¡Ozú, Joaquín!

Me caía mejor Joaquín cuando no se dedicaba a meternos tres goles (es broma), pero… la vida es así.

Joaquín en modo arte (Foto: Deia)

El Athletic también es así, y de todos es sabido el afán o la suerte que nos acompaña de dar datos impactantes en el fútbol, como que un jugador que lleva mil años en activo y jamás ha metido un gol, nos lo meta a nosotros, o que venga el jugador más pequeñito de la Liga y el gol te lo meta de cabeza (su primer gol de ese modo), o un equipo que nunca gana fuera de casa y lo hace en San Mamés, o… o… o… podía seguir, pero prefiero ahorraros el trago… Fue así, ha sido así y lo seguirá siendo. Aunque todo hay que decirlo, también tenemos estadísticas de las buenas, si no que se lo pregunten a Osasuna, que el otro día les fastidiamos un récord histórico, 31 partidos seguidos sin perder en el Sadar (1 a 2), habiendo sido también los que hace mil años (en 1979, con un 1 a 8) les rompimos también el anterior mismo récord. No todo va a ser malo, jejeje… y menos con el Athletic.

La verdad es que el domingo a mí me extrañó que Joaquín no hubiese conseguido nunca un hat trick. Y aunque me da rabia que sea contra nosotros, tengo que decir que siempre me ha caído fenomenal, y me sigue cayendo. Es más, hasta creo que a él le encantará que su éxito haya sido contra nosotros y no contra otro equipo, por lo del nombre y eso. Además, hay que ver los goles… la verdad, muy muy buenos. El primero, parar con el pecho y voleón inapelable. El segundo, con una rosca perfecta para salvar a Unai y tirar a la cepa del poste, y el tercero, con velocidad y tranquilidad absoluta para tirar a donde no llega el arquero. Vamos, lo que viene siendo un máster en finalización. Menos mal que el cuarto no lo consiguió, y no llegó poker porque Unai le hizo un paradón en el segundo tiempo. Durante todo el partido estuvo de diez. Retuvo el balón lo necesario para dar pausa en los momentos finales de agobio. No había forma de quitarle el balón. Supongo que para nuestros chicos no sería «agradable» tenerle delante, porque varias veces les dejó en evidencia. Buenillo que es. Por cierto, he leído en las redes sociales que los aficionados del Athletic, que estuvieron en el campo, con su tercer gol se pusieron de pie y aplaudieron, lo que a los aficionados béticos les encantó y lo agradecieron allí, y en las redes. A lo que yo digo… ¡Cómo para no aplaudirle! Yo también le hubiese aplaudido, como creo recordar que se la aplaudido en La Catedral alguna vez al ser sustituido. Algo tendrá. Y no me refiero solo a los 38 añitos que tiene el prenda. También a que como es un buen tipo (o eso le parece a todo el mundo), tras el partido tuvo un recuerdo para nuestro crack, Aduriz, que es cinco meses mayor que el bético, al que dijo que quería mucho porque coincidieron en el Valencia (dos lujos de jugadores). ¡Felicidades, mi «arma»! o como diríamos por aquí… Zorionak, txo!

Sobre el resto del partido, decir que es muy difícil que regalando 20 minutos y 3 goles en ese tiempo, puedas llevarte algo positivo. 20 minutos horribles nuestros, pero también 20 minutos increíbles de ellos. El rival también juega y lo bordó. No supimos pararles. Pero… después, nuestros chicos estuvieron a punto de lograr la machada, lo que ya tiene mérito. El cambio de sistema en el segundo tiempo ayudó. El jugar con 3 centrales y dejar a los carrileros subir más libremente, hizo que el Betis pasase momentos de agobio. Sobre todo, con el 3 a 2. Hubo ahí una jugada definitiva que corta el árbitro (que no me gustó nada), que podía haber supuesto el empate. Me refiero a ese balón que se lleva Williams, desde mi punto de vista no era plancha, y que había dejado a Yuri solo encarando área. Una pena. Una pena de arbitraje. ¿Fue penalti a Iñaki el del minuto 5? Ahí dejo la pregunta. Vuelvo al juego. Mejoró, lo cual no era difícil, pero bien Gaizka por el cambio de sistema. Pena que nos faltasen unos minutillos para conseguir algo. Dejadme que me quede con lo bueno, con la reacción del equipo y ahora… ¡A por el Eibar! Eso sí, a otra hora distinta… ¿sabrán jugar los chicos si no es al mediodía? Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

En El Sadar, Simón y los suplentes

Una de las cosas que más me gustó del partido del domingo del Athletic en Pamplona, además de la victoria, fue que mucho del protagonismo recayó en los suplentes, además de en Unai Simón, que cada vez es más grande.

Paradón de Unai (Foto: Deia)

Empiezo a hablar de Oihan Sancet, el esperado. Todo el mundo habla maravillas de él y a pesar de sus 19 años, por fin, Garitano le dio su primer partido se titular. Bien para todos, salvo para el Bilbao Athletic que supongo que le echó de menos en su derrota contra el Guijuelo de este fin de semana. A los demás nos encantó. No dio la sensación en ningún momento de ser su primer partido como titular. Más bien al contrario, jugó tranquilo y con mucho criterio. Seguramente fue una de las balas que más desconcertó a Jagoba Arrasate y a su equipo, que durante casi todo el primer tiempo, no supieron por donde les daba el aire. Se ha tenido que lesionar Muniain para verlo. Bueno. No hay mal que por bien no venga. Un Athletic valiente y mandón impuso su criterio atacante y pudo conseguir más de lo que consiguió en ese primer tiempo de mucha calidad. Oihan se compenetró bien con todos sus compañeros de delante, pero también con Unai López y Dani García, a los que se ofrecía para hacer fluido el juego. Tiene una vena y una visión ofensiva que me encantó. Me sorprendió su cambio en el segundo tiempo, pero él mismo ha dicho que estaba cansado así que… bien.

Unai Simón nos mantuvo en el partido en esos 3 minutos tontos del final del primer tiempo, en el que nos podían haber caído dos goles como 2 soles. Pero ahí estaba él para hacer dos muy buenas paradas. Incluso buenísimas. En el segundo tiempo también sacó otro remate a bocajarro, cuando Osasuna estaba mandando. Unai da puntos, y por lo visto hasta ahora, da muchos puntos. ¡Enhorabuena!

Otro de los suplentes fue Kenan Kodro, que es un jugador que casi no sabíamos que estaba en el equipo. Solo había disputado hasta ese momento un minuto. Pero de nuevo, por un detalle de mala suerte, la lesión de Raúl García, Gaizka le dio 45 minutos de juego. ¡Qué mejor forma de aprovecharlos que meter el gol de la victoria! Pues así lo hizo. Aprovechó, como delantero centro puro, un balón que le puso Íñigo Lekue (otro de los suplentes, por medio de un sombrerito al defensa). Kenan controló y de un toque rápido envió al fondo de la red. Perfecto. Me alegro infinito por él. Tanto como me alegré la semana anterior de los minutitos de los que dispuso Villalibre. Espero que sigan contando, y que puedan aportar. Aprovecho para hacer una pregunta a los periodistas para que se la hagan a Gaizka Garitano, que después del partido, en rueda de prensa dijo que Kodro era un profesional excelente y que lo había tenido muy difícil por el hecho de no proceder de la cantera. ¿?¿? ¿Qué quieres decir Gaizka? ¿Que es más fácil para los canteranos jugar? No lo entiendo, porque el que juegue o no es una cosa que depende única y exclusivamente de Gaizka como entrenador. A ver si alguno se anima y se lo pregunta.

Otro suplente, San José, que cumplió su partido 300, (zorionak, Mikel!), también participó en el gol de la victoria, alargando el balón de cabeza, para que le llegase a Íñigo Lekue. Conclusión, los 3 suplentes participaron en el gol. ¡Vaya ojo, Gaizka!

Del segundo tiempo destacar que tras 30 minutos casi desaparecidos, en los que se veía que el gol de Osasuna iba a llegar, como así fue, fueron capaces de pegar el último zarpazo 3 minutos después del gol rojillo, lo que hundió a los contrarios y permitió llevarnos los 3 puntos. Importantísimos, porque rompemos una racha horrible de 7 meses sin ganar fuera de casa. Y porque el feudo no era el más indicado, o eso decía la estadística, de 31 partidos sin perder los contrarios en su casa. Algo habrán hecho bien nuestros chicos.

Así las cosas, llevamos 4 partidos seguidos y 10 puntos. Quinta posición pero, a no dormirse… porque la Liga está súper reñida y tan pronto estás arriba como estás abajo. Así nos lo han demostrado las rachas anteriores. Que pase el siguiente y …

¡Aúpa Athletic!

¡Espectacular Athletic!

En los últimos 9 partidos de Liga hemos conseguido 22 puntos. En los 3 últimos 15 goles. Tenemos más victorias que en toda la Liga pasada. Estamos haciendo números de récord en un montón de ámbitos y no sabemos dónde está el límite. Estamos en un momento que nos permite soñar. Ayer intentamos buscar cuando era la última vez que el Athletic había metido cinco goles fuera de casa y no lo encontrábamos. De hecho una de las “quejas” últimas que se leían en prensa es que el equipo fuera de casa tenía problemas para meter goles. Pues ¡Zas, en toda la boca! Cinco goles como cinco soles además en El Sadar donde este año no han conseguido ganar ni el Real Madrid, ni el Barcelona. Es un estadio siempre difícil por la presión tanto del equipo como del público. Pero si hablamos de presionar, desde luego nuestros chicos son los que se llevan la palma. Esa presión es la que le ha hecho a Aduriz recuperar un balón que ha llegado hasta la media luna del borde del área donde Susaeta estaba y ha conectado un potente disparo en el minuto dos, que suponía adelantarse en el marcador. Mazazo para los osasunistas del que han salido bien porque una falta al borde del área ha permitido a Armenteros lucirse y a Gorka a quedar en evidencia. Empate, que tampoco ha supuesto un golpe para los rojiblancos que han seguido a lo suyo. Presión, recuperación de balones y arriba como si fuese el último partido del campeonato. En éstas que Iturraspe, otra vez imperial pone un balón preciso que Ander Herrera remata increíblemente bien de cabeza, paradón del portero pero el balón le vuelva al rematador que centra raso al medio del área pequeña para que ahora sí Andrés Fernández el portero de Osasuna fallé estrepitosamente, dejando el balón para que el listo Aritz empuje a la red. Todo esto antes del minuto 20.

¡Aduriz imparable! (Foto: Athletic-Club)
¡Aduriz imparable! (Foto: Athletic-Club)

En el segundo tiempo el Osasuna ha podido en dos jugadas seguidas (con errores nuestros defensivos) empatar el partido, pero a partir de ahí el Osasuna ha desaparecido, sólo aparecían para hacer falta porque no conseguían de otra manera detener a los nuestros. El martillo pilón ha conseguido el tercer gol precioso, de Aduriz en un cabezazo potente al palo contrario en un balón que le ha venido a la cabeza perfecto (gran jugada de Herrera) pero no excesivamente fuerte por lo que todo la fuerza la ha tenido que imprimir el delantero, demostrándonos que está volviendo a ser quien era. Tras la expulsión de Arribas, Aduriz vuelve a demostrar lo importante que es haciéndole una magnífica asistencia a Ibai que casi recién salido al campo mete la punta de la bota derecha para elevar el balón por encima del guardameta. Otra maravilla. Y así se colocan ambos protagonistas de la jugada como máximos goleadores del equipo con 7 tantos cada uno. Fenomenal noticia, primero, porque Aduriz está aquí, no sólo con goles, también con asistencias y trabajo continuo y segundo, porque Ibai minuto que le dan minuto que aprovecha. De hecho para los que ha jugado llevar 7 goles es un registro buenísimo. ¡Y que se amplíe!

Para acabar la fiesta, de nuevo Herrera que mete un balón de lujo para que Kike Sola no tenga más que empujarlo, inaugurando así su casillero de goles con el equipo, precisamente en el campo en el que ha jugado 7 años. Bonito para él, aunque en el Sádar habrá caído como un jarro de agua fría (es lo de menos). También Kike lleva muy pocos minutos jugados y seguro que este gol le da mucha confianza.

Más nombres, De Marcos ha más que cumplido en la banda supliendo a Iraola, que le vendrá fenomenal el descanso de cara a la cita copera. Y así podría seguir con todos los nombre pero… aquí me quedo.

Y ahora sí llega lo bueno. Lo que queremos ver todos. El partido de Copa contra el Atlético de Madrid y ver si somos capaces otra vez de remontar la eliminatoria, algo que será dificilísimo ya que también ellos están intratables, pero… San Mamés es La Catedral, y aquí se les espera. ¡A por los colchoneros!