El Athletic anula al Atlético, camino de Europa

A pesar del título que he puesto, me parece complicadísimo que el equipo consiga entrar en Europa, pero… como los aficionados somos ciclotímicos y ayer se jugó un muy buen partido, no podemos perder las esperanzas.

Primer gol (Foto: Pablo Viñas)

El Villarreal perdió ayer contra el Alavés y sorpresivamente, el Athletic hizo sus deberes contra uno de los rivales más difíciles de batir, el Atlético de Simeone. Se le ganó 2 a 0, de manera solvente y clara. De este modo, tenemos la Conference League a 1 punto. En manos de nuestros chicos está y si juegan como ayer se puede conseguir.

Salieron al campo desde el minuto uno a que los del Cholo no nos diesen sorpresas y, sobre todo, a comérselos. Y eso hicieron, con oportunidades tempranas y un gol, igual de tempranero, conseguido gracias a una internada de Iñaki, que superó a Giménez (por lo que mi alegría es doble, ya que es un jugador que me desagrada profundamente, y … hasta le había cambiado el nombre y lo había puesto con J. Menos mal que los lectores me avisan. Gracias). Su pase atrás encontró al colchonero Hermoso, que desvío a puerta, esquivando a Oblak. Mejor no se podía empezar. Las oportunidades se sucedieron e incluso Iñaki tiró un centro chut al palo. Hasta el minuto 37 el Atlético no dio señales de vida. Eso sí, con un buen susto de Kondogbia, que salió no por mucho. Al de poco Carrasco tuvo otra pero Mikel Vesga, que ayer estuvo enorme, desvío el balón. Al descanso llegamos con 1 a 0 a favor. La cuestión era mantener el nivel.

En el segundo tiempo, quizá tuvimos la suerte de que Griezmann en una falta directa tirase al palo, porque se podían haber metido en el partido. Genial. Y encima, le hicieron un clarísimo penalti a Muniain, que trasformó en plan maestro Iñaki. El 2 a 0 fue una losa muy dura para el equipo capitalino, y no hubo muchas más noticias de él, hasta otro palo en el minuto 93, de Correa. Nada más. Nosotros tuvimos una doble ocasión de Iker y de Nico Williams (también titular este partido), ambas sacadas de forma extraordinaria por Oblak, que fue el mejor de su equipo. Y así se llegó al final. Y alegría inmensa, porque ganarle al Atlético es una gozada, primero, por ganar nosotros y, también, porque pierdan ellos y porque pierda Simeone.

No puedo dejar de mencionar a mi «amigo» Mateu, mi colegiado «favorito». Ayer cuando sacó la tarjeta amarilla a Hermoso en el minuto 1, casi me desmayo del susto, y no porque no fuera clarísima, sino porque este árbitro ya sabemos todos que funciona a su bola y que no suele caracterizarse por hacer buenos arbitrajes con nosotros. Encima para el 18 sacó otra amarilla al otro central, a Reinildo, también clara, pero, yo no salía de mi asombro. Eso sí, ya le vi más reconocible cuando no sacó la segunda, al mismo Reunido, porque en la protesta, el jugador le golpeó con el hombro. Podía haber sido roja perfectamente, pero… ahí prefirió hacer de él y echarle la bronca, obstensiblemente, para que se viese bien, pero dejarle acabar el partido. El penalti no ofrecía dudas y lo hicieron delante de su nariz pero… eso en otros partidos no le ha importado, si le parecía no pitarlo. Vamos…. que ayer encantada con Mateu. Aunque también tenía que haber sacado alguna otra tarjeta, como a Giménez, que agredió de la forma más estúpida a Berenguer. Ya he dicho antes que Jiménez me desagrada mucho, pero es que en cada partido que le veo lo confirmo. Le pegó un manotazo sin sentido a Álex. De impotencia, de estar enfadado por no saber perder. Así es, ejemplo claro de jugador de Simeone. Mateu no le sacó ni tarjeta. Ya hubiese sido demasiado. Jejeje.

Cosas positivas a comentar. El partidazo de Vesga, que estuvo en todos los sitios, recuperando muchísimos balones y repartiéndolos con criterio. Este año ya había jugado dos partidazos, uno contra el Barcelona y otro contra el Real Madrid, pero le faltaba el tercero en discordia, y bien que se lució ayer. Muy bien. También Raúl García y los Williams, ambos dos, que nos pueden dar muchas tardes de gloria, ¡ojalá! Ah y no me olvido, que sorpresivamente, Marcelino cambio de sistema los últimos minutos, abandonando su 4 – 4 – 2, y pasó a jugar con 3 centrales. Si no me creía lo de ver a Mateu arbitrar así al Athletic, ya el ver que el entrenador ponía 5 en la defensa, me sorprendió aún más. Por cierto, aunque no sea sobre el partido tengo que comentar lo de las declaraciones de Barkala de esta semana. Si lo que pretende es que no le votemos a presidente, lo está bordando. Con lo del entrenador ha estado torpe hasta decir basta. Que ha hablado con varios candidatos. Ya. Y con Marcelino ¿no? Y claro, Marcelino que lee entre líneas (¡cómo para no hacerlo!) dice que no parece que él sea una primera opción… Efectivamente, no parece ¡Qué bien! Y ya para mejorarlo, Barkala dice: «de fútbol sé poco». Y … otra perla: que si sale elegido no va a dejar su puesto en el Puerto de Bilbao. Muy bien. Casi que mejor que no diga nada, porque me parece descorazonador. Por cierto, ¿a qué demonios espera la Junta Directiva para convocar elecciones? Dejo el tema.

Y vuelvo a la alegría del triunfo. Y a esperar que los jugadores nos sigan demostrando que quieren conseguirlo y que van a luchar a tope por ello, por muy difícil que sea. Ahora a por el Valencia de Bordalás que es el siguiente y al que le tenemos muchas ganas. ¡A por ellos! Y…

¡Aúpa Athletic!

Herrerín a examen

Sí, es cierto el título, pero desde luego, no por mi parte, ya que no estoy en absoluto de acuerdo con muchas de las cosas que he leído.

Iago tras el fallo (Foto: Oskar M. Bernal)

En el fútbol no hay puesto más ingrato que el del portero. El domingo en el Bernabéu no hay que ser muy espabilado para saber que nuestro portero cometió 2 errores, que supusieron 2 goles. Sí, esto es innegable. Pero de ahí a que se ponga en entredicho su titularidad va un trecho muy largo. ¿Cuántos partidos lleva en esta liga Iago de titular? La friolera de 26. Y hasta ahora ¿cuántos errores había cometido? Ya contesto yo, ninguno. Por esto es que me parece increíble que desde el domingo se oigan o que se lean las críticas que se están leyendo. Iago hasta hace 3 partidos estaba en el Trofeo Zamora en la segunda posición sólo detrás de Oblak. Supongo que este dato algo querrá decir. Al principio de temporada cuando se lesionó y tuvo que jugar Unai Simón, hay que reconocer que Unai lo hizo francamente bien. Pero al recuperarse Iago, Berizzo decidió que el titular era éste y, por lo tanto, le devolvió su papel. Ahí se pudo discutir si estar de acuerdo o no con «el Toto». Pero una vez que el portero estuvo en su demarcación, salvo los inicios titubeantes, se asentó. Al llegar Gaizka Garitano optó por el mismo titular y a partir de ahí lo ha hecho muy bien, manteniendo la portería a cero en muchos partidos. No me parece justo que por 2 errores en un mismo partido se le intenté crucificar. De hecho, en el Bernabéu también Yeray cometió 2 errores que nos supusieron dos goles. ¿Hay que poner entredicho la titularidad del central por ello? Y ¿ todos los goles que ha fallado Iñaki Williams? ¡Al banquillo con él! Pensar así no es justo. No. ¿Por qué siendo portero sí? Igual es más bien debido a que la gente que lo pide ahora es la misma que le pedía a Berizzo que continuase con Unai, y la misma que cuando vino Gaizka, le pedía que le delvolviese la titularidad otra vez a Unai. Será simplemente que no les gusta y han tenido que esperar hasta el Bernabéu para solicitarlo. Esperar al más pequeño fallo para levantar la voz.

Así lo único que creo que se consigue es dar inestabilidad al puesto. Una pena. Espero que Herrerín les calle a base de paradas. ¡Aúpa Iago! Mañana a hacerlo muy bien contra el Leganés. Y…

¡Aúpa Athletic!