¿Y en la Copa qué… tras el fiasco contra el Eibar?

No he sido capaz de escribir hasta ahora, porque tampoco tenía muy claro qué poner.

Jon Rahm en La Catedral (Foto: EFE)

Lo único salvable del sábado en San Mamés fue el homenaje que se hizo en el inicio a nuestro golfista Jon Rahm. Luego, en el partido, casi casi, la nada más absoluta. No recuerdo haberme aburrido tanto en un partido de fútbol nunca jamás. La pregunta es ¿cómo es posible jugar tan mal al fútbol contra un equipo que estaba bajo mínimos? La respuesta quizá la dio Gaizka Garitano en rueda de prensa tras el partido al decir que había sacado a San José debido a que el juego el Eibar era fundamentalmente por alto y pretendía fortalecer al equipo. Es decir, viene un equipo que últimamente no sacaba ningún punto, a San Mamés ¿y tú te adaptas a su juego? Pues así nos fue. El Eibar encantado con el cambio y nosotros sin crear una sola jugada con criterio. Mal muy mal. Si el contrario no quiere jugar el balón, no hagas lo mismo. No sé. Deja a Unai López donde lleva toda la Liga y sigue dando minutos a Sancet, porque se supone que estás tú en tu campo y quieres y debes mandar en el partido y crear ocasiones de gol. Pero bueno no quiero centrar solo la crítica en el entrenador, ya que los jugadores son los que están en el campo y los que deben hacer también algo parecido al fútbol, pases con criterio, sin ser maravillosos pero que lleguen a tu compañero que está a dos metros. Hubo una jugada (digo jugada por llamarla algo), que seguro os acordáis. Dos jugadores nuestros pegados ambos a la banda de la Tribuna Este, separados entre ellos unos 8 u 10 metros, y un tercer jugador, que tenía el balón, unos 3 metros más hacia el centro del campo. Les hace un pase… no se sabe a cuál de ellos, pero el balón va justo a la mitad del espacio entre ambos, (imposible para los dos), es decir, directamente a fuera de banda. MADRE MÍA. Esa jugada es el resumen del partido. Un desaguisado. Conseguimos un punto por el empate, pero porque el Eibar tampoco hizo nada.

Por buscar algo positivo, Ibai, pone el balón parado infinitamente mejor que cualquier otro compañero y el equipo mejoró algo en el segundo tiempo con él. Y Villalibre, pocos minutos pero se notó también. Tuvo una disposición distinta. Más participativo y con muchas ganas. Pide más minutos y un poco de continuidad. Que apueste por uno u por otro, Kodro o Villalibre, pero que les dé verdaderas oportunidades.

Y luego a las 21:00 al lío contra el Intercity en Copa. Miedo me da. Miedo nos da. O mejor… ¿quién dijo miedo? A ver qué cara nos enseñan hoy. Sea cual sea ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

En El Sadar, Simón y los suplentes

Una de las cosas que más me gustó del partido del domingo del Athletic en Pamplona, además de la victoria, fue que mucho del protagonismo recayó en los suplentes, además de en Unai Simón, que cada vez es más grande.

Paradón de Unai (Foto: Deia)

Empiezo a hablar de Oihan Sancet, el esperado. Todo el mundo habla maravillas de él y a pesar de sus 19 años, por fin, Garitano le dio su primer partido se titular. Bien para todos, salvo para el Bilbao Athletic que supongo que le echó de menos en su derrota contra el Guijuelo de este fin de semana. A los demás nos encantó. No dio la sensación en ningún momento de ser su primer partido como titular. Más bien al contrario, jugó tranquilo y con mucho criterio. Seguramente fue una de las balas que más desconcertó a Jagoba Arrasate y a su equipo, que durante casi todo el primer tiempo, no supieron por donde les daba el aire. Se ha tenido que lesionar Muniain para verlo. Bueno. No hay mal que por bien no venga. Un Athletic valiente y mandón impuso su criterio atacante y pudo conseguir más de lo que consiguió en ese primer tiempo de mucha calidad. Oihan se compenetró bien con todos sus compañeros de delante, pero también con Unai López y Dani García, a los que se ofrecía para hacer fluido el juego. Tiene una vena y una visión ofensiva que me encantó. Me sorprendió su cambio en el segundo tiempo, pero él mismo ha dicho que estaba cansado así que… bien.

Unai Simón nos mantuvo en el partido en esos 3 minutos tontos del final del primer tiempo, en el que nos podían haber caído dos goles como 2 soles. Pero ahí estaba él para hacer dos muy buenas paradas. Incluso buenísimas. En el segundo tiempo también sacó otro remate a bocajarro, cuando Osasuna estaba mandando. Unai da puntos, y por lo visto hasta ahora, da muchos puntos. ¡Enhorabuena!

Otro de los suplentes fue Kenan Kodro, que es un jugador que casi no sabíamos que estaba en el equipo. Solo había disputado hasta ese momento un minuto. Pero de nuevo, por un detalle de mala suerte, la lesión de Raúl García, Gaizka le dio 45 minutos de juego. ¡Qué mejor forma de aprovecharlos que meter el gol de la victoria! Pues así lo hizo. Aprovechó, como delantero centro puro, un balón que le puso Íñigo Lekue (otro de los suplentes, por medio de un sombrerito al defensa). Kenan controló y de un toque rápido envió al fondo de la red. Perfecto. Me alegro infinito por él. Tanto como me alegré la semana anterior de los minutitos de los que dispuso Villalibre. Espero que sigan contando, y que puedan aportar. Aprovecho para hacer una pregunta a los periodistas para que se la hagan a Gaizka Garitano, que después del partido, en rueda de prensa dijo que Kodro era un profesional excelente y que lo había tenido muy difícil por el hecho de no proceder de la cantera. ¿?¿? ¿Qué quieres decir Gaizka? ¿Que es más fácil para los canteranos jugar? No lo entiendo, porque el que juegue o no es una cosa que depende única y exclusivamente de Gaizka como entrenador. A ver si alguno se anima y se lo pregunta.

Otro suplente, San José, que cumplió su partido 300, (zorionak, Mikel!), también participó en el gol de la victoria, alargando el balón de cabeza, para que le llegase a Íñigo Lekue. Conclusión, los 3 suplentes participaron en el gol. ¡Vaya ojo, Gaizka!

Del segundo tiempo destacar que tras 30 minutos casi desaparecidos, en los que se veía que el gol de Osasuna iba a llegar, como así fue, fueron capaces de pegar el último zarpazo 3 minutos después del gol rojillo, lo que hundió a los contrarios y permitió llevarnos los 3 puntos. Importantísimos, porque rompemos una racha horrible de 7 meses sin ganar fuera de casa. Y porque el feudo no era el más indicado, o eso decía la estadística, de 31 partidos sin perder los contrarios en su casa. Algo habrán hecho bien nuestros chicos.

Así las cosas, llevamos 4 partidos seguidos y 10 puntos. Quinta posición pero, a no dormirse… porque la Liga está súper reñida y tan pronto estás arriba como estás abajo. Así nos lo han demostrado las rachas anteriores. Que pase el siguiente y …

¡Aúpa Athletic!

El Athletic mejora en el Madrigal

Unai Simón protagonista (Foto: El Mundo)

El punto conseguido por los pupilos de Gaizka Garitano en el Estadio de la Cerámica sabe a gloria, sobre todo, teniendo en cuenta el rival. Más de un año llevan sin perder allí. Además llevaban 24 partidos seguidos marcando algún gol. Tienen al máximo goleador de la categoría, Gerard Moreno. Así que aunque nos encante flagelarnos diciendo que el equipo no ha hecho gran cosa, estos datos que acabo de escribir hay que tenerlos en cuenta.

En el primer tiempo el equipo durante los primeros 20 ó 25 minutos ya tuvo suficiente con detener las acometidas del rival. Poco a poco fue entrando en juego, saliendo algo de acoso del submarino amarillo, sobre todo a través del balón parado que también les metió a ellos en problemas. Llevamos más o menos 215 corners sin conseguir un gol, pero ayer se sacaron mejor y si llega a estar un poco espabilado Iñaki Williams de un cabezazo en el segundo palo podía haber puesto fin a esta estadística horrorosa. San José (en su primera titularidad) puso en aprietos a Sergio Asenjo con un tiro raso a dejada de Muni que volvía a jugar por segundo partido consecutivo de media punta, su verdadera ubicación. Nunca es tarde si la dicha es buena. El miércoles lo fue. Hoy no se ha notado tanto. Espero seguir viéndolo ahí. En el primer tiempo otro par de balones peligrosos a balón parado y una volea de Ibai que Sergio detuvo sin grandes problemas. Por parte de ellos un tiro de Cazorla bien rechazado por Unai ( que ya se empezó a distinguir como protagonista). Un Unai que en el segundo tiempo dio un recital. El Villarreal en esta segunda parte tuvo más oportunidades pero se encontró en la mayoría de ellas con un Unai muy sólido. Una parada con la cara, una mano de reflejos inmensos, un balón raso detenido… fue la pesadilla de los castellonenses. ¡Grande Simón!

Hablando de grandes, y aunque es del rival, nadie más grande que Cazorla. ¡Qué pequeño gran jugadorazo!

El Athletic también tuvo algún acercamiento peligroso sobre todo un pase de Ibai a la cabeza de Raúl que esta vez no estuvo tan certero como suele estar normalmente. Pena. Aunque hubiese sido demasiado premio.

El reparto de puntos es un resultado justo. Punto, que como siempre decimos, hay que hacer bueno en San Mamés el próximo domingo al mediodía (¡gracias Tebas!) contra el Levante, un equipo que está en estado de gracia. A ver si nos dan otra alegría como contra el Espanyol. ¡A por el Levante! Y…

¡Aúpa Athletic!

Valladolid también desperdiciado por el Athletic

El partido de ayer en Valladolid empezó a las 18:30 de la tarde, pero el Athletic no comenzó a jugar hasta las 19:00.

Golazo pero sin oposición (Foto: EFE)

Algo que para cualquier aficionado del Athletic tiene muy difícil explicación, y si no que se lo pregunten a los 2.000 valientes que ayer se trasladaron a ver a los rojiblancos en vivo. Bueno… vivos vivos no es que estuvieran en ese inicio de partido, en el que los pucelanos nos pudieron hacer un roto, más grande que el que vimos. Gol a favor en el minuto 20, aunque podía haber sido bastante antes. El gol, por cierto, lo mete Waldo, un jugador que hasta ahora no había marcado nunca. ¡Cómo nos gusta dar este tipo de alegrías! El jugador coge el balón en su campo y recorre todo el resto, tranquilamente, sin que nadie del Athletic le salga al paso. Todos reculando a la vez que él, mirándole, pero sin entrarle, llega al borde del área y con San José dándole todo el espacio del mundo, chuta sin oposición. Increíble.

Un centro del campo, que por cierto, estuvo missing durante todos los primeros minutos. San José intento hacer unos cuantos pases largos que, por supuesto, no llegaron a nadie. Córdoba y Muniain tampoco estaban. De Dani García pocas más noticias había. 30 minutos terribles en los que el Valladolid nos dio un auténtico baile. Recuerdo, por si a alguien se le ha olvidado, que el Valladolid estaba en puestos de descenso.

La pregunta es sí plantándonos así en un partido que es vital para acceder a la quinta o a la sexta plaza, pretendemos de verdad conseguir algo positivo… Lo dudo. Conclusión: otra nueva oportunidad desperdiciada. Das alas a un equipo que está prácticamente muerto y para cuando reaccionas ya no lo consigues.

En el segundo tiempo el Athletic fue mejor, en principio y seguro, por la presencia de Raúl García que no jugó de inicio, algo que es también inexplicable. Y también por la presencia los últimos 20 minutos de Ibai que sustituyó a un Muniain muy desacertado. Ibai en ese tiempo que estuvo puso por lo menos 4 balones que podían haber sido gol. Pero no se acertó con los remates, y el palo y Masip también lo impidieron. Pero… no se puede empezar a ir a por la victoria en el segundo tiempo. Tarde.

Es para tirarse de los pelos porque podríamos estar ahora a dos puntos del Sevilla. Pero… nada… a seguir soñando. Lo increíble es que seguimos teniendo opciones… se ve que el resto tampoco está para echar cohetes. Pero si conseguimos el billete para Europa, bueno y aunque no lo consigamos, ya podemos remodelar ese centro del campo porque… madre mía… ¡qué desastre! ¿No tienen cabida Nokaskoain e Unai López en él? Me extraña pero… se ve que Gaizka no lo ve. Piénsatelo Gaizka, aunque sea que jueguen los dos últimos partidos… seguro que lo hacen mejor.

Contra el Celta no se puede fallar. ¡A por el Celta¡ y…

¡Aúpa Athletic!

Ter Stegen impide al Athletic ganar

No es novedad, pero vaya partidazo que ha vuelto a soltar Ter Stegen en San Mamés.

Extraordinario Stegen (Foto: Afp/EFE)
Él ha impedido que su equipo salga derrotado haciendo un par de paradas de muchísimo mérito. Sobre todo la última a 10 minutos de final del partido en un tiro a bocajarro de Iñaki Williams que saca con una mano espectacular. De todas formas permitidme que le tire de las orejas a nuestro delantero. Ter Stegen muy bien, pero él, teniendo delante y solo toda la portería, ya podía haber afinado un poquito más. Nos falta gol y ese fue ayer, otra vez, el problema del Athletic.
Muy buen partido de todo el equipo, pero no sabemos culminar. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que el rival era Barcelona, el punto que sacó anoche el equipo en La Catedral es de muchísimo mérito. Por eso, perdonad que me acuerde otra vez del partido del fin de semana pasado contra la Real Sociedad. Si lo llegamos a jugar así no nos ganan con semejante facilidad. Pero por desgracia la Real no es el Barça y nuestros jugadores no consiguen salir contra los txuriurdin con la misma intensidad que contra el Barcelona. Esto es así por más rabia que nos dé. Contra el Barça y el Madrid el equipo se crece, aunque no suela sacar mucho rédito. Ayer por lo menos se consiguió un punto.
El primer tiempo fue nuestro completo, con 4 oportunidades claras para habernos adelantado, frente a un único tiro de los culés.
El segundo tiempo ya fue otra cosa puesto que los catalanes dieron un pasito hacia delante y dominaron de manera clara los primeros 20, 25 minutos. Dominio sin peligro porque los rojiblancos muy unidos no dieron ninguna opción al contrario. Muy bien defensivamente. Muy bien. La salida de Muniain, en el 62, fue primordial para sacudirnos ese dominio y mirar más hacia delante. Contrataques que volvieron a crear más peligro que el que estaban haciendo ellos. Peligro que no acabó en gol por la ya comentada falta de pericia de Iñaki, unida a los reflejos de su guardameta. San José también tuvo otra con la izquierda que salió por muy poco. A destacar estos minutos de Mikel San José, que Garitano le dio, sustituyendo a Beñat.
Capítulo especial para el árbitro Del Cerro Grande y su cómica (lamentable) expulsión por doble amarilla a De Marcos, que supongo el Athletic recurrirá ya que el balón le da en el hombro, en vez de en el brazo como imagina el árbitro. Imagina porque así quería verlo. Sorprende que vean cosas que no ocurren, y por otro lado, lo que ocurre no lo vean… o lo piten distinto. Y digo esto porque… ¿por qué no saca tarjeta a Suárez por la mano que hace un minuto después, de la tarjeta a Óscar? Cada vez me sorprende más la maldad de los árbitros o, mejor dicho, cada vez me sorprende menos. Simplemente, se les ve el plumero a kilómetros.
Tampoco me quiero olvidar del público. Otra vez muy bien animando casi todo el partido sin parar. Muy bien.
Para acabar, enhorabuena leones por el punto ante el súper poderoso Barça, pero… contra el Huesca la semana que viene quiero la misma intensidad y actitud. La misma o mayor. Y… jeje… una mayor efectividad.
¡A por el Huesca¡ Y…
¡Aúpa Athletic!