Florentino, ¡deja de hacer el ridículo!

Vaya añito que se están pegando.

No sabía nada... (Foto P Hanna, Reuters)
No sabía nada… (Foto P Hanna, Reuters)
No dan una que se dice y si el ridículo que hicieron con el tema de De Gea no nos pareció poco, llega el nuevo capítulo, ahora titulado Cheryshev. Lo de De Gea, y lo de que pierdan con el Barcelona 0 a 4 en su propia casa, no me importa. Pero este último tema ya preocupa un poco más porque afecta a todos, al fútbol en general. Inquietud que viene provocada por el poder que tiene el club blanco. Poder que sería el colmo que fuese tan grande como para que a pesar de cometer de manera clara una alineación indebida, no les expulsen de la competición, cosa que se ha hecho esta misma temporada con el Osasuna, que ha sido expulsjado por dicho motivo. Pero claro, Osasuna es (ya me pueden perdonar los aficionados rojillos) un mindundi. Osasuna no importa que sea expulsado, pero echar al Real Madrid son palabras mayores… Todo lo que comento, que podría considerarse absurdo, no lo es porque el mismo Florentino ayer tuvo el valor de salir en rueda de prensa, y decir sin sonrojarse que la sanción no es real porque nadie aviso al jugador. «Ni el Villarreal ni el jugador se lo advirtieron». ¡Qué malvados!
Dice eso y se queda tan ancho. Supongo que la presencia de los fax que demuestran que la FEF envió a los clubs quiénes eran los sancionados, no tiene relevancia para él. Ya sabemos que la relación del Real Madrid este año con los faxes es un poco caótica (sino que se lo pregunten a De Gea) ¿Cómo es posible que un presidente de un club que se supone que es serio haga semejantes declaraciones? Además se diría que casi amenaza con enviarlo todo al Tribunal Administrativo del Deporte. La única explicación que encuentro a tanto desatino está en la prepotencia, en la chuleria, de alguien que sabe que la mayoría de las veces le dejan hacer y deshacer lo que le da la gana.
Lo peor de todo es que como sabemos que efectivamente es lo que hacen, lo que les da la gana, nadie las tiene todas consigo. Todas las personas con las que comentas el tema acaban diciendo… que quizá no les sancionen. Nadie lo tiene claro. Por supuesto, yo tampoco. Pero es lo normal. Son tantos años y tantas las barbaridades vistas, que al final no te fías de nadie, ni de la Federación, ni de los tribunales, ni de nadie. Y yo soy de las personas que necesitan ver para creer, soy como Tomás, pero no Tomás un amigo mío del Real Madrid, que el pobre ya me ha dicho que cree que se va a pasar al voley playa femenino, que le va a dar menos disgustos; yo soy como Tomás, el de la Biblia, y hasta que no vea la sanción en firme, no lo creeré. Le tienen que sancionar porque las reglas están para todos, no sólo para los de segunda fila. Y si no le sancionan, como dice otro amigo, el resto de clubs se deberían plantar y no jugar. Que se queden con la Copa, que les aproveche. Que la jueguen solos. Igual no les importaba. Igual Florentino se quedaba encantado con este título. La cosa es conseguir algo, aunque sea regalado. A mí en este caso el que me da pena es mi amigo Tomás. Aficionado del Real Madrid, que ve como su equipo hace el ridículo, cometiendo otro error de bulto. Y no sólo eso, también ve como su presidente, ni siquiera es capaz de reconocerlo. En la rueda de prensa el señor Pérez dijo que: «No es un acto negligente. Nadie lo sabia». Lo que se llama vulgarmente tirar balones fuera. La suficiencia y la chulería es lo que tiene… que no se es capaz ni de reconocer que se ha cometido un error. Algo muy normal. De hecho, hasta los de Bilbao nos confundimos. Para acabar, otro problema añadido es que luego en las televisiones hay que ver a tertulianos e incluso a periodistas (mas bien forofos) que apoyan a su presidente y que dicen que no se puede expulsar al Madrid, con el único y pobre argumento de que el afectado es el Real Madrid. Patético el argumento y patéticos ellos.
Y como últimas palabras…
Florentino, ¡Qué pena!

El Athletic pierde la oportunidad de matar la eliminatoria

Título largo pero creo que muy conciso y apropiado para lo que vimos el sábado a la noche en Vigo. Nuestros chicos se empeñaron desde los primeros minutos en desaprovechar una y otra oportunidad.

Muy bien Toquero, otra vez
Muy bien Toquero, otra vez

Oportunidades varias y de distintas facturas, pero… no hubo manera. El primer tiempo fue clarísimo del Athletic, y daba la sensación que el Celta era un equipo menor por lo fácil que llegaban nuestros jugadores. Eso sí, faltaba la guinda, que no hubo manera de  que la pusieran. Y mira que se empeñó Toquero en ponerles a los compañeros balones buenísimos. En el primer tiempo lo hizo dos veces. La primera por la izquierda, con pase atrás a Muniain, que increíblemente no acertó a rematar. Y la otra por la derecha, de nuevo, medida y al hueco, y sobre todo al pie, que Herrera se encargó de chutar, al muñeco. Bueno para ser justos aquí el portero celtiña se lució sacando una mano bastante difícil. Para los que dicen que si Toquero sólo corre, que no es válido mas que como revulsivo, que no es técnico… en fin, que repasen las dos internadas mencionadas porque merecen la pena. Y si no les convencen esas dos, también pueden añadir la del segundo tiempo, pasando de nuevo hacia atrás, ahora no tan al interior del área sino al borde de la misma, otra vez a donde estaban sus compañeros. Muy bien Toquero. En otras situaciones cualquiera de esas oportunidades debería haber sido gol pero… se ve que ayer no era el día. De todas formas, aprovecho la ocasión para decir que Toquero, otra vez, ¡Chapeau!

En el segundo tiempo el panorama cambió y el Celta vio que el Athletic no estaba por la labor de marcar y que… quizá podían hacer algo más. Se sacudieron el dominio absoluto rojiblanco y empezaron a mandar, pero con apariciones de los nuestros que tampoco querían perder el control. Al final, el partido se convirtió en un correcalles, peligroso. Seguíamos teniendo oportunidades pero… Llegó el fallo clamoroso de Gurpe y gol del Celta que no era el que más lo merecía pero «el fútbol es así» (¡Qué horror de frase!).

Yo veía a algún jugadores fundido, sobre todo a Ander Herrera pero Valverde no lo debió ver igual. Los cambios para mí tarde, sobre todo los dos últimos. A Aduriz reapareció con ganas y otras dos oportunidades. Una sacada excepcionalmente bien por el portero (voy a ponerle nombre) Sergio Álvarez (hay partidos en los que el Athletic se empeña en hacer internacionales a los porteros contrarios…). Y la otra por un defensa cuando también iba a gol.

No hubo manera y no hubo manera. Lo malo de este partido es que me recordó horrores a una eliminatoria de Copa con Caparrós contra el Rayo Vallecano (año 2009), que el Athletic jugó fenomenal, la ida en Vallecas (2-0), pero que como el sábado no se perforó la puerta a pesar de las también muchísimas oportunidades que tuvieron. Y la vuelta en San Mamés, bueno… mejor que no os cuente como fue la vuelta en San Mamés porque seguro que os acordáis… Ni pensarlo quiero.

Para acabar decir que el resultado de 1-0 es muy muy malo y peligroso. Así que… a olvidarse de fracasos pasados (por muy parecidos que sean…) y ¡A remontar toca!