Los resultados invitan a soñar al Athletic

Los fines de semana saben mucho mejor si vienen acompañados de una victoria del Athletic, y éste así ha sido, encima, pudiéndolo disfrutar desde el viernes.

Los dos destacados (Foto: Athletic Club)

Si a eso le añadimos que hemos ido viendo, poco a poco, día a día, como los rivales directos de los rojiblancos han ido perdiendo u empatando sus partidos,… vamos… alegría total. La jornada ha sido redonda. Los puestos europeos están relativamente cerca. A tres puntos la Europa League y a 6 puntos la Champions. Soy de las que sigue diciendo que hay que ir partido a partido, pero tampoco puedo negar la evidencia y olvidarme de dónde estamos situados. Mejor que la semana pasada y ya veremos… qué ocurre ésta.

De momento, este fin de semana hemos solventado la jornada trayéndonos los tres puntos de Girona, algo que casi podemos denominar como de milagro, porque por lo que he leído en los distintos medios de comunicación y redes sociales (gracias a Adurizpedia de twitter, un crack), el Athletic llevaba 12 años sin ganar en Catalunya. Ahí es nada. Encima por si fuera poco, el Girona se adelantó en el primer tiempo. A lo que añadimos que el Athletic llevaba sin poder remontar un partido fuera de casa desde hace 4 años… Vamos… todo en contra… pero como siempre decimos, las estadísticas están para romperse y así lo hicieron los leones. En mucha parte, gracias a Raúl García y a Iñaki Williams, pareja que resultó fundamental para nosotros y letal para los catalanes. Entre los dos fabricaron los dos goles y los remataron. Raúl en su línea de crack, metiendo un pase extraordinario entre líneas, de esos pases que sólo ven los muy buenos jugadores, para dejar solo a Yuri, que a su vez le puso el balón a Iñaki para que, aunque no es su fuerte, metiese el gol de cabeza. Empate. Y seguido, sin dar tiempo, a los también rojiblancos, a despertarse del mazazo, internada y centro de Iñaki para que el más listo de la clase, Raúl se le adelante al defensa y remate de cabeza picado, impidiendo al portero detenerlo. 1 a 2 y a mantener el resultado, eso sí, sin grandes agobios porque el Girona, tras hacer una buena parte más que meritoria, no pudo mantener ni el ritmo ni el nivel. Triunfo y para casa más contentos que un niño con zapatos nuevos.

Así que, el milagro de Garitano nos hace muy difícil el no soñar con Europa, pero por otro lado, sin ilusionarnos mucho, ya que no se nos olvida de dónde venimos. Una mezcla rara.

Eso sí, pronto vamos a saber cuáles son los objetivos reales ya que esta misma semana tenemos dos partidos, por supuesto, fundamentales. Miércoles, Levante en La Catedral y domingo, el Getafe en Madrid. Poco a poco y partido a partido, pero con ambición máxima.

¡A por el Levante! y …

¡Aúpa Athletic!

Merecido y agónico triunfo contra el Girona

Empezaba a creer en brujas y hados en nuestra contra, cuando Aritz metió el gol de penalti a lo Panenka en el minuto 91.

Aritz salvador (Foto: EFE)
¡Qué tensión y qué injusto me estaba pareciendo que estuviésemos todavía empatando a cero el partido! Aritz hizo justicia y ¿quién sino él podía hacerlo? Vaya temple, cuando toda la grada, todos los aficionados e incluso muchos de sus compañeros estábamos aterrorizados (Iker, protagonista del penalti, no quiso ni mirar). Gol y la comunión con la grada de todo el partido que estalla en un grito único. ¡Athletic! Y de premio: ¡3 PUNTOS!
Un muy buen partido de los rojiblancos, con un equipo saliendo a morder, jugando por bandas, centrando al área y rematando a puerta,… algo que parece sencillo pero que habíamos hecho muy poco con Berizzo. Su sistema no les iba a los jugadores y se ve que Gaizka Garitano en lo poco que lleva aquí, ya ha dado más con la tecla que el argentino. Faltan cosas, claro, sobre todo defensivamente, pero así jugando vamos a ganar muchos partidos. Nuestros chicos hicieron 25 remates, de los que 10 fueron entre los 3 palos, cosa impensable hace 7 días. Además, todo, teniendo delante al Girona, equipo muy rocoso, que llevaba toda esta Liga sin perder un solo partido fuera de su casa. Dato importantísimo que da mucho más mérito a lo logrado. Un soplo de moral que tiene que animar a los jugadores y que debe ser definitivo. Se puede.
Gorka Iraizoz estuvo tremendo y mucha culpa de llegar con estos sufrimientos al último minuto fue suya. Vaya paradones hizo, en el primero y el segundo tiempo. Gracias a Aritz, con el penalti no pudo, ¡menos mal!
De los nuestros puedo destacar a muchos, pero sobre todos a dos, a Capa y a Córdoba. Han hecho que las bandas fuesen protagonistas y que el Girona sufriese con sus internadas. Además no podemos olvidar que casi no jugaban con el Totto. Muy bien, dos jugadores recuperados.
Dani García también tremendo junto con Beñat muy bien (hasta que le duró la gasolina, y le sustituyó Gaizka por San José).
Aritz muy incisivo e incluso le hicieron un penalti en el último suspiro del primer tiempo. Le dieron en la rodilla y lo derribaron. Al árbitro no le pareció. Iraizoz impidió que metiese gol antes de meter el penalti.
Ahora, seguimos en descenso, pero empatados a puntos con el Villarreal, y a 3 puntos del Leganés, hay que seguir trabajando y pensar que se puede también golpear a domicilio, aunque sea en Mendizorroza contra un Alavés muy fuerte. Se puede y hay que ir a por ellos.
¡Aupa Athletic!
P.D.: La Catedral y su publico ayer de 10. Comunión total entre grada y jugadores. A seguir así.

Gaizka Garitano empieza con victoria

Lo que bien empieza bien acaba y espero que sea verdad, porque el primer partido de Garitano ha mejorado seguramente las espectativas de la mayoría.

Gaizka dando instrucciones (Foto: Deia)
Y no lo digo porque hubiese poca confianza en el técnico, sino porque el equipo estaba hecho unos zorros y si algo podía salir mal, dos días antes, salía todavía peor. Ayer jugamos fuera, contra el Huesca, dejamos la portería a cero y metimos nada menos que 4 goles. Ahí es nada. La única pena es que el partido no fuese de Liga. Era de Copa, que siempre gusta ganar pero tal y de dónde venimos la prioridad es sacar puntos que nos permitan salir del marrón que es el descenso.
Ayer todo fue de cara. La suerte esquiva toda la temporada se alió con nosotros y martirizó al Huesca que no dio una a derechas.
Cosas buenas… el recuperar a Córdoba que parecía otro jugador. Las pocas oportunidades que ha tenido este año no las había aprovechado y ayer se lució en muchas partes del partido, haciendo, por ejemplo, un par de pases de sobresaliente. Su banda funcionó muy bien aunque algunos pases finales de él y de Yuri hay que mejorarlos.
Dani García se volvió a hacer muy presente.
Aduriz, bigoleador, no sólo debe jugar en casa. ¡Qué importante va a ser también en esta temporada! 4 goles lleva en Copa en dos partidos. Ha igualado a Panizo en el 7° puesto del ranking de goleadores rojiblancos y está a 1 gol de igualar a Eneko Arieta (mi padrino, perdonad pero me hace ilusión fardar de padrino). ¡A seguir así, Aritz!
Otros dos goles de Iñaki Williams.
Por contra, el equipo y sobre todo la defensa estuvo al garete unos 15 minutos pero lo solventamos con un penalti en contra fallado por Camacho (un jugador que llevaba 29 penaltis tirados seguidos sin fallar, ¡increible que fallese contra nosotros!) y un par de líos en el área arreglados a trancas y barrancas, pero suficiente.
Y ahora, como ha dicho Gaizka, al lío que es el lunes lo importante, contra el Girona. A seguir trabajando y a solucionar lo que se hizo mal ayer, y a insistir en lo positivo, por ejemplo que Williams siguiese metiendo goles. Ya es momento de romper esa racha tan horrible de dos años sin marcar en la Catedral. Girona, lo vas a sufrir tú.
¡Aúpa Athletic!

P.D. Los socios, por favor, id hoy, último día posible, a avalar a alguna de las candidaturas para que haya elecciones

Muy mala pinta tiene este Athletic

El Athletic llevaba 10 partidos sin perder pero desarrollando un juego más bien escaso.

Yeray la mejor noticia (Foto: Pablo Viñas)

Ayer se perdió contra el Girona 2 a 0 acabando con esa racha de imbatibilidad. Racha que tampoco era para echar cohetes porque la mayoría de los resultados habían sido empates. No sólo poco juego, también pocos puntos.

Ziganda, según ha comentado en la rueda de prensa, decidió cambiar ayer el sistema de juego poniendo tres centrales y dos carrileros ya que lo anterior parecía que últimamente no estaba funcionando. Tampoco esto funcionó ayer, pero la duda que me vuelve a asaltar es que quizá no funcionó porque otra vez muchos jugadores estuvieron bastante mal y así es imposible que nada, que ningún plan pueda ser llevado adelante. No sé la cantidad exacta de balones que se entregaron al contrario, pero sí sé que fueron muchísimos. Iturraspe, Iñigo Lekue, Unai Núñez… regalaron mucho. Nos empeñamos en poner fácil las cosas al rival. De todas formas sobre el cambio de sistema quizá sólo comentar que además vino acompañado de demasiadas novedades: reaparición de Yeray, debut de un cachorro, Andoni López y debut, así mismo, de Íñigo Martínez, la vuelta a la titularidad de Beñat,… No sé si demasiados cosas todas a la vez. Quizá sí.

Mala suerte para el debutante Andoni, al cometer ese penalti nada mas comenzar,  que marcó ya todo el partido. Los minutos siguientes al mismo, estuvo muy nervioso pero luego poco a poco se fue entonando.

La mejor noticia de ayer fue la vuelta a la competición de Yeray, un auténtico león, que sólo sabe él, lo que ha tenido que luchar para estar otra vez en el césped cómo titular. ¡Enhorabuena!

El otro debutante fue Íñigo Martínez que hizo la única jugada de peligro de su equipo,  una chilena preciosa que fue al travesaño. Pena que no entrase. Creo, bueno, mas bien, estoy segura que nos va a dar muchas alegrías.

Todo lo demás un desastre del que no merece la pena seguir hablando. Ahora a intentar volver a jugar a algo el próximo viernes contra la Unión Deportiva La Palmas, en La Catedral.

¡A por Las Palmas y aúpa Athletic!

Unai Núñez también convence

Sí una extraordinaria noticia para el Athletic es que los cachorros debuten en primera (este año ya lo han hecho dos), mucho mejor es si desde el primer momento se ve que derrochan calidad.

Buen partido de Unai Núñez (Foto: EFE)

El otro día destacó Iñigo Córdoba y ayer le tocó el turno a Unai Núñez. Muy buen partido, uno de los mejores del encuentro, con el permiso de Iñaki Williams (que està en modo asistente).
Unai destila tranquilidad. Maneja bien la pelota y sabe sacarla jugada desde atrás. Tiene buen salto y es fuerte en las disputas. ¡Si todavia nos van a sobrar centrales! Bendito problema. Problema para Ziganda que a ver qué hace cuando se reincorpore Yeray… Difícil, difícil.
Esto se ha convertido en una suerte para Urrutia y, por supuesto, para el Athletic, porque a falta de contrataciones de campanillas, sí se ha mejorado la plantilla, pero con los jugadores que vienen de abajo. Para un equipo de cantera el ideal. Mejorar sin sacar el talonario. Menos mal porque si dependíamos de la habilidad del Club para fichar… mal íbamos.
Vuelvo a Iñaki, nuestro máximo asistente de esta Liga. Bueno, máximo y único. 3 goles hemos metido y los 3 a pase suyo. Ayer dos, como dos soles. Athletic 2 – Girona 0. Y… ¡qué siga así!
Nada más se puede comentar del partido, aparte de la importancia de los tres nuevos puntos que nos colocan en cuarta posición, porque el juego no fue ni vistoso ni bonito, simplemente muy práctico, y de nuevo, dejando la portería a cero. Esta vez con Herrerín, por la fiebre de Kepa.
Por último, quiero «felicitar» a los artistas que han introducido los datos de la plantilla del Girona en la revista o boletín oficial del Athletic Club. ¿No sabían que uno de los porteros del Girona era Gorka Iraizoz, casualmente el titular y casualmente nuestro portero los últimos diez? Pues no lo debían saber porque no aparece Gorka… En fin, vaya metedura de pata… Tampoco está Stuani, pero eso quizá podía haber pasado más desapercibido, pero que falte Iraizoz… telita. Por cierto, precioso el recibimiento que le ha brindado La Catedral, alargando muchísimo la ovación. Algo más que merecido. Se habrá ido contento de su casa, porque San Mamés siempre será su casa.
Y ahora a por el Hertha de Berlín el jueves, en Europa League.

¡Aúpa Athletic!