¿Las jerarquías perjudican al Athletic?

Mi título ya indica que sé que existen jerarquías en nuestro equipo. Desconozco si en el resto también (lo cual me da un poco igual, ya que me interesa lo nuestro), pero todos sabemos que aquí, son claras.

Desolación (Foto: Oskar M. Bernal)

Ahora la pregunta a contestar es si éstas son beneficiosas o flaco favor hacen al equipo. A mí muchos partidos, me queda la sensación que algunos jugadores juegan, o como ayer, acaban el partido en el campo, aún sin merecerlo, solo por su nombre, solo por lo que esperamos de ellos, o por esa mal entendida jerarquía, que hace que a los entrenadores ni se les ocurra quitarlos, aunque no estén jugando nada bien. En el caso del partido de ayer, me cuesta entender que Iker acabase el mismo, salvo por lo que acabo de comentar… No le niego la calidad. Ni se me ocurre. Pero también creo que se puede decir que no ha empezado muy bien la temporada. Se mata por el equipo y lo intenta siempre. No se esconde y ayer tampoco lo hizo. En el segundo tiempo, que es cuando el equipo peor estaba, él continuamente se ofrecía e intentaba hacer algo, lo que me parece loable, por supuesto. Pero, no estuvo acertado, y cuando eso ocurre se me hace muy difícil de entender que juegue todos los minutos. Ayer, de nuevo, estuvo muy impreciso en los pases. La pareja que hace con Sancet, tampoco sé si es buena o no. De hecho, también espero más de Oihan de lo que ha dado hasta ahora. Ralentizaron ambos demasiado el juego. ¿Se ha contagiado Oihan de Iker en la lentitud? ¿Son incompatibles tal y como los coloca Ernesto? ¿Estaría mejor Oihan más adelantado y por eso no funcionan juntos? No lo sé. Lo que sí sé es que ayer ni uno ni otro estuvieron bien. Tampoco los hermanos Williams disfrutaron de su mejor día. Iñaki semana tras semana demuestra que no es delantero centro, pero Valverde, le sigue situando ahí, salvo contra el Mallorca que puso a Asier, y luego momentos puntuales, cuando saca a otro en la posición de delantero, por lo que Iñaki pasa a banda. Todos los entrenadores han hecho lo mismo, y como ni soy entrenadora ni nada, estaré confundida, pero… Luego llega Iñaki y el caramelo de Berenguer, de empujar a gol, lo tira fuera, o el remate de cabeza a pase de Óscar, lo vuelve a tirar fuera,… Y pienso… ¿eso mismo lo hubiese echado fuera Raúl García? No creo. ¿Guruzeta? No creo. ¿Villalibre? No creo. Pero… claro, lo mío son hipótesis que no se pueden demostrar. Lo que sí es demostrable, porque vemos que pasa, es que el Athletic no tiene gol con este protagonista de referencia como goleador. Quizá convendría probar más cosas, sobre todo en San Mamés, donde ya de los 9 puntos posible hemos perdido 5. Los equipos se cierran más y las oportunidades hay que convertirlas con más asiduidad para que el contrario se habrá un poco. Por favor, probemos a un verdadero delantero centro.

Ayer, el primer tiempo del equipo, estuvo bastante bien, por cantidad de oportunidades. Las dos mencionadas, otra de Álex a pase estupendo de Yeray, y el tiro al palo de Álex, también. Así mismo, otro número alto de jugadas en las que íbamos con ventaja y atacando bien, pero en las que por un último pase horrible, no se conseguía algo más. En esto estuvieron especialmente desafortunados, los 4 mencionados, Iker, Oihan, Nico e Iñaki. Una pena, pero el cómputo general de este periodo no fue malo, sino al contrario.

El segundo, fue otra cosa. El Espanyol vio el problema, se recompuso y no dio tantas facilidades y a partir de ahí, se fundieron nuestros plomos y pocas oportunidades hubo. Ellos tampoco, pero… Los rojiblancos ya no hacían daño. Por cierto, tirón de orejas a Nico y su manera de salir del campo al ser sustituido, como si fuésemos ganando por 2 a 0 y estuviese perdiendo el tiempo. Alucinante. Alguien para intentar justificarlo comentó que igual estaba lesionado. Pero ni aún así se puede salir del campo como lo hizo. Espero que le cantasen las cuarenta. ¿Que está enfadado consigo mismo por jugar mal? Pues espabila, sigue trabajando a tope, olvídate de ti y mira por el equipo que necesitaba que el cambio se hiciese rápido. Ahí salió Guruzeta recibiendo una enorme ovación, pero no obtuvo ni un balón que pudiese rematar. Se fueron Sancet e Iñaki, normal también, y entraron Vencedor y Raúl. Raro, en este caso porque no saliese Zárraga, que ha hecho buena pretemporada y que parece más creador que Unai, para como estaba el partido, pero… Txingurri eso decidió. Esta vez no acertó, porque Unai erró un pase y los que mejor han empezado la temporada, los dos centrales, no se entendieron y Yeray, le medio quitó un balón a Vivían, que Braithwaite convirtió en oro. 3 puntos que no merecían mucho, pero que se llevan de La Catedral.

Así volvemos a bajar a la tierra, tortazo, perdemos la posibilidad de colocarnos terceros y baño de realidad. A pesar de todo, sigo siendo optimista. Veo muchas cosas buenas. Tenemos muchos jugadores que andan bien y otros que sé, lo pueden hacerlo mucho mejor. Y si las jerarquías no influyesen mejor todavía, pero también espero que Ernesto sea listo, no se eche piedras a su propio tejado y si ve que alguien no anda bien, que lo saque menos, sin que eso le suponga un problema. Eso espero.

Y ahora la próxima semana, a recuperar fuera lo que hemos perdido en casa, también contra un equipo que sólo tiene un punto, el Elche. ¡A por el Elche! Y…

¡Aúpa Athletic!

Empate agridulce contra el Mallorca

Inicio liguero en la Catedral y empate a cero contra un equipo el Mallorca que vino, como es lógico, a hacer su partido, poniendo un autobús en su parcela de campo.

500 partidos de Iker, ya. (Foto: Athletic Club)

El Athletic, por un lado, demostró que sigue con su problema de los años anteriores, la falta de gol. Sin gol no hay premio y será difícil conseguir el objetivo, que el otro día en rueda de prensa presidente, capitán y entrenador establecieron, el clasificarse para Europa. Pero por otro, quiero ser optimista y me agarró a que ayer vi más cosas, más variantes que los años anteriores, y sé que esta temporada este equipo va a tener unos números goleadores más a la par con un equipo de esta categoría. Convencida estoy y así lo digo. Para empezar, me encantó ver de inicio a Asier Villalibre. Espero que siga de titular muchos partidos más. Si tiene suerte con las lesiones, debería jugar mucho más que hasta ahora. Para el minuto dos, ya disparó entre los tres palos un balón muy complicado, por su situación en el campo, teniendo la portería detrás, y por hacerlo al primer toque y con el exterior. Para mí, un puro delantero centro. Sin pensar, al primer toque y con calidad. La misma calidad, que por desgracia, demostró ya, en dicho minuto dos, el portero mallorquinista, Rajkovic, que consiguió sacar el balón. No sé qué tiene San Mamés, pero se las pinta solo para sacar jugadores internacionales de entre los contrarios. Está vez ha sido el portero. Sacó todo lo que le llegó y en la única que hizo la estatua, un tiro de Vesga, impresionante, el balón se fue al palo.

Tanto en el primer como en el segundo tiempo, hubo un buen montón de oportunidades. 16 tiros nada menos, de los que 8 fueron a puerta, otro más al palo, a parte del citado, en este caso de Yuri, tras paradón del portero serbio, a un muy buen tiro, tras pase de Asier. También le sacó a contrapié una muy difícil a Guruzeta, que jugó unos minutos.

La alineación, primera de Txingurri en su tercer periplo por Bilbao, fue muy arriesgada por el marcado corte ofensivo. Me sorprendió muchísimo ver juntos a Oihan y a Iker. Este último cumplió su partido 500 en el Athletic. Zorionak por el logro, porque es impresionante. Eso sí, no estuvo muy afortunado, aunque dio un pase buenísimo a Berenguer (cuyo chut a puerta, de nuevo, lo sacó el meta). Muni también hizo un tiró forzado en el 44, que todos cantamos gol, pero que el portero blocó sentado en el suelo. Una pena. Sancet tampoco estuvo muy afortunado. De todas formas mi confianza absoluta en él. De hecho, para mí no hubiese sido el primer cambio. Hubiese quitado antes a Iker, que estaba ralentizando mucho el juego. O incluso a Iñaki, que tampoco tuvo su día. Me queda la duda de si quitó a Sancet porque le están cuidando, para que la pubalgia no le vuelva a molestar. Tampoco hubiese quitado a Asier. Y eso que Raúl me encanta, pero quiero verle más minutos al Búfalo. Tiene que convertirse en nuestro delantero centro.

Destaco el debut a Malcón Adu Ares. 4 minutos, que le sabrían a gloria a él y que al resto nos ilusionó, porque vemos que hay futuro, o presente, de calidad.

Y para destacar a alguien, debo hablar de nuestro guardameta. ¡Vaya parada que hizo a remate de cabeza bermellón! ¡Qué maravilla! Y también en el primer tiempo, tras error de Vesga, eso sí, propiciado por un pase muy comprometido de De Marcos, Unai solucionó un marrón con solvencia. Además tuvo una salida rápida anterior en la que estuvo muy atento. Es un seguro. Como lo son Yeray y Vivían. Muy buen partido el de ambos.

Y para ir acabando, comentar, que vi juego suficiente de ataque y de calidad, para afirmar que vamos a meter más goles que el año pasado.

Y por último, no sé si el rumor de Ander Herrera es cierto o no. Pero no me gustaría que viniese a cerrar puertas algún jugador que debería explotar este año en el campo, pero que si traen a Ander lo que explotará será en el banquillo, porque después de pagar un dineral por un jugador de 33 años, al que le darás una ficha alta, no podrán dejarle sin jugar. Vamos a confiar en los canteranos. Además, ¿no queríamos intentar reducir costes? Meter otro sueldazo, para un jugador que está ya de vuelta… No me parece. Quiero que este año sea el de Sancet, el de Zárraga, el de Vencedor,… ¡Ojalá no venga!

Y la semana que viene, también en casa contra el Valencia. Equipo que se nos atragantó el año pasado, sobre todo por ese juego desagradable y marrullero que proponía su entrenador, Bordalás, y que los Ches lo desarrollaban a las mil maravillas. A ver cómo es el equipo de Gennaro Gattuso, su nuevo mister. Sea como sea, ¡a por el Valencia! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic, Dr. Jekyll y Mr. Hide, gana al Cádiz

Si la semana pasada ya hablé sobre esta película que menciono en el título, el Athletic se reafirma en su capacidad de mutación, y nos muestra en un mismo partido, lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer.

Gol de Vesga (Foto: EFE)

Si el primer tiempo nos ha enamorado con su capacidad de crear juego y encima siendo efectivos cara puerta, en el segundo, ha demostrado cómo se les puede olvidar jugar al fútbol. Ni un pase en condiciones, pérdidas continuas, fallos groseros,… En fin, un buen resumen de lo que ha sido el equipo este año.

Al empezar el encuentro nos ha llamado la atención la alineación de Marcelino debido a la cantidad de cambios realizados con respecto al partido anterior, contra el Celta. El de Sancet era obligado, ¿pero los otros? ¿Ha sido una forma de señalar a Vencedor, Berenguer, Yuri y Yeray por el bodrio del otro día? La respuesta solo la tiene el entrenador, pero la realidad es que el equipo con Dani García, Nico Williams, Balenziaga, Íñigo Martínez y Raúl (que eran las novedades), se ha gustado y para el minuto 33 ya tenía un 0 a 3 en el marcador. Raúl, Muniain y Vesga eran los goleadores. Y podía haber subido un cuarto al marcador, pero se pitó fuera de juego de Iñaki, lo que no entiendo muy bien porque al sacar la falta Iker, Iñaki sí está en fuera de juego, pero es Raúl el que remata y cuando lo hace ya íñaki deja de estar en posición incorrecta. Con la espalda toca el esférico para que entre en portería. A mí me parece correcto. Hubiese sido el 0 a 4, pero…

El segundo tiempo, nadie lo esperábamos como fue. El Athletic sacó a relucir su versión más chusca. Iñaki malogró dos contras y a partir de ahí todo fue negativo. Fallos continuos que metieron al Cádiz en el partido, que además, salió con una intensidad que a los rojiblancos, quizá por el resultado, se les olvidó en la caseta. Encima Unai Simón cometió un error que permitió a Lucas Pérez, recién ingresado en el campo, meter el primer gol. El Cádiz se lo creyó y los nuestros dieron un paso atrás. Alejo se convirtió en un Superman que percutia por la banda derecha y surtía de balones a sus compañeros en el área. Uno lo aprovechó Álvaro Negredo, para hacerle con el pecho una maravillosa asistencia a Sobrino, que de tiro cruzado puso el 2 a 3. Siguieron insistiendo y en el descuento llegó un palo de Fali, y una última, que no entró de milagro, con el tiempo ya pasado, 2 minutos y 15 segundos, más de lo que había indicado el árbitro de descuento. Y sí que estuvo parado el partido porque tiraron una botella de agua, en el descuento, sí. Pero desde luego no 2 minutos y 15 segundos. Son unos jetas los árbitros. Perdón por el inciso, pero es que no puedo con ellos. Por cierto, no he comentado otro error del árbitro o del VAR, muy importante, en este caso a favor nuestro. La expulsión de Vesga, no debió de producirse, ya que él no tocó al jugador gaditano, el expulsado debió ser Vivían. A nosotros nos favoreció, porque con el asedio al que estábamos sometidos, que hubiesen quitado al buen central, hubiese sido una faena. Por cierto, a Dani le sacaron su primera tarjeta en Primera división. Sorprendente para ser un central. Eso sí, tuvo suerte porque estuvo a punto de conseguir dos amarillas. Espero que el Athletic pida que le quiten dicha tarjeta a Mikel Vesga, porque es claro que es un error del árbitro. ¿Será capaz el Club de ser tan diligente?

Y así, con un segundo tiempo horrible, nos salvamos del desastre gracias a la maravilla del primero. En fin… 3 nuevos puntos que son agradecidos y que nos permiten seguir luchando por el imposible de llegar a Europa A ver qué ocurre en la final de Copa. Ay… final en la que deberíamos haber estado pero… Pena.

Sea lo que sea… el día 30 tendremos el próximo partido contra el Atlético de Madrid en La Catedral, a por ellos y…

¡Aúpa Athletic!

Asier Villalibre merece más minutos

Llevaba un año sin marcar gol, desde el 7 de abril del año pasado que hizo uno en Anoeta.

Asier, nuestro dela tero centro (Foto: Pablo Viñas)

Para un delantero es un dato duro, pero a pesar de ello sigo convencida de que es nuestro delantero centro. Por ello, no me canso de pedir más minutos para él. El dato de un solo gol es significativo pero es que es imposible que tenga más porque en Liga ha jugado 14 partidos, saliendo de ellos, solo dos como titular. Lo normal ha sido que le hayan dado 10, 15, o 20 minutos en cada una de las 12 veces que ha comparecido. desde el banquillo . Es decir, una miseria. Sé que para él ha sido, o está siendo un año muy duro debido a las lesiones musculares. La lesión inicial en el bíceps femoral y luego las dos o tres recaídas… Mucho tiempo parado, sí. Pero, también tenemos que decir que cuando está disponible Marcelino no cuenta con el más que de manera residual. De hecho, aquí arriba, ya he escrito los datos fríos que confirman lo que digo. Números que me llaman la atención, porque si en algo estamos todos de acuerdo es, en que al Athletic le falta gol, mucho gol. Que se hacen ocasiones, pero que no se materializan. Si a eso le unimos que el delantero centro que más minutos juega en el equipo es Iñaki, siempre titular, y muchas veces acabando los partidos completos, y que lleva 7 goles… Solo 7,… pues, no acabo de entender que a Villalibre no se le den más minutos e incluso más titularidades. Lo tenemos en casa, vamos a aprovecharlo con oportunidades de calidad, no con 15 minutos al acabar los partidos. Ayer salió en el 75, precisamente sustituyendo a Williams que las había fallado de todos los colores. En el primer tiempo, dos manos a mano contra el portero, maravillosas asistencias de Sancet, y un caramelo para la cabeza que le vino desde la banda… que tampoco acertó. En el segundo, también otra clara, y tampoco. Sí, ya sé que es el máximo goleador del equipo con 7 goles, pero debería llevar 17, a nada que hubiese metido la mitad o un tercio de las oportunidades de las que ha gozado. Ya meterá. Esa es nuestra frase mantra. Ya meterá más. Tranquilos que ya meterá más Mi petición es que… ya que no lo hace, y mientras lo consiga… que repartan minutos, y que juegue Asier mucho más que ahora. Muchos suspiran por Karrikaburu, que cuesta un dineral, pero si vieniese aquí, igual tampoco jugaba, porque Iñaki es intocable. Y sí, Iñaki, tiene una velocidad endiablada y cada vez se busca mejor las jugadas, sí. Pero no las mete. Ayer salió Asier y al de 10 minutos aprovechó un muy buen pase de Raúl García, para deshacerse del defensa y quedarse mano a mano contra el portero, pero con muy poco ángulo. Y la metió de manera perfecta. Además remató dos veces de cabeza, aunque ambas fueron alto. Se faja con los defensas, pero tiene intuición y está a menudo donde van los balones. APROVECHÉMOSLO, por favor, Marcelino, aprovéchalo más, mucho más.

Sobre el partido, todo comentario que haga va a ser repetir lo que he dicho muchos comentarios de partidos anteriores. La falta de gol lo mediatiza todo. Un primer tiempo muy bueno en el que el Athletic no le dejó al Elche opción a nada, y en el que las ocasiones de peligro a nuestro favor se sucedían una tras otra. Pero sin premio, hasta la medio chilena, tijera, de Berenguer (muy bonito), que hizo un poco de justicia. Pero ir al descanso solo con un 1 a 0, era de nuevo frustrante.

En el segundo tiempo, despertó el Elche, pero sin llegar a tener oportunidades claras, y en el 86 llegó el gol de Asier que pareció finiquitar el partido. Pero, nos encanta sufrir y ni siquiera se pudo respirar esos pocos minutos, porque un fallo, despiste de Yuri, provocó el gol, 2 a 1 de los ilicitanos. No lo merecían pero… Ahí subió al marcador y a sufrir los 3 minutos que quedaban.

A destacar, Sancet muy bien, pero otra vez sustituido. Vencedor vuelve a ser el de antes de la lesión, y también muy bien. Vivían me da seguridad. Núñez, aprobó el examen, tras el desastre de Mallorca, lo cual no es poco, y le ha tenido que venir muy bien. Me alegro un montón por él.

Y ahora, estamos a un punto del Villarreal, próximo rival y obstáculo para conseguir lograr el séptimo puesto que nos podría llevar a Europa, si el Betis gana la Copa. Así que, a preparar a tope la semana que el sábado tenemos examen. !A por ellos! Y…

¡Aúpa ATHLETIC!

Un eficaz Valencia elimina al Athletic

Se esfumó el sueño copero, esta vez antes de llegar a la final.

Tristeza (Foto: Borja Guerrero)

Una pena, pero quizá desde San Mamés se vio que el equipo no lo iba a conseguir. La oportunidad perdida de llevar un buen resultado a Mestalla ha sido demasiado lastre.

Ayer fue la confirmación. Estoy de acuerdo con lo dijo Marcelino en rueda de prensa, sin ser literal, de que el Athletic no lo hizo mal, sobre todo en el primer tiempo, que lo hizo bastante bien, teniendo más y mejores oportunidades que el Valencia, pero… como ya nos ha pasado otras veces, esas oportunidades hay que materializarlas, y no se pudo lograr. Era el día del NO. Y lo que cambió el choque y diría que hasta el resultado definitivo fue el error de Iñaki, en ese pase al hueco que le hizo Muniain, en el que se fue en velocidad, pero remató de la peor forma posible. Sigo sin entender cómo teniendo el balón para chutar con su pierna buena, recortó para dejárselo en la mala. Incomprensible. Falló. Si llega a meterla podíamos haber visto otro partido pero…. No fue así y, para colmo de males, en la siguiente jugada Guedes sí demostró su calidad. Golazo desde fuera del área y adiós. Mazazo al equipo que había tenido también otras oportunidades para adelantarse, pero por malos pases últimos, decisiones erróneas, o fallos de cálculo, sólo el gol del portugués subió al marcador.

El segundo tiempo, fue de ataque descontrolado y poco eficaz de los nuestros y control sin agobios del Valencia, que estaba en su salsa. Desarboló nuestro juego casi sin despeinarse. Impotencia es la palabra que mejor define el segundo tiempo. O incluso incapacidad. El Athletic del primer tiempo, no asomó. No pudo. El Valencia no le dejó, o su mismo nerviosismo e inoperancia se lo impidieron. Los cambios tampoco ayudaron mucho. Quizá Petxa mejoró a Lekue y atacó más, pero poca cosa. Vencedor no se notó, y Sancet tampoco. Muniain no fue ni determinante ni presente casi. Iñaki desapareció. El mejor que me estaba pareciendo. Vesga, fue sustituido por Zárraga, que tampoco aportó. Nada. El segundo tiempo fue un morir en la orilla rezando para que se diese el milagro, que podía haber llegado con el tiro de Yuri en el descuento, pero ni siquiera fue a puerta. Una pena.

El Valencia nos superó con sus armas, sin ser excesivamente superiores, pero un toque de calidad, les fue suficiente. Y en el escenario de intentar remontar la suficiencia valenciana no nos dejó ni una mínima opción.

Nuestro gozo en un pozo. Eliminamos a Barcelona y a Real Madrid, pero… al Valencia no. Nos ahorramos la final en La Cartuja, un dineral, y la posibilidad de tener esa alegría de ganar una final de Copa después de tanto tiempo. Pero… el año siguiente lo intentaremos. 3 finales seguidas hubiese sido una pasada. Nos quedamos en dos. Pero volveremos. Mimbres tenemos, así como jóvenes y calidad y un futuro más que prometedor. Seguro que volveremos. Y por supuesto…

¡AÚPA ATHLETIC!