Aitor Elizegi, ir «pa na» es tontería

Citando a José Mota en el título, resumo la comparecencia en rueda de prensa del presidente del Athletic del miércoles. Absurda.

Amordazado (Foto: Jose Mari Martínez)

Después de casi 4 meses sin hablar ante la prensa, se supone que salió a hacer balance de la temporada, pero lo que hizo fue otra exhibición de la capacidad que tiene de hablar muchísimo tiempo seguido, sin decir prácticamente nada. La soltura, con la que a preguntas de los periodistas, se alarga en las respuestas, pero sin aportar ni un solo dato, es sorprendente. Estuvo una hora y cuatro minutos, pero poco de fundamento se pudo sacar. No es que esperase mucho más, pero mi pregunta, y la de mucha gente es… ¿para qué salió exactamente? Supongo que para cubrir el expediente. Pero me parece un papelón.

Lo más importante que dijo, sin duda, fue, nada más empezar a hablar, enviar un saludo y sus condolencias a la familia de Pedro Olabarri, exdirectivo del Athletic, fallecido ese mismo día. Me uno a sus palabras y desde aquí envió un fuerte abrazo a sus familiares y amigos. Goian bego.

A partir de ahí, todo vaguedades, divagaciones,… Hay a preguntas que defiendo que no se conteste, porque si se responde puede ser perjudicial para el club, pero es mucho mejor decir: » A eso no os puedo contestar», que hablar sobre el empedrado.

Demostró también que comunicación entre los estamentos del club no debe haber, ya que a la pregunta de si Javi Martínez y Moncayola eran posibles objetivos, respondió que no sabe si entran en el proyecto del entrenador y del Director Deportivo. Ah, ¿no? Repito, que prefiero que diga que no puede contestar. Porque con lo otro deja dudas de si la comunicación existe. Algo que parece que no, porque en una entrevista a Joseba Etxeberría, publicada en el Deia, el ex entrenador del Bilbao Athletic, decía que con Marcelino «… hemos tenido poca relación». Ante una pregunta sobre esto, Elizegi comentó que no le constaba. Pues nada, si no le consta lo dejamos. Link de la entrevista a Joseba, donde hay también, otras respuestas llamativas.

Sobre la grada de animación, recuerdo, proyecto rechazado en una votación por la Asamblea de compromisarios, dijo que es un proyecto de club, fundamental y que la recolocación de los socios que este año han solicitado cambio de localidad, está supeditada al tema de la grada de animación… Genial. ¿Para qué votaríamos exactamente los compromisarios aquel día? Se siguen dando pasos sobre dicha grada, pero sin saber cuál es el plan. El club lo sabrá pero los socios no. O por lo menos, todos los socios no. Igual, algunos sí.

Un dato que sí dio es que el texto de los posibles nuevos estatutos estará para verano, y que los plazos para que se sometan a votación se van a alargar para que se consiga sacarlos adelante. Aquí le doy mi mayor aplauso. Que se pueda aportar y trabajar para presentar lo mejor posible, depende de no hacer caso a los plazos tan limitados que nos dan los actuales estatutos; pero con un proceso informal como el que están haciendo, los plazos se alargan lo que sea necesario. Y si es para bien, estupendo. Que quizá haya una Asamblea extraordinaria para aprobarlos en Navidades. Bien.

Una de las cosas de difícil digestión que dijo fue que la temporada había durado 14 meses, porque ponía su inicio en marzo del 2020. Como sé que sabe contar, no entiendo el que haga ese cálculo. La temporada ha durado 9 meses, realmente. Y si él cuenta como quiere, yo también puedo hacer lo mismo, y decir, que solo ha durado 7, en base a que ni en abril ni en mayo se ha competido (salvo unos ratos).

A la pregunta de si hay dinero o no… buf…

Ah… y que sepáis que Marcelino siempre ha dicho que está encantado con la plantilla que tiene. Bueno… entonces eso de que tienen que salir un montón de jugadores porque quiere una plantilla corta debe ser cosa de los periodistas. Estará encantado sí, pero sobran, me reitero, un montón. Si quiere dos por puesto, con 22 lo hace. El 7 de julio cuando empiecen a entrenar o se pone las pilas el Director Deportivo o se van a presentar en Lezama entre 30 y 35 jugadores. Y teniendo en cuenta, lo que ocurrió el verano pasado, espero… o que cambie de pilas o que el club cambie de Director Deportivo, porque… a ver cómo lo hace. Lo realizado por Rafa Alkorta hasta ahora, no presagia nada bueno. Más bien, lo contrario.

Voy acabando, y como crítica a los periodistas que estuvieron en la rueda de prensa, además de (supongo) no dar crédito de lo que oían, ¿no podían haber insistido en alguna de las preguntas, para dejarle más en evidencia de lo que ya quedó? Si te interesa algo y no te ha contestado, insístele diciendo que no te ha contestado. No sé…

Lo último que quiero apuntar es una buena pregunta que hizo un periodista, Alberto Santacruz, sobre los acompañantes del club a las finales de Copa. Gracias por preguntar algo comprometido. La respuesta de nota… Telita… Ininteligible… Larga, larguísima,… Y poniendo entre medio palabras como «solidaridad»… supongo que para darle un tono positivo aunque nada tuviese que ver con la respuesta… De verdad, que es increíble que tengamos que oír semejantes cosas. Y que vengan de todo un presidente del Athletic. No sé a vosotros, pero a mí me da mucha pena y mucha rabia.

Y si alguien no me cree, aquí tenéis el link de la rueda de prensa.

Y acabo, como he empezado, Aitor Elizegi, ir «pa na» es tontería.

El Athletic se redime contra el Atlético

Así es nuestro equipo, resucitando contra el peor rival en teoría, por ser el líder y el más difícil de batir, y ganándole, por dos a uno, haciendo un muy buen partido.

Rabia y alegría (Foto: Juan Lazkano)

Un primer tiempo sensacional, con un juego parecido al que vimos nada más llegar Marcelino, consiguió que el Atlético pasase casi desapercibido, jugando muy por debajo de su nivel, porque los nuestros no les permitían hacer otra cosa. Muy bien los zurigorris, acertando ya en el minuto 9, gracias a una perfecta contra que se culminó con una pared entre Capa y Berenguer, que éste último cabeceó a la red tirándose en plancha. ¡Qué gozada ver jugadas así! También tuvo parte activa en la misma Sancet, que ayer jugó su mejor partido desde que está en el primer equipo. Me alegré que jugase otra vez de titular con Asier, Morcillo y Vencedor, porque todos ellos tienen que ir cogiendo minutos y demostrar que son válidos. Bien por Marcelino, por seguir contando con ellos. Buen paso adelante de los cuatro. Sobre todo de Oihan, por la movilidad que tuvo y cómo movió el balón, cada vez que le llegaba, jugando con inteligencia. Tuvo además llegada. Pena que no acertase en el segundo tiempo, finalizando esa contra que sacó Jon de manera perfecta.

También tengo que destacar a Capa, que hizo su mejor partido del año, aunque fuese sólo un tiempo, porque por desgracia acabó lesionado de la rodilla antes de llegar al descanso. A ver si tiene suerte y no es grave, aunque tiene mala pinta. Sacó muy rápido el balón en muchas ocasiones, percutiendo por su banda y creando muchos problemas a los colchoneros para pararle.

El segundo tiempo, fue otra cosa muy distinta porque los del Cholo dieron un paso adelante y consiguieron el dominio del juego, creando varias oportunidades, aunque sin estar certeros en el último pase. El Athletic obligado, dio un pasito atrás pero sin renunciar a los contrataques, que tuvieron varios. En este trabajo destacar a Morcillo y a la pelea que tuvo Asier con Savic y Felipe. También fue importante la participación de un Iñaki que salió de refuerzo, sustituyendo a Oihan, y que tuvo un par de cabalgadas peligrosas. Sobre todo una culminada con un buen pase a atrás, que Unai López, que también salió del banquillo, remató, repeliendo la defensa. Os diré que a Iñaki, hoy por hoy le prefiero saliendo de refresco.

Los de Simeone seguían atacando porque veían que se les podía ir la ventaja de puntos con los rivales… Y tanto va el cántaro a la fuente, que en un córner y gracias, seguramente, a una defectuosa salida de Simón, Savic consiguió el empate a uno de cabeza. Yo ya me estaba haciendo cruces pensando que, como en la primera vuelta, a pesar del buen partido que estaba haciendo el equipo, el Atlético de Madrid se lo iba a acabar llevando, con algún otro gol. Y que nos íbamos a volver a quedar a medias, o peor aún, a cero… Mujer de poca fe…. Pero error mío. De lo que me alegro enormemente. Los nuestros no se rindieron y en un saque de esquina, puesto muy bien por Ibai, Íñigo se elevó, y cabeceó inapelable a la red, gracias también a la pantalla que hizo Dani García, a uno de los defensas. Lo que se dice, trabajo en equipo. Y alegría, porque ya estaba bien de acabar los partidos mereciendo más y palmado o empatando irremisiblemente. Ya les tocaba. Tras jugar un mes y medio bastante mal, con los mazazos terribles de las finales de Copa, jugadas o, peor, no jugadas, vuelven a la victoria, y sobre todo, jugando bien, convenciendo, encima, con muchos jóvenes y contra el líder. Bien.

De Asier y de Jon también quiero destacar su trabajo defensivo. La mayoría de los corners del equipo rival los sacó de cabeza Villalibre. Me recordó a Llorente, que era una de sus especialidades. Y Jon no dejó ni un momento solo a Balenziaga. Y se hinchó a subir y a bajar, hasta el último minuto. Muy bien.

Íñigo volvió al equipo, ¡cómo se nota siempre su falta!, Y si defensivamente fue un bastión, (solo recuerdo un fallo, dejar darse la vuelta a Correa, permitiéndole el remate), su gol, fue decisivo.

Núñez, al que suelo criticar, también estuvo bien, tuvo una salida de balón entregada al contrario, pero todo lo demás bien.

Y así, 3 nuevos puntos, que son solo tres, como en cualquier otra victoria, pero el rival hace que tengan más importancia y, fijo, que a los jugadores les da moral y ese empujoncito necesario para afrontar el final de Liga con otra alegría.

Este mismo miércoles, de nuevo en San Mamés, nos toca jugar contra el Valladolid, la jornada aplazada. Sería un puntazo volver a ganar dos partidos seguidos otra vez. ¡A por los blanquivioletas! Y…

¡Aúpa Athletic!

Tristeza tras el derbi contra el Eibar

Tristeza fue la primera palabra de Marcelino en la rueda de prensa tras el partido.

Yuri y Marcelino protagonistas (Foto: Borja Guerrero)

Y tristeza la sensación que nos quedó a todos. Hablando con algunos amigos me preguntaban si lo que vimos ayer no era lo mismo que veíamos con Garitano. Ya sé que siempre tenemos la mala costumbre de hacer comparaciones, pero es inevitable. Yo les contesté que no. No sé si más por mis ganas de que no sea así, o por ser verdad. Hay una realidad que lo está mediatizando todo y que Marcelino, que no se esconde en las comparecencias ante los medios, habló de ella. Es la presencia inminente de las finales, que hace que muchas cosas se hagan distinto. De hecho, yo con el encuentro de ayer, en otras circunstancias hubiese tenido un cabreo sordo, pero no sentí, curiosamente, más que tristeza. Pensé en la oportunidad perdida de ir a la final con más moral. Como veis mi pensamiento está, de nuevo, mediatizado por el próximo partido. Cualquier cosa que comentemos nos lleva a lo mismo.

Marcelino dijo que son dos competiciones distintas y que en este momento parece que la Liga está molestando. Seguramente él, además de triste estaría cabreado porque pensará que unos profesionales no pueden hacer el encuentro que hicieron ante el Eibar. O que un profesional no puede cometer el error que cometió Unai López. No sé ni cómo calificarlo. Error enorme, monumental, gigantesco, impropio,… Incalificable. ¿En que estaría pensando para hacer semejante bobada? No sé. Este año los «Unai»s se están llevando la palma con el tema de errores groseros. Cuando no es Simón, es Núñez, cuando no, es Vencedor, cuando no vuelve a ser el portero, u otra vez Núñez, y ayer, López. Y con ese error, los armeros consiguieron empatar a 1, poco después de que Yuri metiese un auténtico golazo. Kike García, tras el regalo, con su definición, metió a los de Mendilibar en el partido y dejó noqueados a los nuestros.

Marcelino reaccionó en el descanso dejando en la caseta a los dos medios centros, el propio Unai y Vesga, que no consiguieron dominar su parcela ni crear juego. ¿Quizá con ello perdieron también su puesto en la cita del 3 de abril? Salieron Vencedor y Dani García y la creación mejoró, hasta el último pase de sus compañeros, que siguió siendo horroroso. Hubo contrataques varios, incluso abundantes, pero… todos acababan igual. Estropeados por una última decisión incomprensible o por un remate pobre.

Vuelvo al principio. Y, seguramente mucho mediatizado por las finales. Algo, que no es la primera vez que nos pasa. Os recuerdo en la época de Bielsa, en que la Liga paso a un tercer o cuarto puesto de prioridades, se quisiera o no. Mentalmente, aquellos jugadores y hoy éstos, priorizan lo importante. Así fue con Marcelo y así está siendo con Marcelino. ¿Se tiene más cuidado para intentar no lesionarse? Quizá si vemos el número de faltas del encuentro nos confirme está idea. Pues sí. 5 faltas, nada más, frente a las 15 de los guipuzcoanos. ¿Es coincidencia? Igual sí, pero ahí queda el dato. Si se mete la pierna, una jugada tonta puede hacer que te pierdas lo que todos quieren jugar. No será conscientemente, pero,… la duda queda.

Si a eso le unimos que no tenemos un killer en el área, la ecuación te da lo que te da. Empate a uno que no sabe a nada y que te lleva a pensar que, por favor, semejantes errores no se repitan en abril. Añado que me quedo tranquila porque el entrenador dijo que está seguro que en la Copa esto no va a ocurrir, que es otra competición distinta, y que no tiene dudas. No va a ocurrir. Aprovecho para introducir la viñeta de hoy de Antón, publicada en El Correo, resumen perfecto de lo que digo.

Viñeta de Antón en El Correo

¡Qué así sea! Y…

¡Aúpa Athletic!


Yeray inmenso en el empate del Celta – Athletic

El Athletic, desde que ha llegado Marcelino, consiguió ayer, por segunda vez, mantener la portería a cero.

Equipo titular (Foto: Athletic Club)

Pero por contra, por primera no hicieron ni un gol. Conclusión, empate a cero en Balaidos. Triste, pero seguramente, justo por los merecimientos de los dos equipos. Creo que fue uno de los peores partidos de la era del entrenador asturiano. El equipo salió temeroso y durante todo el primer tiempo el balón y el dominio lo tuvo el Celta. Eso sí, las dos mejores ocasiones fueron nuestras.

El rival no consiguió crear peligro, y mucha culpa de ello la tuvo Yeray, el cual está a un nivel impresionante. Hoy mismo Luis Enrique va a dar la convocatoria para los próximos partidos de la selección y creo que le va a llamar. No sé si habrá otro central, ahora mismo en otro equipo, tan solvente como él. Ayer no solo cortó muchísimo, sino que encima, una de sus salidas de balón se convirtió en un buen contrataque. En el segundo tiempo, continuó su recital y gracias, porque si no estaríamos hablando de otro resultado final. Los errores de su pareja defensiva llevan multiplicándose los últimos encuentros. Ayer de nuevo Núñez cometió 3 errores de bulto, graves. Uno, nada más empezar, supuso una falta en la frontal del área, que Aspas podía haber convertido en gol, porque era un regalito para él.

Aspas saca la falta (Foto: Athletic Club)

Y el del segundo tiempo, el corte prodigioso e in extremis de Yeray, evitó el que otra vez Aspas, se fuese sólo frente a Simón. Núñez empezó la temporada pidiendo más minutos y ser titular, por circunstancias de las distintas competiciones ha jugado bastante y ha desperdiciado las ocasiones de demostrar, que se merece ese puesto. Yeray ha apagado sus fuegos en muchos momentos y quizá, el hecho de que hayan jugado tanto juntos, ha hecho que el de Barakaldo haya destacado de manera más clara. Luego saldremos de dudas de si le convocan para la selección o no. Me alegraría por él si lo consiguiese, aunque pensando en el Athletic y el montón de minutos que lleva en sus piernas, me daría un poco de rabia porque tenemos las finales ahí cerca y necesita descanso. A Marcelino le preguntaron sobre ello, en la previa del encuentro, y contestó que no era nadie para decirle nada a Luis Enrique, y que si lleva a nuestros jugadores, se alegrará por ellos y adelante. A ver qué pasa.

Siguiendo con el partido, en el segundo tiempo ya con Muni en el campo, en vez de Raúl García, que, sorpresivamente, estuvo flojo, se mejoró el juego. Hubo más presencia en ataque pero, el desarrollo del juego me recordó muchísimo a los partidos anteriores con Garitano, por la cantidad de errores en pases sencillos, que hacían que se desbaratase el contrataque y que el balón volviese a los pies de los celtiñas. Muchísimos errores, demasiados. ¿Tendrán la cabeza en las finales de Copa, como todos? No sé, pero lo que sí sé es que estuvieron flojos, flojos.

Para acabar, comentar una de las últimas jugadas del partido en la que se podía haber pitado penalti a favor del Athletic, porque Brais tocó a Iker en el tobillo y éste se fue al suelo. ¿Penalti? No lo sé, pero si lo fue el de Suárez, la jornada pasada, éste me lo parece, incluso más. Pero… ni lo revisó el árbitro, ni el VAR. Así funciona esto. Una vergüenza.

Ahora por delante el equipo tiene una semana entera para poder descansar y a la vez, preparar el próximo derbi contra el Eibar. ¡A por los armeros! Y…

¡Aúpa Athletic!