El Athletic termina la tortura

Me ha costado mucho escribir esta semana. De hecho pasan cuatro días desde el último partido oficial de esta temporada, pero como iba a escribir casi lo mismo que el partido anterior he esperado, por lo menos, hasta que hubiesen finalizado toda la labor.

Despedida contra el Santutxu (Foto: Athletic Club)
Ayer ganaron al Santutxu 4 a 0 en la fiesta del centenario del equipo bilbaino. Un resultado positivo… estamos en racha.
Perdonadme la coña pero es que este año ha sido muy duro. Y más duro que hubiese sido si no hubiese habido esos tres últimos equipos de la clasificación que se han empeñado en hacerlo rematadamente mal. Mucho peor que nuestros chicos rojiblancos. Gracias de verdad a ellos.
La segunda peor clasificación de la historia. Ahí es nada.
Esta misma semana hemos conocido al primer damnificado… Saborit al que no se le renueva el contrato. De Kike Sola ni digo nada.
Creo que mañana van a presentar al nuevo entrenador. Espero que siga con las bajas, aunque éstas nos salgan más caras. De este terrible año yo solo salvaría a los porteros (otra vez digo: gracias Kepa por quedarte), a los centrales, a Rico, a Córdoba, a Muni y en algún momento a Raúl, a Aritz y a Markel. Los demás… buf…
Eso sí, en cuanto digan el nuevo entrenador y empiecen a incorporar alguna cara nueva (por favor, por favor, que sean varias e importantes), me ilusionaré como siempre y esperaré lo mejor de éstos y de los nuevos jugadores. En su mano está conseguirlo… y lo espero sin excusas de… es que este entrenador no ha sabido sacar lo mejor de mí. No. No. Tú eres el que tiene que dar lo mejor por estos colores. Tú.
Agur, Cuco (Foto: Athletic Club)
Y sobre Cuco Ziganda despedirle y decirle que le deseo lo mejor. Aquí ha tenido además de muy mala suerte con las lesiones, una clara desconexión con los jugadores que creo ha derivado en lo que hemos sufrido todos. Un Athletic sin alma, sentido de equipo o juego definido. Un desastre vamos. Pero culpas… compartidas desde luego, con los ya mencionados jugadores y con esta directiva que no ha hecho los años anteriores ninguna incorporación, abocando al equipo a lo que ya intuimos que iba a pasar viendo el último año de Txingurri Valverde. Lo dicho Ziganda, mucha suerte, y gracias por todo, porque aunque nada ha acompañado eres Athletic 100 × 100, y un señor que se ha callado mucho. Mila esker por tu dedicación en todos estos años, tanto de jugador, como de entrenador.
Ahora el Club a ponerse las pilas y a levantar esto, que falta hace.
¡Aúpa Athletic!

Un Athletic sin rumbo pierde en Leganés

Sin rumbo, sin chispa, sin juego, sin ideas, sin capacidad de reacción,… demasiados sin para que el Athletic sacase algo positivo de Leganés.

Gol y se acabó (Foto: EFE)

Un partido casi casi tan malo como el que el Athletic de Valverde jugó en el mismo lugar, Butarque, en Liga la temporada pasada. Si nos queremos consolar de alguna manera diremos que quizá  el del año pasado fue aún peor, en cuanto a juego, aunque no en resultado porque empatamos. Jugando, o mejor, no jugando a casi nada, es imposible ganar, lo lógico es perder como ayer (1 a 0). Lo peor de todo quizá fueron las dos declaraciones después del partido que les oí a Mikel San José y a Ánder Iturraspe. Ambos dijeron que el equipo jugó bien. ¡MADRE MÍA! ¿A qué llaman éstos jugar bien?

En el primer tiempo ni un sólo tiro a puerta. Un remate raquítico de cabeza de Raúl García y un tiro a palos (entiéndase término de rugby) de San Jo. El comentarista dio en el minuto 35 del primer tiempo el desolador dato que el Athletic llevaba solo el 55% de acierto en el pase. El centro del campo no creó absolutamente nada, sí a eso le añadimos el dar continuamente el balón al contrario… nos sale el truño que salió. Además los centrales se unieron al despropósito: tanto Núñez como Laporte regalaron una oportunidad de gol  cada uno a los madrileños. ¿Tan difícil es pasar el balón a los compañeros?… sobre todo sin oposición. ¿En qué estabas pensando Aymeric para darle ese balón al del Leganés? No doy crédito.

En el segundo tiempo se mejoró durante 12 minutos… tuvimos hasta 3 oportunidades. Pero incomprensiblemente Williams no vio a Aduriz solo a su izquierda y, lo peor de todo,  volvió a chutar al muñeco (bueno, el muñeco hizo una buena parada). Mikel San José cabeceó al travesaño, y… se acabó. ¿Cómo? preguntaréis. Pues con un nuevo regalo, en este caso de éste último mencionado,  Mikel, que por enésima vez en esta temporada, se durmió y se dejó comer la tostada por Beauvue. Pérdida en el centro del campo y autopista para el delantero que, tras romper la cintura a Laporte, fusiló a Kepa. Agur partido, agur tres puntos,… Había tiempo más que de sobra para empatar e incluso, ganar el partido, pero el jarro de agua fría fue tan enorme que de nuevo los jugadores no supieron sobreponerse. Susaeta saliendo desde el banquillo lo volvió a intentar pero no consiguió nada. Córdoba tampoco cejó en el intento pero sin éxito. Tuvo un tiro muy bueno que iba a portería pero le dio en la cabeza a un defensa. Nada más. Eso sí,… para Mikel y Ander el equipo jugó bien. En fin, pues esperemos que de aquí en adelante el equipo deje de jugar bien, como creen los futbolistas, y empiecen a hacerlo genial, de maravilla, estupendamente,… porque esto no pinta muy bien.

A pesar de todo, no perdamos la calma y sigamos animando. Alguien podría pensar que después de criticarles como lo estoy haciendo es un poco contrasentido decir la frase anterior, pero no. Claro que voy a seguir animando, lo cual no quita para que desde aquí les critique, sobre todo porque no es de recibo que tras el horroroso partido digan que han jugado bien… Sin más. Pero a partir de ahí, animar y animar y ya, porque, de momento, este mismo miércoles se inicia la competición de Copa contra el Formentera, en su campo, así que… ¡a por el Formentera! y …

¡Aúpa Athletic!

Agur “Txingurri”, ongi etorri “Kuko”

Se acabó el culebrón, se acabaron las medias verdades o directamente, las mentiras y ya sabemos que Valverde no será el entrenador del Athletic la próxima temporada y que sí lo será Ziganda.

Agur, Ernesto (Foto: Athletic Club)
Agur, Ernesto (Foto: Athletic Club)
Dejando aparte las formas de comunicarlo o mejor, de no comunicarlo hasta última hora, y de mala manera, no puedo hacer otra cosa que dar las gracias a nuestro entrenador. Ha estado aquí 4 años increíbles, años en los que ha conseguido en todos y cada uno de ellos la clasificación para la Europa League. Esto que parece normal, no lo es tanto, ya que de hecho ningún otro entrenador lo había conseguido antes. Si eso fuese poco también nos consiguió llevar a otra final de Copa, en este caso para perderla, y a obtener, nada menos que un título. Algo que el Athletic no lograba desde hace 33 años. Una Supercopa, encima ante el temible Barça, equipo que se ha encargado de amargarnos la vida durante años… Por lo menos, Ernesto con su labor nos ha recordado lo que es alegrarse, no solo de participar o de llegar a las finales, sino lo que se siente al ganarlas. Mila esker, Txingurri!
Me hubiese encantado haber podido despedirle en La Catedral, haber podido aplaudirle y agradecerle todo lo que ha dado estos años, pero no sé por qué no han querido que sea así. Me ha parecido fatal, pero no tengo muy claro a quien echar las culpas: ¿al Club y a su incomprensible política de comunicación?, ¿al mismo Ernesto?, ¿a los dos juntos?,… ni idea, pero me ha resultado cansino, pesado y aburrido hasta limites insospechados, el estar durante más de dos meses escuchando las mismas evasivas, las medias respuestas, o como he dicho antes las mentiras sin tapujos, las no respuestas… incluso el último día también. Una pena, pero… es lo que hay. Nos tendremos que acostumbrar, pero me es muy complicado.
Igual que aplaudo a Valverde por su trabajo aquí, también aplaudo a la Junta Directiva o al presidente o al Director Deportivo por elegir como sustituto a Jose Angel Ziganda.
Ongi etorri, Kuko (Foto: Athletic Club)
Ongi etorri, Kuko (Foto: Athletic Club)
Estoy segura de que está más que capacitado para hacerlo muy bien. Se hablaba de Berizzo, de Quique Setien, de… más gente, pero nadie, ninguno conoce el Club como lo conoce Kuko. Y su conocimiento de los jugadores… imposible que sea mejor. A los del primer equipo, pero también a los del Bilbao Athletic, a los cedidos y a los que están en las categorías inferiores. Tiene experiencia en Primera, con un equipo como Osasuna al que llevó a semifinales de la Europa League. Con el Xerez no pudo hacer gran cosa pero… nadie hubiese sido capaz de levantar eso, cuando en agosto en el Xerez sólo tenía 11 jugadores… vamos… ni un milagro lo salvaba. Él parte con un enorme conocimiento sobre los mimbres que va a tener y va a sacar de ellos lo máximo. Además como él mismo ha dicho “tenemos un equipazo”. Ahora los jugadores se tienen que volver a ganar el puesto y van a tener que dar un plus, sabiendo que por detrás hay un montón de cachorros que no les van a permitir relajarse porque sino ellos les van a sustituir. Eso sí, pido paciencia para él, porque muchas veces por ser de la casa se les exije más y antes que al resto, y eso no está bien. Para acabar desde aquí le deseo la mayor de las suertes, porque su suerte será la nuestra. ¡Kuko, Kuko!
Por cierto, igual os habéis dado cuenta que a Valverde no le he deseado suerte. Es así y ha sido de forma consciente. Siempre que alguien ha sido de nuestro club o ha estado aquí como entrenador, jugador,… quiero que cuando salen sigan ganando y les vaya bien. De hecho, suelo fijarme en sus resultados. Pero… Valverde… esta vez no va a poder ser asi por el destino que has elegido… en fin.
Aúpa Kuko y Aúpa Athletic!

3 puntos contra el Granada y a por Europa

El partido de ayer en San Mamés contra el Granada fue bastante malo pero si os digo la verdad me da exactamente igual.

Merecidísimo homenaje a Ernesto (Foto:  Athletic Club)
Merecidísimo homenaje a Ernesto (Foto: Athletic Club)
Ayer lo realmente importante eran los puntos y el Athletic los tenía que conseguir como fuese y así lo hizo. No quiero ni pensar la depresión en la que hubiésemos caído si se llega a perder este partido contra un equipo que está en puestos de descenso. Esta semana ya hemos tenido más que de sobra con el varapalo de Chipre. El quedar eliminados de la Europa League, cuando nadie lo esperaba, ha hecho que estos días anteriores al partido de liga se hayan hecho muy muy largos. De ahí que me da un poco igual el cómo se ha jugado. Se han obtenido tres puntos y a correr.
Antes del partido el club sorprendió al entrenador con un homenaje por haberse convertido en el entrenador con más partidos en el club, superando a Javier Clemente. La reacción de la afición zurigorri fue unánime. Una ovación sonora y continuada que se puede tomar como una vara de medir que nos indica lo que piensa la gente sobre el entrenador, sobre todo, en una semana que quizá es su semana más difícil en el cargo. Yo ya comenté que tengo muy claro que Ernesto sigue siendo el mejor entrenador para el Athletic y espero que siga aumentando la cifra de partidos más años. Zorionak, Ernesto!
Dicho lo cual, también quiero destacar que el juego del equipo tiene que mejorar muchísimo de aquí en adelante, si es que queremos tener como objetivo volver el año que viene a la Europa League. El partido fue realmente malo, con muy poquito juego, muy poquitas ideas, frente a un Granada que él mismo se suicidó por sus propios errores. Aunque tampoco quiero quitar mérito a Beñat por su recuperación en el balón del primer gol, a Williams por forzar esa cesión al portero, origen del segundo gol, ni a San José por poner todo en esa disputa con el portero Ochoa que le permite recuperar el balón y meter el último bacalao de la tarde. Aparte de esto poco más hubo.
El partido se afrontaba con bajas importantes y Valverde trató de suplirlas poniendo como novedad a Saborit en el centro de la defensa. No acabo de entender muy bien lo que le pasa a Valverde con Etxeita. Eso sí, no le debió gustar mucho a Txingurri la actuación de Enric, porque tras los primeros 45 minutos le sustituyó por Xabi, diciendo en rueda de prensa, tras partido, que fue por motivos técnicos. Las bandas fueron ocupadas por Lekue y Susaeta, casualmente dos de los protagonistas del encuentro, por meter un gol cada uno. Bien los dos aunque quizá yo espero más de ambos.
También me parece de destacar la nueva oportunidad de Williams de cara a gol en un mano a mano frente al portero. Pero no hay manera, no hay modo de que meta gol. Necesita acertar como el comer, porque son muchos fallos ya y muy seguidos, y le puede estar minando la confianza, incluso hacerle ponerse más nervioso y puede ser como la pescadilla que se muerde la cola, más nervios, más ansiedad y peor remate. ¡Ánimo Williams, que llegarán los goles!
Y el jueves contra el Sevilla, en el estado de forma en el que se encuentra, miedo me da. Sería fundamental para la Athletic sacar algo positivo ya que podríamos tomarlo como un punto de inflexión e intentar olvidarnos un poco de lo mal que lo estamos haciendo fuera de casa. Difícil salida para conseguirlo, pero en algún momento habrá que empezar y este jueves me parece el ideal.
¡Aúpa Athletic, y a por el Sevilla!

Estrepitosa derrota del Athletic en Europa

El partido de ayer ya no tiene vuelta atrás.

Así nos hemos quedado todos  (Foto: Athletic Club)
Así nos hemos quedado todos (Foto: Athletic Club)
En Nicosia empezaba lo importante de la temporada si uno de nuestros objetivos del Athletic era llegar hasta la final de Solna. ¡Pero qué optimistas somos! O mas bien, viendo el juego de este año del equipo fuera de casa… ¡qué inconscientes! Si os digo la verdad yo tenía miedo al partido, pero en mi fuero interno decía que era imposible que nos eliminaran. Que jugaban poco, que la defensa era un flete, y que era muy difícil volver a fallar tantos goles como lo hicimos en San Mamés. Pues no. No era imposible. Ha sido incluso fácil para ellos, que no han sufrido mucho. Por no ser capaces ni siquiera hemos sido capaces de meterles un gol jugando ellos más de 30 minutos con 10 jugadores. Y ya está. Se acabó. La trayectoria europea de este año del equipo ha sido lamentable, fuera de casa y así ha acabado, con un bodrio de difícil digestión.
El primer tiempo fue un poco la continuación del partido de La Catedral, dominio nuestro y ocasiones también, pero efectividad cero. Nula. Creo que Williams se lo tiene que mirar. Otras tres ocasiones claras, sobre todo dos y nada. Un par de tiros de Raúl, un churri remate de Muniain… y el Apoel muy tranquilo siendo dominado pero saliendo alguna vez con peligro.
El segundo tiempo de depresión. A los 30 segundos el primer gol. Internada por la banda frente a un De Marcos pasivo. Ya sé que no es lateral pero… es de lo que juega. No está fino y se le nota. Las facilidades que le da para irse y sacar el pase… en fin. Y el delantero que hace el gol de su vida adelantándose a Etxeita. Al de poco Balenziaga es el que se despista y… deja escapar a su jugador… cometiendo un dudoso penalti, pero al fin y al cabo penalti, y adiós a la eliminatoria. Adiós a Europa. Con lo difícil que es llegar, madre mía ¡qué desperdicio!, sobre todo porque es contra un equipo inferior al Athletic. Pero por supuesto sin despreciarlo, porque nos ha dado una lección de efectividad de no te menees. Los nombres no ganan. Son los goles y los nuestros están negados cara a puerta, y en los últimos partidos también están negados en la creación. Hay muchos jugadores flojitos y se nota.
Y para acabar con el partido de ayer quiero volver los ojos hacia Valverde, pero no para sacudirle y pedir su cabeza. Al contrario, creo que es el entrenador que necesita el Athletic. Nos ha dado muchísimo y puede seguir dándonos. Esta semana ha superado al gran Don Javier Clemente (un poco de pena ya me da que le quite ese honor). Pero su trabajo en las dos etapas en las que ha estado en el Club ha sido excelente. Le puedo poner pegas y discutir muchas de sus decisiones, que no comparto, pero considero que sigue siendo el mejor para nuestro equipo, así que espero, que nos olvidemos de este pequeño desastre y que siga mucho tiempo más.
Ahora a centrarnos sólo en la Liga pero con una depresión fuerte por el varapalo. El próximo partido sin tiempo para pensar es el domingo contra el Granada. ¡Qué miedo! Un equipo en puestos de descenso es lo que peor le viene al equipo ahora. No estoy de broma. Eso es lo grave, que no estoy de broma. Últimamente nos da por ser equipo aspirina y dar vida a los equipos desauciados. Espero que esto no ocurra el domingo. Hay que seguir sin mirar atrás y pensar que el año que viene queremos volver a estar en Europa para quitar el mal sabor de boca. Se puede, claro que se puede y hay que ir a por ello.
¡Aúpa Athletic y a por el Granada!