Garitano, deja de dar ruedas de prensa, por favor.

Si no es suficiente castigo aguantar este tipo de partidos del Athletic, tener que escuchar después , o incluso antes, a Gaizka en las ruedas de prensa, es como para morirse.

No acierta (Foto: Pablo Viñas)

Escribo este titular, a modo de pataleta, y para desahogarme. Pero no creáis que es duro, no. Y no es duro porque no tienen un pase algunas de las frases que soltó ayer. Frases que exigirían quitarle inmediatamente del cargo que ocupa, porque semana tras semana con sus declaraciones está demostrando que él es incapaz de salir de esta situación, o de llevar al equipo hacia arriba, porque no confía en lo que tiene y porque lo menosprecia. Y claro, como sé que esta junta directiva no va a tomar decisiones, me rebelo y protesto de este modo. Sé que el título es absurdo y que no puede ocurrir pero…. No estaría mal que dejase de decir esas cosas, por el bien del equipo.

Comento las frases y luego me decís si tengo razón o no.

Primera perla: «Hemos jugado con gente joven y es el peaje que tenemos que pagar»

A ver Gaizka, que estás en un equipo de cantera, que estás en el Athletic, que tienes que vivir de los jóvenes, que no puedes decir eso. Pensarlo, pues igual, está mal, pero ¿decirlo? Va a ser que no. En tu mano estará el combinar la juventud con la veteranía con un poco de criterio. Pero si dices esa frase demuestras a todo el que te escucha, incluidos los jugadores, la poca confianza que estás teniendo en los jóvenes y, que además, les estás cargando de culpa. ¿O quizás es una forma de disculparte tú?

Sobre la posibilidad de que este partido supusiese un punto de inflexión que llevase al equipo hacia arriba ha dicho «que no tenemos ese potencial para conseguirlo» Y con ese lo (pronombre personal), de conseguirlo, quería decir conseguir, varias victorias seguidas. Si considera que el equipo no tiene ese potencial y encima lo dice, no va a espolear mucho a sus jugadores. Esto es algo de primero de psicología. Habrá que decirles que son buenos, que pueden, y… así… igual se autoconvencen y consigues que puedan hacerlo mejor. Pero diciendo en una rueda de prensa sí, y en la siguiente, también y en la otra, de nuevo, que te falta esto, y lo otro… demuestras que tienes confianza cero en tu equipo.

Unida a esto de arriba, también dijo que «ellos tienen jugadores mucho más experimentados, jugadores internacionales». Ok. Te hemos entendido. No valemos para esto. Así que lo lógico es que nos ganen. ¿Éste es el espíritu? Mal vamos así.

Estas frases son las de ayer, pero es que en otros partidos nos ha regalado otras parecidas o, incluso, peores. Hay que actuar.

Y, como siempre, por si alguien tiene dudas, o creéis que exagero, os pongo el link de la rueda de prensa para que lo podáis comprobar.

Y aunque con pocas ganas, comentaré algún detalle del partido. Gaizka volvió a confiar en los mismos que en los dos últimos partidos, con la excepción de Íñigo Martínez, que era cambio obligado por sanción. Me pareció bien. De hecho, empezaron bien, combinando y haciendo una llegada con peligro, gracias a un pase muy bueno de Vencedor, que permitió la internada de Iñaki. El remate de Muni se fue por poco. Los dos equipos estaban midiéndose y ninguno consiguió tener el control del partido durante el primer tiempo. Aunque el Celta ya dio algún susto.

El segundo fue otro cantar. Gaizka dijo que fue superior el Celta, pero repitió muchas veces que se había impuesto los primeros 15 minutos… Añado yo que el resto del segundo tiempo nos pasó por encima, aunque sin grandes alardes, porque no lo necesitó. Pero nosotros fuimos incapaces de tirar a puerta ni una sola vez, bueno, un remate desviado de Álex. Nada más. El gol se veía venir, y claro, vino, primero uno, anulado por fuera de juego, y seguido, otro válido, en el minuto 60. La reacción de Garitano fue inmediata, cortar la cuerda por los cabos más débiles, esos jóvenes,… Vencedor y Villalibre fuera. Increíble, porque estábamos perdiendo y quitó del campo al único delantero centro que dice que tiene. Increíble. Y junto a él a Unai Vencedor, que es uno de los capaces de organizar el juego y llevar al equipo hacia delante. Y dejó en el campo a Williams, que de verdad, parece que tengo fijación con él, pero es que no aportó absolutamente nada, salvo el pase ya citado, perdió y malogró varios contrataque y jugadas de peligro, con sus pases o malos controles. Y volvió a un esquema de juego, con Raúl en banda e Iñaki, de delantero centro, que sabes, por repetido, que no te ha dado resultado con anterioridad. A ver si suena la flauta de casualidad. Pero no sonó.

Y en el 79, cuando ya nos metieron el segundo gol, hizo los otros dos cambios. Intentó hacerlos antes del gol pero… Bueno, un minuto antes. Nada. Y con más pena que gloria acabó una nueva demostración de impotencia de nuestro equipo y, sobre todo, demostración de incapacidad de reacción mediante los cambios por parte del entrenador. Teníamos oportunidad de ponernos en quinta posición, en puestos europeos y hemos conseguido que el Celta salga de puestos de descenso y tenga los mismos puntos que nosotros. Jugada «perfecta».

No digo más. Lo institucional ya lo comentaré otro día, porque vaya sainete lo de la Asamblea, lo de la devolución de cuotas, las cuentas de cuánto va a devolver el club,… O cuánto toca pagar,… ¡Ah no! ¡Que se han confundido! y ¡que vamos a pagar otra cosa distinta! Madre mía. Un nuevo error. Otro error, todo errores. Así nos luce el pelo.

Bueno, y ahora llegan los miuras… Valencia, Real Madrid,… En fin. ¡A por ellos! Y… aunque Gaizka no confíe yo sí confío en los jugadores, se puede, podéis,…

¡Aúpa Athletic!

La falta de gol impide al Athletic ganar al Celta

Si el resultado del partido se decidiese a los puntos el Athletic contra el Celta ayer, hubiese salido claro vencedor de San Mamés.

Raúl celebra el penalti transformado (Foto: Deia)

Pero los goles son los que cuentan y el Athletic tiene un grave problema en esta faceta. Tenemos que crear muchas oportunidades para conseguir el gol y anoche ni así lo logramos. El partido de los rojiblancos no fue nada malo pero sin gol no hay paraíso. Se generaron muchas ocasiones pero la definición este año no es lo nuestro. Ni Raúl, ni Íñigo Martínez, ni Yeray, ni Muniain, ni Yuri,… en el primer tiempo, no hubo manera. Y en el segundo, más de lo mismo… sobre todo Iñaki, ¡qué dos ocasiones tuvo! Pero, tampoco. Nada, que no hubo manera. Para colmo de males se adelantó el Celta en el marcador, lo que multiplicó por 8 sus perdidas de tiempo, eso sí, con la connivencia del árbitro. ¡Cómo le tomaron el pelo! Nuestro gol del empate tuvo que venir de penalti (gracias a una mano de un defensor celtiña). Raúl se encargó de meterlo. Se siguió intentando los últimos 15 minutos, pero cuando es que no, es que no.

Otra ocasión desaprovechada de encaramarnos en la clasificación. Con esos dos puntos estaríamos en puestos europeos y cerca de la Champions, pero sin gol… nada que hacer, salvo meter a Williams triple ración de remates a puerta en los entrenamientos, y clases particulares de Aduriz a todos.. A Aritz parece que le queda poco para poder reincorporarse. ¡Cómo echamos de menos sus goles!

La semana que viene nos toca contra el renacido Espaynol, que ha sido capaz de ganar al Villarreal en su feudo. A ver… si no le seguimos dando alas. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Aprovecho para despedir desde estas líneas a un gran Athleticzale y mejor persona, al que gracias al Athletic conocí hace muchos años, y del que puedo decir que era mi amigo. Pako, el gran Pistongorri, que estará ahora viendo desde ahí arriba, cómo le lloramos, pero también cómo le queremos. Y supongo que aprovechará el tiempo para acabar de escribir su crónica inconclusa de El gran gol de Uriarte. Ten por seguro que todos tus amigos la esperamos impacientes porque era un placer leerte. Y si alguien tiene curiosidad por ver cómo escribías no tiene más que entrar en el blog el Ambigú Zurigorri y releer tus entradas antiguas; o simplemente leer lo que escribiste, con el corazón, este pasado abril cuando otro zurigorri, amigo común (el Tron) falleció, también muy prematuramente. Os pongo el enlace. Él escribe, el primer comentario de la entrada Va por ti Tron, de este mismo blog.

El gran Zar de Guriezo que nos abría siempre, y de par en par, las puertas de su casa (gracias a ti también, Begoña), incluso cuando la enfermedad le tenía muy mermado, dándolo todo, dándonoslo todo con una generosidad y una fortaleza encomiables, y siempre, con una sonrisa en los labios. Un abrazo enorme a Begoña, a Fran y a Sara y, por supuesto, al resto de familiares y amigos, a los que seguro les cuesta llenar este enorme hueco que nos deja a todos en el corazón. Y para acabar, Piston, debo decirte, como siempre… ¡ A sus órdenes mi Almirante!

Goian bego!

Triste final para el Athletic

Ayer titulaba mi comentario en el blog diciendo que este partido era una final para el Athletic.

Penoso (Foto: Deia)

No podía estar más confundida. El partido ha sido todo lo que no tiene que ser una final. Jugar otra vez, un primer tiempo completo sin tensión y sin ambición te puede costar muy caro, como de hecho ha pasado. El Sevilla tampoco estaba haciendo absolutamente nada. Pero un gol de Ben Yedder (aunque casi podíamos decir que era de Dani García) a falta de 2 minutos para acabar el primer tiempo ha sido suficiente.

En el segundo tiempo el Athletic ha estado mejor pero de nuevo ha sido insuficiente. La impotencia, la escasez de ideas y también la falta de pericia de cara a gol nos han penalizado. La ha tenido Raúl, la ha tenido Aritz, y, sobre todo, en el anteúltimo minuto la ha tenido Íñigo Martínez, pero el palo ha evitado su primer gol en el Athletic y, de paso, nuestra clasificación a la Europa League. En la misma jugada en Sevilla nos ha rematado, 2 a 0.

Quizá no hemos merecido ir a Europa. Los partidos de los últimos meses han sido bastante flojos. Y haber dejado los deberes para el final, contra el Sevilla y encima en el Sánchez Pizjuán, que nunca es una plaza propicia, a mí no me invitaba al optimismo. De hecho, con este pobre encuentro, nos quedamos con cara de tontos, ya que el Espanyol sí que ha hecho los deberes, ganando en su campo a la Real, y consiguiendo esa séptima plaza que podía haber sido nuestra.

De todas formas y viendo de dónde veníamos, dónde estábamos en Navidades, es imposible que critique a Garitano. Gaizka ha conseguido un auténtico milagro. Sacar al Athletic de la más absoluta de las miserias futbolísticas, puesto de descenso incluido, y llevarle hasta este último partido en el que incluso podíamos haber conseguido un puesto en Europa. Y aunque nos cueste decirlo porque este último partido te deja muy mal sabor de boca, creo que es obligado decir bien alto y claro un:

¡Enhorabuena buena, Gaizka!

Tienes que ser muy buen entrenador para haber resucitado a este equipo tal y como estaba. A ver si el año que viene lo redondeas con una gran temporada entera, desde el principio, y no quitándole 14 partidos como en ésta.

¡Aúpa Athletic!

Valladolid también desperdiciado por el Athletic

El partido de ayer en Valladolid empezó a las 18:30 de la tarde, pero el Athletic no comenzó a jugar hasta las 19:00.

Golazo pero sin oposición (Foto: EFE)

Algo que para cualquier aficionado del Athletic tiene muy difícil explicación, y si no que se lo pregunten a los 2.000 valientes que ayer se trasladaron a ver a los rojiblancos en vivo. Bueno… vivos vivos no es que estuvieran en ese inicio de partido, en el que los pucelanos nos pudieron hacer un roto, más grande que el que vimos. Gol a favor en el minuto 20, aunque podía haber sido bastante antes. El gol, por cierto, lo mete Waldo, un jugador que hasta ahora no había marcado nunca. ¡Cómo nos gusta dar este tipo de alegrías! El jugador coge el balón en su campo y recorre todo el resto, tranquilamente, sin que nadie del Athletic le salga al paso. Todos reculando a la vez que él, mirándole, pero sin entrarle, llega al borde del área y con San José dándole todo el espacio del mundo, chuta sin oposición. Increíble.

Un centro del campo, que por cierto, estuvo missing durante todos los primeros minutos. San José intento hacer unos cuantos pases largos que, por supuesto, no llegaron a nadie. Córdoba y Muniain tampoco estaban. De Dani García pocas más noticias había. 30 minutos terribles en los que el Valladolid nos dio un auténtico baile. Recuerdo, por si a alguien se le ha olvidado, que el Valladolid estaba en puestos de descenso.

La pregunta es sí plantándonos así en un partido que es vital para acceder a la quinta o a la sexta plaza, pretendemos de verdad conseguir algo positivo… Lo dudo. Conclusión: otra nueva oportunidad desperdiciada. Das alas a un equipo que está prácticamente muerto y para cuando reaccionas ya no lo consigues.

En el segundo tiempo el Athletic fue mejor, en principio y seguro, por la presencia de Raúl García que no jugó de inicio, algo que es también inexplicable. Y también por la presencia los últimos 20 minutos de Ibai que sustituyó a un Muniain muy desacertado. Ibai en ese tiempo que estuvo puso por lo menos 4 balones que podían haber sido gol. Pero no se acertó con los remates, y el palo y Masip también lo impidieron. Pero… no se puede empezar a ir a por la victoria en el segundo tiempo. Tarde.

Es para tirarse de los pelos porque podríamos estar ahora a dos puntos del Sevilla. Pero… nada… a seguir soñando. Lo increíble es que seguimos teniendo opciones… se ve que el resto tampoco está para echar cohetes. Pero si conseguimos el billete para Europa, bueno y aunque no lo consigamos, ya podemos remodelar ese centro del campo porque… madre mía… ¡qué desastre! ¿No tienen cabida Nokaskoain e Unai López en él? Me extraña pero… se ve que Gaizka no lo ve. Piénsatelo Gaizka, aunque sea que jueguen los dos últimos partidos… seguro que lo hacen mejor.

Contra el Celta no se puede fallar. ¡A por el Celta¡ y…

¡Aúpa Athletic!