Pleno de triunfos rojiblancos

Teniendo en cuenta que hoy es 8 de marzo y es el día internacional de la mujer quiero empezar mi comentario alegrándome infinito por el triunfo de ayer del Athletic femenino en Vallecas.

Triunfo vital (Imagen: Primera Iberdrola)

Segunda victoria del equipo desde que Iraia Iturregi las entrena. Hasta ahora se le había acumulado la mala suerte en forma de goles en contra en los descuentos, tres nada menos, que le habían hecho perder 5 puntos. Ayer no y gracias, porque la situación podía convertirse en preocupante al estar a solo dos puntos del descenso. Consiguieron los 3 puntos gracias a 3 goles como 3 soles de Lucía García, que seguro le vendrán fenomenal ya que en los 9 partidos anteriores, sólo había metido un gol. Así que, Zorionak! ¡De aquí en adelante más y mejor, Lucía y más y mejor el equipo! El dos a tres, contra el siempre difícil Rayo Vallecano, les permite dejar el descenso a 5 puntos. Podéis ver el resumen clicando aquí. El siguiente partido, será contra el Sporting de Huelva, que tiene un punto menos que las leonas. Sería fundamental seguir por la senda de la victoria. Aúpa neskak!

El Bilbao Athletic también ganó, el sábado al Laredo por la mínima, 2 a 1, con goles de penalti de Nico Williams y de Juan Artola de cabeza, para seguir en segunda posición tras el Amorebieta, a un punto de ellos, pero con dos partidos menos. Bien por los cachorros. Si queréis ver el resumen aquí lo tenéis.

Y para culminar el pleno rojiblanco del fin de semana, ayer el Athletic se deshizo del Granada por 2 a 1, con una alineación revolucionaria, con 9 cambios.

Asier delantero centro (Foto: Juan Lazkano)

Chapeau por Marcelino por repartir los minutos así entre sus jugadores. Los suplentes se tuvieron que quedar encantados, así como el entrenador por el rendimiento que le dieron la mayoría de ellos. Me sorprende que Asier Villalibre con la calidad que tiene tenga tan pocos minutos. De hecho, ayer solo necesito tres, para demostrar su acierto cara a puerta, en un movimiento de delantero centro puro. Recibió el pase de Sancet de espaldas y se dio la vuelta, dejando al defensa a 2 metros, encaró escorado y gol, cruzándo el balón al palo largo. Perfecto. Oihan, también, muy bien. Se dejó ver mucho, al igual que Lekue y Morcillo, que hicieron muy buen primer tiempo. Balenziaga, ayer capitán y defensa central zurdo, no desentonó, para el marrón que le tocaba, e Ibai fue quizá el que menos participó. También hay que tener en cuenta que llevaba un año sin ser titular y jugando nada. Así que, normal. Además, como positivo decir que le dio un buen pase a Asier que posibilitó una de sus internadas por banda derecha.

Así, todos los meritorios en el primer tiempo tuvieron varias contras que cogieron un poco despistado a los granadinos. Pena que no pudieron culminar ninguna. Poco a poco, los nazaríes fueron teniendo el dominio del juego pero sin crear mayores peligros.

En el segundo tiempo, comenzaron los cambios, como estaría planeado por Marcelino y uno de ellos, Raúl García, nada más salir puso un balón extraordinario a Asier, que no pudo culminarlo. Seguido le hicieron un penalti claro a Vencedor que sorpresivamente Raúl no lo transformó. Más por acierto del portero Rui Silva, que le hizo un paradón. El Granada se sobrepuso y obtuvo, encima, el premio del gol. Fallo de Capa, que se quedó sentado en el área, permitiendo al delantero centrar sin oposición. Tampoco sé si Simón estuvo muy fino, ¿podía haber interceptado el pase? (ni siquiera sacó los brazos). De ese modo, el balón llegó mansamente a la cabeza de Jorge Molina.

Parecía que el partido acababa así pero Berenguer, empeñado en dejarnos mal a los que le hemos criticado en la primera parte de la temporada, prácticamente nada más salir al campo, agarró un zurdazo (misil tierra aire), que se metió pegado al poste, imposible para el portero. La relación que tiene este chico con el gol está siendo sorprendente. 7 goles lleva ya en Liga. Más el del otro día en Copa, que nos ha metido en la final, 8 goles. ¡Ahí es nada! De hecho, ha batido su propio récord goleador. Ninguna temporada anterior había conseguido tantos. Que no pare, que estamos encantados.

Así, dos a uno, tres puntos más, conseguidos con los meritorios y preparados para jugar este mismo miércoles contra el Atlético de Madrid, teniendo a los titulares un poco más descansados. ¿Que más se puede pedir? Pues,… Jejeje… que no nos metan gol con tan poco y que el equipo gane dos partidos seguidos en Liga, ganando a los colchoneros. ¡A por el Atlético! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un buen Levante empata en San Mamés

Buen resultado para ellos, este empate a uno, y malo para nosotros.

Muy buen gol de Íñigo (Foto: O.M. Bernal)

Pero, visto el primer tiempo que jugamos me doy con un canto en los dientes ya que un Levante muy superior, consiguió dominarnos completamente. No tuvo muchas llegadas, es más, casi casi sólo una, pero fue suficiente para cometer nosotros el error de rigor, y dejar a un centrocampista, Melero, que entró, absolutamente solo, hasta el centro del área, que remató un balón, falló y siguió teniendo tiempo para volver a disparar a puerta, insisto, totalmente solo. Gol sencillo, que dejó retratado a Unai Vencedor que a dos metros miraba la jugada. Falló que pagó caro, porque se descentró un poco y, a partir de ahí, perdió varios balones seguidos. El siguiente partido lo hará mejor, como lo ha estado haciendo hasta ahora. Por cierto, encantada con su renovación, eso sí, si está dentro de unos parámetros económicos, en relación a los tiempos que corren. Marcelino le descargó de culpa, como a los otros dos cambios del descanso, diciendo que podían haber sido elegidos otros para ser sustituidos, ya que bastantes jugadores estuvieron por debajo de su nivel. Totalmente de acuerdo con él. En el primer tiempo, muchos estuvieron por debajo de lo que se les debe exigir. Eso sí, también añado que el Levante estuvo fenomenal.

La mano Marcelino, e incluso supongo que su bronca en el descanso, tuvo su efecto. Como ya he dicho, Dani García, Vencedor y Capa se quedaron en la caseta y salieron Unai López, Vesga y Berenguer. El cambio fue como de la noche al día. El Athletic pasó a tener el dominio absoluto del partido, y para los 10 primeros minutos ya había tenido tres ocasiones claras (Raúl, Berenguer e Iñaki) que obligaron a lucirse al portero. El equipo subió la presión y lo hizo de una forma más coordinada y efectiva, se robaba más arriba y los pases eran más acertados. Hasta que por insistencia, en un saque de córner (la séptima asistencia de Muniain), llegó el precioso e impresionante cabezazo de Íñigo Martínez, rematando y metiendo el gol del empate. Muy bien. Se siguió intentando, pero el Levante que podía haber acusado el golpe, no lo hizo, y aunque estaba jugando mejor el Athletic, tampoco hubo grandes oportunidades. A falta de 11 minutos entró Villalibre por un Williams otra vez flojo. Quizá necesita un poco de descanso. O un mucho, no sé… Yo le daba más minutos a Asier pero…

No se consiguió más. Los deberes quedan para el Ciutat de Valencia y no va a ser tarea fácil, y como muy bien ha dicho Marcelino, en la rueda de prensa posterior, si jugamos como el primer tiempo, no vamos a ir a la final de Copa. El Athletic que tenemos que ver en Valencia tiene que ser el del segundo tiempo. Y sin regalos, que ya sabemos que se pagan muy caros. Ellos supongo que estarán encantados con el empate. Aunque, tampoco les garantiza nada. Goles habrá, y si se juega como el segundo tiempo serán nuestros goles… Pero todo eso… dentro de 3 semanas. Ahora La Liga a tope, pero mirando de reojo ese partido. Hay que dar descanso a algunos jugadores. Por ejemplo, Capa y Yuri, están sorpresivamente flojos y ayer se notó, en negativo, la escasa aportación de ambos. Los necesitamos. Hay tiempo.

Ahora a pensar en el lunes y en el Cádiz, que es nuestro próximo rival, allí. Ya sabemos que en la ida nos pintó la cara y bien pintada. A intentar devolvérsela, así que… ¡A por el Cádiz! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Octava final del Athletic en 11 años!

Nada… Como sin importancia… Sin mérito ni ruido. Como si fuese lo normal. Otra final para el Athletic.

Raúl nos mete en la final (Foto: EFE)

Sufrimos muchísimo porque contra el Real Madrid es lo que suele pasar. Pero el triunfo ha caído de nuestro lado y la Federación se queda sin su final preparada, sin su clásico y sin el partido para el que organizaron un sorteo preparado, para llevar a los eternos rivales hasta La Cartuja. Pena que no sea contra la Real, para acabar de amargarles su final.

Ya he dicho que sufrimos los últimos minutos, pero el primer tiempo fue un auténtico recital de los rojiblancos, que no dejaron respirar a los blancos, a los que mataron al contrataque. La presión alta impidiendo la salida del balón madridista, consiguió que Lucas Vázquez errase al sacar el balón, el cual interceptó Dani García, que se inventó un pase, que atravesó todas las líneas y dejó en franquía a un Raúl, matador, que no perdonó. Poco después, Ander Capa, metió un pase también extraordinario, en este caso a Íñigo Martínez, que de nuevo iba a encarar a Courtois. Menos mal, que otra vez Lucas, nos facilitó todo, e hizo un penalti muy claro al defensor. A Raúl no le tembló el pulso y engañó completamente al portero belga. Se resarce así de haber dejado a sus compañeros contra este mismo equipo, en los primeros minutos de partido de esta Liga, con un jugador menos. Me alegro por él, como me alegro por Dani García, al cual le hemos dado mucha candela este año.

En el segundo tiempo el Madrid tocó, como es normal, a arrebato. Y sufrimos sí. Pero ahí, también se notó la mano del entrenador, de Marcelino, que estuvo muy hábil a la hora de hacer los cambios. Oxigenando al equipo, quitando a los que más cansados estaban. Capa, Balenziaga, (por cierto, muy bien los dos laterales y me alegro también por Balen que suele recibir bastante), luego Muniain,… El ritmo que impuso el equipo era muy difícil de mantener y, de hecho, no se consiguió, pero… los cambios ayudaron a poder seguir luchando. Y sí que el Madrid tuvo ocasiones e incluso palos, pero tampoco podemos olvidar que el Athletic tuvo, así mismo, varias claras. Muniain, Villalibre, Williams,… La jugada del remate de cabeza de Iker, que casi entra, es impresionante. Una maravilla, con quizá, 15 pases de nuestros jugadores al primer toque, que acaba con el balón en banda, centro al área y Muni que casi la cuela. Una maravilla. Pena que no culminó porque hubiese sido para verla repetida en bucle mil veces. Una pasada.

Por cierto, del árbitro y del VAR, porque estoy aburrida del tema, solo voy a decir que si el VAR solo iba a entrar en posibles penaltis si los veían claro… ¿Que buscaban en el minuto 95? ¿Setas? Cualquier cosa les hubiese servido… Es lamentable. De hecho, la retransmisión se centra en un salto entre Vesga y Ramos… Y resulta que lo que miraban era una posible mano de Núñez. Cualquier cosa… Les hubiese dado igual. Sin más.

Y así el Athletic, olvidándome de lo que no merece la pena, vuelve a estar en otra final. Octava final en once años. ¿Qué queréis que os diga…? Pues que me parece una barbaridad. Muchísimo mérito tiene este equipo. Y, por supuesto, enhorabuena a los jugadores, enhorabuena a Marcelino, y no me olvido, como no se ha olvidado el mismo entrenador actual, enhorabuena a Gaizka Garitano, porque esto también es de él. Detallazo por parte de Marcelino de reconocerlo y también de Íñigo Martínez, a los que les oí mencionarlo. ¡Zorionak a todos!

Y ahora el domingo, a culminarlo. Ya sería la bomba. Otra vez contra nuestra bestia parda. Es difícil, sí, pero ya les quitamos una Supercopa. Así que… ¡A por el Barcelona! Y…

¡Aúpa Athletic!

De Marcos de diez, salva de otro match ball a Garitano

El Athletic no se aburre de hacer la goma durante esta Liga. Los hinchas lo sufrimos y hoy pese a ser superiores al Elche, sufrimos lo indecible hasta que pitaron el final de partido.

De Marcos el mejor (Foto: Juan Lazkano)

Óscar De Marcos volvió a ser titular e hizo una demostración de pundonor, lucha y calidad. Calidad en todo el primer tiempo cuando volvió locos a todos los jugadores de esa banda, percutiendo en ella una y otra vez y poniendo en aprietos a la defensa, hasta que se consiguió el gol. Pase suyo al centro del área pequeña que Iker en salto acrobático consigue introducir en la portería. Una auténtica gozada ver una y otra vez a Óscar entrar por esa banda. El partido anterior que jugó lo hizo de extremo derecho y también fue de los mejores, pero sin conseguir la continuidad en el equipo titular. Hoy, no sé si ha sido una disculpa, pero Garitano en rueda de prensa ha dicho que le están dosificando, para cuidar su tobillo. Si es así es entendible, pero si no no. Porque Capa no está en su mejor momento, y en dos partidos ha demostrado el de Laguardia que no es entendible su suplencia. Además al final del partido, ha sido capaz de sacar un balón de la línea de gol cuando ya se colaba, tras una salida en falso de Unai Simón (que está claro que no es su año). Otra vez, De Marcos inmenso. De diez. Menos mal, porque si llega a entrar ese balón nos hubiésemos vuelto a quedar con cara de tontos, porque el Elche no merecía el empate, pero si desperdicias tantas oportunidades de gol, como hoy y no las consigues meter, te puede pasar.

Hoy, por fin, Iker ha hecho un partido muy bueno. Esto es lo que se le pide. Pases interiores dejando en ventaja a sus compañeros. Muy bien Iker, y no lo digo por el gol del triunfo, sino por su aportación en la creación de jugadas de peligro, aunque en algún caso sí que ha fallado algún pase que con su calidad no debería ocurrir, pero… Si jugase así siempre no le criticaríamos tanto.

Y a Williams le sigo pidiendo mucho más. Hoy sus internadas han sido importantes pero no ha culminado ninguna de ellas. Sus decisiones siguen sin ser las mejores, cuando está mejor colocado para tirar a puerta, pase atrás defectuoso o interceptado, y cuando parece que no tiene ángulo para tirar, decide intentarlo. También le falta un poco de suerte, por el palo que da hoy, digo. Hubiese sido un golazo pero eso es lo que le está pasando toda esta Liga, que se queda en el casi, y el casi no suma puntos. Pero, éste es el camino, el estar ahí participando. Le pedimos eso y mucho más.

Vuelvo a comentar sobre Gaizka mi incomprensión más absoluta a que Morcillo no haya jugado. Inexplicable. Álex ha vuelto a defraudar. Y otra… más rara todavía, del entrenador… parecía que se había lesionado Íñigo Martínez, y pone a calentar a ¡¡!Dani García!!! ¿Se puede saber para qué ha llevado en la convocatoria a Aitor Paredes, el central de Bilbao Athletic? ¿De paseo? Inexplicable también. Por cierto, Aitor está jugando ahora con el filial contra el Baracaldo. En directo en el canal de Youtube.

Y ahora, el miércoles casi sin tiempo ni para descansar nos toca contra el Barcelona. Y el sábado, el Atlético de Madrid. ¡Vaya vértigo! Pero… ¿será ahora cuando consigamos dos victorias consecutivas? ¿Por qué no? ¡A por el Barça! Y…

¡AÚPA ATHLETIC!

P. D.: Han cesado a Garitano. Mi comentario cambia de arriba abajo. Debería incluso cambiar el título. Un gran De Marcos, no consigue salvar a Garitano.

El Athletic muere en la orilla contra el Real Madrid

Muy buen partido del Athletic contra el equipo blanco pero al final, como casi siempre, pierde y, por supuesto, condicionado por el árbitro.

Penalti claro (Foto: AFP/EFE)

Esta vez Gil Manzano, pero da igual, porque se llamen como se llamen siempre la lían a favor del Real Madrid. Ayer en forma de penalti claro sobre Williams, por empujón evidente de Carvajal, que no tenía ninguna opción de llegar al balón y desplaza a nuestro delantero con el cuerpo, pero también con el brazo. Por supuesto, la jugada no le planteó ninguna duda al colegiado, de hecho, nosotros tampoco teníamos ninguna duda, pero en nuestro caso, de que no lo iba a pitar. Como tampoco teníamos ninguna duda de que el VAR no lo iba a revisar. Y añado, que como tampoco teníamos ninguna duda de que la realización de la televisión no iba a repetir la jugada más que una vez y rápido. Esta película ya la hemos visto muchas veces y no nos pilla de sorpresa, pero… me sigue cabreando profundamente que ocurra una vez sí y otra también y que no pase nada. Seguido, uno de los «jóvenes» de nuestro equipo, Raúl García (perdonadme la ironía), cometió una falta clara y de tarjeta, que por supuesto recibió. Con el agravante de que ya tenía otra. Minuto 13 y con 10 ante el Madrid. Para estrangular a Raúl por cometer semejante atropello. Parece nuevo. Jamás se puede hacer eso teniendo tarjeta… y contra el Madrid, muchísimo menos. Horrible. ¿Peaje de juventud, Gaizka? (Perdonadme otra vez) Por cierto, la primera tarjeta no me pareció porque no le tocó al jugador, eso sí, venía precedida de otra jugada que sí fue falta y fuerte. Vamos, que nuestro jugador mal.

Pero esto es condicionar el partido, porque con el penalti, que no pitó, cambiaba todo. En fin.

Voy a destacar lo positivo. Gaizka volvió a dar una oportunidad a Unai Vencedor, esta vez como pareja de Dani García. Y el Athletic en los primeros 13 minutos estuvo más en campo rival atacando, que en el suyo propio. Muy bien, hasta las jugadas desafortunadas.

A partir de ahí, los rojiblancos hicieron lo que pudieron. Aguantaron bien el empuje de los contrarios, durante todo el primer tiempo. Pena, que Kroos enganchó un tiro impresionante desde el borde del área ante el que nada pudo hacer Unai Simón. ¡Qué ya es mala suerte! porque fue en el minuto 46, en el descuento.

El segundo tiempo a pesar de la inferioridad, el Athletic salió a atacar. Por cierto, enorme partido de la sorpresa en la alineación, De Marcos. Fue de los mejores, o el mejor, y fruto de una contra llevada a cabo entre Capa y él, el primero consiguió el gol del empate. Óscar no dejó de correr de arriba a abajo, hasta que Gaizka lo sustituyó. Me alegré infinito por él porque qué gusto dio verle como capitán del equipo. Y que sean muchas más.

Tras el empate vino otro asedio del Madrid hasta que obtuvieron el gol, pero los nuestros no se achantaron, y el Madrid empezó a sufrir un poco. Tanto es así, que en el descuento Vesga que salió del banquillo tuvo el empate, en una extraordinaria jugada de Yeray que sacó el balón desde la defensa, para hacer un pase a Mikel, dejándolo solo frente a Courtois. Paradón de éste y contra que culmina Benzemá, que, madre mía, ¡qué jugadorazo es!

Así acabó, con un 3 a 1 súper injusto y otra vez en el descuento, cuando podía haber sido un 2 a 2 si llega a empatar Vesga. Una pena. Una pena enorme pero… es lo que tiene jugar contra éstos.

Otro comentario que ya sabréis es lo de las tarjetas. ¡Qué cara! Tras la expulsión, Vinicius se tiró por la cara en el área, y hasta los comentaristas, !oh! dijeron que era tarjeta clara. Nada. Carvajal con el penalti ¿debería haber tenido tarjeta? Aquí dudo. Pero luego le dio patada en el tobillo a Yeray, ¡ah, claro!, las patadas blancas, todos sabemos que no cuentan, por ello, tampoco tarjeta. Kroos en un salto golpeó a Iñaki con el brazo, codo, tampoco cuenta. ¡Ah! Y la tarjeta a Lucas Vázquez podía haber sido hasta naranja. Sin más. Que me da la misma rabia de siempre.

Pero me vuelvo a quedar con el buen partido del equipo. Eso sí, perdimos y la situación es súper preocupante. Al Huesca hay que ganarle sí o sí, y sino también sí. Es imprescindible. ¡A por el Huesca! Y…

¡Aúpa Athletic!