¿Cuál es el problema del Athletic?

Llevaba dos semanas sin escribir, y a los que hayan echado de menos mis comentarios les pido disculpas pero tras el horrible partido que jugó el equipo contra en Cádiz en San Mamés fui incapaz de hacerlo.

Apagando fuegos… (Foto: Deia)

No quería repetirme otra vez y decir que a estos jugadores les da vértigo la posibilidad de entrar en los puestos que dan acceso directo a Europa. En cuanto tenemos una media posibilidad de subir…. Adiós… Hacemos el peor partido posible y, si el contrario es de los colistas, peor que peor. Horrible. El Cádiz nos dio un repaso y se llevó los 3 puntos con justicia. Y ayer, para acabar de rematarlo se enfrentan al Levante, un equipo cuasi cadáver deportivo, que lleva 21 partidos sin ganar y es el más goleado de la categoría, con mucha diferencia ¡Qué más queremos para continuar con el petardazo! El problema… Dijo Marcelino que sabía cuál era pero que no lo decía, que era tema para hablarlo internamente. Pues que lo sigan hablando pero que por favor lo solucionen. ¿Falta de gol? Evidente. ¿Creación de juego escasa? También. A seguir trabajando. No queda otra. Porque lo de ayer y lo de hace 15 días es de difícil digestión.

El primer tiempo fue horroroso. Impropio otra vez de un equipo de Primera División. De nuevo, igual que lo pareció el Cádiz, los levantinistas parecían más de lo que eran y dominaron el juego, creando peligro aunque sin culminar. Aunque Íñigo cortó muchísimos balones, imperial en esto, también cometió 4 errores de los que te cuestan gol. Balenziaga sufrió lo que no está escrito. Y Lekue tampoco estuvo bien. Berenguer no está, no sé qué le pasa pero parece otro. Iñaki sí está, pero para fallar lo que le llega, como los dos muy buenos pases que le hizo Raúl García. Iker no aportó, sigue pecando de retener el balón cuando a veces el juego te pida un primer toque que él no hace. La creación inexistente. Lo mejor del primer tiempo fue llegar empatados al descanso, porque el Levante lo intentó sin descanso y dio sensación de peligro, cosa que nosotros no hicimos más que con el remate de cabeza de Martínez.

El segundo tiempo, comenzó igual de espantoso, y solo los cambios le dieron un nuevo aire. Llamativo que Marcelino quitase a los 4 de arriba, no porque no hiciese bien el entrenador quitándolos, sino porque algunos jugadores aunque no hagan gran cosa suelen acabar todos los partidos. Ayer no, y fue lo mejor. Con Zárraga y Sancet se empezó a combinar más y, sobre todo, hacia arriba. Posteriormente, con Villalibre y Nico Williams, se notó más la mejoría. Se atacaba con sentido y criterio. Uno de los mejores, fue Nico. El peligro estuvo en sus botas, tuvo varias oportunidades que él mismo se creó. Bien. Está aprovechando los minutos que juega y cada vez le veo mejor. La recaída de Villalibre muy mala noticia. Faena y no sé si habrá que mirar a los servicios médicos. Todos mis ánimos desde aquí y le vamos a echar de menos porque es el único delantero centro que veo en el equipo. A ver si hay suerte y se recupera pronto y bien. Nico Serrano también tuvo sus minutos y se dejó ver. Toda esta savia joven fue lo mejor o lo único salvable. Nos hace ser optimistas y mucho lo necesitamos para volver a ilusionarnos. Porque seguir perdiendo puntos y puntos a lo tonto con los colistas es frustrante, desesperante, y más cosas que suenan mucho más grueso y desagradable y no escribo… aunque ya me entendéis, porque seguro que pensáis lo mismo que yo. Y todo esto que os comento podía haber sido peor si no es por el paradón de Unai Simón que evitó la derrota.

Conclusión: Partido para olvidar, o mejor no…. Partido para decidir, de aquí en adelante, hacer algunos cambios en la alineación y quitar a los que no aporten y seguir dando oportunidades a los jóvenes. Sé valiente Marcelino.

Y el próximo viernes contra el Granada. Aunque lo diga con la boca pequeña… ¡a por ellos! Y… esto sí, a pesar de todo y bien alto…

¡Aupa Athletic!

Dos puntos perdidos en Valencia

En los dos últimos partidos, de 6 puntos posibles, el Athletic solo ha conseguido uno.

Gol de Íñigo (Foto: EFE/AFP)

Este pasado sábado empató contra el Valencia en un encuentro bastante bueno de los nuestros. Y el martes perdimos contra el Rayo Vallecano en uno horrible. En ambos casos se da la coincidencia de que perdimos puntos en el descuento, lo que demuestra la falta de tablas que tenemos. Contra el Rayo el partido fue bastante malo durante muchos minutos. Pero contra el Valencia el equipo estuvo muy bien. Iba por encima en el marcador, de manera merecida, pero en los últimos minutos a pesar de que los contrarios estaban con un jugador menos por expulsión, nos empeñamos en dejarles jugar y en que se acercasen a nuestra área. No hubo nadie capaz de ralentizar el juego o simplemente mantener el balón. Ni contemporizar, ni saber dejar pasar los minutos. Y tanto va el cántaro a la fuente… que se rompe. Y eso ocurrió en el minuto 94. Volaron dos puntos de una manera lamentable. El enfado que me agarré fue de órdago a la grande. Curiosamente, contra el Rayo, no me pasó lo mismo porque como el partido había sido tan lamentable e, incluso, me parecía que merecían más ellos, lo vi como una consecuencia lógica del desastre que estábamos viendo. Pero el sábado no fue así. El Valencia no es un equipo fácil. Antes del partido pensar que sacábamos un punto lo podíamos dar por bueno. Pero los rojiblancos los tuvieron bastante controlados durante todo el partido, de modo, que de nuevo el contrario, no tuvo casi oportunidades, por mérito nuestro. Hasta el descuento, claro. Que nos pase esto, en dos partidos seguidos, debe llevarles a la conclusión de que algo tienen que hacer para que esto no vuelva a ocurrir. No se pueden perder puntos así a lo tonto.

La falta de gol, así mismo, es un problema fundamental, y si hay que personalizar habrá que apuntar, sobre todo, a los delanteros,… porque el dato de que los defensas hayan metido la mitad de los goles del equipo, es llamativa. Enhorabuena a los goleadores, Martínez, dos, y Vivían, uno. Pero tirón de orejas a los otros. Bueno y también a los encargados de hacer el último pase, ya que si éste es bueno, el trabajo del delantero se facilita mucho. Sobre Iñaki Williams, nuestro delantero referencia, recuerdo que lo juega todo. De hecho, el sábado igualó el récord de partidos consecutivos en Liga, que tenía Juanan Larrañaga. Y seguramente, el viernes contra el Alavés, se quedará él solo con el récord. Serán 203 partidos seguidos. Una barbaridad, algo estratosférico. Pero que si le ponemos al lado el dato de goles conseguidos, algo chirría. Hasta hoy, 39. El promedio por partido es bajísimo. Ya lo he comentado otras veces pero lo repito ahora, es necesario que mejore sus datos, no de partidos jugados, sino de goles Tiene que seguir trabajando en Lezama, no solo la finalización, sino también la calidad del último pase. Bueno, de hecho, yo lo tenía rematando balones, y dando últimos pases, al acabar los entrenamiento, hasta el amanecer. Es una exageración, pero me entendéis todos.

A Marcelino le diría que le dé más minutos a Villalibre, al que considero que puede ser el delantero centro del equipo pero… A ver si cuando se recupere de su lesión empieza a jugar un poco más, porque nos puede dar muchas alegrías. Así como Nico Williams también nos las puede dar. Por cierto, el otro día debutó Nico Serrano, otro joven en el que hay puestas muchas esperanzas. ¡Cuántos más mejor!

Lo que hay que seguir haciendo bien es el tema del balón parado, porque este año nos está dando algún gol. Por este lado, muy bien. Marcelino dijo tras el partido que este año lo estaban trabajando más. Genial.

Y el viernes partido en San Mamés, encima, derbi contra el Alavés. Momento de resarcirse y de conseguir los 3 puntos. ¡A por los alaveses! Y…

¡Aúpa Athletic!

Vivian se reafirma contra el Mallorca

los Athleticzales somos mucho de echar las campanas al vuelo, tanto por los resultados y expectativas, como con algún jugador que sale de la cantera.

Su primer gol en Liga (Foto: Pablo Viñas)

Dani Vivian lleva solo 4 partidos en primera y si en el primero ya nos enseñó sus buenas maneras, en el segundo y el tercero, demostró que no era flor de un día, para confirmar el sábado, que efectivamente es, no solo futuro, sino también presente. Parece que cuando meten gol, ya los subimos a los altares. Pero su partido de ayer no fue solo el gol. Se compenetra a las mil maravillas con Íñigo Martínez. En muchas jugadas sale airoso por su buena anticipación. Saca bien el balón, no le quema en los pies, y lo juega con criterio, pero si hay que hacer un despeje a la brava tampoco lo rehuye. Le gusta y le deja el entrenador, subir en las jugadas de estrategia y ayer no solo metió un gol de cabeza, anticipándose a toda la defensa, y haciendo muy bien los tiempos del remate, sino que también, en otra jugada, disparó desde el borde del área, y fue entre los 3 palos, por lo menos, para hacer trabajar al portero. Se le ve seguro de sí mismo y tranquilo. En principio, parece que no se le puede pedir más. Bueno sí… de aquí en adelante regularidad. Que siga así.

Además, a parte de esto que se ve en el campo, me encantó una entrevista que le hicieron está semana. Se ve que tiene cabeza, los pies en el suelo, y sabe que el trabajo es el centro o la base del éxito. Que no es llegar y ya… Aunque las cosas se le torciesen da la sensación que no es de los que se va a poner a lloriquear. Se le ve echado para adelante, y saldría de un hipotético mal momento, a base de trabajo. Estoy segura.

Buen lío se le viene a Marcelino cuando Yeray esté recuperado de su lesión, porque a este nivel parece muy complicado que Dani pierda el puesto. Bendito lío. El entrenador estará encantado. La competencia siempre les va a hacer mejores a los dos. Y a Núñez también, al que le recomiendo que siga entrenando a tope y confiando en él, pero incidiendo en lo primero, para trabajar los posibles fallos que han llevado a que Vivían le haya tomado la delantera. Trabajo, trabajo y trabajo, que esto, ya lo he dicho más arriba, no es sólo llegar. Lo importante y, quizá, más difícil es mantenerse. Son ya profesionales y, o se está a tope, o viene otro y te come la tostada. No desanimarse y a entrenar como si no hubiese un mañana. Esto va por todos.

Otra alegría de ayer fue el debut de Nico Serrano con 18 años. Hoy ha jugado también con el Bilbao Athletic. Ganas, desparpajo,… Tendrá más minutos. Y le digo a Morcillo lo mismo. Que no se desanime porque ayer le adelantase Nico. A seguir trabajando, aprendiendo, creciendo, esforzándose,… y lo demás vendrá. La suerte siempre cuenta pero el trabajo y el esfuerzo más. Y mientras, los aficionados disfrutaremos de los nuevos jugadores que vayan saliendo porque por algo el Athletic es un club de cantera.

Bueno, y si hemos conseguimos ganar dos partidos seguidos en Liga ya, gracias al triunfo de este fin de semana, contra el Mallorca (por 2 a 0).. buf… el no va a más… Recuerdo que en toda la Liga pasada no lo logramos. Así que a seguir trabajando porque el siguiente logro es que sean 3 seguidos, u otra vez repetir dos seguidos. Vamos a intentar el primero citado, aunque los rivales sean los colchoneros y en el Wanda Metropolitano. Este sábado es el reto. Sé que se van a dejar el alma por lograrlo, porque nuestros chicos es lo que han hecho en los 4 partidos anteriores. En el quinto igual… ¡A por el Atlético de Madrid! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D. No me olvido… Zorionak, Sotera! Nada menos que la Bandera de La Concha.

¡Miralá, miralá, miralá, miralá!

¡SO TE RA!