Eskerrik asko, Iago!

Iago Herrerín deja el Athletic a final de temporada ya que no se le renueva el contrato.

Despedida (Foto: Borja Guerrero y Juan Lazkano)

Ayer se le despidió, sin vestirse de corto porque ha sido el tercer portero del equipo. El «Txopo» e Iraizoz le entregaron un cuadro con su camiseta, con el número 13, su número. Ha estado 8 temporadas con nosotros jugando 119 partidos, más de la mitad de ellos en Europa y en Copa. Es un portero que siempre me ha gustado y que siempre ha estado ahí para ayudar al equipo. Sin ser titular más que un año, la sensación que me queda es que cuando jugaba siempre daba lo máximo y se dejaba notar. No le daba miedo salir, y aunque veces nos daba más de un susto por ello, también nos salvó de muchas. Un guardameta de reflejos. Soy de poca memoria, pero un año si pasamos rondas en Europa fue, sobre todo, gracias a él, porque jugamos unos partidos bastante malos y él con sus paradas, nos sostuvo en varias eliminatorias. En Copa, también, ha tenido actuaciones muy buenas, ayudando al equipo a llegar a varias finales. Una de ellas la pudo jugar, la del 2015. Pérdida, ya sabemos. Iago, eso sí, se va con dos títulos, las dos Supercopas. Se va un muy buen portero, al que creo que la pandemia le ha hecho mucho daño. Una pena. Pero, dicho esto, agradecerle sus años en el equipo, porque ha sido uno de los nuestros y lo seguirá siendo. Zorionak, Iago, y mucha suerte vayas a dónde vayas!

Y sobre el partido y Mateu, no hablo, sobre todo del segundo, porque estoy segura que le encanta ser protagonista, y si no es así, lo disimula de miedo. En fin…

El próximo domingo jugamos contra el Elche que se juega seguir en Primera División. Así que soy incapaz de decir eso que digo siempre. Por ello me limito a decir…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: El Bilbao Athletic ganó ayer 2 a 1 al Celta B y está a un partido de subir a Segunda División. ¡Enormes cachorros! Os dejo en este link de tweeter la celebración al terminar el partido con los athleticzales.

Y lo mismo digo del Amorebieta. ¡Impresionante! Y el tweet con su celebración está aquí. ¡Mucha suerte a los dos en el sorteo de hoy!

Por último, el Eibar ha descendido está jornada y la verdad es que lo siento mucho por el equipo, por la afición y sobre todo por Mendilibar. ¡Suerte para el año que viene!

El Athletic no puede con el Barcelona

Imposible. Llevamos 20 años sin ganar en el Camp Nou y ayer no fue distinto. Estuvimos cerca del empate pero no lo logramos.

El mejor (Foto: AFP)

Un Barça muy superior en el primer tiempo, que jugó frente a un Athletic, desconocido hasta ahora con Marcelino, nos pudo hacer un roto, pero la vuelta del mejor Unai Simón lo impidió, ya que desbarató varias de las ocasiones culés. Ya tenía ganas de volver a ver a este Unai, que esta Liga parecía que lo habíamos perdido. La semana pasada contra el Getafe ya estuvo providencial deteniéndole el penalti a Mata, y ayer estuvo igual unas cuantas veces. Seguramente ésta es con diferencia la mejor noticia de ayer. Muy bien.

Repito que el Barcelona fue muy superior en la primera parte pero, curiosamente, si no es gracias al amigo Mateu Lahoz, no hubiesen conseguido su único gol. Ya sabíamos todos antes del partido que esto podía ocurrir. No era una premonición, era una certeza. Sus estadísticas con los rojiblancos son casi imposibles, por los horrorosos números que tiene. De 36 partidos, 23 derrotas, 7 empates y 6 victorias. Con la de ayer 24 derrotas. Y para seguir en su línea de «derribo» al equipo se inventó una falta al borde del área, medida perfecta para Messi, cuando el balón ya estaba en otra punta del campo, porque vio un contacto entre Vencedor y Leo. Vamos… la falta la traía preparada ya desde casa. Lugar perfecto para el mejor jugador del mundo, que volvió a hacer una maravilla, colocando el balón donde no llega nadie. Gracias Mateu, no esperaba menos de ti. Teniendo en cuenta que éste fue el único gol del Barcelona en el primer tiempo, podíamos haber llegado al descanso con empate. Es indecente lo de este trencilla con el equipo. Tiene peores números que Undiano Mallenco, con eso lo digo todo. Y encima se oye por ahí, que probablemente arbitre la final de Copa. ¡Qué horror!

Así llegamos al descanso, y en el segundo tiempo si «compareció» el Athletic de Marcelino, el descarado que solo piensa en ir hacia arriba. Y conseguimos no solo meterles miedo, sino también empatar, en una de las aproximaciones. Fue gol en propia de Jordi Alba, pero estaba ahí De Marcos, si no para meterlo él. Perfecto Raúl García en la asistencia. A partir de ahí fue un toma y daca. Unai nos seguía manteniendo en el partido y nosotros le metíamos más miedo al rival. Pena que a alguna de las muchas internadas de Yuri, con pases atrás, no consiguiera llegar Williams. Pena. Ellos con una gran jugada, consiguieron, otra vez por medio de Griezmann, ponerse de nuevo por delante. Lo seguimos intentando pero no fue posible. Repito una pena, porque en el segundo tiempo se hizo un trabajo enorme. El Barça pudo matar más, pero no lo hizo, gracias a Simón.

Así perdemos otra vez, en Barcelona, pero nos quedamos con la buena imagen del segundo tiempo y con que podemos competir con cualquiera por bueno que sea. Y con esta idea iremos a Sevilla a jugar el importantísimo partido de este jueves en Copa, contra el Betis. Partido fundamental, primordial,… en el que hay que ir con todo para intentar meternos en semifinales de Copa. Ahí es nada. Así que… ¡A por el Betis! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Poco os he dicho de lo que pienso de Mateu Lahoz, pero ha sido porque puede ser hasta delito. Pero si queréis conocer sus datos horrorosos con el Athletic no tenéis más que ver las estadísticas que estos días ha publicado la cuenta de Twitter Adurizpedia (es un artista), cuyo enlace os lo pongo aquí para que clickéis y lo consultéis.

Sin brillantez el Athletic elimina al Alcoyano

Ya avisó Marcelino, en la previa de la eliminatoria, que lo importante era pasar a la siguiente ronda de la Copa, dando igual cómo se jugase.

Delantero centro puro (Foto: Athletic Club)

Dicho y hecho, sin grandes alardes el equipo consiguió clasificarse, que era lo que queríamos. El Alcoyano también jugaba y ya, anteriormente, había eliminado a dos primeras, al Huesca y, a nada más y nada menos, que al Real Madrid. Así que la tarea no era fácil. Y así lo demostraron sus jugadores porque en el minuto uno tiraron una al palo. Nuestro entrenador introdujo 9 cambios en la alineación, y aunque en algunos momentos sí consiguió dominar a los alicantinos, en gran parte del primer tiempo no fue así. Cayeron en el juego que favorecía a los locales, no se consiguió entrar por bandas, y el Estaba cómodo. Y si a eso le unes una falta directa sacada perfecta, desde el borde del área, que desvía un poco la barrera, despistando a Ezkieta,… poniéndote en desventaja en el marcador,… entonces… se demuestra que Marcelino «ya había visto el partido antes». Es broma, pero era lo que podía pasar, porque ya nos pasó contra el Ibiza. Me gustó que Marcelino defendiese en la rueda de prensa posterior al partido a los jugadores del primer tiempo, y sobre todo a los sustituidos, Morcillo y Sancet. La labor de ellos fue desgastar a los rivales, y por supuesto, son válidos para jugar de titulares. Muy bien, Marcelino.

El segundo tiempo, ya fue otra cosa, gracias a la entrada de Iker y Raúl, ambos, almas de este equipo. Raúl se mata a trabajar y arrastra a todo el mundo. Además ambos ayudaron a Vesga y Unai López, en la salida de balón, y así, consiguieron una pequeña superioridad en el centro del campo, dominado todo el segundo tiempo. Fue fundamental. Mejoraron también a sus compañeros. De hecho, Lekue que quizá flojeó un poco en la primera mitad, combinando con Raúl, sacó un centro preciso y precioso, con la zurda, que Asier, con un salto portentoso remató de cabeza a gol. Nuestro delantero centro. Y no lo digo por decir, ya me entendéis. Mirad la foto que he puesto en el comentario, porque merece la pena. ¡Vaya salto!

¡Qué maravilla!

Empate y a seguir trabajando. Y el que más, Muniain, que no paró y que no hacía más que recibir faltas, una tras otra, porque era la única forma que tenían de pararle. Iker está, seguramente, en su mejor nivel. En una de esas faltas, con Iñaki ya en el campo, Iker hizo su sexta asistencia en 4 partidos. Un escándalo. Y en este caso, falló el héroe ante el Real Madrid, el portero José Juan, saliendo defectuosamente, y Williams, aprovechó y de cabeza también, nos dio la victoria. Luego, el cancerbero, para resarcirse del error, hizo una parada impresionante, a otro remate de cabeza de Williams. Hubo alguna llegada más pero así acabó el partido. Resultado justo, pero apretado, tras partido, repito, complicado, pero… solventado, que era lo importante, y a por el siguiente.

De todas formas, sí quiero comentar, que casi nos está pareciendo normal que el Athletic lo gane todo. Y no, no es normal. Llevamos cinco victorias consecutivas, cuatro de ellas fuera de casa, y también, cuatro de ellas remontando un resultado adverso. Ahora lo pensamos y nos parece que es sencillo. Cuando de normal y sencillo no tiene absolutamente nada, ya que el año pasado lo de remontar un partido era una auténtica quimera. Y ganar fuera… buf… Los números de nuestro nuevo entrenador son un escándalo. Estamos todos alucinados. Y que siga la fiesta, porque esto no para.

Y el domingo, a jugar contra el Barcelona en su campo. Encima, además de las ganas que nos tendrán, le tendremos delante, o más bien, enfrente, al ínclito Mateu Lahoz. ¡Qué horror! Se me abren las carnes, que diría el enorme Forges. ¿Sabéis que os digo? Que si yo fuera Marcelino, reservaba a los titulares para la Copa, de entre semana, que me parece mucho más importante que el partido de Liga. Porque os recuerdo que los partidos que nos arbitra éste fenómeno, suelen tener consecuencias, a modo de tarjetas,… y más escabechinas, No merece la pena. Que en Barcelona jueguen los suplentes. Y así, darlo todo para intentar pasar a la siguiente eliminatoria de Copa, que sería, nada menos, que otra semifinal. ¡Ah! Y, por supuesto, ganar con los suplentes al Barça. ¡Que gozada sería! ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

y al acabar el partido hizo una importante defensa de los mismos, sobre todo en el caso de Morcillo y Sancet.

El Athletic en caída libre

La deriva que ha tomado nuestro equipo en las últimas jornadas de Liga es más que preocupante.

Su gol no fue suficiente (Foto: Pablo Viñas)

Diez jornadas sin ganar y las últimas cuatro perdiendo. Esto se empieza a parecer peligrosamente a la temporada de Gaizka Garitano en el Eibar, cuando no bajó a Segunda no por méritos propios, sino por una carambola, ya que quedó el tercero por la cola pero la suerte impidió que bajase. Allí hizo una primera vuelta muy buena, como aquí, pero… a partir de ahí fue cuesta abajo. El paralelismo me pone los pelos de punta la verdad, pero es lo que hay.

El primer tiempo no ha estado mal. Pero el segundo poco a poco ha ido cada vez a peor. La sensación es que hay unos jugadores que están muy muy justos de gasolina. Yuri, Raúl García, Capa,… necesitan descanso y no se entiende muy bien la gestión de la plantilla que está haciendo Gaizka. Los segundos tiempos están siendo bastante malos y en parte es por los bajones físicos que sufrimos. Está claro que la liga está ya prácticamente tiraba a la basura y que nos debemos centrar en la Copa. Pero,… como estamos jugando prácticamente con los mismos jugadores todos los partidos, no tengo muy claro como van a llegar al decisivo partido de Granada. Al haber perdido contra el Alavés se da la circunstancia que el partido del próximo domingo contra el Villarreal en San Mamés es muy importante porque no se puede seguir perdiendo. Y esa semana hay que ir a los Cármenes a jugarnos el llegar a la final de Copa o no. Vamos… que no estamos en la mejor situación. A esto se une que los cambios que realiza el entrenador a lo largo del partido no tienen el efecto deseado. Además los hace casi siempre en el minuto 70 más o menos… Ayer yo mucho antes hubiese quitado a Vesga y hubiese puesto a Unai López. Necesitábamos creación y Mikel no la da. Sacó a Aduriz pero no a alguien que le pudiese surtir de balones, como Ibai. Sacó a Larrazabal, que estaba desaparecido y tampoco aportó nada en los poquísimos minutos que le dio. Además, lo primero que hizo fue hacer una disputa aérea por un balón,… !con Aduriz! Madre mía. Mantuvo el sistema de 3 centrales hasta el final y yo me pregunto… ¿queríamos ganar? No me gusta la falta de capacidad de reacción de nuestro entrenador. Y para colmo de males… a pesar de mantener la defensa de tres centrales en el último suspiro dejas que un hombre entre solo al remate en el segundo palo tras el saque de una falta. Lamentable. Gol y para casa con cara de gilipollas.

Y ahora, tras criticar al equipo y al entrenador, mi ración para Mateu Lahoz, ya que sus actuaciones con el Athletic acaban siendo siempre lamentables. Es un protagonista y todas las decisiones las tiene siempre claras, sobre todo si son perjudiciales a los rojiblancos, como casi siempre con él. A Muniain lo asaron a faltas por detrás. Patadas a los tobillos, y por supuesto la primera tarjeta fue para nosotros. La falta a Williams sin posibilidad de jugar el balón por detrás cuando encaraba solo al portero es tarjeta roja. Por supuesto, sacó amarilla y la acompañó con varios a los nuestros por protestar. Por cierto, los nuestros tampoco estuvieron muy listos porque es evidente que en cuanto te acerques a decirle algo te va sacar la tarjeta porque ¡lo está deseando! Capa tampoco puede hacer el gesto que hizo tras recibir su tarjeta. Ni Unai Núñez pegar un manotazo al balón pudiendo haber recibido la segunda. Vamos que sigo criticando a los nuestros. Vuelvo a la ocasión manifiesta de gol, siendo el último defensor… pero… no. A Iago sí le echaron a pesar de que Núñez estaba más atrás… A Iago sí, pero al de Alavés no. El penalti de Yeray me parece penalti vista a repetición, pero Mateu no la necesitó. Ni consultó. Tampoco quiso consultar el agarrón a Muniain en el área… Agarrón claro, pequeño, pero agarrón, lo suficiente para detener su carrera. Penalti, pero no. Ni siquiera lo miró en el VAR. Es un escándalo. Pero… no pasa nada. De 32 partidos de Liga con él hemos perdido en 21 y hemos ganado 6. Casi es imposible estadísticamente. Pero por desgracia nos volverá a arbitrar. Desespera a los jugadores y se convierte en un infierno porque nos masacra a tarjetas. Vamos… que es mi árbitro preferido.

Y así, a sufrir toda la semana pensando en el partido contra el Villarreal… pero… Es lo que toca… ¡A por el submarino amarillo! Y…

¡Aúpa Athletic!

Athletic, ¡vaya arbitrajes!

De nuevo si alguien mereció el triunfo en el partido de ayer fue el Athletic, pero el Osasuna consiguió, con poco, llevarse el gato al agua.

Vencedor debutante (Foto: EFE)

0 a 1 a pesar de que las ocasiones las puso el Athletic, a modo de un travesaño, un palo, un tiro a bocajarro y, sobretodo, un penalti a favor no pitado.

La semana pasada también hablé del arbitraje pero tengo la sensación que el tema está pasando ya de castaño oscuro. Al jugador del Osasuna Unai García le dio clarísimamente el balón en la mano impidiendo que el pase de Williams llegase a Vesga. Penalti claro, y si no lo era… ¿Por qué lo fue, por ejemplo, el de Lekue? Estoy harta de los árbitros y del VAR. Sólo entran para perjudicarnos. ¿No vieron la mano? ¿No quisieron pintarla? No sé de quién estoy más harta. Pero, si tengo claro que arbitrar en San Mamés para los árbitros es un chollo. Nos masacran y no pasa nada. Viene cualquier equipo, te asa a faltas y prácticamente se va sin tarjetas. Por supuesto, ayer la primera tarjeta fue para uno de los nuestros, como casi siempre. Precisamente para el debutante Unai Vencedor, que se quedaría alucinado. ¿¿¿Por sacar la falta antes de tiempo??? Ya me gustaría ver a ese árbitro sacándole esa tarjeta a Kroos o a Messi. Son unos cobardes. Luego a Villalibre le metieron un viaje curioso en la espalda, que le impidió jugar el segundo tiempo y no pitó ni la falta. Es lamentable. Volvería a pedir a esta directiva que hagan una queja formal. Que manden un vídeo con todas las jugadas en las que el VAR nos ha fallado por omisión o por maldad. Recuerdo el gol de Capa, en la Copa de este jueves, anulado por Mateu Lahoz desde la sala de máquinas (por no decir desde su casa), y veo que este fin de semana en el Villarreal Levante, el primer gol del Villarreal es así. Con dos jugadores amarillos en fuera de juego posicional y en la trayectoria del balón… pero…. o ¡sorpresa!… el de ellos sí subió al marcador, a ellos no se lo anularon como a nosotros. ¡Qué raro! Una queja dura y fundamentada porque no es de recibo lo que nos están haciendo. Y quiero dejar de hablar de estas cosas y hablar sólo de fútbol, de una vez por todas.

Lo mejor del partido fue el debut de Unai Vencedor, al que ya conocía de algún partido del Bilbao Athletic. Demostró detalles de lo que puede dar. Como él mismo dijo después, fue de menos a más. Es probable que esa tarjeta estúpida le condicionase inicialmente. Pero también le vimos repartir juego como él sabe. Y además nos enseñó su balón parado. Uno de sus corners acabó en gol, pero lo anularon por falta previa de Raúl García. Que aquí el VAR sí que fue súper eficiente. En el segundo tiempo, otro balón parado suyo fue al travesaño. ¡Qué pena porque podía haber sido el inicio de la remontada! Poco después le cambiaron. ¿Era necesario el cambio? ¿No sé podía haber pasado a jugar con dos centrales y así dejar a Unai? Hay dejo mis dudas. Para acabar con este tema decir, que esperemos que Vencedor, haya llegado para quedarse y que tenga minutos pensando, sobre todo, en la vuelta de la semifinal de Copa, ya que Dani García tampoco va a poder estar en Granada, jugando ese partido.

Pena también que Villalibre no pudiera jugar el segundo tiempo porque de nuevo, sobre todo en los primeros minutos, demostró que puede ser peligroso. Con su sustitución me cabreé bastante porque pensaba que Gaizka le sacaba del campo por decisión técnica y no lo podía entender. Luego ya, el técnico explicó en rueda de prensa que le sustituyó porque tenía una contractura en la espalda debido al golpe recibido.

Oihan Sancet fue el encargado de sustituirle y también aprovechó los minutos jugados. Se ofreció mucho y participó en la mayor parte de las jugadas de ataque. Bien.

Por último, constatar también la mala suerte que estamos teniendo, escenificado claramente en el cabezazo al palo en el descuento de Aritz Aduriz. Así llevamos 9 partidos sin ganar, a pesar de merecer más. Pero… esto funciona así. Gana, no el que lo merece, sino el que mete más goles. Y nos falta gol.

Ahora tenemos una semana para descansar y preparar el siguiente partido de Liga, para volver a la senda de la victoria, y sin olvidar, que hay que preparar, sobre todo, la vuelta de Copa. ¡A por ello! Y…

¡Aúpa Athletic!