¡Alex, quédate!

Faltan dos partidos para acabar la temporada y todavía no sabemos si Berenguer va a renovar o no.

Celebración tras gol (Foto: Athletic Club)

Ayer, en ese equipo no reconocible que sacó Valverde en Vigo, fue el jugador más destacado, en esa derrota de 2 a 1, que como el mismo jugador reconoció a las pantallas de televisión, se notó quién se estaba jugando algo. El Celta la vida, y el Athletic mantener la quinta plaza. La diferencia es abismal. Y quizá eso hizo que la intensidad del equipo, en general, no fuese la misma que puso el Celta, que tenía una marcha más. Dijo Alex que con esa intensidad no se puede competir y así fue. Ganaron ellos y no se puede poner ninguna pega. Bueno sí, que de nuevo el árbitro se dejó ver en el descuento anulando un gol a Raúl por una falta de tebeo. En fin. De chiste. Hubiese supuesto el empate y un punto, pero… ya ni protesto. Solo lo dejo escrito para que conste. ¡Que malos, malvados, son!

Me enrollo y no voy al grano, que sería lo que pongo en el título. No sé cómo están siendo las negociaciones, desconozco cifras, años, y lo que se traen entre manos, pero sin saber nada, y vistos los números del jugador, me parece claro que habría que renovarle. Este año ha jugado una tercera parte menos que el año pasado. Entre Liga y Copa el año pasado tuvo 31 titularidades y este año solo 18. De minutos ha pasado de los 2709 del año pasado a los 1835 de éste. Ha sido digamos el suplente más utilizado, su puesto en minutos es el 14. Y sus números en goles son mejores que todas las temporadas anteriores, excepto en la primera que metió 9. De momento tiene 8 y 3 asistencias. Recordamos que sustituyó a Iñaki durante la Copa de África y a Nico cuando ha estado lesionado o sancionado y los números indican que lo ha hecho bien. Ayer metió su último gol hasta ahora. Gol olímpico, impresionante. Él casi ni lo celebró, y el locutor le preguntó que por qué. Yo también me quedé con la misma duda, pero me encantó su respuesta, que había sido por respeto al público, que están luchando por la permanencia. Y al insistir el locutor que a ver si no era por el tema de la renovación dijo, con toda naturalidad, que: «¡Qué va!’. Y encima posteriormente sobre su renovación dijo que van pasito a pasito y que cree que llegarán a buen puerto. Así que me quedo más tranquila. Aunque para él, igual no es plato de buen gusto ser suplente y quiere ir a otro equipo para ser titular. ¿Por qué no? Considero que podría serlo en muchos equipos de Primera, así que… Por otro lado, sabemos que han contratado a otros jugadores también de banda, más alguno que tenemos cedido,… Todo esto igual también lo está sopesando el jugador.

Con respecto al partido de ayer, además del gol que metió, fue de los que más participó para conseguir algo más. Puso otros balones buenos y se le vio en las pocas jugadas de peligro que generamos. Y como dijo Ernesto en rueda de prensa tras el partido, Álex es importante para el equipo, aunque sea saliendo del banquillo.

Sobre el resto, como Ernesto introdujo 8 cambios es complicado, comentar grandes cosas. Hubo oportunidades para algún jugador que no ha contado apenas, pero al entrar en un equipo tan distinto da como cosa decir algo de ellos, porque quizá demostraron el porqué de no haber jugado más. O quizá al entrar en un equipo así, más que una oportunidad, es una faena. Por ejemplo, a Adu y sobre todo a Imanol, se les vio verdes. Imanol, en el primer tiempo, estuvo muy impreciso en los pases y en el segundo, fue totalmente sobrepasado, saliendo en la foto de los dos goles celtiñas. A Asier Villalibre casi no se le vio. Beñat, como en los últimos partidos, más fallón que en el resto de la temporada (uno de los goles vino tras perdida suya, y tuvo alguna otra pérdida muy peligrosa). El primer tiempo, fue del Athletic en general, donde se dejó ver Unai Gómez, con dos remates a puerta, ambos de cabeza. El segundo el equipo se vio superado por los vigueses, que estaban notando en el cogote el aliento del Cádiz, que se les había puesto a solo dos puntos de distancia. Hugo Álvarez, el solo casi se encargó del resto. Se internó por la banda, pasó atrás y vino el gol del empate. Seguido sin tiempo, Beñat perdió un balón que llegó, otra vez a Hugo, que fue hasta la frontal del área a chutar, con tan mala fortuna que tocó en Paredes y entró cerca de la escuadra. 2 a 1 y a otra cosa. Por cierto, primer gol de Hugo en Liga. ¡Qué raro que sea contra el Athletic! Luego en el descuento vino el gol anulado a Raúl y nada más. Casi he de decir que me alegro por él Celta, que es un equipo que me cae bien.

Nosotros ahora a esperar al domingo, para ver si sacamos la victoria contra el Sevilla, que nos permitiría certificar la quinta plaza. ¡A por el Sevilla! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Unai Simón jugó los 60 minutos necesarios para que le cuente para el trofeo Zamora, y no encajó gol. Bien. Se lo merece porque ha hecho una Liga espectacular. Y que lo pierda porque en los últimos partidos estamos como estamos sería una pena. Así que aunque no sea muy bonito cambiarle, hecho está. Salió Julen y así a seguir luchando por el galardón.

Sentimiento Athletic a flor de piel

Ha pasado ya un mes desde que el Athletic volvió a ser Campeón de Copa tras 40 largos años.

Imagen Athletic Club

Podría decir que a partir de ese momento he tenido el sentimiento Athletic a flor de piel, pero no sería sincera, ya que desde bastante antes estaba ahí, y no solo en mi caso, sino imagino en el caso de todos los Athleticzales. Os voy a poner un ejemplo que me parece ilustrativo. El día antes de vacaciones de Semana Santa, les pedí a mis alumnos que si querían podían participar en una actividad promovida por el Club: hacer un dibujo que se entregaría a los jugadores tras la final en la Cartuja, y que yo me encargaría de llevarlo al lugar indicado. Al llegar a casa y ver los dibujos que habían hecho no pude evitar emocionarme. E imagino que ellos al hacerlos les pasaría lo mismo, si no, no me parece posible hacer los dibujos que hicieron. De verdad, todos una maravilla. De hecho, fui incapaz de entregarlos sin más en el Club, e hice fotocopias en color, para tras la final darle a cada uno el suyo, por si lo querían guardar, e incluso para quedarme yo con copias. Ejemplos: en uno, le decían a Iñaki que era su ídolo, en otro, en relieve con plastilina, aparecía una garra de león y encima ponía que había que aplastar, antes del partido, para tener buena suerte. En otro, una cara de león con sombras rojas, blancas, que… madre mía, ¡qué maravilla! Varios con el escudo, con todo lujo de detalles. Los nombres de los jugadores al lado cada uno de un corazón. Otro dos, totalmente premonitorios, uno que decía: «Bilbotik Mundu osora, lehenengo geltokia, Sevilla» (De Bilbao al mundo, primera parada, Sevilla),… y otro recogiendo la Copa de Campeones. ¡Y tanto que premonitorios! Vamos… que empecé la Semana Santa, pensando que ¡qué maravilla sería para todos estos alumnos que el Athletic fuese campeón!

Todo lo vivido posteriormente ha sido una acumulación de sensaciones, sufrimientos, confraternización, alegrías, lloros, abrazos, sentimientos de todo tipo, muchos de ellos indescriptibles, que cada aficionado seguro los habrá pasado en distintos lugares geográficos. En mi caso, como ya os dije, en Sevilla. Un fin de semana, extraordinario en familia, que terminó de la mejor manera posible, siendo campeones.

A base de multitud de vídeos, hemos visto cómo se ha celebrado en un montón de lugares del mundo: Santiago de Chile, New York, California, México, Venezuela, Londres,…. por supuesto, Bilbao, multitud de municipios de Bizkaia, y un montón de provincias españolas. Un sentimiento compartido, que ha hecho que me emocione cada vez que veo algo relacionado con el tema. Sentimiento que empieza viendo a los jugadores en La Cartuja: a Simón dándole consejos a Julen y cómo vivió la tanda de penaltis; a Iñaki, separado de todos, sin casi poder mirar; a Yuri con la toalla tapándose la cabeza; cada vez que veo a Álex metiendo el penalti definitivo, de nuevo; Álex, tras marcarlo corrió los 50 metros que le separaban de la grada de animación batiendo records de velocidad; a Muniain tirándose a llorar en el suelo; a Óscar tirándose encima de Iker; a Valverde agarrándose la cabeza tras abrazar al Vasco Aguirre; a Unai Gómez llorando encima de los espectadores de la grada, encima de los cuales saltó; a Adu, llorando solo y después abrazado a compañeros; a los Williams llorando juntos; a Guruzeta, agarrándole la cabeza a Julen que estaba roto; a Lekue, inconsolable, seguramente acordándose de su aita, arrodillado, medio echado sobre el suelo; a Raúl y a Vivían, saltando como locos; a Dani llevando a hombros a Iker con la Copa; a Villalibre llorando con Dani, con Julen; a Vesga con los puños al viento; a Oihan gritando: «Vamos, carajo»; a Imanol abrazado a Jauregizar y a Egiluz; a Prados, y a Yeray, en un corro enorme abrazados saltando; Raúl abrazando De Marcos; la sonrisa de satisfacción plena de Paredes; y la de Íñigo Ruiz de Galarreta que no le cabía en la cara; a Yuri llorando y agitando el puño en alto,… ; incluso Gorka Iraizoz abrazándose con Ander Herrera (la Copa también es suya); un Iribar entre lágrimas abrazando al capitán tras recibir la Copa; todos, jugadores, cuerpo técnico, etc… todos en torno a la trompeta de Villalibre…. La Cartuja entera cantando al unísono el «txoriak txori», con un enorme nudo en la garganta y una alegría inmensa en el corazón. Cada uno a su modo, todos sintiendo ese sentimiento y, ahora, hoy, un mes después, haciéndome llorar cada vez que lo vuelvo a ver. Como lloro cuando veo las celebraciones del público en la Cartuja, en la Athletic hiria, en San Mamés, el la Plaza Nueva,…

A partir de ahí, la semana posterior con la Gabarra de protagonista principal, fue de nota. Alguno comentaba que era imposible que estuviesen viendo el paso de los campeones por la ría más de un millón de personas, que casi no hay esos habitantes aquí. Ya… , pero es que no estábamos solo los de aquí… Que me diga alguien, que no conoce a alguna persona de fuera, que vino el jueves a ver la Gabarra. En mi caso puedo decir, más de un nombre, Janire, mi sobri, de Madrid, para verlo con sus hermanas y sus sobris, Gorka, un amigo de Madrid, que llegó con la lengua fuera después de trabajar, otra amiga, Miren, que vino,… desde DUBAI,… y todo ese montón de personas que han salido en otro buen montón de vídeos, de Cáceres, de Badajoz, de Segovia, de Tenerife, de Cantabria, Asturias, Barcelona, Venezuela… Los márgenes de la ría eran una locura de felicidad. O como dijo al día siguiente Angels Barceló, «Había tanta felicidad por metro cuadrado que los que lo contemplábamos a través del televisor solo podíamos sentir envidia». ¡Qué bonito todo su comentario! Os lo pongo aquí por si lo queréis escuchar entero. Pero dejadme que os diga otra frase suya preciosa: «¿Por qué la vida no es más veces así? Buscar, acompañados de otros, lo que nos hace felices y esto también lo puede hacer el fútbol, con una filosofía como la del Athletic.» Eso es, todos juntos, todos también distintos, todos diferentes, pero todos de la mano de algo tan comercial como el fútbol actual, pero que al aferrarnos a esa filosofía que nos hace distintos, le da un toque de locura, utopía, que cuando te lleva a una alegría, esa alegría se multiplica, por todo lo que queráis. Angels acaba con una frase de Eduardo Madina, que también suscribo: «Con los abuelos en la memoria, agarremos a nuestros hijos de la mano, en dirección a la ría de Bilbao». (Aquí yo añado a los padres y a cantidad de amigos que ya no están entre nosotros, aunque sí sigue en nuestros corazones). Y termina con un… «En esa ría de Bilbao estábamos todos.» Igual todos no, pero seguramente todos los románticos sí. Cualquiera de las fotos que se han hecho de esa subida de la ría en Gabarra, cualquiera, refleja lo que estoy comentando, mucho mejor que mis palabras. Me viene a la cabeza la del edificio en el que está la palabra Soñar, pero cualquier otra es válida.

Foto: David Herranz @DDherranzfoto

Pero también lo evocan otras situaciones que se han dado ese día, como por ejemplo, los campeones anteriores, los de 1984, que ya tienen relevo, acompañando en otro barco , los Clemente, Salinas, Urquiaga, Dani, Zubi, Urtubi, De Andrés, Goiko, Liceranzu, Gallego, Noriega, Endika, Sola, Núñez, Argote, etc… : Jon Aspiazu, segundo de Valverde, llevando puesta la camisa que llevó hace 40 años en la otra Gabarra, como integrante del Bilbao Athletic; o Mikel González, Director Deportivo, con una camiseta de Gorka Garai, del Sestao River, acordándose de todos los clubes convenidos del Athletic, de los jugadores/as que pasaron por Lezama y no llegaron al Primer Equipo, de los trabajadores del club y de sus compañeros de Dirección Deportiva. Gorka Garai representaba los 4 puntos. Y por su Aita y su Sestao; o Mikel Jauregizar con la camiseta de Hugo Rincón. Y sobre todo, la Gabarra detenida debajo de La Catedral, y los en ella subidos, jugadores, cuerpo técnico,el presidente, Jon Uriarte, directivos,… tirando a la ría pétalos de rosas, rojas y blancas, y flores, en recuerdo de todos los que no están. Detalles todos, que demuestran que esto es más que fútbol.

Todos aplaudiendo una idea. Todos unidos junto al equipo de nuestro corazón, un grupo distinto, y comprobando que con la filosofía actual es posible tocar el cielo con los nuestros, como lo hemos hecho, de modo que todos los niños, todos los alumnos puedan abrazar esta misma idea, que nos ha llevado a un triunfo tan deseado, como importante para todos, pero sobre todo para los más jóvenes, que todavía no lo habían vivido, y para nuestros mayores, que pensaban que igual no lo volvían a vivir. Ahí lo tenemos. Disfrutémoslo, todo lo que podamos y, ahora, a seguir soñando con más.

¡Aúpa Athletic!

Recital de Gil Manzano en Getafe

Que alguien me explique que le hemos hecho de malo a este árbitro.

¡Otra roja! (Foto: Athletic Club)

¿Alguien de Bilbao le ha pegado en el pasado? ¿Alguno tenemos una deuda económica con él? ¿Hemos matado a su gato? ¿Algún simpatizante del Athletic le robada los bocadillos en el patio cuando era crío? No sé, alguna explicación debe existir, porque últimamente tiene ”muy mala suerte» cuando nos arbitra. Bueno, más bien, los que tenemos mala suerte somos nosotros, O es simplemente lo mismo que llevamos diciendo unas semanas, que el Atlético de Madrid tiene que ir sí o sí, a la Champions, y por si falla el equipo colchonero, ahí están al quite, los árbitros… para evitar que nosotros saquemos puntos. No puede ser casualidad tantos partidos horribles de los trencillas. Una estadística tan repetida siempre en contra del mismo, no puede ser casualidad. Su arbitraje ha sido calamitoso, por lo que ha pitado y también por lo que no ha pitado. De esto último, ha habido sobre todo en el primer tiempo, en el cual el Getafe, ese equipo que dicen que tiene intensidad, yo lo llamo otra cosa, se ha forrado a dar patadas, pisotones, incluso un codazo, con el total permiso de Gil Manzano. Todavía no había dicho su nombre, para que no se me avinagrara el comentario. A Nico lo han asado. Una de las patadas, que casi le pone en órbita, le ha tumbado directamente. Increíble no sacar tarjeta ante eso. El codazo a Yeray en un salto, también, curioso. El comentarista dijo que no había nada. Eso sí, cuando al de poco Yeray le hizo una falta a ese mismo jugador, el comentarista dijo, que había cuentas pendientes. A ver… , chico… , aclárate… , entonces en la primera falta, sí hubo algo más que una falta ¿Verdad? Pues nada. Tarjeta para qué. Y estos son dos simples ejemplos. También tenemos dos pisotones, uno a Prados, alevoso, y otro, creo que sin querer, aunque conociendo al Getafe, vete a saber, a Herrera. Tarjetas tampoco. Entre este reparto de estopa por parte de los azulones, Iñaki se inventó un golazo desde fuera del área. Maravilla.

Como siempre en el segundo tiempo tenía claro que la primera tarjeta nos caería a nosotros. Hubo que esperar porque otra maravilla, en este caso de contraataque, llevado por Nico de manera excepcional, con Berenguer desmarcándose y llevándose a dos defensas, en un muy buen movimiento, y con Iñaki, otra vez, aprovechando el caramelito de su hermano, para poner el 0 a 2 en el marcador. Y todos tranquilos y muy contentos, pero el de amarillo no podía dejar esto así. Beñat perdió un balón y Yeray tras resbalón lo toca con la mano en el centro del campo, teniendo a un compañero un metro más atrás. Tarjeta clara, pero para mí amarilla. Vamos… Casi se muere de la ilusión al sacarle la roja. Y a sufrir. Un partido controlado que a partir del 58 es otra historia. Otra vez, por omisión, no pitando una falta clamorosa del delantero del Geta, a Simón, saca tarjeta a Paredes por protestar. Mal por protestar pero es que ¡vaya falta! Y al de poco, horroroso error de Paredes, que vuelve a dar un alegrón al de amarillo, que le puede sacar la segunda amarilla, por falta clarísima, y así expulsarle, en el 78. Más sufrimiento si cabe. Entre todos estos desastres, Simón muy entretenido haciendo unos paradones de mucho cuidado, alternando con alguna salida un poco mejorable, pero los paradones nos hacen no dar importancia a lo otro. El asedio era total, y encima, nosotros sin centrales. Ha sido comentar Ernesto en la rueda de prensa previa al partido que hemos tenido mucha suerte este año, porque teniendo tan.pocos centrales… Pues ala… Gafado. Los dos centrales que teníamos sanos, expulsados y a jugar con dos medios centros en su lugar (Beñat Prados y Vesga). No contento con su labor Gil Manzano decidió pitar un penalti a Raúl García por una mano que él a pesar de estar en la parte contraria del área, vio clarísima. Casualidad. Salta Raúl dándose la vuelta, y el balón le da de espaldas, justo debajo del hombro, en el inicio del brazo, que estaba todo lo pegado que puede estar en un salto. Raúl lo protesta vehementemente porque tiene claro que no es penalti. Atentos. El VAR le llama, es decir, para el VAR, no es penalti, porque si no, no le avisan que vaya a verlo. Os recuerdo que éste es el mismo arbitro que en el partido entre el Alavés y el Atlético, pitó mano de Azpilicueta, pero que le llamó el VAR, y cambio de opinión,dejando sin penalti a favor al equipo babazorro. Ayudita al Atlético. En Getafe te llama el VAR, y casualidad, no cambia de idea y se mantienes en tus trece de que es penalti. Un escándalo. Una vergüenza. Pero… como también tenemos un escándalo de portero, Unai, paró el penalti.

Paradón (Foto: Athletic Club)

¡Qué barbaridad! Lleva 3 parados en esta temporada, lo que no ocurría en el Athletic, desde la temporada 73/74 con , casualidad también, José Ángel Iribar. ¡Ahí es nada! Seguro que al que más le dolió la parada fue al árbitro, que por cierto, encantado de haberse conocido echó también con roja directa a uno de los entrenadores más templados de la Primera División, a Ernesto, por protestar el alucinante penalti. Federación, árbitros, Comité Técnico de Árbitros (CTA),… váyanse por donde han venido, por no decir otra cosa… Esta semana volveré a esperar el comunicado por parte del CTA. Ansiosa estoy de leerlos y a poder ser que me expliquen porque las jugadas violentas del Getafe no son tarjeta. Lamentable.

Fijaos el cabreo que tengo, y eso que hemos ganado, que si no…

Para acabar con cosas positivas además de lo crack que es Simón; otra portería a cero para la colección; Nico dos nuevas asistencias, que hacen que lleve ya 15 en Liga y Copa; dos goles de Iñaki, con lo que lleva 11 en Liga. ¡Vaya números!

Y la semana que viene, quizá sin centrales, a jugar contra Osasuna, y seguramente, otra vez contra el árbitro de turno, que parece que da igual quién sea, ya que nos machaca cualquiera. A pesar de todo, ¡a por los navarros! Y…

¡Aúpa Athletic!

Y este arbitraje al Athletic ¿qué?

Empezaré diciendo, para que no se enfade mi amigo Fernando, que el Athletic ayer estuvo bastante espeso, y perdió dos puntos en San Mamés, ante un equipo, el Granada, que sí o sí, el año que viene va a jugar en Segunda División.

El árbitro también protagonista (Foto: Pankra Nieto)

De todas formas, el equipo nazarí, para estar donde está, la verdad es que lo hizo bastante bien. Nos creó muchos problemas. En primer lugar, se pusieron por delante en el marcador, con el gol en propia de Iñaki, en el minuto 6. Inicio ideal para ellos, y palo gordo para nosotros, a pesar de lo cual el equipo estuvo intenso y fue a por el partido, como debía ser, con todo, ya que nos estábamos jugando el poder jugar el año que viene la Champions. Aunque el sueño parece que ya está medio olvidado. Se consiguió empatar en el primer tiempo, gracias al gol número 14 de Guruzeta. ¡Vaya números que está haciendo¡ De hecho, como siga así podría luchar hasta por el Pichichi, que está a 3, de momento, en poder de Dóvbyk del Girona. Poco después de meter el gol, consiguió superar al portero, otra vez, pero el balón que se colaba, lo consiguió sacar el defensa. Una pena.

En el segundo tiempo, quizá faltó un poco de finura, sobre todo en los últimos pases, y por parte de Iñaki Williams, que ni sé los pases que desperdició. Tuvo además un tiro muy bueno repelido por el portero, y otro por un defensa. Y en el 85 no consiguió meter gol por muy poco. De hecho, en nuestra grada lo vimos dentro. Igual faltó también un poco de fuelle. Pero intentarlo lo intentaron de todas las maneras posibles. El Granada se defendió con uñas y dientes, y perdieron el tiempo con maestría, y con el permiso de un árbitro malo como la carne de pescuezo. Un Iglesias Villanueva, que hasta él perdió el tiempo, sacándole la tarjeta a Txingurri en el minuto 90, con una chulería, que hace comprensible que le tengamos tanto asco. Un árbitro que ha disfrutado sacando todas las tarjetas que ha podido a nuestro equipo, mientras que a ellos hasta el segundo tiempo, a pesar de que algunas de sus faltas lo merecían, ni pensar. La tarjeta a Paredes es clarísima, pero la de De Marcos, ni de broma. !Ah! Y le supone a Óscar no jugar en el Wanda. ¡Qué casualidad! ¿Verdad? Casualidad, sí. ¡Y un jamón! El Athletic habrá perdido los dos puntos por méritos propios, pero el arbitraje ha sido LAMENTABLE. La tarjeta a Sancet, de auténtico pitorreo. Por protestar, pero en el segundo tiempo, una protesta mucho más exagerada de un jugador del Granada, a ver si adivináis, ¿le sacó tarjeta? Por supuesto, que no. Al del Granada no. Casualmente, en el descuento, otra protesta de Ander Herrera, sí la mereció según el trencilla, y además la de Valverde, también. Por otro lado, una entrada criminal, a Yuri, que incluso le lesionó, tarjeta amarilla, cuando debería haber sido roja. Yuri al banquillo, y Méndez , que casi le parte el tobillo a seguir en el campo. Y casi se me olvida que el 10 de ellos, teniendo amarilla le da una patada a Yeray, que suponía la segunda amarilla para cualquiera árbitro del mundo. ¿Señores del Comité de Árbitros, van a sacar otro comunicado para hablar del arbitraje? La semana pasada lo hicieron sobre el penalti del último minuto, y sobre las declaraciones del Athletic, pero tuvieron la sinvergüenza de no decir nada sobre los dos penaltis que se comió el árbitro. Y no me olvido del audio del VAR también de la semana pasada sobre el penalti del último minuto. Audio manipulado, del que han desaparecido bastantes segundos…. ¿No sería que alguien decía que eso no era penalti ni de broma? ¡Qué vergüenza! Llevamos dos arbitrajes seguidos, HORROROSOS. ¿Casualidad? NOOOO. En el futbol español nada es casualidad. El Atlético tiene que ir a la Champions y lo va a conseguir por lo civil o por lo criminal. Y si eso conlleva machacar al Athletic, pues se hace. Repito que los nuestros habrán perdido ellos los dos puntos por deméritos propios, pero que Iglesias Villanueva, ha perjudicado al equipo, es una evidencia, también. Supongo que el Atlético le ganará al Alavés, este fin de semana, y ya el partido de la semana que viene, en el que ambos equipos se enfrentan, no será tan importante, pero… si lo es… no me quiero ni imaginar el arbitraje que nos van a perpetrar. La Liga está adulterada. Da igual Negreira, que Perico el de los palotes, aquí no pasa nada. También se puede pensar que el arbitraje de hoy ha sido una llamada de atención contra el Club, por lo que hablaron la semana pasada sobre los penaltis y demás. El CTA saca el comunicado y a la semana siguiente te llega la represalia. En fin. Un asco todo.

Supongo que cuando juguemos la semana que viene contra los colchoneros estarán a seis puntos en la clasificación, así y todo, hay que ir sin dejarse nada (excepto De Marcos, que ya se ha encargado el árbitro que no esté) a por ellos, además para intentar, si no es la cuarta, mantener la quinta posición, por el tema del dinero que dan por puestos. A ver… ¡A por el Atlético! Y…

¡Aupa Athletic!

P.D.: Raúl García salió de suplente y la ovación que se llevó fue impresionante y más que merecida. Está semana ha anunciado que deja el fútbol y nos va a dejar huérfanos de un profesional como la Copa de un pino. Debería quedarse en Lezama en algún puesto, para inculcar su forma de competir a los chavales,o jejeje para hacerles transfusiones de sangre.

¡Grande, Rulo! ¡Zorionak por toda tu carrera!

Derrota previsible en el Bernabéu

Si las visitas al Bernabéu, en general, son como las visitas al dentista, la de ayer era incluso peor.

Gol de Rodrygo (Foto: Athletic Club)

El partido estaba ahí en medio, como incordiando, antes de llegar a la final de Copa del Rey. Podíamos pensar antes del partido que era imposible que no les afectase, como así ha sido. El equipo no parecía el mismo de siempre. Por el beneficio de la duda les concedo que igual es porque era el Real Madrid el contrario, pero la presión adelantada, la garra, el asfixiar al rival no se ha visto ni un momento. No quiero decir que no lo hayan intentado, ¡que va! Pero no parecían los mismos. No se lo echo en cara porque son humanos y la importancia del próximo partido es innegable. El inicio parecía que era nuestro, con desparpajo y hacia arriba, 3 corners, incluso. Pero nos duró 8 minutos, lo que tardó Rodrygo en meter su gol. En 3 pases se presentaron en el borde del área y su tiro fue para dentro. Julen, novedad como titular en Liga, dio la sensación que pudo hacer más, pero intentó sacar el balón a mano cambiada, y no lo logró. El golpe fue duro, y al equipo le costó reaccionar. El Madrid tampoco es que hiciese maravillas, y salvo un tiro de Valverde, que respondió muy bien Julen, y un cabezazo de Tchouameni rozando el poste, nada más.

El segundo tiempo, fue parecido. Quizá el Athletic lo intentó un poco más, pero sin gran convencimiento. Hasta que en otra contra, de nuevo Rodrygo, tras quiebro a Vivían, marcó con calidad, el definitivo 2 a 0. Y ya. Salvo una volea de Iñaki que Lunin rechazó como pudo (los comentaristas dijeron que fue paradón, a mí me pareció que Iñaki le dio un balonazo), y un rebote de Muniain, nada más. Ellos tampoco, nada más, quizá porque no lo necesitaron. Seguimos aumentando la cuenta de años que salimos de allí derrotados.

Lo peor del partido la lesión de Yeray, que salió quejándose del abductor. ¡Vaya año lleva el pobre! Y a ver si puede llegar a la gran cita. Solo tiene seis días. También en lo negativo, el nivel al que está Oihan. Y ya van un montón de partidos seguidos. Espero que en la final se dé la vuelta como a un calcetín y se salga. O por lo menos que demuestre esa calidad que todos sabemos que tiene, pero que lleva partidos desaparecida. Confiamos en ti, Sancet.

Ernesto con la alineación y los cambios demostró que ya estaban pensados de antemano, para repartir minutos, pensando en la final. Normal. Nada que reprochar. El mejor del partido fue Beñat Prados (jugó 60 minutos), que está haciendo un máster de cómo debutar y dejarnos a todos con la boca abierta. Y que siga así.

Y ya sí. Ahora solo deben pensar en el sábado, y en la final. A mí, ya dije la semana pasada, que se me estaba haciendo larguísimo, y no quiero pensar lo que todavía falta. ¡Qué ganas de que llegue el día! Sexta final de Copa a la que llega el equipo en los últimos 15 años. Una Barbaridad. Mérito increíble llegar, pero ya sabemos como acabaron las otras 5. La última vez que se ganó fue hace 40 años. Demasiado tiempo. Y, sobre todo por los jóvenes, los más jóvenes, y también por los más mayores, estaría bien que pudieran poner el broche de oro en esta final. 40 finales ya jugadas y 24 ganadas. Esperando que la presión no les pueda, deseando que sean capaces de desarrollar el juego que han mostrado este año en muchísimos partidos, y sabiendo que lo van a dar todo en el verde, solo les puedo decir, que… ¡a por el Mallorca! Y, como siempre,…

¡Aúpa Athletic!