¡Qué desagradable el Barcelona!

Cada vez me desagrada más que el Athletic juegue contra el Barça.

Lo mejor la renovación de Williams (Foto: El Mundo Deportivo)
Lo mejor la renovación de Williams (Foto: El Mundo Deportivo)
No es por el equipo en sí, sino por todo lo que le rodea y por la prensa que mueve a su alrededor. Un entorno que llega a los jugadores que hace que esa superioridad que existe en el juego que es evidentísima se convierta en prepotencia en todo lo demás. Sus declaraciones de toda la semana antes del partido, de unos de otros, de los periodistas, de los jugadores, del entrenador, diciendo lo que quieren y lo que se les ocurre sobre la designación del árbitro, hace que si ya de por sí es difícil jugar contra ellos, todo se convierte en un auténtico agobio. El árbitro sale al campo totalmente mediatizado. No sabe ni qué pitar, bueno sí. El árbitro tiene muy claro que no lo puede hacer en contra de los blaugranas porque si es así ya está crucificado. Y aunque no lo haga en contra de ellos, la verdad es que va a estar crucificado igual porque lo que quieren unos y otros, entrenador, jugadores, periodistas, es que el árbitro tome todas las decisiones que ellos quieren. Asqueroso. Esto convierte el partido en un asco. “¡Que pite, que pite, que pite Luis Enrique!” Hace mucho tiempo que no escuchaba una frase con tanta razón gritada en San Mamés por todo el público. Un público que está harto como lo estoy yo. Como lo estamos todos. Esa actuación del entorno lo que hace para empezar es, por supuesto, librar de tarjetas a los culés, o de tarjetas a sus hombres importantes. Me explico. González González sacó a Iniesta una tarjeta por protestar. Sabe que eso no va a ningún sitio. Seguro que no le tiene que sacar más tarjetas durante el partido y no es peligroso. Los catalanes dicen perrerías contra esa tarjeta. El simpático de Busquets dice que el árbitro les falta al respeto. Toma ya. El árbitro les falta al respeto a ellos, que desde que se dijo su nombre le han dado hasta en el carnet de identidad. Lo que ocurre, es que están acostumbrados a comerles la oreja a todos los colegiados todo el partido y de manera continua y seguida como muy bien lo comprobamos cada vez que nos enfrentamos a ellos. No paran. Todo el rato encima de ellos discutiendo todas y cada una de sus decisiones. Les sirve y no ocurre nada. El miércoles una tarjeta para el capitán. Sí, pero de mientras Mascherano da una patada al final del primer tiempo, a un jugador nuestro. Se sanciona con falta, pero de tarjeta nada. Mascherano es muy probable que haga otra falta así. Así que casi mejor no sacar cartulina. Dicho y hecho. Entrada clara de tarjeta pero sin ella. En el segundo tiempo da otra patada similar y esta vez sí es tarjeta. El pequeño detalle es que debería ser la segunda y para el minuto 30 del segundo tiempo debería estar en la caseta, pero no. Con esta ventaja juegan y ellos lo saben. Ellos, los jugadores, los periodistas, el entrenador, los aficionados. Todos. Lo negarán, pero lo saben y es así. En nuestro caso, se fue sin tarjeta y sí la mereció De Marcos en una de sus faltas. Yo reconozco las de mis jugadores. Ellos jamás. Luego tienen a Neymar. Un gran jugador pero con un problemilla. Es tan buen jugador como teatrero. Eso sí las cámaras luego le dejan en evidencia y podemos comprobar que sí, que es un jugador muy poco deportivo, que intenta sacar tarjetas para los contrarios aunque no le hagan nada. Para Oscar su actuación del miércoles agarrándose primero el cuello y luego la espalda como si Aritz le hubiese pisado. Los comentaristas no sabían como defenderlo. Pues no, señores. No hay que defenderlo. Hay que reprobar su actuación porque también es asquerosa. Confunde y luego lleva a pensar cosas que no son. Por ejemplo, alguno en las redes pedía hoy que actúen de oficio contra Aduriz. Será por no pisarle, supongo. Y siguen así. Y seguirán así hasta que volvamos a jugar el miércoles otra vez contra ellos. Y a nosotros nos seguirá subiendo la bilis toda la semana. Y nos la tendremos que comer con tranquilidad… ¡QUÉ PENA QUE SIENDO TAN SUPERIORES COMO SON TENGAN QUE VALERSE DE ESTAS TÁCTICAS TAN BARRIOBAJERAS!
Y sobre el partido… me gustó el equipo. La diferencia entre ambos es tal, que que sólo perdiésemos por 1 -2 me parece de enorme mérito. Sobre todo porque los dos goles vinieron de un conjunto encadenado de errores que es algo que no necesitan los cules para machacarte. Dos errores y dos goles. A partir de ahí ellos a controlar el partido y nosotros a arreones y a esperar su fallo. Y ahí, incluso pudimos empatar al final. El Barcelona tampoco merecía tanto. Un gol, nuestro, de Aduriz, el de siempre, que limpia un poco el honor. La vuelta por mucho que digan está imposible y sino ya harán algo como en el partido de Liga. Impedir por lo civil o lo criminal cualquier posibilidad de repetir el milagro de la Supercopa. Cada vez les fastidia más que se la quitásemos. Pues sí, es nuestra. No conseguistéis el pleno porque el Athletic lo evitó. Un Athletic supercampeón, que … ¿por qué no puede volver a actuar? Es dificilísimo pero… nunca se sabe. La solución el miércoles.
Pero antes el domingo otra vez la Liga contra el super Eibar. Vaya temporadón se está pegando. El Athletic va a tener que sudar para doblegarle. A ver qué tal de fuelle andan los que salten a La Catedral. Van a tener que estar a tope.
¡Aúpa Athletic y a por el Eibar!

La siguiente Copa… para el Athletic

Y si no dará igual, estaremos como ayer un poco o un muy tristes pero… iremos a buscar otra, a por la siguiente. Digo esto como si fuese fácil llegar a las finales pero… teniendo en cuenta que en los 6 últimos años nuestro Club ha llegado a 4 finales hasta parece sencillo. ¡Qué va! Por supuesto que sé que no es cosa baladí. Tal la filosofía que tenemos y que hemos elegido, es precisamente todo lo contrario. El que el Athletic se haya colado en 4, es de un mérito descomunal. Quizá ella es una de las razones por la que a pesar de perder en el fondo tenemos un sentimiento de orgullo enorme. Por mucho que en los días previos en los periódicos plasmaran el deseo de los entrevistados de que el Athletic ganese, por lo que daban un pronóstico de victoria… ¿quién se creía lo que estaba leyendo? Ni siquiera el que lo decía. La diferencia de calidad entre los dos equipos es de tal tamaño que ni todos los santos, ángeles, milagreros y demás hubiesen posibilitado una derrota del Barcelona. Imposible. Impensable. Línea por línea y jugador por jugador son diez o mil veces (Messi) mejores que nosotros. Así lo hemos elegido y así será. Ahora con el Barcelona y el Madrid. En breve, con la nueva ley, hasta es probable que el Almería y todos los demás nos superen en calidad. Es elección nuestra y yo la doy por buena. La quiero y la apoyo. Por eso tendremos que trabajar más que el resto, mucho más y mejor, y además tener otras cosas.
El sábado Messi casi se bastó él sólo para dinamitar todas nuestras ilusiones, con una jugada de ensueño, de dibujos animados, dejando a toda nuestra defensa sentada, buscándole, intentando pararle. Imposible. Aplaudirle, no queda otra. Aplaudirle y maldecir la suerte de que las finales hayan sido 3 de ellas contra Messi, seguramente el mejor jugador de la historia, y contra un Barcelona sideral, cargado de internacionales. Imposible. Nosotros les ponemos en frente a Balenziaga, que me parece que hizo un buen partido, a Bustinza (tres partidos en Primera), a Williams, a Etxeita, a Rico, a Iraola,… los nuestros y los mejores para nosotros pero de una calidad muy inferior a la de ellos… es lo que hay. Eso sí, quiero destacar el partido de Herrerín y el de Williams. El presente futuro del Athletic, lo que hay que cuidar e intentar que haya más o que salgan más.
Sobre el planteamiento del partido me da igual que Valverde ponga tres centrales, dos, o cinco,… el resultado hubiese sido el mismo. Los jugadores lo intentaron y parar el mar ya se sabe que es imposible. Como sobre el tema deportivo poco más creo que se puede decir, voy a hablar de lo de siempre, la gran afición que tiene este equipo.

¡La hinchada otra vez espectacular! (Foto: Reuters)
¡Hinchada, otra vez espectacular! (Foto: Reuters)
Un amigo dice que está harto del tema de la maravillosa afición y cuánto nos queremos todos. Igual tiene razón y es un rollo, pero es una verdad como un templo y lo único que nos faltaba es no poder decirlo, gritarlo a los cuatro vientos y estar súper orgulloso de formar parte de ella. No sé vosotros pero a mí me parece un orgullo. Os conté que llevé a mis hijos a Barcelona con la idea de que conociesen el ambiente de una final y de que así fueran un poco más del Athletic (aunque era difícil). Estoy segura de que ambos objetivos están conseguidos y más que de sobra. Alucinaron por todo lo que vieron, en las calles, en el campo, en el pre partido y en el post partido. La forma incombustible de animar, en la que ellos tomaron parte. El ver el Camp Nou con muchos más athleticzales que aficionados del Barça y ¡en su propio campo! El escuchar un grito unánime en todas las calles, Athletic, Athletic. Han sido protagonistas de lo que han llamado en algunos medios de comunicación: la conquista pacífica de Barcelona por parte de los hinchas del Athletic. ¡CHAPEAU! Y ellos han tenido la suerte de vivirla en vivo y en directo, siendo partícipes de esa invasión. No creo que se vuelva a repetir algo así, el que una afición juegue en el campo del rival y le supere en número de una forma tan exagerada. ¡Que vaya tanta gente sin entrada! (dicen que el Celtic hizo algo similar en Sevilla). Si nos viese Obelix diría: “Están locos estos athleticzales” No le faltaría razón, sobre todo, porque muchísimos fuimos sabiendo que perdíamos seguro, no. Segurísimo. Da igual. Yo fui a acompañar al equipo, a animar, a arropar,… a vivirlo, a compartirlo con mi familia y con el resto de aficionados zurigorris. Y como dice Forges: “Anda que si llegamos a ganar…”
Forges, un crack como siempre
Forges, un crack como siempre

Si llegamos a ganar… no sé… no me lo puedo ni imaginar. Al final del partido se me pusieron los pelos como escarpias cuando los jugadores, dando la triste vuelta de honor, nos estaban aplaudiendo y todos, mientras, gritábamos como locos: “Athletic, Athletic”, con las bufandas hacia adelante y hacia atrás. Eso perdiendo… Ganando, ni idea. Impensable.
Y no me olvido del ambiente en otras localidades. En Bilbao debió ser de locura, San Mamés, Pozas, García Rivero, la Plaza Nueva, en Recalde, en el frontón de Gorliz (creo que me han dicho),… en definitiva, en cualquiera de los lugares en los que pusieron pantallas gigantes, o una televisión pequeñita. El Athletic es pasión y es unión, unidos todos en una misma locura, pero como he dicho otras veces, bendita locura.
La próxima será nuestra, y si no… dará igual, ahí estaremos, de la misma forma, acompañando a nuestros jugadores, que lo han sentido tanto o más que nosotros porque ellos son parte de esta misma pasión. Pasión rojiblanca.
¡Aúpa Athletic!

Otro ridículo del Athletic y van…

Con el título ya podía dar por acabado el comentario pero como soy masoquista voy a recordar el nuevo esperpento perpetrado por nuestros chicos. Pero como los jugadores están dirigidos por alguien casi que voy a empezar por Valverde. No sé cuántas veces necesita probar cosas para saber que no funcionan. De Marcos no es lateral, Viguera en banda se pierde y no puede hacer lo que él sabe y lo que ha demostrado ya que puede hacer si le colocas en su sitio. Para hacer debutar a Williams ha movido medio equipo y así les ha lucido… El primer tiempo ha sido un despropósito absoluto. Estaban todos quietos y sin saber qué hacer. Por si eso fuera poco estaba claro que los rojiblancos se estaban dedicando a realizar todo tipo de cagadas y errores que facilitaba enormemente el trabajo al Cordoba. Dos regalos de Muniain, a modo de pases horrorosos y regalo del balón al contrario. Al festival también se ha unido Laporte con su suficiencia multiplicada por 20 para perder o dejarse comer la tostada unas 4 veces, todas ellas muy peligrosas. En una incluso discutiendo con Gurpegi… En otra (pero del segundo tiempo), aunque le hacen falta no pitada, pierde los papeles, supongo que consciente de su enésimo error, y le da una patada al jugador del Córdoba, que le supone tarjeta amarilla pero bien podía haber sido de otro color porque desde que pierde el balón todos sabíamos que iba a por el jugador. Fatal Aymeric. Horrible. Nos tiene aconstumbrados a jugar con esa sufuciencia que le hace cometer errores pero lo de ayer fue demasiado… Yo le daba tirón de orejas pero de los gordos. Volviendo a Iker, decir que sigue en el campo intentando e intentando pero igualmente fallando y fallando. Iker está flojisimo pero ahí sigue jugando todos los partidos. Ah, pero para hacer el canelo y ganarse otra nueva y absurda tarjeta es un artista. No puedo estar de acuerdo con que lo siga jugando todo. Y al espectáculo se ha unido Iturraspe que recordando su cantada contra el Granada debió pensar que hace mucho que no hacía nada similar. Pues bien, jugar contra el colista debía ser el momento ideal para repetirlo. Dicho y hecho, vigésimo balón retrasado a la defensa, pase horroroso y Gurpegi que no llega porque era imposible. El delantero agradece el regalo y va sólo hacia Iraizoz para entrar en la historia. El argelino Ghilas marca el gol, suficiente para derribar a los leones.

Ghilas pasa a la historia... (Foto: Deia)
Ghilas pasa a la historia… (Foto: Deia)
El segundo tiempo y los cambios de Txingurri le demuestran a éste que no se pueden regalar 45 minutos de un partido. Que ya vale de experimentos y de colocar a los jugadores fuera de su sitio. Quita a Williams (enhorabuena por el debut) y a Beñat (que fue uno de los mejores en el desastre del primer tiempo) y salen Susaeta e Iraola (quizá los jugadores que en peor forma están este año) y durante los primeros 20 minutos parece que con su ayuda vamos a poder remontar, pero salvo la insistencia con los corners y algún otro chispazo, tampoco es que el Athletic derrochase en creacion, de hecho, prácticamente el portero de los andaluces pasó totalmente desapercibido. En esto que también sale Kike Sola, que desde mi punto de vista debería haber salido titular, con Borja, pero éste en su sitio… y no Williams al que ya tendremos tiempo de probar. Sobre todo si sólo le vas a dar 45 minutos. Al final insistencia pero inoperante total. Tres puntos que podían ser sencillos tirados a la basura y rota la racha de imbatibilidad.
Ahora a rezar para que Aduriz no tenga lesión de larga duración, para que Valverde no tenga más ataques de entrenador, para que los jugadores estén enchufados, para que los jugadores que están fatal vayan al banquillo,… y a ver si el miércoles somos capaces de conseguir la clasificación para la Europa League, aunque sea empatando con el Bate. Ese equipo que en el partido de ida me pareció horroroso de malo, a pesar de lo cual tuvieron doscientas oportunidades para meternos muchos más goles, porque si ellos eran malos nosotros… bueno… lo que hicimos allí mejor ni calificarlo… Conclusión, que miedo me da. No me fío un pelo y es triste porque ese equipo al que nos vamos a enfrentar, ha conseguido un récord difícil de igualar, más bien imposible, el de equipo más goleado de la Champions. Ha recibido nada menos que 22 goles en 5 partidos (y eso que nosotros sólo fuimos capaces de hacerles uno). En fin… no hace falta ni comentarlo.
Para acabar decir que el comentario está escrito con cabreo (desde las tripas) pero que, a pesar de las críticas y de lo pesimista que estoy por lo que vi ayer, no puedo dejar de gritar…
¡¡¡¡A por el Bate y Aúpa Athletic!!!!