El Athletic anula al Atlético, camino de Europa

A pesar del título que he puesto, me parece complicadísimo que el equipo consiga entrar en Europa, pero… como los aficionados somos ciclotímicos y ayer se jugó un muy buen partido, no podemos perder las esperanzas.

Primer gol (Foto: Pablo Viñas)

El Villarreal perdió ayer contra el Alavés y sorpresivamente, el Athletic hizo sus deberes contra uno de los rivales más difíciles de batir, el Atlético de Simeone. Se le ganó 2 a 0, de manera solvente y clara. De este modo, tenemos la Conference League a 1 punto. En manos de nuestros chicos está y si juegan como ayer se puede conseguir.

Salieron al campo desde el minuto uno a que los del Cholo no nos diesen sorpresas y, sobre todo, a comérselos. Y eso hicieron, con oportunidades tempranas y un gol, igual de tempranero, conseguido gracias a una internada de Iñaki, que superó a Giménez (por lo que mi alegría es doble, ya que es un jugador que me desagrada profundamente, y … hasta le había cambiado el nombre y lo había puesto con J. Menos mal que los lectores me avisan. Gracias). Su pase atrás encontró al colchonero Hermoso, que desvío a puerta, esquivando a Oblak. Mejor no se podía empezar. Las oportunidades se sucedieron e incluso Iñaki tiró un centro chut al palo. Hasta el minuto 37 el Atlético no dio señales de vida. Eso sí, con un buen susto de Kondogbia, que salió no por mucho. Al de poco Carrasco tuvo otra pero Mikel Vesga, que ayer estuvo enorme, desvío el balón. Al descanso llegamos con 1 a 0 a favor. La cuestión era mantener el nivel.

En el segundo tiempo, quizá tuvimos la suerte de que Griezmann en una falta directa tirase al palo, porque se podían haber metido en el partido. Genial. Y encima, le hicieron un clarísimo penalti a Muniain, que trasformó en plan maestro Iñaki. El 2 a 0 fue una losa muy dura para el equipo capitalino, y no hubo muchas más noticias de él, hasta otro palo en el minuto 93, de Correa. Nada más. Nosotros tuvimos una doble ocasión de Iker y de Nico Williams (también titular este partido), ambas sacadas de forma extraordinaria por Oblak, que fue el mejor de su equipo. Y así se llegó al final. Y alegría inmensa, porque ganarle al Atlético es una gozada, primero, por ganar nosotros y, también, porque pierdan ellos y porque pierda Simeone.

No puedo dejar de mencionar a mi «amigo» Mateu, mi colegiado «favorito». Ayer cuando sacó la tarjeta amarilla a Hermoso en el minuto 1, casi me desmayo del susto, y no porque no fuera clarísima, sino porque este árbitro ya sabemos todos que funciona a su bola y que no suele caracterizarse por hacer buenos arbitrajes con nosotros. Encima para el 18 sacó otra amarilla al otro central, a Reinildo, también clara, pero, yo no salía de mi asombro. Eso sí, ya le vi más reconocible cuando no sacó la segunda, al mismo Reunido, porque en la protesta, el jugador le golpeó con el hombro. Podía haber sido roja perfectamente, pero… ahí prefirió hacer de él y echarle la bronca, obstensiblemente, para que se viese bien, pero dejarle acabar el partido. El penalti no ofrecía dudas y lo hicieron delante de su nariz pero… eso en otros partidos no le ha importado, si le parecía no pitarlo. Vamos…. que ayer encantada con Mateu. Aunque también tenía que haber sacado alguna otra tarjeta, como a Giménez, que agredió de la forma más estúpida a Berenguer. Ya he dicho antes que Jiménez me desagrada mucho, pero es que en cada partido que le veo lo confirmo. Le pegó un manotazo sin sentido a Álex. De impotencia, de estar enfadado por no saber perder. Así es, ejemplo claro de jugador de Simeone. Mateu no le sacó ni tarjeta. Ya hubiese sido demasiado. Jejeje.

Cosas positivas a comentar. El partidazo de Vesga, que estuvo en todos los sitios, recuperando muchísimos balones y repartiéndolos con criterio. Este año ya había jugado dos partidazos, uno contra el Barcelona y otro contra el Real Madrid, pero le faltaba el tercero en discordia, y bien que se lució ayer. Muy bien. También Raúl García y los Williams, ambos dos, que nos pueden dar muchas tardes de gloria, ¡ojalá! Ah y no me olvido, que sorpresivamente, Marcelino cambio de sistema los últimos minutos, abandonando su 4 – 4 – 2, y pasó a jugar con 3 centrales. Si no me creía lo de ver a Mateu arbitrar así al Athletic, ya el ver que el entrenador ponía 5 en la defensa, me sorprendió aún más. Por cierto, aunque no sea sobre el partido tengo que comentar lo de las declaraciones de Barkala de esta semana. Si lo que pretende es que no le votemos a presidente, lo está bordando. Con lo del entrenador ha estado torpe hasta decir basta. Que ha hablado con varios candidatos. Ya. Y con Marcelino ¿no? Y claro, Marcelino que lee entre líneas (¡cómo para no hacerlo!) dice que no parece que él sea una primera opción… Efectivamente, no parece ¡Qué bien! Y ya para mejorarlo, Barkala dice: «de fútbol sé poco». Y … otra perla: que si sale elegido no va a dejar su puesto en el Puerto de Bilbao. Muy bien. Casi que mejor que no diga nada, porque me parece descorazonador. Por cierto, ¿a qué demonios espera la Junta Directiva para convocar elecciones? Dejo el tema.

Y vuelvo a la alegría del triunfo. Y a esperar que los jugadores nos sigan demostrando que quieren conseguirlo y que van a luchar a tope por ello, por muy difícil que sea. Ahora a por el Valencia de Bordalás que es el siguiente y al que le tenemos muchas ganas. ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un eficaz Valencia elimina al Athletic

Se esfumó el sueño copero, esta vez antes de llegar a la final.

Tristeza (Foto: Borja Guerrero)

Una pena, pero quizá desde San Mamés se vio que el equipo no lo iba a conseguir. La oportunidad perdida de llevar un buen resultado a Mestalla ha sido demasiado lastre.

Ayer fue la confirmación. Estoy de acuerdo con lo dijo Marcelino en rueda de prensa, sin ser literal, de que el Athletic no lo hizo mal, sobre todo en el primer tiempo, que lo hizo bastante bien, teniendo más y mejores oportunidades que el Valencia, pero… como ya nos ha pasado otras veces, esas oportunidades hay que materializarlas, y no se pudo lograr. Era el día del NO. Y lo que cambió el choque y diría que hasta el resultado definitivo fue el error de Iñaki, en ese pase al hueco que le hizo Muniain, en el que se fue en velocidad, pero remató de la peor forma posible. Sigo sin entender cómo teniendo el balón para chutar con su pierna buena, recortó para dejárselo en la mala. Incomprensible. Falló. Si llega a meterla podíamos haber visto otro partido pero…. No fue así y, para colmo de males, en la siguiente jugada Guedes sí demostró su calidad. Golazo desde fuera del área y adiós. Mazazo al equipo que había tenido también otras oportunidades para adelantarse, pero por malos pases últimos, decisiones erróneas, o fallos de cálculo, sólo el gol del portugués subió al marcador.

El segundo tiempo, fue de ataque descontrolado y poco eficaz de los nuestros y control sin agobios del Valencia, que estaba en su salsa. Desarboló nuestro juego casi sin despeinarse. Impotencia es la palabra que mejor define el segundo tiempo. O incluso incapacidad. El Athletic del primer tiempo, no asomó. No pudo. El Valencia no le dejó, o su mismo nerviosismo e inoperancia se lo impidieron. Los cambios tampoco ayudaron mucho. Quizá Petxa mejoró a Lekue y atacó más, pero poca cosa. Vencedor no se notó, y Sancet tampoco. Muniain no fue ni determinante ni presente casi. Iñaki desapareció. El mejor que me estaba pareciendo. Vesga, fue sustituido por Zárraga, que tampoco aportó. Nada. El segundo tiempo fue un morir en la orilla rezando para que se diese el milagro, que podía haber llegado con el tiro de Yuri en el descuento, pero ni siquiera fue a puerta. Una pena.

El Valencia nos superó con sus armas, sin ser excesivamente superiores, pero un toque de calidad, les fue suficiente. Y en el escenario de intentar remontar la suficiencia valenciana no nos dejó ni una mínima opción.

Nuestro gozo en un pozo. Eliminamos a Barcelona y a Real Madrid, pero… al Valencia no. Nos ahorramos la final en La Cartuja, un dineral, y la posibilidad de tener esa alegría de ganar una final de Copa después de tanto tiempo. Pero… el año siguiente lo intentaremos. 3 finales seguidas hubiese sido una pasada. Nos quedamos en dos. Pero volveremos. Mimbres tenemos, así como jóvenes y calidad y un futuro más que prometedor. Seguro que volveremos. Y por supuesto…

¡AÚPA ATHLETIC!

¡El Athletic a semis en plan estelar!

¡Espectacular! ¡Qué manera de pasar a semifinales de la Copa! ¡Extraordinario!

Zorionak Álex (Foto: Borja Guerrero)

Otra noche mágica la vivida en La Catedral, que contra estos equipos se viste de gala, aunque no esté el aforo completo. Un espectáculo, la animación.

El equipo rojiblanco ha hecho una nueva proeza, eliminando al todo poderoso Real Madrid, ganándole el partido, pero además teniéndolo maniatado, prácticamente los 90 minutos. Como dijo Marcelino, se jugaron la mayoría en su campo y Julen Aguirrezabala, nuestro portero, estuvo casi de adorno. En pocos partidos habrá estado tan tranquilo y con tan poco trabajo. De hecho, salvo un tiro de Rodrygo (minuto 28), no se acercaron mucho más hasta el minuto 94, con el tiro cruzado de Isco.

Quizá esto que voy a decir no le guste a Marcelino, pero ayer sí que el Athletic salió desde el minuto 1 a por los blancos. La sensación es que se especulaba menos que en la final de la Supercopa. Otra vez la presión adelantada de los nuestros, como contra el Barcelona, les creó muchísimos problemas a los de Ancelotti, para intentar sacar el balón controlado y llegar a nuestro campo. El dominio era absoluto rojiblanco. Encima, se llegaba arriba, aunque sin tampoco oportunidades claras, claras. Pero tuvimos bastantes más que ellos. Dos tiros de Dani García, el primero despejado por Courtois, y el segundo por un defensa. Iñaki otra, pero sacó Lucas Vázquez, Nico y Muni a punto de llegar a dos balones, el contrataque en el que se lesionó Nico. Muy buen primer tiempo y a un enorme nivel muchos jugadores. Pena lo del pequeño de los Williams, pero hasta el 43 demostró que es muy buen jugador, un auténtico peligro para las defensas, ante las que hace cosas distintas, que le permiten desbordar y ser un quebradero de cabeza. A ver si no es para mucho, aunque tuvo mala pinta. El Madrid, de peligro solo creó lo mencionado de Rodrygo.

El segundo tiempo, siguió con el mismo guión. La presión súper alta, que provocaba perdidas de los blancos o recuperaciones rojiblancas. Eso sí, el miedo en el cuerpo siempre latente, por la calidad que atesoran ellos. Y porque sin jugar un buen partido, en cualquier momento, una individualidad te podía mandar a casa. No llegó, y supongo que también, gracias a que no estaba Benzema. Menos mal, es su mejor jugador y han notado su falta muchísimo.

El partido que estaban haciendo Dani García y Vesga, igual que contra el Barcelona, estaba siendo para enmarcar. Estos jugadores que tenían una estadística horrible jugando juntos, hicieron de nuevo, un PARTIDAZO. Y encima, en el minuto 88, Mikel volvió a cortar otro balón, y asistió a Álex al borde del área. Éste se giró y le hizo un roto a Nacho, para poner con la izquierda el balón en la cepa del poste largo, imposible para el estupendo portero belga. Golazo de Berenguer, de lo cual me alegro INFINITO, porque es su primer gol esta temporada. Lo llevaba buscando desde el partido 1, pero no había manera. A partir de éste gol, fuera ansiedad, ya tiene el primero y van a venir seguidos el resto, como el pasodoble. Zorionak, Álex!

Tampoco me olvidó de Íñigo Martínez y de Yeray Álvarez. ¡Vaya nivel! Y eso que he de reconocer que yo hubiese puesto a Vivían, porque le veo un puntito por encima. Pero me encanta que me dejen mal los jugadores.

Y la comunión entre la grada y los jugadores, estalló en un júbilo indescriptible. Empecé a llorar con el gol y me cabreé con los 6 minutos de descuento. Señor Gil Manzano, solo hubo 5 cambios, ¡solo 5! No se atendió a nadie, no se perdió nada de tiempo y solo se revisó el VAR una vez. ¡Qué asco, cómo se les ve el plumero siempre!. Sufrí hasta que pitó el final y seguí llorando. Emoción, orgullo, alegría,… La fuerza de este equipo es grande y la chulería de ganar al Barcelona y al Real Madrid,… !Buah! Y además, merecidísimos los dos partidos. A dos grandes, y sobre todo a un Real Madrid, lleno de internacionales,… Pero en realidad, para qué nos vamos a engañar, los más grandes son los nuestros, porque siguen consiguiendo lo que parece imposible, una y otra vez. Muy, muy, muy merecido. Zorionak Athletic!

Y luego al mediodía el sorteo. A ver si hay suerte y toca la vuelta en casa. No pido más, jejeje, ni menos. Los 3 que quedan (Betis, Valencia y Rayo Vallecano) serán muy difíciles, pero si la vuelta es en casa… A soñar. Y si no es en casa, también… a soñar.

Y el próximo lunes, otra vez en San Mamés, contra el Espanyol. ¡A por ellos! Y… como siempre…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic subcampeón de la Supercopa pero…

¿Y si no hubiese árbitros se podría haber ganado esta final?

Protagonista (Foto: Athletic Club/AFP)

No sé qué contestar, y me da mucha rabia que no podamos saber la respuesta. El Madrid es un equipazo y jugó muy bien pero… Siempre hay peros con este equipo y eso es lo que me desespera y desespera a todos los aficionados del Athletic, y bueno, a los del resto de los equipos que a ellos se enfrentan. Las diferencias son claras, no solo en la calidad de los equipos, sino en el trato y en la forma de arbitrales. Y es que con el VAR no se ha mitigado, quizá un poco, quizá sí, pero… Los árbitros siguen demostrando el descaro, de hacer lo que les da la gana, según a favor de quién sea la jugada o no. Si no, a ver cómo se puede explicar que en el minuto 9 tuviese la desvergüenza de ni siquiera ir a ver la jugada de la mano de Alaba en el área. Es que ni la revisó. Ni se sonrojan, ni nada. Les da igual. Soto Grande, el árbitro en esta ocasión pensaría: ”Quita, quita,… qué igual la reviso y es mano. ¡Vaya marrón!». Luego los comentaristas te intentan vender la moto diciendo que no es penalti porque el brazo está apoyado en el suelo o camino de apoyarse, y que ya no se pitan. Ya. Lo que ocurre es que el balón le sobrepasa al defensor, no tiene el brazo en el suelo, y lo baja, y acaba parando el balón, y después de parar la pelota, sí que toca el suelo. La pregunta es si lo baja para apoyarse o para parar el balón. Para mí penalti. Pero… es que ellos ni lo revisaron. Es, perdonadme que lo diga,… ASQUEROSO, en mayúsculas. Mirad la imagen.

La mano no está en el suelo

Luego la baja y toca el balón.

Aquí toca balón y todavía el suelo no.

Repito. PENALTI. Es decir, ya todo el partido condicionado. Por cierto, os habréis dado cuenta que la calidad de las dos imágenes superiores es mala, y es porque las he sacado mediante captura de pantalla de un vídeo de la tele. Pero fijaos qué calidad la de la siguiente fotografía, con el brazo ya apoyado, que es la que sacan ellos para sustentar su tesis de que no es penalti.

Sigo haciendo preguntas. ¿Por qué no sacan una foto del segundo justo anterior sin estar apoyada la mano? ¿Hace falta que conteste? Sacan lo que les interesa. Y así nos va.

Y luego, nada más empezar el segundo tiempo Yeray fue al suelo, posible mano,…. Y claro, está por supuesto se miró en el VAR. Por supuesto. DEMENCIAL. Y claro, pitaron penalti. En esto sí que estoy de acuerdo con ellos, porque sí que me pareció penalti, pero… La jugada anterior ¿por qué no se comprobó?

Y así no se puede competir en igualdad de condiciones. Es una chinita más en el zapato. Ellos son buenísimos y encima les ayudan. LAMENTABLE.

Y sobre el juego, el primer tiempo me gustó el equipo. No se le dejó hacer grandes cosas a los blancos, que no estuvieron cómodos. Los nuestros tuvieron algún acercamiento pero sin gran peligro por fallos nuestros en últimos pases, como en dos internadas por ejemplo, de Balenziaga, o por malos controles, uno de Iñaki en el borde del área, que hubiese sido muy peligroso,… la jugada de Sancet, que se va por poco… Berenguer estuvo muy flojo, Muniain perdiendo balones por retenerlos en exceso. Y en una jugada rápida quedó clara la calidad de ellos, con el golazo de Modric, al final del primer tiempo. Seguía siendo optimista porque lo visto no me había parecido mal.

El segundo tiempo, empezó con Nico Williams en el campo, en vez de Berenguer. Se podía conseguir. Pero llegó el mazazo del penalti y Benzema no perdonó. 0 a 2 y ellos empezaron a mover la pelota haciendo rondos desesperantes, volviendo a demostrar su enorme calidad y a nosotros nos costaba. Vinieron más cambios y no se rindieron. Salió Raúl por Sancet, Yuri por Balenziaga y Vesga por Zárraga. El primero citado, tuvo unas cuantas, pero… Al final, llegó en el 88 su penalti, parecido al de Yeray, con la diferencia que el balón podía haber entrado en su remate, por lo que expulsan al jugador blanco. Una pena que Courtois adivinara y dejase esa pierna. Lo cual, no nos dejo ni soñar esos últimos minutos, en superioridad con el empate… Hubiese sido más justo haber quedado por lo menos un 1 a 2, pero… Una pena.

Y, otra final perdida. Ésta contra el Real Madrid, que igual podría haber estado más igualada sin la participación de los de siempre pero,… Nunca lo sabremos, porque hubiese sido otro partido. En fin…

Y a los jugadores, decirles que sigan así, y que luchen por seguir llegando a finales, porque como ganaron la Supercopa del año pasado , sé que vamos a ganar más. Pena enorme por perderlas, pero orgullo descomunal por haber llegado a ellas. Nuestra forma de competir es única, y ni por medio minuto me cambiaría por ser del Real Madrid campeón de ayer. Ni por medio segundo, siquiera. Yo quiero a mi Athletic tal cual es. Orgullosa de él, y de los jugadores, y sé que volveremos a estar en otra final y que la ganaremos. Haber llegado a 4 finales en un año es increíble. Solo hemos podido ganar una pero tenemos 3 subcampeonatos más. La próxima será mejor, porque la próxima la ganaremos.

¡Ánimo a todos! Y, por supuesto,…

¡Aúpa Athletic!

¡Otra vez el Athletic a la final de la Supercopa!

Se empeñan en preparar la Supercopa para que la jueguen sus equipos preferidos, entre, para que nos vamos engañar, no está el Athletic, pero nuestros chicos se encargan de fastidiárselo. Les menosprecian con la diferencia de dinero que les dan por participar, ¡impresionante la diferencia, qué vergüenza!, pero los rojiblancos a lo suyo.

Grandes protagonistas (Foto: AFP/EFE)

¡Y qué mejor manera de darles en todos los morros que ganarles! Pues eso hizo ayer el Athletic con el Atlético de Madrid. Ganarle, y no solo eso, sino también, encima teniendo un partido bastante controlado desde el inicio, en el que tuvieron ocasiones más claras que ellos y porque Oblak era su portero, porque sino se hubiese ganado antes. Han conseguido estropearles el derbi madrileño en la final de la Supercopa, pero con todo merecimiento. Reconocido por el mismo Simeone, que vio que jugamos mejor, y que aunque se adelantaron en el marcador, no fueron capaces de mantener esa renta del gol que metieron. En la rueda de prensa, el Cholo no tuvo ni fuerza de llamarnos el Bilbao, algo que le encanta.

En el primer tiempo, no hubo muchas oportunidades pero la mejor fue la de Williams, Iñaki (ahora hay que especificar), que fusiló pero rechazó el mejor de los colchoneros, su portero. Nosotros no sufrimos mucho. Ni ellos atacaron mucho, ni hubo agobios en nuestra área.

El segundo tiempo, siguió por los mismos derroteros, y parecía que cualquier error o acierto de uno de los equipos podía finiquitar el encuentro. Y en esas estábamos cuando llegó su gol, de aquella manera… En un córner, remató solo de cabeza Joao Félix. Una falta de entendimiento entre Unai y Yeray, y con «suerte» tremenda, el balón le dio a Simón en la espalda y entró dentro. Minuto 62 y piensas,… adiós. Se acabó. Pero… la fe, el corazón de estos jugadores hizo que no fuese un mazazo, más que para los aficionados, y ellos fueron a saco a por el empate. También los cambios en el minuto 70 se notaron, sobre todo el de Nico Williams. Por cierto, aprovecho para meter una cuña publicitaria. Me encantaría que Nicocambiase su nombre en la camiseta, y pusiese en vez de Williams Jr., Williams II. Me encantaria. (Perdón, por salirme del tema. Vuelvo) Y a partir de ahí, el dominio fue ya total y absoluto de los nuestros. Fue un toque a rebato, y antes del empate ya hubo un par de oportunidades claras. Yeray puso toda la rabia del mundo, por el gol encajado, en su remate de cabeza, y consiguió el empate. Hay que recordar que el equipo que estaba delante era el del Cholo, el que decían los comentaristas que su resultado más habitual era el 1 a 0, y se le había empatado. Y 4 minutos después, vino el definitivo gol de Nico Williams que consiguió dar la vuelta al marcador, en otro córner, que menos mal que tampoco fue un gilicorner como el de la primera parte… Al pequeño de los Williams le llegó el balón y con la zurda chutó a colocar, a la cepa del poste donde no podía llegar Oblak. Perfecto.

El mérito es enorme, remontarle al Atlético así, vale llegar a una final. Por cierto, la cuarta final en un año y 12 días. Seguimos batiendo récords, a ver quién, a ver qué equipo puede conseguir esto logrado. Difícil repetirlo. Y encima lo hace el Athletic con su forma de competir, lo que hace que se multiplique el orgullo por veinte.

Eso sí, ahora hay que rematarlo. Y eso serán palabras mayores, porque el rival es para el que se ha organizado esta Supercopa, y para el que se organizó el año pasado. El único equipo que no ganó un título. Pero es el Real Madrid. Que está a un nivel enorme y que tiene unos jugadorazos, Benzema es increíble y Vinicius ya mete todo lo que fallaba el año pasado y más, Modric y Kross, tienen la capacidad de convertir todo en oro. Y podría seguir, con todos, pero como me interesan más bien nada, me voy a centrar en los míos, en los de casa. Los que tendrán que jugar a muchísimo nivel si quieren ganar y tener, como bien dijo el entrenador, efectividad, la que no se tuvo en los últimos partidos jugados contra estos mismos jugadores, en los que sobre todo en el del Bernabéu se mereció ganar, incluso dicho por Valdano. Así que habrá que jugar como nunca, de bien, pero ganar, ganar y ganar. Conseguir lo que no conseguimos en los dos últimos encuentros, aunque lo merecimos. Que nuestros leones, que nuestros cachorros, que unos y otros den lo mejor de sí mismos. Sea Zárraga, sea cualquiera de los Nicos, sea Muniain, sea Yuri (fenomenal noticia su vuelta ayer en los últimos 15 minutos), sea Dani, sea Simón, sean los que sean y sabiendo que es dificilísimo,… a dar lo mejor,… ¡a por el Real Madrid! Y …

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Se me había olvidado comentar lo de Giménez y su expulsión. Y no es casualidad. No. Este jugador es ASÍ. Ya lesionó en San Mamés a Guillermo para varios meses tras un pisotón marca de la casa, en el 2015. Y sí, tiene a quien parecerse.