Un Atlético rácano se lleva los 3 puntos de San Mamés

Ya sé que no necesitó más. Ya sé que no hay un equipo que defienda mejor que ellos. Ya sé que el Athletic tampoco hizo gran cosa. Ya lo sé.

No pudo ser (Foto: Athletic Club)
No pudo ser (Foto: Athletic Club)
Pero que el Atlético de Madrid tenga posibilidades de ganar la Liga… francamente es un poco triste. Muy efectivos sí. Pero vaya turre. Lo que hizo el equipo madrileño fue adelantarse en el marcador en la única jugada de peligro del primer tiempo y a partir de ahí, autobús y a intentar alguna contra, en lo que también son peligrosísimos. Bueno y también en aprovechar alguna jugada lamentable como la de Thomas que siguió jugando .. aprovechando que Iraizoz estaba en el suelo, porque se pegó un buen golpe con un compañero. El centrocampista rojiblanco se metió en el área él solo y tiró a puerta. Muy “deportivo”. En la línea del Atlético de Madrid. No esperaba otra cosa la verdad. Este equipo es así. Y Thomas, por supuesto, reflejo de su entrenador, intentó meter gol. Lamentable, pero es lo que hay. La diosa fortuna hizo que el balón fuera al palo y volviera a donde estaba el portero. Todos los jugadores fueron a donde el colchonero, para recriminarle la jugada. Por eso me da tanta rabia perder contra ellos. Bueno, por lo menos no nos podemos quejar ya que no han lesionado a ningún jugador, como en partidos anteriores. Así que recuerde el pisotón de Giménez (menos mal que ayer no estaba) a Guillermo, la temporada pasada, que le dejó dos meses o más fuera de combate. Y seguro que vosotros os acordáis de más. Por no hablar del pisotón de Augusto (en marzo) al debutante de la Real Sociedad, Capilla, con la consiguiente lesión grave. Por supuesto sin sanción, claro. Ayer no hubo que lamentar nada similar. Sólo alguna típica caricia, a modo de manotazo “sin querer”, como el que le dan a Beñat, y una plancha, por supuesto no pitadas. Pero para lo que nos tiene acostumbrados hasta me pareció poco. Diría que hasta casi partido de guante blanco.
Sobre nuestro juego poco puedo decir. Los jugadores se volvieron a dejar el alma, pero, el armazón de cemento armado levantado por el equipo de Simeone fue infranqueable en todo momento y sólo pasaron algún pequeño apurillo durante 15 minutos del segundo tiempo pero… nada más. Durante el primer tiempo el equipo sólo tiro a puerta una vez por medio de Muniain pero sin chicha ni limoná. Un tirito. Las bandas estaban missing y poco se puede rematar si no se crea. El equipo en el segundo tiempo mejoró cuando se sustituyó a Muniain y a Susaeta, por Williams e Iñigo Lekue, pero no lo suficiente. Mucho empuje y mucha garra, pero… el Atlético y su oficio impidieron cualquier atisbo de nada. Y a punto estuvieron de meter ellos el segundo gol en los últimos minutos. Pero ya hubiese sido demasiado para lo que ofrecen. Eso sí, como me dijo un amigo colchonero el gol de Torres precioso. Sí señor. Y su defensa numantina super efectiva, sí señor. Pero… buf… vaya rollo.
Lo mejor de la jornada que el Sevilla perdió contra el Sporting. El Celta empate, tampoco está mal. Ya que nosotros no hemos hecho los deberes, me tengo que alegrar de los fallos de los rivales (también bastante triste…). Y ahora sin tiempo de nada otra vez, a jugar el domingo a las doce contra el Levante. Estarán nerviosos y agobiados por la clasificación. Heridos y con ganas de rascar algo. Hay que ir otra vez con todo a conseguir esos tres puntos, pero no va a ser fácil. Aquí nadie regala nada así que…
¡A por el Levante y Aúpa Athletic!

¡El derby de Ipurua para el Athletic!

Buenísimo y merecido resultado el cosechado en Ipurua. El Athletic ha sido superior al Eibar y así lo ha reconocido incluso el mismo entrenador de los armeros, Gaizka Garitano, al finalizar el partido. El Athletic con un primer tiempo muy bueno ha tenido suficiente. Incluso en esos 45 minutos podía haber hecho algún otro gol pero la mala suerte o más bien el portero debutante hoy en Primera división Jaime Jiménez lo han impedido. En Ipurua, como era normal por la carga de partidos, ha habido novedades en la alineación. Aduriz se ha quedado en el banquillo, lógico teniendo en cuenta que el próximo miércoles nos jugamos una final y que el zorro está un poco escaso de gasolina. Había que reservarle y así ha sido. Muy bien. Ha podido reaparecer Guilermo que llevaba dos meses en el dique seco, tras la cerdada, tras la criminal entrada de Giménez, el … del Atlético de Madrid, que le piso el tobillo, cuando lo tenía apoyado en el suelo, consiguiendo lo que hemos comprobado. Tener a un jugador fuera de juego 2 meses. También han sido titulares Williams e Ibai Gómez.

Ibai Gómez, uno de los destacados (Foto: Oskar Martínez)
Ibai Gómez, uno de los destacados (Foto: Oskar Martínez)
Seguro que la alineación a más de uno le ha puesto a echar pestes por considerarla floja, pero imagino que el mismo partido les habrá llevado a reconocer su error. Estos tres jugadores, han destacado, sobre todo en el primer tiempo donde el Athletic ha estado mejor. Su movilidad y presión, junto a la de sus compañeros ha hecho que el Eibar no estuviera cómodo en ningún momento y no fuese capaz de quitarse de encima el dominio rojiblanco. Los primeros 15 minutos han sido movidísimos. Ibai ha puesto cuatro balones preciosos. Dos entre líneas a Williams, al primero no ha llegado y el segundo lo ha tocado sin poder controlarlo, además de otros dos balones bombeados, ambos rematados. El Athletic incidía continuamente. Mientras el Eibar también ha tenido un par de ataques peligrosos, sobre todo uno en el que Manu Del Moral ha dejado de nuevo claro que De Marcos no es defensa. Un Iraizoz inspirado ha evitado lo que hubiese sido totalmente injusto porque los nuestros ya llevaban unas cuantas ocasiones, varias por balones parados sacados muy bien por Ibai. El Athletic ha seguido a lo suyo y tras dos muy buenos pases de Oscar De Marcos (no sólo voy al destacar lo suyo malo), uno ha acabado entrando en la red, el rematado por Gurpegi, que se resarce un poco así de su error del jueves contra el Torino. Ha habido más oportunidades pero el marcador no se ha movido.
El segundo tiempo, como me ha dicho un amigo, lo hemos jugado en modo ahorro. Ahorro de energía claro, que no andamos muy sobrados y encima el miércoles hay que darlo otra vez todo, o más que todo, contra el Espanyol. El modo ahorro no nos va mucho y se han multiplicado los errores en las entregas, pero el Eibar tampoco está para muchos trotes y el equipo no ha necesitado más. Así nos traemos para Bilbao 3 puntos, otra vez importantísimos, y dejamos el descenso a 8 puntos, y con un montón de equipos entre medio. Lo cual se traduce en tranquilidad.
Tranquilidad y a pensar únicamente en el Espanyol, equipo que va a estar más descansado que nosotros, en el definitivo partido para saber quién va a la final de Copa. Los impresentables encargados de repartir horarios de partidos han querido otra vez que el Espanyol tenga dos días de descanso más que el Athletic. Gracias otra vez. Ellos jugaron el viernes y nosotros el domingo. Muy “justo”. Lo digo siempre pero por repetir que no quede. Supongo que el Athletic, como institución (es decir, la Junta Directiva) cada vez que nos han hecho una de estas cerdadas, que afectan a la competición, y para mí la mediatizan, habrá ido a poner el grito en el cielo. ¿Verdad? Porque ya es demasiado aguantar. Nos están machacando con los horarios una semana sí y otra también. Espero y deseo que así sea o así haya sido, porque es una vergüenza el trato que se le está dando a nuestro Club. Pero bueno a lo que iba. El Athletic esta semana se juega el éxito o el fracaso de esta temporada. Así de sencillo y así de cruel. Hay que ir a por todas a Cornella-El Prat, y aunque soy consciente de que es muy difícil, traerse para casa otra final de Copa.
¡Áupa Athletic y a por el Espanyol!