Triste final de Liga del Athletic

Han pasado 4 días desde que el Athletic perdió contra el Granada de esa forma tan lamentable.

Uno de los 4 goles encajados (Foto: Athletic club)

He dejado pasar el tiempo para ver si se me pasaba un poco el enfado e intentar escribir con un poco más de tranquilidad, pero no os creáis que lo he conseguido. Cuando el partido es así de horrible te queda una sensación de pesimismo grande. Además, como no tienes otro partido detrás al que agarrarte, este mal cuerpo se nos va a alargar todo el verano. Buf… ¡Qué mal rollo!

Pero, ahora también es momento de hacer balance de la temporada, o mejor de la Liga (la Copa queda inconclusa), intentando olvidarme de los dos últimos varapalos porque si no hago eso, es probable que lo vea todo súper negro. Lo primero que me viene a la mente es que este final de temporada me recuerda mucho al del año pasado, cuando también se nos escapó la Europa League en el último suspiro, cuando el conseguirla podía haber estado en nuestra mano. Lo de Granada entraba dentro de lo probable, pero contra el Leganés… Eso ya es de peor digestión. Lo podían haber conseguido pero… Ese pero es el que nos ha matado. El otro día en una tertulia de radio Popular me decían que el Athletic no había merecido ir a Europa. Yo lo discutí y lo sigo discutiendo. ¿Merecer? En los merecimientos entran muchas cosas en juego. Una de ellas y la más importante, el juego. Y quizá por juego no hayamos merecido, por juego vistoso digo, porque somos bastante aburridos jugando. Aburrimos al contrario y al público. En general los rivales no nos quieren ni ver porque somos muy pesados. El típico juego correoso, muy sólido en defensa, pero poco creativo, que ha sacado chispas de los pocos goles metidos, 41, gracias a que encajábamos muy pocos, de hecho en este siglo es el año que menos goles nos han metido en Liga, 38. Vuelvo al juego, ¿divertido? No, ¿práctico? Sí. Y con este juego hemos estado a punto de conseguir nuestro objetivo, y quizá, digo quizá, al final no lo hemos logrado por los horrorosos arbitrajes y por el VAR que nos ha masacrado durante toda la vuelta del confinamiento. Nos han quitado bastantes puntos. Y no nos han dado ninguno. Barcelona, Madrid, Sevilla, Leganés,… Muchos errores, muy seguidos, y errores de bulto. De los escandalosos. No es excusa. Lo sé. Pero… Es un hecho que no se puede negar. Así que el merecimiento vamos a dejarlo, porque igual sí merecíamos.

Sobre los jugadores, la portería ha estado perfectamente cubierta, y Unai Simón se ha puesto en el escaparate de tal manera que miedo nos da pensar que pueda venir algún equipo con el taco a por él. Ha sido muy regular y gracias a sus paradas y a sus paradones nos ha dado bastantes puntos. Iago es un portero que siempre me ha gustado y, este año, también ha participado en que hayamos llegado a la final de Copa. En la vuelta a la competición ha dado la sensación que estaba con algún kilo de más, pero los 6 goles que le han metido en los dos últimos partidos, por la expulsión de Unai, ninguno ha sido culpa suya, le dejaron bastante vendido en todos. Habrá sido un año difícil para él porque ha vuelto a ser suplente. El estado de forma de Unai pocas opciones le ha dado y parece que quiere salir para poder ser titular en otro equipo. Y estoy convencida que tiene sitio en muchos equipos de Primera, así que si se va y no cumple el año que le queda de contrato, le deseo que tenga la mejor de las suertes porque aquí lo ha dado todo. Y si se queda la portería tenemos bien cubierta.

La defensa, también como la portería, ha estado muy bien cubierta. Íñigo y Yuri, sobresaliendo sobre el resto y Capa también muy bien. Yeray también bien, pero más terrenal, igual que Núñez. Balenciaga y De Marcos han jugado poquísimo, el primero por decisión técnica y el segundo por las lesiones. Eso sí, los últimos partidos que han jugado lo han hecho bien, y han, más que cumplido.

Aquí ya es donde empiezan los problemas. En el centro del campo. El que más me ha gustado ha sido Unai López, pero tenía normalmente el cambio programado para el minuto 70… ¿?¿? Me hubiese gustado verlo más tiempo en más, muchos más partidos. Ha dado un paso hacia adelante, y espero que sea para consolidarse. Dani García es un seguro defensivo pero le falla la creación, necesita al lado alguien más creativo. Con Unai le he visto mejor que con Mikel Vesga. De este último decir que también ha sido su año por todos los minutos que ha jugado, para mí con claroscuros. Debe dar más. A San José lo ha utilizado con cuentagotas y a Beñat nada… así que de ellos no puedo decir más que, que tengan mucha suerte allá donde vayan. Córdoba empezó jugándolo todo pero sin tener gran acierto y siendo discutido, hasta que desapareció de las alineaciones, para volver a aparecer bastante más tarde, pero volviendo a aportar más de lo que lo hizo inicialmente. Diría que le vino bien el banquillo porque mejoró considerablemente. De todas formas, también le pido que dé otro paso más y hacia delante. Trabaja muchísimo en labores defensivas ayudándole a Yuri, pero debe crear más y ser más resolutivo cara a puerta o dando asistencias a los compañeros. A ver si el año que viene es su año. Raúl García, quizá el mejor. Un seguro, que siempre está, acompaña, aprieta, contagia, trabaja, incansable y encima reconvertido a delantero centro ha conseguido la friolera de 15 goles. Nuestro crack particular. A falta de Aduriz, al que nos han «robado» las lesiones, hemos tenido al navarro veterano que con sus goles y trabajo nos ha dado un montón de puntos. De Aritz no me olvido que nos dio el momentazo del año con su maravilloso gol al Barça. Éxtasis futbolístico en La Catedral esta temporada.

Capítulo aparte merecen Muniain y Williams. Dos de los jugadores a los que más hay que pedir, y de los que este año pocas noticias hemos tenido cara a gol. 5 y 6 goles son poquísimos para las posiciones en que juegan. Y en el caso de Williams, además ha estado muy fallón, no solo de cara a puerta, también en los últimos pases,… Su velocidad es endiablada y no da la sensación de que el equipo esté utilizando esa cualidad a su favor. En muchos partidos se le tiran balones altos, pedradas que no consigue bajar ni controlar. Ya sabemos que lo suyo no es el juego por alto, lo que no entiendo es si todos sabemos esto por qué el equipo se empeña en tirarle esos melones. ¿No sería mejor jugarle por bajo, a los espacios, aprovechando su velocidad? ¿Por qué no se hace? Pues vaya usted a saber, yo desde luego no lo sé. También le quiero pedir a Iñaki que trabaje un poco más el no destrozar las segundas jugadas, porque muchas veces sale del ataque, al trote, quedándose en fuera de juego. Así mismo, el que no entre antes de tiempo, que mida los tiempos, para evitar el mismo error del fuera de juego. Y, por supuesto, a sus compañeros que los balones le tienen que llegar por abajo… no globos aerostáticos imposibles de controlar (salvo para Raúl y Aritz). Conclusión, que Iñaki nos tiene que dar mucho más. E Iker también. Ganas le ponen los dos para exportar pero las ganas no son suficientes. ¡Ah! y a Garitano decirle que no pasa nada si alguna vez son suplentes. Hay veces que las suplencias hacen que los jugadores no se acomoden y espabilen.

Sancet ha hecho su irrupción en la plantilla y espero que para quedarse porque ha dejado muy buenas sensaciones. Pero claro si se queda que sea porque le dan, no solo minutos, sino también partidos enteros. Yo le hubiese utilizado más, mucho más.

Asier Villalibre para mí también la buena sorpresa del año. Eso sí, ha sido una pena, que Garitano le ha utilizado muy poco. Yo también lo hubiese utilizado muchísimo más, dándole más titularidades. A pesar de jugar muy pocos minutos ha conseguido meter entre Liga y Copa 5 goles. Muy bien.

Sobre Ibai decir que no he entendido lo que ha ocurrido con él. Es un jugador que tiene muy buen golpeó con ambas piernas, se atreve, tira a puerta y encima el balón parado es su fuerte. Una pena lo poco que lo ha utilizado el entrenador.

Kodro y Larra también minutos residuales, así que poco puedo decir de ellos.

Para acabar mi comentario sobre los jugadores decir, que 8 de ellos han sido los que han acaparado la mayor parte de los minutos, mientras otro buen montón casi no han participado. Esto ha hecho que los que han jugado tanto hayan acabado muertos mucha parte de los últimos partidos. Quizá por ello no hayamos conseguido el objetivo. Esto es algo que hay que poner en el debe del entrenador, del que voy a hablar ahora.

Garitano ha sido el director de todo esto. Ha conseguido un equipo correoso y difícil, pero no ha logrado dar con la tecla del centro del campo y de la delantera. A veces ha sido previsible en los planteamientos (si hubiesen funcionado hubiese estado genial, pero no siempre ha sido así) y muy lento en las correcciones tácticas a lo largo de los partidos. Los cambios algunas veces parece que le molestan, como si no quisiese hacerlos, y al final los hace tarde y mal. En muchos partidos no los ha agotado, así qué después de la vuelta del confinamiento cuando los cambios eran cinco el problema se le ha agudizado… Los ha seguido sin agotar, o realizándolos tardísimo, cuando muchas veces nuestros jugadores estaban literalmente muertos. Para mí esto ha sido algo muy difícil de entender. Y el año que viene parece que lo de los cinco cambios va a seguir, así que, por favor, Gaizki,… que esto debería ser una ventaja, no una carga. Otro problema que le he visto añadido ha sido el ser poco valiente a la hora de sacar a los chavales jóvenes. o a la hora de sustituir a algunos jugadores intocables, a pesar de que no estaban bien. ¿Tan difícil es dejar a algún titular en el banquillo? Parece que sí. Y ¿Apostar por la cantera? Parece que también. Pues teniendo en cuenta que somos un equipo de cantera espero que el año que viene sea valiente y opte por utilizar a los Vencedor, Sancet, Villalibre,… o a los que se opte que se queden en el equipo. Que se queden para jugar, no para estar en plantilla sin más. Gaizka va a seguir un año más, a pesar de que muchos quisieran que no siguiese. Supongo que el año se lo ha ganado porque ha llevado al equipo a la final de Copa. Espero que este año le haya dado más experiencia y que, para el próximo, solucione las cosas que no ha hecho bien. Que siga haciendo lo bueno y que mejore lo demás. Jejeje… ¡Qué fácil decirlo! Pero… Tienes trabajo, Gaizka. De ti depende y por supuesto, ¡ánimo! Todos deseamos que lo hagas genial. Sobre la Copa, pena que no la hayamos jugado ya, porque nos podía haber dado el pasaporte a Europa y ahora podríamos evaluar la temporada completa. Así es difícil hacerlo. Trabajo para el año que viene, Gaizki,… Nos tienes que regalar la Copa. A trabajar para conseguirlo desde ya, planificando bajas, incorporaciones, tiempos,… para que el año que viene sea mejor que éste.

Y, por supuesto,…

¡Aúpa Athletic!

Empate de difícil digestión en Eibar

Que en Eibar es difícil jugar al fútbol lo sabemos todos. Que la presión del Eibar es asfixiante, también. Que los equipos de Mendilibar son super correosos es como el ABC del fútbol. Sí, todo eso lo sabemos. Pero luego va tu equipo allí y cuando les estás viendo en el campo jugar, te preguntas si eso es fútbol, cómo es posible ser aficionada. Pues ni idea. No sé ni qué responder porque el bodrio fue de tal calibre que casi es mejor y más divertido comer cerillas.

Lo mejor el gol de Asier (Foto: Athletic Club)

Garitano en las declaraciones posteriores dijo «Hemos entrado muy bien al partido». Pero yo le añadiría que igual que entraron bien, también salieron de él. Todo el segundo tiempo fue del Eibar, a los que hay que reconocerles el trabajo incansable. No digo que el Athletic no lo hiciera, no trabajara, de hecho, es de los partidos que como espectadora, acabas agotada, de la sensación de que están corriendo unos y otros muchísimo. Corriendo, eso sí, siguiendo a un balón que era continuamente maltratado. Lo que se viene llamando un «patapum parriba». De esos partidos que si estás en el campo sales con tortícolis porque ninguno de los dos equipos consigue bajar el balón al suelo, y ya no hablamos de dar cinco pases seguidos… Una quimera. Así da igual qué centro del campo saques porque ayer ni olió el balón . Todos los balones iban de un área a otra por el aire. La presión del Eibar impedía a los centrocampistas recibir el balón, así que o Unai Simón o la defensa tiraba balones largos, sin puntería y sin especial criterio. Vamos, un desastre.

En favor de Gaizka decir que me pareció buena idea dejar en el banquillo a Williams para que saliese de refresco en el segundo tiempo. No sirvió de nada, pero como idea era estupenda, para poder pillar más cansados a los blaugranas. Pero sin un pase decente es muy complicado, sobre todo porque todos los pases eran aéreos y ahí Iñaki tiene más problemas.

Se empezó ganando gracias a un penalti claro, pero de nuevo la alegría volvió a durar poco. En otro error por falta de contundencia de Yeray, en el inicio de la jugada, y de Íñigo Martínez en la marca, llegó el empate de los armeros. Del Athletic poca más noticia hubo, hasta que el Eibar, que era el que más lo intentaba, se puso por delante en el marcador, por medio de un churri penalti, pero penalti por agarrón de Dani García. La verdad es que pensaba que iba a acabar así el partido, pero la nota positiva vino de parte de Asier Villalibre que nada más salir al campo consiguió el gol del empate. Me alegro por él.

Empate y gracias, pero que sabe a poco y que para poco sirve si queremos ir a Europa pero… Menos es nada.

Tampoco me voy a extender mucho más, porque poco hay que decir. Sólo que si no vamos a ir a Europa quizá mejor aprovechar estos partidos para dar muchísimos minutos a los cachorros. Pero muchos son muchos. Lo que se dicen auténticas oportunidades. Mejor que jueguen ellos e ir viéndoles, para ver lo que pueden dar de sí o no, aunque pierdas más partidos, que ver a los de siempre y quedar en medio de la tabla.

La respuesta el sábado contra el Betis, a las 17:00 en una triste Catedral vacía. Pena.

¡Aúpa Athletic!

Semana fantástica del Athletic

Dos victorias y el pase a la final de Copa en 7 días. No se puede pedir más. Bueno sí… pero estamos encantados con lo que supone lo obtenido.

Alegría desbordada (Foto: Pablo Viñas)

Ayer conseguimos la segunda victoria a domicilio en Liga de la temporada. Encima se logró con un marcador llamativo. 1 a 4. De este modo hemos firmado una semana pletórica. Dos triunfos seguidos en Liga, después de llevar 10 jornadas sin ganar, y la clasificación para la final de Copa. Ahí es nada. Curiosamente, este último triunfo, si alguien no ha visto el partido se puede pensar que fue un paseo militar y nada más lejos de la realidad. El Athletic fue enormemente efectivo, cosa que no ha sido en toda la temporada. Tuvo 7 oportunidades y metió 4 goles. Una barbaridad. Pero es que el Valladolid tuvo 14, y no estoy exagerando (las conté a la noche), y metió sólo 1. Vamos, que ver para creer. Ya era hora que les pasase a otros lo que nos lleva pasando en bastantes partidos de esta temporada. Yo soy resultadista así que acabe el partido muy contenta. Aunque eso no me impidió ver los múltiples problemas que tuvo el equipo a la hora de defender. Los rematadores del Valladolid lo remataron absolutamente todo. Mal sí, pero todo. Lo cual no habla muy bien de los nuestros. Volvimos al sistema de 2 centrales, con Lekue como novedad. Y hay que decir, que de lateral sufre muchísimo. Muchísimo. Los centrales tampoco es que tuviesen su día, sobre todo por alto. El Valladolid remató de cabeza de todos los lados posibles y de todas las formas, aunque gracias a Dios, mal. Muy mal.

Otra de las novedades fue Unai López que para el minuto 3 ya hizo su primer gol con el Athletic, que no en la categoría, por medio de un saque de falta soberbio. Me alegro infinito por él. No tiene que estar siendo una temporada fácil. Parecía que iba a jugar más pero últimamente estaba olvidado por parte de Garitano. Fue sustituido pronto en el segundo tiempo, por la tarjeta que recibió y porque Gaizka consideró que necesitaba un poco más de músculo en el centro. Pero en líneas generales buen trabajo el suyo.

Córdoba volvió a salir de titular como contra el Villarreal, y está claro que no lo está desaprovechando. También sus minutos de Granada fueron muy buenos. Ayer junto con Dani García fue el mejor del equipo. Asistencia a Raúl García para el segundo gol y también, su primera diana esta temporada, para cerrar el marcador. ¡Enhorabuena! Sinceramente considero que el banquillo o las no convocatorias por las que ha pasado las semanas anteriores, le han hecho espabilar, y le han venido muy bien. O por lo menos, esa sensación tengo yo. ¡Que siga así! Sancet también estuvo bien, aunque con el cuerpo que tiene lo tiene que utilizar más y hacerse fuerte frente a los contrarios. A seguir trabajando. Bueno, como también tienen que seguir trabajando sus compañeros. Iñaki y Yeray igual necesitan descanso. Menos mal que ahora ya son semanas enteras para poder recuperar y preparar el siguiente de Liga, que va a ser muy difícil, porque el Atlético de Madrid del Cholo siempre lo es. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic respira ante el Villarreal

El Athletic necesitaba ganar este domingo en San Mamés fuese como fuese y lo consiguió.

Alegría tras el gol (Foto: Oskar M. Bernal)

10 semanas sin conseguir la victoria eran demasiadas y los cuatro últimos partidos perdidos consecutivamente pesaban como una losa en el equipo. A pesar de no hacer muchas oportunidades en los anteriores partidos, si se mereció en varios de ellos bastante mejor resultado, pero los goles son los que dan puntos y no estamos muy sobrados, y además, las decisiones arbitrales tampoco estaban ayudando mucho. Ayer en el primer tiempo el árbitro también consiguió desquiciar al público, por no pitar un más que probable penalti a Muniain. El linier, uniéndose a la fiesta levantó el banderín pitando un fuera de juego alucinante en el minuto 41, con Capa 4 ó 5 metros por detrás del defensor… y cortando un contraataque de libro. En la siguiente jugada Ander quizá propiciado por lo anterior, entró fuerte y tarde ante Cazorla, al que pisó. Entrada fea. Los del Villarreal pidieron algo más que la amarilla que le sacó el árbitro.

En el segundo tiempo el colegiado en dos ocasiones, también ayudado por el VAR, consideró mano de los jugadores del Villarreal en el área, por lo que señaló sendos penaltis. Ya era hora que nos pitasen una mano a favor. ¡Ya era hora! Raúl transformó el primero, pero Williams, el segundo, lo tiró rematadamente mal, impidiendo así al equipo y al público estar más tranquilos con un resultado más holgado. El Athletic tuvo también más oportunidades pero un Asenjo espectacular impidió que el marcador cambiese. El Villarreal también dispuso de algunas, pero no estuvieron finos. Pidieron un penalti de Núñez, pero aunque nuestro defensa no tocó el balón, tampoco contactó con Alcácer, así que no fue penalti.

De esta manera, sumamos los tres puntos que nos saben a gloria y nos dan la suficiente moral, para ir esta semana a Granada a tope a disputar el partido más importante, hasta ahora, de esta temporada. La Copa es primordial y hay que ir a por todas para conseguir estar en la final. Como dijo ayer Íñigo Martínez al acabar el partido, hay que ir a ganar porque aunque vamos desde aquí con un 1 a 0 a favor, hacer otra cosa sería un suicidio. Así que… ¡a por el Granada! Y… como siempre, pero más que nunca…

¡Aúpa Athletic!

La falta de gol impide al Athletic ganar al Celta

Si el resultado del partido se decidiese a los puntos el Athletic contra el Celta ayer, hubiese salido claro vencedor de San Mamés.

Raúl celebra el penalti transformado (Foto: Deia)

Pero los goles son los que cuentan y el Athletic tiene un grave problema en esta faceta. Tenemos que crear muchas oportunidades para conseguir el gol y anoche ni así lo logramos. El partido de los rojiblancos no fue nada malo pero sin gol no hay paraíso. Se generaron muchas ocasiones pero la definición este año no es lo nuestro. Ni Raúl, ni Íñigo Martínez, ni Yeray, ni Muniain, ni Yuri,… en el primer tiempo, no hubo manera. Y en el segundo, más de lo mismo… sobre todo Iñaki, ¡qué dos ocasiones tuvo! Pero, tampoco. Nada, que no hubo manera. Para colmo de males se adelantó el Celta en el marcador, lo que multiplicó por 8 sus perdidas de tiempo, eso sí, con la connivencia del árbitro. ¡Cómo le tomaron el pelo! Nuestro gol del empate tuvo que venir de penalti (gracias a una mano de un defensor celtiña). Raúl se encargó de meterlo. Se siguió intentando los últimos 15 minutos, pero cuando es que no, es que no.

Otra ocasión desaprovechada de encaramarnos en la clasificación. Con esos dos puntos estaríamos en puestos europeos y cerca de la Champions, pero sin gol… nada que hacer, salvo meter a Williams triple ración de remates a puerta en los entrenamientos, y clases particulares de Aduriz a todos.. A Aritz parece que le queda poco para poder reincorporarse. ¡Cómo echamos de menos sus goles!

La semana que viene nos toca contra el renacido Espaynol, que ha sido capaz de ganar al Villarreal en su feudo. A ver… si no le seguimos dando alas. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Aprovecho para despedir desde estas líneas a un gran Athleticzale y mejor persona, al que gracias al Athletic conocí hace muchos años, y del que puedo decir que era mi amigo. Pako, el gran Pistongorri, que estará ahora viendo desde ahí arriba, cómo le lloramos, pero también cómo le queremos. Y supongo que aprovechará el tiempo para acabar de escribir su crónica inconclusa de El gran gol de Uriarte. Ten por seguro que todos tus amigos la esperamos impacientes porque era un placer leerte. Y si alguien tiene curiosidad por ver cómo escribías no tiene más que entrar en el blog el Ambigú Zurigorri y releer tus entradas antiguas; o simplemente leer lo que escribiste, con el corazón, este pasado abril cuando otro zurigorri, amigo común (el Tron) falleció, también muy prematuramente. Os pongo el enlace. Él escribe, el primer comentario de la entrada Va por ti Tron, de este mismo blog.

El gran Zar de Guriezo que nos abría siempre, y de par en par, las puertas de su casa (gracias a ti también, Begoña), incluso cuando la enfermedad le tenía muy mermado, dándolo todo, dándonoslo todo con una generosidad y una fortaleza encomiables, y siempre, con una sonrisa en los labios. Un abrazo enorme a Begoña, a Fran y a Sara y, por supuesto, al resto de familiares y amigos, a los que seguro les cuesta llenar este enorme hueco que nos deja a todos en el corazón. Y para acabar, Piston, debo decirte, como siempre… ¡ A sus órdenes mi Almirante!

Goian bego!