Partidazo y triunfo frente al Rayo

En Gol TV dijeron que hasta ahora ha sido el mejor partido de la temporada. No he visto el resto, pero estoy segura de que tienen razón, porque al montón de goles, 3 a 2, a favor del Athletic, hay que añadir 4 goles anulados, dos por equipo, y un buen montón de oportunidades. Un gustazo de ver si eres aficionado al fútbol, aunque si eres del Athletic o del Rayo, igual se puede poner alguna peguita, jejeje.. Al tiempo, pero vamos a disfrutar de lo visto y sobre todo de los 3 puntos que nos apuntalan en los puestos nobles de la clasificación.

Los Williams on fire (Foto: Oskar M. Bernal y Juan Lazkano)

El primer tiempo del Athletic, o por lo menos, desde el minuto 5 en adelante, fue un escándalo. De disfrutar de lo lindo. Salvo ese error de Iñigo, impropio de él, ya que la confianza excesiva hizo que le comiese la tostada el delantero y les pusiese el gol en bandeja. Mal Iñigo, muy mal. Hasta ese momento, los únicos 3 goles recibidos por el Athletic en Liga venían de errores garrafales de nuestros centrales. Comenzó Yeray, al siguiente partido continuó Vivían, y ayer Iñigo. Los dos primeros, curiosamente partiendo de ser, seguramente, unos de los mejores jugadores del equipo del inicio del campeonato, pero… hasta el mejor escribano echa un borrón. A partir de ahí, el Athletic fue un vendaval de juego, llegadas, goles, oportunidades. Una auténtica maravilla, seguramente, propiciada por la forma de jugar del Rayo de nuestro querido jugador, Andoni Iraola, que es valiente en su juego, especula poco y siempre va a proponer, pero yendo hacia arriba. Quizá esa presión tan adelantada dejó más huecos de los apetecidos por ellos, y fue una gozada para la velocidad de los Williams, que lo aprovecharon a las mil maravillas. Bueno, los hermanos y también Sancet, Yeray, Dani,… Estos 2 últimos protagonistas principales, por sus asistencias, con sendos pases al espacio a los dos hermanos. El primero, Dani, para Iñaki, que consiguió igualar el partido, con control y definición perfecta (no voy a decir solo cuando lo hace mal), y el segundo, Yeray, para Nico, que ya lleva dos goles en dos partidos seguidos. Y que no pare. Buena forma de celebrar el ser seleccionado por Luis Enrique (un poco exagerado, creo, pero me alegro infinito por él). Espero que no se le suba a la cabeza. Ayer volvió a jugar un muy buen partido y se entendió a las mil maravillas con su hermano. Se intercambiaron posiciones, Iñaki caía a banda, y ambos fueron casi indetectables para los defensas vallecanos. Fueron una pesadilla difícil de parar. ¡Y que sigan!

Así mismo, quiero destacar a Dani García, que empezó la temporada como suplente, pero que ha sabido aprovechar muy bien los problemas físicos de otro destacado en los partidos iniciales, Vesga. Ambos sospechosos habituales para los aficionados del Athletic, sospechosos en general, y como diría un amigo, en tribuna, también. Ambos están cerrando bocas y me alegro por ellos y por el equipo. Otro problema para Ernesto, cuando vuelva Vesga, que debe elegir entre ambos. Ayer Dani soltaba el balón más rápido de lo que yo le recuerdo y con más acierto. El equipo lo agradeció.

Berenguer sigue en estado de gracia y además de asistir a Sancet, para el segundo gol, internada y pase perfecto atrás, también le dio un pase maravilloso a Iker, que solo el paradón de Dimitrievski, impidió que se convirtiera en el cuarto gol de la noche. Pena. Pena enorme, porque en el segundo tiempo el Rayo nos metió en más problemas de los deseados. Se hizo con el balón y los nuestros empezaron a sufrir más. Muni falló otro tiro a puerta. Y para colmo de males salió al campo Falcao. ¡Qué tortura! Tardó dos minutos en hacer una obra de arte, con la ayuda de Iñigo al que se le adelantó demasiado fácil. ¡Vaya Killer! Íñigo, dos borrones en un partido son muchos. Pero sé que van a ser los últimos. Repito, golazo y a sufrir. Un muy buen equipo este Rayo, pero no consiguió empatar. Hubiese sido injusto, pero… también es injusto que siendo el mejor equipo que ha pasado por La Catedral no se lleve ningún premio, y que el Espanyol, que no jugó casi nada, se llevase los 3 puntos. Así que… nosotros a disfrutar con lo nuestro. Aunque, me gustaría sufrir un poco menos. El resultado con un poco más de acierto podía haber sido de escándalo, pero perdonamos y luego viene Paco con las rebajas. Menos mal, que en este caso se quedó en 3 a 2.

Por último, aunque suelo hablar poco de los rivales, en este caso, no pudo dejar de comentar el partidazo que me pareció que hizo Isi Palazón. Hasta pesadillas he tenido con él. Estaba en todos los lados. Y ¡vaya tiro al travesaño que hizo! Todavía está temblando. También tuvo otros dos muy buenos, uno de ellos despejado por Unai, aunque iba a fuera, y el otro, arriba, por muy poco. Además, de todo el juego que repartió, se ofrecía continuamente a los compañeros y distribuía con criterio. Muy bien.

Y ahora, a coger estos 15 días sin Liga, desde la tranquilidad de tener 13 puntazos, de 18 posibles. El siguiente partido el Almería el 30 de septiembre (otra vez en La Catedral), a las 21:00. ¡Queda mucho! Pero como siempre…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Mateu Lahoz, no te aguanto.

Un Athletic, Dr. Jekyll y Mr. Hide, gana al Cádiz

Si la semana pasada ya hablé sobre esta película que menciono en el título, el Athletic se reafirma en su capacidad de mutación, y nos muestra en un mismo partido, lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer.

Gol de Vesga (Foto: EFE)

Si el primer tiempo nos ha enamorado con su capacidad de crear juego y encima siendo efectivos cara puerta, en el segundo, ha demostrado cómo se les puede olvidar jugar al fútbol. Ni un pase en condiciones, pérdidas continuas, fallos groseros,… En fin, un buen resumen de lo que ha sido el equipo este año.

Al empezar el encuentro nos ha llamado la atención la alineación de Marcelino debido a la cantidad de cambios realizados con respecto al partido anterior, contra el Celta. El de Sancet era obligado, ¿pero los otros? ¿Ha sido una forma de señalar a Vencedor, Berenguer, Yuri y Yeray por el bodrio del otro día? La respuesta solo la tiene el entrenador, pero la realidad es que el equipo con Dani García, Nico Williams, Balenziaga, Íñigo Martínez y Raúl (que eran las novedades), se ha gustado y para el minuto 33 ya tenía un 0 a 3 en el marcador. Raúl, Muniain y Vesga eran los goleadores. Y podía haber subido un cuarto al marcador, pero se pitó fuera de juego de Iñaki, lo que no entiendo muy bien porque al sacar la falta Iker, Iñaki sí está en fuera de juego, pero es Raúl el que remata y cuando lo hace ya íñaki deja de estar en posición incorrecta. Con la espalda toca el esférico para que entre en portería. A mí me parece correcto. Hubiese sido el 0 a 4, pero…

El segundo tiempo, nadie lo esperábamos como fue. El Athletic sacó a relucir su versión más chusca. Iñaki malogró dos contras y a partir de ahí todo fue negativo. Fallos continuos que metieron al Cádiz en el partido, que además, salió con una intensidad que a los rojiblancos, quizá por el resultado, se les olvidó en la caseta. Encima Unai Simón cometió un error que permitió a Lucas Pérez, recién ingresado en el campo, meter el primer gol. El Cádiz se lo creyó y los nuestros dieron un paso atrás. Alejo se convirtió en un Superman que percutia por la banda derecha y surtía de balones a sus compañeros en el área. Uno lo aprovechó Álvaro Negredo, para hacerle con el pecho una maravillosa asistencia a Sobrino, que de tiro cruzado puso el 2 a 3. Siguieron insistiendo y en el descuento llegó un palo de Fali, y una última, que no entró de milagro, con el tiempo ya pasado, 2 minutos y 15 segundos, más de lo que había indicado el árbitro de descuento. Y sí que estuvo parado el partido porque tiraron una botella de agua, en el descuento, sí. Pero desde luego no 2 minutos y 15 segundos. Son unos jetas los árbitros. Perdón por el inciso, pero es que no puedo con ellos. Por cierto, no he comentado otro error del árbitro o del VAR, muy importante, en este caso a favor nuestro. La expulsión de Vesga, no debió de producirse, ya que él no tocó al jugador gaditano, el expulsado debió ser Vivían. A nosotros nos favoreció, porque con el asedio al que estábamos sometidos, que hubiesen quitado al buen central, hubiese sido una faena. Por cierto, a Dani le sacaron su primera tarjeta en Primera división. Sorprendente para ser un central. Eso sí, tuvo suerte porque estuvo a punto de conseguir dos amarillas. Espero que el Athletic pida que le quiten dicha tarjeta a Mikel Vesga, porque es claro que es un error del árbitro. ¿Será capaz el Club de ser tan diligente?

Y así, con un segundo tiempo horrible, nos salvamos del desastre gracias a la maravilla del primero. En fin… 3 nuevos puntos que son agradecidos y que nos permiten seguir luchando por el imposible de llegar a Europa A ver qué ocurre en la final de Copa. Ay… final en la que deberíamos haber estado pero… Pena.

Sea lo que sea… el día 30 tendremos el próximo partido contra el Atlético de Madrid en La Catedral, a por ellos y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic hacia Europa vía Levante

Costó muchísimo abrir la lata y hasta el minuto 60 no pudimos respirar tranquilos.

El mejor ayer, Álex Berenguer (Foto: Pablo Viñas)

El varapalo de la eliminación de la Copa y que el Athletic es especialista en tirar petardazos cuando juega contra los colistas (no tenemos que alejarnos mucho en el tiempo para ver los ejemplos), daban un poco de miedo. Por ello, el primer tiempo fue desesperante. Un montón de oportunidades, algunas muy claras, muchos tiros a puerta, incluso un tiro al larguero pero… sin goles. Ni Iñaki, que es especialista en desaprovechar unos contra unos, ni Íñigo, ni Sancet, ni Berenguer marcaban. Cárdenas, el portero de ellos, se lucía varias veces. Encima, sus compañeros, con pocos acercamientos nos metían el miedo en el cuerpo con, por ejemplo, otro tiro al travesaño. El equipo estaba jugado bien aunque sin premio, pero también, con una enorme cantidad de balones perdidos por unos pases horribles, que nos hacían, por lo menos a mí, ponernos, en lo peor.

Curiosamente, el segundo tiempo, en el que hubo menos ocasiones, por fin éstas se materializaron. Vesga, que ya había hecho un muy buen partido en Mestalla, cortó un balón, se lo pasó a Berenguer y siguió la jugada, hasta el área pequeña, en la que empujó a la red de cabeza el regalito puesto por Álex. Perfecto. Me alegro infinito por él, ya que suele ser el blanco de las críticas de todos. De él en el primer tiempo fue el fenomenal pase a Iñaki que lo dejó sólo delante del portero. Paso adelante de Mikel, que ayer sorpresivamente le quitó la titularidad a Dani García. ¡Que siga así!

A partir del gol, los rojiblancos se gustaron y completaron la noche con otros dos. Berenguer regaló otro balón de oro, a la carrera de Iñaki, que esta vez sí, marcó. ¡A ver si se quita el peso de encima y empieza a marcar más, porque es DESESPERANTE (sí, con mayúsculas)!

El tercero, de penalti, pero la jugada previa es preciosa. Saque con la mano de Unai a la galopada de Nico, que centró a Zárraga, al que hacieron penalti. Se cabreó bastante Oier consigo mismo por no meterla antes del penalti, pero… pidió el balón para tirar la pena máxima, y así se encargó de inaugurar su cuenta de goles con el primer equipo. Perfecto, engañando al portero.

No todo fue bueno, en el descuento De Frutos metió un buen gol y Unai no pudo dejar su portería a cero. Poco antes había hecho un paradón. Pero… ante la última no pudo. Además, se lesionó Íñigo Martínez, que esperemos que sea para poco. Con mucha diferencia es el mejor jugador del equipo de este año. Está a un nivel increíble. A ver si hay suerte.

En definitiva, 3 a 1, para ganar la primera final de las doce que nos quedaban por la lucha por Europa. Ahora quedan 11. Es difícil, pero tienen que seguir luchando. El siguiente paso es el domingo que viene, nada menos que contra el finalista de Copa, el Betis. Equipazo, al que vamos a coger entre dos partidos europeos, por lo que debemos aprovechar que estarán algo cansados. Es en Sevilla, en el Villamarín que ya sabemos que se nos da bastante mal. Campo en el que se dan «incidentes aislados», según ellos, pero que se repiten todas las semanas. Campo bastante desagradable, pero que hay que intentar profanar. ¡A por el Betis! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Este fin de semana he visto en un partido algo nada habitual. Jugaban, en Iparralde, el juvenil A del Indautxu y el Portugalete A. En una jugada en la que un jugador del Portu acabó en el suelo, el árbitro pitó fuera de banda a favor de los de casa, pero hablaron los jugadores con el árbitro y el jugador del Indautxu supongo que le diría que le había hecho falta al del Portu, porque el árbitro cambió la decisión y pitó dicha falta. El del Portu se lo agradeció y yo desde estas líneas lo hago ahora. Gracias Pedro, muchas gracias, da gusto que alguien demuestre su deportividad en el fútbol, algo que por desgracia no suele ser nada habitual. Así, encima, me enorgullezco más de ser del Indautxu.

El Athletic decepciona en Mallorca

Peor creo que es imposible hacerlo.

Horroroso (Foto: EFE)

El Athletic rozó el ridículo, o como bien dijo Marcelino en rueda de prensa posterior hizo un primer tiempo penoso. La verdad es que el entrenador no se escondió ante los micrófonos y fue enormemente claro, diciendo que estaba profundamente decepcionado e incluso que tenían que pedir disculpas a la afición. Os recomiendo escuchar su comparecencia, que me recordó un poco a las de Bielsa. Y se presentó como máximo responsable del desastre. Os introduzco aquí el enlace, no tenéis más que clicar.

La alineación obligada de Núñez, por las circunstancias, Íñigo sancionado y Yeray renqueante de la rodilla, fue el principio del fin. Se podría decir que su error en el penalti le marcó para todo el encuentro, pero es que no sería real, ya que para cuando hizo ese incomprensible penalti, en el minuto 20, ya había hecho otros 3 errores escandalosos. Dos entregas al contrario y un dejar escapar a su par, con un balón que le pasa por encima, con una facilidad increíble. Este último fuego mencionado, lo apagó Vivían. Pero Dani no pudo solucionar todo y menos el penalti alucinante. A partir de ahí, supongo que estaría más nervioso, por lo que siguió dando el balón al contrario. También participó en el segundo gol Mallorquín, pues en la disputa la torre Muriqi, le ganó la partida y alargó el balón, para que Ángel marcara, habilitado por Vivían (mal) que se quedó descolgado rompiendo el fuera de juego. 2 a 0 a favor de un equipo casi en puestos de descenso, que ya sabemos que es nuestra especialidad, regalar los partidos a los equipos de abajo. Pero no por sabido hace que me cabree menos. Un despropósito.

El entrenador rectificó en el descanso, poniendo a Balenziaga de central, a Zárraga de medio centro, y a Yuri de lateral. Dani García y Núñez a la caseta. Supongo que Dani para descansar, porque Vesga tampoco es que estuviera muy acertado. De hecho, Marcelino dijo que si le dejan hubiese cambiado a seis u a ocho. Sorpresivamente el equipo consiguió reaccionar en dos minutos gloriosos y empataron a 2, gracias a Raúl y a Berenguer, que salió en el descanso. Pero, curiosamente, permitieron que un Mallorca que acusó el golpe del empate resucitase y nos volviese a meter en nuestra área. Muy mal. Encima la fortuna hizo que Unai Simón, por un rechace se metiera un gol en propia puerta. 3 a 2, y la posibilidad de acercarse a puestos europeos, no solo de Europa League, sino incluso de Champion League, se fue por el desagüe.

Eso sí, no es justo señalar solo a Núñez. Mikel de lateral estuvo bastante desacertado, aunque luego mejoró de central. Lekue superado todo el partido. Vesga perdió también muchísimos balones. Raúl malgastó la posibilidad de hacer el 0 a 1, en jugada de Oihan, con pase atrás. Única cosa que hizo Sancet en el partido. Iñaki que salió los últimos minutos tuvo dos, pero… sigue fallando y fallando. Muniain, lo intentó y lo intentó pero tampoco estuvo bien. A Zárraga le pido mucho más… Villalibre tuvo poquísimos minutos pero de acelerado que sale, hizo unas faltas incomprensibles. Vamos… que el culpable no fue solo Unai Núñez.

Mal, muy mal. Y ahora a descansar, tienen una semana para recomponerse y volver a tope siendo lo que son, que el siguiente partido que nos llega es contra la Real Sociedad. ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

El ”estilo” de Bordalás empata en San Mamés

No recuerdo ver un partido tan desagradable en mi vida. El enfado con el que salí de la catedral fue importante.

Munuera Montero fatal (Foto: Borja Guerrero, Juan Lazkano, Óscar González y Pablo Viñas)

Se supone que ya sabíamos lo que iba a pasar, por el equipo que venía a la Catedral, o más bien, por el entrenador que tiene dicho equipo. Bordalás consigue que sus equipos se conviertan en los más asquerosos de toda la competición. No le interesa jugar al fútbol, sino dejar pasar el tiempo, desquiciar al contrario, perder, cortar todo a base de faltas y faltas y más faltas, empujar, pegar codazos,… Ellos lo hace muy bien, de hecho son especialistas en dicho juego. El problema es que si a eso le unes un árbitro inútil e incapaz, que casi permite que se maten en el campo,… que no es capaz de sacar una tarjeta para cortar las continuas faltas, que ni siquiera saca cuando hay un empujón escandaloso, delante de él, cuando el juego está parado… ¡Pero cómo se puede ser tan incompetente! El fenómeno era Munuera Montero. Y en medio de todo esto, pues Bordalás el más feliz del mundo. Lo fue en el Getafe, y no sé muy bien por qué los árbitros se lo permiten, y lo es en el Valencia, Contagia a todos sus jugadores. Y ayer, consiguió sacar al Athletic del partido. Cayó en su tela de araña de no jugar a nada y eso hizo, sobre todo, en el segundo tiempo que no fueran reconocibles, y que no pudieran trenzar lo que últimamente conseguían. Jugadas, peligro, agobiar al contrario,… Y ayer no.

En el primer tiempo, antes del gol nuestro, a Dani García le dieron un codazo en la boca, dentro del área, lo que suponía penalti y expulsión. ¿Por qué no entró el VAR? En la tele se ve clarísimo. No se qué jugador era, pero ya hubiese estado condicionado todo el partido. Diakhabi fue el que empujó a Raúl sin balón, y debió ser amonestado. Para colmo de males el árbitro, tiene la desvergüenza de decirles, sobre dicho jugador, a Yuri y a Williams antes de empezar el segundo tiempo, en salida de vestuarios, «… ya sabes cómo es, no entres al trapo,… déjalo ya, no ves que sales perdiendo siempre» Es decir, el colmo del despropósito, él lo sabe, y él lo permite. Pero, me pregunto: ¿no se le puede sancionar solo por decir eso? Y para que no penséis que me lo invento, os pongo el enlace la de noticia que aparece en el Desmarque Bizkaia. Luego, en la segunda parte, sí le sacó tarjeta, pero tarde. Ellos daban patadas, el árbitro dejaba la ley de la ventaja y pensabas que luego les sacaría la tarjeta,… pero ¡Qué va¡ Eso solo lo hizo con una Jugada de Dani García, que era tarjeta clara, pero también las de ellos, que no sacó.

El gol nuestro fue por medio de Raúl, que fue el mejor de los nuestros. De hecho, se notó cuando le cambiaron en el segundo tiempo. En el que se jugó menos todavía. Ellos empataron por medio de Hugo Duro. Y ya no hubo más juego. Empate a uno, Bordalás encantado, el árbitro seguía diciendo a los jugadores, sobre todo a su portero que sacase rápido, a lo que nadie hacía caso, volvía a avisar, fue a hablar dos veces con el entrenador,… Un escándalo. De hecho Marcelino en rueda de prensa, supongo que estaba tan desquiciado como todos los athletizcales, dijo que ese ritmo lento «igual le interesaba al árbitro». Acusación grave, pero coincido con él. No entendí su arbitraje y visto ahora desde casa, sigo sin entenderlo. Por cierto, en el minuto 90 ellos pidieron un penalti, que también pudo ser, y si lo llega a pitar hubiese sido el súmum del desastre. Descontó 6 minutos, y en el mismo descuento, Munuera estuvo en la banda con algo que no le funcionaba, por lo menos un minuto, además, ellos hicieron cambios, pero ¿a qué acertáis cuánto descontó?, pues sí, 6 minutos. Estoy harta.

De todas formas, tampoco todo fue culpa del árbitro. Marcelino también reconoció que el Athletic se dejó enredar en su juego y que no supieron hacer las cosas que saben hacer bien. Vamos, que no estuvieron como últimamente, y que el empate le pareció justo. Yo añado que Iñaki e Iker estuvieron bastante desacertados y el equipo lo notó. Iker, por ejemplo, participó en los dos goles. Asistencia a Raúl, pero también pérdida, que costó cara, ya que fue el empate.

Y ahora, con la vuelta en Mestalla, ellos se convierten en favoritos. Público a favor, y harán su juego, como siempre, pero encima jugando en casa, y si nos han calentado en nuestra casa, no quiero pensar lo que puede ser allí. Pero… Es lo que toca, y el Athletic este año fuera es difícil de ganar, así que a ello se tendrán que poner. Aunque, todavía falta un mundo para la vuelta. Así que ahora a pensar en el Mallorca, eso sí, sin olvidar seguir pidiendo que pongan el partido de vuelta de semifinales para los dos equipos, con los mismos días de descanso.

¡A por los bermellones! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: El público de La Catedral otra vez de DIEZ, o mejor, DIEZ CON CORONITA, que decía una profesora mía. Llevamos un montón de partidos, incluso el último de Liga, contra el Espaynol, en el que solo había unas 30000 personas, que la animación es continua y es una auténtica pasada. No es necesario juntar a los de Norte con los gazte abonos de Sur, porque ahora el efecto stereo contagia a todos y es una maravilla. Ayer lo destacó hasta un jugador del Valencia. Elizegi, olvídate de ese plan que ya se votó en asamblea, y se dijo que no. Y si lo retomas, que sea con referéndum.