Enorme Iñigo Martínez en Vigo

El de Ondarroa lleva un inicio de Liga sobresaliente, confirmando ayer que su rendimiento en los dos primeros partidos no fue casualidad, sino producto de su trabajo y regularidad.

Otro despeje más (Foto: EFE)

Le destaqué contra el Barcelona, a pesar de un fallo grave en un pase que pudo costar caro y, obligatoriamente, lo tengo que volver a destacar hoy, ya que fue, de largo, el mejor de todos los jugadores que asomaron por Balaidos.

Recuerdo que al final de la temporada pasada nos pilló a todos por sorpresa su comunicado, en el que indicaba que renunciaba a ir a la selección española, porque necesitaba un descanso. ¡Chapeau por él! Hay que tener mucho valor para hacer lo que hizo. Renunciar a un Europeo, y quizá a algo más, si dicha renuncia no era entendida. No ha sido el caso, porque está de nuevo convocado por Luis Enrique, pero podía haber sido. Valor y también sentido común. Lo que ocurre es que a veces, ese sentido citado escasea y más, en el mundo del fútbol. Íñigo demostró saber lo que hacía y parece que ahora su cuerpo lo está agradeciendo. Él, descansado y el equipo, disfrutando de su juego, su solidez, su trabajo y su rendimiento. Perfecto para él y perfecto para el Athletic. Genial.

Contra el Celta apareció por todas las partes del campo. Rechazó la mayoría de balones que se acercaron por el área y por fuera de ella, cortando muchísimos peligros, tanto de cabeza como con el pie. Fue un valladar infranqueable. Los jugadores contrarios es más que probable que hayan tenido pesadillas con él. También subió al ataque, pero no pudo ser tan certero como contra el Barça. En otra ocasión repetirá.

Además se compenetra fenomenal con su pareja de «circunstancias» (por la lesión de Yeray) Vivian, un debutante en la categoría. De hecho, quizá Dani parece mejor de lo que es por estar a su lado. Aunque no creo porque el joven también está demostrando lo que vale. Y esta solidez de los centrales, es pieza fundamental en la labor defensiva del equipo. Una labor en la que el éxito se fundamenta en un trabajo coral en el que participan prácticamente todos. Digo prácticamente todos, porque excluyó a Iker, que no está nada bien. Ya sabemos que no es lo suyo defender, pero es que en este momento tampoco es lo suyo atacar. Mal el de la Txantrea. El puesto que ocupa no le ayuda mucho pero es donde le ponen. Al final del partido sacaron un dato de por dónde atacaba más el Celta y pusieron que por la banda de Muniain hubo 14 ataques, mientras que por la derecha solo 4. Normal, yo si fuese del equipo vigués hubiese hecho lo mismo, ya que deja una autopista fácil de transitar, de modo que el trabajo a Balenziaga se le multiplica. Por ello, doy el doble de mérito a Mikel, que se encarga de la defensa de dicha banda casi solo. Algo tiene que cambiar en el juego de Iker, o no debe jugar, o algo debe cambiar en la alineación, Marcelino.

Vuelvo al trabajo defensivo del equipo. Ayer el entrenador dijo que eran un grupo sólido. Solidez que les había permitido recibir un solo tanto en 3 partidos. Y que con esos datos se podía conseguir algo grande, bueno, «estar en la parte de arriba de la clasificación». Así lo veo yo también, y en ellos confío. Pero vayamos poco a poco. Jejeje. Partido a partido. Aunque de momento, deba felicitarles por el trabajo hecho y dar la enhorabuena, sobre todo a Iñigo, por su partido y decirle, que a seguir así.

Por último, quiero destacar, a Sancet, otra vez, y a Nico Williams. Ambos nos van a dar muchas alegrías. Y que Iñaki metió el golito que nos hizo ganar y obtener los 3 puntos. Poco a poco.

Y ahora a disfrutar de estos 5 puntos, de ninguna derrota en 3 partidos, de un solo gol encajado,… durante este parón de selecciones, en el que 6 de nuestros jugadores han sido convocados… (Unai Simón, el propio, Iñigo Martínez, Julen Agirrezabala, Oihan Sancet, Unai Vencedor y Nico Williams). Algo se estará haciendo bien o muy bien. ¡Genial!

Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Yeray inmenso en el empate del Celta – Athletic

El Athletic, desde que ha llegado Marcelino, consiguió ayer, por segunda vez, mantener la portería a cero.

Equipo titular (Foto: Athletic Club)

Pero por contra, por primera no hicieron ni un gol. Conclusión, empate a cero en Balaidos. Triste, pero seguramente, justo por los merecimientos de los dos equipos. Creo que fue uno de los peores partidos de la era del entrenador asturiano. El equipo salió temeroso y durante todo el primer tiempo el balón y el dominio lo tuvo el Celta. Eso sí, las dos mejores ocasiones fueron nuestras.

El rival no consiguió crear peligro, y mucha culpa de ello la tuvo Yeray, el cual está a un nivel impresionante. Hoy mismo Luis Enrique va a dar la convocatoria para los próximos partidos de la selección y creo que le va a llamar. No sé si habrá otro central, ahora mismo en otro equipo, tan solvente como él. Ayer no solo cortó muchísimo, sino que encima, una de sus salidas de balón se convirtió en un buen contrataque. En el segundo tiempo, continuó su recital y gracias, porque si no estaríamos hablando de otro resultado final. Los errores de su pareja defensiva llevan multiplicándose los últimos encuentros. Ayer de nuevo Núñez cometió 3 errores de bulto, graves. Uno, nada más empezar, supuso una falta en la frontal del área, que Aspas podía haber convertido en gol, porque era un regalito para él.

Aspas saca la falta (Foto: Athletic Club)

Y el del segundo tiempo, el corte prodigioso e in extremis de Yeray, evitó el que otra vez Aspas, se fuese sólo frente a Simón. Núñez empezó la temporada pidiendo más minutos y ser titular, por circunstancias de las distintas competiciones ha jugado bastante y ha desperdiciado las ocasiones de demostrar, que se merece ese puesto. Yeray ha apagado sus fuegos en muchos momentos y quizá, el hecho de que hayan jugado tanto juntos, ha hecho que el de Barakaldo haya destacado de manera más clara. Luego saldremos de dudas de si le convocan para la selección o no. Me alegraría por él si lo consiguiese, aunque pensando en el Athletic y el montón de minutos que lleva en sus piernas, me daría un poco de rabia porque tenemos las finales ahí cerca y necesita descanso. A Marcelino le preguntaron sobre ello, en la previa del encuentro, y contestó que no era nadie para decirle nada a Luis Enrique, y que si lleva a nuestros jugadores, se alegrará por ellos y adelante. A ver qué pasa.

Siguiendo con el partido, en el segundo tiempo ya con Muni en el campo, en vez de Raúl García, que, sorpresivamente, estuvo flojo, se mejoró el juego. Hubo más presencia en ataque pero, el desarrollo del juego me recordó muchísimo a los partidos anteriores con Garitano, por la cantidad de errores en pases sencillos, que hacían que se desbaratase el contrataque y que el balón volviese a los pies de los celtiñas. Muchísimos errores, demasiados. ¿Tendrán la cabeza en las finales de Copa, como todos? No sé, pero lo que sí sé es que estuvieron flojos, flojos.

Para acabar, comentar una de las últimas jugadas del partido en la que se podía haber pitado penalti a favor del Athletic, porque Brais tocó a Iker en el tobillo y éste se fue al suelo. ¿Penalti? No lo sé, pero si lo fue el de Suárez, la jornada pasada, éste me lo parece, incluso más. Pero… ni lo revisó el árbitro, ni el VAR. Así funciona esto. Una vergüenza.

Ahora por delante el equipo tiene una semana entera para poder descansar y a la vez, preparar el próximo derbi contra el Eibar. ¡A por los armeros! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Qué desagradable el Barcelona!

Cada vez me desagrada más que el Athletic juegue contra el Barça.

Lo mejor la renovación de Williams (Foto: El Mundo Deportivo)
Lo mejor la renovación de Williams (Foto: El Mundo Deportivo)
No es por el equipo en sí, sino por todo lo que le rodea y por la prensa que mueve a su alrededor. Un entorno que llega a los jugadores que hace que esa superioridad que existe en el juego que es evidentísima se convierta en prepotencia en todo lo demás. Sus declaraciones de toda la semana antes del partido, de unos de otros, de los periodistas, de los jugadores, del entrenador, diciendo lo que quieren y lo que se les ocurre sobre la designación del árbitro, hace que si ya de por sí es difícil jugar contra ellos, todo se convierte en un auténtico agobio. El árbitro sale al campo totalmente mediatizado. No sabe ni qué pitar, bueno sí. El árbitro tiene muy claro que no lo puede hacer en contra de los blaugranas porque si es así ya está crucificado. Y aunque no lo haga en contra de ellos, la verdad es que va a estar crucificado igual porque lo que quieren unos y otros, entrenador, jugadores, periodistas, es que el árbitro tome todas las decisiones que ellos quieren. Asqueroso. Esto convierte el partido en un asco. «¡Que pite, que pite, que pite Luis Enrique!» Hace mucho tiempo que no escuchaba una frase con tanta razón gritada en San Mamés por todo el público. Un público que está harto como lo estoy yo. Como lo estamos todos. Esa actuación del entorno lo que hace para empezar es, por supuesto, librar de tarjetas a los culés, o de tarjetas a sus hombres importantes. Me explico. González González sacó a Iniesta una tarjeta por protestar. Sabe que eso no va a ningún sitio. Seguro que no le tiene que sacar más tarjetas durante el partido y no es peligroso. Los catalanes dicen perrerías contra esa tarjeta. El simpático de Busquets dice que el árbitro les falta al respeto. Toma ya. El árbitro les falta al respeto a ellos, que desde que se dijo su nombre le han dado hasta en el carnet de identidad. Lo que ocurre, es que están acostumbrados a comerles la oreja a todos los colegiados todo el partido y de manera continua y seguida como muy bien lo comprobamos cada vez que nos enfrentamos a ellos. No paran. Todo el rato encima de ellos discutiendo todas y cada una de sus decisiones. Les sirve y no ocurre nada. El miércoles una tarjeta para el capitán. Sí, pero de mientras Mascherano da una patada al final del primer tiempo, a un jugador nuestro. Se sanciona con falta, pero de tarjeta nada. Mascherano es muy probable que haga otra falta así. Así que casi mejor no sacar cartulina. Dicho y hecho. Entrada clara de tarjeta pero sin ella. En el segundo tiempo da otra patada similar y esta vez sí es tarjeta. El pequeño detalle es que debería ser la segunda y para el minuto 30 del segundo tiempo debería estar en la caseta, pero no. Con esta ventaja juegan y ellos lo saben. Ellos, los jugadores, los periodistas, el entrenador, los aficionados. Todos. Lo negarán, pero lo saben y es así. En nuestro caso, se fue sin tarjeta y sí la mereció De Marcos en una de sus faltas. Yo reconozco las de mis jugadores. Ellos jamás. Luego tienen a Neymar. Un gran jugador pero con un problemilla. Es tan buen jugador como teatrero. Eso sí las cámaras luego le dejan en evidencia y podemos comprobar que sí, que es un jugador muy poco deportivo, que intenta sacar tarjetas para los contrarios aunque no le hagan nada. Para Oscar su actuación del miércoles agarrándose primero el cuello y luego la espalda como si Aritz le hubiese pisado. Los comentaristas no sabían como defenderlo. Pues no, señores. No hay que defenderlo. Hay que reprobar su actuación porque también es asquerosa. Confunde y luego lleva a pensar cosas que no son. Por ejemplo, alguno en las redes pedía hoy que actúen de oficio contra Aduriz. Será por no pisarle, supongo. Y siguen así. Y seguirán así hasta que volvamos a jugar el miércoles otra vez contra ellos. Y a nosotros nos seguirá subiendo la bilis toda la semana. Y nos la tendremos que comer con tranquilidad… ¡QUÉ PENA QUE SIENDO TAN SUPERIORES COMO SON TENGAN QUE VALERSE DE ESTAS TÁCTICAS TAN BARRIOBAJERAS!
Y sobre el partido… me gustó el equipo. La diferencia entre ambos es tal, que que sólo perdiésemos por 1 -2 me parece de enorme mérito. Sobre todo porque los dos goles vinieron de un conjunto encadenado de errores que es algo que no necesitan los cules para machacarte. Dos errores y dos goles. A partir de ahí ellos a controlar el partido y nosotros a arreones y a esperar su fallo. Y ahí, incluso pudimos empatar al final. El Barcelona tampoco merecía tanto. Un gol, nuestro, de Aduriz, el de siempre, que limpia un poco el honor. La vuelta por mucho que digan está imposible y sino ya harán algo como en el partido de Liga. Impedir por lo civil o lo criminal cualquier posibilidad de repetir el milagro de la Supercopa. Cada vez les fastidia más que se la quitásemos. Pues sí, es nuestra. No conseguistéis el pleno porque el Athletic lo evitó. Un Athletic supercampeón, que … ¿por qué no puede volver a actuar? Es dificilísimo pero… nunca se sabe. La solución el miércoles.
Pero antes el domingo otra vez la Liga contra el super Eibar. Vaya temporadón se está pegando. El Athletic va a tener que sudar para doblegarle. A ver qué tal de fuelle andan los que salten a La Catedral. Van a tener que estar a tope.
¡Aúpa Athletic y a por el Eibar!

El Athletic pulveriza al Barcelona ¡¡¡4 – 0!!!

¡¡¡Desde hace mucho no tenía una alegría deportiva tan grande!!! El triunfo contra el Real Madrid de este año fue un subidón y ya lo comenté aquí. Pero contra el Barcelona, el Barcelona de los cinco títulos … contra el mismo Barcelona que nos ha amargado la fiesta en las últimas tres finales coperas… El mismo Barcelona del que estoy ya harta. Harta no, HARTÍSIMA. Ayer el partido volvíó a parecer un guión de Spielberg. Un amigo exigente dijo que sólo faltó el quinto gol y una expulsión de ellos. Tampoco hubiese sido muy descabellado… sobre todo lo segundo por el partidito que jugó Pedro… Solo le faltó pisar a alguien. O por el codazo de Luis Suárez. O mejor aún … que hubiese echado a Iniesta por esa pequeña protesta que hizo… pequeña… pequeña… protesta…jejeje. Pero bueno, hubiese sido demasiada alegría. No, no están acostumbrados a perder. Normal, claro. No pierden casi nunca. Ya me gustaría que el Athletic no estuviese acostumbrado a caer derrotado… Lo que no sé es si tendríamos tan mal perder.
Bueno… al partido. Los diez primeros minutos me temí lo peor… lo ya esperado… lo habitual… que el Athletic iba a correr detrás del balón como si la vida le fuese en ello, como si no hubiese un mañana,… pero sin olerlo. Como es normal porque es lo que ha pasado los últimos años. Diez minutos de pensar: «Otra vez… ¡quė aburrimiento!» Pero… a partir de ahí el Athletic empezó a conseguir el balón y a incordiar por el área. Dos corners seguidos, una internada y una buena finalización de Eraso que… ¡qué listo es! Y de ahí a la maravilla de Mikel San José. Un amigo me dijo ayer que si jugaba Ter Stegen había que tirar a puerta, que a él le parecía un crack con el juego de pies pero que parando no le gustaba nada… En fin… Del juego de cabeza mi amigo no me dijo nada… Jejeje. Cuando salió con la cabeza yo pensé … a ver adónde llega el balón porque lo puede dejar a huevo… Pensé también que los tres rojiblancos que estaban alrededor de la pelota se iban a estorbar. Pero no. Le dejaron a Mikel que… LO BORDO. ¡Qué maravilla! Eso sí… Ni Gorka ni Iago hagáis esa salida con la cabeza… Por favor. De todas formas, no le quito ni medio gramo de mérito a Mikel porque ¡vaya tiro!

¡Grande Aritz! (Foto: Deia)
¡Grande Aritz! (Foto: Deia)
En mi pesimismo lógico ante los culés… seguí viendo el partido pensando que a ver cuándo empataban. Messi estaba aburrido por nuestro otro Mikel, Balenziaga. No conseguía nada. Mientras, el Athletic seguía percutiendo y tuvo alguna ocasión que podía haber llegado a más. Pero claro, con un canto en los dientes. En el último minuto del primer tiempo faltita al borde del área, ideal para La Pulga. Todos aterrorizados. Pero no. Ahí estaba en la escuadra esperándole Iraizoz. Precioso saque de falta, ¡qué bueno es Messi!, y ¡qué paradón de Gorka! A comer el bocata felices y contentos.
El segundo tiempo… buf… El Barça que quería y no podía y el Athletic a lo suyo. Luis Enrique que intenta arreglar el desastre sacando a Iniesta. Pero Sabin Merino también siguió a lo suyo… a encarar a su lateral, a Dani Alves y a dejarle en evidencia. ¡Cómo se fue!, ¡cómo puso el balón! y… claro… ¡cómo saltó Aritz manteniéndose en el aire! … GOOOOLLLL. Buffff. Iniesta de espectador. Sale Rakitić. El Athletic siguió a lo suyo. Otro gol de Aritz. Y a lo suyo… Un penalti de Alves a Etxeita. Y otra vez Aduriz que transformó. 4 -0
Aquí metería el icono de susto. De hecho… creo que nunca había escrito un comentario con tantas exclamaciones, pero es que pocas me parecen, para las que metería. El Athletic estuvo espectacular. Soberbio. Perfecto. Superior.
Dicho esto, ahora falta la vuelta. El lunes a jugar allí, en el Camp Nou . Miedo me da. Bueno miedo no. Terror. Como ha dicho Luis Enrique, si alguien puede remontar ese resultado es el Barcelona. Razón desde luego tiene y mucha. El Athletic va a tener que volver a estar perfecto. Perfecto. Y a ver el Barça… Se van a dejar los cuernos. Van a salir todos los titulares. Y quieren el sexto título por encima de todo. Me niego a decir esa bobada del sext… que llevan repitiendo desde hace mucho. Pero el Athletic no es que lo quiera, es que lo NECESITA. Porque lo merece, porque ya es hora, porque con nuestra filosofía los milagros son necesarios. Son empujones a los descreídos. Son vitamina para el débil. No es insultar hablar de debilidad. Es realidad, pero es la realidad que queremos y que nosotros hemos elegido. Bendita filosofía. Por eso, necesitamos el título. Dicho esto también diré que me parece difícil conseguirlo por muchas razones, por su calidad, porque jugaremos allí, en su casa, porque no sé si interesa mucho que el Athletic con nuestra filosofía logre algo, por todo lo que todos sabemos pero… que nos quiten lo bailado. La alegría del 4 -0 va a permanecer siempre en el recuerdo. Y si conseguimos el título… Buf…
De todas formas, de antemano… y por lo conseguido… ¡¡¡ENHORABUENA ATHLETIC!!!
Y ahora a redondear el milagro… ¡¡¡A POR LA SUPERCOPA!!!