Unai Simón determinante para ganar al Sevilla

En esta temporada es la primera vez que destaco a Unai, cuando el año pasado lo hice en muchísimos partidos.

Unai Simón fundamental (Foto: EFE)

Los 3 puntos que ayer consiguió su equipo en el Sánchez Pizjuán son gracias a él. Me alegro horrores porque ha tenido que ser duro. Tantos errores en tantos partidos, que nos han costado bastantes puntos, hacen que el encuentro de ayer le sirva de empujón anímico. No parece un jugador que se descentre y que pierds la concentración, o que psicológicamente se vea afectado, pero seguro que su actuación le ayuda a mejorar.

El Sevilla es un equipazo, que jugó un muy buen partido y que mereció ganarnos. En el primer tiempo, salvo los últimos minutos del mismo, nos dio un buen repaso, entrando por ambas bandas, rematando, y achuchándonos sin permitirnos mantener el balón ni 20 segundos seguidos. En-Nesyri, que es un jugadorazo, hizo dos remates, uno de cabeza picado y otro con el pie, buenísimos. Pero dos manos enormes de Unai impidieron lo que hubiesen sido dos goles. Dos oportunidades clarísimas desbaratada por nuestro cancerbero, que mantuvo a los suyos así, en el partido. El Athletic tuvo un par de oportunidades, tiros de Villalibre y de Morcillo. Ambos otra vez titulares. ¡Qué bien! Y ambos aprovechando la nueva oportunidad. Los dos participan, se dejan ver, meten en problemas a los defensores y cuando hay atasco del equipo son capaces de crear oportunidades de la nada. Bien los dos.

En el segundo tiempo, Villalibre se inventó otra jugada, dándose la vuelta, librándose de Koundé y chutando, pena, desviado. Simón tuvo otra parada excelente, esta vez, frente a un tiro de Acuña. El Sevilla no dominó tanto como en la primera, pero seguía creando problemas, hasta el 70 más o menos, cuando el Athletic ya comenzó a sacar contras, o a empezarlas, por lo menos. Ya con todos los cambios hechos y con los hermanos Williams de refresco, coincidiendo 20 minutos ambos en el campo. Volvió a salir Nico antes que Iñaki. Curiosamente, a éste último, a pesar de salir en el 70 no se le veía fresco. Malogró un contrataque nuestro, por meterse en fuera de juego e impedirle a Oihan que le pasara, no presionaba a los defensas, parecía cansado,… Pero, cuando el Sevilla fue ciego al ataque con todo, Oihan sacó un contrataque perfecto, condujo el balón hasta poco antes del borde del área, donde le pasó a Iñaki (que corrió a su lado pero sin superar al defensa) para que definir de 10. Perfecto todo. Extraordinario Oihan y excelente Iñaki. Me alegro también infinito por él, porque por lo que nos han contado está semana, lo debe estar pasando mal. Este gol, rompe la sequía de dos meses y medio y le vendrá muy bien. Y así, gol en el 90 y, con ello, derrotamos a otro equipo de los que se está jugando el título. Y este Athletic, bipolar nos da una alegría enorme, a pesar de no merecerlo, pero… Ha habido otro montón de encuentros en los que sí merecíamos y nada… Así que… Bienvenido sea. Me da pena el Sevilla, porque les prefiero a ellos de campeones de Liga pero… El hecho de que el Athletic fuese capaz de ganar, faltándole el montón de titulares que le faltan y con un buen número de canteranos, es para ilusionarnos. Por cierto, Nico, aunque en fuera de juego claro, metió un gol, con una definición exquisita, una vaselina, nada menos. Bien por él.

Por otro lado, físicamente, el equipo está cogido con pinzas. Hay bastantes lesionados. A los ya sabidos, hay que añadir a Íñigo, que no jugó por tener el hombro mal, a Raúl, que en el 14 se fue aquejado de dolor en el gemelo, a Yeray, golpazo en el muslo y no sé cómo estará hoy,…

En las bandas, De Marcos sufrió muchísimo, y pocos balones pudo cortar. Por su zona llegaron un montón de centros. Aunque también por la de Balenziaga, que tuvo que intentar frenar a Navas. Repito otra vez, que ellos demostraron que están un nivel por encima, y lo demostraron durante muchos minutos con su juego. Por todo, el triunfo y, encima, con meritorios jovencísimos, vale su peso en oro.

Y el sábado, ¿serán capaces de ganar el segundo partido seguido? Buf… sería de no creer, por ser la primera vez en la temporada. Marcelino (¡bien por seguir contando con los jóvenes!), lo celebraría más que nosotros. Nos toca en San Mamés, contra el Osasuna, con menos nombre, así que cuidado,… ¡a por los rojillos! Y…

¡Aúpa Athletic!

Otro triste regalo del Athletic

He perdido la cuenta. No tengo dedos para enumerarlos, ni aunque utilice también los de los pies.

Otra vez Unai (Foto: Borja Guerrero)

Estoy harta y cabreada. Lo que podía haber sido ayer un pequeño chute de moral de cara a la final, debido a un error impropio en el minuto 89, se convirtió en un solo punto. La enésima cantada que nos volvió a dejar con cara de tontos. Sí, el fútbol es un juego y en él se dan los errores, pero… ¿ESTOS ERRORES? No. Fallos así, tan escandalosos y tan continuos todos, un partido sí, y al siguiente también, solo ocurren en el Athletic. Ayer el desastre lo provocó, otra vez, Unai Simón. Y no es ni su primer error, ni el segundo, ni el tercero, ni el cuarto,… Incontables han sido. ¡Vaya año lleva! Madre mía. Un globo aerostático al que llegó perfectamente, incluso para blocarlo y… supongo que pensó que iba fuera, lo dejó pasar y gol. ALUCINANTE. Y todo el trabajo del equipo se fue por el desagüe.

Si yo estoy de mal humor, Marcelino también, de hecho su frase fue: «No es normal encajar un gol así en el fútbol profesional». No, pero nosotros lo encajamos. Sin palabras.

El entrenador no sé muy bien el motivo pero salió ayer a jugar en el Reale Arena, con los mismos jugadores que tan mal lo hicieron en la final de Copa. ¿Para darles confianza? Ni idea, pero sí que lo hicieron un poquito mejor, aunque no para echar cohetes. Y algunos jugadores siguieron estando muy mal, muy mal. A esto hay que añadir que dos de ellos se lesionaron… ¿Carga excesiva de partidos? ¿Era necesario sacar a los mismos? El haber dejado descansando a algunos ¿podía haber evitado las lesiones? Yeray, en el primer tiempo y Yuri, en el segundo, se retiraron con dolores musculares. ¿Les habremos perdido para la final? Preocupación. En mi caso, sobre todo con la baja del central, porque Núñez ayer solo en el primer tiempo ya cometió 3 errores de bulto. Y no es algo nuevo. En el segundo tiempo mejoró. Yuri, por su parte, estuvo desconocido en la final y ayer, también, desaparecido. Está fatal. Balenziaga nada más salir, ya hizo un par de jugadas de ataque, mejorando la producción de nuestro lateral titular, en 5 minutos.

En el primer tiempo, el Athletic fue de más a menos. Empezó mejor y atacando bien, pero finalizando mal, y poco a poco volvió a estar cada vez más impreciso con el balón, regalando más de lo normal. Pero la Real, como en la final, tampoco estaba haciendo prácticamente nada.

El segundo tiempo, similar, más presencia en ataque nuestra hasta que Imanol realizó los cambios y sacó a Januzaj y a Portu, que volvieron loca a la defensa y a punto estuvo de marcar, el segundo citado.

A pesar de ello, Villalibre, al que Marcelino volvió a dar poquísimos minutos, consiguió rematar un balón de cabeza a la red, teniendo colgado a un defensor. Impresionante. ¿Cómo es posible que Íñaki lo esté jugando todo, en el estado de forma en el que está? Sobre todo viendo cómo Asier aporta siempre, siempre más. Incomprensible. Gol en el 85, que ingenuos de nosotros, pensábamos que ya suponía la victoria definitiva. Pero no. Imposible. Regalo a la Real y, de nuevo, un solo punto, habiendo merecido los 3. Los vecinos solo tiraron a puerta el goblo mencionado de Roberto López, que se convirtió en gol. ¡Vaya potra!

El mejor, Berenguer, sin ser maravilloso su juego, lo intentó, estuvo a punto de marcar a pase de Balenziaga y encima, puso una nueva asistencia. También me gustó Vencedor. Unai nos va a dar muchas alegrías, estoy segura.

Y, este sábado, sin tiempo de nada, otro derbi, en este caso contra el Alavés, que no puede hacer otra cosa que ir a ganar a muerte ya que su situación es delicadísima. Esperemos no resucitarlos. ¡A por el glorioso! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic horrible regala la Copa

Derrota sin paliativos. Peor es difícil hacerlo y ya es la quinta final copera seguida que perdemos, pero, desde mi punto de vista, la primera que fallamos estrepitosamente.

Único tiro a puerta (Foto: Mundo Deportivo)

Tres anteriores fueron contra el mejor Barcelona y uno de los mejores equipos de la historia. Contra la Real, sobre el papel, estaba más igualado y teníamos más posibilidades, aunque puedan tener jugadores que técnicamente sean superiores a los nuestros, a priori nuestra competitividad nos podía dar un plus, si es que la hubiésemos visto por algún sitio.. Pero… como en muchos o todos los partidos contra ellos, al ser derbis, ya sabíamos que iba a ser trabado. Eso sí, una cosa es trabado y otra esto que vimos o sufrimos ayer. Marcelino dijo en la previa que el partido se iba a decidir en detalles y así fue. Como ha ocurrido desde que ha llegado al Athletic, un regalo nuestro, en este caso de Yeray en forma de pase horrible… el balón acabó llegando a Portu, lo que obligó a Íñigo a ir con todo pero mal. Penalti, gol de Oyarzabal y la final para ellos. Es que casi no se puede comentar nada más. Esto ocurrió en el segundo tiempo. Y a partir de ahí, un ejercicio de impotencia continuado, por parte de los nuestros, y la nada más absoluta.

El primer tiempo fue parecido, pero al menos hubo un tiro a puerta de Íñigo, muy bien sacado por Remiro. Mucho control y quizá mucho miedo de ambos equipos. Ellos tampoco hicieron gran cosa salvo un par de internadas por banda sin gran peligro.

En el segundo tiempo, tras el error comentado, se dedicaron a administrar el regalo y a impedir que los rojiblancos les inquietasen mínimamente. Lo hicieron bien. Suficiente para llevarse el triunfo, así que Zorionak a los vecinos.

Y si tengo que hablar de los jugadores, uno a uno, saldrían la mayoría muy mal parados. Los errores continuos en las entregas, la falta de profundidad, ni un pase al espacio, ni un desmarque. Nada. Yuri, De Marcos, Muniain, Williams, Berenguer,… Mal, muy mal.

Y para acabar, como nuestros chicos no han sido ellos mismos, dicho por el entrenador, en la rueda de prensa posterior, espero que en la siguiente final, dentro de 14 días lo sean. Ahora, desde luego, no soy muy optimista. El palo ha sido gordo y el Barcelona es más equipo que los txuriurdines. Mucho hay que cambiar. Lo pueden hacer, claro que sí, pero deberán dar el doble o el triple de lo que dieron ayer, porque estuvieron francamente mal. Ahora a digerir esto y a preparar a tope los dos partidos de Liga anteriores a la próxima oportunidad copera, ya que ésta será la mejor forma de recuperar sensaciones. Eso sí, otra vez un derbi, y con los mismos rivales, así que a por ellos, y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: La previa del partido en Bilbao, en concreto en Pozas, María Díaz de Haro, Doctor Areilza,… fue lamentable. En este caso, debido a un montón de irresponsables, que parece que poco les importa la vida, sobre todo si no es la de ellos. ¿O no se dan cuenta que alguien que está cerca puede morir? Que en medio de una pandemia, y sin respetar ni una medida de seguridad, tomaran las calles de la peor forma posible hace que lo más suave que les pueda llamar sea… impresentables.

Yeray inmenso en el empate del Celta – Athletic

El Athletic, desde que ha llegado Marcelino, consiguió ayer, por segunda vez, mantener la portería a cero.

Equipo titular (Foto: Athletic Club)

Pero por contra, por primera no hicieron ni un gol. Conclusión, empate a cero en Balaidos. Triste, pero seguramente, justo por los merecimientos de los dos equipos. Creo que fue uno de los peores partidos de la era del entrenador asturiano. El equipo salió temeroso y durante todo el primer tiempo el balón y el dominio lo tuvo el Celta. Eso sí, las dos mejores ocasiones fueron nuestras.

El rival no consiguió crear peligro, y mucha culpa de ello la tuvo Yeray, el cual está a un nivel impresionante. Hoy mismo Luis Enrique va a dar la convocatoria para los próximos partidos de la selección y creo que le va a llamar. No sé si habrá otro central, ahora mismo en otro equipo, tan solvente como él. Ayer no solo cortó muchísimo, sino que encima, una de sus salidas de balón se convirtió en un buen contrataque. En el segundo tiempo, continuó su recital y gracias, porque si no estaríamos hablando de otro resultado final. Los errores de su pareja defensiva llevan multiplicándose los últimos encuentros. Ayer de nuevo Núñez cometió 3 errores de bulto, graves. Uno, nada más empezar, supuso una falta en la frontal del área, que Aspas podía haber convertido en gol, porque era un regalito para él.

Aspas saca la falta (Foto: Athletic Club)

Y el del segundo tiempo, el corte prodigioso e in extremis de Yeray, evitó el que otra vez Aspas, se fuese sólo frente a Simón. Núñez empezó la temporada pidiendo más minutos y ser titular, por circunstancias de las distintas competiciones ha jugado bastante y ha desperdiciado las ocasiones de demostrar, que se merece ese puesto. Yeray ha apagado sus fuegos en muchos momentos y quizá, el hecho de que hayan jugado tanto juntos, ha hecho que el de Barakaldo haya destacado de manera más clara. Luego saldremos de dudas de si le convocan para la selección o no. Me alegraría por él si lo consiguiese, aunque pensando en el Athletic y el montón de minutos que lleva en sus piernas, me daría un poco de rabia porque tenemos las finales ahí cerca y necesita descanso. A Marcelino le preguntaron sobre ello, en la previa del encuentro, y contestó que no era nadie para decirle nada a Luis Enrique, y que si lleva a nuestros jugadores, se alegrará por ellos y adelante. A ver qué pasa.

Siguiendo con el partido, en el segundo tiempo ya con Muni en el campo, en vez de Raúl García, que, sorpresivamente, estuvo flojo, se mejoró el juego. Hubo más presencia en ataque pero, el desarrollo del juego me recordó muchísimo a los partidos anteriores con Garitano, por la cantidad de errores en pases sencillos, que hacían que se desbaratase el contrataque y que el balón volviese a los pies de los celtiñas. Muchísimos errores, demasiados. ¿Tendrán la cabeza en las finales de Copa, como todos? No sé, pero lo que sí sé es que estuvieron flojos, flojos.

Para acabar, comentar una de las últimas jugadas del partido en la que se podía haber pitado penalti a favor del Athletic, porque Brais tocó a Iker en el tobillo y éste se fue al suelo. ¿Penalti? No lo sé, pero si lo fue el de Suárez, la jornada pasada, éste me lo parece, incluso más. Pero… ni lo revisó el árbitro, ni el VAR. Así funciona esto. Una vergüenza.

Ahora por delante el equipo tiene una semana entera para poder descansar y a la vez, preparar el próximo derbi contra el Eibar. ¡A por los armeros! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic… ¡El no va más!

¡Qué suerte tenemos por ser del Athletic! Con esta frase ya podía incluso acabar el comentario. Gracias por las alegrías que nos das. Y por las que nos quedan y nos vas a dar.

Cuadrilla (Foto: AFP/EFE)

Cuatro son las finales que vamos a jugar en un año. ¡CUATRO FINALES! Y con esta filosofía… No se puede estar más orgullosa. ¡Y una ya está ganada! y nada menos que al Barcelona, en la final, y al Real Madrid, en la semifinal. La Supercopa no nos la quita nadie, es nuestra. Y a ver lo que queda… Mucha ilusión, mucha alegría. Bizi ametsa, vive el sueño, ¡Y tanto que lo estamos viviendo!

Ya he dicho muchas veces que si tengo que utilizar una sola palabra para definir a este Club, sin duda, la que utilizaría sería FAMILIA. Y os voy a poner otro ejemplo más, para explicar esta afirmación, y perdonadme que me pase al plano personal. Ayer, nada más acabar el partido sonó el teléfono de casa, que no suena nunca, salvo por publicidad de distintas telefonías, y ahí estaba, al otro lado de la línea, mi madre, con sus 91 años como 91 soles, toda contenta para preguntarme, que qué tal estaba… jejejeje. Pues muy bien ama, eso sí, llorando, ¡Como iba a estar! Y con esa llamada, más. Mi ama diciéndome que qué bien, que qué partidazo y que qué ilusión. No hay más que decir. Solo FAMILIA. LA FAMILIA ATHLETIC.

La alegría es inmensa, pero no puedo olvidarme de los distintos comités: Comité de Competición, Comité de Apelación, tribunales, el TAB, Federación, Liga,… y de su intento de amargarnos la vida con la injustificable sanción a Íñigo Martínez. Ha sido una vergüenza, un atropello, una agresión al Club en toda su dimensión. Cuatro partidos, justo lo suficiente y necesario para que no jugase la semifinal de Copa. Por un apartarle la mano a un jugador que le estaba provocando poniéndole un dedo en la cara. Mal Íñigo por caer pero… ¡Alucinante! Persecución. Y ya… si lo comparamos con otras sanciones recientes, la injusticia es manifiesta. Por no decir… el no darle la cautelar… un escándalo. Pero… supongo que esto hace que nos alegremos mucho más por la victoria de los rojiblancos, porque parece que el Athletic molesta. Y me da mucha rabia, pero me hacen pensar eso, porque… qué otra explicación tiene que el árbitro ayer del partido, Del Cerro Grande, cuando estaba aplicando a la perfección la ley de la ventaja, en varias jugadas anteriores, casualidad, el gol de Berenguer del primer tiempo, no lo da, porque había pitado penalti, un segundo antes… cortando una ocasión manifiesta de gol, favoreciendo así al infractor. El cabreo que me agarré fue de órdago. Y si no llega a meter Raúl García el penalti… es que no quiero ni pensarlo. Así que les digo a todos, a los que mucha ilusión no les hace…: ¡El Athletic está en la final!

Otra vez remontando. Tras varias oportunidades nuestras claras, llegó la jugadita tonta en nuestra área, y ellos se adelantaron… Desesperante. Pero de nuevo la fe de este equipo que mueve montañas hizo que siguieran a lo suyo, es decir, a lo nuestro, hasta empatar.

El segundo tiempo fue mucho más trabado, con infinidad de faltas tanto del Athletic como del Levante y alguna ocasión más, pero solo a favor de un equipo, que era el que llevaba el peso del partido. Ellos parecía que sólo esperaban otro error nuestro. Menos mal que no llegó.

En la prórroga, en el segundo tiempo, llegó el delirio, con el gol de Álex, aunque con un poco de fortuna, porque su tiro lo desvió Vukcevic. Así, Berenguer, máximo goleador del equipo, nos mete en una nueva final de Copa. Gran partido el suyo, como enorme el trabajo de Yeray, el de Muniain, el de Raúl, el de Óscar,… Grandes ellos y sus compañeros. Enormes todos porque nos llevan a dos nuevas finales. Por no hablar de Marcelino. El cual ayer no paró de dar las gracias a sus jugadores. Lo que le honra. Se ve que hay feeling entre ellos y eso les está dando un punto extra a todos.

Y, para los que crean que esto es normal, no. Esto no es normal. Es una machada. Dos finales de Supercopa y dos finales de Copa en un mismo año. Dentro de algo más de un mes, la Real y el Barcelona se encontrarán con los leones que les intentarán amargar la vida, para ofrecernos a todos un festín que ni en los mejores sueños esperábamos. GRANDE ATHLETIC.

Disfrutadlo todos, porque aunque no lo podamos celebrar juntos, todo esto no nos lo quita nadie. Y… ¡Qué alegría!

¡Aúpa Athletic¡