Regalos a pares al Real Madrid

Lo que nos faltaba es hacer semejantes regalos, a pares y encima contra el Real Madrid. Si no son suficientemente buenos… toma. ¡Vaya manera más estupida de perder un partido! Se ha visto desde los primeros minutos que encima no era el día de Aduriz y si no es el día de Aritz ya sabemos todos que todavía lo tenemos más difícil. Casi al comenzar le ha llegado un pase en profundidad y raro en él… se ha dormido. No sé si eso le ha afectado pero a partir de ahí todos los balones que ha tocado en el primer tiempo los ha perdido, todos han sido pases demasiado cortos, imposibles para sus compañeros. En el segundo tiempo ha tenido un par de remates pero no era su noche. Una faena.

¡Vaya cantada! (Foto: Athletic Club)
¡Vaya cantada! (Foto: Athletic Club)
Más grave ha sido lo de Mikel San Jose, con la inestimable colaboración de Gorka. El portero ve a todos los jugadores y jamás le debe hacer ese pase, porque Mikel está de espaldas y no ve dónde están los atacantes. Mikel tenía dos demasiado cerca como para que Gorka le pase. Fatal Gorka. Y fatal San José por devolverle el balón sin mirar. Un desastre… vamos… el ideal para Benzema que se tenía que frotar los ojos para entender el regalo. Gol que evidentemente facilita el juego al Madrid que se dedica a mantener el balón, pases por aquí y por allá, que no van a nada pero que pretenden que adelantemos aún más las filas y matarnos al contrataque, que si algo les sobra es calidad y rapidez. Los nuestros a partir de ahí a correr detrás de sombras porque no olían el esférico. Por momentos los blancos me recordaban al Barcelona más pesado sobando la bola, pero les servía de sobra. Encima San José, quizá por el error desaparece. Encima nosotros no teníamos bandas. Sabin Merino por la izquierda ha estado desaparecido todo el primer tiempo y en el segundo se ha presentado para meter el golazo en plancha. Pero por la izquierda nada más. Ha mejorado muchísimo cuando ha pasado a la derecha. ¡Qué diferencia! y lo poco que ha estado lo ha hecho mucho mejor que Susaeta, que sí, ha hecho el pase del gol pero así mismo ha destrozado tres contrataques con un último pase horroroso. Sabin, también por la derecha ha dado un cabezazo que ha puesto a prueba a Keylor Navas. ¿No se puede poner a Sabin por la derecha?
Una vez que ha empatado el Athletic, repito con un gol precioso, incomprensiblemente tras dos minutos… los dos de la banda izquierda desaparecen y le dejan a Isco una autopista hacia el gol. Pase sencillo y sin oposición para que Benzema fusile. Otro regalo que no tiene explicación. ¿Cómo es posible dejar esa vía de agua? Isco se frota las manos y entra hasta la cocina, pasando, para que Benzema empuje, y si no es él, Cristiano que estaba detrás. Todo el esfuerzo a tomar vientos.
Otra cosa llamativa. Sacas a Kike Sola, mantienes a Aduriz, sacas a Ibai, y se siguen sin enviar balones desde las bandas para que se rematen de cabeza. Una de las jugadas ha sido especialmente llamativa. Íbamos ya perdiendo 1 a 2, llega el balón a la banda izquierda y Balenziaga, en vez de pasarle a Ibai, centra él al área. Él. Cuando sabemos todos cómo centra Mikel. Que me lo explique alguien porque no lo entiendo.
Por supuesto no me voy al olvidar de quien ya avise el lunes que nos podía amargar. El de amarillo… Mateu Lahoz. El mayor bluf que incomprensiblemente tiene fama de ser buen árbitro. Lo que sí es, es protagonista. Se tiene que dejar ver. Le puede. Con mucha diferencia ha sido el que más tiempo ha perdido cuando el Madrid iba por delante. Todo el rato hablando y vuelta a perder el tiempo. Da la ley de la ventaja según le convenga al equipo grande. Faltas clarísimas no las pita y corta el juego cuando nadie ha visto nada. Desquicia. Es horrible. Y encima se ha dedicado a coger la cara de los jugadores con las dos manos hasta dos veces… Es es… es… no sé ni que decir… es… por decir algo suave… es desesperante. Y lo peor de todo… es malvado. Porque su arbitraje siempre favorece a los mismos.
Y para acabar decir, que así, tras los regalos se pierde un partido en el que el Athletic podía o merecía haber obtenido algo más. Pero si a los errores clamorosos le unes que ni Aduriz ni Beñat han estado inspirados como lo suelen estar… es muy complicado. Conclusión: cero puntos y con cara de primos para casa. En Liga seguimos con tres puntos, pero las sensaciones han sido un poco mejores. Con ello nos quedamos y ahora a preparar el siguiente. El domingo nos toca en Donosti contra la Real y … a por los tres puntos. ¡Qué así sea!
¡Aúpa Athletic!

Nuevo fiasco en Villareal

Lo primero que quiero decir es que el partido del Athletic ayer en Villarreal fue malo. Muy malo. Y eso no admite ninguna disculpa. Pero a partir de ahí (ya volveré sobre ello), quiero dejar claro también, que el árbitro Clos Gómez influyó en el resultado. A saber qué hubiese pasado si su actuación hubiese sido correcta o si los errores no fuesen siempre hacia el mismo lado.

Clos Gómez mal y determinante (Foto: ED)
Clos Gómez mal y determinante (Foto: ED)
El primer tiempo fue un desastre por parte de los dos equipos. Ni el Villarreal lo estaba haciendo bien, ni nosotros tampoco. El Athletic fundamentalmente mantenía el tipo. Defendía pero no creaba nada. Suficiente todo para mantener el empate inicial. El árbitro sin embargo ya estaba dejando unos apuntes peligrosos, como lo es el no sacar tarjeta al Villarreal, cuando algunas eran claras. Por ejemplo, la patada que le dan por detrás a Balenziaga fuera del campo para impedir que saque rápido. Patada en el tobillo, sin balón en juego. Increíble. Sin olvidarme que Bailly se pasó todo el primer tiempo enviándole recados a Sola, lo que le debía haber supuesto una amarilla. Bruno ya tenía cartulina cuando le hace una falta por detrás a De Marcos durísima, cuando Oscar estaba cubriendo un balón que iba fuera por la línea de fondo. Un balón al que nunca hubiese llegado Bruno, que lo que hizo simplemente fue darle una patada por detrás a Óscar. Debería haber supuesto su expulsión. Tarjeta clara, que tampoco saca porque… ya tenia una… A Kike Sola le hacen un penalti escandaloso también con un agarrón en el área. Y en el colmo del despropósito tampoco da una falta que Baptistao le hace a Gurpe antes de meterse en el área, no sólo no la pita, sino que en la continuación de la jugada considera que Carlos le hace penalti por detrás, aunque no le toca, como bien le reconoce el delantero amarillo a nuestro defensor. Penalti que casualmente marca Bruno que no debería estar sobre el césped. Y así el Villarreal, a pesar de no jugar nada, se va a descanso con un injustísimo 1 a 0. Gracias, Clos.
En el segundo tiempo sigue con el recital y el distinto rasero para las tarjetas. Por cierto, le saca la primera a Bailly, lo que en buena lógica debería haber sido la segunda por “los recaditos” que dio en el primer tiempo. Aduriz al poco de salir al campo saltó con los brazos despegados y al caer le dio con el codo al defensa. Tarjeta sin dudarlo. Pero cuando Jaime le metió el codo en la cara a Beñat parando un contrataque, ni tarjeta, ni aviso, ni nada. Muy ecuánime. Por no hablar del penalti que le hacen a Carlos en un saque de esquina cuando lo agarran hasta tirarlo al suelo a la vista de todo el mundo. En esa misma caída desequilibraron a San José que estaba en posición inmejorable para meter un gol, el del empate. Conclusión sobre el árbitro: que hizo un arbitraje sibilino y desesperante para los jugadores, y, los más importante, que determinó el resultado.
Pero como he dicho al principio eso no quita que también se pueda criticar a los jugadores por el partido que hicieron. Pocos resultados positivos van a sacar jugando así. El segundo gol da la sensación que les hundió en la miseria y eso no se lo pueden permitir. Quedaba muchísimo partido y se podía remontar. Mal. Muy mal. Y Laporte… madre mía, dio un recital en el segundo tiempo de cómo perder el balón de la peor forma posible, y la mejor para los contrarios. Y en el tercer gol, yo por mas que le busquė en la pantalla es que ni aparece. Aketxe estuvo intrancesdente todo el partido. Sabin tampoco aportó mucho. San José y Rico crear lo que se dice crear tampoco nada. En el segundo gol Mario soltó un trallazo que encima va con efecto y se abre hacia el palo pero… ¿Gorka estaba bien colocado? Mario venía por la derecha y me da la sensación por las imágenes que Gorka estaba cubriendo más parte izquierda de la portería, cuando debería haber basculado hacia su izquierda. Kike Sola me gustó aunque no luciese mucho, pero considero que le hicieron un penalti, lo que podia haber sido determinante y también deberían haber expulsado a su marcador. Así que cosas ya hizo. Me gustó.
Por último, comentar el tema de las rotaciones. El equipo ha tenido un principio de temporada muy intenso. Se están jugando un montón de partidos, y ya sabemos que el Athletic tiene muchísimo desgaste físico por el juego que realiza. Me parece normal que Valverde rote. ¿Que han sido demasiadas ocho? Quizá sí, pero los jugadores necesitan descanso. No podemos quemarlos con tantos minutos al 100%. De hecho, el miércoles ya tenemos aquí al Real Madrid. Y el siguiente domingo partido contra los vecinos en Anoeta. A mí la alineación de primeras no me pareció mal. Otra cosa ya es ver luego el partido, pero a priori no me disgustó. Valverde sabrá cómo están los jugadores y si necesitan descanso o no. Si los cambió fue por algo.
Ahora el miércoles a derrotar a los blancos y supongo que también al de negro o amarillo, porque me parece imposible encontrar un árbitro peor para jugar contra el Real Madrid que Mateu Lahoz… el de “dejen dejen jugar”… pero sólo a los mal llamados grandes, a los otros los asa a tarjetas, incluido al Athletic. En fin… habrá que confiar en que nuestros chicos recuperen su nivel…
¡Aúpa Athletic!

El Athletic pulveriza al Barcelona ¡¡¡4 – 0!!!

¡¡¡Desde hace mucho no tenía una alegría deportiva tan grande!!! El triunfo contra el Real Madrid de este año fue un subidón y ya lo comenté aquí. Pero contra el Barcelona, el Barcelona de los cinco títulos … contra el mismo Barcelona que nos ha amargado la fiesta en las últimas tres finales coperas… El mismo Barcelona del que estoy ya harta. Harta no, HARTÍSIMA. Ayer el partido volvíó a parecer un guión de Spielberg. Un amigo exigente dijo que sólo faltó el quinto gol y una expulsión de ellos. Tampoco hubiese sido muy descabellado… sobre todo lo segundo por el partidito que jugó Pedro… Solo le faltó pisar a alguien. O por el codazo de Luis Suárez. O mejor aún … que hubiese echado a Iniesta por esa pequeña protesta que hizo… pequeña… pequeña… protesta…jejeje. Pero bueno, hubiese sido demasiada alegría. No, no están acostumbrados a perder. Normal, claro. No pierden casi nunca. Ya me gustaría que el Athletic no estuviese acostumbrado a caer derrotado… Lo que no sé es si tendríamos tan mal perder.
Bueno… al partido. Los diez primeros minutos me temí lo peor… lo ya esperado… lo habitual… que el Athletic iba a correr detrás del balón como si la vida le fuese en ello, como si no hubiese un mañana,… pero sin olerlo. Como es normal porque es lo que ha pasado los últimos años. Diez minutos de pensar: “Otra vez… ¡quė aburrimiento!” Pero… a partir de ahí el Athletic empezó a conseguir el balón y a incordiar por el área. Dos corners seguidos, una internada y una buena finalización de Eraso que… ¡qué listo es! Y de ahí a la maravilla de Mikel San José. Un amigo me dijo ayer que si jugaba Ter Stegen había que tirar a puerta, que a él le parecía un crack con el juego de pies pero que parando no le gustaba nada… En fin… Del juego de cabeza mi amigo no me dijo nada… Jejeje. Cuando salió con la cabeza yo pensé … a ver adónde llega el balón porque lo puede dejar a huevo… Pensé también que los tres rojiblancos que estaban alrededor de la pelota se iban a estorbar. Pero no. Le dejaron a Mikel que… LO BORDO. ¡Qué maravilla! Eso sí… Ni Gorka ni Iago hagáis esa salida con la cabeza… Por favor. De todas formas, no le quito ni medio gramo de mérito a Mikel porque ¡vaya tiro!

¡Grande Aritz! (Foto: Deia)
¡Grande Aritz! (Foto: Deia)
En mi pesimismo lógico ante los culés… seguí viendo el partido pensando que a ver cuándo empataban. Messi estaba aburrido por nuestro otro Mikel, Balenziaga. No conseguía nada. Mientras, el Athletic seguía percutiendo y tuvo alguna ocasión que podía haber llegado a más. Pero claro, con un canto en los dientes. En el último minuto del primer tiempo faltita al borde del área, ideal para La Pulga. Todos aterrorizados. Pero no. Ahí estaba en la escuadra esperándole Iraizoz. Precioso saque de falta, ¡qué bueno es Messi!, y ¡qué paradón de Gorka! A comer el bocata felices y contentos.
El segundo tiempo… buf… El Barça que quería y no podía y el Athletic a lo suyo. Luis Enrique que intenta arreglar el desastre sacando a Iniesta. Pero Sabin Merino también siguió a lo suyo… a encarar a su lateral, a Dani Alves y a dejarle en evidencia. ¡Cómo se fue!, ¡cómo puso el balón! y… claro… ¡cómo saltó Aritz manteniéndose en el aire! … GOOOOLLLL. Buffff. Iniesta de espectador. Sale Rakitić. El Athletic siguió a lo suyo. Otro gol de Aritz. Y a lo suyo… Un penalti de Alves a Etxeita. Y otra vez Aduriz que transformó. 4 -0
Aquí metería el icono de susto. De hecho… creo que nunca había escrito un comentario con tantas exclamaciones, pero es que pocas me parecen, para las que metería. El Athletic estuvo espectacular. Soberbio. Perfecto. Superior.
Dicho esto, ahora falta la vuelta. El lunes a jugar allí, en el Camp Nou . Miedo me da. Bueno miedo no. Terror. Como ha dicho Luis Enrique, si alguien puede remontar ese resultado es el Barcelona. Razón desde luego tiene y mucha. El Athletic va a tener que volver a estar perfecto. Perfecto. Y a ver el Barça… Se van a dejar los cuernos. Van a salir todos los titulares. Y quieren el sexto título por encima de todo. Me niego a decir esa bobada del sext… que llevan repitiendo desde hace mucho. Pero el Athletic no es que lo quiera, es que lo NECESITA. Porque lo merece, porque ya es hora, porque con nuestra filosofía los milagros son necesarios. Son empujones a los descreídos. Son vitamina para el débil. No es insultar hablar de debilidad. Es realidad, pero es la realidad que queremos y que nosotros hemos elegido. Bendita filosofía. Por eso, necesitamos el título. Dicho esto también diré que me parece difícil conseguirlo por muchas razones, por su calidad, porque jugaremos allí, en su casa, porque no sé si interesa mucho que el Athletic con nuestra filosofía logre algo, por todo lo que todos sabemos pero… que nos quiten lo bailado. La alegría del 4 -0 va a permanecer siempre en el recuerdo. Y si conseguimos el título… Buf…
De todas formas, de antemano… y por lo conseguido… ¡¡¡ENHORABUENA ATHLETIC!!!
Y ahora a redondear el milagro… ¡¡¡A POR LA SUPERCOPA!!!

La siguiente Copa… para el Athletic

Y si no dará igual, estaremos como ayer un poco o un muy tristes pero… iremos a buscar otra, a por la siguiente. Digo esto como si fuese fácil llegar a las finales pero… teniendo en cuenta que en los 6 últimos años nuestro Club ha llegado a 4 finales hasta parece sencillo. ¡Qué va! Por supuesto que sé que no es cosa baladí. Tal la filosofía que tenemos y que hemos elegido, es precisamente todo lo contrario. El que el Athletic se haya colado en 4, es de un mérito descomunal. Quizá ella es una de las razones por la que a pesar de perder en el fondo tenemos un sentimiento de orgullo enorme. Por mucho que en los días previos en los periódicos plasmaran el deseo de los entrevistados de que el Athletic ganese, por lo que daban un pronóstico de victoria… ¿quién se creía lo que estaba leyendo? Ni siquiera el que lo decía. La diferencia de calidad entre los dos equipos es de tal tamaño que ni todos los santos, ángeles, milagreros y demás hubiesen posibilitado una derrota del Barcelona. Imposible. Impensable. Línea por línea y jugador por jugador son diez o mil veces (Messi) mejores que nosotros. Así lo hemos elegido y así será. Ahora con el Barcelona y el Madrid. En breve, con la nueva ley, hasta es probable que el Almería y todos los demás nos superen en calidad. Es elección nuestra y yo la doy por buena. La quiero y la apoyo. Por eso tendremos que trabajar más que el resto, mucho más y mejor, y además tener otras cosas.
El sábado Messi casi se bastó él sólo para dinamitar todas nuestras ilusiones, con una jugada de ensueño, de dibujos animados, dejando a toda nuestra defensa sentada, buscándole, intentando pararle. Imposible. Aplaudirle, no queda otra. Aplaudirle y maldecir la suerte de que las finales hayan sido 3 de ellas contra Messi, seguramente el mejor jugador de la historia, y contra un Barcelona sideral, cargado de internacionales. Imposible. Nosotros les ponemos en frente a Balenziaga, que me parece que hizo un buen partido, a Bustinza (tres partidos en Primera), a Williams, a Etxeita, a Rico, a Iraola,… los nuestros y los mejores para nosotros pero de una calidad muy inferior a la de ellos… es lo que hay. Eso sí, quiero destacar el partido de Herrerín y el de Williams. El presente futuro del Athletic, lo que hay que cuidar e intentar que haya más o que salgan más.
Sobre el planteamiento del partido me da igual que Valverde ponga tres centrales, dos, o cinco,… el resultado hubiese sido el mismo. Los jugadores lo intentaron y parar el mar ya se sabe que es imposible. Como sobre el tema deportivo poco más creo que se puede decir, voy a hablar de lo de siempre, la gran afición que tiene este equipo.

¡La hinchada otra vez espectacular! (Foto: Reuters)
¡Hinchada, otra vez espectacular! (Foto: Reuters)
Un amigo dice que está harto del tema de la maravillosa afición y cuánto nos queremos todos. Igual tiene razón y es un rollo, pero es una verdad como un templo y lo único que nos faltaba es no poder decirlo, gritarlo a los cuatro vientos y estar súper orgulloso de formar parte de ella. No sé vosotros pero a mí me parece un orgullo. Os conté que llevé a mis hijos a Barcelona con la idea de que conociesen el ambiente de una final y de que así fueran un poco más del Athletic (aunque era difícil). Estoy segura de que ambos objetivos están conseguidos y más que de sobra. Alucinaron por todo lo que vieron, en las calles, en el campo, en el pre partido y en el post partido. La forma incombustible de animar, en la que ellos tomaron parte. El ver el Camp Nou con muchos más athleticzales que aficionados del Barça y ¡en su propio campo! El escuchar un grito unánime en todas las calles, Athletic, Athletic. Han sido protagonistas de lo que han llamado en algunos medios de comunicación: la conquista pacífica de Barcelona por parte de los hinchas del Athletic. ¡CHAPEAU! Y ellos han tenido la suerte de vivirla en vivo y en directo, siendo partícipes de esa invasión. No creo que se vuelva a repetir algo así, el que una afición juegue en el campo del rival y le supere en número de una forma tan exagerada. ¡Que vaya tanta gente sin entrada! (dicen que el Celtic hizo algo similar en Sevilla). Si nos viese Obelix diría: “Están locos estos athleticzales” No le faltaría razón, sobre todo, porque muchísimos fuimos sabiendo que perdíamos seguro, no. Segurísimo. Da igual. Yo fui a acompañar al equipo, a animar, a arropar,… a vivirlo, a compartirlo con mi familia y con el resto de aficionados zurigorris. Y como dice Forges: “Anda que si llegamos a ganar…”
Forges, un crack como siempre
Forges, un crack como siempre

Si llegamos a ganar… no sé… no me lo puedo ni imaginar. Al final del partido se me pusieron los pelos como escarpias cuando los jugadores, dando la triste vuelta de honor, nos estaban aplaudiendo y todos, mientras, gritábamos como locos: “Athletic, Athletic”, con las bufandas hacia adelante y hacia atrás. Eso perdiendo… Ganando, ni idea. Impensable.
Y no me olvido del ambiente en otras localidades. En Bilbao debió ser de locura, San Mamés, Pozas, García Rivero, la Plaza Nueva, en Recalde, en el frontón de Gorliz (creo que me han dicho),… en definitiva, en cualquiera de los lugares en los que pusieron pantallas gigantes, o una televisión pequeñita. El Athletic es pasión y es unión, unidos todos en una misma locura, pero como he dicho otras veces, bendita locura.
La próxima será nuestra, y si no… dará igual, ahí estaremos, de la misma forma, acompañando a nuestros jugadores, que lo han sentido tanto o más que nosotros porque ellos son parte de esta misma pasión. Pasión rojiblanca.
¡Aúpa Athletic!

David, Athletic, derrotando a Goliat, Real Madrid

La alegría que me llevé el miércoles con el pase del equipo a una nueva final de Copa, casi se quedó pequeña el sábado con la nueva victoria de los rojiblancos. La diferencia entre ambas victorias es por la calidad del rival. El premio por ganar al Madrid son tres simples puntos en la Liga, y por ganar al Espanyol ha sido nada menos que acceder a una nueva final. A pesar de ello, la euforia que sentí al acabar uno y otro partido nada tienen que ver. El Real Madrid es junto con el Barcelona el equipo que disputa otra liga paralela a la nuestra. Esa Liga llamada a veces de las estrellas, pero que estrellas estrellas sólo hay muchas, en ambos equipos. Su calidad no admite duda y es mucho mayor que la de los demás, e infinitamente mayor que la nuestra. Ya no hablo de presupuesto, que también, sino de tener casi internacionales en todas las líneas, mientras que nosotros con nuestra Filosofía hacemos lo que podemos, con lo que da de sí la formación aquí y el territorio geográfico en el que podemos pescar. Una enanez frente a la inmensidad del mundo.

Grande el Athletic (Foto: Álvaro Barrientos)
Grande el Athletic (Foto: Álvaro Barrientos)
Por eso titulo David frente a Goliat, y por esta razón tan simple de nuestra Filosofia es por la que cualquier alegría se multiplica por 23, y si es ganar a los todopoderosos, Barca o Madrid, pues ya no es alegría, sino euforia. Supongo que a muchos de vosotros os pasó lo mismo que a mí. Nadie daba un duro por ganar al Madrid. Ya se sabe que algún optimista o inconsciente insurrecto siempre te va a decir que ganará el Athletic, pero… teniendo los pies en el suelo es casi imposible esa posibilidad. Conclusión: que cuando ocurre te da como un ataque de alegría difícil controlar. Te acuerdas de todos aquellos que no hacen mas que clamar para acabar con nuestra Filosofía en cuanto vienen un poco mal dadas y aunque las grandes alegrías te las dan pocas veces es suficiente para reafirmarte en que ésta es nuestra manera de competir, la que nos hace estar tan orgullosos de nuestros chicos, de nuestro equipo, y de nuestra camiseta. Orgullo, pasión, amor a los colores… nada sería igual si la competición fuese en igualdad de condiciones. El plus ese que tiene el Athletic se lo da la Filosofía, que es la misma que hace que los aficionados del Athletic no seamos solo de aquí, sino de cualquier sitio, italianos, mexicanos, ingleses, murcianos, malacitanos,… da igual. Por ejemplo, De Puertollano (Ciudad Real), es Manuel Juliá y este fin de semana ha escrito desde su corazón rojiblanco “Un canto al origen”, que os recomiendo y del que rescato las siguientes palabras:
“Por eso ahora, cuando el gran Madrid de los dólares de Florentino, visita La Catedral, no puedo dejar de sentir una profunda solidaridad con los rojiblancos. Tienen a raudales ese sentimiento de calle que a veces el Madrid desprecia con su soberbia. Y entonces levanto mi copa en el bar, por ese amor vasco al fútbol que nada puede pervertir. Ni el dinero, ni la fama, ni la vanidad. Ni otra globalización que ese romanticismo de lo auténtico que alimenta la piel más difícil de alimentar: la piel del alma”.
Gracias Manuel por poner palabras a un sentimiento.
Y, unido a esto anterior, acabo diciendo que David ganando a Goliat, Nuestro Athletic derrotando al Real Madrid, no ha hecho otra cosa que alimentar y alegrar hasta el infinito la piel de mi alma y sé que la de muchísimos de vosotros también.
¡ Gracias Athletic!