El Athletic en bucle

Me ha costado escribir más de lo habitual pero aquí va mi comentario, tras el nuevo fiasco contra el Alavés en casa.

El portero Pacheco el mejor (Foto: Borja Guerrero y Juan Lazkano)

Empate a cero frente al colista. Ya sé que jugaron de titulares todos los suplentes, excepto Simón, pero… parece que el partido ya lo habíamos visto antes. Los suplentes tuvieron unos 30 ó 35 minutos iniciales lo suficientemente buenos como para dejar el partido sentenciado, pero nuestra falta de pegada nos volvió a penalizar. Luego el Alavés se quitó el agobio y sin hacer prácticamente nada marcó un gol, que por suerte y por el VAR, anularon.

El inicio del segundo tiempo fue similar y de nuevo nos volvieron a meter otro gol, que se volvió a anular, en este caso por mano. Los suplentes habían dejado buenas sensaciones en esos 30 minutos iniciales pero no tuvieron continuidad. Mal endémico en el equipo, sean titulares o suplentes. Morcillo quizá fue el que mejor aprovechó la oportunidad, pena de travesaño. Ibai, algunos centros buenos. Balenziaga cumpliendo de nuevo de central. Sancet, volvió a disparar solo frente al portero pero Pacheco se lució (no tiene suerte con los remates). Villalibre no recibió mucho. Lekue, en algunos momentos, estuvo muy impreciso. Y entre los que ya tienen más minutos esta temporada, Unai López, pasó muy desapercibido (le pido mucho más) y Vesga, destacable, hizo el pase perfecto a Oihan.

La falta de control del partido hizo que Marcelino recurrirse a los titulares enseguida, saliendo prácticamente los cinco, en dos ventanas, en un lapso de 6 minutos. Se mejoró y se tuvieron otras dos oportunidades claras pero ni Núñez ni Berenguer acertaron. Y otra vez, un empate insulso que nos deja fríos y preocupados para la final de Copa del próximo sábado. Me alegra saber que en Barcelona los mismos jugadores tampoco están muy confiados, por lo menos eso se deduce de las palabras de Jordi Alba en una conversación con Piqué. Bien.

Marcelino tiene una semana para insuflar ánimos a los nuestros y buscar el mejor sistema para intentar evitar todos los errores que estamos repitiendo en bucle, desde la vuelta de semifinales contra el Levante. Errores en los pases, en las entregas, errores en los acercamientos, en las terminaciones, errores de defensas, de medios, de delanteros, del portero,… Bastantes, demasiados. Los suficientes como para que estemos intranquilos. Hay que encontrar la versión de la Supercopa y olvidarse de lo demás. Son capaces, muy capaces de lograr competir, que dijo el sábado el entrenador, que es lo que se necesita para ganar la final. Que sabe que lo van a hacer. Sólo hace falta que los jugadores se lo crean y lo lleven a cabo. Los claros favoritos serán los culés, así que nuestros chicos no deberían tener esa presión que parece que les pudo la final anterior. Se puede. ¡Claro, que se puede! ¡A por el Barcelona! Y…

¡Aúpa Athletic!

Pleno de triunfos rojiblancos

Teniendo en cuenta que hoy es 8 de marzo y es el día internacional de la mujer quiero empezar mi comentario alegrándome infinito por el triunfo de ayer del Athletic femenino en Vallecas.

Triunfo vital (Imagen: Primera Iberdrola)

Segunda victoria del equipo desde que Iraia Iturregi las entrena. Hasta ahora se le había acumulado la mala suerte en forma de goles en contra en los descuentos, tres nada menos, que le habían hecho perder 5 puntos. Ayer no y gracias, porque la situación podía convertirse en preocupante al estar a solo dos puntos del descenso. Consiguieron los 3 puntos gracias a 3 goles como 3 soles de Lucía García, que seguro le vendrán fenomenal ya que en los 9 partidos anteriores, sólo había metido un gol. Así que, Zorionak! ¡De aquí en adelante más y mejor, Lucía y más y mejor el equipo! El dos a tres, contra el siempre difícil Rayo Vallecano, les permite dejar el descenso a 5 puntos. Podéis ver el resumen clicando aquí. El siguiente partido, será contra el Sporting de Huelva, que tiene un punto menos que las leonas. Sería fundamental seguir por la senda de la victoria. Aúpa neskak!

El Bilbao Athletic también ganó, el sábado al Laredo por la mínima, 2 a 1, con goles de penalti de Nico Williams y de Juan Artola de cabeza, para seguir en segunda posición tras el Amorebieta, a un punto de ellos, pero con dos partidos menos. Bien por los cachorros. Si queréis ver el resumen aquí lo tenéis.

Y para culminar el pleno rojiblanco del fin de semana, ayer el Athletic se deshizo del Granada por 2 a 1, con una alineación revolucionaria, con 9 cambios.

Asier delantero centro (Foto: Juan Lazkano)

Chapeau por Marcelino por repartir los minutos así entre sus jugadores. Los suplentes se tuvieron que quedar encantados, así como el entrenador por el rendimiento que le dieron la mayoría de ellos. Me sorprende que Asier Villalibre con la calidad que tiene tenga tan pocos minutos. De hecho, ayer solo necesito tres, para demostrar su acierto cara a puerta, en un movimiento de delantero centro puro. Recibió el pase de Sancet de espaldas y se dio la vuelta, dejando al defensa a 2 metros, encaró escorado y gol, cruzándo el balón al palo largo. Perfecto. Oihan, también, muy bien. Se dejó ver mucho, al igual que Lekue y Morcillo, que hicieron muy buen primer tiempo. Balenziaga, ayer capitán y defensa central zurdo, no desentonó, para el marrón que le tocaba, e Ibai fue quizá el que menos participó. También hay que tener en cuenta que llevaba un año sin ser titular y jugando nada. Así que, normal. Además, como positivo decir que le dio un buen pase a Asier que posibilitó una de sus internadas por banda derecha.

Así, todos los meritorios en el primer tiempo tuvieron varias contras que cogieron un poco despistado a los granadinos. Pena que no pudieron culminar ninguna. Poco a poco, los nazaríes fueron teniendo el dominio del juego pero sin crear mayores peligros.

En el segundo tiempo, comenzaron los cambios, como estaría planeado por Marcelino y uno de ellos, Raúl García, nada más salir puso un balón extraordinario a Asier, que no pudo culminarlo. Seguido le hicieron un penalti claro a Vencedor que sorpresivamente Raúl no lo transformó. Más por acierto del portero Rui Silva, que le hizo un paradón. El Granada se sobrepuso y obtuvo, encima, el premio del gol. Fallo de Capa, que se quedó sentado en el área, permitiendo al delantero centrar sin oposición. Tampoco sé si Simón estuvo muy fino, ¿podía haber interceptado el pase? (ni siquiera sacó los brazos). De ese modo, el balón llegó mansamente a la cabeza de Jorge Molina.

Parecía que el partido acababa así pero Berenguer, empeñado en dejarnos mal a los que le hemos criticado en la primera parte de la temporada, prácticamente nada más salir al campo, agarró un zurdazo (misil tierra aire), que se metió pegado al poste, imposible para el portero. La relación que tiene este chico con el gol está siendo sorprendente. 7 goles lleva ya en Liga. Más el del otro día en Copa, que nos ha metido en la final, 8 goles. ¡Ahí es nada! De hecho, ha batido su propio récord goleador. Ninguna temporada anterior había conseguido tantos. Que no pare, que estamos encantados.

Así, dos a uno, tres puntos más, conseguidos con los meritorios y preparados para jugar este mismo miércoles contra el Atlético de Madrid, teniendo a los titulares un poco más descansados. ¿Que más se puede pedir? Pues,… Jejeje… que no nos metan gol con tan poco y que el equipo gane dos partidos seguidos en Liga, ganando a los colchoneros. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

Pena el empate contra el Villarreal

Demasiado premio se lleva el equipo castellonense a su tierra, porque el empate a uno no refleja lo que se vio en el campo.

Berenguer goleador (Foto: Borja Guerrero)

Una pena que el dominio y las oportunidades no se materializasen.

Ellos se adelantaron pronto en el marcador, ya que en su primer acercamiento, Gerard Moreno, con un poco de suerte (desvió el tiro Yeray), batió a Unai Simón. Un tiro a puerta, un gol. Los rojiblancos en el primer tiempo tuvieron alguna oportunidad pero el submarino amarillo estaba muy tranquilo combinando el balón, mayoritariamente, en defensa, mientras los nuestros llegaban siempre tarde en la presión. Pocas ocasiones de peligro. Y poco antes de acabar la primera mitad, Berenguer empujó un balón, para certificarse como el máximo goleador en Liga del equipo. Ya lleva seis.

En el segundo tiempo, el dominio casi absoluto fue nuestro, teniendo unas oportunidades claras, pero ni De Marcos, ni Iñaki, ni Iker pudieron materializarlas. Pena. Muniain sigue siendo fundamental, trabajó a destajo, buscando siempre el balón para intentar aportar, dando el mejor pase a sus compañeros. Pena que ayer en el balón parado no estuvo fino. Iñaki asfixiado al final y muy fallón durante todo el encuentro. Me extraña que Marcelino no lo sustituyese. Como también me extraña que no hiciese más cambios e incluso que a Asier, que sí jugó (9 minutos), no lo sacase antes. De hecho, el Villarreal acabó mejor y, en los últimos 10 minutos, casi todas las aproximaciones fueron de ellos. Raro, raro lo de los cambios. No sé, los veía claros, Morcillo por Óscar, Vencedor por Unai López e incluso Íñigo Vicente por Iker. Pero… a Marcelino no le pareció necesario, aunque algunos estaban un poco cansados. La siguiente será mejor.

Y la próxima, por cierto, que rápido ha llegado, es el maratón Levante. El próximo viernes en Liga y el jueves en Copa. Tengo clara cual es mi prioridad. No hace falta que ni os la diga. La Copa. Para empezar, a Muniain no le sacaba el viernes. Vencedor y Vesga jugarán seguro porque Dani y Unai López vieron la quinta amarilla ayer. Iñaki descanso también, y Raúl García también. Incluso Yuri. Jejeje. Ya sé que no me va a hacer ni caso pero… por pedir que no quede. Sea lo que sea, ¡a por el Levante! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Mañana o pasado hablaré sobre la Asamblea, y no es una amenaza… O sí. Jejeje

El empate contra el Valencia sabe a poco

Tras clasificarnos para la semifinal de Copa pedí que en Liga, no jugasen los titulares contra el Valencia. Dicho y hecho. Me alegro que fuese así, a pesar del resultado, empate a uno.

Vencedor cada vez mejor (Foto: O.M. Bernal)

Creo que hay que priorizar y lo fundamental es intentar estar lo mejor posible físicamente para la eliminatoria de Copa de este jueves. Muchos de nuestros jugadores tras la prórroga tenían que estar fundidos. ¡Qué mejor que refrescar el equipo! 7 cambios introdujo ayer Marcelino. Fenomenal. Además, de esta manera tienes en forma a toda la plantilla, das oportunidades y ves quién puede ser en otras ocasiones titular.

Ayer, algunos, quizá, no aprovecharon del todo la ocasión, pero… la próxima, seguro que lo hacen mejor. Álex fue uno de ellos. No acaba de arrancar, tras unos primeros partidos ilusionantes en algunos minutos, ahora casi no participa. ¿Le pesará lo que pagamos por él? Ni idea, pero ya puede espabilar si no quiere perder que Marcelino le siga sacando en los segundos tiempos, por delante de Morcillo. Ayer éste, Jon, salió de inicio y aunque tampoco hizo un partido muy completo, sí participó más que Álex. Gracias a él llegó el único gol del Athletic, ya que suyo fue el pase desde la izquierda, que metió Guillamón en propia puerta. Puso también un balón buenísimo desde la banda contraria en la cabeza de Vencedor. A veces se precipita, pero está aportando más que Berenguer.

Sancet no acaba de despuntar, y ayer, encima, desaprovechó la mejor ocasión de todo el partido, para haber conseguido marcar el segundo gol, que casi seguro nos hubiese dado el triunfo, porque hubiese sido la puntilla para el Valencia. Pero, con todo a favor tiró al centro, parando el tiro Domenech. Una pena. También falló en un contrataque, pasándole el balón al contrario. Se le ve incómodo arriba. Quizá debería jugar más atrás y, eso sí, utilizar más y mejor ese cuerpo que tiene, porque se va con facilidad al suelo. Marcelino sobre él y sobre Morcillo dijo que habían hecho buen partido, que son jovenes y necesitan tiempo. Por supuesto, y se lo damos.

Y voy a hacer una pregunta que quizá también os la hacéis vosotros: ¿qué pasa con Ibai? Como crítica al Club decir, que fue una auténtica barbaridad no dejarle salir el año pasado, en el mercado de invierno, cedido al Alavés. Una faena, porque luego no jugó absolutamente nada. Y supongo, que toda esa inactividad la está pagando ahora el jugador y el Athletic también. Ayer Marcelino dijo que se habló con él y se fue claro, pero que está aquí y «que es un jugador más de la plantilla, y que está entrenando muy bien y mejorando su puesta a punto». Es decir, de momento no le ve a punto. Espero que lo consiga porque es un jugador que tiene tiro, muy buen toque de balón, además de visión de juego. Siempre le ha faltado dar más a nivel defensivo, pero arriba sí que aportaba. ¡Ánimo Ibai!

Sobre el partido en sí, el primero no, pero el segundo tiempo fue un poco mejor y el Athletic tuvo más oportunidades. Ninguna fructificó y, sin embargo, el Valencia consiguió empatar, en un saque de corner, en un fallo de marcaje de Dani García. Le dio mucha rabia al entrenador porque todavía, con él, no han conseguido dejar ninguna vez la portería a cero. Pero está contento con el trabajo hecho porque le hacen al equipo muy pocas oportunidades y, considera, que si siguen trabajando así, van a lograrlo y, además, muchas veces. Y, por mí parte espero, que la primera vez que lo consigan sea este jueves contra el Levante en Copa, porque sería importantísimo.

Y éste es nuestro nuevo reto, jugar el jueves la ida de la semifinal de Copa, contra el Levante, en San Mamés. Esperemos poder recuperar a los lesionados, ya que, en concreto, la falta de Muniain se notó muchísimo. Asier también es fundamental, por no hablar de Raúl. Pero a este último lo recuperamos seguro, ya que no jugó ayer debido a que había cumplido el ciclo de tarjetas. El jueves, los jugadores estarán más frescos porque ayer bastante de los titulares pudieron descansar. Seguro que se nota. De todas formas, se note o no, tienen que darlo otra vez todo e ir… ¡a por el Levante! Y…

¡Aúpa Athletic!

Sin brillantez el Athletic elimina al Alcoyano

Ya avisó Marcelino, en la previa de la eliminatoria, que lo importante era pasar a la siguiente ronda de la Copa, dando igual cómo se jugase.

Delantero centro puro (Foto: Athletic Club)

Dicho y hecho, sin grandes alardes el equipo consiguió clasificarse, que era lo que queríamos. El Alcoyano también jugaba y ya, anteriormente, había eliminado a dos primeras, al Huesca y, a nada más y nada menos, que al Real Madrid. Así que la tarea no era fácil. Y así lo demostraron sus jugadores porque en el minuto uno tiraron una al palo. Nuestro entrenador introdujo 9 cambios en la alineación, y aunque en algunos momentos sí consiguió dominar a los alicantinos, en gran parte del primer tiempo no fue así. Cayeron en el juego que favorecía a los locales, no se consiguió entrar por bandas, y el Estaba cómodo. Y si a eso le unes una falta directa sacada perfecta, desde el borde del área, que desvía un poco la barrera, despistando a Ezkieta,… poniéndote en desventaja en el marcador,… entonces… se demuestra que Marcelino «ya había visto el partido antes». Es broma, pero era lo que podía pasar, porque ya nos pasó contra el Ibiza. Me gustó que Marcelino defendiese en la rueda de prensa posterior al partido a los jugadores del primer tiempo, y sobre todo a los sustituidos, Morcillo y Sancet. La labor de ellos fue desgastar a los rivales, y por supuesto, son válidos para jugar de titulares. Muy bien, Marcelino.

El segundo tiempo, ya fue otra cosa, gracias a la entrada de Iker y Raúl, ambos, almas de este equipo. Raúl se mata a trabajar y arrastra a todo el mundo. Además ambos ayudaron a Vesga y Unai López, en la salida de balón, y así, consiguieron una pequeña superioridad en el centro del campo, dominado todo el segundo tiempo. Fue fundamental. Mejoraron también a sus compañeros. De hecho, Lekue que quizá flojeó un poco en la primera mitad, combinando con Raúl, sacó un centro preciso y precioso, con la zurda, que Asier, con un salto portentoso remató de cabeza a gol. Nuestro delantero centro. Y no lo digo por decir, ya me entendéis. Mirad la foto que he puesto en el comentario, porque merece la pena. ¡Vaya salto!

¡Qué maravilla!

Empate y a seguir trabajando. Y el que más, Muniain, que no paró y que no hacía más que recibir faltas, una tras otra, porque era la única forma que tenían de pararle. Iker está, seguramente, en su mejor nivel. En una de esas faltas, con Iñaki ya en el campo, Iker hizo su sexta asistencia en 4 partidos. Un escándalo. Y en este caso, falló el héroe ante el Real Madrid, el portero José Juan, saliendo defectuosamente, y Williams, aprovechó y de cabeza también, nos dio la victoria. Luego, el cancerbero, para resarcirse del error, hizo una parada impresionante, a otro remate de cabeza de Williams. Hubo alguna llegada más pero así acabó el partido. Resultado justo, pero apretado, tras partido, repito, complicado, pero… solventado, que era lo importante, y a por el siguiente.

De todas formas, sí quiero comentar, que casi nos está pareciendo normal que el Athletic lo gane todo. Y no, no es normal. Llevamos cinco victorias consecutivas, cuatro de ellas fuera de casa, y también, cuatro de ellas remontando un resultado adverso. Ahora lo pensamos y nos parece que es sencillo. Cuando de normal y sencillo no tiene absolutamente nada, ya que el año pasado lo de remontar un partido era una auténtica quimera. Y ganar fuera… buf… Los números de nuestro nuevo entrenador son un escándalo. Estamos todos alucinados. Y que siga la fiesta, porque esto no para.

Y el domingo, a jugar contra el Barcelona en su campo. Encima, además de las ganas que nos tendrán, le tendremos delante, o más bien, enfrente, al ínclito Mateu Lahoz. ¡Qué horror! Se me abren las carnes, que diría el enorme Forges. ¿Sabéis que os digo? Que si yo fuera Marcelino, reservaba a los titulares para la Copa, de entre semana, que me parece mucho más importante que el partido de Liga. Porque os recuerdo que los partidos que nos arbitra éste fenómeno, suelen tener consecuencias, a modo de tarjetas,… y más escabechinas, No merece la pena. Que en Barcelona jueguen los suplentes. Y así, darlo todo para intentar pasar a la siguiente eliminatoria de Copa, que sería, nada menos, que otra semifinal. ¡Ah! Y, por supuesto, ganar con los suplentes al Barça. ¡Que gozada sería! ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

y al acabar el partido hizo una importante defensa de los mismos, sobre todo en el caso de Morcillo y Sancet.