El Athletic vuelta al empate en Mendizorroza

Los rojiblancos sacan su lado más gris para enfrentarse al Alavés en su campo, sumando un nuevo triste empate, como triste fue el juego que desarrollaron durante los 95 minutos

Embarullado (Foto: Pablo Viñas)

Casi sin tirar a puerta es imposible conseguir gol y así discurrió prácticamente el encuentro entero. De hecho, en los primeros 45 minutos no hubo ni un solo tiro entre los tres palos. Y si a ello le unimos que defensivamente siguen fuertes, y con Unai Simón haciendo una parada buenísima, casi siempre, dejamos la portería a cero, lo que ya nos da el empate de rigor. Pero falta la chispa del fútbol.

Nos las prometíamos muy felices la semana pasada cuando contra Osasuna el equipo jugó en ataque más que bien. Y encima se vio refrendado, entre semana, aunque fuese contra un equipo categoría inferior, en Copa. Unido a que en los 4 últimos partidos se habían conseguido 9 goles, ya echamos todos las campanas al vuelo pensando que se acabó el problema con el gol. Pero no. Ayer de nuevo, como muy bien dijo Marcelino, en la rueda de prensa posterior, al llegar a los 3/4 de campo, se tomaba siempre la opción errónea. Qué había que tirar se pasaba, que había que pasar se chutaba, que era ir hacia adelante pues iban hacia atrás, siendo en muchos casos el último pase muy malo. No tengo la cifra de los errores o pérdidas, pero tuvo que ser altísimo.

Uno de los que más lo intento fue Muniain, sobre todo cuando se metía por dentro, o incluso cuando se iba a la banda izquierda para producir superioridades, intentando sorprender a Alavés. Pero, Mendilibar es perro viejo y no lo ha permitido. Iker estuvo muy activo e hizo seguramente los mejores pases, pero a la vez, perdió un montón de balones.

Una faena que fijo el equipo lo notó negativamente fue la pérdida en el minuto 2 de Unai Vencedor por lesión. Marcelino comentó el sábado que estaba tocado y al caer lesionado, supongo que mi cabreo sería igual al de un montón de aficionados. Sí está renqueante no le saques… Ya. Pero nos aclaró el entrenador que nada tenía que ver la lesión (problema en los isquios) con sus molestias de esta semana (en el tobillo). Así que, perdón por pensar mal de ellos. De todas formas, repito que el equipo lo notaría seguro, aunque Zárraga, su sustituto no estuvo mal. A ver si es para poco la lesión, porque llevaba un tiempo a muy buen nivel. Eso sí, lo hemos perdido para la Supercopa, y seguramente para el de Copa. Faena.

Berenguer volvió a pasar casi desapercibido. Pena su tiro a puerta, se colaba pero sacó una buenísima mano Pacheco. A ver si mete un gol rápido para quitarse el agobio que seguro que tiene. ¡Ojalá más pronto que tarde!

Por último, destacar a Íñigo Martínez, que está siempre barriendo en el área cualquier problema que se presente. ¡Que siga así!

Y el jueves, contra el Atlético de Madrid en la Supercopa. Ayer los colchoneros empataron a 2 contra el Villarreal en un muy buen partido de ambos equipos. Será muy difícil pero… ¡a por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic sin soluciones ante el Granada

Los equipos de la parte baja de la clasificación de la Liga están deseando jugar contra el Athletic, ya que no hay equipo más generoso con ellos. Ni uno solo en todo el campeonato.

Uno de los mejores (Foto: Juan Lazkano)

Los 3 últimos partidos, han sido, Cádiz, Levante y Granada y hemos conseguido la triste cifra de 2 puntos. Dos de nueve, con cuasi cadáveres futbolísticos. Vienen, resucitan y se van con la autoestima muy alta, pero dejándonos a nosotros en muy mal lugar. El juego anterior del equipo y la clasificación hacían que nos las prometiéramos muy felices antes de estos tres encuentros. Digo el juego, que no los goles,… porque ya sabemos que gol no tenemos. Pero,.., la realidad es terca. Y aunque ayer dijo Marcelino en rueda de prensa que jugaron un buen partido y que estaba contento, no tengo muy claro a quién quiere engañar. No puedes decir que has jugado un buen partido cuando has cometido unos errores garrafales, que el contrario aprovecha con entusiasmo. Errores ayer escandalosos y muy abundantes. Nos pusimos donde queríamos, en los primeros minutos por delante en el marcador, gracias a un gol de Raúl que vino tras presión, y recuperación de Muniain, que hizo pase atrás perfecto para que Raúl no perdonase, 1 a 0. Todos encantados pero la realidad nos golpeó fuerte. Error defensivo hace que Machís, 5 años después de aquel horror contra el Leganés, vuelva a dejar en evidencia a Íñigo Lekue. Se fue facilísimo y cruzó imposible para Simón. Empate y el Granada encantado porque era la primera vez que llegaba a la portería.

Para acabar de rematar el desastre, Iker Muniain, subió al nivel de ARTE, el gilicorner de su equipo. Regaló el balón y, a la vez, un contraataque, que por supuesto no bajó a defender. Lo que sí hizo Dani García, con tan mala suerte que en el área, el balón le rebotó y le hizo un perfecto pase al delantero granadino. Y así, 1 a 2 sin hacer NADA. Y los rojiblancos con la obligación de meter dos goles para remontar el duelo. Dos goles para un equipo que no tiene mucho de eso precisamente. Siguiendo con los errores y por seguir poniendo nombres, Yeray en la salida de balón fue un despropósito. Regaló, sí, regaló al contrario 3 balones que no acabaron en algo peor porque era el Granada.

Cosas positivas. Por fin salió Nico Williams de titular, y teniendo en cuenta que fue uno de los mejores espero que llegase para quedarse, por lo menos mientras los supuestos titulares estén tan mal como en realidad están. Les tiene que venir bien el banquillo, estoy segura. No pasa nada, no están bien, y se quedan en el banquillo hasta que vuelvan por sus fueros. Sustituyó a Berenguer, que seguro que mejora, pero no lo puede hacer en el verde de titular siempre.

Iñaki Williams, tampoco salió de inicio. Perfecto, porque tampoco está bien. Como revulsivo se notó su presencia y tomó parte en el gol del empate. No está mal.

Raúl siguió de titular, pero está vez su pareja en la delantera fue Oihan Sancet. Raúl para mí fue uno de los mejores. Además del gol, tiró una maravilla al palo, se hinchó a prolongar balones con sentido y uno de ellos propició el gol del empate. Bien Raúl. Oihan no estuvo fino. Se fajó sin descanso pero sin fortuna. A pesar de ello, yo le mantendría de titular.

Por fin, también vimos juntos a Unai Vencedor y a Oier Zárraga, que salió sustituyendo a Dani, a la hora de partido. Muy bien también. No se escondió y mejoró la elaboración. Mención aparte el tiro que hizo, que fue a puerta, con colocación y potencia. Oier bien, muy bien. Vencedor también es una buena noticia, cada vez mejor. Otra Petxarroman, que con el larguísimo descuento que hubo, tuvo unos 20 minutos en total, en los que participó muchísimo. Valiente, combinando con Nico, centrando al área. Como si fuera un veterano. Me gustó.

Y por último, comento el error garrafal de Unai, que si la semana pasada salvó un punto con su parada frente al Levante, ayer provocó la expulsión de Íñigo Martínez, que para subsanar el error (de Unai) en la salida de balón, tuvo que hacer una falta al borde del área, evitando en los últimos segundos que el Athletic perdiese el partido. Mal Unai, y también mal, porque una vez que acabó el saque de esa falta, salvada por Yeray bajo palos, cuando el balón salió fuera, Unai lo cogió y lo desplazó de mala manera, en vez de sacar rápido de puerta para intentar aprovechar la última jugada. Mal. Por cierto, en está jugaba el árbitro inicialmente le saco a Íñigo tarjeta amarilla. Pero ahí teníamos en el VAR, salivando a Del Cerro Grande, encantado de la vida porque la semana que viene el Real Madrid no va a tener en el eje de la defensa a nuestro mejor jugador. ¡Vaya faena! La jugada era de expulsión, pero mi queja viene de por qué revisan esta jugada y no otras, como por ejemplo la entrada criminal por detrás de Mikel Merino a Sancet, que era una expulsión de libro. Sin más.

Y para acabar decir, que me alegro de ir a enfrentarme al Real Madrid, y espero que juguemos contra ellos como siempre, genial, y eso sí, también quiero que el resultado sea distinto al habitual, es decir, que ganemos. ¡A por ellos! Y …

¡Aúpa Athletic!

¿Cuál es el problema del Athletic?

Llevaba dos semanas sin escribir, y a los que hayan echado de menos mis comentarios les pido disculpas pero tras el horrible partido que jugó el equipo contra en Cádiz en San Mamés fui incapaz de hacerlo.

Apagando fuegos… (Foto: Deia)

No quería repetirme otra vez y decir que a estos jugadores les da vértigo la posibilidad de entrar en los puestos que dan acceso directo a Europa. En cuanto tenemos una media posibilidad de subir…. Adiós… Hacemos el peor partido posible y, si el contrario es de los colistas, peor que peor. Horrible. El Cádiz nos dio un repaso y se llevó los 3 puntos con justicia. Y ayer, para acabar de rematarlo se enfrentan al Levante, un equipo cuasi cadáver deportivo, que lleva 21 partidos sin ganar y es el más goleado de la categoría, con mucha diferencia ¡Qué más queremos para continuar con el petardazo! El problema… Dijo Marcelino que sabía cuál era pero que no lo decía, que era tema para hablarlo internamente. Pues que lo sigan hablando pero que por favor lo solucionen. ¿Falta de gol? Evidente. ¿Creación de juego escasa? También. A seguir trabajando. No queda otra. Porque lo de ayer y lo de hace 15 días es de difícil digestión.

El primer tiempo fue horroroso. Impropio otra vez de un equipo de Primera División. De nuevo, igual que lo pareció el Cádiz, los levantinistas parecían más de lo que eran y dominaron el juego, creando peligro aunque sin culminar. Aunque Íñigo cortó muchísimos balones, imperial en esto, también cometió 4 errores de los que te cuestan gol. Balenziaga sufrió lo que no está escrito. Y Lekue tampoco estuvo bien. Berenguer no está, no sé qué le pasa pero parece otro. Iñaki sí está, pero para fallar lo que le llega, como los dos muy buenos pases que le hizo Raúl García. Iker no aportó, sigue pecando de retener el balón cuando a veces el juego te pida un primer toque que él no hace. La creación inexistente. Lo mejor del primer tiempo fue llegar empatados al descanso, porque el Levante lo intentó sin descanso y dio sensación de peligro, cosa que nosotros no hicimos más que con el remate de cabeza de Martínez.

El segundo tiempo, comenzó igual de espantoso, y solo los cambios le dieron un nuevo aire. Llamativo que Marcelino quitase a los 4 de arriba, no porque no hiciese bien el entrenador quitándolos, sino porque algunos jugadores aunque no hagan gran cosa suelen acabar todos los partidos. Ayer no, y fue lo mejor. Con Zárraga y Sancet se empezó a combinar más y, sobre todo, hacia arriba. Posteriormente, con Villalibre y Nico Williams, se notó más la mejoría. Se atacaba con sentido y criterio. Uno de los mejores, fue Nico. El peligro estuvo en sus botas, tuvo varias oportunidades que él mismo se creó. Bien. Está aprovechando los minutos que juega y cada vez le veo mejor. La recaída de Villalibre muy mala noticia. Faena y no sé si habrá que mirar a los servicios médicos. Todos mis ánimos desde aquí y le vamos a echar de menos porque es el único delantero centro que veo en el equipo. A ver si hay suerte y se recupera pronto y bien. Nico Serrano también tuvo sus minutos y se dejó ver. Toda esta savia joven fue lo mejor o lo único salvable. Nos hace ser optimistas y mucho lo necesitamos para volver a ilusionarnos. Porque seguir perdiendo puntos y puntos a lo tonto con los colistas es frustrante, desesperante, y más cosas que suenan mucho más grueso y desagradable y no escribo… aunque ya me entendéis, porque seguro que pensáis lo mismo que yo. Y todo esto que os comento podía haber sido peor si no es por el paradón de Unai Simón que evitó la derrota.

Conclusión: Partido para olvidar, o mejor no…. Partido para decidir, de aquí en adelante, hacer algunos cambios en la alineación y quitar a los que no aporten y seguir dando oportunidades a los jóvenes. Sé valiente Marcelino.

Y el próximo viernes contra el Granada. Aunque lo diga con la boca pequeña… ¡a por ellos! Y… esto sí, a pesar de todo y bien alto…

¡Aupa Athletic!

La solidez defensiva da un punto en el Wanda

Hace muchos años, cuando se ganaron las últimas Ligas y posteriormente también, se hablaba de los autobuses que ponía Clemente en las porterías. Yo no estaba de acuerdo porque, sobre todo, aquel equipo campeón era mucho más que defensa.

Defensa conjunta (Foto: EFE)

Ahora este Athletic tampoco es un autobús, pero imagino que los contrarios, al enfrentarse a ellos, piensan que se están dando contra un muro. Y ese muro está construido por prácticamente por todos los jugadores. En dos de mis entradas anteriores del blog, ya he destacado a Íñigo Martínez y a Vivian y sería injusta si no destacase también a los laterales.

Lekue y Balenziaga suelen ser objeto de críticas, algunas fáciles, por el hecho de que no son considerados los titulares y porque siempre se hacen comparaciones, que ya sabemos que son odiosas. De Mikel, siempre se dice que no ataca como Yuri. Bien. Pero tiene otras virtudes que le ponen en valor y, que encima, son características que tiene que tener un buen defensa. Consultando una página de estadísticas he comprobado que de las entradas que hace sale exitoso de ellas en un tanto por ciento alto y que encima, le sacan muy pocas tarjetas, muy pocas. A los contrarios les cuesta entrar por su banda. Ayer, como en los partidos anteriores, a pesar de tener escasa ayuda de Muniain, repito, sobre todo ayer, cerró todos los pasillos posibles y además tuvo ocasión de apagar algún que otro fuego que no era suyo. Se dice que su nota en los partidos siempre ronda el 6. Recuerdo que es un bien. Buena nota. Ayer para mí fue más alta. Es un currante, de rendimiento estable y con el que siempre puedes contar. Además también hay que tener en cuenta los rivales que tenía ayer enfrente, y su calidad. Y como Simeone no es precisamente tonto, intentó cargar por su banda el juego. Muy bien Balenziaga.

Algunos comentan que el año pasado no había que haberle renovado, que Imanol García de Albéniz debería estar en su puesto. Considero que a Imanol le va a venir fenomenal su cesión en el Mirandés. De momento está aprovechando los minutos y seguro que sigue haciéndolo. Si no que le pregunten a Vivian si su cesión fue positiva. Algunos jóvenes pueden explotar antes, como por ejemplo el caso de Nico Williams, pero a Imanol me parece bien que le hayan dado más tiempo para curtirse. Y cuando vuelva Yuri, que se ponga las pilas si quiere recuperar el puesto, porque ahí va a estar Mikel para ponerle las cosas difíciles. Y como dije el otro día con los centrales, bendito problema para Marcelino… ¡Cuántos más en forma todos, mejor!

Lekue se está asentando. Siempre me ha parecido que no es defensa, pero si es donde le ponen, es donde tiene que rendir. Además en este caso, ha aprovechado la lesión de sus compañeros, para coger el puesto. Ahora que ya están todos recuperados, ahí sigue para quedarse, porque los resultados le avalan. A Íñigo le siguen penalizando algunas entregas o pases defectuosos que hace, que por la posición en la que juega son peligrosísimos, cuando no se convierten en gol. Ayer tuvo una (en el descuento, creo) cuyo regalo no aprovechó el Atlético. Menos mal. A pesar de ello, su nota ayer también fue alta. En pretemporada me ilusioné mucho con Petxarroman, pero la lesión le dejó fuera. Ahora a ver quién le quita el puesto a Íñigo. Otra vez bendita competencia.

Y todo esto lo comento en un partido en el que hemos tenido delante al Atlético de Madrid, vigente campeón de Liga y con muchos jugadores que asustan, seguramente la mejor plantilla de Primera División, y que sólo consiguieron tener un jugada realmente peligrosa, como fue el tiro al palo de Marcos Llorente.

Ahora al equipo lo que le falta es tener más continuidad y calidad en la creación, y, sobre todo, ser capaces de poner la guinda del gol en esas ocasiones que se tienen. Y más, si son claras como las de ayer. Williams tuvo dos. Una clarísima y la otra muy buena. Asier otra en el descuento. Y otra Zárraga, menos clara, en el último segundo.

Nos conformamos con el punto, pero pena, porque les tenemos muchas ganas a los colchoneros.

Ahora sin tiempo, a enfrentarnos el martes al Rayo vallecano de nuestro querido Andoni Iraola, que lo está haciendo muy bien. ¡A por el Rayito! Y…

¡Aúpa Athletic!

Enorme Iñigo Martínez en Vigo

El de Ondarroa lleva un inicio de Liga sobresaliente, confirmando ayer que su rendimiento en los dos primeros partidos no fue casualidad, sino producto de su trabajo y regularidad.

Otro despeje más (Foto: EFE)

Le destaqué contra el Barcelona, a pesar de un fallo grave en un pase que pudo costar caro y, obligatoriamente, lo tengo que volver a destacar hoy, ya que fue, de largo, el mejor de todos los jugadores que asomaron por Balaidos.

Recuerdo que al final de la temporada pasada nos pilló a todos por sorpresa su comunicado, en el que indicaba que renunciaba a ir a la selección española, porque necesitaba un descanso. ¡Chapeau por él! Hay que tener mucho valor para hacer lo que hizo. Renunciar a un Europeo, y quizá a algo más, si dicha renuncia no era entendida. No ha sido el caso, porque está de nuevo convocado por Luis Enrique, pero podía haber sido. Valor y también sentido común. Lo que ocurre es que a veces, ese sentido citado escasea y más, en el mundo del fútbol. Íñigo demostró saber lo que hacía y parece que ahora su cuerpo lo está agradeciendo. Él, descansado y el equipo, disfrutando de su juego, su solidez, su trabajo y su rendimiento. Perfecto para él y perfecto para el Athletic. Genial.

Contra el Celta apareció por todas las partes del campo. Rechazó la mayoría de balones que se acercaron por el área y por fuera de ella, cortando muchísimos peligros, tanto de cabeza como con el pie. Fue un valladar infranqueable. Los jugadores contrarios es más que probable que hayan tenido pesadillas con él. También subió al ataque, pero no pudo ser tan certero como contra el Barça. En otra ocasión repetirá.

Además se compenetra fenomenal con su pareja de «circunstancias» (por la lesión de Yeray) Vivian, un debutante en la categoría. De hecho, quizá Dani parece mejor de lo que es por estar a su lado. Aunque no creo porque el joven también está demostrando lo que vale. Y esta solidez de los centrales, es pieza fundamental en la labor defensiva del equipo. Una labor en la que el éxito se fundamenta en un trabajo coral en el que participan prácticamente todos. Digo prácticamente todos, porque excluyó a Iker, que no está nada bien. Ya sabemos que no es lo suyo defender, pero es que en este momento tampoco es lo suyo atacar. Mal el de la Txantrea. El puesto que ocupa no le ayuda mucho pero es donde le ponen. Al final del partido sacaron un dato de por dónde atacaba más el Celta y pusieron que por la banda de Muniain hubo 14 ataques, mientras que por la derecha solo 4. Normal, yo si fuese del equipo vigués hubiese hecho lo mismo, ya que deja una autopista fácil de transitar, de modo que el trabajo a Balenziaga se le multiplica. Por ello, doy el doble de mérito a Mikel, que se encarga de la defensa de dicha banda casi solo. Algo tiene que cambiar en el juego de Iker, o no debe jugar, o algo debe cambiar en la alineación, Marcelino.

Vuelvo al trabajo defensivo del equipo. Ayer el entrenador dijo que eran un grupo sólido. Solidez que les había permitido recibir un solo tanto en 3 partidos. Y que con esos datos se podía conseguir algo grande, bueno, «estar en la parte de arriba de la clasificación». Así lo veo yo también, y en ellos confío. Pero vayamos poco a poco. Jejeje. Partido a partido. Aunque de momento, deba felicitarles por el trabajo hecho y dar la enhorabuena, sobre todo a Iñigo, por su partido y decirle, que a seguir así.

Por último, quiero destacar, a Sancet, otra vez, y a Nico Williams. Ambos nos van a dar muchas alegrías. Y que Iñaki metió el golito que nos hizo ganar y obtener los 3 puntos. Poco a poco.

Y ahora a disfrutar de estos 5 puntos, de ninguna derrota en 3 partidos, de un solo gol encajado,… durante este parón de selecciones, en el que 6 de nuestros jugadores han sido convocados… (Unai Simón, el propio, Iñigo Martínez, Julen Agirrezabala, Oihan Sancet, Unai Vencedor y Nico Williams). Algo se estará haciendo bien o muy bien. ¡Genial!

Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!