así) y muy lento en las correcciones tácticas a lo largo de los partidos. Los cambios algunas veces parece que le molestan, como si no quisiese hacerlos, y al final los hace tarde y mal. En muchos partidos no los ha agotado, así qué después de la vuelta del confinamiento cuando los cambios eran cinco el problema se le ha agudizado… Los ha seguido sin agotar, o realizándolos tardísimo, cuando muchas veces nuestros jugadores estaban literalmente muertos. Para mí esto ha sido algo muy difícil de entender. Y el año que viene parece que lo de los cinco cambios va a seguir, así que, por favor, Gaizki,… que esto debería ser una ventaja, no una carga. Otro problema que le he visto añadido ha sido el ser poco valiente a la hora de sacar a los chavales jóvenes. o a la hora de sustituir a algunos jugadores intocables, a pesar de que no estaban bien. ¿Tan difícil es dejar a algún titular en el banquillo? Parece que sí. Y ¿Apostar por la cantera? Parece que también. Pues teniendo en cuenta que somos un equipo de cantera espero que el año que viene sea valiente y opte por utilizar a los Vencedor, Sancet, Villalibre,… o a los que se opte que se queden en el equipo. Que se queden para jugar, no para estar en plantilla sin más. Gaizka va a seguir un año más, a pesar de que muchos quisieran que no siguiese. Supongo que el año se lo ha ganado porque ha llevado al equipo a la final de Copa. Espero que este año le haya dado más experiencia y que, para el próximo, solucione las cosas que no ha hecho bien. Que siga haciendo lo bueno y que mejore lo demás. Jejeje… ¡Qué fácil decirlo! Pero… Tienes trabajo, Gaizka. De ti depende y por supuesto, ¡ánimo! Todos deseamos que lo hagas genial. Sobre la Copa, pena que no la hayamos jugado ya, porque nos podía haber dado el pasaporte a Europa y ahora podríamos evaluar la temporada completa. Así es difícil hacerlo. Trabajo para el año que viene, Gaizki,… Nos tienes que regalar la Copa. A trabajar para conseguirlo desde ya, planificando bajas, incorporaciones, tiempos,… para que el año que viene sea mejor que éste.

Y, por supuesto,…

¡Aúpa Athletic!

Semana fantástica del Athletic

Dos victorias y el pase a la final de Copa en 7 días. No se puede pedir más. Bueno sí… pero estamos encantados con lo que supone lo obtenido.

Alegría desbordada (Foto: Pablo Viñas)

Ayer conseguimos la segunda victoria a domicilio en Liga de la temporada. Encima se logró con un marcador llamativo. 1 a 4. De este modo hemos firmado una semana pletórica. Dos triunfos seguidos en Liga, después de llevar 10 jornadas sin ganar, y la clasificación para la final de Copa. Ahí es nada. Curiosamente, este último triunfo, si alguien no ha visto el partido se puede pensar que fue un paseo militar y nada más lejos de la realidad. El Athletic fue enormemente efectivo, cosa que no ha sido en toda la temporada. Tuvo 7 oportunidades y metió 4 goles. Una barbaridad. Pero es que el Valladolid tuvo 14, y no estoy exagerando (las conté a la noche), y metió sólo 1. Vamos, que ver para creer. Ya era hora que les pasase a otros lo que nos lleva pasando en bastantes partidos de esta temporada. Yo soy resultadista así que acabe el partido muy contenta. Aunque eso no me impidió ver los múltiples problemas que tuvo el equipo a la hora de defender. Los rematadores del Valladolid lo remataron absolutamente todo. Mal sí, pero todo. Lo cual no habla muy bien de los nuestros. Volvimos al sistema de 2 centrales, con Lekue como novedad. Y hay que decir, que de lateral sufre muchísimo. Muchísimo. Los centrales tampoco es que tuviesen su día, sobre todo por alto. El Valladolid remató de cabeza de todos los lados posibles y de todas las formas, aunque gracias a Dios, mal. Muy mal.

Otra de las novedades fue Unai López que para el minuto 3 ya hizo su primer gol con el Athletic, que no en la categoría, por medio de un saque de falta soberbio. Me alegro infinito por él. No tiene que estar siendo una temporada fácil. Parecía que iba a jugar más pero últimamente estaba olvidado por parte de Garitano. Fue sustituido pronto en el segundo tiempo, por la tarjeta que recibió y porque Gaizka consideró que necesitaba un poco más de músculo en el centro. Pero en líneas generales buen trabajo el suyo.

Córdoba volvió a salir de titular como contra el Villarreal, y está claro que no lo está desaprovechando. También sus minutos de Granada fueron muy buenos. Ayer junto con Dani García fue el mejor del equipo. Asistencia a Raúl García para el segundo gol y también, su primera diana esta temporada, para cerrar el marcador. ¡Enhorabuena! Sinceramente considero que el banquillo o las no convocatorias por las que ha pasado las semanas anteriores, le han hecho espabilar, y le han venido muy bien. O por lo menos, esa sensación tengo yo. ¡Que siga así! Sancet también estuvo bien, aunque con el cuerpo que tiene lo tiene que utilizar más y hacerse fuerte frente a los contrarios. A seguir trabajando. Bueno, como también tienen que seguir trabajando sus compañeros. Iñaki y Yeray igual necesitan descanso. Menos mal que ahora ya son semanas enteras para poder recuperar y preparar el siguiente de Liga, que va a ser muy difícil, porque el Atlético de Madrid del Cholo siempre lo es. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Madre mía, el Athletic a la final!

¡Estamos en la final de Copa!

¡Nos vamos a Sevilla!

¡Gracias, Yuri! (Foto: EFE)

He pensado que el título y el inicio de mi comentario tenían que ser éstos, y sobre todo, no hablar de fútbol, porque si lo hago igual me deprimo a pesar del subidón que tengo. Ha sido increíble. Y encima lo he visto en los Cármenes, in situ, pero pasando por todos los estados de ánimo que habréis pasado vosotros, seguro. Ilusión, nervios, apuros, tristeza, cabreo, alegría indescriptible, agobios horrorosos y por último, júbilo absoluto (sigo sin hablar de fútbol, prefiero). Nuestros jugadores son jugadores a los que mueve la fe, y aunque esté todo perdido e imposible, siguen luchando y siguen luchando hasta el segundo final. Fe. Fuerza. Confianza en ellos mismos. Ímpetu para resurgir, o incluso renacer, porque hoy, otra vez estábamos muertos. El periodista Ramón Orosa lo explica muy bien en su artículo del Deia titulado El cuarto milagro copero del Athletic, segundo de Yuri Berchiche, porque ha sido eso… sin quitarle una coma. Un milagro de difícil explicación, salvo por volver a constatar que nuestros rojiblancos son indestructibles. Estando como un boxeador sonado en la lona (así estábamos), se levantan y se vuelven a levantar, y son ellos, los que al final, y contra pronóstico, dan el último zarpazo… ¡Y qué zarpazo! Y en esta Copa ya llevamos unos cuantos. Hoy ha vuelto a ser Yuri. ¡Yuri de mi vida! Ha dicho él, que es el gol más importante de su carrera, hasta ahora… Quizá el 18 de abril haya otro. ¿Quién sabe? El gol que ha sido fabricado entre 3 jugadores. Vesga, con su maravillosa asistencia, pasando al hueco; hueco, que se ha hecho porque Córdoba (¡vaya bien los pocos minutos que ha jugado!) con su movimiento hacia adentro se ha llevado a los dos defensa de la zona; y Yuri… Que casi sin ángulo, pero con arrobas y arrobas de fe, mucha fe, ha chutado para que los chalados que estábamos en Granada (digo por el viaje que nos hemos cascado) estallásemos; para que los de Bilbao y toda Bizkaia, se muriesen de la emoción; para que los peñistas y no peñistas, seguidores de todos los rincones del planeta se volviesen locos; y para que los que están y se han ido para allá arriba, que últimamente han sido muchos, fuesen corriendo a dar las gracias a la Amatxu de Begoña, a San Mamés, a San Valentín de Berriotxoa,… Y seguro que me olvidó de alguno de los santos que han participado porque han tenido que ser muchos (¡qué me perdonen, que no quiero represalias y menos en la final!).

Y así… supongo que mis alumnos y compañeros del colegio Ikasbide, que ayer protagonizaron un precioso de video de ánimo previo al partido (Ikasbide Athleticekin), (merece la pena que lo veáis), podrán seguir con sus ánimos celebrándolo en las clases, aunque yo no esté. Eso sí, ya lo celebraré el lunes con ellos. Aunque igual alguno se sorprende de verme porque ya me han dicho que alguno piensa que he cogido el coronavirus y que estoy en cuarentena. Jejeje. Y sí, un poco enferma sí que estoy, pero por la enfermedad zurigorri, que afecta a tantos y tantos.

Aprovecho para mandar un abrazo enorme a todos los athleticzales, que se han alegrado conmigo, o sea, a todos.

Por cierto, enhorabuena también a la Real Sociedad, por su paso también a la final. Nos vemos en Sevilla. Una final vasca que igual va a escocer bastante a muchos pero…

Y ahora, podría decir que más que nunca, pero no… prefiero decir como siempre, … me despido como siempre, diciendo…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Perdonadme que siga escribiendo, pero cuando alguien expresa mejor que tú, en este caso que yo, lo que ha vivido, creo que hay que compartirlo. Y acabo de leer la siguiente reflexión, de un amigo malagueño, «Vamoaveee» (publicada en la página web aupaathletic.com), al que sólo he visto un día en mi vida, pero como ya os he dicho más veces, el Athletic tiene estás cosas maravillosas. Repito, de un amigo, que merece la pena también que leáis. Expresa lo que sintió anoche y siente con el Athletic. Coincidiréis en muchas cosas de las que dice. Un abrazo, Ozelito, desde esta distancia tan cercana.

Y otra vez…

¡Aúpa Athletic!

Toquero, agur al futbol de un grande

Un crack, Gaizka (Foto: Zaragoza)

Ayer amanecimos con la noticia de que Gaizka Toquero deja el fútbol, debido a una lesión que le ha tenido retirado por obligación todo el año y que no le va a permitir seguir jugando. Gaizka, nuestro Lehendakari, pero con mayúsculas. Otro de los futbolistas de los que se puede asegurar sin ninguna duda que ha sido un auténtico profesional. En Bilbao dejó una huella enorme y en mi caso más. Era, soy y seré de Toquero. Y no de esos que dicen que era muy trabajador pero que calidad técnica justita. De eso nada. Tècnica sí tenía, de hecho, pases en carrera y centrar con las dos piernas como él, últimamente, a pocos he visto en el Athletic. Trabajador hasta la extenuación. Jugase lo que jugase se mataba y se dejaba el alma. Y… a ver quién ha conseguido que se cante el «Ari, ari, ari, Toquero Lehendakari»… y no digo en Bilbao, sino en ZARAGOZA, SÍ, EN ZARAGOZA. Pues el bueno de Gaizka, al poco de llegar a la capital aragonesa, lo consiguió. ¡Los maños cantando en euskara! Tipico jugador que se ha hecho con el corazón de los aficionados allá donde ha ido.

Todavía le estoy viendo llevándose un balón, pasándoselo por la espalda y haciéndole al defensa un sombrero mientras se iba por la banda en la semifinal contra el Sevilla. O el tercer gol que metió en dicha semifinal de Copa, en el 2009. O cuando volvió a San Mamés jugando con el Alavés, y en una jugada se fue hasta el córner llevándose detrás a dos jugadores del Athletic, a los que dejó petroficados con un taconazo que dejó sólo a un compañero suyo en la esquina del área. ¿Que no era técnico? ¡Y un jamón! ¡Qué recuerdos!

Y permitidme que os cuente una anécdota relacionada con la final de Copa de Valencia y con Toquero. Anécdota que mis conocidos y amigos estarán hartos de escucharme, pero que nunca la he compartido por escrito.

Antes de la Final que acabo de mencionar, una vez que estábamos ya clasificados para jugarla, fui con mis alumnos de 5º de Primaria a visitar el Museo del Athletic. Los pobres tras escucharme las batallitas que les conté, que fueron muchas, salieron antes que yo del museo y la casualidad hizo que me encontrase con Gaizka (pena que ellos no le vieron). No soy muy de autógrafos pero le pedí uno para mis alumnos. Me lo firmó encantado, tal cual es. Y yo le deseé toda la suerte del mundo para la final. Cuando les di el autógrafo a mis alumnos les dije que Gaizka había dicho que si metía un gol en la final se iba a acordar de ellos. Puf… pues hete aquí, que eso fue precisamente lo que hizo en la final, meter un gol. Aquel gol que nos dio un poco de esperanza. Esa esperanza casi imposible de ganar a aquel inaccesible Barcelona, que efectivamente al final nos derrotó… Gol que os pongo en vídeo y que está narrado por el gran Jose Iragorri (aprovecho para homenajearle, a Hoss, porque ayer hicieron 5 años de su fallecimiento. Otro grande)

Pues bien… cuando volví de Valencia, en clase les pedí a mis alumnos que me contasen en una redacción cómo y dónde habían vivido la final del Athletic. La verdad es que no esperaba lo que leí… ¡madre mía lo que lloré corrigiendo esas redacciones! Prácticamente todos habían vivido la final con una emoción increíble y el gol de Gaizka lo contaban como lo más… un gol que era para ellos, de ellos, porque Gaizka se lo había dedicado… Increíble la alegría que sintieron, mezclada con la pena posterior. Ahora que lo pienso me da pena no haber guardado aquellas redacciones, aunque sigan en mi memoria. Eso sí, estoy totalmente segura, que por esa dedicatoria de Gaizka y por ese partido muchos de esos críos (si no lo eran ya) se convirtieron a la fe zurigorri. Así que Gaizka dejas el fútbol, pero que sepas que también dejaste huella en esos críos que soñaron por un momento que el Athletic iba a levantar esa Copa. No pudo ser, pero la emoción vivida junto a ti no nos la quita nadie, ni a ellos, ni a mí.

¡Gracias por todo Gaizka! Suerte en lo que te depare el futuro y otra vez, Mila esker! Y… para acabar como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Zorionak, Alaves!

Aunque este blog es sobre el Athletic no puedo evitar dar mi más sentida enhorabuena al Alavés por su clasificación para la final de Copa de este año.

Alavés a la final (Foto: As)
Alavés a la final (Foto: As)
Ayer en Mendizorroza jugó uno de los partidos más importantes de su historia y desde luego no defraudó a una afición entregada desde el minuto 0 hasta el 97.
Si me alegro muchísimo por el Alavés ni os quiero contar lo que me alegro por Ibai y por Toquero, exjugadores nuestros y dos Athleticzales hasta la médula, que no han podido seguir jugando en Bilbao pero que lo están haciendo francamente bien en Gazteiz. De hecho, ayer independientemente de que todo el Alavés estuvo genial, ellos dos lo hicieron quizá un poco mejor que el resto. Gaizka recuperó un montón de balones, en su línea de presión extenuante. Los minutos que estuvo en el campo lo dio todo y en una de sus recuperaciones Ibai estuvo a punto de marcar un gol. Otros cuatro tiros hizo el delantero de Santutxu, pero la gloria le correspondería a Edgar, que al poco de sustituir a Gaizka consiguió el gol definitivo.
En la otra parte de la balanza hay que situar al Celta, el cual hizo dos grandes partidos en la eliminatoria anterior para conseguir el paso a semifinales eliminando al Real Madrid. Pero lo que es ayer… no fue ni sombra de lo que es. Con un juego ramplón no consiguieron, sobre todo en el segundo tiempo, poner ni en un pequeño apuro a los babazorros. Tristes tienen que estar en Vigo por tenerlo tan cerca y por poner tan poco para conseguirlo. Quizá es que el Alavés no les permitió más pero… me parece que el Celta es mucho más equipo de lo que fue ayer y que lo lógico es que se estén rasgando las vestiduras, por lo poco que ofrecieron.
Por cierto, en la otra semifinal el Barcelona ganó al Atlético de Madrid, al que los árbitros le birlaron un gol legal. No creo que en Madrid estén muy contentos. Los culés ya pueden dar gracias a esa anulación… eso sí… los catalanes serán los que seguirán llorando… o pidiendo más ayudas. En fin…
Para acabar repito, Zorionak Alavés y aunque falta muchísimo, espero que les déis para el pelo al Barça en la Final. Y si ya empezáis este fin de semana en Liga, mejor que mejor. Zorionak!!