Marrón copero solventado por el Athletic

Ibai marca en el primer minuto (Foto: Athletic Club)

Estas eliminatorias de Copa a partido único son muy complicadas y si no que se lo pregunten al Alavés, eliminado por el Jaén, o al Malaga derrotado por el Escobedo, o al Extremadura eliminado por el Portugalete. Portu al que desde estas lineas aplaudo encantada, sabiendo que desde «más allá» hay un aficionado portugalujo que se ha alegrado más que nadie (Txema Garaizabal, fallecido recientemente y muy querido en el Club).

Lo dicho, son eliminatorias difíciles lo que se demuestra con los datos aportados por Adurizpedia en Twitter, donde nos recuerda que de las 12 eliminatorias que ha jugado el Athletic contra equipos de categoría inferior es la primera vez que golea. Además se fue eliminado dos veces y otras dos paso pero con los agobios de la prórroga. Vamos… que no son ningún chollo.

Asi que ayer nuestros chicos empezaron de la mejor forma posible que fue meter un gol en el primer minuto por medio de Ibai. Además se dieron oportunidades a jugadores a los que vemos poco o nada. Larra que acabaría contento con sus dos asistencias. Lekue que destacó en el segundo tiempo poniendo muy buenos balones y que seguramente será el que juegue en el Bernabeu, ya que Capa está sancionado. Villalibre al que, a pesar de no tener mucha fortuna ayer, le sigo viendo algo. Kodro que estará encantado con su efectividad. Salir desde el banquillo, ser objeto de penalti y transformarlo. Efectividad total para los pocos minutos que ha disputado. Balenziaga que se hartó de subir la banda. Beñat, el más participativo en el centro del campo. Vesga que seguramente fue el que más desaprovechó la oportunidad. Pasó desapercibido participando poco en el juego, igual porque los galones nos quiso asumir Beñat. Los asumió y bien. Dejándose ver, incluso en remates a puerta, que llego a hacer 3 (un palo y el gol incluidos). De Núñez y de Iago Herrerín poco puedo decir porque el Intercity no achuchó prácticamente nada. Oihan Sancet pocos minutos pero se dejó ver con alguna internada peligrosa.

Al final 0 a 3, eliminatoria solventada sin sobresaltos y diversas pruebas realizadas, viendo qué pueden ofrecer otros jugadores y, a la vez, dando descanso a jugadores que seguramente lo necesitaban. Todo perfecto.

Y ahora a preparar el partido del domingo contra el Real Madrid, contra el que habrá que hacer fenomenal las cosas si queremos sacar algo positivo. Se puede. Así que… ¡a por el Real Madrid! Y…

¡Aúpa Athletic!

¿Y en la Copa qué… tras el fiasco contra el Eibar?

No he sido capaz de escribir hasta ahora, porque tampoco tenía muy claro qué poner.

Jon Rahm en La Catedral (Foto: EFE)

Lo único salvable del sábado en San Mamés fue el homenaje que se hizo en el inicio a nuestro golfista Jon Rahm. Luego, en el partido, casi casi, la nada más absoluta. No recuerdo haberme aburrido tanto en un partido de fútbol nunca jamás. La pregunta es ¿cómo es posible jugar tan mal al fútbol contra un equipo que estaba bajo mínimos? La respuesta quizá la dio Gaizka Garitano en rueda de prensa tras el partido al decir que había sacado a San José debido a que el juego el Eibar era fundamentalmente por alto y pretendía fortalecer al equipo. Es decir, viene un equipo que últimamente no sacaba ningún punto, a San Mamés ¿y tú te adaptas a su juego? Pues así nos fue. El Eibar encantado con el cambio y nosotros sin crear una sola jugada con criterio. Mal muy mal. Si el contrario no quiere jugar el balón, no hagas lo mismo. No sé. Deja a Unai López donde lleva toda la Liga y sigue dando minutos a Sancet, porque se supone que estás tú en tu campo y quieres y debes mandar en el partido y crear ocasiones de gol. Pero bueno no quiero centrar solo la crítica en el entrenador, ya que los jugadores son los que están en el campo y los que deben hacer también algo parecido al fútbol, pases con criterio, sin ser maravillosos pero que lleguen a tu compañero que está a dos metros. Hubo una jugada (digo jugada por llamarla algo), que seguro os acordáis. Dos jugadores nuestros pegados ambos a la banda de la Tribuna Este, separados entre ellos unos 8 u 10 metros, y un tercer jugador, que tenía el balón, unos 3 metros más hacia el centro del campo. Les hace un pase… no se sabe a cuál de ellos, pero el balón va justo a la mitad del espacio entre ambos, (imposible para los dos), es decir, directamente a fuera de banda. MADRE MÍA. Esa jugada es el resumen del partido. Un desaguisado. Conseguimos un punto por el empate, pero porque el Eibar tampoco hizo nada.

Por buscar algo positivo, Ibai, pone el balón parado infinitamente mejor que cualquier otro compañero y el equipo mejoró algo en el segundo tiempo con él. Y Villalibre, pocos minutos pero se notó también. Tuvo una disposición distinta. Más participativo y con muchas ganas. Pide más minutos y un poco de continuidad. Que apueste por uno u por otro, Kodro o Villalibre, pero que les dé verdaderas oportunidades.

Y luego a las 21:00 al lío contra el Intercity en Copa. Miedo me da. Miedo nos da. O mejor… ¿quién dijo miedo? A ver qué cara nos enseñan hoy. Sea cual sea ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!