El Athletic sin soluciones ante el Granada

Los equipos de la parte baja de la clasificación de la Liga están deseando jugar contra el Athletic, ya que no hay equipo más generoso con ellos. Ni uno solo en todo el campeonato.

Uno de los mejores (Foto: Juan Lazkano)

Los 3 últimos partidos, han sido, Cádiz, Levante y Granada y hemos conseguido la triste cifra de 2 puntos. Dos de nueve, con cuasi cadáveres futbolísticos. Vienen, resucitan y se van con la autoestima muy alta, pero dejándonos a nosotros en muy mal lugar. El juego anterior del equipo y la clasificación hacían que nos las prometiéramos muy felices antes de estos tres encuentros. Digo el juego, que no los goles,… porque ya sabemos que gol no tenemos. Pero,.., la realidad es terca. Y aunque ayer dijo Marcelino en rueda de prensa que jugaron un buen partido y que estaba contento, no tengo muy claro a quién quiere engañar. No puedes decir que has jugado un buen partido cuando has cometido unos errores garrafales, que el contrario aprovecha con entusiasmo. Errores ayer escandalosos y muy abundantes. Nos pusimos donde queríamos, en los primeros minutos por delante en el marcador, gracias a un gol de Raúl que vino tras presión, y recuperación de Muniain, que hizo pase atrás perfecto para que Raúl no perdonase, 1 a 0. Todos encantados pero la realidad nos golpeó fuerte. Error defensivo hace que Machís, 5 años después de aquel horror contra el Leganés, vuelva a dejar en evidencia a Íñigo Lekue. Se fue facilísimo y cruzó imposible para Simón. Empate y el Granada encantado porque era la primera vez que llegaba a la portería.

Para acabar de rematar el desastre, Iker Muniain, subió al nivel de ARTE, el gilicorner de su equipo. Regaló el balón y, a la vez, un contraataque, que por supuesto no bajó a defender. Lo que sí hizo Dani García, con tan mala suerte que en el área, el balón le rebotó y le hizo un perfecto pase al delantero granadino. Y así, 1 a 2 sin hacer NADA. Y los rojiblancos con la obligación de meter dos goles para remontar el duelo. Dos goles para un equipo que no tiene mucho de eso precisamente. Siguiendo con los errores y por seguir poniendo nombres, Yeray en la salida de balón fue un despropósito. Regaló, sí, regaló al contrario 3 balones que no acabaron en algo peor porque era el Granada.

Cosas positivas. Por fin salió Nico Williams de titular, y teniendo en cuenta que fue uno de los mejores espero que llegase para quedarse, por lo menos mientras los supuestos titulares estén tan mal como en realidad están. Les tiene que venir bien el banquillo, estoy segura. No pasa nada, no están bien, y se quedan en el banquillo hasta que vuelvan por sus fueros. Sustituyó a Berenguer, que seguro que mejora, pero no lo puede hacer en el verde de titular siempre.

Iñaki Williams, tampoco salió de inicio. Perfecto, porque tampoco está bien. Como revulsivo se notó su presencia y tomó parte en el gol del empate. No está mal.

Raúl siguió de titular, pero está vez su pareja en la delantera fue Oihan Sancet. Raúl para mí fue uno de los mejores. Además del gol, tiró una maravilla al palo, se hinchó a prolongar balones con sentido y uno de ellos propició el gol del empate. Bien Raúl. Oihan no estuvo fino. Se fajó sin descanso pero sin fortuna. A pesar de ello, yo le mantendría de titular.

Por fin, también vimos juntos a Unai Vencedor y a Oier Zárraga, que salió sustituyendo a Dani, a la hora de partido. Muy bien también. No se escondió y mejoró la elaboración. Mención aparte el tiro que hizo, que fue a puerta, con colocación y potencia. Oier bien, muy bien. Vencedor también es una buena noticia, cada vez mejor. Otra Petxarroman, que con el larguísimo descuento que hubo, tuvo unos 20 minutos en total, en los que participó muchísimo. Valiente, combinando con Nico, centrando al área. Como si fuera un veterano. Me gustó.

Y por último, comento el error garrafal de Unai, que si la semana pasada salvó un punto con su parada frente al Levante, ayer provocó la expulsión de Íñigo Martínez, que para subsanar el error (de Unai) en la salida de balón, tuvo que hacer una falta al borde del área, evitando en los últimos segundos que el Athletic perdiese el partido. Mal Unai, y también mal, porque una vez que acabó el saque de esa falta, salvada por Yeray bajo palos, cuando el balón salió fuera, Unai lo cogió y lo desplazó de mala manera, en vez de sacar rápido de puerta para intentar aprovechar la última jugada. Mal. Por cierto, en está jugaba el árbitro inicialmente le saco a Íñigo tarjeta amarilla. Pero ahí teníamos en el VAR, salivando a Del Cerro Grande, encantado de la vida porque la semana que viene el Real Madrid no va a tener en el eje de la defensa a nuestro mejor jugador. ¡Vaya faena! La jugada era de expulsión, pero mi queja viene de por qué revisan esta jugada y no otras, como por ejemplo la entrada criminal por detrás de Mikel Merino a Sancet, que era una expulsión de libro. Sin más.

Y para acabar decir, que me alegro de ir a enfrentarme al Real Madrid, y espero que juguemos contra ellos como siempre, genial, y eso sí, también quiero que el resultado sea distinto al habitual, es decir, que ganemos. ¡A por ellos! Y …

¡Aúpa Athletic!

El Athletic… ¡El no va más!

¡Qué suerte tenemos por ser del Athletic! Con esta frase ya podía incluso acabar el comentario. Gracias por las alegrías que nos das. Y por las que nos quedan y nos vas a dar.

Cuadrilla (Foto: AFP/EFE)

Cuatro son las finales que vamos a jugar en un año. ¡CUATRO FINALES! Y con esta filosofía… No se puede estar más orgullosa. ¡Y una ya está ganada! y nada menos que al Barcelona, en la final, y al Real Madrid, en la semifinal. La Supercopa no nos la quita nadie, es nuestra. Y a ver lo que queda… Mucha ilusión, mucha alegría. Bizi ametsa, vive el sueño, ¡Y tanto que lo estamos viviendo!

Ya he dicho muchas veces que si tengo que utilizar una sola palabra para definir a este Club, sin duda, la que utilizaría sería FAMILIA. Y os voy a poner otro ejemplo más, para explicar esta afirmación, y perdonadme que me pase al plano personal. Ayer, nada más acabar el partido sonó el teléfono de casa, que no suena nunca, salvo por publicidad de distintas telefonías, y ahí estaba, al otro lado de la línea, mi madre, con sus 91 años como 91 soles, toda contenta para preguntarme, que qué tal estaba… jejejeje. Pues muy bien ama, eso sí, llorando, ¡Como iba a estar! Y con esa llamada, más. Mi ama diciéndome que qué bien, que qué partidazo y que qué ilusión. No hay más que decir. Solo FAMILIA. LA FAMILIA ATHLETIC.

La alegría es inmensa, pero no puedo olvidarme de los distintos comités: Comité de Competición, Comité de Apelación, tribunales, el TAB, Federación, Liga,… y de su intento de amargarnos la vida con la injustificable sanción a Íñigo Martínez. Ha sido una vergüenza, un atropello, una agresión al Club en toda su dimensión. Cuatro partidos, justo lo suficiente y necesario para que no jugase la semifinal de Copa. Por un apartarle la mano a un jugador que le estaba provocando poniéndole un dedo en la cara. Mal Íñigo por caer pero… ¡Alucinante! Persecución. Y ya… si lo comparamos con otras sanciones recientes, la injusticia es manifiesta. Por no decir… el no darle la cautelar… un escándalo. Pero… supongo que esto hace que nos alegremos mucho más por la victoria de los rojiblancos, porque parece que el Athletic molesta. Y me da mucha rabia, pero me hacen pensar eso, porque… qué otra explicación tiene que el árbitro ayer del partido, Del Cerro Grande, cuando estaba aplicando a la perfección la ley de la ventaja, en varias jugadas anteriores, casualidad, el gol de Berenguer del primer tiempo, no lo da, porque había pitado penalti, un segundo antes… cortando una ocasión manifiesta de gol, favoreciendo así al infractor. El cabreo que me agarré fue de órdago. Y si no llega a meter Raúl García el penalti… es que no quiero ni pensarlo. Así que les digo a todos, a los que mucha ilusión no les hace…: ¡El Athletic está en la final!

Otra vez remontando. Tras varias oportunidades nuestras claras, llegó la jugadita tonta en nuestra área, y ellos se adelantaron… Desesperante. Pero de nuevo la fe de este equipo que mueve montañas hizo que siguieran a lo suyo, es decir, a lo nuestro, hasta empatar.

El segundo tiempo fue mucho más trabado, con infinidad de faltas tanto del Athletic como del Levante y alguna ocasión más, pero solo a favor de un equipo, que era el que llevaba el peso del partido. Ellos parecía que sólo esperaban otro error nuestro. Menos mal que no llegó.

En la prórroga, en el segundo tiempo, llegó el delirio, con el gol de Álex, aunque con un poco de fortuna, porque su tiro lo desvió Vukcevic. Así, Berenguer, máximo goleador del equipo, nos mete en una nueva final de Copa. Gran partido el suyo, como enorme el trabajo de Yeray, el de Muniain, el de Raúl, el de Óscar,… Grandes ellos y sus compañeros. Enormes todos porque nos llevan a dos nuevas finales. Por no hablar de Marcelino. El cual ayer no paró de dar las gracias a sus jugadores. Lo que le honra. Se ve que hay feeling entre ellos y eso les está dando un punto extra a todos.

Y, para los que crean que esto es normal, no. Esto no es normal. Es una machada. Dos finales de Supercopa y dos finales de Copa en un mismo año. Dentro de algo más de un mes, la Real y el Barcelona se encontrarán con los leones que les intentarán amargar la vida, para ofrecernos a todos un festín que ni en los mejores sueños esperábamos. GRANDE ATHLETIC.

Disfrutadlo todos, porque aunque no lo podamos celebrar juntos, todo esto no nos lo quita nadie. Y… ¡Qué alegría!

¡Aúpa Athletic¡

Ter Stegen impide al Athletic ganar

No es novedad, pero vaya partidazo que ha vuelto a soltar Ter Stegen en San Mamés.

Extraordinario Stegen (Foto: Afp/EFE)
Él ha impedido que su equipo salga derrotado haciendo un par de paradas de muchísimo mérito. Sobre todo la última a 10 minutos de final del partido en un tiro a bocajarro de Iñaki Williams que saca con una mano espectacular. De todas formas permitidme que le tire de las orejas a nuestro delantero. Ter Stegen muy bien, pero él, teniendo delante y solo toda la portería, ya podía haber afinado un poquito más. Nos falta gol y ese fue ayer, otra vez, el problema del Athletic.
Muy buen partido de todo el equipo, pero no sabemos culminar. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que el rival era Barcelona, el punto que sacó anoche el equipo en La Catedral es de muchísimo mérito. Por eso, perdonad que me acuerde otra vez del partido del fin de semana pasado contra la Real Sociedad. Si lo llegamos a jugar así no nos ganan con semejante facilidad. Pero por desgracia la Real no es el Barça y nuestros jugadores no consiguen salir contra los txuriurdin con la misma intensidad que contra el Barcelona. Esto es así por más rabia que nos dé. Contra el Barça y el Madrid el equipo se crece, aunque no suela sacar mucho rédito. Ayer por lo menos se consiguió un punto.
El primer tiempo fue nuestro completo, con 4 oportunidades claras para habernos adelantado, frente a un único tiro de los culés.
El segundo tiempo ya fue otra cosa puesto que los catalanes dieron un pasito hacia delante y dominaron de manera clara los primeros 20, 25 minutos. Dominio sin peligro porque los rojiblancos muy unidos no dieron ninguna opción al contrario. Muy bien defensivamente. Muy bien. La salida de Muniain, en el 62, fue primordial para sacudirnos ese dominio y mirar más hacia delante. Contrataques que volvieron a crear más peligro que el que estaban haciendo ellos. Peligro que no acabó en gol por la ya comentada falta de pericia de Iñaki, unida a los reflejos de su guardameta. San José también tuvo otra con la izquierda que salió por muy poco. A destacar estos minutos de Mikel San José, que Garitano le dio, sustituyendo a Beñat.
Capítulo especial para el árbitro Del Cerro Grande y su cómica (lamentable) expulsión por doble amarilla a De Marcos, que supongo el Athletic recurrirá ya que el balón le da en el hombro, en vez de en el brazo como imagina el árbitro. Imagina porque así quería verlo. Sorprende que vean cosas que no ocurren, y por otro lado, lo que ocurre no lo vean… o lo piten distinto. Y digo esto porque… ¿por qué no saca tarjeta a Suárez por la mano que hace un minuto después, de la tarjeta a Óscar? Cada vez me sorprende más la maldad de los árbitros o, mejor dicho, cada vez me sorprende menos. Simplemente, se les ve el plumero a kilómetros.
Tampoco me quiero olvidar del público. Otra vez muy bien animando casi todo el partido sin parar. Muy bien.
Para acabar, enhorabuena leones por el punto ante el súper poderoso Barça, pero… contra el Huesca la semana que viene quiero la misma intensidad y actitud. La misma o mayor. Y… jeje… una mayor efectividad.
¡A por el Huesca¡ Y…
¡Aúpa Athletic!

No despega el Athletic a pesar de mejorar

Seguramente el de ayer en San Mamés ha sido el mejor partido del Athletic en toda la temporada. Por lo menos si nos referimos a los 80 primeros minutos, los últimos 10 ya son otro tema.

Del Cerro Grande confundiéndose (Foto: Athletic Club)
En general, el Athletic fue mejor, tuvo más oportunidades y si no llega a ser por el árbitro del Cerro Grande seguramente el resultado hubiese sido más abultado que el 1 a 0 con el que se llegó al minuto 80. El árbitro estuvo desastroso, birlándonos un par de penaltis, sino 3. Eso, unido a que de cara a puerta estamos negados, hizo que los gallegos llegasen con vida al final del partido.
El Celta mejoró con sus cambios, pero el Athletic curiosamente empeoró. El pobre Beñat no tenía ni idea lo que tenía que hacer en la posición de Raúl García… Raro.
El Celta olvidó su conformismo de los 80 primeros minutos y fue a por el partido consiguiendo empatar a uno y estando a punto de llevarse el triunfo. En los 10 últimos el Athletic naufragó. Miedo a perder seguramente. O quizá que… ¿físicamente estaban mal? No sé la razón pero… como toda la temporada los aficionados salimos con cara de tontos.
Unai Nuñez se estrenó como goleador después de estar merodeando toda la temporada.
Kepa de nuevo el mejor del partido. ¡Qué porterazo tenemos! Alucinante la mano que saca para detener el remate de Íñigo Martínez en propia puerta. Impresionante. Y también su vuelo para desviar el tiro de los últimos segundos. Menos mal que tenemos a Kepa.
Y ahora quedan 8 partidos para seguir buscando mejores sensaciones. Y si son durante 90 minutos mejor.
¡Aúpa Athletic!

Del Cerro Grande y Balenziaga impiden el liderato en Liga

Que tenemos mala suerte con los árbitros es evidente. Aunque no sé si es mala suerte u otra cosa.

Agresión de Rosales sin expulsión (Foto: Deia)
Agresión de Rosales sin expulsión (Foto: Deia)
Y encima otra vez en Málaga. Sí anteriormente fue Mateu Lahoz este año le ha tocado a Del Cerro Grande. Dos derrotas que no deberían haber sido. Pero a pesar de empezar criticando al árbitro, por supuesto, no me puedo olvidar de Balenziaga al que también le tengo que dar lo suyo. El jugador del Málaga, Rosales, en una pugna por el balón le agrede a Mikel metiéndole los tacos en el costado. Metiendo y empujando puesto que así lo demuestran las imágenes. El árbitro ni siquiera lo ve porque no pita la falta. Mikel una vez en el suelo se revuelve y pone el pie en el jugador contrario, el cual se tira al suelo y empiezo a tener espasmos. ¿Que exagera? Claro. Pero que Mikel no debería haber hecho eso es más claro todavía. Eso sí el árbitro tuvo que sacar el mismo color de tarjeta a los dos. El malacitano le clava los tacos a Balenziaga, por lo tanto, tarjeta clara. Mikel estando en el suelo se revuelve y golpea con el pie al contrario. Tarjeta también. Pero ¿por qué el árbitro considera que son tarjetas de distinto color?
Tampoco me olvido de la verbena que protagonizaron los arbitros en UEFA este jueves en la Catedral (partido contra el Rapid). Acertaron, pero tras tres cambios de opinión (gol, penalti y fuera de juego), que evidentemente fueron rearbitrados tras chivatazo de alguien que vio el vídeo. Primer caso en el fútbol mundial y tiene narices… nos toca a nosotros. De llorar.
Ayer, a partir de esa decisión arbitral, se acabó. El Athletic, más de una hora con 10 jugadores, era muy difícil que mantuviese el resultado favorable que tenía, gracias al otra vez buen gol de Aritz Aduriz (tras un control soberbio del balón). A falta de diez minutos para el final nos llegaron los dos goles seguidos y agur a los tres puntos y al liderato compartido en Liga. ¿Protestaremos ante el Comité de árbitros o iremos de panchitos como siempre?
Por cierto, otro detalle «precioso» del árbitro que no introduce en el acta los gritos despectivos del público contra los vascos. ¿No los oyó? Ya… igual, igual que tampoco oían los gritos contra Gurpegi.
Ahora 15 días de descanso que van a venir fenomenal.
Mientras el miércoles hay que ir a San Mamés a las 19:30 a ver el debut en Champions League del Athletic femenino, que tiene partido contra el Fortuna Hjorring danés. Aurrera neskak!
¡Aúpa Athletic!