El Barça tumba al Athletic

En el minuto 12 el Barcelona ya había hecho el primer gol. Mal pintaba el partido. A pesar de seguir siendo optimista la realidad nos aplastó con un equipo, el blaugrana, en modo apisonadora, por lo que para el minuto 21 ya tenían 3 goles en el casillero y finiquitado el encuentro.

Por los suelos (Foto: AFP)

Miedo daba que fuese un auténtico escándalo. Pero el Barcelona levantó el pie del acelerador y empezó a pensar en el Bayern. Normal. No necesitaba más. En estos 21 minutos muchos estuvieron mal, pero Yuri se llevó la palma. No veía tan mal a un jugador desde hace mucho tiempo. Tampoco me gustó lo poco que jugó la semana pasada y ahora es fácil decirlo, pero parece una osadía sacarlo el primer partido de titular contra este equipo, sobre todo sabiendo que en su banda iba a estar Dembelé. Está lento y él basa mucho su juego en la velocidad. Sí ésta desaparece nos queda el jugador de ayer. Hay que reconocer que no tuvo la ayuda necesaria de Berenguer, pero Dembelé lo dejó en evidencia cada vez que lo encaró. Creo que sólo le ganó una disputa en todo el partido. Los blaugranas tontos no son, olieron la sangre y todos los ataques o casi todos vinieron por esa banda. Y así Dembelé consiguió 1 gol y 3 asistencias. Supongo que para Yuri será mazazo moral, pero hay que recuperarlo fisicamente. Eso sí, no lo sacaba de titular contra el Villarreal, porque necesita más tiempo para estar a su nivel.

A pesar, también de dar un par de pases al contrario, el mejor de los nuestros me pareció Yeray, que creo evitó males mayores con algunos cortes providenciales. A Íñigo Martínez le sigo viendo muy flojo. En el primer gol, aunque la marca es de Yuri, ni siquiera salta para entorpecer un poco. También regaló al Barcelona varios pases sin oposición. Le necesitamos en forma como el año pasado. Y si va a estar así de flojo, que juegue Vivian.

Por sacar algo positivo, ademas de Yeray, vuelvo a mencionar a Raúl, que salió al final del partido, pero quitó un balón a Ter Stegen, que no acabó en gol por nuestra impericia, pero Raúl de diez.

Por cierto, primera titularidad de Oier Zárraga. Me alegré y espero que este encuentro, no haya sido el último. Sería muy injusto que ocurriese eso.

Para colmo de males, en esta porquería de partido, se lesionaron Herrera, y su sustituto Dani García. Sendas lesiones musculares, que a ver hasta cuándo los alejan del terreno de juego.

Y poco más se puede decir. Pero sí voy a sacar una conclusión. No nos podemos regodear en la derrota, porque en este campo es lo que casi siempre pasa. Sus jugadores no es que sean buenos, es que son buenísimos, así que a limpiarse las heridas y a trabajar para que éste sea el último borrón del campeonato. Hasta ahora en la Liga no hemos estado así de mal, ni parecido. Se puede mucho más, y vamos a volver al juego alegre y combinativo que nos han brindado en varios partidos de los anteriores. Diría que en la mayoría. Así que, no caigamos en el desánimo. El Villarreal, próximo rival, nos querrá superar en la clasificación. Hay que impedírselo… ¡A por el Submarino Amarillo! Y…

Aúpa Athletic!!

El Atlético de siempre nos derrota en La Catedral

Fiel al estilo de su igualmente desagradable entrenador, el Atlético ejerció de lo que es y se volvió a llevar el gato al agua.

Giménez en su línea (Foto: Oskar M. Bernal)

Un único tiro a puerta le sirvió para llevarse el partido. Es su juego, su estilo y les funciona desde hace mucho. Ayer también. Así nos adelantan en esa tercera plaza de la clasificación y nos hacen volver a poner los pies en la tierra. Para el Athletic fue un quiero y no puedo, sobre todo a partir del gol en el segundo minuto del segundo tiempo.

En la primera parte, como nos tiene acostumbrados, Iñaki desaprovechó, como la jornada anterior contra el Sevilla, un remate de cabeza, totalmente solo, ante Oblak. ¿No lo podría mejorar entrenándolo? Esa jugada podía haber cambiado el partido pero… También lo podía haber cambiado, otra, si el árbitro hubiese sido valiente y hubiese expulsado a uno de los jugadores más sucios de toda la Liga, José María Giménez, cuando en una ida de olla importante le suelta una patada sin sentido a Iñaki, cuando el balón era ya inalcanzable para él. Delante de la nariz del linier, pero… este equipo tiene bula y se quedó en amarilla. Pero que no me digan que iba a jugar el balón, porque lo que iba era a hacer daño, que es lo que suele hacer este individuo. Ya nos lesionó hace un montón de años (en el 2014) a Guillermo, pisándole el tobillo con saña, alejándolo de los terrenos de juego, un par de meses. Un angelito que por llevar la camiseta que lleva acaba partidos que no debería. Así mismo, Vesga creo que recibió otro par de pisotones (digo creo porque estos no los he visto repetidos en la tele) y no sé quién se los propinó.

Entre los nuestros hubo bastantes jugadores flojos, además del ya citado, Iñaki, Nico, lo intentó todas las veces que pudo, pero Reinildo no le dejó ni a sol ni a sombra y lo anuló por completo. Muniain muy desafortunado en pases y en el balón parado que sacó. Por primera vez fue el primer sustituido, aunque por lo que he leído fue debido a algunas molestias. Entró Raúl García por él y la intensidad y las situaciones de peligro aumentaron. De Marcos falló bastantes pases. Íñigo no es el que era. Por otro lado, siempre me queda la sensación que Ernesto hace los cambios tardísimo. En el 80 hizo otros dos, saliendo al terreno de juego Zárraga y Villalibre. Pocos minutos para ellos, pero también se notó algo su presencia. Pero el arreón final no sirvió más que para que el portero suplente del Atlético, Grbic que salió por la lesión de Oblak, se luciera. Por cierto, la chulería de este ùltimo, al pasar olímpicamente del árbitro y salir por el centro del campo, en vez de por detrás de portería ¿no es una desconsideración grave y supone algo más que amarilla? ¿O es que por ser del Atlético puede salir por donde quiera, pasando del árbitro? Por no hablar de que cada decisión del árbitro suponía tener a 8 jugadores colchoneros protestándole y de las pérdidas de tiempo continuas. Pero es su juego y les funciona. ¡Qué les aproveche! Equipo con mucho oficio se llama, y con una calidad individual grande de bastante de sus jugadores, que te pueden ganar, sin grandes alardes, como ayer.

A pesar de eso me quiero quedar con lo positivo, en homenaje a un amigo que nos ha dejado antes de tiempo y que es lo que siempre hacía, sacar lo positivo de todo. Alberto hubiese dicho que el Athletic no le perdió la cara al partido en ningún momento, y que de hecho podíamos, casi deberíamos haber empatado al final, con esas oportunidades que tuvimos, la de Iñigo, la de Raúl, la de Vesga,… Y que a pesar de lo buenos que son ellos, también lo somos nosotros, y el siguiente partido contra el Getafe lo haremos mejor y ganaremos. Y así va a ser. De todas formas, me hubiese gustado que el Athletic te hubiese brindado un mejor resultado en este partido, para poder decir, ¡Va por ti, Alberto! Pero en el siguiente sí que será bueno y lo celebraremos, alegrándonos contigo, aunque no sepamos donde estás. El Athletic es sobre todo familia, y una parte de ella se ha ido contigo. Ahora en mi caso, no recibiré tras enviarte mi comentario del Blog tu siempre respuesta de: «Rulando por toda la geografía Athleticzale, de norte a sur de la peninsula». Yo siempre te contestaba: Mil gracias, Alberto. Y lo repito hoy, mil gracias, Alberto, porque sé que de ahora en adelante, se lo pasarás a San Mamés, y a todos los demás santos para convertirlos a la fe zurigorri, si es que no lo están ya. Se te echará de menos aquí. MUCHO. Abrazos enormes a Miren, Ainhoa y Mikel, así como al resto de familiares y a todo el montón de amigos que sé que dejas. Goian Bego.

Y, hoy más que nunca…

¡Aúpa Athletic!

¿Impresionante Athletic a domicilio?

Los dos únicos partidos jugados fuera por el Athletic y los resultados en ellos obtenidos, así lo avalan.

La alegría del mejor ayer, Nico (Foto: EFE)

0 a 4 contra el Cádiz y 1 a 4, ayer, contra el Elche. No seré yo quien diga que no estoy encantada. Por supuesto, ya que firmaría este mismo resultado e incluso con menor diferencia de goles en cualquier partido jugado a domicilio. Sobre todo, porque por tradición hemos sólido ser un equipo al que le cuesta puntuar fuera. De hecho, el año pasado si no conseguimos clasificarnos para ir a Europa, seguramente, fue por culpa de estos partidos. Y este año, llevamos 6 puntos de 6. Mientras que en casa estamos demostrando mayores problemas a la hora de conseguir la victoria. Solo 1 de 3 partidos ganados. 4 puntos de 9.

Ahora bien, sacar conclusiones de este partido sí que parece empresa difícil. El primer tiempo de los rojiblancos fue para enmarcar. Se metieron cuatro goles pero pudieron ser más. He leído por ahí que el Elche estuvo horrible, y sí, lo hizo francamente mal en este periodo, pero por demérito propio, y también por mérito nuestro. Se aprovecharon todos los regalos, pero gracias a esa presión e intensidad, concentración e insistencia que están demostrando nuestros jugadores. No se conforman con uno o dos goles y van a por la colección. Lo cual para los aficionados es una gozada. Nico, que contra el Espanyol estuvo bastante desafortunado, se desquitó e hizo su mejor partido. Su par, el debutante Nico Fernández, en el lateral izquierdo del Elche, no lo vio en todo el encuentro. Lo seguía pero siempre tarde. Solo le consiguió adelantar una vez y fue en el minuto 9, que me perdone la maldad, cuando remató él a puerta, quitándole el gol al pequeño de los Williams. Vamos, que el Elche ya inició el suicidio deportivo desde muy pronto. Eso sí, ayudados por un pase extraordinario de Berenguer, que ha empezado la Liga en estado de gracia, y que el pobre Nico del Elche empujó a gol. Pero si no lo hubiese hecho él, detrás estaba nuestro Nico para hacer lo mismo. Seguido le hicieron un penalti, que aunque cogió el balón para lanzarlo Iñaki, al final fue Oihan quien lo tiró y transformó. 0 a 2 para el minuto 13. Además con anterioridad el VAR miró otro posible penalti por manos, para mí clarísimas y el linier cortó erróneamente un contraataque de Nico que se iba sólo. Pena porque no era fuera de juego. El festival siguió con su primer gol en Liga, otra vez, con el mismo protagonista, Nico, que se inventó un golazo con la zurda. Luego le puso un balón maravilloso a su hermano, pero volvió a demostrar que no es delantero centro, chutando suave y mal. Anularon un gol a Iker y Berenguer metió el 4°. Y así acabó el primer tiempo. Maravilloso.

Eso sí, el segundo ya fue otra cosa. El partido se convirtió en un correcalles que imagino no gustó nada a Ernesto. Una confianza excesiva de Vivían, regaló un balón y un gol a ellos, que también tuvieron otras oportunidades. Pero un equipo que hasta ahora solo había metido un gol… era imposible que metiese 4 más para remontar. Oportunidades tuvieron, porque supongo que el calor, la confianza y la relajación hicieron que el Athletic se lo permitiera. Eso sí, también nosotros tuvimos unas cuantas oportunidades para aumentar el marcador, aunque no se logró. Larguero, paradón de Édgar Badía… La cuestión es que al ver el segundo tiempo te queda la duda de que si otro equipo hubiese estado enfrente, podíamos haber recibido más goles. Por esto es, por lo que he puesto en el título las interrogaciones. No le quitó ningún mérito al equipo. El Elche está muy flojo, pero hay que conseguir todos estos goles. De hecho, el Almería y la Real solo les metieron 1 cada uno, en su casa también. Pero lo único malo es el haber concedido tantas oportunidades en el segundo periodo. Seguro que Txingurri ha tomado nota y lo trabajan.

Por último, no entiendo mucho porque el mister tardó tanto en hacer los cambios. El calor, el resultado,… da la sensación que podían haber permitido que se hiciesen antes y que se utilizasen jugadores a los que se les está dando menos minutos. Pero… como me diréis algunos: Valverde sabrá.

Y el sábado que viene contra el Rayo, que fuera ha conseguido empatar en el Camp Nou, y ganar al Espanyol. Y en casa ha ganado al Valencia. Vamos, que no va a ser una perita en dulce. A pesar de ello ¡a por el Rayo! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Sin acritud, pero el que tenía que jugar a esas horas y con esas temperaturas es Tebas.

¿Las jerarquías perjudican al Athletic?

Mi título ya indica que sé que existen jerarquías en nuestro equipo. Desconozco si en el resto también (lo cual me da un poco igual, ya que me interesa lo nuestro), pero todos sabemos que aquí, son claras.

Desolación (Foto: Oskar M. Bernal)

Ahora la pregunta a contestar es si éstas son beneficiosas o flaco favor hacen al equipo. A mí muchos partidos, me queda la sensación que algunos jugadores juegan, o como ayer, acaban el partido en el campo, aún sin merecerlo, solo por su nombre, solo por lo que esperamos de ellos, o por esa mal entendida jerarquía, que hace que a los entrenadores ni se les ocurra quitarlos, aunque no estén jugando nada bien. En el caso del partido de ayer, me cuesta entender que Iker acabase el mismo, salvo por lo que acabo de comentar… No le niego la calidad. Ni se me ocurre. Pero también creo que se puede decir que no ha empezado muy bien la temporada. Se mata por el equipo y lo intenta siempre. No se esconde y ayer tampoco lo hizo. En el segundo tiempo, que es cuando el equipo peor estaba, él continuamente se ofrecía e intentaba hacer algo, lo que me parece loable, por supuesto. Pero, no estuvo acertado, y cuando eso ocurre se me hace muy difícil de entender que juegue todos los minutos. Ayer, de nuevo, estuvo muy impreciso en los pases. La pareja que hace con Sancet, tampoco sé si es buena o no. De hecho, también espero más de Oihan de lo que ha dado hasta ahora. Ralentizaron ambos demasiado el juego. ¿Se ha contagiado Oihan de Iker en la lentitud? ¿Son incompatibles tal y como los coloca Ernesto? ¿Estaría mejor Oihan más adelantado y por eso no funcionan juntos? No lo sé. Lo que sí sé es que ayer ni uno ni otro estuvieron bien. Tampoco los hermanos Williams disfrutaron de su mejor día. Iñaki semana tras semana demuestra que no es delantero centro, pero Valverde, le sigue situando ahí, salvo contra el Mallorca que puso a Asier, y luego momentos puntuales, cuando saca a otro en la posición de delantero, por lo que Iñaki pasa a banda. Todos los entrenadores han hecho lo mismo, y como ni soy entrenadora ni nada, estaré confundida, pero… Luego llega Iñaki y el caramelo de Berenguer, de empujar a gol, lo tira fuera, o el remate de cabeza a pase de Óscar, lo vuelve a tirar fuera,… Y pienso… ¿eso mismo lo hubiese echado fuera Raúl García? No creo. ¿Guruzeta? No creo. ¿Villalibre? No creo. Pero… claro, lo mío son hipótesis que no se pueden demostrar. Lo que sí es demostrable, porque vemos que pasa, es que el Athletic no tiene gol con este protagonista de referencia como goleador. Quizá convendría probar más cosas, sobre todo en San Mamés, donde ya de los 9 puntos posible hemos perdido 5. Los equipos se cierran más y las oportunidades hay que convertirlas con más asiduidad para que el contrario se habrá un poco. Por favor, probemos a un verdadero delantero centro.

Ayer, el primer tiempo del equipo, estuvo bastante bien, por cantidad de oportunidades. Las dos mencionadas, otra de Álex a pase estupendo de Yeray, y el tiro al palo de Álex, también. Así mismo, otro número alto de jugadas en las que íbamos con ventaja y atacando bien, pero en las que por un último pase horrible, no se conseguía algo más. En esto estuvieron especialmente desafortunados, los 4 mencionados, Iker, Oihan, Nico e Iñaki. Una pena, pero el cómputo general de este periodo no fue malo, sino al contrario.

El segundo, fue otra cosa. El Espanyol vio el problema, se recompuso y no dio tantas facilidades y a partir de ahí, se fundieron nuestros plomos y pocas oportunidades hubo. Ellos tampoco, pero… Los rojiblancos ya no hacían daño. Por cierto, tirón de orejas a Nico y su manera de salir del campo al ser sustituido, como si fuésemos ganando por 2 a 0 y estuviese perdiendo el tiempo. Alucinante. Alguien para intentar justificarlo comentó que igual estaba lesionado. Pero ni aún así se puede salir del campo como lo hizo. Espero que le cantasen las cuarenta. ¿Que está enfadado consigo mismo por jugar mal? Pues espabila, sigue trabajando a tope, olvídate de ti y mira por el equipo que necesitaba que el cambio se hiciese rápido. Ahí salió Guruzeta recibiendo una enorme ovación, pero no obtuvo ni un balón que pudiese rematar. Se fueron Sancet e Iñaki, normal también, y entraron Vencedor y Raúl. Raro, en este caso porque no saliese Zárraga, que ha hecho buena pretemporada y que parece más creador que Unai, para como estaba el partido, pero… Txingurri eso decidió. Esta vez no acertó, porque Unai erró un pase y los que mejor han empezado la temporada, los dos centrales, no se entendieron y Yeray, le medio quitó un balón a Vivían, que Braithwaite convirtió en oro. 3 puntos que no merecían mucho, pero que se llevan de La Catedral.

Así volvemos a bajar a la tierra, tortazo, perdemos la posibilidad de colocarnos terceros y baño de realidad. A pesar de todo, sigo siendo optimista. Veo muchas cosas buenas. Tenemos muchos jugadores que andan bien y otros que sé, lo pueden hacerlo mucho mejor. Y si las jerarquías no influyesen mejor todavía, pero también espero que Ernesto sea listo, no se eche piedras a su propio tejado y si ve que alguien no anda bien, que lo saque menos, sin que eso le suponga un problema. Eso espero.

Y ahora la próxima semana, a recuperar fuera lo que hemos perdido en casa, también contra un equipo que sólo tiene un punto, el Elche. ¡A por el Elche! Y…

¡Aúpa Athletic!

Difíciles 3 puntos ante el Valencia

Si el punto de la semana pasada contra el Mallorca nos dejó sabor agridulce, estos 3 puntos conseguidos ante el Valencia, también en la Catedral, nos dejan muy buenas sensaciones.

Golazo de Álex (Foto: Athletic Club)

1 a 0 y a pesar de que otra vez vemos que no andamos sobrados de gol, el Valencia nos mostró que es un muy buen equipo, que tuvo la posesión del balón y que no se dedicó precisamente a especular, sino que fueron decididamente a por el partido, igual que los nuestros. De ahí que el triunfo tenga doble valor. En el primer tiempo, a pesar de ser un poco de ida y vuelta, las mejores oportunidades las tuvo el Athletic. Pero los rivales, aunque sin peligro, salvo una jugada, se acercaron al área repetidas veces. Samu Castillejo tuvo la única clara de los Ches, pero tiró elevado. Los rojiblancos tuvieron varias claras que no supieron acertar, Berenguer, Nico Williams, un gol anulado por fuera de juego a Iñaki,… Por cierto, sobre esto último habría que trabajar. Habría que recordarle a Iñaki que no se puede quedar mirando el balón o la jugada cuando él no participa, porque es frecuente que haya una segunda jugada y se pueda quedar en fuera de juego, de manera repetitiva, como en realidad le ocurre.Otras veces es porque se mete demasiado rápido al desmarque, como en el segundo tiempo, en el que hubo un contraataque dirigido por Zárraga, que tuvo que retener el balón porque el mayor de los Williams se había metido donde no debía. Tiene que trabajar ambas cosas. Vuelvo al hilo del partido. En el que llegamos a los últimos minutos del primer tiempo, cuando Berenguer se inventó un tiro desde el borde del área, con la zurda, que se coló pegado a la cepa del poste. Mamardashvili, portero que nos amargó la temporada pasada, igual pudo hacer algo más. No sé. 1 a 0 y al descanso.

Sobre el segundo tiempo, Valverde comentó que el Athletic mejoró porque no le dejó tan suelto al Valencia. Tuvimos varias oportunidades de meter el segundo. Varias contras que se deberían matar bien, pero nos falta ese buen hacer rematador y también ese último pase adecuado que facilita la labor a los delanteros. Además tuvimos otro gol anulado, esta vez a Nico, también por fuera de juego. El Valencia seguía dando miedo, por la insistencia, pero sin gran peligro. Salvo en el descuento, que se nos heló la sangre. En los últimos segundos estuvimos a punto de perder dos puntos. De no creer, pero nuestro corazón volvió a su sitio cuando el balón salió rozando el poste. Buf… Hubiese sido un mazazo de difícil digestión, porque 30 segundos antes podían haber metido los nuestros el 2 a 0, pero… Menos mal.

Destacar a los dos centrales, Yeray y Vivían, Vivían y Yeray. Vaya dos partidos que han hecho. Están a un nivel altísimo y que sigan. Vesga otra vez ocupó mucho campo, recuperó bastante, aunque a veces está demasiado solo y se le multiplica el trabajo. No me olvido que él dio el pase a Álex, antes del gol.

A Sancet y a Muniain les pido más velocidad en la circulación de balón. Iker hizo lo que debía haber sido una asistencia, pase excelente, pero el uno contra uno contra el portero, Alex no lo convirtió en gol. Pena.

Los Williams corrieron lo que no está escrito y entraron por bandas bastante, pero a ambos les fallo quizá la pausa en el último pase.

Por supuesto, eché de menos a Villalibre, fue mi disgusto particular de ayer por la tarde. Encima, como me comentó mi vecino de localidad, casualidad, no estaba Asier y ayer metieron muchos más balones al área desde las bandas que contra el Mallorca. En fin. Ahí que darle partidos al Búfalo.

Zárraga y Raúl García, saliendo desde el banquillo los dos, muy bien.

Y así tenemos 4 puntos y moral, porque estos 3 últimos se han conseguido ante, repito, un muy buen equipo. Moral que siempre te da más alegría para ir a Cádiz a por otros 3 puntos más.

Mi último comentario es para la grada de animación, que varios de los lectores de este blog y amigos me preguntaron la semana pasada que qué me pareció. No contesté porque quería ver un partido desde mi localidad de siempre, ya que contra el Mallorca estuve en otro sitio, y para hacer una comparación me parecía que debía estar en mi sitio. Pues bien, ayer estuve en él, y vi a la grada increíble durante todo el partido. Contra los insulares, en el segundo tiempo, igual decayeron un poco, pero ayer fue impresionante. Muy bien. Ambientazo, que llamó la atención incluso del entrenador contrario, Gennaro Gattuso, alguien acostumbrado a jugar en campos caldeados, y que dijo que con ese ambiente era complicado jugar, que muy bien la afición. Pero también debo decir que de la semana pasada no me gustó nada que la grada le hiciese un homenaje a Iker por sus 500 partidos. No entiendo por qué lo tuvieron que hacer ellos solos. Mucho más lógico, me pareció lo de ayer, que el aplauso y el homenaje viniese de todo el campo, no solo de una parte, y antes de comenzar el partido, con todo el público. Encima entregado por Iribar y Susaeta (¡Ahí es nada!). Y, por último, repitiendo que ayer la grada me encantó, no me olvido que no solo ellos animan, que también muchísimos en todo el campo no paramos de hacerlo, y hay momentos que incluso todo el campo al unísono lo hace, lo cual es una gozada. Y eso sí que da puntos, todos al unísono.

Y la semana que viene, sin el apoyo de los incondicionales de casa, pero supongo que con la presencia de muchísimos peñistas, por supuesto, también incondicionales, ante los que los nuestros deberán seguir dando el do de pecho para conseguir otros 3 nuevos puntos. ¡A por el Cádiz! Y…

¡Aúpa Athletic!