Nuevo fiasco del Athletic

Esta vez en el Coliseum Alfonso Pérez, ante otro equipo en puestos de descenso.

El mejor (Foto: Athletic Club)

La misma película casi con los mismos protagonistas y, por supuesto, el mismo resultado. Empate a cero. Empate a nada. Si el Athletic quiere llegar a Europa no se puede permitir estos traspiés. Estoy de acuerdo con Marcelino en lo que dijo en la rueda de prensa post partido. Sí, el Athletic es un equipo muy fiable. Muy difícil de batir. Pero añado yo, que con empates no llegamos a Europa ni a ningún sitio de fuste. Además ayer el mejor del partido fue Unai Simón, es decir, tampoco es que fuésemos muy fiables. De nuevo gracias a él, nos llevamos un punto. 3 paradas importantes. La última, impresionante.

Mientras él destaca, Iñaki Williams vuelve a demostrar que no es delantero centro. Ya no sé ni lo que es. En el primer tiempo desaprovechó una ocasión clarísima. Una contra llevada espléndidamente por su hermano, que le puso el balón al pie, al pie bueno, encima, pero que él por enésima vez no supo controlar. Para colmo hizo un recorte y se colocó el balón para rematar con la izquierda. Y claro, el tiro que hizo fue… lo que fue… Un desastre. Es desesperante. Y encima acaba casi todos los partidos. Ayer en el minuto 75 sacaron el cartelón de los cambios con su número, y pensé que qué bien. Es muy duro, sí, pero, es como lo veo. Mi gozo en un pozo porque fue un error. El sustituido era Raúl, que tampoco estaba muy productivo, pero pensé que más que Iñaki ya podía aportar en esos últimos minutos. Pero no. Ahí siguió. Cuando cambiaron a Nico también pensé que mejor que hubiesen quitado a Iñaki, porque junto con Unai, Nico fue lo mejor del Athletic. A pesar de eso el sustituido fue el menor de los Williams, aunque quedaba poquísimo para el final.

Esto último mencionado es quizás una de las mayores pegas que le pongo Marcelino. Hace los cambios tardísimo. Hubiese sacado Sancet, a Petxarroman y a Álex Berenguer mucho antes de lo que lo hizo. Sí quieres algún revulsivo no les puedes dar solo 15 ó 7 minutos. O peor, 1 minuto, que les dio a Vesga y a Morcillo.

Y, para acabar, que esto es como el día de la marmota, como el otro día me comentaba uno de los lectores de este blog, desperdiciando otra nueva oportunidad, que nos aleja más de Europa, decir que haciendo tantos pases al contrario, controles defectuosos, despistes defensivos, rematando horrible,… con tantos errores y tan repetitivos, es imposible lograr más de lo que logramos. No nos ganan, pero tampoco lo hacemos nosotros. Mal. Así muy mal. Y le pido a Marcelino que siga apostando por los jóvenes. Zárraga a pesar de no salir en su sitio, algo aportó. Quiero ver más a Sancet, y si hay que dejar a Iñaki en el banquillo se le deja. Nico tiene que jugar sí o sí, por lo menos, si sigue como lo está haciendo. Petxarroman de inicio también me gustaría.

Y ahora, a enfrentarnos con los 3 primeros clasificados, para recuperar todo el montón de puntos que hemos perdido con los colistas, y los equipos de media tabla. Peor que contra los de abajo no creo que lo hagamos. Aunque vete a saber si puntuamos. ¡A por el Sevilla! Y…

¡Aúpa Athletic!

Vivian se reafirma contra el Mallorca

los Athleticzales somos mucho de echar las campanas al vuelo, tanto por los resultados y expectativas, como con algún jugador que sale de la cantera.

Su primer gol en Liga (Foto: Pablo Viñas)

Dani Vivian lleva solo 4 partidos en primera y si en el primero ya nos enseñó sus buenas maneras, en el segundo y el tercero, demostró que no era flor de un día, para confirmar el sábado, que efectivamente es, no solo futuro, sino también presente. Parece que cuando meten gol, ya los subimos a los altares. Pero su partido de ayer no fue solo el gol. Se compenetra a las mil maravillas con Íñigo Martínez. En muchas jugadas sale airoso por su buena anticipación. Saca bien el balón, no le quema en los pies, y lo juega con criterio, pero si hay que hacer un despeje a la brava tampoco lo rehuye. Le gusta y le deja el entrenador, subir en las jugadas de estrategia y ayer no solo metió un gol de cabeza, anticipándose a toda la defensa, y haciendo muy bien los tiempos del remate, sino que también, en otra jugada, disparó desde el borde del área, y fue entre los 3 palos, por lo menos, para hacer trabajar al portero. Se le ve seguro de sí mismo y tranquilo. En principio, parece que no se le puede pedir más. Bueno sí… de aquí en adelante regularidad. Que siga así.

Además, a parte de esto que se ve en el campo, me encantó una entrevista que le hicieron está semana. Se ve que tiene cabeza, los pies en el suelo, y sabe que el trabajo es el centro o la base del éxito. Que no es llegar y ya… Aunque las cosas se le torciesen da la sensación que no es de los que se va a poner a lloriquear. Se le ve echado para adelante, y saldría de un hipotético mal momento, a base de trabajo. Estoy segura.

Buen lío se le viene a Marcelino cuando Yeray esté recuperado de su lesión, porque a este nivel parece muy complicado que Dani pierda el puesto. Bendito lío. El entrenador estará encantado. La competencia siempre les va a hacer mejores a los dos. Y a Núñez también, al que le recomiendo que siga entrenando a tope y confiando en él, pero incidiendo en lo primero, para trabajar los posibles fallos que han llevado a que Vivían le haya tomado la delantera. Trabajo, trabajo y trabajo, que esto, ya lo he dicho más arriba, no es sólo llegar. Lo importante y, quizá, más difícil es mantenerse. Son ya profesionales y, o se está a tope, o viene otro y te come la tostada. No desanimarse y a entrenar como si no hubiese un mañana. Esto va por todos.

Otra alegría de ayer fue el debut de Nico Serrano con 18 años. Hoy ha jugado también con el Bilbao Athletic. Ganas, desparpajo,… Tendrá más minutos. Y le digo a Morcillo lo mismo. Que no se desanime porque ayer le adelantase Nico. A seguir trabajando, aprendiendo, creciendo, esforzándose,… y lo demás vendrá. La suerte siempre cuenta pero el trabajo y el esfuerzo más. Y mientras, los aficionados disfrutaremos de los nuevos jugadores que vayan saliendo porque por algo el Athletic es un club de cantera.

Bueno, y si hemos conseguimos ganar dos partidos seguidos en Liga ya, gracias al triunfo de este fin de semana, contra el Mallorca (por 2 a 0).. buf… el no va a más… Recuerdo que en toda la Liga pasada no lo logramos. Así que a seguir trabajando porque el siguiente logro es que sean 3 seguidos, u otra vez repetir dos seguidos. Vamos a intentar el primero citado, aunque los rivales sean los colchoneros y en el Wanda Metropolitano. Este sábado es el reto. Sé que se van a dejar el alma por lograrlo, porque nuestros chicos es lo que han hecho en los 4 partidos anteriores. En el quinto igual… ¡A por el Atlético de Madrid! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D. No me olvido… Zorionak, Sotera! Nada menos que la Bandera de La Concha.

¡Miralá, miralá, miralá, miralá!

¡SO TE RA!

Regalo del Athletic a Osasuna

Harta de que tengamos un equipo de hermanitas de la caridad. Regalos, regalos y más regalos.

Desesperado (Foto: Pablo Viñas /Juan Lazkano)

Desesperante que se empeñe en tirar puntos frente a cualquier equipo que se presente delante. Jugando un partido que se podía haber ganado sin grandes sobresaltos. Que tienes encarrilado con un gol en el minuto 1 y que para el minuto 13 ya habías tenido 3 oportunidades más. Y… permites que en su primera aproximación al área el Osasuna se meta en el partido con un gol, en el que el delantero no se tiene ni que esforzar, porque le dejan totalmente solo en el área (Núñez vuelve a cubrir con la mirada), y encima Simón se aparta, porque sale de la portería, no sé muy bien adónde. Con lazo y todo les regalas el empate y de paso les resucitas, porque parecía un equipo que estaba muerto.

Así empezaron a incomodar al Athletic, e incluso a dominarlo, y los nuestros jugaban, según un amigo, a arreones, pero sin controlar. Teniendo oportunidades pero dejándoles también a ellos agobiarnos.

En el segundo tiempo, parecido, pero creando ocasiones, llegó el gol de Sancet, que podía haber sido definitivo, que debería haber sido definitivo pero… Olentzero, Papá Noel, Santa Claus, rojiblanco decidió o permitió que en el minuto 88 ellos hagan un contrataque que te pille ¡de sorpresa! y con solo 3 defensores, pero descolocados,… Y los rojillos solo con dos jugadores, gol. Imperdonable. Y así, regalamos dos puntos, OTRA VEZ, y van… ¿Pero qué le pasa al equipo para cometer semejantes errores? ¡Cómo es posible que un jugador técnico como López no sea capaz de parar un balón que le llega de cara estando solo! ¿Dónde estaba De Marcos en la jugada? Si solo hay un jugador del equipo contrario que va a entrar al remate… ¿Por qué está solo? ¿Por qué sale Iñaki al campo los últimos minutos y no presiona ni un solo balón? Bueno, esa respuesta ya la sé. Sale para conseguir un récord. En fin…

Como veis tengo un cabreo importante, que no es menor que el cabreo que tenía ayer Marcelino en rueda de prensa, cuya conclusión es ¡QUE NO SE PUEDE REGALAR TANTO! Se deslució un partido en el que otra vez los jóvenes dejaron momentos de calidad y volvieron a decir que aquí están ellos. Villalibre sigue demostrando. Su taconazo en el primer gol para dejar solo a Morcillo fue una maravilla. Pero no solo eso, tuvo muchos más detalles de delantero centro. Se compenetró muy bien con Jon, que también hizo muy buen partido, además de un gol. Sancet también bien y con gol. Vencedor repartió juego y entre otras cosas metió por lo menos 3 o 4 pases largos, que fueron muy peligrosos. Berenguer de nuevo dio una asistencia perfecta para el segundo gol y fue el que inició el primero. Estos citados fueron los mejores. Sin duda. Pero todo esto no fue suficiente por los errores de siempre. Horrible. Agur a Europa de la forma más tonta… Repitiendo, como recordó Marcelino, lo hecho hace 9 días también en San Mamés, esa vez contra el Valladolid, y en el minuto 85. Regalo. Ayer contra el Osasuna y en el 89. Regalo.

Conclusión: seguimos sin ganar dos partidos seguidos en toda la temporada en Liga. Buf… Vamos para record. Pena.

Y el siguiente contra el Huesca el miércoles. Lo digo ya cansada pero… ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

Unai Simón determinante para ganar al Sevilla

En esta temporada es la primera vez que destaco a Unai, cuando el año pasado lo hice en muchísimos partidos.

Unai Simón fundamental (Foto: EFE)

Los 3 puntos que ayer consiguió su equipo en el Sánchez Pizjuán son gracias a él. Me alegro horrores porque ha tenido que ser duro. Tantos errores en tantos partidos, que nos han costado bastantes puntos, hacen que el encuentro de ayer le sirva de empujón anímico. No parece un jugador que se descentre y que pierds la concentración, o que psicológicamente se vea afectado, pero seguro que su actuación le ayuda a mejorar.

El Sevilla es un equipazo, que jugó un muy buen partido y que mereció ganarnos. En el primer tiempo, salvo los últimos minutos del mismo, nos dio un buen repaso, entrando por ambas bandas, rematando, y achuchándonos sin permitirnos mantener el balón ni 20 segundos seguidos. En-Nesyri, que es un jugadorazo, hizo dos remates, uno de cabeza picado y otro con el pie, buenísimos. Pero dos manos enormes de Unai impidieron lo que hubiesen sido dos goles. Dos oportunidades clarísimas desbaratada por nuestro cancerbero, que mantuvo a los suyos así, en el partido. El Athletic tuvo un par de oportunidades, tiros de Villalibre y de Morcillo. Ambos otra vez titulares. ¡Qué bien! Y ambos aprovechando la nueva oportunidad. Los dos participan, se dejan ver, meten en problemas a los defensores y cuando hay atasco del equipo son capaces de crear oportunidades de la nada. Bien los dos.

En el segundo tiempo, Villalibre se inventó otra jugada, dándose la vuelta, librándose de Koundé y chutando, pena, desviado. Simón tuvo otra parada excelente, esta vez, frente a un tiro de Acuña. El Sevilla no dominó tanto como en la primera, pero seguía creando problemas, hasta el 70 más o menos, cuando el Athletic ya comenzó a sacar contras, o a empezarlas, por lo menos. Ya con todos los cambios hechos y con los hermanos Williams de refresco, coincidiendo 20 minutos ambos en el campo. Volvió a salir Nico antes que Iñaki. Curiosamente, a éste último, a pesar de salir en el 70 no se le veía fresco. Malogró un contrataque nuestro, por meterse en fuera de juego e impedirle a Oihan que le pasara, no presionaba a los defensas, parecía cansado,… Pero, cuando el Sevilla fue ciego al ataque con todo, Oihan sacó un contrataque perfecto, condujo el balón hasta poco antes del borde del área, donde le pasó a Iñaki (que corrió a su lado pero sin superar al defensa) para que definir de 10. Perfecto todo. Extraordinario Oihan y excelente Iñaki. Me alegro también infinito por él, porque por lo que nos han contado está semana, lo debe estar pasando mal. Este gol, rompe la sequía de dos meses y medio y le vendrá muy bien. Y así, gol en el 90 y, con ello, derrotamos a otro equipo de los que se está jugando el título. Y este Athletic, bipolar nos da una alegría enorme, a pesar de no merecerlo, pero… Ha habido otro montón de encuentros en los que sí merecíamos y nada… Así que… Bienvenido sea. Me da pena el Sevilla, porque les prefiero a ellos de campeones de Liga pero… El hecho de que el Athletic fuese capaz de ganar, faltándole el montón de titulares que le faltan y con un buen número de canteranos, es para ilusionarnos. Por cierto, Nico, aunque en fuera de juego claro, metió un gol, con una definición exquisita, una vaselina, nada menos. Bien por él.

Por otro lado, físicamente, el equipo está cogido con pinzas. Hay bastantes lesionados. A los ya sabidos, hay que añadir a Íñigo, que no jugó por tener el hombro mal, a Raúl, que en el 14 se fue aquejado de dolor en el gemelo, a Yeray, golpazo en el muslo y no sé cómo estará hoy,…

En las bandas, De Marcos sufrió muchísimo, y pocos balones pudo cortar. Por su zona llegaron un montón de centros. Aunque también por la de Balenziaga, que tuvo que intentar frenar a Navas. Repito otra vez, que ellos demostraron que están un nivel por encima, y lo demostraron durante muchos minutos con su juego. Por todo, el triunfo y, encima, con meritorios jovencísimos, vale su peso en oro.

Y el sábado, ¿serán capaces de ganar el segundo partido seguido? Buf… sería de no creer, por ser la primera vez en la temporada. Marcelino (¡bien por seguir contando con los jóvenes!), lo celebraría más que nosotros. Nos toca en San Mamés, contra el Osasuna, con menos nombre, así que cuidado,… ¡a por los rojillos! Y…

¡Aúpa Athletic!

Debut de Nico Williams

No pudo ser con victoria, sino con un triste empate a dos contra el Valladolid, a pesar de ello, seguro que está súper feliz.

Otro Williams en San Mamés (Foto: Pablo Viñas)

28 minutos más el descuento tuvo para intentar demostrar lo que puede ofrecer. Sustituyó a Álex Berenguer e intentó aprovechar su velocidad por banda para contribuir al ataque de su equipo. Quizá por nervios, o quizá por su forma de jugar pecó un poco de individualista, pero no me quejo, porque sí vimos, que no se esconde, encaró, hizo buenas conducciones de balón y tiró a puerta… Un pase al área que hizo fue defectuoso pero de nuevo, repito, que sería por nervios, ya que es una de sus cualidades. De hecho, en el Bilbao Athletic ya lleva 8 asistencias, por no hablar de los 9 goles que también ha conseguido. Creo que va a ser un jugador importante para este equipo, aunque sea en el futuro. Sus 18 años nos dan mucho margen. Habrá Williams para rato. Zorionak Nico!

Además para aumentar la alegría de la familia jugaron los dos hermanos juntos, porque Iñaki entró al campo en el minuto 72. De refresco, sirvió para que se fuese varias veces del defensor. En una de ellas fue hasta la línea de córner, pasó atrás y Raúl se encargó de marcar el segundo gol, que ya pensábamos que sería el definitivo. Ingenuos que somos. Iñaki tuvo otro par de contrataques pero no fructificaron. Tengo que decir, que estoy de acuerdo con Marcelino en este nuevo rol que le ha dado a Iñaki. Salir desde el banquillo y aprovechar su velocidad para hacer daño a los rivales. De paso, seguir con Villalibre de titular, que ayer volvió a demostrar que aporta. Casi metió un gol pero Masip no estuvo por la labor. Le hizo un paradón. Morcillo también hizo un primer tiempo impecable, a lo que añadió su primer gol en la categoría, y un buen encuentro, en general. Zorionak al de Amorebieta que además, consiguió un golazo! Y estuvo a punto de meter otro, pero de nuevo se lució el portero.

Para seguir con los nombres, Sancet repitió titularidad, lo que también aplaudí, y lo hizo, así mismo, muy bien. Tenemos equipo con los jóvenes. Y muy bien el entrenador, por insistir con ellos.

El primer tiempo de los rojiblancos fue de control de juego alternando con buenos ataques, que se tenían que haber traducido en algún gol más, pero… fue el día de Masip. Pena. A pesar del dominio, hay que decir que el Valladolid sin hacer gran cosa nos metió un gol al final del primer tiempo, anulado por fuera de juego. ¡Qué fácil nos meten goles!

En el segundo tiempo, los blanquivioletas dieron un paso adelante y se empezaron a meter en el partido de forma más continuada. Pero sin crear mucho peligro aunque con unos cuantos corners. Y si a eso le unimos que tienen un jugador muy pequeñito, ya está todo dicho, para que él, Orellana te meta un gol de cabeza, en un córner. Madre mía. Así empataron, pero al de poco, llegó el gol mencionado de Raúl, que pudo ser definitivo. Pero… parece que pudiendo fallar… es casi normal que el Athletic falle y… esta vez, u otra vez… Núñez se quedó esperando a que le llegase el balón en el centro del área, y Weissman no rechazó el regalo, fusilando a gol. De no creer. ¡Qué manera más idiota de tirar dos puntos a la basura! En un partido que se jugó bien, en el que tuvieron muchas oportunidades y que podía haber sido un marcador abultado, pero… Esos errores terroríficos nos machacan. Porque además, tengo que decir, que no han sido éstos comentados, los únicos errores que se produjeron. Hubo

, dos salidas de balón horrorosas de Simón, otra de Íñigo, convertida en contrataque de ellos, y creo que se me olvida alguna… Ah, por no contar la doble oportunidad de Íñigo, cara a puerta. Vamos, que te pilla un equipo que no está en descenso y te monta un lío mayor, porque los regalos se pagan.

Conclusión: ganar dos partidos seguidos se convierte en un imposible. Una pena, pero me quedo con lo positivo: debut de Nico Williams, primer gol de Morcillo, continuidad para los jóvenes y muy buenos minutos de juego, aunque fuesen intermitentes. Hay mimbres. Sólo hay que seguir trabajándolos

Ahora, hasta el lunes no tienen partido, y esta vez contra el Sevilla, allí. ¡Ahí es nada! Pero teniendo en cuenta que los retos fáciles no nos gustan, sino al contrario, preferimos lo difícil, habrá que volver a decir… ¡a por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!