Punto de Mendizorroza merecido, pero escaso

El partido de ayer a la noche fue soporifero, pero teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos no nos podemos poner muy exquisitos y hay que ir a lo importante, que por supuesto es que conseguimos un punto, y sobre todo, en un campo en el que el Alavés lleva, nada menos, que 8 meses sin perder.

Íñigo Córdoba sigue de titular (Foto: EFE)
Es decir, que tan mal no lo debimos hacer, cuando los babazorros sólo consiguieron hacer una ocasión de gol durante los 90 minutos. Nosotros alguna más sí, pero no como para echar cohetes. Conseguimos arañar un punto, y como dijo el mismo Gaizka, tras el partido, así es como se sale de los puestos de abajo: luchando, sufriendo y punto a punto.
En el primer tiempo los rojiblancos tuvieron más control y alguna llegada más, pero se fallaron los últimos pases y las entregas. Beñat estuvo especialmente desafortunado en el pase. Hubo internadas por banda, sobre todo por la izquierda, en la que Córdoba le sigue dando la razón a Gaizka por darle la oportunidad. Pena que también falló en el último pase, así como Yuri. Íñigo le ha quitado el puesto a Muniain y yo de momento no se lo devolvía. En el segundo tiempo su incidencia fue menor y ahí sí que Garitano lo sustituyó por Muni pero Iker tampoco funcionó.
En el segundo tiempo, las imprecisiones de ambos equipos fueron más notorias y ninguno controló el partido en ningún momento. Oportunidades pocas y pases errados muchos. También Beñat muy mal en las entregas, asi como Susaeta. Ambos también sacando los balones parados realmente mal. Williams sustituyó a Adu y no aportó nada salvo una internada que desbarató él mismo en un último pase errado. Supongo que Aritz estaría cansado y por la edad que tiene lo querrá cuidar el entrenador, porque el cambio era difícil de entender desde otra perspectiva, ya que mantener a Markel tal y como estaba… en fin. Pero es Gaizka el que tiene todos los datos. Confianza plena en él, sobre todo porque está demostrando que sabe de qué va esto.
3 partidos lleva con dos victorias y un empate. En los 3 partidos han mantenido la portería a cero. Algo impensable hace dos semanas. El Alavés en su campo genera muchas oportunidades y ayer fue incapaz, así que algo se hizo bien. El juego fue basto y burdo, con globos y patadones a tutiplén pero… igual es que el derby lo exigía. Un punto que puede servir sobre todo si el próximo sábado ganamos al Valladolid. Poco a poco, pero con paso firme. ¡A por el Valladolid! Y…
¡Aúpa Athletic!
P.d.: Me encantaría que Ibai viniese en el mercado de invierno. Poner balones con criterio da puntos y él los pone. (No creo que venga pero… )
¡Ah… y no me olvido de Mateu Lahoz! Para nosotros siempre es una tortura. ¡Qué tarjeta le saca a Dani García en el minuto 14, para tenerlo condicionado todo el encuentro! Y ellos haciendo lo mismo, seguido a la tarjeta, y más cerca del área… y peligrosa… nada nada. Aviso verbal.
¿Y qué me decís de la patada que le dan por detrás a Yeray? Falta sí, pero tarjeta… ¡Qué va! Mateu, como siempre que nos toca, HORROROSO. Siempre igual.

¡No había mejor sitio que Anoeta para conseguir los 3 puntos!

Lo que son las cosas, el Athletic ha vuelto a sacar algo positivo fuera de casa precisamente contra la Real Sociedad, tras un montón de partidos sin poder rascar absolutamente nada.

Buena reaparición de Kepa (Foto: Deia)
Buena reaparición de Kepa (Foto: Deia)
Tienen que estar los vecinos de un humor de perros. Además, para conseguir ganar hemos tenido que romper el maleficio de no poder meter goles fuera, algo que ocurría desde hace nada menos que casi 4 meses. Todo un mundo. Cuando yo lo que tenía miedo era que Oyarzabal que todavía no habia marcado un gol en esta Liga nos lo encasquetase a nosotros… pues ya sabemos cómo nos gusta eso… Alcacer no había conseguido gol hasta que aparecimos,… y no pongo más ejemplos porque no me quiero deprimir, pero hay un montón. Así que cuando ayer quitaron a Oyarzabal del campo suspiré… buf… maleficio que no se cumplía.
Los rojiblancos jugaron en San Sebastián como lo hicieron en Sevilla, con la misma presión adelantada y sin dejar pensar a los blanquiazules. La Real lo está haciendo muy bien este año y no se le podía dejar el balón. Con un Beñat muy entonado (que asistía con precisión) se empezaron a suceder las ocasiones. Extraordinario pase pero paradón de balonmano de Rulli, frente a Raúl García. En una posterior llegó, según he leído, el primer penalti cometido por Xabi Prieto en su carrera… gracias majo. Penalti tan claro como innecesario ya que Yeray si llega a conseguir el balón iba en dirección contraria a la portería, es decir, no había ningún peligro. Con suspense Raúl García convirtió la pena máxima. Pena, que ya no es tan pena como anteriormente para el Athletic, de momento se han transformando todos los penaltis que nos han pitado. ¡Qué maravilla! La Real lo intentaba pero salvo una ocasión de Juanmi que le permitió a Kepa Arrizabalaga, el día de su vuelta tras la lesión, a lucirse con una buena parada, no tuvieron mucha más presencia cerca del área.
El segundo tiempo comenzó con dominio territorial de la Real pero sin grandes ocasiones. Y el tiro definitivo en el pie de los blanquiazules vino con la cesión de Odriozola defectuosa a su portero, que Iñaki, es más rápido de la clase, consiguió transformar por fin, ese uno contra uno que le regalaron. Ya dije la semana pasada que si conseguía romper la racha se iba a hinchar a meter goles y así lo vamos a ver. El 0-2 ya era un resultado con demasiado peso como para que la Real lo consiguiese arreglar. A falta de 20 minutos Raúl Navas cabeceó a la red pero el árbitro consideró que se apoyó en Bóveda para hacerlo, por lo que anuló el tanto. Es probable que si hubiese subido al marcador el Athletic las hubiese pasado canutas pero… nunca lo sabremos. El triunfo definitivo fue para los rojiblancos que no solo consiguen tres puntos, como ha dicho Aduriz esta semana, sino que vuelven de Anoeta cargados de moral, gracias a haber roto esa racha horrorosa de tanto tiempo sin puntuar fuera casa y encima, consiguiendo que la Real no se vaya hasta los 10 puntos de diferencia, sino que nos acercamos a 4 puntos y teniendo el golaverage a favor. Entramos en la pelea por el quinto y sexto puesto de manera clara y muy bien situados. Mientras que una derrota hubiese supuesto casi el olvidarnos del poder atrapar a los donostiarras. Para ellos también es un buen golpe bajo a su moral. Ahora habrá que ver cómo afecta a unos y a otros. Para empezar nosotros vamos a tener un buen toro que lidiar. Nada menos que el Real Madrid, y eso que no lo digo porque esté realizando un juego de enamorar, sino más que nada por el miedo que me da el pensar que nos pueden hacer un arbitraje similar al que hizo ayer mismo Mateu Lahoz, de nuevo, a favor de los blancos. ¡Qué horror cómo está el fútbol de podrido y vaya arbitrajes que perpetran los señores colegiados! Ayer Mateu «sólo» se comió la expulsión del portero del Real Madrid en el minuto 21, diciendo su conocida frase de «sigan, sigan». ¡Qué desfachatez! No me debería preocupar del árbitro si les consiguiésemos meter 4 goles. ¡Ojala! Pero esa será otra historia, de momento disfrutemos de estos 3 puntos recién conseguidos y del buen partido de Beñat, de Iñaki Williams, de Kepa, de Raúl García, de Yeray, de Lekue… ¡Enhorabuena!
¡Aupa Athletic y a por el Real Madrid!

Del Cerro Grande y Balenziaga impiden el liderato en Liga

Que tenemos mala suerte con los árbitros es evidente. Aunque no sé si es mala suerte u otra cosa.

Agresión de Rosales sin expulsión (Foto: Deia)
Agresión de Rosales sin expulsión (Foto: Deia)
Y encima otra vez en Málaga. Sí anteriormente fue Mateu Lahoz este año le ha tocado a Del Cerro Grande. Dos derrotas que no deberían haber sido. Pero a pesar de empezar criticando al árbitro, por supuesto, no me puedo olvidar de Balenziaga al que también le tengo que dar lo suyo. El jugador del Málaga, Rosales, en una pugna por el balón le agrede a Mikel metiéndole los tacos en el costado. Metiendo y empujando puesto que así lo demuestran las imágenes. El árbitro ni siquiera lo ve porque no pita la falta. Mikel una vez en el suelo se revuelve y pone el pie en el jugador contrario, el cual se tira al suelo y empiezo a tener espasmos. ¿Que exagera? Claro. Pero que Mikel no debería haber hecho eso es más claro todavía. Eso sí el árbitro tuvo que sacar el mismo color de tarjeta a los dos. El malacitano le clava los tacos a Balenziaga, por lo tanto, tarjeta clara. Mikel estando en el suelo se revuelve y golpea con el pie al contrario. Tarjeta también. Pero ¿por qué el árbitro considera que son tarjetas de distinto color?
Tampoco me olvido de la verbena que protagonizaron los arbitros en UEFA este jueves en la Catedral (partido contra el Rapid). Acertaron, pero tras tres cambios de opinión (gol, penalti y fuera de juego), que evidentemente fueron rearbitrados tras chivatazo de alguien que vio el vídeo. Primer caso en el fútbol mundial y tiene narices… nos toca a nosotros. De llorar.
Ayer, a partir de esa decisión arbitral, se acabó. El Athletic, más de una hora con 10 jugadores, era muy difícil que mantuviese el resultado favorable que tenía, gracias al otra vez buen gol de Aritz Aduriz (tras un control soberbio del balón). A falta de diez minutos para el final nos llegaron los dos goles seguidos y agur a los tres puntos y al liderato compartido en Liga. ¿Protestaremos ante el Comité de árbitros o iremos de panchitos como siempre?
Por cierto, otro detalle «precioso» del árbitro que no introduce en el acta los gritos despectivos del público contra los vascos. ¿No los oyó? Ya… igual, igual que tampoco oían los gritos contra Gurpegi.
Ahora 15 días de descanso que van a venir fenomenal.
Mientras el miércoles hay que ir a San Mamés a las 19:30 a ver el debut en Champions League del Athletic femenino, que tiene partido contra el Fortuna Hjorring danés. Aurrera neskak!
¡Aúpa Athletic!

Inicio pobre del Athletic en el Molinón

Sigo de vacaciones y visto lo visto parece que el Athletic también.

¡Por los suelos! (Foto: Deia)
¡Por los suelos! (Foto: Deia)
Una pena porque el Sporting sobre el papel era un equipo voluntarioso con muchísimas novedades que se tenían que acoplar. Pero el inicio del segundo tiempo a los asturianos, más concretamente 3 minutos, les sirvieron para finiquitar el partido y llevarse los tres puntos.
Demasiados jugadores sin aparecer para intentar conseguir algo. Valverde dijo que varios no habían completado la pretemporada… Ya… ya sabemos. La pregunta es… ¿por qué jugaron? No deja en muy buen lugar a los suplentes, bueno mas bien a la confianza que Txingurri tiene en ellos. Estuvieron desaparecidos Aduriz, Raúl García, San José. Laporte, peor que desaparecido porque cometió errores de bulto que pudieron ser más caros y le supusieron una tarjeta que se podía haber ahorrado si no hace la frivolidad que hizo. Mal, muy mal.
Markel, que si hizo la pretemporada entera, estuvo en banda izquierda, esa banda que estaba en sombra en la retransmisión, igual igual que él.
Por destacar algo, la dirección de Beñat (¡Vaya pase maravilloso que le dio a Aritz!), la insistencia de Williams y que Gorka paró otro penalti. Por cierto, hablando de la portería a ver cómo se gestiona este año… ¿Los va a alternar?, ¿cada uno una competición?, ¿alguno no va a jugar?… difícil papeleta. Lo claro es que el puesto está muy bien cubierto.
Lo peor de todo es la oportunidad perdida, porque ¿casualidad? la Liga trae a San Mamés el equipo ese al que la Supercopa le parecía el año pasado un título menor (¡JA!)… el Barcelona. Y encima…viene acompañado de Mateu Lahoz… ¿quién dijo miedo? Yo…

Orgullosísima de nuestro Athletic

El miércoles a la noche me senté a ver el partido sin grandes esperanzas, sabiendo que los milagros existen pero que son más bien escasos.

Casi se consigue (Foto: EFE)
Casi se consigue (Foto: EFE)
Igual que todos, deseaba que el equipo luchase e hiciese lo más posible para intentar el pase a semis, pero perdiendo los menos jugadores en el intento. Así las cosas en mi cabeza, al empezar a rodar el balón vi a un Athletic, que efectivamente iba a luchar a tope, pero no sólo eso. Vi a nuestros jugadores ahogando a los del Barcelona. Presionándoles, quitándoles el balón y llegando continuamente al área azulgrana y encima con muchísimo peligro. Miraba el reloj y pensaba que el partido seguía siendo de los rojiblancos a pesar del paso de los minutos. En el 12 llegó el saque rápido de puerta de Herrerín que le pasó a Aritz para que este casi desde el medio campo se diese la vuelta y pusiese un centro extraordinario al desmarque de Williams, que con suspense bordó la finalización y… teníamos el primer gol. Seguía siendo «cuasi» imposible aunque los nuestros seguían a lo suyo. Creando oportunidades y agobiando al Barça según dicen como no lo ha estado en toda la temporada (salvo la Supercopa). Yo seguía mirando el reloj pensando en cuándo iba a resurgir el Barcelona. Pero no. Todo el primer tiempo fue de nuestros jugadores. Una exhibición como pocas he visto frente a las mega estrellas (insisto, sólo en la Supercopa). Por supuesto faltaron los goles, pero el dominio fue casi absoluto. Con nuestras armas, presión, ganas, esfuerzo… Todo lo que hace que estemos enormemente orgullosos de lo conseguido.
En el segundo tiempo mantener el ritmo iba a ser otro milagro más. Además el Barcelona ya tuvo más que de sobra con que le quitásemos el título en verano. Pero el susto ya lo tenía en el cuerpo. El Athletic tuvo que bajar la intensidad de la presión pero por imposibilidad real. El Barça adelantó líneas, y se siguió aguantando. Todos los jugadores a un nivel altísimo. Por cierto, un gusto ver por fin en su sitio a Lekue, que confirmó lo que ya esperábamos. A pesar de bailar con una de las más feas (y sobre todo con el más desagradable) lo hizo muy bien, no olvidándose de las incorporaciones al ataque. Ojalá siga así, pero si es en su puesto mejor que mejor. Hasta el 53 Suarez no marcó el empate, pero tuvimos casi otros 30 minutos más para poder haber conseguido el llegar a la prórroga. Oportunidades sí que seguimos teniendo, porque no dejaron de intentarlo ni un momento. Herrerín estuvo impresionante, liberándose supongo un poco del peso de los últimos fallos. Muy bien. Destacando a Iago quiero decir que los culés ya estaban pisando área muchas veces y lo lógico era que pasase lo que ocurrió al final. Otro gol de ellos, pero en el 82. Gol precedido de falta clara a Muniain pero… eso es otra cosa. Así como que también es otra cosa la expulsión perdonada a Luis Suarez por la mano voluntaria teniendo ya una tarjeta inicial. Pero repito, eso son otras historias. Se podía haber conseguido algo más sin estos errores del árbitro. Esta vez Hernández Hernández. Da igual. González González, Mateu Lahoz, Undiano,… da igual. Se seguirán confundiendo. También a nuestro favor, sí. Pero menos. Hernández al cuadrado podía haber expulsado a Balenciaga, y desde Barcelona piden que a Rico por la patada a Neymar para pararle. Puede ser. Pero tampoco hubiese estado mal sacarle tarjeta a Neymar cuando le da con la rodilla, pierna, apropósito a Iago cuando ya tenía el balón controlado (¿minuto3, 6, 8?). Patada que no es para frenar a un contrario, ni para recuperar el balón (era imposible), sino que era para hacer daño. Sin más. Patada que vuelve a retratar al brasileño. Es impresentable. Y si con esa patada no se le sacaba tarjeta roja, pero sí una amarilla, con alguno de sus dos piscinazos en el área se le podía haber expulsado con doble amarilla por fingir. Arbitraje muy desafortunado. Pero… eso tampoco empaña el regusto positivo que me quedó por el estupendo partido de esta cuadrilla de amigos. Cuadrilla de la que formamos todos parte. Y si estuve orgullosa yo, estoy segura que vosotros también. Y ya para halagarme los oídos estuve viendo los programas deportivos de la noche, en el que más de tres y cuatro tertulianos, exjugadores, periodistas hablaron del partidazo del Athletic y del enorme mérito de que algo así lo haga precisamente nuestro equipo con sus limitaciones procedentes de nuestra filosofía, propiamente impuesta (limitaciones que son poderío a la vez). Uno incluso habló de envidiar al Athletic. Yo no lo envidio. Yo lo disfruto y el miércoles lo hice a tope a pesar del resultado. Por cierto, grande Valverde por todo lo que está consiguiendo.
Eso sí, aunque me parece complicado, espero que no lleguen fundidos al sábado porque ahora toca centrarse en Liga y en Europa League, y el siguiente rival es el Getafe. De lo que hablaba al principio es de la importancia de que el equipo saliese del enfrentamiento contra los catalanes con los menores secuelas posibles. Hablan de Muniain tocado… la gasolina del resto no sé cómo estará. Agotada me quedé viéndoles e imaginando su desgaste. Pero el partido a pesar del cansancio les tiene que dar alas, energía pensando que son capaces de poner contra la cuerdas al mejor equipo del mundo, entonces… hay que ir a por todas con el resto.
Para acabar, además de dar la gracias… ¡Gracias Athletic por hacerme disfrutar sintiéndome tan orgullosa, a pesar de perder!, también decir como siempre…
¡A por el Getafe y aúpa Athletic!