¡Otra vez el Athletic a la final de la Supercopa!

Se empeñan en preparar la Supercopa para que la jueguen sus equipos preferidos, entre, para que nos vamos engañar, no está el Athletic, pero nuestros chicos se encargan de fastidiárselo. Les menosprecian con la diferencia de dinero que les dan por participar, ¡impresionante la diferencia, qué vergüenza!, pero los rojiblancos a lo suyo.

Grandes protagonistas (Foto: AFP/EFE)

¡Y qué mejor manera de darles en todos los morros que ganarles! Pues eso hizo ayer el Athletic con el Atlético de Madrid. Ganarle, y no solo eso, sino también, encima teniendo un partido bastante controlado desde el inicio, en el que tuvieron ocasiones más claras que ellos y porque Oblak era su portero, porque sino se hubiese ganado antes. Han conseguido estropearles el derbi madrileño en la final de la Supercopa, pero con todo merecimiento. Reconocido por el mismo Simeone, que vio que jugamos mejor, y que aunque se adelantaron en el marcador, no fueron capaces de mantener esa renta del gol que metieron. En la rueda de prensa, el Cholo no tuvo ni fuerza de llamarnos el Bilbao, algo que le encanta.

En el primer tiempo, no hubo muchas oportunidades pero la mejor fue la de Williams, Iñaki (ahora hay que especificar), que fusiló pero rechazó el mejor de los colchoneros, su portero. Nosotros no sufrimos mucho. Ni ellos atacaron mucho, ni hubo agobios en nuestra área.

El segundo tiempo, siguió por los mismos derroteros, y parecía que cualquier error o acierto de uno de los equipos podía finiquitar el encuentro. Y en esas estábamos cuando llegó su gol, de aquella manera… En un córner, remató solo de cabeza Joao Félix. Una falta de entendimiento entre Unai y Yeray, y con «suerte» tremenda, el balón le dio a Simón en la espalda y entró dentro. Minuto 62 y piensas,… adiós. Se acabó. Pero… la fe, el corazón de estos jugadores hizo que no fuese un mazazo, más que para los aficionados, y ellos fueron a saco a por el empate. También los cambios en el minuto 70 se notaron, sobre todo el de Nico Williams. Por cierto, aprovecho para meter una cuña publicitaria. Me encantaría que Nicocambiase su nombre en la camiseta, y pusiese en vez de Williams Jr., Williams II. Me encantaria. (Perdón, por salirme del tema. Vuelvo) Y a partir de ahí, el dominio fue ya total y absoluto de los nuestros. Fue un toque a rebato, y antes del empate ya hubo un par de oportunidades claras. Yeray puso toda la rabia del mundo, por el gol encajado, en su remate de cabeza, y consiguió el empate. Hay que recordar que el equipo que estaba delante era el del Cholo, el que decían los comentaristas que su resultado más habitual era el 1 a 0, y se le había empatado. Y 4 minutos después, vino el definitivo gol de Nico Williams que consiguió dar la vuelta al marcador, en otro córner, que menos mal que tampoco fue un gilicorner como el de la primera parte… Al pequeño de los Williams le llegó el balón y con la zurda chutó a colocar, a la cepa del poste donde no podía llegar Oblak. Perfecto.

El mérito es enorme, remontarle al Atlético así, vale llegar a una final. Por cierto, la cuarta final en un año y 12 días. Seguimos batiendo récords, a ver quién, a ver qué equipo puede conseguir esto logrado. Difícil repetirlo. Y encima lo hace el Athletic con su forma de competir, lo que hace que se multiplique el orgullo por veinte.

Eso sí, ahora hay que rematarlo. Y eso serán palabras mayores, porque el rival es para el que se ha organizado esta Supercopa, y para el que se organizó el año pasado. El único equipo que no ganó un título. Pero es el Real Madrid. Que está a un nivel enorme y que tiene unos jugadorazos, Benzema es increíble y Vinicius ya mete todo lo que fallaba el año pasado y más, Modric y Kross, tienen la capacidad de convertir todo en oro. Y podría seguir, con todos, pero como me interesan más bien nada, me voy a centrar en los míos, en los de casa. Los que tendrán que jugar a muchísimo nivel si quieren ganar y tener, como bien dijo el entrenador, efectividad, la que no se tuvo en los últimos partidos jugados contra estos mismos jugadores, en los que sobre todo en el del Bernabéu se mereció ganar, incluso dicho por Valdano. Así que habrá que jugar como nunca, de bien, pero ganar, ganar y ganar. Conseguir lo que no conseguimos en los dos últimos encuentros, aunque lo merecimos. Que nuestros leones, que nuestros cachorros, que unos y otros den lo mejor de sí mismos. Sea Zárraga, sea cualquiera de los Nicos, sea Muniain, sea Yuri (fenomenal noticia su vuelta ayer en los últimos 15 minutos), sea Dani, sea Simón, sean los que sean y sabiendo que es dificilísimo,… a dar lo mejor,… ¡a por el Real Madrid! Y …

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Se me había olvidado comentar lo de Giménez y su expulsión. Y no es casualidad. No. Este jugador es ASÍ. Ya lesionó en San Mamés a Guillermo para varios meses tras un pisotón marca de la casa, en el 2015. Y sí, tiene a quien parecerse.

El Athletic vuelta al empate en Mendizorroza

Los rojiblancos sacan su lado más gris para enfrentarse al Alavés en su campo, sumando un nuevo triste empate, como triste fue el juego que desarrollaron durante los 95 minutos

Embarullado (Foto: Pablo Viñas)

Casi sin tirar a puerta es imposible conseguir gol y así discurrió prácticamente el encuentro entero. De hecho, en los primeros 45 minutos no hubo ni un solo tiro entre los tres palos. Y si a ello le unimos que defensivamente siguen fuertes, y con Unai Simón haciendo una parada buenísima, casi siempre, dejamos la portería a cero, lo que ya nos da el empate de rigor. Pero falta la chispa del fútbol.

Nos las prometíamos muy felices la semana pasada cuando contra Osasuna el equipo jugó en ataque más que bien. Y encima se vio refrendado, entre semana, aunque fuese contra un equipo categoría inferior, en Copa. Unido a que en los 4 últimos partidos se habían conseguido 9 goles, ya echamos todos las campanas al vuelo pensando que se acabó el problema con el gol. Pero no. Ayer de nuevo, como muy bien dijo Marcelino, en la rueda de prensa posterior, al llegar a los 3/4 de campo, se tomaba siempre la opción errónea. Qué había que tirar se pasaba, que había que pasar se chutaba, que era ir hacia adelante pues iban hacia atrás, siendo en muchos casos el último pase muy malo. No tengo la cifra de los errores o pérdidas, pero tuvo que ser altísimo.

Uno de los que más lo intento fue Muniain, sobre todo cuando se metía por dentro, o incluso cuando se iba a la banda izquierda para producir superioridades, intentando sorprender a Alavés. Pero, Mendilibar es perro viejo y no lo ha permitido. Iker estuvo muy activo e hizo seguramente los mejores pases, pero a la vez, perdió un montón de balones.

Una faena que fijo el equipo lo notó negativamente fue la pérdida en el minuto 2 de Unai Vencedor por lesión. Marcelino comentó el sábado que estaba tocado y al caer lesionado, supongo que mi cabreo sería igual al de un montón de aficionados. Sí está renqueante no le saques… Ya. Pero nos aclaró el entrenador que nada tenía que ver la lesión (problema en los isquios) con sus molestias de esta semana (en el tobillo). Así que, perdón por pensar mal de ellos. De todas formas, repito que el equipo lo notaría seguro, aunque Zárraga, su sustituto no estuvo mal. A ver si es para poco la lesión, porque llevaba un tiempo a muy buen nivel. Eso sí, lo hemos perdido para la Supercopa, y seguramente para el de Copa. Faena.

Berenguer volvió a pasar casi desapercibido. Pena su tiro a puerta, se colaba pero sacó una buenísima mano Pacheco. A ver si mete un gol rápido para quitarse el agobio que seguro que tiene. ¡Ojalá más pronto que tarde!

Por último, destacar a Íñigo Martínez, que está siempre barriendo en el área cualquier problema que se presente. ¡Que siga así!

Y el jueves, contra el Atlético de Madrid en la Supercopa. Ayer los colchoneros empataron a 2 contra el Villarreal en un muy buen partido de ambos equipos. Será muy difícil pero… ¡a por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

La solidez defensiva da un punto en el Wanda

Hace muchos años, cuando se ganaron las últimas Ligas y posteriormente también, se hablaba de los autobuses que ponía Clemente en las porterías. Yo no estaba de acuerdo porque, sobre todo, aquel equipo campeón era mucho más que defensa.

Defensa conjunta (Foto: EFE)

Ahora este Athletic tampoco es un autobús, pero imagino que los contrarios, al enfrentarse a ellos, piensan que se están dando contra un muro. Y ese muro está construido por prácticamente por todos los jugadores. En dos de mis entradas anteriores del blog, ya he destacado a Íñigo Martínez y a Vivian y sería injusta si no destacase también a los laterales.

Lekue y Balenziaga suelen ser objeto de críticas, algunas fáciles, por el hecho de que no son considerados los titulares y porque siempre se hacen comparaciones, que ya sabemos que son odiosas. De Mikel, siempre se dice que no ataca como Yuri. Bien. Pero tiene otras virtudes que le ponen en valor y, que encima, son características que tiene que tener un buen defensa. Consultando una página de estadísticas he comprobado que de las entradas que hace sale exitoso de ellas en un tanto por ciento alto y que encima, le sacan muy pocas tarjetas, muy pocas. A los contrarios les cuesta entrar por su banda. Ayer, como en los partidos anteriores, a pesar de tener escasa ayuda de Muniain, repito, sobre todo ayer, cerró todos los pasillos posibles y además tuvo ocasión de apagar algún que otro fuego que no era suyo. Se dice que su nota en los partidos siempre ronda el 6. Recuerdo que es un bien. Buena nota. Ayer para mí fue más alta. Es un currante, de rendimiento estable y con el que siempre puedes contar. Además también hay que tener en cuenta los rivales que tenía ayer enfrente, y su calidad. Y como Simeone no es precisamente tonto, intentó cargar por su banda el juego. Muy bien Balenziaga.

Algunos comentan que el año pasado no había que haberle renovado, que Imanol García de Albéniz debería estar en su puesto. Considero que a Imanol le va a venir fenomenal su cesión en el Mirandés. De momento está aprovechando los minutos y seguro que sigue haciéndolo. Si no que le pregunten a Vivian si su cesión fue positiva. Algunos jóvenes pueden explotar antes, como por ejemplo el caso de Nico Williams, pero a Imanol me parece bien que le hayan dado más tiempo para curtirse. Y cuando vuelva Yuri, que se ponga las pilas si quiere recuperar el puesto, porque ahí va a estar Mikel para ponerle las cosas difíciles. Y como dije el otro día con los centrales, bendito problema para Marcelino… ¡Cuántos más en forma todos, mejor!

Lekue se está asentando. Siempre me ha parecido que no es defensa, pero si es donde le ponen, es donde tiene que rendir. Además en este caso, ha aprovechado la lesión de sus compañeros, para coger el puesto. Ahora que ya están todos recuperados, ahí sigue para quedarse, porque los resultados le avalan. A Íñigo le siguen penalizando algunas entregas o pases defectuosos que hace, que por la posición en la que juega son peligrosísimos, cuando no se convierten en gol. Ayer tuvo una (en el descuento, creo) cuyo regalo no aprovechó el Atlético. Menos mal. A pesar de ello, su nota ayer también fue alta. En pretemporada me ilusioné mucho con Petxarroman, pero la lesión le dejó fuera. Ahora a ver quién le quita el puesto a Íñigo. Otra vez bendita competencia.

Y todo esto lo comento en un partido en el que hemos tenido delante al Atlético de Madrid, vigente campeón de Liga y con muchos jugadores que asustan, seguramente la mejor plantilla de Primera División, y que sólo consiguieron tener un jugada realmente peligrosa, como fue el tiro al palo de Marcos Llorente.

Ahora al equipo lo que le falta es tener más continuidad y calidad en la creación, y, sobre todo, ser capaces de poner la guinda del gol en esas ocasiones que se tienen. Y más, si son claras como las de ayer. Williams tuvo dos. Una clarísima y la otra muy buena. Asier otra en el descuento. Y otra Zárraga, menos clara, en el último segundo.

Nos conformamos con el punto, pero pena, porque les tenemos muchas ganas a los colchoneros.

Ahora sin tiempo, a enfrentarnos el martes al Rayo vallecano de nuestro querido Andoni Iraola, que lo está haciendo muy bien. ¡A por el Rayito! Y…

¡Aúpa Athletic!

Vivian se reafirma contra el Mallorca

los Athleticzales somos mucho de echar las campanas al vuelo, tanto por los resultados y expectativas, como con algún jugador que sale de la cantera.

Su primer gol en Liga (Foto: Pablo Viñas)

Dani Vivian lleva solo 4 partidos en primera y si en el primero ya nos enseñó sus buenas maneras, en el segundo y el tercero, demostró que no era flor de un día, para confirmar el sábado, que efectivamente es, no solo futuro, sino también presente. Parece que cuando meten gol, ya los subimos a los altares. Pero su partido de ayer no fue solo el gol. Se compenetra a las mil maravillas con Íñigo Martínez. En muchas jugadas sale airoso por su buena anticipación. Saca bien el balón, no le quema en los pies, y lo juega con criterio, pero si hay que hacer un despeje a la brava tampoco lo rehuye. Le gusta y le deja el entrenador, subir en las jugadas de estrategia y ayer no solo metió un gol de cabeza, anticipándose a toda la defensa, y haciendo muy bien los tiempos del remate, sino que también, en otra jugada, disparó desde el borde del área, y fue entre los 3 palos, por lo menos, para hacer trabajar al portero. Se le ve seguro de sí mismo y tranquilo. En principio, parece que no se le puede pedir más. Bueno sí… de aquí en adelante regularidad. Que siga así.

Además, a parte de esto que se ve en el campo, me encantó una entrevista que le hicieron está semana. Se ve que tiene cabeza, los pies en el suelo, y sabe que el trabajo es el centro o la base del éxito. Que no es llegar y ya… Aunque las cosas se le torciesen da la sensación que no es de los que se va a poner a lloriquear. Se le ve echado para adelante, y saldría de un hipotético mal momento, a base de trabajo. Estoy segura.

Buen lío se le viene a Marcelino cuando Yeray esté recuperado de su lesión, porque a este nivel parece muy complicado que Dani pierda el puesto. Bendito lío. El entrenador estará encantado. La competencia siempre les va a hacer mejores a los dos. Y a Núñez también, al que le recomiendo que siga entrenando a tope y confiando en él, pero incidiendo en lo primero, para trabajar los posibles fallos que han llevado a que Vivían le haya tomado la delantera. Trabajo, trabajo y trabajo, que esto, ya lo he dicho más arriba, no es sólo llegar. Lo importante y, quizá, más difícil es mantenerse. Son ya profesionales y, o se está a tope, o viene otro y te come la tostada. No desanimarse y a entrenar como si no hubiese un mañana. Esto va por todos.

Otra alegría de ayer fue el debut de Nico Serrano con 18 años. Hoy ha jugado también con el Bilbao Athletic. Ganas, desparpajo,… Tendrá más minutos. Y le digo a Morcillo lo mismo. Que no se desanime porque ayer le adelantase Nico. A seguir trabajando, aprendiendo, creciendo, esforzándose,… y lo demás vendrá. La suerte siempre cuenta pero el trabajo y el esfuerzo más. Y mientras, los aficionados disfrutaremos de los nuevos jugadores que vayan saliendo porque por algo el Athletic es un club de cantera.

Bueno, y si hemos conseguimos ganar dos partidos seguidos en Liga ya, gracias al triunfo de este fin de semana, contra el Mallorca (por 2 a 0).. buf… el no va a más… Recuerdo que en toda la Liga pasada no lo logramos. Así que a seguir trabajando porque el siguiente logro es que sean 3 seguidos, u otra vez repetir dos seguidos. Vamos a intentar el primero citado, aunque los rivales sean los colchoneros y en el Wanda Metropolitano. Este sábado es el reto. Sé que se van a dejar el alma por lograrlo, porque nuestros chicos es lo que han hecho en los 4 partidos anteriores. En el quinto igual… ¡A por el Atlético de Madrid! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D. No me olvido… Zorionak, Sotera! Nada menos que la Bandera de La Concha.

¡Miralá, miralá, miralá, miralá!

¡SO TE RA!

El Athletic se redime contra el Atlético

Así es nuestro equipo, resucitando contra el peor rival en teoría, por ser el líder y el más difícil de batir, y ganándole, por dos a uno, haciendo un muy buen partido.

Rabia y alegría (Foto: Juan Lazkano)

Un primer tiempo sensacional, con un juego parecido al que vimos nada más llegar Marcelino, consiguió que el Atlético pasase casi desapercibido, jugando muy por debajo de su nivel, porque los nuestros no les permitían hacer otra cosa. Muy bien los zurigorris, acertando ya en el minuto 9, gracias a una perfecta contra que se culminó con una pared entre Capa y Berenguer, que éste último cabeceó a la red tirándose en plancha. ¡Qué gozada ver jugadas así! También tuvo parte activa en la misma Sancet, que ayer jugó su mejor partido desde que está en el primer equipo. Me alegré que jugase otra vez de titular con Asier, Morcillo y Vencedor, porque todos ellos tienen que ir cogiendo minutos y demostrar que son válidos. Bien por Marcelino, por seguir contando con ellos. Buen paso adelante de los cuatro. Sobre todo de Oihan, por la movilidad que tuvo y cómo movió el balón, cada vez que le llegaba, jugando con inteligencia. Tuvo además llegada. Pena que no acertase en el segundo tiempo, finalizando esa contra que sacó Jon de manera perfecta.

También tengo que destacar a Capa, que hizo su mejor partido del año, aunque fuese sólo un tiempo, porque por desgracia acabó lesionado de la rodilla antes de llegar al descanso. A ver si tiene suerte y no es grave, aunque tiene mala pinta. Sacó muy rápido el balón en muchas ocasiones, percutiendo por su banda y creando muchos problemas a los colchoneros para pararle.

El segundo tiempo, fue otra cosa muy distinta porque los del Cholo dieron un paso adelante y consiguieron el dominio del juego, creando varias oportunidades, aunque sin estar certeros en el último pase. El Athletic obligado, dio un pasito atrás pero sin renunciar a los contrataques, que tuvieron varios. En este trabajo destacar a Morcillo y a la pelea que tuvo Asier con Savic y Felipe. También fue importante la participación de un Iñaki que salió de refuerzo, sustituyendo a Oihan, y que tuvo un par de cabalgadas peligrosas. Sobre todo una culminada con un buen pase a atrás, que Unai López, que también salió del banquillo, remató, repeliendo la defensa. Os diré que a Iñaki, hoy por hoy le prefiero saliendo de refresco.

Los de Simeone seguían atacando porque veían que se les podía ir la ventaja de puntos con los rivales… Y tanto va el cántaro a la fuente, que en un córner y gracias, seguramente, a una defectuosa salida de Simón, Savic consiguió el empate a uno de cabeza. Yo ya me estaba haciendo cruces pensando que, como en la primera vuelta, a pesar del buen partido que estaba haciendo el equipo, el Atlético de Madrid se lo iba a acabar llevando, con algún otro gol. Y que nos íbamos a volver a quedar a medias, o peor aún, a cero… Mujer de poca fe…. Pero error mío. De lo que me alegro enormemente. Los nuestros no se rindieron y en un saque de esquina, puesto muy bien por Ibai, Íñigo se elevó, y cabeceó inapelable a la red, gracias también a la pantalla que hizo Dani García, a uno de los defensas. Lo que se dice, trabajo en equipo. Y alegría, porque ya estaba bien de acabar los partidos mereciendo más y palmado o empatando irremisiblemente. Ya les tocaba. Tras jugar un mes y medio bastante mal, con los mazazos terribles de las finales de Copa, jugadas o, peor, no jugadas, vuelven a la victoria, y sobre todo, jugando bien, convenciendo, encima, con muchos jóvenes y contra el líder. Bien.

De Asier y de Jon también quiero destacar su trabajo defensivo. La mayoría de los corners del equipo rival los sacó de cabeza Villalibre. Me recordó a Llorente, que era una de sus especialidades. Y Jon no dejó ni un momento solo a Balenziaga. Y se hinchó a subir y a bajar, hasta el último minuto. Muy bien.

Íñigo volvió al equipo, ¡cómo se nota siempre su falta!, Y si defensivamente fue un bastión, (solo recuerdo un fallo, dejar darse la vuelta a Correa, permitiéndole el remate), su gol, fue decisivo.

Núñez, al que suelo criticar, también estuvo bien, tuvo una salida de balón entregada al contrario, pero todo lo demás bien.

Y así, 3 nuevos puntos, que son solo tres, como en cualquier otra victoria, pero el rival hace que tengan más importancia y, fijo, que a los jugadores les da moral y ese empujoncito necesario para afrontar el final de Liga con otra alegría.

Este mismo miércoles, de nuevo en San Mamés, nos toca jugar contra el Valladolid, la jornada aplazada. Sería un puntazo volver a ganar dos partidos seguidos otra vez. ¡A por los blanquivioletas! Y…

¡Aúpa Athletic!