El Athletic respira ante el Villarreal

El Athletic necesitaba ganar este domingo en San Mamés fuese como fuese y lo consiguió.

Alegría tras el gol (Foto: Oskar M. Bernal)

10 semanas sin conseguir la victoria eran demasiadas y los cuatro últimos partidos perdidos consecutivamente pesaban como una losa en el equipo. A pesar de no hacer muchas oportunidades en los anteriores partidos, si se mereció en varios de ellos bastante mejor resultado, pero los goles son los que dan puntos y no estamos muy sobrados, y además, las decisiones arbitrales tampoco estaban ayudando mucho. Ayer en el primer tiempo el árbitro también consiguió desquiciar al público, por no pitar un más que probable penalti a Muniain. El linier, uniéndose a la fiesta levantó el banderín pitando un fuera de juego alucinante en el minuto 41, con Capa 4 ó 5 metros por detrás del defensor… y cortando un contraataque de libro. En la siguiente jugada Ander quizá propiciado por lo anterior, entró fuerte y tarde ante Cazorla, al que pisó. Entrada fea. Los del Villarreal pidieron algo más que la amarilla que le sacó el árbitro.

En el segundo tiempo el colegiado en dos ocasiones, también ayudado por el VAR, consideró mano de los jugadores del Villarreal en el área, por lo que señaló sendos penaltis. Ya era hora que nos pitasen una mano a favor. ¡Ya era hora! Raúl transformó el primero, pero Williams, el segundo, lo tiró rematadamente mal, impidiendo así al equipo y al público estar más tranquilos con un resultado más holgado. El Athletic tuvo también más oportunidades pero un Asenjo espectacular impidió que el marcador cambiese. El Villarreal también dispuso de algunas, pero no estuvieron finos. Pidieron un penalti de Núñez, pero aunque nuestro defensa no tocó el balón, tampoco contactó con Alcácer, así que no fue penalti.

De esta manera, sumamos los tres puntos que nos saben a gloria y nos dan la suficiente moral, para ir esta semana a Granada a tope a disputar el partido más importante, hasta ahora, de esta temporada. La Copa es primordial y hay que ir a por todas para conseguir estar en la final. Como dijo ayer Íñigo Martínez al acabar el partido, hay que ir a ganar porque aunque vamos desde aquí con un 1 a 0 a favor, hacer otra cosa sería un suicidio. Así que… ¡a por el Granada! Y… como siempre, pero más que nunca…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic en caída libre

La deriva que ha tomado nuestro equipo en las últimas jornadas de Liga es más que preocupante.

Su gol no fue suficiente (Foto: Pablo Viñas)

Diez jornadas sin ganar y las últimas cuatro perdiendo. Esto se empieza a parecer peligrosamente a la temporada de Gaizka Garitano en el Eibar, cuando no bajó a Segunda no por méritos propios, sino por una carambola, ya que quedó el tercero por la cola pero la suerte impidió que bajase. Allí hizo una primera vuelta muy buena, como aquí, pero… a partir de ahí fue cuesta abajo. El paralelismo me pone los pelos de punta la verdad, pero es lo que hay.

El primer tiempo no ha estado mal. Pero el segundo poco a poco ha ido cada vez a peor. La sensación es que hay unos jugadores que están muy muy justos de gasolina. Yuri, Raúl García, Capa,… necesitan descanso y no se entiende muy bien la gestión de la plantilla que está haciendo Gaizka. Los segundos tiempos están siendo bastante malos y en parte es por los bajones físicos que sufrimos. Está claro que la liga está ya prácticamente tiraba a la basura y que nos debemos centrar en la Copa. Pero,… como estamos jugando prácticamente con los mismos jugadores todos los partidos, no tengo muy claro como van a llegar al decisivo partido de Granada. Al haber perdido contra el Alavés se da la circunstancia que el partido del próximo domingo contra el Villarreal en San Mamés es muy importante porque no se puede seguir perdiendo. Y esa semana hay que ir a los Cármenes a jugarnos el llegar a la final de Copa o no. Vamos… que no estamos en la mejor situación. A esto se une que los cambios que realiza el entrenador a lo largo del partido no tienen el efecto deseado. Además los hace casi siempre en el minuto 70 más o menos… Ayer yo mucho antes hubiese quitado a Vesga y hubiese puesto a Unai López. Necesitábamos creación y Mikel no la da. Sacó a Aduriz pero no a alguien que le pudiese surtir de balones, como Ibai. Sacó a Larrazabal, que estaba desaparecido y tampoco aportó nada en los poquísimos minutos que le dio. Además, lo primero que hizo fue hacer una disputa aérea por un balón,… !con Aduriz! Madre mía. Mantuvo el sistema de 3 centrales hasta el final y yo me pregunto… ¿queríamos ganar? No me gusta la falta de capacidad de reacción de nuestro entrenador. Y para colmo de males… a pesar de mantener la defensa de tres centrales en el último suspiro dejas que un hombre entre solo al remate en el segundo palo tras el saque de una falta. Lamentable. Gol y para casa con cara de gilipollas.

Y ahora, tras criticar al equipo y al entrenador, mi ración para Mateu Lahoz, ya que sus actuaciones con el Athletic acaban siendo siempre lamentables. Es un protagonista y todas las decisiones las tiene siempre claras, sobre todo si son perjudiciales a los rojiblancos, como casi siempre con él. A Muniain lo asaron a faltas por detrás. Patadas a los tobillos, y por supuesto la primera tarjeta fue para nosotros. La falta a Williams sin posibilidad de jugar el balón por detrás cuando encaraba solo al portero es tarjeta roja. Por supuesto, sacó amarilla y la acompañó con varios a los nuestros por protestar. Por cierto, los nuestros tampoco estuvieron muy listos porque es evidente que en cuanto te acerques a decirle algo te va sacar la tarjeta porque ¡lo está deseando! Capa tampoco puede hacer el gesto que hizo tras recibir su tarjeta. Ni Unai Núñez pegar un manotazo al balón pudiendo haber recibido la segunda. Vamos que sigo criticando a los nuestros. Vuelvo a la ocasión manifiesta de gol, siendo el último defensor… pero… no. A Iago sí le echaron a pesar de que Núñez estaba más atrás… A Iago sí, pero al de Alavés no. El penalti de Yeray me parece penalti vista a repetición, pero Mateu no la necesitó. Ni consultó. Tampoco quiso consultar el agarrón a Muniain en el área… Agarrón claro, pequeño, pero agarrón, lo suficiente para detener su carrera. Penalti, pero no. Ni siquiera lo miró en el VAR. Es un escándalo. Pero… no pasa nada. De 32 partidos de Liga con él hemos perdido en 21 y hemos ganado 6. Casi es imposible estadísticamente. Pero por desgracia nos volverá a arbitrar. Desespera a los jugadores y se convierte en un infierno porque nos masacra a tarjetas. Vamos… que es mi árbitro preferido.

Y así, a sufrir toda la semana pensando en el partido contra el Villarreal… pero… Es lo que toca… ¡A por el submarino amarillo! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Grande Iago y a octavos!

Siempre me alegro cuando un jugador suplente hace un buen partido.

Enorme (Foto: Athletic)

Pero en este caso es algo más que un buen partido ya que podríamos decir que Iago ha clasificado al Athletic para octavos en la Copa. En el primer tiempo salvó un remate a bocajarro (que resultó ser fuera de juego, pero la parada ahí queda) y poco después despejó un tiro alto y fuerte cerca de la escuadra que sacó con una mano tras estirada de mérito. Muy difícil. En el gol del Elche no pudo hacer nada porque fue un remate inapelable (a pesar de que la tocó) por la cercanía y la fuerza. También sacó algún otro balón de puños. No tuvo más trabajo…

Mientras, sus compañeros, tras meter el gol Williams en el minuto 5, se relajaron de forma preocupante. De hecho, el peso del partido a partir del minuto 15 fue de los ilicitanos, que consiguieron el gol tras internada por la banda derecha, facilitado por Balenziaga, que reculó en exceso dejando al defensa que realizase un pase sin oposición. El rematador se encontró el regalo en el centro del área pequeña sin que nadie del Athletic le cubriese o le molestase lo más mínimo. ¡Qué fácil! Y a partir de ahí, las prisas y, de nuevo, la incapacidad.

El segundo tiempo fue completo de los rojiblancos que dominaron el balón, se acercaron hasta el área, pero no hicieron prácticamente ninguna ocasión de gol. De hecho, la única ocasión clara del segundo tiempo fue en el minuto 85 y del Elche, que prácticamente a puerta vacía, nos hizo el favor de tirarla fuera. Primer milagro.

La prórroga dominada por el Athletic y con alguna oportunidad de Raúl, Núñez y sobre todo Villalibre,… pero con pólvora mojada y paradón del cancerbero contrario. Y de ahí al sufrimiento de los penaltis.

Raúl e Unai López fallan los suyos (los para el portero, San Román), y el Elche se pone 3 a 1. Todos, incluido Herrerín lo vimos perdido, pero aquí surgió el segundo, e incluso el tercer milagro. Nosotros los metemos todos y dos de ellos que tiraban para meter y ya ganar la eliminatoria, uno lo tira fuera y el segundo… es parado por Iago que lo hace perfecto. Parar lo convierte en perfecto. Sobre todo porque no lo mandó repetir el árbitro que al no haber VAR no debió ver que Iago se adelantó. ¡Genial! Tampoco mandó repetir el de Raúl… lo digo porque en el primer penalti el portero ilicitano también se adelanta. De hecho, se podían haber repetido unos cuantos. Pero esta vez la suerte nos ha sonreído… ¡Ya era hora! Además del trabajo de nuestro portero. A partir de ahí, nosotros metimos los dos siguientes y Tekio falló el suyo lanzándolo fuera. Iago adivinó el lado y cubrió muy bien el palo. ¡Perfecto! Así Iago se convirtió en el héroe de la noche. Me alegro porque según reconoció al final del partido lo debe estar pasando mal porque debe estar recibiendo insultos de aficionados… A lo que digo yo… ¡Pues vaya aficionados! No voy a poner calificativo porque se califican o descalifican solos. Una pena. Aunque también sé que esto no lo hace mucha afición y espero que él sepa distinguir. Supongo que será cosa de las redes sociales, que las carga el diablo.

Para acabar decir, que el partido me dio una doble alegría porque el Athletic pasó la eliminatoria, y por el muy bien partido de Herrerín. ¡Ànimo Iago!

Ahora a recuperarse, que el sábado a la una ya estamos otra vez en juego en Cornella. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

Puntazo del Athletic en el Bernabéu

¡Qué mejor manera de acabar el año que puntuando en el Santiago Bernabéu!

Enorme Unai (Foto: AFP/EFE)

Chapeau por el Athletic, que con una alineación novedosa, consiguió ayer rescatar un empate contra un muy buen Real Madrid, que no dejó de asediar la portería de un más enorme todavía Unai Simón.

Gaizka Garitano puso cemento armado en su alineación, por medio de tres centrales y dos carrileros, y acompañando a Dani García con Vesga. Sorprendente, sobre todo la titularidad de este último citado, pero Mikel no dejó en mal lugar a su entrenador, porque hizo seguramente su mejor partido desde que está con nosotros. Muy bien, Vesga.

Los 3 centrales parecía una posibilidad clara al no estar disponible Capa y para darle más consistencia al equipo frente a un Real Madrid que ya sabíamos que iba a salir al ataque con enorme calidad. Iñigo estuvo sobresaliente y Yeray y Núñez notables. Los carrileros Yuri y Lekue también muy bien. Iñigo Lekue no solo en la faceta defensiva, también tuvo la suficiente fuerza a lo largo de todo el partido de subir y en los minutos finales para hacer dos internadas importantes. Pena que en la primera Carvajal le quita de las botas el gol a Williams y en la segunda que no le cogió la rosca el efecto deseado. Pero muy muy bien Lekue.

Kodro también fue titular y solo tuvo una pero la enchufó a gol. Pena que era fuera de juego por un par de centimetros. Kenan la que tiene parece que la mete. Da la sensación de que no está pero… tiene una eficacia rematadora que llama la atención.

Iñaki en el primer tiempo estuvo muy bien jugando de espaldas y bajando los balones y dándolos a los compañeros para seguir en ataque. Algo que me llamó la atención. Me encantó su primer tiempo. Esa falta que le pitan cortándole un contraataque… en fin…

En la parte negativa un par de frivolidades de Dani que nos pudieron costar dos goles, pero no puedo poner más peros al equipo porque no creo que los hubo.

Y de Unai, no sé ni qué decir. Impresionante. Amargó la vida al Real Madrid y alegró la nuestra. Este portero da muchos puntos y es nuestro. ¡Genial! Y encima ayer nos recordó a «mari postes» Juanjo Valencia. Ayer dos largueros y un palo. Para sacar algo de Madrid necesitas jugar muy bien y encima tener suerte y ayer la tuvimos, y mucha. Bienvenida sea y ya era hora de tenerla allí.

El Madrid tuvo muchas ocasiones, pero nosotros tampoco renunciamos al ataque. Paradón de Courtois frente a Iñaki, un mas que posible penalti a Yuri, el gol bien anulado a Kodro, y en el segundo tiempo, otra de Iñaki, la de Lekue, la de Villalibre. Vamos, que no renunciamos al ataque. Es más, en esos vergonzosos 6 minutos de descuento que se inventa el árbitro con una desvergüenza flagrante, tuvimos más ocasiones nosotros que ellos. Si en esos 6 minutos de prolongación (hasta que el Madrid marque) decretados por el árbitro (¡es asqueroso como se les ve el plumero!), hubiésemos marcado nosotros el gol de la victoria (no estuvimos lejos), hubiese sido el extasis total. Justicia poética se le llama. ¿Que eres un caradura que no sabes cómo ayudar al Madrid…? pues toma gol. Una pena que no ocurriese.

Como conclusión un gran punto que pone el broche de plata, o mejor de oro a un año sorprendente del equipo, y de Gaizka Garitano, que cogió el grupo en descenso y ha conseguido nada menos que 65 puntos, 5° en el ranking hipotético de este año (dato sacado de Adurizpedia). Impresionante. ZORIONAK, Athletic!

Y ya aprovecho para desearos a todos los athleticzales, y a los que no lo sois también, unas felices navidades y un gran año 2020 lleno de salud, alegrías, triunfos, y… ya puestos, de algún alegrón deportivo, léase la Copa (esto solo a los athleticzales).

Lo dicho… ZORIONAK, URTE BERRI ON ETA BIZI AMETSA!!!

Y… por supuesto… ¡AÚPA ATHLETIC!

¿Núñez demasiado presionado?

Quiero empezar este comentario dejando claro que Unai Núñez me parece muy buen jugador. El domingo disputó su cuarto partido de la temporada y desconozco si el nivel que demostró en el Wanda Metropolitano fue debido a la presión o a qué otro motivo, pero sí creo que ha sido con diferencia su peor partido en el Athletic.

Unai disputando un balón (Foto: Área 11)

Una faena para él ya que se está jugando el puesto con Yeray, y con actuaciones así… Unai está viviendo una temporada rara, ya que la ha iniciado como flamante campeón del Europeo sub 21, pero sin conseguir la titularidad como rojiblanco. De hecho, además, se dio la paradoja que a principios de septiembre fue seleccionado por primera vez con la selección española absoluta, por delante de Yeray e Íñigo, pero sin conseguir adelantar a éstos en la carrera por ser titular.

A todo esto hay que añadirle el hecho de que el club está intentando renovar su contrato, que acaba en el 2023, pero que de momento Unai no está por la labor de hacerlo. Lo entiendo perfectamente ya que lo lógico es que el jugador quiera jugar y no ser suplente de nadie. Por otro lado, Rafa Alkorta, nuestro director deportivo, cometió una gran torpeza con unas declaraciones en las que decía que la cláusula de rescisión que tiene Unai es de 30 millones y que ese dinero no se paga por jugadores como él. Bien Rafa, bien. Para decir eso, mucho mejor que te estés callado. No sé a Unai, pero a mí me parece una declaración totalmente despectiva. A todo este conjunto hay que añadirle que el jugador ha cambiado de representante. A saber por qué. Mientras, en prensa no hace más que salir que si le quiere este equipo o le quiere el otro equipo. Hablan incluso del Bayer… ¿Será cosa del representante? O ¿será verdad? Vaya usted a saber. Con todo, muy tranquilo no creo que esté el jugador. De ahí viene el titular de este comentario. ¿Estaba el domingo excesivamente presionado? Igual sí o igual no. La cosa es que estuvo bastante desafortunado, iniciando su penar por el campo con una jugada de patio de colegio. En el minuto 8 cogió el balón con las dos manos tranquilamente, sin darse cuenta que estaba en juego, concediendo así una falta bastante peligrosa al equipo contrario. Jugada increible. No sé si eso le desconcentró o simplemente que Correa es mucho Correa, pero la cuestión es que el jugador colchonero le superó en varias ocasiones. Una fue en el gol y otra al final del primer tiempo, que no acabó en gol de chiripa. En el segundo tiempo también sufrió muchísimo y en la última jugada del partido de nuevo se vio superado no pudiendo despejar un balón que cabeceó tranquilamente un colchonero, pero no fue a puerta.

Mal. Mal partido de Unai, que repito, es un jugador que me gusta, pero que no tuvo su día. Por supuesto, es un solo partido. Y ni dudo de su capacidad, ni nada por el estilo. Un mal día lo tiene cualquiera. Igual que Yeray no estuvo fino en el partido contra el Valladolid, o que Iñaki Williams estuvo missing en el Wanda también. Ahora la labor es para Garitano que es el que debe elegir entre los centrales que tiene, que vuelvo a decir, me parecen los 3 de calidad. Quizá como solución, para desbloquear la situación con Unai, podía ser que Gaizka alternara a los 3 según el partido, o a los dos. Por supuesto, esto es un pensar en alto, porque no sé la opinión que tiene el entrenador de ellos.

Mañana mismo contra el Espanyol veremos por quién opta. Sea quien sea, que lo haga bien porque necesitamos revertir esta racha negativa con un triunfo. ¡A por el Espanyol! Y…

¡Aúpa Athletic!