Sentimiento Athletic a flor de piel

Ha pasado ya un mes desde que el Athletic volvió a ser Campeón de Copa tras 40 largos años.

Imagen Athletic Club

Podría decir que a partir de ese momento he tenido el sentimiento Athletic a flor de piel, pero no sería sincera, ya que desde bastante antes estaba ahí, y no solo en mi caso, sino imagino en el caso de todos los Athleticzales. Os voy a poner un ejemplo que me parece ilustrativo. El día antes de vacaciones de Semana Santa, les pedí a mis alumnos que si querían podían participar en una actividad promovida por el Club: hacer un dibujo que se entregaría a los jugadores tras la final en la Cartuja, y que yo me encargaría de llevarlo al lugar indicado. Al llegar a casa y ver los dibujos que habían hecho no pude evitar emocionarme. E imagino que ellos al hacerlos les pasaría lo mismo, si no, no me parece posible hacer los dibujos que hicieron. De verdad, todos una maravilla. De hecho, fui incapaz de entregarlos sin más en el Club, e hice fotocopias en color, para tras la final darle a cada uno el suyo, por si lo querían guardar, e incluso para quedarme yo con copias. Ejemplos: en uno, le decían a Iñaki que era su ídolo, en otro, en relieve con plastilina, aparecía una garra de león y encima ponía que había que aplastar, antes del partido, para tener buena suerte. En otro, una cara de león con sombras rojas, blancas, que… madre mía, ¡qué maravilla! Varios con el escudo, con todo lujo de detalles. Los nombres de los jugadores al lado cada uno de un corazón. Otro dos, totalmente premonitorios, uno que decía: «Bilbotik Mundu osora, lehenengo geltokia, Sevilla» (De Bilbao al mundo, primera parada, Sevilla),… y otro recogiendo la Copa de Campeones. ¡Y tanto que premonitorios! Vamos… que empecé la Semana Santa, pensando que ¡qué maravilla sería para todos estos alumnos que el Athletic fuese campeón!

Todo lo vivido posteriormente ha sido una acumulación de sensaciones, sufrimientos, confraternización, alegrías, lloros, abrazos, sentimientos de todo tipo, muchos de ellos indescriptibles, que cada aficionado seguro los habrá pasado en distintos lugares geográficos. En mi caso, como ya os dije, en Sevilla. Un fin de semana, extraordinario en familia, que terminó de la mejor manera posible, siendo campeones.

A base de multitud de vídeos, hemos visto cómo se ha celebrado en un montón de lugares del mundo: Santiago de Chile, New York, California, México, Venezuela, Londres,…. por supuesto, Bilbao, multitud de municipios de Bizkaia, y un montón de provincias españolas. Un sentimiento compartido, que ha hecho que me emocione cada vez que veo algo relacionado con el tema. Sentimiento que empieza viendo a los jugadores en La Cartuja: a Simón dándole consejos a Julen y cómo vivió la tanda de penaltis; a Iñaki, separado de todos, sin casi poder mirar; a Yuri con la toalla tapándose la cabeza; cada vez que veo a Álex metiendo el penalti definitivo, de nuevo; Álex, tras marcarlo corrió los 50 metros que le separaban de la grada de animación batiendo records de velocidad; a Muniain tirándose a llorar en el suelo; a Óscar tirándose encima de Iker; a Valverde agarrándose la cabeza tras abrazar al Vasco Aguirre; a Unai Gómez llorando encima de los espectadores de la grada, encima de los cuales saltó; a Adu, llorando solo y después abrazado a compañeros; a los Williams llorando juntos; a Guruzeta, agarrándole la cabeza a Julen que estaba roto; a Lekue, inconsolable, seguramente acordándose de su aita, arrodillado, medio echado sobre el suelo; a Raúl y a Vivían, saltando como locos; a Dani llevando a hombros a Iker con la Copa; a Villalibre llorando con Dani, con Julen; a Vesga con los puños al viento; a Oihan gritando: «Vamos, carajo»; a Imanol abrazado a Jauregizar y a Egiluz; a Prados, y a Yeray, en un corro enorme abrazados saltando; Raúl abrazando De Marcos; la sonrisa de satisfacción plena de Paredes; y la de Íñigo Ruiz de Galarreta que no le cabía en la cara; a Yuri llorando y agitando el puño en alto,… ; incluso Gorka Iraizoz abrazándose con Ander Herrera (la Copa también es suya); un Iribar entre lágrimas abrazando al capitán tras recibir la Copa; todos, jugadores, cuerpo técnico, etc… todos en torno a la trompeta de Villalibre…. La Cartuja entera cantando al unísono el «txoriak txori», con un enorme nudo en la garganta y una alegría inmensa en el corazón. Cada uno a su modo, todos sintiendo ese sentimiento y, ahora, hoy, un mes después, haciéndome llorar cada vez que lo vuelvo a ver. Como lloro cuando veo las celebraciones del público en la Cartuja, en la Athletic hiria, en San Mamés, el la Plaza Nueva,…

A partir de ahí, la semana posterior con la Gabarra de protagonista principal, fue de nota. Alguno comentaba que era imposible que estuviesen viendo el paso de los campeones por la ría más de un millón de personas, que casi no hay esos habitantes aquí. Ya… , pero es que no estábamos solo los de aquí… Que me diga alguien, que no conoce a alguna persona de fuera, que vino el jueves a ver la Gabarra. En mi caso puedo decir, más de un nombre, Janire, mi sobri, de Madrid, para verlo con sus hermanas y sus sobris, Gorka, un amigo de Madrid, que llegó con la lengua fuera después de trabajar, otra amiga, Miren, que vino,… desde DUBAI,… y todo ese montón de personas que han salido en otro buen montón de vídeos, de Cáceres, de Badajoz, de Segovia, de Tenerife, de Cantabria, Asturias, Barcelona, Venezuela… Los márgenes de la ría eran una locura de felicidad. O como dijo al día siguiente Angels Barceló, «Había tanta felicidad por metro cuadrado que los que lo contemplábamos a través del televisor solo podíamos sentir envidia». ¡Qué bonito todo su comentario! Os lo pongo aquí por si lo queréis escuchar entero. Pero dejadme que os diga otra frase suya preciosa: «¿Por qué la vida no es más veces así? Buscar, acompañados de otros, lo que nos hace felices y esto también lo puede hacer el fútbol, con una filosofía como la del Athletic.» Eso es, todos juntos, todos también distintos, todos diferentes, pero todos de la mano de algo tan comercial como el fútbol actual, pero que al aferrarnos a esa filosofía que nos hace distintos, le da un toque de locura, utopía, que cuando te lleva a una alegría, esa alegría se multiplica, por todo lo que queráis. Angels acaba con una frase de Eduardo Madina, que también suscribo: «Con los abuelos en la memoria, agarremos a nuestros hijos de la mano, en dirección a la ría de Bilbao». (Aquí yo añado a los padres y a cantidad de amigos que ya no están entre nosotros, aunque sí sigue en nuestros corazones). Y termina con un… «En esa ría de Bilbao estábamos todos.» Igual todos no, pero seguramente todos los románticos sí. Cualquiera de las fotos que se han hecho de esa subida de la ría en Gabarra, cualquiera, refleja lo que estoy comentando, mucho mejor que mis palabras. Me viene a la cabeza la del edificio en el que está la palabra Soñar, pero cualquier otra es válida.

Foto: David Herranz @DDherranzfoto

Pero también lo evocan otras situaciones que se han dado ese día, como por ejemplo, los campeones anteriores, los de 1984, que ya tienen relevo, acompañando en otro barco , los Clemente, Salinas, Urquiaga, Dani, Zubi, Urtubi, De Andrés, Goiko, Liceranzu, Gallego, Noriega, Endika, Sola, Núñez, Argote, etc… : Jon Aspiazu, segundo de Valverde, llevando puesta la camisa que llevó hace 40 años en la otra Gabarra, como integrante del Bilbao Athletic; o Mikel González, Director Deportivo, con una camiseta de Gorka Garai, del Sestao River, acordándose de todos los clubes convenidos del Athletic, de los jugadores/as que pasaron por Lezama y no llegaron al Primer Equipo, de los trabajadores del club y de sus compañeros de Dirección Deportiva. Gorka Garai representaba los 4 puntos. Y por su Aita y su Sestao; o Mikel Jauregizar con la camiseta de Hugo Rincón. Y sobre todo, la Gabarra detenida debajo de La Catedral, y los en ella subidos, jugadores, cuerpo técnico,el presidente, Jon Uriarte, directivos,… tirando a la ría pétalos de rosas, rojas y blancas, y flores, en recuerdo de todos los que no están. Detalles todos, que demuestran que esto es más que fútbol.

Todos aplaudiendo una idea. Todos unidos junto al equipo de nuestro corazón, un grupo distinto, y comprobando que con la filosofía actual es posible tocar el cielo con los nuestros, como lo hemos hecho, de modo que todos los niños, todos los alumnos puedan abrazar esta misma idea, que nos ha llevado a un triunfo tan deseado, como importante para todos, pero sobre todo para los más jóvenes, que todavía no lo habían vivido, y para nuestros mayores, que pensaban que igual no lo volvían a vivir. Ahí lo tenemos. Disfrutémoslo, todo lo que podamos y, ahora, a seguir soñando con más.

¡Aúpa Athletic!

Athletic, TXAPELDUN!

La familia del Athletic hemos logrado lo que llevábamos persiguiendo 40 años.

Campeones (Foto: Pankra Nieto)

Se dice pronto, pero es toda una vida. Vi ganar la anterior en 1984 y no sabía que iban a pasar tantos años hasta que se volviese a lograr otra. La Copa número 25. Suena fenomenal. El peso que nos hemos quitado de encima ha sido tal, que en cuanto parecía que ya ganábamos, porque Julen paraba el segundo penalti y el Mallorca tiraba al cielo el tercero, he empezado a ponerme histérica, y cuando ha marcado Berenguer he roto a llorar desconsoladamente, y no había manera de pararlo. Encima veía a mí alrededor muchísimas lágrimas, iguales que las mías, compartidas, de mi familia, de la directa, jejeje, y de la familia athleticzale también. Abrazos sentidos, interminables, y ahora, que han pasado ya unas cuantas horas desde el triunfo, solo de escribir y recordarlo, estoy otra vez llorando. Y repito, la lacra que nos hemos quitado de encima es IMPORTANTÍSIMA. Ese enorme peso de la historia, nos ha hecho perder más de una final, y no porque lo diga yo, sino porque cualquier aficionado lo sabe. El mismo Muniain, ha dicho nada más terminar la losa que se han quitado de encima. Los jugadores salían a las finales con una mochila de responsabilidad enorme y difícil de gestionar. Iker se ha acordado de sus compañeros que llegaron a finales y se tuvieron que quedar con la parte amarga, con la derrota. Esta también es de ellos. Ya está. Ya está. YA ESTÁ. Somos otra vez campeones de la Copa del Rey. Ya podemos partir de cero.

Siempre he dicho que el mérito de este equipo fue, ha sido, y es muy muy grande. Los números que tenemos a pesar de nuestra filosofía, o gracias a ella, son de auténtico escándalo, de buenos. Ésta era la sexta final en 15 años. Llevamos llegando a semifinales 5 años seguidos. Y de ellas hemos llegado a 3 finales. Pero… como dije en mi comentario anterior, faltaba la guinda. El broche de oro, el campeonar. Se ha logrado y ya no nos lo quita nadie.

Zorionak por supuesto a todos los jugadores. Pero dejadme que personalice en Iker y en Raúl. Zorionak chavales porque habéis tenido la fuerza de a pesar de la poco participación en los partidos, de tirar los penaltis. Zorionak, también a Ernesto, uno de los mejores entrenadores del mundo, como ha dicho el presidente. Entrenador que nos ha dado muchísimo y ya se va a quedar para los restos, que ha sido el que nos ha vuelto a convertir en campeones. Zorionak también a Jon Uriarte, a toda su junta directiva y a Mikel González, y a su trabajo invisible y visible. Zorionak a todos los que tienen relación con el trabajo en Lezama, del Athletic y de la cantera, este triunfo es de todos. Zorionak, por supuesto, a todos los niños aficionados del Athletic, y a los no tan niños pero que no habían visto ganar una Copa. No sé quién dijo hace poco el chiste ese de que la Copa (o quizá la Gabarra) no son los padres. No, es real. Existe. Zorionak a todos esos mayores, muy mayores, que han podido ver a su equipo del alma, campeón otra vez. Zorionak a mi ama, que seguro que de la primera que se ha acordado ha sido de mí. Pena que no la he podido llamar porque por las horas indecentes en las que ha acabado el partido, no podía saber siquiera si lo ha visto entero, o ha apagado la tele por ponerse muy nerviosa. (Corto la alegría para, unido a lo que comentó en esta última frase, criticar a la Real Federación Española de Fútbol por toda la organización de la Final. UNA AUTENTICA VERGÜENZA. TODO lamentable, horrible,… horario, lejísimos, una mierda de campo, una acústica horrorosa, se veían los jugadores como si fueran pitufos, casi ni se les distinguía, la accesibilidad lamentable, ni un ascensor, los exteriores mal iluminados y muy peligrosos si no tienes problemas de movilidad, así que si los tienes, una tortura… Con la linterna del móvil encendida para evitar obstaculos del suelo, agujeros, aceras repentinas,… Para meterles en la cárcel a todos por sinvergüenzas. Pero de esto hablaré otro día.

Vuelvo a las felicitaciones, que me he quedado en la de los mayores como mi ama. Zorionak a todos los athleticzales de fuera de Bilbao, de fuera de Bizkaia, porque son, desde mi punto de vista, los que más mérito tienen. Zorionak a los que son de aquí, y a todos los que me quedan, los que le habíamos visto ganar, pero, poco. Y Zorionak a todo el mundo en general. Vivos, e incluso muertos, porque sé que todos en cuanto Álex ha metido el gol, os habéis acordado de alguien que no está con vosotros. Es inevitable, la familia es así, cuando se tiene una alegría enorme hay que compartirla y si falta alguien es duro. Así que un abrazo enorme a todos vosotros a los que os falta alguien. Pero como me dijo el otro día Alfredo, en su programa de Hincha Bilbaino, para consolarme, pensad que seguro que están todos ellos sentados en el arco de San Mamés disfrutándolo con nosotros y gritando también ellos: ¡Aúpa Athletic!

Y a todo esto, ya podemos hablar de la Gabarra. Todas estas semanas poniéndome enferma cuando oía hablar de ella. Pues ya sí. Gabarra. Gabarra. Que la Gabarra no son los padres. A ver si el Athletic rectifica con el despropósito del dinero… y no se enturbia la celebración. Sea como sea, saldrá la Gabarra. Aunque sea que la lleven de acompañamiento, que no me fio mucho de como estará. Bueno sea como sea celebración va a haber. A ver qué tal. Gabarra. Jejejeje. Gabarra.

Más cositas que quiero comentar. La ciudad de Sevilla nos ha acogido con los brazos abiertos. Los hemos invadido pero ha sido un gusto como nos han tratado. Todo ha sido una fiesta, en lo que yo he visto. Porque también he tenido que leer, lo de la gentuza de siempre que tiene por deporte aprovechar los partidos para atizarse porque el Pisuerga pasa por Valladolid,porque ya me diréis que pintan en la pelea gente del Frente Atlético. ¿Parece que era incluso quedada? ¡Qué asco! Pido otra vez que trabaje el que deba, para ponerles cara, nombre, y separarles de todo lo que sea deporte, bueno, y te diría de la sociedad, incluso. Una pena porque enturbian la fiesta entre mallorquines y hinchas rojiblancos, que ha aparecido por Andalucía para disfrutar. La cifra de gente la desconozco. El campo era mayoritariamente zurigorri. La zona de la federación diría que toda. Una pasada. Estamos chalados, por amor a un equipo y los desplazamientos no es que sean masivos, es que son una locura. Y esta vez, por fin, locura con final feliz. Cuidados todos en la vuelta a casa, felices, contentos, pero también sanos y salvos. Cuidado en la carretera.

Y hoy me voy a despedir de manera distinta, porque os voy a enviar, además del Zorionak, un abrazo enorme a todos. Y, por supuesto, ¡Aúpa Athletic!, pero no un aúpa Athletic, más alto que el de otros días, no. Igual que el de siempre, porque no necesito que el Athletic sea campeón para decir altísimo mi …

¡Aúpa Athletic!

¿Athleticzales, os ha tocado entrada?

Esta es la pregunta que ayer estaba en boca de todos los aficionados del Athletic. Me incluyo.

El Txopo en el sorteo (Foto: Athletic Club)

Mi respuesta es: SÍ. Nos han tocado y nos vamos a Sevilla. Estaba convencida de que no íbamos a tener esa suerte, ya que me parecía que las oportunidades eran muy escasas. O quizá era que me quería autoconvencer de que era imposible para no llevarme mucho disgusto. En la final de Barcelona, hubo muchísimas más entradas para sortear, pero ahora, creo que las opciones eran de 38% de que la suerte te sonriera. La cosa es que a pesar de eso, sí las he conseguido. Y lo que son las cosas, me he llevado una buena llorera al enterarme. Además así, sin control, sin poder parar . Un ajeno al tema pensará que estoy como una cabra , pero supongo, que aunque me quería autoconvencer de que no iba a ir, las ganas que tenía de hacerlo eran tremendas. Y la alegría de saber que lo había conseguido fue igual de grande. Llorar de alegría, no está mal. Aunque al lado tenía a una amiga que no las había logrado y me dio mucha pena por ella. Aquí os cuento esto pero no es para dar envidia a nadie, aunque seguro que lo hago. Sé que soy una privilegiada pero me da pena el resto. De hecho, justo el día anterior me enteré que una amiga y su marido, querían llevar por sorpresa a sus dos hijos (no sabían nada) y también se habían apuntado los cuatro. Le dije que me parecía genial y que ojalá tuviesen suerte porque la edad de sus hijos me parecía estupenda para que lo disfrutasen muchísimo (el pequeño 12 y el otro, creo que 14 o 15). Yo fui a mí primera final también con 13 años, fue la del Betis y ya sabéis que perdimos, a pesar de lo cual, la experiencia fue una auténtica maravilla. Inolvidable. Fui con 4 de mis tíos, con 3 primos y con un montón de amigos. El día, el fin de semana en Madrid, igual que lo demás, perfectos, la convivencia con la afición del Betis, espectacular. La única pega, que perdimos. Pero en mi corazón se quedó todo grabado para siempre. Por eso mismo, quise que mis hijos fueran también por primera vez con esas edades, más o menos. Y tuvimos otra vez la suerte de cara. Fueron a la de Barcelona y, de nuevo, una gozada todo, excepto el resultado. Pero ellos felices y yo más. ¡Vaya días pasamos! A lo que iba, que me enrollo,… decía que me ha dado muchísima pena, porque mis amigos no han tenido la suerte que hemos tenido nosotros. Se quedan sin poder dar esa súper sorpresa a sus hijos y sin esa vivencia. A ver si el año que viene no se quedan con las ganas. Y como esta familia, seguro que hay un montón de gente, cada uno con su historia, porque athleticzales como nosotros, sé que lo somos todos. Así que que sepáis que lo voy a disfrutar, como decíamos de críos, «por mí, y por todos mis compañeros». Disfrutar de Sevilla y de los sevillanos, de la convivencia con los mallorquines,del ambiente que habrá y, sobre todo, espero, poder disfrutar de lo más importante, que será el partido. ¡Ojalá que así sea!

Sobre el sorteo decir, sin tener ningún conocimiento de probabilidad, de sorteos, de sistemas,… que me ha parecido correcto. Que se ha hecho todo con transparencia, que han dicho incluso como se distribuyen las entradas que se queda el Club para compromisos, y que olé, por esta Junta, por decirlo. Pero bueno, como siempre hay que ser crítico, si les voy a decir lo que no me ha gustado, por no entenderlo: y son esas 100 entradas que han reservado para la animación, porque no tengo muy claro a quién se refieren. Y si es a los de la herri harmaila, no sé por qué ellos tienen que tener ese privilegio. Siempre digo lo mismo, yo animó muchísimo también en San Mamés. ¿Son distintos que el resto? ¿Deben tener privilegios? Que alguien me lo explique. ¿Quizá esto es un peaje que viene de la directiva anterior para, por ejemplo, pagar favores recibidos? No lo sé pero tengo auténtica curiosidad. Pero, repito, todo lo demás me ha parecido bien y no es porque me hayan tocado, antes del sorteo, pensaba lo mismo.

Para acabar, y como todo no es ir a Sevilla, no me olvido que este sábado tenemos partido importantísimo contra el Deportivo Alavés, así que ¡a por los babazorros! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic lo borda y ¡a Sevilla!

A lo bueno nos acostumbramos rápido, y es una maravilla.

Alegría desmedida (Foto: Borja Guerrero)

Llevamos 3 finales en los últimos cinco años, lo cual es una auténtica barbaridad, unos datos que son de asustar y que me hace estar enormemente orgullosa del equipo, por mucho que en el caso de la Copa, no hayamos podido culminarlo desde hace 40 años. Vamos a tener otra oportunidad. Veremos lo que pasa. Pero de momento a disfrutar del paso dado. Porque no siempre se logra, de hecho, recuerdo que el año pasado nos quedamos a las puertas contra Osasuna, con ese gol postrero de ellos en la prórroga. Este año veníamos del partido de ida con un 0 a 1 a favor, bueno pero no definitivo, sobre todo porque era contra el Atlético de Madrid, muy acostumbrado a estas lides, de mucha calidad, y que siempre está ahí arriba. Pero este Athletic está de dulce y anoche lo bordó. No dejaron a los colchoneros ni media oportunidad de nada. Sí que empezaron ellos mejor el partido, reconocido por el mismo Ernesto en rueda de prensa, pero ayer nos tocó estar certeros. Tuvieron ellos dos acercamientos sin exito, pero ya para el minuto 12, Iñaki con una volea preciosa, metió un golazo a pase de su hermano, lo que quizá tranquilizó a los rojiblancos. Si a eso le añadimos que en el minuto 41 los hermanos se intercambiaron los papeles, pero con el mismo resultado, Iñaki pase atrás certero, que el pequeño culmina. Lo que llevó a un 2 a 0 esplendoroso en el marcador para ir al descanso. Ni en nuestros mejores sueños. Este año ya se le había dado un baño al Atlético en San Mamés, también hace relativamente poco, pero ni el más optimista esperaba eso.

El segundo tiempo, no fue lo esperado, ya que lo lógico hubiese sido que los de Simeone saliesen con el cuchillo entre los dientes, pero fue al revés. Así salieron los nuestros. Se sucedieron las oportunidades hasta que Guruzeta, otro que está en un estado de forma excepcional, anotó el tercero. Para aumentar el delirio de un público de récord (máxima asistencia de La Catedral en un partido de fútbol), con 52061 gargantas gritando, ¡A Sevilla oe, a Sevilla oe,…». Bueno, tengo que reconocer que 52060 gritando eso porque a mí me dio cosa celebrarlo antes de tiempo. Soy de las segurolas. Jejeje. Se pudo hacer más sangre, pero no sé consiguió. Eso sí, hay que decir que el Atlético no estuvo para nada afortunado, porque oportunidades sí tuvieron, pero ahí estaba otra vez un gran Julen para aguarles todo intento de reacción. Ni siquiera el gol del honor les dejó. Grande, Julen. Como grandes también Vivian y Paredes, como Ruiz de Galarreta y Beñat, como el otro Íñigo, como Óscar, como Sancet, que sigue sin ser el que era, pero que también asusta. Todos grandes, porque ante todo está el equipo. Conclusión; la eliminatoria quedó solventada con un 4 a 0 total, clarificador y que no da posibilidad a la duda. Aunque al Atlético hay que reconocerle que en la ida no le acompañó la suerte porque las tuvieron de todos los colores. Pero… nuestra defensa, nuestro portero, nuestro equipo entero no estuvieron por la labor. Así, de este modo, de a lo bajini nada, han conseguido 3 finales en 5 años. ¡Qué pasada! Y 7 finales en 15. ¡Vaya dato! Zorionak a los leones por el nuevo logro, y ahora solo me queda pedirles que lo culminen, claro, pero para eso queda mucho tiempo y antes nos tenemos que encargar de la Liga, y este mismo domingo, nos visita otro Miura, en este caso el Barcelona. Así que casi sin tiempo para descansar, pero con la moral por las nubes… ¡a por el Barça! Y…

¡Aúpa Athletic!

Desastre en el Villamarín

3 a 1 ganó el Betis en su casa a un Athletic al que todo le salió peor que mal desde el principio.

Muy mal los dos (Foto: EFE)

El equipo como está siendo habitual últimamente fuera de casa entró en el partido muy fallón. Perdiendo el balón rápidamente. Nico quería ser protagonista, recuperada la titularidad desde la pasada lesión, pero sus intentos de quiebros eran baldíos. En una de esas, llegó la contra del Betis que el Chimi culminó con maestría. 1 a 0, casi sin despeinarnos. Los rojiblancos seguían perdiendo balones y el árbitro ignoraba algunas faltas que parecían claras a nuestro favor, como la que precedió al segundo gol, cometida sobre Nico también, que no pitaron. Nueva contra y gol en propia de Berchiche. Infortunio total, aunque Yuri tampoco es que estuviese muy acertado en jugadas anteriores. 2 a 0 duro, que se convirtió en algo mucho peor cuando a Cuadra Fernández (el del silbato) le da un ataque y le saca una tarjeta a Nico, que no es casi ni falta, con una chulería, que tenéis que ver las imagenes para certificar que no exagero. Quizá por las protestas anteriores de nuestro extremo, se la sacó como diciendo: «Ala y está tarjeta estoy encantado de sacártela». Con esto no estoy disculpando lo siguiente que hizo Nico, ¡qué va!, porque fue lamentable su respuesta. Se autoexpulsó aplaudiendo al trencilla. No puede ser. ¡Que más quería ese árbitro! Segunda amarilla y a la calle. Nico, el solito, con una niñería acabó de poner la puntilla a su equipo. Espero, deseo, le pido al Club, que la multa sea de las de órdago a la grande. Porque no sólo se cargó la posible reacción contra el Betis, sino que tampoco va a jugar contra el Barcelona el próximo domingo. Jugada perfecta. Horrible Nico. El árbitro, como me recordó ayer un amigo, malo y malvado, pero el pequeño Williams no puede caer en ese error tan enorme. Por cierto, por si alguien no lo sabe a este árbitro, Vinicius el año pasado, le aplaudió cuando le sacó una amarilla, y ”casualidad», no le sacó la roja, como debería haber hecho. Pero la importancia de vestir de blanco es salvoconducto para el Real Madrid. Esto es asqueroso.

Hablando de cosas más agradables, Guruzeta en el descuento metió un precioso gol de corner que hacía pensar en el milagro para el segundo tiempo, pero… Imposible. Encima, cuando lo malo se multiplica poco puedes añadir, salvo el criticar desde estas líneas la otra bobada, en este caso de Vivian, con el Chimi, que le costó la quinta tarjeta, por lo que tampoco jugará contra el Barça. Ay, Dani, Dani. Multa también para él. Berenguer a punto estuvo de lograr el empate, pero fue un espejismo. Cardoso nos apuntilló, con el tercero. Y Valverde intentó que el mal fuera el menor posible por lo que quitó a Paredes, para que quede algún central para el domingo. Y dio descanso a otros para que el jueves se esté lo más fresco posible, después de la paliza de ayer. ¡Ah! y también quiero comentar lo desaparecido que estuvo Oihan (solo dispuso de los primeros 45 minutos), que lleva ya un montón de partidos que no es ni sombra de lo que es. ¿Qué le pasa? Encima Yuri se lesionó, y Ernesto dijo en rueda de prensa que Yeray se hizo un esguince el día anterior. El año que viene cuando nos toque ir a Andalucía le pedimos a la Federación a ver si nos exime del trago. En fin.

Y así, volvemos a desaprovechar el acercarnos a puestos Champions. ¿Vértigo al éxito? O ¿Síndrome en Andalucía? Ni idea. Pero, no hay manera. ¡Qué le vamos a hacer!

Eso sí la semana ésta, terrorífica, que empezamos, de 3 partidos definitivos, sobre todo el del jueves, debe enderezar su rumbo. Acordarse de los errores, para que no se repitan y a dar el todo por el todo contra el Atlético en Copa, que aunque tenemos un buen resultado, va a ser dificilísimo. Hay que ir muy puestos, y a esperar, desear, rezar, para que sea un buen arbitraje, y sobre todo, que juegue el Athletic como lo está haciendo en La Catedral este año. A ver si es verdad… ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!