El Athletic necesita un revulsivo

Hace 2 semanas comentaba en este mismo lugar que si no se conseguía el triunfo contra el Getafe había que tomar alguna medida.

¿Qué instrucciones da? (Foto: EFE)
Y aquí estamos otra vez, tras el enésimo empate, que esta vez nos deja de lleno en los puestos de descenso, a dos puntos de la salvación. Ya sé que queda un mundo para acabar la liga pero necesitamos reaccionar ya. Números tan horribles como los que está consiguiendo Berizzo, anteriormente los tuvieron Mendilíbar y Sarriugarte, y ambos fueron cesados. Berizzo tiene mucho mejor equipo que los antes mencionados, pero en 13 jornadas no ha conseguido dar con la tecla, y da la sensación que va dando tumbos sin tener muy claro adónde ir y cómo hacerlo. Y si no se ganan partidos todos sabemos que a donde se va es a la Segunda División. Hay que actuar ya.
Ayer los últimos 20 minutos de partido fueron un despropósito de difícil digestión. El Athletic metió el gol y a partir de ahí la nada más absoluta. Fuimos incapaces de mantener mínimamente el balón. El Getafe hasta ese momento adormilado se puso manos a la obra y nos pudo hacer un descosido. Consiguió empatar con una facilidad pasmosa y no ganó porque la suerte, tan esquiva este año, se alió un poco con el equipo, en forma de remates defectuosos de los azulones y en forma de no utilizar el VAR el equipo arbitral. Gracias, porque el penalti que hace Íñigo Martínez en el descuento es como una catedral de grande, y también, por cierto, para estrangularlo, y van… ya ni sé las veces que Íñigo mete la pata…
Capítulo aparte merece el árbitro. Alguien me puede explicar por qué al equipo contrario siempre les avisan antes de sacarles tarjeta, incluso dos veces, y a nosotros ni aviso ni nada. A nosotros la tarjeta y con gesto chulesco para que duela todavía más. ¿Por qué? Ayer volvió a pasar. El 6 y el 18 se libraron de la tarjeta a pesar de cortar contrataques, con entradas por detrás y siendo súper seguidas y Unai Núñez se la ganó directamente. Lamentable. Una vergüenza, que semana tras semana de ver lo mismo me encrespa, cabrea y… Encima el 6 sí recibió tarjeta en el minuto 31, por lo que debería haber sido la expulsión. Harta. Estoy harta.
Volviendo al resultado, el empate visto el final, lo agradecemos pero no lo podemos dar como válido, porque así no salimos del descenso. Encima dos de los que mejor estaban en el desaguisado matinal se lesionaron. Raúl García con entorsis en la rodilla y Mikel Balenziaga, con un problema muscular en los isquiotibiales. Mikel, por cierto, que jugó por la sanción a Yuri, y que como siempre cumplió de manera solvente y diría que mejor que el mismo Yuri, que defensivamente… en fin…
Y en éstas que la que tiene que actuar o decidir algo es la Junta Gestora, ya que estamos en periodo electoral, sin saber si se va a presentar alguien, o qué va a pasar. Si de momento no hay otra posibilidad yo le daba la oportunidad a Gaizka Garitano, y a ver… Peor que el argentino no creo que lo vaya a hacer.
Y el miércoles la Copa… contra el Huesca que está igual de mal que nosotros… ¡qué pocas ganas de sufrir otro partido similar! ¡Por favor, que alguien haga algo! Y, por supuesto, ¡Aúpa Athletic!

Un Athletic plano en Marsella

Lo mejor del Athletic ayer sin duda la fotografía de San Mamés engalanada de morado apoyando así a la mujer trabajadora, uniéndose al clamor que fue Bilbao durante todo el día.

El Athletic con la mujer (Foto: Athletic Club)

Del partido sería mejor no hablar. Este mismo martes yo deseaba que el Athletic con este partido me diese un zasca en toda la boca y presentase una imagen mucho mejor que la que nos ha estado ofreciendo hasta ahora, pero en un deseo se ha quedado. De nuevo un Athletic lamentable y plano facilita el camino a un Olympique de Marsella, muy buen equipo, que nos ha pasado por encima. Lo mejor de todo,sin duda, el resultado porque nos podía haber caído un carro de goles si no es por Herrerín. Para llorar. Encima nuevo récord en la competición ya que el gol que hemos recibido ha sido el más tempranero. Es decir, ridículo desde el segundo 46 de partido…
El penalti que ha pitado a nuestro favor y que ha maquillado un poco el resultado del primer tiempo, aunque en la mayor parte de los sitios he leído que no era penalti, a mí sí me lo ha parecido, pero no el que han sacado en la imagen en la tele, sino segundos antes otra mano mucho más clara que también se ha visto pero de manera más fugaz.
El segundo tiempo también ha sido otro despropósito de difícil digestión. El Olympique jugando totalmente a placer y pudiéndonos golear. Paradas de Iago, sacada bajo palos de Etxeita,… pero ha habido suerte y solo ha caído uno más.
Para reflexionar… ¿ qué les pasa a Mikel San José, a Iñaki Williams, De Marcos ayer…?, ¿tenía que haber reaparecido Balenziaga en un partido tan exigente?
Habrá que esperar tiempos mejores, y si son el jueves que viene, con un 2 a 0 mejor que mejor, porque si nos echan de la Europa League, el aguantar la Liga hasta que acabe va a ser algo muy complicado.
Y el domingo contra el Leganés. En fin… no digo nada más. Bueno sólo…
¡Aúpa Athletic!

En el Athletic, sin juego sí hay paraiso

Cambiando una palabra de una serie colombiana de televisión me sale el título para este comentario, dando así mi resumen perfecto a lo visto ayer contra el Betis en Sevilla.

¡ENORME, IAGO! (Foto: EFE)

Que el Athletic no está para florituras es algo que lo lleva demostrando a lo largo de toda la temporada, pero como dije el otro día, viniendo de dónde venimos no estamos para exquisiteces sino más bien para resultados y es lo que nuestro equipo está consiguiendo, así que…  ¡chapeau! Tenemos tres nuevos puntos, conseguidos fuera de casa, que nos permiten irnos a las vacaciones de Navidad con una tranquilidad que necesitábamos.

El Betis salió a comerse a los leones. Parecía que tenía una marcha más. Eso unido a la pérdida incomprensible (pero repetitiva) de balones de nuestros jugadores hizo que pareciese que el gol estaba a punto de caer. Menos mal que Iago Herrerín otra vez estuvo de dulce. ¡Vaya 3 paradones que se cascó! Si a ello le unimos que el Olentzero estaba por llegar, miel sobre hojuelas. ¡Gracias, Amat! Un placer que nos regales una auto expulsión, junto a un penalti. Minuto 35 y 0 a 1 gracias a Raúl García. Ver para creer.

A partir de ahí se podía pensar que el partido podía cambiar a nuestro favor pero nada más lejos de la realidad. Sí que tuvimos oportunidades, algunas muy claras, incluso clarísimas, pero, sobre todo Williams no está y el acierto cara a puerta es más bien pobre. Así el partido se convirtió en un correcalles porque nosotros seguíamos regalando balones al contrario. Iago volvió a estar providencial en alguna jugada. Y el segundo regalo de la noche vino por medio de un gol en propia puerta, eso sí, tras buena jugada y cabalgada de De Marcos, para repetir la misma jugada vista en Levante. Internada hasta la línea de fondo, pase atrás y los contrarios… balón 0a la cazuela. Bacalao, que diría Jose Iragorri y con un 0 a 2 para casa todos más contentos que unas pascuas.

Herrerín y Susaeta los mejores, y ya no parece una casualidad, ni en el caso del uno, ni en el caso del otro. Markel, en ese erial que es el centro del campo, destaca sobremanera intentando poner un poco de criterio creativo. Muy bien.

Y así, cómo conclusión, con poco juego, con capacidad de sufrir, con una pizca de suerte y con el acierto de dos o tres jugadores, nos volvemos de Sevilla con 3 puntos maravillosos. Pero con muchos deberes para el próximo año, en forma de muchas cosas por mejorar. Pero también año, al que sólo lo puedo ver con optimismo, ya que vamos a seguir recuperando jugadores. Ayer mismo ya jugó Iturraspe (aunque con nula presencia) y tuvo unos minutos Beñat. Poco a poco volverán a su nivel. Igualmente, esta semana Yeray ha jugado su primer partido. Balenziaga y Kepa tienen tiempo para ir recuperándose. No estamos lejos de puestos europeos. Todo será positivo en el futuro. Así que… ¡felices fiestas!.

Zorionak eta…

¡Aúpa Athletic!

 

Triunfo del Athletic, pero… ¿y el fútbol?

Soy la primera que salió ayer encantada de La Catedral. Encantada, claro, por el resultado única y exclusivamente, porque si pienso en todo lo demás me preocupo.

Alegría por el milagro consumado (Foto: EFE)

Ganamos 3 a 2 contra el Hertha de Berlin y no solo seguimos vivos en la Europa League sino que encima podemos, incluso, quedar primeros de grupo. Alucinante. Increíble, sobre todo visto un primer tiempo lamentable en el que los alemanes nos volvieron a dar un baño total y absoluto, en el que el único tiro a puerta de nuestro equipo fue el de Aduriz gracias al penalti. No se puede jugar menos, no se puede hacer peor,… Porque… ¿a que no queréis que os comente nada sobre el segundo gol del Hertha… 30 segundos después del milagroso empate de los nuestros?

El segundo tiempo mejoro un poco pero eso, sólo un poco,  como muy bien reconoció Aritz al acabar el partido en una entrevista. Menos mal que lo ve igual que nosotros porque sino es cuando nos cabreamos más. En la txiki mejoría tuvieron que ver los cambios que introdujo Ziganda sacando al campo a Iturraspe, el cual debió jugar de inicio, y a Susaeta. Ambos, le metieron un poco de vida al equipo, ya que con San José estaba muerto. También ayudó el Hertha, que se echó hacia atrás, quizá pensando en pillar otra vez al equipo en algún contraataque. Este segundo tiempo, tampoco es que fuese como para echar cohetes pero ante el desierto inicial… De todas formas, el triunfo no nos debe cegar porque no siempre es posible ganar a base de arreones, a base de hígados, a base de empuje… Todo esto se agradece, por supuesto, pero se necesita mucho más.

Por sacar cosas positivas quiero volver a destacar a Rico; a Balenziaga, que es incansable; a Aritz y a su efectividad goleadora (en este caso con los dos penaltis); a Lekue que jugó mucho partido con un golpe enorme en el pie y a ver cómo está hoy; a Córdoba, que no deja de intentarlo; a Raúl, por lo listísimo que es y su manera de iniciar el contraataque del tercer gol con un saque de falta rapidísimo; a Balenziaga por contraatacar y hacerlo tan perfecto; y, sobre todo, a un extraordinario Iago Herrerín, que nos volvió a mantener vivos en el partido, haciendo tres paradones ya para el minuto 13, y una parada en el último minuto del descuento ( cómo es posible que se les deje rematar a los alemanes en ese último minuto, ¡qué horror, cómo estamos!).

Conclusión: contenta, pero con reservas porque los milagros no tienen lugar muchas veces en un mismo año, y ya es probable que hayamos cubierto el cupo. Hay que mejorar, hay que jugar algo al fútbol, hay que recuperar a muchos jugadores que están en el campo, pero no están… Se puede Athletic, se puede.

Y el domingo, sin tiempo para descansar, nos toca jugar otra final, contra el Deportivo de la Coruña, que tal y como estamos ahora, es un equipo de nuestra Liga. Hay que ganar sí o sí. Y como se puede y porque se puede… ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Permitidme que introduzca un comentario muy personal, que con mucha diferencia ha sido lo mejor del partido: Mi ama de 88 años me ha acompañado a San Mamés, y en el primer tiempo, que estábamos jugando horriblemente mal, ella estaba encantada de la vida, simplemente por el hecho de estar allí, estaba súper emocionada, y me lo decía. Eso es el Athletic, este sentimiento, da igual que se haga mal o bien, somos de unos colores y los queremos. Y no os voy a decir lo contenta que se ha ido a la cama con los tres puntos en el bolsillo,… porque ya lo sabéis.

¡Gracias Athletic por hacernos sentir esto!

Mikel Rico revulsivo para empatar contra el Villarreal

El centrocampista de Arrigorriaga llevaba hasta ayer una temporada en blanco en Liga. Cero minutos.

Muy buenos minutos de Rico (Foto: Athletic Club)

Y saliendo desde el banquillo se convirtió en el revulsivo que el equipo necesitaba.  Hizo suyo el centro del campo, consiguió recuperar muchos balones y encima se echó el equipo a la espalda. Todos los balones que cortaba los enviaba hacia arriba, cosa a la que, en esta temporada, no nos tienen en absoluto acostumbrados nuestros medios centros, que abusan del pasa atrás hasta el aburrimiento. Mikel con una actitud encomiable, qué es la que se tiene que pedir a un jugador que sale de refresco, metió una intensidad al juego y una marcha más que es lo que el equipo necesitaba. El Villarreal hasta ese momento estaba jugando casi sin despeinarse. Tras unos inicios de partido que fueron claramente rojiblancos, a partir del penalti clarísimo de Iturraspe, el equipo desapareció del campo y cayó en las garras del juego de toque y de control de los amarillos. Llegábamos tarde a todo, como Williams que dejó rematar plácidamente a Trigueros desde el borde del área para que convertiese la jugada en gol. El Villarreal continuó  dominando el juego con una suficiencia pasmosa. Nosotros incapaces de crear nada seguíamos las sombras del submarino amarillo. Por cierto, Kepa de nuevo excepcional, parando el penalti y otro balón que iba a la escuadra.

¡Qué porterazo! (Foto: Athletic Club)

Urrutia, por favor…. ¿es que no lo ves?

El cambio de imagen vino en el segundo tiempo con Mikel Rico. Se empezó a mirar hacia arriba con más intensidad y con más rapidez, pillando a los contrarios en más problemas. Así, el incombustible Balenziaga volvió a subir la banda y puso un balón franco para Aduriz, que de nuevo lo convirtió en oro. Gol del zorro recien renovado. Enhorabuena, Aritz, por las dos cosas, y enhorabuena al Athletic porque vamos a seguir contando con nuestro eterno goleador un año más. No hay palabras para definirlo.

De ahí hasta el final fue casi un monólogo zurigorri, salvo por dos errores enormes de Laporte y Williams que no costaron caro de milagro. ¿En qué estaban pensando? Por cierto, Williams no creo que estaba para jugar todo el partido, pero Cuco no lo vio así. ¿Qué le pasa a Iñaki?

También se notó la salida de Aketxe. Pena su  precioso remate final cerca del palo. No hubo tiempo para más. Se recuperó un punto y habrá que quedarse con el arreón final, con que el equipo no cede ante la adversidad y que siguen trabajando hasta el último minuto.

El jueves contra el Hertha de Berlin necesitamos más que lo visto hoy. Necesitamos que esos 15 últimos minutos finales, se den durante más tiempo.

¡A por el Hertha y aúpa Athletic!