¿Y en la Copa qué… tras el fiasco contra el Eibar?

No he sido capaz de escribir hasta ahora, porque tampoco tenía muy claro qué poner.

Jon Rahm en La Catedral (Foto: EFE)

Lo único salvable del sábado en San Mamés fue el homenaje que se hizo en el inicio a nuestro golfista Jon Rahm. Luego, en el partido, casi casi, la nada más absoluta. No recuerdo haberme aburrido tanto en un partido de fútbol nunca jamás. La pregunta es ¿cómo es posible jugar tan mal al fútbol contra un equipo que estaba bajo mínimos? La respuesta quizá la dio Gaizka Garitano en rueda de prensa tras el partido al decir que había sacado a San José debido a que el juego el Eibar era fundamentalmente por alto y pretendía fortalecer al equipo. Es decir, viene un equipo que últimamente no sacaba ningún punto, a San Mamés ¿y tú te adaptas a su juego? Pues así nos fue. El Eibar encantado con el cambio y nosotros sin crear una sola jugada con criterio. Mal muy mal. Si el contrario no quiere jugar el balón, no hagas lo mismo. No sé. Deja a Unai López donde lleva toda la Liga y sigue dando minutos a Sancet, porque se supone que estás tú en tu campo y quieres y debes mandar en el partido y crear ocasiones de gol. Pero bueno no quiero centrar solo la crítica en el entrenador, ya que los jugadores son los que están en el campo y los que deben hacer también algo parecido al fútbol, pases con criterio, sin ser maravillosos pero que lleguen a tu compañero que está a dos metros. Hubo una jugada (digo jugada por llamarla algo), que seguro os acordáis. Dos jugadores nuestros pegados ambos a la banda de la Tribuna Este, separados entre ellos unos 8 u 10 metros, y un tercer jugador, que tenía el balón, unos 3 metros más hacia el centro del campo. Les hace un pase… no se sabe a cuál de ellos, pero el balón va justo a la mitad del espacio entre ambos, (imposible para los dos), es decir, directamente a fuera de banda. MADRE MÍA. Esa jugada es el resumen del partido. Un desaguisado. Conseguimos un punto por el empate, pero porque el Eibar tampoco hizo nada.

Por buscar algo positivo, Ibai, pone el balón parado infinitamente mejor que cualquier otro compañero y el equipo mejoró algo en el segundo tiempo con él. Y Villalibre, pocos minutos pero se notó también. Tuvo una disposición distinta. Más participativo y con muchas ganas. Pide más minutos y un poco de continuidad. Que apueste por uno u por otro, Kodro o Villalibre, pero que les dé verdaderas oportunidades.

Y luego a las 21:00 al lío contra el Intercity en Copa. Miedo me da. Miedo nos da. O mejor… ¿quién dijo miedo? A ver qué cara nos enseñan hoy. Sea cual sea ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

¡Ozú, Joaquín!

Me caía mejor Joaquín cuando no se dedicaba a meternos tres goles (es broma), pero… la vida es así.

Joaquín en modo arte (Foto: Deia)

El Athletic también es así, y de todos es sabido el afán o la suerte que nos acompaña de dar datos impactantes en el fútbol, como que un jugador que lleva mil años en activo y jamás ha metido un gol, nos lo meta a nosotros, o que venga el jugador más pequeñito de la Liga y el gol te lo meta de cabeza (su primer gol de ese modo), o un equipo que nunca gana fuera de casa y lo hace en San Mamés, o… o… o… podía seguir, pero prefiero ahorraros el trago… Fue así, ha sido así y lo seguirá siendo. Aunque todo hay que decirlo, también tenemos estadísticas de las buenas, si no que se lo pregunten a Osasuna, que el otro día les fastidiamos un récord histórico, 31 partidos seguidos sin perder en el Sadar (1 a 2), habiendo sido también los que hace mil años (en 1979, con un 1 a 8) les rompimos también el anterior mismo récord. No todo va a ser malo, jejeje… y menos con el Athletic.

La verdad es que el domingo a mí me extrañó que Joaquín no hubiese conseguido nunca un hat trick. Y aunque me da rabia que sea contra nosotros, tengo que decir que siempre me ha caído fenomenal, y me sigue cayendo. Es más, hasta creo que a él le encantará que su éxito haya sido contra nosotros y no contra otro equipo, por lo del nombre y eso. Además, hay que ver los goles… la verdad, muy muy buenos. El primero, parar con el pecho y voleón inapelable. El segundo, con una rosca perfecta para salvar a Unai y tirar a la cepa del poste, y el tercero, con velocidad y tranquilidad absoluta para tirar a donde no llega el arquero. Vamos, lo que viene siendo un máster en finalización. Menos mal que el cuarto no lo consiguió, y no llegó poker porque Unai le hizo un paradón en el segundo tiempo. Durante todo el partido estuvo de diez. Retuvo el balón lo necesario para dar pausa en los momentos finales de agobio. No había forma de quitarle el balón. Supongo que para nuestros chicos no sería «agradable» tenerle delante, porque varias veces les dejó en evidencia. Buenillo que es. Por cierto, he leído en las redes sociales que los aficionados del Athletic, que estuvieron en el campo, con su tercer gol se pusieron de pie y aplaudieron, lo que a los aficionados béticos les encantó y lo agradecieron allí, y en las redes. A lo que yo digo… ¡Cómo para no aplaudirle! Yo también le hubiese aplaudido, como creo recordar que se la aplaudido en La Catedral alguna vez al ser sustituido. Algo tendrá. Y no me refiero solo a los 38 añitos que tiene el prenda. También a que como es un buen tipo (o eso le parece a todo el mundo), tras el partido tuvo un recuerdo para nuestro crack, Aduriz, que es cinco meses mayor que el bético, al que dijo que quería mucho porque coincidieron en el Valencia (dos lujos de jugadores). ¡Felicidades, mi «arma»! o como diríamos por aquí… Zorionak, txo!

Sobre el resto del partido, decir que es muy difícil que regalando 20 minutos y 3 goles en ese tiempo, puedas llevarte algo positivo. 20 minutos horribles nuestros, pero también 20 minutos increíbles de ellos. El rival también juega y lo bordó. No supimos pararles. Pero… después, nuestros chicos estuvieron a punto de lograr la machada, lo que ya tiene mérito. El cambio de sistema en el segundo tiempo ayudó. El jugar con 3 centrales y dejar a los carrileros subir más libremente, hizo que el Betis pasase momentos de agobio. Sobre todo, con el 3 a 2. Hubo ahí una jugada definitiva que corta el árbitro (que no me gustó nada), que podía haber supuesto el empate. Me refiero a ese balón que se lleva Williams, desde mi punto de vista no era plancha, y que había dejado a Yuri solo encarando área. Una pena. Una pena de arbitraje. ¿Fue penalti a Iñaki el del minuto 5? Ahí dejo la pregunta. Vuelvo al juego. Mejoró, lo cual no era difícil, pero bien Gaizka por el cambio de sistema. Pena que nos faltasen unos minutillos para conseguir algo. Dejadme que me quede con lo bueno, con la reacción del equipo y ahora… ¡A por el Eibar! Eso sí, a otra hora distinta… ¿sabrán jugar los chicos si no es al mediodía? Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic rocoso derrota al Eibar

Nunca 45 segundos sirvieron para tanto. Pita el inicio del partido el colegiado, siendo el balón sacado por el Eibar. El Athletic lo recupera y hace una jugada de ataque de ensueño. Pared entre Muniain y Yuri, pase atrás y Raúl García que entra como un toro fusilando a Asier Riesgo. Segundo 45 y uno a cero a favor del Athletic. Demasiado partido por delante para aguantar el resultado. De hecho, el Athletic no jugó a aguantar. Siguió atacando pero sin tanto acierto.

El Eibar, como todos los equipos de Mendilibar, es trabajador, correoso, un equipo que nunca se da por vencido. Y como era lógico se lanzó al ataque con idea de remontar. Pero se encontró delante a un equipo que no tiene nada que ver con el anterior Athletic de Berizzo. Se topó con lo que ha conseguido Garitano en el poco tiempo que lleva al frente de los rojiblancos, un grupo solidario y trabajador que defienden en bloque, desde el primer hasta el último jugador. Un equipo que a pesar de los fallos puntuales de Yeray, que el sábado falló más de lo que nos tiene acostumbrados, no dio ninguna opción a los armeros. De hecho, en el primer tiempo también Beñat tuvo oportunidad de marcar un gol pero su casi vaselina fue al larguero. El Eibar no tuvo oportunidades reseñables.

En el segundo tiempo el Eibar dio un paso adelante pero sin premio porque tampoco tuvo oportunidades, gracias, fundamentalmente, al buen hacer de nuestros jugadores. Eso sí, de cara a puerta volvimos a estar fallones y ninguna de las oportunidades del segundo tiempo pudo subir al marcador. Lo que impidió que viésemos el partido con mayor tranquilidad porque aunque el Eibar no hiciese grandes oportunidades, en cualquier jugada tonta podían haber empatado el partido. Pero al final, la jugada tonta la tuvieron ellos ya que un balón de Cucurella, que iba a las red, lo sacó, con la espalda, Sergi Enrich. Un poco de suerte tampoco nos viene nada mal.

Así acabó un nuevo partido en San Mamés en donde fuimos otra vez testigos de la comunión existente entre el equipo y la grada. Es una gozada ver animar así a La Catedral, que responde al esfuerzo de los jugadores enseñando sus mejores galas, o en este caso, cánticos. Muy bien otra vez el público.

Y así, con 33 puntos, y escalando posiciones. Europa más cerca pero… partido a partido. El domingo a Valencia a jugar contra un equipo entrenado por un entrenador, Marcelino,… que en fin… se está disputando el premio de la Liga con Setien a ver quién hace la declaración post partido más desafortunada. Difícil pugna. Marcelino tras empatar contra el Leganés dijo: «Ser superior y empatar tanto no me había pasado nunca» y, por si fuera poco… no se detiene ahí, el angelito… : «Hemos perdido dos puntos no por méritos del rival sino porque el fútbol nos está quitando mucho». Supongo que se estará refiriendo a que le quita inteligencia porque chulería no le quita, no. ¡Como se puede ser tan sobrado! En fin, no necesita más comentarios. Además, de todos es conocido el cariño que nos tiene. Espero que el fútbol el domingo que viene le siga quitando… aunque su rival, es decir, el Athletic no demuestre tanta calidad y tanta superioridad como ellos demuestran siempre. ¡A por el Valencia! y…

¡Aúpa Athletic!

¿Athletic a por puestos europeos?

El Athletic ayer noche en Huesca consiguió una importantísima victoria que aleja al equipo del descenso que queda a 7 puntos.

Raúl García dando el triunfo (Foto: Athletic Club)

Mejor regalo no pude tener por el cumpleaños de mi blog que hace 7 años. ¡Quién me iba a decir a mí! Mi primera entrada o comentario fue «A la final» y ya llevo 7 años aquí escribiendo sobre el Athletic y vosotros acompañándome. Gracias y espero que sigáis ahí, completando este espacio con vuestros comentarios. Athletic-Bihotzez lo hacemos entre todos.

Decía que estamos a 7 puntos del descenso, pero curiosamente, también a 7 de los puestos Champion. Por ello, ayer en rueda de prensa le preguntaron a Gaizka Garitano que si estaban mirando a Europa. No le gustó mucho la pregunta y, seguramente, con razón. Dijo que llevábamos un montón de tiempo ahí abajo y que… había que ir poco a poco. Sin mirar más allá. Estoy de acuerdo. La Liga está muy igualada y si pierdes o si ganas unos partidos te metes abajo o en Europa, pero… Hay que ir partido a partido. Sobre todo si este último lo hemos jugado tan así… Bueno, tan así… es flojo. Flojo… flojo.

Los primeros 20 minutos fueron del Huesca que a punto estuvo de darnos un disgusto. El penalti claro y la transformación de Raúl cambiaron esto. Los oscenses se pusieron nerviosos y perdieron el control del juego, añadiendo unas entradas fuertes que les llevaron a conseguir unas cuantas tarjetas. Del primer tiempo no hubo más noticia.

El segundo empezó con varias oportunidades nuestras pero… Williams no consiguió matar el partido en una oportunidad muy clara a pase maravilloso de Raúl. Ay… Iñaki… No matamos y los últimos minutos fueron de sufrimiento. Mucho sufrimiento. Los mejores, además de Raúl, fueron Iago y los dos centrales, Íñigo y Yeray. ¡Qué sigan así!

Lo próximo el sábado contra el Eibar y el bueno de Mendilibar. Importantísimo para seguir escalando y ver dónde estamos. ¡A por el Eibar! y

¡Aúpa Athletic!

¡El Athletic gana a domicilio!

Si nos preguntan a los hinchas del Athletic en qué ciudad queremos jugar fuera en la Liga, es casi seguro que contestamos Vigo.

Williams determinante (Foto: EFE)
Otra vez hemos vuelto a ganar alli. Nos ha dado 3 puntos importantísimos, aunque muy trabajados y sufridos. El Celta tenía 5 puntos más que nosotros, pero ahora le tenemos a dos. Hemos salido del descenso pasando al Villarreal y alcanzando al Leganés. El Valladolid está también a 2 puntos y a 3, el Eibar, la Real y el Valencia. Es decir, hay un montón de equipos metidos en la misma pomada. Así se ven un poco mejor las cosas.
¡Qué descanso cuando ha pitado el árbitro el final! Los seis minutos de descuento han sido una nueva tortura, ya que este año algunos goles nos han caído en el descuento (¡qué daño nos hizo el del Valladolid!). Ayer también, el empate del Celta en el primer tiempo fue en el descuento. Empate inmerecido pero que nos demuestra que somos unos panchitos. Encima para que la herida sea mayor… te enteras que el que ha metido el gol, Beltrán, ha inaugurado su cuenta de goles en Primera división. ¡Que bien! ¡Así le queda un buen recuerdo al chaval! Y, encima, que es el primer gol que el equipo vigués marca en esta liga de córner. ¡Genial!
No me parece que los gallegos mereciesen el empate pero… así llegamos al segundo tiempo.
De nuevo nos adelantamos con gol de Williams, tras una asistencia extraordinaria de Iago Herrerín. Nada de suerte, porque en el primer tiempo también le hizo otra pase a Iñaki, aunque ése no lo puedo controlar. Muy bien Iago. Y muy bien en la definición Iñaki.
A partir de ahí el partido se convirtió en algunos minutos en un correcalles del que podía salir tanto un 1 a 3, como un empate a 2. Maxi Gómez de nuevo en el descuento remató de cabeza solo un balón que gracias a Dios salió cerca del palo. ¡Qué tortura! Así que normal que cuando enfocaron en el palco al nuevo presidente del Athletic, Aitor Elizegi, al acabar el partido, se le vio suspirar aliviado. No me extraña.
¡Victoria fundamental! Que debe ser la que nos lleve a encadenar buenos resultados juntos y así poder estar más tranquilos. Gaizka Garitano sigue imbatido. Su equipo es mucho más consistente y se agradece.
Ahora sin tiempo para nada, el jueves, viene el Sevilla a La Catedral en Copa. Y seguido, otra vez, los hispalenses el domingo en La Liga y el miércoles en Copa. ¡Vaya empacho!
¡A por el Sevilla! Y…
¡Aúpa Athletic!