El Athletic se deja otros dos puntos, en Levante

Es desesperante con qué poco consiguen los contrarios empatar o ganar a nuestro equipo.

Raúl, gol 100 en Liga (Foto: EFE)

Quinto empate a 1 en el mes de febrero y como dijo Marcelino, en la rueda de prensa posterior al encuentro, hemos perdido 6 puntos en los últimos partidos, que debían haber sido nuestros, y que nos hubiesen colocado en la parte alta de la tabla. Pero… el que regala lo que no está escrito, no puede pedir más. De nuevo el equipo rival se ha adelantado en el marcador y van… ni sé las veces. los rojiblancos estaban dominando el partido y mucho mejor situados en el campo, a pesar de lo cual, un error de Unai Vencedor (pase paralelo interceptado), viene acompañado de otro de Unai Núñez, penalti y 1 a 0. Por supuesto, nosotros con cara de tontos porque ya habíamos tenido cuatro ocasiones claras y ninguna materializada.

Así el Levante llegó al descanso, por delante en el marcador, sin prácticamente hacer nada. Todos los acercamientos que tuvieron al área fueran todos ellos por errores gruesos nuestros, pases sin oposición hechos directamente al contrario. No se puede regalar tanto porque te lastra y no siempre es posible remontar.

El segundo tiempo, casi se inicia con el penalti a favor nuestro, hecho por un jugador que entra con fuerza desmedida pero que no toca a Berenguer. En el reglamento pone que es falta: «Dar o intentar dar una patada a un adversario de forma que el árbitro considere imprudente o temeraría o con el uso de una fuerza excesiva» Si esto es así es penalti, aunque tocar no le toca. Sea como fuere Raúl García se encargó de transformarlo y conseguir así, su gol número 55 con el Athletic, y 100 en La Liga. A partir de ahí, comenzaron los cambios y supongo que el intento por parte de Marcelino de no cargar de minutos a jugadores importantes. Fuera Muni, Álex e Iñaki (preocupante lo flojo que está). Minutillos entre otros para Zárraga que relevó a Vencedor. El primero, se dejó ver y el segundo, tras el descanso mejoró notablemente. Vamos que el error no le descentró. Bien por él. También jugó Asier y nada más salir ya hizo un remate de cabeza. Debería jugar más minutos, y teniendo en cuenta cómo está Williams, deberían ser muchos más.

El Athletic siguió intentándolo, pero la falta de acierto le impidió conseguir más. Ya he dicho antes que no siempre es posible remontar.

Por cierto, sin que nadie nos enterásemos Íñigo Martínez fue expulsado pon roja directa, tras tener que visionar el árbitro el VAR. El acta indica que finalizado «el encuentro y estando todavía en el terreno de juego, golpeó con su mano en la cara a un adversario con uso de fuerza excesiva. Este hecho fue comunicado a ambos delegados en el túnel de vestuarios…»

¿Se puede saber en qué estaba pensando Íñigo para hacer semejante tontería? De verdad, que son profesionales, que no pueden hacer eso, que nos sale carísimo,… Espero que el Athletic le meta un multazo impresionante. Pero de los de no olvidar. Estoy enfadadísima. Ahora a esperar la sanción porque si es de más de 3 partidos no podría jugar la semifinal de Copa. No tiene un pase. Habrá habido provocación o lo que sea. A Sergio León le han sacado solo amarilla… , ¿Le ha provocado? Ha caído en la trampa como un panchito.

Pierdes dos puntos, pierdes a uno de tus mejores jugadores para saber cuánto tiempo y quizá para la semifinal de Copa… No aprendemos. ¡Qué desastre!

Y ahora el jueves lo definitivo,… Fundamental. Importantísimo. Ayer el Athletic fue mejor, pero… empezaron ganando ellos y no conseguimos ganarles y en San Mamés tampoco. Es decir, en Copa hay que hacer mucho más. Hay que meter las que se tienen y sobre todo, ¡qué tontería voy a decir!, no hay que regalar nada… Sea lo que sea,… ¡A por la final de Copa! ¡A por el Levante! Y, como siempre,…

¡Aúpa Athletic!

Exhibición del Athletic contra el Cádiz

Cumplida venganza del equipo, del partidito horrible que hicieron en la primera vuelta contra estos mismos jugadores, a los que no consiguieron ganar en San Mamés, a pesar de estar ellos con 9. Ayer en Cádiz, sin embargo, los nuestros lo bordaron.

Equipo (Foto: Deia)

Consiguieron una victoria fuera de casa, algo que no se lograba desde la jornada 3 contra el Eibar. Otra nueva goleada, en este caso 0 a 4. No recuerdo haber visto un partido tan tranquila hace mucho. Ni siquiera el del Getafe, a pesar del 5 a 1. Al Cádiz no se le veía posibilidad de nada. Parecía un muñeco en manos de los rojiblancos, incapaces de sobreponerse al vendaval de juego y ocasiones.

Mención especial a Iker Muniain. ¡Qué manera de controlar el juego y de disfrutar combinando sin descanso! Otra nueva asistencia y ya lleva 8. ¡Vaya pases entrelíneas que está haciendo! ¡Cómo dejó solo a Álex frente al portero! Luego Álex se encargó de hacer un control, giro y elevar por encima con toque sutil, pero el pase fue medio gol. . Iker lleva más asistencias que en todas las temporadas anteriores en el Club, y encima, conseguidas en poquísimo tiempo. Una barbaridad. Está disfrutando. Se está gustando, pidiendo y buscando continuamente el balón y, sobre todo se está asociando con sus compañeros a las mil maravillas, a los que está haciendo jugar mejor. Un lujo. Nunca había estado a este nivel y espero que siga mucho tiempo así. Ayer me pasé la mitad del segundo tiempo pidiendo a Marcelino que lo cambiase. No quiero ni lesiones ni que se canse… Jejeje. Le quiero a este nivel muchos partidos, y sobre todo, en principio, contra el Levante.

Por cierto, permitidme que os ponga un enlace de tweeter para que veáis el gol que acabo de comentar, no sólo para ver la maravillosa finalización de Álex, sino toda la jugada en sí, en la que participan 8 jugadores del equipo. Una maravilla.

También me alegré mucho por Berenguer, al que he metido bastante caña por no estar siendo determinante. Ayer me dio un zasca en toda la boca y, repito, me alegro. No sólo metió el tercer gol ya descrito, sino que abrió el marcador con otra maravilla dentro del área, yéndose de su marcador haciéndole un túnel, para definir luego perfecto. Para el minuto dos ya había puesto un balón muy bueno que por poco no llegó Iñaki. Muy participativo y apunto estuvo de conseguir el hat trick. Ayer con su doblete se convirtió en el máximo goleador en Liga del Athletic. Muy bien. Le tiene que venir fenomenal para darle más seguridad y confianza.

También me alegré por Ibai que tuvo sus primeros minutos desde hace 6 meses. Igual esto le da ánimo y un pequeño impulso para intentar volver a entrar en las rotaciones. A ver si tiene suerte.

Otro motivo de alegría, sobre todo para Marcelino, seguro que fue el dejar la portería a cero. Primera vez que lo logra y que no sea la última. El Cádiz no fue nada peligroso, aunque hay que pegar un pequeño tirón de orejas a los jugadores porque en una falta en contra se durmieron y se quedó el delantero sólo frente a Simón, que metió una mano salvadora cuando el balón iba ya a puerta. Bien Unai, mal sus compañeros. No sé puede perder la cara al partido así, por mucho que vayas ganando de 4. ¿Les echaría bronca Marcelino? Yo sí. Igual es que soy muy exigente. O quizá es que me parecía muy importante dejar la portería a cero. Pero, se consiguió gracias a Simón.

Y a destacar también el golazo de falta de Unai López. Así da gusto. A otro que le vendrá muy bien. Tras la mejoría del equipo, en el segundo tiempo contra el Levante, a partir de la salida al campo de Unai López y Vesga, ayer ambos disfrutaron de la titularidad. Bien ambos.

Unai Núñez también titular, supongo que por cuidar a Íñigo que la semana pasada parecía que estaba renqueante. Y le dio la asistencia del cuarto gol a Iñaki. Balón larguísimo, que pilló la espalda al defensa e Iñaki se fue y definió perfecto. Unai de todas formas tiene que tener más cuidado en la salida de balón porque sigue perdiendo varios balones así, en los partidos y son balones muy peligrosos.

A Yuri le vi asfixiado en algunos momentos. Hubo varias veces que tras galopadas hacia arriba, no bajaba, pero ni a la siguiente jugada. Necesita descanso. Le quiero mucho más fresco para Levante. Estoy pesadita con ese partido, pero es una semifinal de Copa y nos jugamos algo importantísimo. Hay q tenerlo en cuenta. Ya sé que sí que lo tienen pero… por decir, que no quede.

Y nada más que destacar, jejeje y nada menos, podíamos decir. Ahora una semana entera para preparar el partido contra el Villarreal, en San Mamés. Una semana entera… Los jugadores ni se lo creerán. Y Marce menos. ¡Que van a hacer con tanto tiempo! Así que el domingo… ¡a por el Villarreal! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un buen Levante empata en San Mamés

Buen resultado para ellos, este empate a uno, y malo para nosotros.

Muy buen gol de Íñigo (Foto: O.M. Bernal)

Pero, visto el primer tiempo que jugamos me doy con un canto en los dientes ya que un Levante muy superior, consiguió dominarnos completamente. No tuvo muchas llegadas, es más, casi casi sólo una, pero fue suficiente para cometer nosotros el error de rigor, y dejar a un centrocampista, Melero, que entró, absolutamente solo, hasta el centro del área, que remató un balón, falló y siguió teniendo tiempo para volver a disparar a puerta, insisto, totalmente solo. Gol sencillo, que dejó retratado a Unai Vencedor que a dos metros miraba la jugada. Falló que pagó caro, porque se descentró un poco y, a partir de ahí, perdió varios balones seguidos. El siguiente partido lo hará mejor, como lo ha estado haciendo hasta ahora. Por cierto, encantada con su renovación, eso sí, si está dentro de unos parámetros económicos, en relación a los tiempos que corren. Marcelino le descargó de culpa, como a los otros dos cambios del descanso, diciendo que podían haber sido elegidos otros para ser sustituidos, ya que bastantes jugadores estuvieron por debajo de su nivel. Totalmente de acuerdo con él. En el primer tiempo, muchos estuvieron por debajo de lo que se les debe exigir. Eso sí, también añado que el Levante estuvo fenomenal.

La mano Marcelino, e incluso supongo que su bronca en el descanso, tuvo su efecto. Como ya he dicho, Dani García, Vencedor y Capa se quedaron en la caseta y salieron Unai López, Vesga y Berenguer. El cambio fue como de la noche al día. El Athletic pasó a tener el dominio absoluto del partido, y para los 10 primeros minutos ya había tenido tres ocasiones claras (Raúl, Berenguer e Iñaki) que obligaron a lucirse al portero. El equipo subió la presión y lo hizo de una forma más coordinada y efectiva, se robaba más arriba y los pases eran más acertados. Hasta que por insistencia, en un saque de córner (la séptima asistencia de Muniain), llegó el precioso e impresionante cabezazo de Íñigo Martínez, rematando y metiendo el gol del empate. Muy bien. Se siguió intentando, pero el Levante que podía haber acusado el golpe, no lo hizo, y aunque estaba jugando mejor el Athletic, tampoco hubo grandes oportunidades. A falta de 11 minutos entró Villalibre por un Williams otra vez flojo. Quizá necesita un poco de descanso. O un mucho, no sé… Yo le daba más minutos a Asier pero…

No se consiguió más. Los deberes quedan para el Ciutat de Valencia y no va a ser tarea fácil, y como muy bien ha dicho Marcelino, en la rueda de prensa posterior, si jugamos como el primer tiempo, no vamos a ir a la final de Copa. El Athletic que tenemos que ver en Valencia tiene que ser el del segundo tiempo. Y sin regalos, que ya sabemos que se pagan muy caros. Ellos supongo que estarán encantados con el empate. Aunque, tampoco les garantiza nada. Goles habrá, y si se juega como el segundo tiempo serán nuestros goles… Pero todo eso… dentro de 3 semanas. Ahora La Liga a tope, pero mirando de reojo ese partido. Hay que dar descanso a algunos jugadores. Por ejemplo, Capa y Yuri, están sorpresivamente flojos y ayer se notó, en negativo, la escasa aportación de ambos. Los necesitamos. Hay tiempo.

Ahora a pensar en el lunes y en el Cádiz, que es nuestro próximo rival, allí. Ya sabemos que en la ida nos pintó la cara y bien pintada. A intentar devolvérsela, así que… ¡A por el Cádiz! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic no puede con el Barcelona

Imposible. Llevamos 20 años sin ganar en el Camp Nou y ayer no fue distinto. Estuvimos cerca del empate pero no lo logramos.

El mejor (Foto: AFP)

Un Barça muy superior en el primer tiempo, que jugó frente a un Athletic, desconocido hasta ahora con Marcelino, nos pudo hacer un roto, pero la vuelta del mejor Unai Simón lo impidió, ya que desbarató varias de las ocasiones culés. Ya tenía ganas de volver a ver a este Unai, que esta Liga parecía que lo habíamos perdido. La semana pasada contra el Getafe ya estuvo providencial deteniéndole el penalti a Mata, y ayer estuvo igual unas cuantas veces. Seguramente ésta es con diferencia la mejor noticia de ayer. Muy bien.

Repito que el Barcelona fue muy superior en la primera parte pero, curiosamente, si no es gracias al amigo Mateu Lahoz, no hubiesen conseguido su único gol. Ya sabíamos todos antes del partido que esto podía ocurrir. No era una premonición, era una certeza. Sus estadísticas con los rojiblancos son casi imposibles, por los horrorosos números que tiene. De 36 partidos, 23 derrotas, 7 empates y 6 victorias. Con la de ayer 24 derrotas. Y para seguir en su línea de «derribo» al equipo se inventó una falta al borde del área, medida perfecta para Messi, cuando el balón ya estaba en otra punta del campo, porque vio un contacto entre Vencedor y Leo. Vamos… la falta la traía preparada ya desde casa. Lugar perfecto para el mejor jugador del mundo, que volvió a hacer una maravilla, colocando el balón donde no llega nadie. Gracias Mateu, no esperaba menos de ti. Teniendo en cuenta que éste fue el único gol del Barcelona en el primer tiempo, podíamos haber llegado al descanso con empate. Es indecente lo de este trencilla con el equipo. Tiene peores números que Undiano Mallenco, con eso lo digo todo. Y encima se oye por ahí, que probablemente arbitre la final de Copa. ¡Qué horror!

Así llegamos al descanso, y en el segundo tiempo si «compareció» el Athletic de Marcelino, el descarado que solo piensa en ir hacia arriba. Y conseguimos no solo meterles miedo, sino también empatar, en una de las aproximaciones. Fue gol en propia de Jordi Alba, pero estaba ahí De Marcos, si no para meterlo él. Perfecto Raúl García en la asistencia. A partir de ahí fue un toma y daca. Unai nos seguía manteniendo en el partido y nosotros le metíamos más miedo al rival. Pena que a alguna de las muchas internadas de Yuri, con pases atrás, no consiguiera llegar Williams. Pena. Ellos con una gran jugada, consiguieron, otra vez por medio de Griezmann, ponerse de nuevo por delante. Lo seguimos intentando pero no fue posible. Repito una pena, porque en el segundo tiempo se hizo un trabajo enorme. El Barça pudo matar más, pero no lo hizo, gracias a Simón.

Así perdemos otra vez, en Barcelona, pero nos quedamos con la buena imagen del segundo tiempo y con que podemos competir con cualquiera por bueno que sea. Y con esta idea iremos a Sevilla a jugar el importantísimo partido de este jueves en Copa, contra el Betis. Partido fundamental, primordial,… en el que hay que ir con todo para intentar meternos en semifinales de Copa. Ahí es nada. Así que… ¡A por el Betis! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Poco os he dicho de lo que pienso de Mateu Lahoz, pero ha sido porque puede ser hasta delito. Pero si queréis conocer sus datos horrorosos con el Athletic no tenéis más que ver las estadísticas que estos días ha publicado la cuenta de Twitter Adurizpedia (es un artista), cuyo enlace os lo pongo aquí para que clickéis y lo consultéis.

Sin brillantez el Athletic elimina al Alcoyano

Ya avisó Marcelino, en la previa de la eliminatoria, que lo importante era pasar a la siguiente ronda de la Copa, dando igual cómo se jugase.

Delantero centro puro (Foto: Athletic Club)

Dicho y hecho, sin grandes alardes el equipo consiguió clasificarse, que era lo que queríamos. El Alcoyano también jugaba y ya, anteriormente, había eliminado a dos primeras, al Huesca y, a nada más y nada menos, que al Real Madrid. Así que la tarea no era fácil. Y así lo demostraron sus jugadores porque en el minuto uno tiraron una al palo. Nuestro entrenador introdujo 9 cambios en la alineación, y aunque en algunos momentos sí consiguió dominar a los alicantinos, en gran parte del primer tiempo no fue así. Cayeron en el juego que favorecía a los locales, no se consiguió entrar por bandas, y el Estaba cómodo. Y si a eso le unes una falta directa sacada perfecta, desde el borde del área, que desvía un poco la barrera, despistando a Ezkieta,… poniéndote en desventaja en el marcador,… entonces… se demuestra que Marcelino «ya había visto el partido antes». Es broma, pero era lo que podía pasar, porque ya nos pasó contra el Ibiza. Me gustó que Marcelino defendiese en la rueda de prensa posterior al partido a los jugadores del primer tiempo, y sobre todo a los sustituidos, Morcillo y Sancet. La labor de ellos fue desgastar a los rivales, y por supuesto, son válidos para jugar de titulares. Muy bien, Marcelino.

El segundo tiempo, ya fue otra cosa, gracias a la entrada de Iker y Raúl, ambos, almas de este equipo. Raúl se mata a trabajar y arrastra a todo el mundo. Además ambos ayudaron a Vesga y Unai López, en la salida de balón, y así, consiguieron una pequeña superioridad en el centro del campo, dominado todo el segundo tiempo. Fue fundamental. Mejoraron también a sus compañeros. De hecho, Lekue que quizá flojeó un poco en la primera mitad, combinando con Raúl, sacó un centro preciso y precioso, con la zurda, que Asier, con un salto portentoso remató de cabeza a gol. Nuestro delantero centro. Y no lo digo por decir, ya me entendéis. Mirad la foto que he puesto en el comentario, porque merece la pena. ¡Vaya salto!

¡Qué maravilla!

Empate y a seguir trabajando. Y el que más, Muniain, que no paró y que no hacía más que recibir faltas, una tras otra, porque era la única forma que tenían de pararle. Iker está, seguramente, en su mejor nivel. En una de esas faltas, con Iñaki ya en el campo, Iker hizo su sexta asistencia en 4 partidos. Un escándalo. Y en este caso, falló el héroe ante el Real Madrid, el portero José Juan, saliendo defectuosamente, y Williams, aprovechó y de cabeza también, nos dio la victoria. Luego, el cancerbero, para resarcirse del error, hizo una parada impresionante, a otro remate de cabeza de Williams. Hubo alguna llegada más pero así acabó el partido. Resultado justo, pero apretado, tras partido, repito, complicado, pero… solventado, que era lo importante, y a por el siguiente.

De todas formas, sí quiero comentar, que casi nos está pareciendo normal que el Athletic lo gane todo. Y no, no es normal. Llevamos cinco victorias consecutivas, cuatro de ellas fuera de casa, y también, cuatro de ellas remontando un resultado adverso. Ahora lo pensamos y nos parece que es sencillo. Cuando de normal y sencillo no tiene absolutamente nada, ya que el año pasado lo de remontar un partido era una auténtica quimera. Y ganar fuera… buf… Los números de nuestro nuevo entrenador son un escándalo. Estamos todos alucinados. Y que siga la fiesta, porque esto no para.

Y el domingo, a jugar contra el Barcelona en su campo. Encima, además de las ganas que nos tendrán, le tendremos delante, o más bien, enfrente, al ínclito Mateu Lahoz. ¡Qué horror! Se me abren las carnes, que diría el enorme Forges. ¿Sabéis que os digo? Que si yo fuera Marcelino, reservaba a los titulares para la Copa, de entre semana, que me parece mucho más importante que el partido de Liga. Porque os recuerdo que los partidos que nos arbitra éste fenómeno, suelen tener consecuencias, a modo de tarjetas,… y más escabechinas, No merece la pena. Que en Barcelona jueguen los suplentes. Y así, darlo todo para intentar pasar a la siguiente eliminatoria de Copa, que sería, nada menos, que otra semifinal. ¡Ah! Y, por supuesto, ganar con los suplentes al Barça. ¡Que gozada sería! ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

y al acabar el partido hizo una importante defensa de los mismos, sobre todo en el caso de Morcillo y Sancet.