Triste Athletic en Getafe

A pesar de lo poco que ha hecho el Getafe esta tarde en el Coliseum se ha llevado los tres puntos.

Pena la lesión de Ibai (Foto: EFE)

Pero podemos decir que el Athletic ha hecho todavía menos.

La puesta en escena de los rojiblancos ha sido buena, dominando en los primeros minutos gracias al trabajo de la banda derecha y, sobre todo, a los balones puestos al área por Ibai Gómez. Una pena su lesión porque ha tenido que ser sustituido por Susaeta y ha dado la sensación de que a partir de ese momento el equipo ya no funcionaba. Markel muy muy flojo. Visto su partido se entiende que Garitano cuente poco con él. El Getafe tampoco estaba muy creador. Sólo ha habido una jugada de peligro en todo este primer tiempo. Un balón que le queda franco a Córdoba pero que su remate sale flojo y al centro.

En el segundo tiempo el que ha dado el pasito hacia adelante ha sido en Getafe que ha empezado a dominar el partido. Mata ha tenido una clara que ha salido lamiendo el poste. Y a falta de 10 minutos Ángel, que había salido del banquillo, se ha encargado de finiquitar el encuentro ganándole la espalda a Yeray y chutando fuera del alcance de Herrerín.

Garitano ha intentado a la desesperada sacar a Aduriz, pero el equipo no es capaz de ponerle ni un solo balón en los minutos que ha estado en el campo. La única buena noticia del choque, de hecho, ha sido la reaparición de Aritz.

En definitiva, un pobre Athletic ha desperdiciado en Getafe una preciosa oportunidad de acercarse a los puestos Champions. Desde luego, para meterse ahí arriba hay que hacer más, mucho más, que lo demostrado hoy por el equipo. Así que a ponerse las pilas para que el próximo fin de semana volvamos a conseguir los tres puntos contra el Rayo, que vendrá a San Mamés con el agua al cuello y a darlo todo.

¡A por el Rayo! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Athletic, así sí, pero a domicilio también!

Otros 3 puntos más que saben a gloria, sobre todo porque han sido obtenidos contra un equipo, el Villarreal, que está en la cuarta posición, cosa a la que no nos tienen acostumbrados nuestros chicos.

Alegría de Aduriz aún no siendo su gol
Alegría de Aduriz aún no siendo su gol

 

Cuando se gana un partido siempre te queda la duda de si el equipo contrario lo ha hecho bien o no, o si el mérito ha sido tuyo por jugar mejor. En este caso creo que es lo segundo. De hecho el Villarreal comenzó el partido diciendo aquí estoy yo y dominando el juego. Me recordaron un poco al Barça porque parecía que sin despeinarse controlaban y llegaban. Esto duró entre 10 y 15 minutos. A partir de ahí fue el Athletic el que adquirió el control, y todo gracias a uno de los planes B del entrenador, que parece que es el que puede carburar, tras las enésimas combinaciones que ha hecho Valverde en el centro del campo para ver si daba con la tecla. Y digo plan B, porque contra el Valencia fue el equipo que sacó adelante el puntito conseguido en última instancia, partiendo desde el banquillo y con un cambio de posiciones en los hombres. Contra el Valencia se quitó a Beñat y a Herrera, y se colocaron Iturraspe, Rico y De Marcos. Plan B, que surtió efecto y que visto lo visto parece que el entrenador los ha convertido en plan A. Y sí. De nuevo en San Mamés le han dado resultado. Itu organizando la salida de balón desde la defensa, muchas veces incrustado en ella como un central más, yéndose Laporte al lateral y Balenciaga hacia arriba por banda. Rico, por delante de Ander barriendo en el centro todo lo que se cruzaba en su camino, que era mucho por la capacidad de trabajo que tiene, y De Marcos más arriba, dando posibilidades a los ataques, haciendo desmarques, y también trabajando sin parar. Rico tiene que pulir esa pérdida de balones tan peligrosa y repetida pero… lo demás no le puedo poner ni un pero. Y encima, vaya golazo que metió, porque sí, el pase está bien, pero lo convierte él en bueno tirándose en plancha y haciendo lo que hace, cambiar con el giro de cabeza la trayectoria del balón y llevarlo al palo contrario. ¡TOMA! Remate de delantero centro puro. ¡Qué gozada! A destacar en la foto superior la celebración de Aduriz, que parece que el gol lo ha metido él.

Conclusión a lo comentado, este centro del campo funciona. Ahora sólo hace falta, la prueba de fuego, que también lo haga fuera de casa. El escenario es complicado y encima por historia no nos viene nada bien. El Coliseum Alfonso Pérez no es precisamente sencillo y menos ahora. LLeva el Geta 4 partidos seguidos ganados y está empatado a puntos con nosotros. A ver si definitivamente ha dado Txingurri con la tecla y éste es nuestro centro del campo. Y de paso, así algunos jugadores, léase Herrera, ven las orejas al lobo e igual empiezan a jugar algo porque… ¡qué mal está! Que no se puede vivir sólo de nombre y lleva mucho tiempo haciéndolo. Menos hablar y convencernos en las ruedas de prensa (a mí ni me convenció ni le creí) y más jugar a algo. Sobre todo ahora que por fin sabemos el pastizal que pagamos por él. Ese regalo de pocos millones de la estupenda gestión del señor García Macua y su amigo Arrinda, tan alabada por algún periódico… y que se han convertido, por arte de (incentivos) magia  en 11 y medio. Ahí es nada. 

Y para que nadie se sepa titular, se duerma y se apoltrone en su alineación segura, tampoco estaría mal que sentaran algún partido a Susaeta (la cantidad de posibles ataques buenos que estropea con su último pase, o su último no pase, muchas veces por no levantar la cabeza). Eso sí, falla pero trabaja muchísimo, e igual por ello sigue de titular. Pero… a mejorar tú también Markel. Y si lo haces en Getafe mejor que mejor, y si ya os traéis algo positivo…. buf… el éxtasis.