Puntazo del Athletic en el Bernabéu

¡Qué mejor manera de acabar el año que puntuando en el Santiago Bernabéu!

Enorme Unai (Foto: AFP/EFE)

Chapeau por el Athletic, que con una alineación novedosa, consiguió ayer rescatar un empate contra un muy buen Real Madrid, que no dejó de asediar la portería de un más enorme todavía Unai Simón.

Gaizka Garitano puso cemento armado en su alineación, por medio de tres centrales y dos carrileros, y acompañando a Dani García con Vesga. Sorprendente, sobre todo la titularidad de este último citado, pero Mikel no dejó en mal lugar a su entrenador, porque hizo seguramente su mejor partido desde que está con nosotros. Muy bien, Vesga.

Los 3 centrales parecía una posibilidad clara al no estar disponible Capa y para darle más consistencia al equipo frente a un Real Madrid que ya sabíamos que iba a salir al ataque con enorme calidad. Iñigo estuvo sobresaliente y Yeray y Núñez notables. Los carrileros Yuri y Lekue también muy bien. Iñigo Lekue no solo en la faceta defensiva, también tuvo la suficiente fuerza a lo largo de todo el partido de subir y en los minutos finales para hacer dos internadas importantes. Pena que en la primera Carvajal le quita de las botas el gol a Williams y en la segunda que no le cogió la rosca el efecto deseado. Pero muy muy bien Lekue.

Kodro también fue titular y solo tuvo una pero la enchufó a gol. Pena que era fuera de juego por un par de centimetros. Kenan la que tiene parece que la mete. Da la sensación de que no está pero… tiene una eficacia rematadora que llama la atención.

Iñaki en el primer tiempo estuvo muy bien jugando de espaldas y bajando los balones y dándolos a los compañeros para seguir en ataque. Algo que me llamó la atención. Me encantó su primer tiempo. Esa falta que le pitan cortándole un contraataque… en fin…

En la parte negativa un par de frivolidades de Dani que nos pudieron costar dos goles, pero no puedo poner más peros al equipo porque no creo que los hubo.

Y de Unai, no sé ni qué decir. Impresionante. Amargó la vida al Real Madrid y alegró la nuestra. Este portero da muchos puntos y es nuestro. ¡Genial! Y encima ayer nos recordó a «mari postes» Juanjo Valencia. Ayer dos largueros y un palo. Para sacar algo de Madrid necesitas jugar muy bien y encima tener suerte y ayer la tuvimos, y mucha. Bienvenida sea y ya era hora de tenerla allí.

El Madrid tuvo muchas ocasiones, pero nosotros tampoco renunciamos al ataque. Paradón de Courtois frente a Iñaki, un mas que posible penalti a Yuri, el gol bien anulado a Kodro, y en el segundo tiempo, otra de Iñaki, la de Lekue, la de Villalibre. Vamos, que no renunciamos al ataque. Es más, en esos vergonzosos 6 minutos de descuento que se inventa el árbitro con una desvergüenza flagrante, tuvimos más ocasiones nosotros que ellos. Si en esos 6 minutos de prolongación (hasta que el Madrid marque) decretados por el árbitro (¡es asqueroso como se les ve el plumero!), hubiésemos marcado nosotros el gol de la victoria (no estuvimos lejos), hubiese sido el extasis total. Justicia poética se le llama. ¿Que eres un caradura que no sabes cómo ayudar al Madrid…? pues toma gol. Una pena que no ocurriese.

Como conclusión un gran punto que pone el broche de plata, o mejor de oro a un año sorprendente del equipo, y de Gaizka Garitano, que cogió el grupo en descenso y ha conseguido nada menos que 65 puntos, 5° en el ranking hipotético de este año (dato sacado de Adurizpedia). Impresionante. ZORIONAK, Athletic!

Y ya aprovecho para desearos a todos los athleticzales, y a los que no lo sois también, unas felices navidades y un gran año 2020 lleno de salud, alegrías, triunfos, y… ya puestos, de algún alegrón deportivo, léase la Copa (esto solo a los athleticzales).

Lo dicho… ZORIONAK, URTE BERRI ON ETA BIZI AMETSA!!!

Y… por supuesto… ¡AÚPA ATHLETIC!

¡Ozú, Joaquín!

Me caía mejor Joaquín cuando no se dedicaba a meternos tres goles (es broma), pero… la vida es así.

Joaquín en modo arte (Foto: Deia)

El Athletic también es así, y de todos es sabido el afán o la suerte que nos acompaña de dar datos impactantes en el fútbol, como que un jugador que lleva mil años en activo y jamás ha metido un gol, nos lo meta a nosotros, o que venga el jugador más pequeñito de la Liga y el gol te lo meta de cabeza (su primer gol de ese modo), o un equipo que nunca gana fuera de casa y lo hace en San Mamés, o… o… o… podía seguir, pero prefiero ahorraros el trago… Fue así, ha sido así y lo seguirá siendo. Aunque todo hay que decirlo, también tenemos estadísticas de las buenas, si no que se lo pregunten a Osasuna, que el otro día les fastidiamos un récord histórico, 31 partidos seguidos sin perder en el Sadar (1 a 2), habiendo sido también los que hace mil años (en 1979, con un 1 a 8) les rompimos también el anterior mismo récord. No todo va a ser malo, jejeje… y menos con el Athletic.

La verdad es que el domingo a mí me extrañó que Joaquín no hubiese conseguido nunca un hat trick. Y aunque me da rabia que sea contra nosotros, tengo que decir que siempre me ha caído fenomenal, y me sigue cayendo. Es más, hasta creo que a él le encantará que su éxito haya sido contra nosotros y no contra otro equipo, por lo del nombre y eso. Además, hay que ver los goles… la verdad, muy muy buenos. El primero, parar con el pecho y voleón inapelable. El segundo, con una rosca perfecta para salvar a Unai y tirar a la cepa del poste, y el tercero, con velocidad y tranquilidad absoluta para tirar a donde no llega el arquero. Vamos, lo que viene siendo un máster en finalización. Menos mal que el cuarto no lo consiguió, y no llegó poker porque Unai le hizo un paradón en el segundo tiempo. Durante todo el partido estuvo de diez. Retuvo el balón lo necesario para dar pausa en los momentos finales de agobio. No había forma de quitarle el balón. Supongo que para nuestros chicos no sería «agradable» tenerle delante, porque varias veces les dejó en evidencia. Buenillo que es. Por cierto, he leído en las redes sociales que los aficionados del Athletic, que estuvieron en el campo, con su tercer gol se pusieron de pie y aplaudieron, lo que a los aficionados béticos les encantó y lo agradecieron allí, y en las redes. A lo que yo digo… ¡Cómo para no aplaudirle! Yo también le hubiese aplaudido, como creo recordar que se la aplaudido en La Catedral alguna vez al ser sustituido. Algo tendrá. Y no me refiero solo a los 38 añitos que tiene el prenda. También a que como es un buen tipo (o eso le parece a todo el mundo), tras el partido tuvo un recuerdo para nuestro crack, Aduriz, que es cinco meses mayor que el bético, al que dijo que quería mucho porque coincidieron en el Valencia (dos lujos de jugadores). ¡Felicidades, mi «arma»! o como diríamos por aquí… Zorionak, txo!

Sobre el resto del partido, decir que es muy difícil que regalando 20 minutos y 3 goles en ese tiempo, puedas llevarte algo positivo. 20 minutos horribles nuestros, pero también 20 minutos increíbles de ellos. El rival también juega y lo bordó. No supimos pararles. Pero… después, nuestros chicos estuvieron a punto de lograr la machada, lo que ya tiene mérito. El cambio de sistema en el segundo tiempo ayudó. El jugar con 3 centrales y dejar a los carrileros subir más libremente, hizo que el Betis pasase momentos de agobio. Sobre todo, con el 3 a 2. Hubo ahí una jugada definitiva que corta el árbitro (que no me gustó nada), que podía haber supuesto el empate. Me refiero a ese balón que se lleva Williams, desde mi punto de vista no era plancha, y que había dejado a Yuri solo encarando área. Una pena. Una pena de arbitraje. ¿Fue penalti a Iñaki el del minuto 5? Ahí dejo la pregunta. Vuelvo al juego. Mejoró, lo cual no era difícil, pero bien Gaizka por el cambio de sistema. Pena que nos faltasen unos minutillos para conseguir algo. Dejadme que me quede con lo bueno, con la reacción del equipo y ahora… ¡A por el Eibar! Eso sí, a otra hora distinta… ¿sabrán jugar los chicos si no es al mediodía? Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

A lomos de Ander Capa

Ya sé que el fútbol es fútbol, pero si llegamos a perder ayer hubiese sido como para creer en brujas.

Aitor Fernández porterazo (Foto: El País)

Seguramente ayer presenciamos el mejor partido de los rojiblancos de esta temporada. Por juego, por intensidad, por presión, por oportunidades,… el Athletic hizo lo que no suele hacer mucho, combinó y creó con fluidez. El primer tiempo fue entretenidísimo con un montón de oportunidades y tiros a puerta, que tuvieron la mala suerte de encontrarse con un ex del Athletic, el portero Aitor Fernández, que sacó todas las manos habidas y por haber para amargarnos el mediodía. A Muniain, a Unai López, a Raúl García,… a Córdoba,… todo tipo de oportunidades, que hacen difícil de entender que al llegar al descanso el partido fuese con el resultado de 0 a 1. De hecho, el Levante se acercó a puerta solo una vez, en el minuto 44. Suficiente para hacernos un gol, gracias a un fallo de Íñigo Córdoba que fue incapaz de molestar en su salto al contrario, facilitándole el dejar el balón a un compañero casi casi para que empujara. Ver para creer. Podría decir que la falta de gol que tienen nuestros chicos es increíble. Pero en este caso casi prefiero darle más mérito a Aitor, que demerito a nuestros jugadores. Partidazo del portero.

En el segundo tiempo el Athletic siguió de arrebato. Hasta que en el 57 una jugada de enorme fe y fuerza de Capa, le hizo llegar a un balón que parecía que salía, llegar hasta la línea de fondo y pasar el balón sobrepasando a Aitor, para que Muniain también muy rápido consiguiese adelantarse al defensa que se queda mirando. Gol de cabeza. Empate. Pero tal como estaba jugando el equipo nadie se conformaba con ese resultado. Hubo otra de Capa que despeja Aitor, ¡qué pesadilla! Y por fin, Ander de nuevo pilla un balón al borde del área que fusila. Golazo para hacer justicia a lo que se había visto en el campo. Un Athletic inspirado y combinativo que creaba muchas ocasiones de gol. Mientras el Levante no metía ningún miedo. Poco peligro, poca profundidad y pocas ocasiones (solo otra en el segundo tiempo). Lo increíble es que se hubiesen llevado algo positivo pero… el fútbol es fútbol y a veces te vas con cara de tonto a casa. Menos mal que no fue el caso y seguramente todo ello gracias a Capa uno de los mayores artífices ayer del resultado positivo. También podemos destacar a Muniain que volvió a jugar en la posición que más le gusta y en la que más rinde y ya van unos cuantos partidos seguidos. Parece que el míster se ha dado cuenta que Williams, Raúl García e Iker se pueden intercambiar las posiciones, para mejorar el juego del equipo. Y así volvemos a la media inglesa del principio de Liga que tantos puntos nos dio. Triunfo que nos lleva al parón de la Liga, en la sexta posición de la tabla. Bien

Por cierto, alegría también por ver a Villalibre aunque solo hayan sido 5 minutos. Por algo se empieza.

Y dentro de 15 días a Pamplona, a intentar romper esa racha positiva terrorífica del Osasuna en su estadio. Más de un año sin perder.

¡Aúpa Athletic!

El Athletic mejora en el Madrigal

Unai Simón protagonista (Foto: El Mundo)

El punto conseguido por los pupilos de Gaizka Garitano en el Estadio de la Cerámica sabe a gloria, sobre todo, teniendo en cuenta el rival. Más de un año llevan sin perder allí. Además llevaban 24 partidos seguidos marcando algún gol. Tienen al máximo goleador de la categoría, Gerard Moreno. Así que aunque nos encante flagelarnos diciendo que el equipo no ha hecho gran cosa, estos datos que acabo de escribir hay que tenerlos en cuenta.

En el primer tiempo el equipo durante los primeros 20 ó 25 minutos ya tuvo suficiente con detener las acometidas del rival. Poco a poco fue entrando en juego, saliendo algo de acoso del submarino amarillo, sobre todo a través del balón parado que también les metió a ellos en problemas. Llevamos más o menos 215 corners sin conseguir un gol, pero ayer se sacaron mejor y si llega a estar un poco espabilado Iñaki Williams de un cabezazo en el segundo palo podía haber puesto fin a esta estadística horrorosa. San José (en su primera titularidad) puso en aprietos a Sergio Asenjo con un tiro raso a dejada de Muni que volvía a jugar por segundo partido consecutivo de media punta, su verdadera ubicación. Nunca es tarde si la dicha es buena. El miércoles lo fue. Hoy no se ha notado tanto. Espero seguir viéndolo ahí. En el primer tiempo otro par de balones peligrosos a balón parado y una volea de Ibai que Sergio detuvo sin grandes problemas. Por parte de ellos un tiro de Cazorla bien rechazado por Unai ( que ya se empezó a distinguir como protagonista). Un Unai que en el segundo tiempo dio un recital. El Villarreal en esta segunda parte tuvo más oportunidades pero se encontró en la mayoría de ellas con un Unai muy sólido. Una parada con la cara, una mano de reflejos inmensos, un balón raso detenido… fue la pesadilla de los castellonenses. ¡Grande Simón!

Hablando de grandes, y aunque es del rival, nadie más grande que Cazorla. ¡Qué pequeño gran jugadorazo!

El Athletic también tuvo algún acercamiento peligroso sobre todo un pase de Ibai a la cabeza de Raúl que esta vez no estuvo tan certero como suele estar normalmente. Pena. Aunque hubiese sido demasiado premio.

El reparto de puntos es un resultado justo. Punto, que como siempre decimos, hay que hacer bueno en San Mamés el próximo domingo al mediodía (¡gracias Tebas!) contra el Levante, un equipo que está en estado de gracia. A ver si nos dan otra alegría como contra el Espanyol. ¡A por el Levante! Y…

¡Aúpa Athletic!

¿Núñez demasiado presionado?

Quiero empezar este comentario dejando claro que Unai Núñez me parece muy buen jugador. El domingo disputó su cuarto partido de la temporada y desconozco si el nivel que demostró en el Wanda Metropolitano fue debido a la presión o a qué otro motivo, pero sí creo que ha sido con diferencia su peor partido en el Athletic.

Unai disputando un balón (Foto: Área 11)

Una faena para él ya que se está jugando el puesto con Yeray, y con actuaciones así… Unai está viviendo una temporada rara, ya que la ha iniciado como flamante campeón del Europeo sub 21, pero sin conseguir la titularidad como rojiblanco. De hecho, además, se dio la paradoja que a principios de septiembre fue seleccionado por primera vez con la selección española absoluta, por delante de Yeray e Íñigo, pero sin conseguir adelantar a éstos en la carrera por ser titular.

A todo esto hay que añadirle el hecho de que el club está intentando renovar su contrato, que acaba en el 2023, pero que de momento Unai no está por la labor de hacerlo. Lo entiendo perfectamente ya que lo lógico es que el jugador quiera jugar y no ser suplente de nadie. Por otro lado, Rafa Alkorta, nuestro director deportivo, cometió una gran torpeza con unas declaraciones en las que decía que la cláusula de rescisión que tiene Unai es de 30 millones y que ese dinero no se paga por jugadores como él. Bien Rafa, bien. Para decir eso, mucho mejor que te estés callado. No sé a Unai, pero a mí me parece una declaración totalmente despectiva. A todo este conjunto hay que añadirle que el jugador ha cambiado de representante. A saber por qué. Mientras, en prensa no hace más que salir que si le quiere este equipo o le quiere el otro equipo. Hablan incluso del Bayer… ¿Será cosa del representante? O ¿será verdad? Vaya usted a saber. Con todo, muy tranquilo no creo que esté el jugador. De ahí viene el titular de este comentario. ¿Estaba el domingo excesivamente presionado? Igual sí o igual no. La cosa es que estuvo bastante desafortunado, iniciando su penar por el campo con una jugada de patio de colegio. En el minuto 8 cogió el balón con las dos manos tranquilamente, sin darse cuenta que estaba en juego, concediendo así una falta bastante peligrosa al equipo contrario. Jugada increible. No sé si eso le desconcentró o simplemente que Correa es mucho Correa, pero la cuestión es que el jugador colchonero le superó en varias ocasiones. Una fue en el gol y otra al final del primer tiempo, que no acabó en gol de chiripa. En el segundo tiempo también sufrió muchísimo y en la última jugada del partido de nuevo se vio superado no pudiendo despejar un balón que cabeceó tranquilamente un colchonero, pero no fue a puerta.

Mal. Mal partido de Unai, que repito, es un jugador que me gusta, pero que no tuvo su día. Por supuesto, es un solo partido. Y ni dudo de su capacidad, ni nada por el estilo. Un mal día lo tiene cualquiera. Igual que Yeray no estuvo fino en el partido contra el Valladolid, o que Iñaki Williams estuvo missing en el Wanda también. Ahora la labor es para Garitano que es el que debe elegir entre los centrales que tiene, que vuelvo a decir, me parecen los 3 de calidad. Quizá como solución, para desbloquear la situación con Unai, podía ser que Gaizka alternara a los 3 según el partido, o a los dos. Por supuesto, esto es un pensar en alto, porque no sé la opinión que tiene el entrenador de ellos.

Mañana mismo contra el Espanyol veremos por quién opta. Sea quien sea, que lo haga bien porque necesitamos revertir esta racha negativa con un triunfo. ¡A por el Espanyol! Y…

¡Aúpa Athletic!