El Betis le agradece a Markel el regalo

Partidazo del Athletic en el primer tiempo en Sevilla en el que pasó por encima del Betis. La presión alta de los rojiblancos asfixió a los béticos que no conseguían sacar el balón jugado y perdían la pelota con mucha facilidad. Dos de esas pérdidas, o recuperaciones nuestras, supusieron que para el minuto 18 el Athletic ya fuese ganando por 0 a 2.

Sí Markel, escóndete (Foto: EFE)
El control era absoluto y ellos no creaban muchas ocasiones de peligro. Todo perfecto, hasta que en el minuto 43, un jugador con 485 partidos en Primera, es decir, totalmente experimentado, como Susaeta, comete una acción de benjamín… o de alevín… haciendo una entrada de tarjeta amarilla cuando ya tenía otra. Imposible no echarle. Markel, ¿en qué demonios estabas pensando?
Por contra, a destacar el enorme primer tiempo de Raúl García. Asistencia soberbia, gol y demás maravillas.
Raúl es un crack (Foto: AFE)
Y a partir de ahí, a sufrir muchísimo, ante un equipo que tiene mucha calidad en sus jugadores y que se volcaron al ataque. Pena que su primer gol llegase tan rápido (minuto 5 de la reanudación), y pena también, sobre todo porque dio la sensación que Unai Simón podía haber hecho algo más ante el tiro de Bartra, ya que estaba ahí. Y ya que hablo del portero voy a decirlo todo, con el 2 a 2 ya en el marcador, hay que destacar que hizo un paradón, sacando una mano baja muy complicada, ante un gran tiro de Loren. Así que una de cal y otra de arena.
El Athletic consiguió salir vivo del arrebato de un Betis, en el que Canales y Joaquín tuvieron mucha incidencia en el juego. Una gran internada del sevillano puso un balón de gol a Sanabria pero… gracias a su horrible cabezazo podemos decir que el mal no fue mayor. Así, punto conseguido que sabe a gloria. Pero mejor todavía es, el ver que este equipo de Berizzo empieza a tener buena pinta.
Ahora sin tiempo para nada nos toca recibir el miércoles a un Villarreal que no acaba de ir como ellos quieren.
¡A por el Villarreal y aúpa Athletic!

San Mamés ovaciona a Puyol y a Joaquín

La catedral este fin de semana ha vuelto a demostrar que está con los buenos jugadores.

Puyol junto a Iribar (Foto: Athletic Club)
En este caso los ovacionados han sido Puyol y Joaquín. El primero de ellos al recibir el premio One Club Man que por cuarto año consecutivo entrega el Athletic a un jugador qe haya destacado y pertenecido siempre a un mismo club. Premio que es un acierto de esta Directiva porque sirve también además de para premiar una fidelidad, algo fundamental en nuestra filosofía, para extender o ampliar el radio de acción en el que se nombra a nuestro club. Los anteriores premiados han sido Matt Le Tissier, Sepp Maier y Paolo Maldini. Esta vez el elegido ha sido un catalán Carles Puyol que lo tenía bien merecido y así lo demostró el público de San Mamés con su enorme ovación. Además de aplaudirle muchísimo, me emocioné. Me gustó que en el vídeo que pusieron al inicio del homenaje, (vídeo de Athletic TV) apareciese el momento en que Xavi y él, al dar la vuelta de honor tras ganarnos la Copa del Rey en Valencia, sacaron la ikurriña y la bandera del Athletic, mientras nos aplaudían. Gran detalle por su parte. Algunos que discutían el darle el premio a él decían que es más fácil quedarse en un club como el Barça en donde se ganan títulos. Que era más genuino el premio a Le Tissier… Pues igual sí pero… es muy difícil siempre encontrar alguien como Matt, asi que a mí dárselo a Puyol me parece perfecto. Y tampoco me importaría dárselo a Xabi Prieto, que este año se retira tras pasar toda su carrera en la Real, porque lo merece igual que los otros.

Joaquín devuelve los aplausos al público (Foto: la Liga)
Sobre Joaquín decir que en el descanso del partido me preguntó mi hija que por qué se le tiene cariño a este jugador bético. Le contesté que supongo que será por su calidad, por su simpatía y por los años que lleva en la élite. Además de porque siempre ha sido un jugador noble en el campo y nada marrullero. Añadí que si le cambiaban en el segundo tiempo seguramente saldría ovacionado. Y, efectivamente, así fue. Una ovación casi tan grande como la que se llevó Puyol. Grande y merecida. Él salió encantado y así lo ha dicho, tras el partido, en las redes sociales. Siempre ha hablado bien de San Mamés y en esta situación no podía ser menos. San Mamés dictó sentencia como muchas otras veces. Y seguro que ahora alguien me salta con la coletilla esa de que a Iniesta le pitamos. Sí, sí se le pita. Es un excelente jugador pero aquí no se olvida aquella vez en que simulo más de la cuenta y consiguió que expulsasen a Amorebieta. ¿Que somos un poco rencorosillos? Pues sí. ¿Que el jugador también lo es? También… y lo digo por sus posteriores declaraciones menospreciando San Mamés, lo que supongo que también echó más leña al fuego y más motivos para pitarle. Sí, a Iniesta se le pita, ¡a ver si no vamos a poder hacerlo!… Como hacemos lo contrario y aplaudimos a su compañero Xavi, incluso en un mismo partido, y así lo demostramos el año pasado que la pitada a uno y la ovación al otro fueron consecutivas ya que Xavi sustituyó a Iniesta en el segundo tiempo. Quizá a mí en el caso de Iniesta me hubiese gustado más la indiferencia, pero… San Mamés es así. Aquí se ha aplaudido también a jugadores del Madrid, y lo destaco porque es un equipo, al que no hace falta ni que lo diga, que aquí se le tiene bastante “paquete”… por ejemplo a Raúl, y muchos años antes a Juanito… y a muchos más. Se seguirá haciendo. Y estaré orgullosa de que así sea. Porque sí, porque es La Catedral.
¡Aúpa Athletic!

Aymeric regala los 3 puntos al Betis

El Betis se aprovechó de los despropósitos continuos de Laporte para ganar el partido.

Otro partido desafortunadísimo de Aymeric (Foto: Deia)
Otro partido desafortunadísimo de Aymeric (Foto: Deia)
No necesitó más que meter un gol puesto en bandeja por nuestro defensa central y a partir de ahí, defender de manera ordenada, impidiendo que los rojiblancos hiciesen incluso ocasiones de peligro, ya que si las contabilizamos todas, quizá surgen tres, no más. Que alguien me explique lo que le pasa Aymeric porque no lo entiendo. La jugada del minuto 2 es totalmente incomprensible. ¡Cómo un profesional en ese minuto puede conseguir una tarjeta amarilla de semejante manera tan estúpida! No podía estar ni revolucionado porque llevaban sólo 2 minutos de partido. Incomprensible. Das una enorme ventaja al equipo contrario que puede, a partir de ahí, como muy bien hizo buscarte para que te saquen la segunda cartulina y te quedes con cara de idiota. Del resto de errores garrafales que cometió no voy a decir nada. Todos los visteis y no hace falta hablar de ellos. En el minuto 18 con el gol ya Valverde le debería haber cambiado. Bueno, mejor dicho, no debería ni haberle sacado de titular porque lleva unas semanas horribles. Está claro que Txingurri quiere que coja la forma en el campo, pero a día de hoy es un auténtico peligro. Sobre esto lo único que quiero añadir es que menos mal que tenemos a Yeray porque si no el desaguisado hubiese sido aún mayor.
Yeray está impresionante. El nivel que exhibe nos está dejando a todos con la boca abierta. Y que siga así porque es evidente que el equipo le necesita. Tuvo unos cortes y una acciones de mucho mérito. ¡Cómo le quitó el balón a Joaquín cuando ya se cantaba el gol! Y ésta no fue su única jugada llamativa. Está a un nivel altísimo.
Mikel San José también sale tocado de este partido. Cambiado en el descanso. ¿Toque de atención de Ernesto? Me dicen que está teniendo dolores de espalda y lo está pasando mal. Ante esto yo digo, que se recupere, pero no jugando. Que descanse y ya volverá cuando esté mejor.
Sus compañeros tampoco están para muchas florituras, por lo menos cuando juegan fuera de casa y ayer de nuevo se desperdició una ocasión preciosa de situarnos en puntos de Champions League. Lo intentaron y lo intentaron pero no hubo manera. Habrá que esperar a la próxima ocasión, qué no va a llegar hasta el próximo lunes, de nuevo en La Catedral, contra el Celta. Esperemos que la imagen que den sea la de casa, porque si no es asi, estamos apañados.
Y para acabar por supuesto decir: ¡aúpa Laporte!, ¡aúpa San José! y ¡aupa Athletic!