Semana fantástica del Athletic

Dos victorias y el pase a la final de Copa en 7 días. No se puede pedir más. Bueno sí… pero estamos encantados con lo que supone lo obtenido.

Alegría desbordada (Foto: Pablo Viñas)

Ayer conseguimos la segunda victoria a domicilio en Liga de la temporada. Encima se logró con un marcador llamativo. 1 a 4. De este modo hemos firmado una semana pletórica. Dos triunfos seguidos en Liga, después de llevar 10 jornadas sin ganar, y la clasificación para la final de Copa. Ahí es nada. Curiosamente, este último triunfo, si alguien no ha visto el partido se puede pensar que fue un paseo militar y nada más lejos de la realidad. El Athletic fue enormemente efectivo, cosa que no ha sido en toda la temporada. Tuvo 7 oportunidades y metió 4 goles. Una barbaridad. Pero es que el Valladolid tuvo 14, y no estoy exagerando (las conté a la noche), y metió sólo 1. Vamos, que ver para creer. Ya era hora que les pasase a otros lo que nos lleva pasando en bastantes partidos de esta temporada. Yo soy resultadista así que acabe el partido muy contenta. Aunque eso no me impidió ver los múltiples problemas que tuvo el equipo a la hora de defender. Los rematadores del Valladolid lo remataron absolutamente todo. Mal sí, pero todo. Lo cual no habla muy bien de los nuestros. Volvimos al sistema de 2 centrales, con Lekue como novedad. Y hay que decir, que de lateral sufre muchísimo. Muchísimo. Los centrales tampoco es que tuviesen su día, sobre todo por alto. El Valladolid remató de cabeza de todos los lados posibles y de todas las formas, aunque gracias a Dios, mal. Muy mal.

Otra de las novedades fue Unai López que para el minuto 3 ya hizo su primer gol en la categoría, por medio de un saque de falta soberbio. Me alegro infinito por él. No tiene que estar siendo una temporada fácil. Parecía que iba a jugar más pero últimamente estaba olvidado por parte de Garitano. Fue sustituido pronto en el segundo tiempo, por la tarjeta que recibió y porque Gaizka consideró que necesitaba un poco más de músculo en el centro. Pero en líneas generales buen trabajo el suyo.

Córdoba volvió a salir de titular como contra el Villarreal, y está claro que no lo está desaprovechando. También sus minutos de Granada fueron muy buenos. Ayer junto con Dani García fue el mejor del equipo. Asistencia a Raúl García para el segundo gol y también, su primera diana en la categoría, para cerrar el marcador. ¡Enhorabuena! Sinceramente considero que el banquillo o las no convocatorias por las que ha pasado las semanas anteriores, le han hecho espabilar, y le han venido muy bien. O por lo menos, esa sensación tengo yo. ¡Que siga así! Sancet también estuvo bien, aunque con el cuerpo que tiene lo tiene que utilizar más y hacerse fuerte frente a los contrarios. A seguir trabajando. Bueno, como también tienen que seguir trabajando sus compañeros. Iñaki y Yeray igual necesitan descanso. Menos mal que ahora ya son semanas enteras para poder recuperar y preparar el siguiente de Liga, que va a ser muy difícil, porque el Atlético de Madrid del Cholo siempre lo es. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Madre mía, el Athletic a la final!

¡Estamos en la final de Copa!

¡Nos vamos a Sevilla!

¡Gracias, Yuri! (Foto: EFE)

He pensado que el título y el inicio de mi comentario tenían que ser éstos, y sobre todo, no hablar de fútbol, porque si lo hago igual me deprimo a pesar del subidón que tengo. Ha sido increíble. Y encima lo he visto en los Cármenes, in situ, pero pasando por todos los estados de ánimo que habréis pasado vosotros, seguro. Ilusión, nervios, apuros, tristeza, cabreo, alegría indescriptible, agobios horrorosos y por último, júbilo absoluto (sigo sin hablar de fútbol, prefiero). Nuestros jugadores son jugadores a los que mueve la fe, y aunque esté todo perdido e imposible, siguen luchando y siguen luchando hasta el segundo final. Fe. Fuerza. Confianza en ellos mismos. Ímpetu para resurgir, o incluso renacer, porque hoy, otra vez estábamos muertos. El periodista Ramón Orosa lo explica muy bien en su artículo del Deia titulado El cuarto milagro copero del Athletic, segundo de Yuri Berchiche, porque ha sido eso… sin quitarle una coma. Un milagro de difícil explicación, salvo por volver a constatar que nuestros rojiblancos son indestructibles. Estando como un boxeador sonado en la lona (así estábamos), se levantan y se vuelven a levantar, y son ellos, los que al final, y contra pronóstico, dan el último zarpazo… ¡Y qué zarpazo! Y en esta Copa ya llevamos unos cuantos. Hoy ha vuelto a ser Yuri. ¡Yuri de mi vida! Ha dicho él, que es el gol más importante de su carrera, hasta ahora… Quizá el 18 de abril haya otro. ¿Quién sabe? El gol que ha sido fabricado entre 3 jugadores. Vesga, con su maravillosa asistencia, pasando al hueco; hueco, que se ha hecho porque Córdoba (¡vaya bien los pocos minutos que ha jugado!) con su movimiento hacia adentro se ha llevado a los dos defensa de la zona; y Yuri… Que casi sin ángulo, pero con arrobas y arrobas de fe, mucha fe, ha chutado para que los chalados que estábamos en Granada (digo por el viaje que nos hemos cascado) estallásemos; para que los de Bilbao y toda Bizkaia, se muriesen de la emoción; para que los peñistas y no peñistas, seguidores de todos los rincones del planeta se volviesen locos; y para que los que están y se han ido para allá arriba, que últimamente han sido muchos, fuesen corriendo a dar las gracias a la Amatxu de Begoña, a San Mamés, a San Valentín de Berriotxoa,… Y seguro que me olvidó de alguno de los santos que han participado porque han tenido que ser muchos (¡qué me perdonen, que no quiero represalias y menos en la final!).

Y así… supongo que mis alumnos y compañeros del colegio Ikasbide, que ayer protagonizaron un precioso de video de ánimo previo al partido (Ikasbide Athleticekin), (merece la pena que lo veáis), podrán seguir con sus ánimos celebrándolo en las clases, aunque yo no esté. Eso sí, ya lo celebraré el lunes con ellos. Aunque igual alguno se sorprende de verme porque ya me han dicho que alguno piensa que he cogido el coronavirus y que estoy en cuarentena. Jejeje. Y sí, un poco enferma sí que estoy, pero por la enfermedad zurigorri, que afecta a tantos y tantos.

Aprovecho para mandar un abrazo enorme a todos los athleticzales, que se han alegrado conmigo, o sea, a todos.

Por cierto, enhorabuena también a la Real Sociedad, por su paso también a la final. Nos vemos en Sevilla. Una final vasca que igual va a escocer bastante a muchos pero…

Y ahora, podría decir que más que nunca, pero no… prefiero decir como siempre, … me despido como siempre, diciendo…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Perdonadme que siga escribiendo, pero cuando alguien expresa mejor que tú, en este caso que yo, lo que ha vivido, creo que hay que compartirlo. Y acabo de leer la siguiente reflexión, de un amigo malagueño, «Vamoaveee» (publicada en la página web aupaathletic.com), al que sólo he visto un día en mi vida, pero como ya os he dicho más veces, el Athletic tiene estás cosas maravillosas. Repito, de un amigo, que merece la pena también que leáis. Expresa lo que sintió anoche y siente con el Athletic. Coincidiréis en muchas cosas de las que dice. Un abrazo, Ozelito, desde esta distancia tan cercana.

Y otra vez…

¡Aúpa Athletic!

Unai López coge galones

Unai, el mejor contra el Granada (Foto: Pablo Viñas)

Nunca es tarde si la dicha es buena y en este caso lo es. Unai López a base de partidos jugados de manera consecutiva como titular está demostrando el fútbol que tiene en sus botas. Seguramente el partido del domingo pasado ha sido el más completo de este jugador desde que está en la plantilla. Se habla siempre de la importancia que tiene la cantera y de lo difícil que es que salgan jugadores de Lezama. La frase es discutible, pero lo que es indiscutible es que si la gente no tiene oportunidades de manera continuada es muy difícil poder llegar a triunfar. Este año esa continuidad se la está dando a Unai López y bien que lo estamos notando en su juego. El domingo acabó el partido, lo cual no suele ser muy habitual, ya que Garitano en el minuto 70 suele elegirlo como uno de los primeros cambios que hace. Pero el domingo era casi imposible quitarlo porque estaba siendo el mejor del partido. Me alegré muchísimo por él. Es de los jugadores que se ha tenido que ganar las alubias también fuera y eso seguramente le ha curtido. Perfecto, pero si esta temporada no se le hubiese dado bolilla… Ahora está demostrando que vale, que tiene sitio, pero porque se le está dando continuidad. Si no es dificilísimo. Gaizka ha dicho este fin de semana en rueda de prensa que Unai ha aprendido otras cosas como robar balones, defender, bascular,… Sí, claro. Pero lo ha podido hacer porque lleva muchos partidos en el equipo titular. El domingo hizo su mejor partido con nosotros y no solo por dar un maravilloso pase de gol a Yuri, u otros pases similares a Córdoba o a Raúl, sino también por recuperar bastantes balones, por ofrecerse a sus compañeros, por bajar hasta la defensa a buscar el balón y luego subirlo, por dar cobertura a sus compañeros cuando salen de su sitio,… Todo esto lo hizo y durante 90 minutos. ¡Enhorabuena Unai!

Pero estas oportunidades que le está dando a Unai o incluso al mismo Córdoba también las pido para otros jugadores. Así se crece y así se sabe si alguien vale o no. El mismo Oihan Sancet puede demostrar lo que vale, si sigue jugando aprovechando que Muniain está lesionado. Lleva ya dos partidos como titular y aunque este último ha cometido bastantes más fallos, no pasa nada, es lo normal, están aprendiendo. También demostró que tiene juego y desparpajo. Errores y aciertos. Lo normal. Pero por mejorar a base de jugar, espero que vuelva a hacerlo el domingo contra el Betis en Sevilla.

Y a ver a quién le toca la oportunidad para sustituir a Raúl García. Por supuesto no me alegro de su sanción, de hecho creo que Raúl García es uno de los jugadores más insustituibles de este equipo, pero sí que quiero ver a otro de los jóvenes de titular. Llámese Villalibre, llámese Kodro, llámese Lekue, o no tan jóvenes, llámese Ganea , o llámese Ibai. Con todos estos nombres no me refiero a que pueden sustituir a Raúl , sino a cualquier otro cambio que se dé en el equipo. Vamos, que quiero oportunidades para todo el mundo, no solo para Unai y para Íñigo Córdoba. Y si se dan tendremos un equipo seguramente más potente, porque el banquillo también lo será, al estar preparado a base de minutos. Es muy difícil conseguir algo importante en la Liga si solo cuentas con 12 ó 13 jugadores. Estoy convencida que tenemos muchos jugadores de calidad en la plantilla, y no sólo los que están jugando ¡Aprovechémoslos!

Y a la vez vamos a disfrutar del puesto que ocupamos en la clasificacion. Los quintos empatados a puntos con el cuarto. 13 puntos de los últimos 15 posibles. Una barbaridad. Y que siga el domingo, otra vez, a la hora de comer… ¡A por el Betis! Y…

¡Aúpa Athletic!

A lomos de Ander Capa

Ya sé que el fútbol es fútbol, pero si llegamos a perder ayer hubiese sido como para creer en brujas.

Aitor Fernández porterazo (Foto: El País)

Seguramente ayer presenciamos el mejor partido de los rojiblancos de esta temporada. Por juego, por intensidad, por presión, por oportunidades,… el Athletic hizo lo que no suele hacer mucho, combinó y creó con fluidez. El primer tiempo fue entretenidísimo con un montón de oportunidades y tiros a puerta, que tuvieron la mala suerte de encontrarse con un ex del Athletic, el portero Aitor Fernández, que sacó todas las manos habidas y por haber para amargarnos el mediodía. A Muniain, a Unai López, a Raúl García,… a Córdoba,… todo tipo de oportunidades, que hacen difícil de entender que al llegar al descanso el partido fuese con el resultado de 0 a 1. De hecho, el Levante se acercó a puerta solo una vez, en el minuto 44. Suficiente para hacernos un gol, gracias a un fallo de Íñigo Córdoba que fue incapaz de molestar en su salto al contrario, facilitándole el dejar el balón a un compañero casi casi para que empujara. Ver para creer. Podría decir que la falta de gol que tienen nuestros chicos es increíble. Pero en este caso casi prefiero darle más mérito a Aitor, que demerito a nuestros jugadores. Partidazo del portero.

En el segundo tiempo el Athletic siguió de arrebato. Hasta que en el 57 una jugada de enorme fe y fuerza de Capa, le hizo llegar a un balón que parecía que salía, llegar hasta la línea de fondo y pasar el balón sobrepasando a Aitor, para que Muniain también muy rápido consiguiese adelantarse al defensa que se queda mirando. Gol de cabeza. Empate. Pero tal como estaba jugando el equipo nadie se conformaba con ese resultado. Hubo otra de Capa que despeja Aitor, ¡qué pesadilla! Y por fin, Ander de nuevo pilla un balón al borde del área que fusila. Golazo para hacer justicia a lo que se había visto en el campo. Un Athletic inspirado y combinativo que creaba muchas ocasiones de gol. Mientras el Levante no metía ningún miedo. Poco peligro, poca profundidad y pocas ocasiones (solo otra en el segundo tiempo). Lo increíble es que se hubiesen llevado algo positivo pero… el fútbol es fútbol y a veces te vas con cara de tonto a casa. Menos mal que no fue el caso y seguramente todo ello gracias a Capa uno de los mayores artífices ayer del resultado positivo. También podemos destacar a Muniain que volvió a jugar en la posición que más le gusta y en la que más rinde y ya van unos cuantos partidos seguidos. Parece que el míster se ha dado cuenta que Williams, Raúl García e Iker se pueden intercambiar las posiciones, para mejorar el juego del equipo. Y así volvemos a la media inglesa del principio de Liga que tantos puntos nos dio. Triunfo que nos lleva al parón de la Liga, en la sexta posición de la tabla. Bien

Por cierto, alegría también por ver a Villalibre aunque solo hayan sido 5 minutos. Por algo se empieza.

Y dentro de 15 días a Pamplona, a intentar romper esa racha positiva terrorífica del Osasuna en su estadio. Más de un año sin perder.

¡Aúpa Athletic!

¡Qué fácil pierde el Athletic dos puntos!

Podría empezar hablando de la Asamblea de compromisarios de ayer pero necesito tiempo para digerir tanta chapuza. Así que paso a comentar el partido, aunque tampoco me muero de ilusión por hacerlo.

Yeray desafortunado ayer (Foto: EFE)

Es increíble lo poco que tiene que hacer el equipo contrario para llevarse dos puntos de San Mamés. Hemos pasado de ser una defensa súper solvente a cometer errores de bulto que ayer hicieron otra vez que el Valladolid se llevase algo positivo. En el primer tiempo el fallo clamoroso es de Yeray y gracias a que Unai está muy fino y logró salvar el uno contra uno, porque si no hubiésemos tenido que jugar con el marcador en contra.

A parte de ese fallo, el primer tiempo fue de claro dominio nuestro pero no conseguimos rematar las jugadas. De cara a puerta no estamos finos y lo que se crea, que tampoco es mucho, no se materializa. De hecho el gol nuestro… de Williams cuenta con un mucho de fortuna porque el tiro iba abajo, precisamente donde estaba el portero, y gracias a que el balón toca en el pie del defensa y se eleva pasando por encima del portero. Ģol que no sé muy bien por qué, hace que nuestros jugadores reculen un poco en el segundo tiempo dándole campo al Valladolid para que empiecen a dominar el encuentro. Hasta que llega otro fallo de Yeray y de ahí, en el pase al área, entre Unai e Íñigo Martínez el balón acaba en gol. Un horror que no se soluciona después por incapacidad. Sí hay empuje, pero… ideas pocas o ninguna.

Muniain tira una vez a puerta pero sin fruto, sobre todo por la buena parada de Masip. Pero me pregunto… ¿en un contrataque de 3 contra 1… la mejor opción es tirar a puerta? Francamente, perdonad que lo dude. Nada más.

¿Los cambios? No me han gustado ¿Quitar a Córdoba (muy flojo todo el partido) para sacar a Beñat poniendo a Unai Lopez en banda? Buf… la banda un coladero. Desorganización total. ¿Quitar a Raúl? Me parece uno de los pocos que te puede hacer un gol de la nada. ¿Para sacar a Larra? No sé.. No lo veo. Ya sé que no lo va a hacer Garitano, pero me encantaría ver a Ganea de interior izquierdo. Córdoba no está teniendo mucho éxito… pues ¡pruébale! ¿Qué se pierde? No lo entiendo.

Y la semana que viene contra el Atlético de Madrid ante los que mucho tendremos que cambiar para conseguir algo. ¡ A por los colchoneros! Y…

¡Aúpa Athletic!