¡¡¡¡Athletic de mi vida!!!!

Poco se puede decir de lo de anoche, porque decirlo todo es imposible. El aluvión de sentimientos es demasiado grande. Dos palabra voy a elegir:

Corazón y familia.

Txapeldunak!!! (Foto: EFE)


Corazón porque uno muy fuerte hay que tener para aguantar lo que sufrimos ayer. Por dos veces los blaugranas se pusieron por delante en el marcador, y por dos veces los rojiblancos consiguieron empatarles y al final, incluso hacerse con la victoria. El lema del Athletic con la Copa era: Bizi ametsa! ¡Vive el sueño! ¡Y tanto que lo hemos vivido!

Un primer tiempo muy bueno, en el que el Barça era irreconocible porque el balón parecía solo de los nuestros. A pesar de ello, su calidad hizo que en la única jugada de peligro que tuvieron, consiguieron el gol. El mazazo podía haber sido grande, porque estábamos cerca del descanso, pero la fe de nuestros jugadores hizo que en 2 minutos un pase de Williams fuese rematado a la red por Óscar De Marcos (enormes los dos). Así al descanso con empate.

En el segundo tiempo, el Barça dio ese paso adelante y empezó a parecer el equipo que se supone que es. Griezmann, de nuevo puso por delante a los suyos, y solo quedaban 15 minutos, para conseguir el empate. Parecía que no era posible… parecía todo perdido… Pero… Muni, que también hizo partidazo, le puso el balón en saque de falta lateral, a Asier, y ¡Asier, de mi vida!, que consiguió empatar el partido, casi sobre la bocina. Bueno, sobre la bocina fue el penalti que le hicieron a Asier, seguido, pero el VAR no quiso líos.

A la prórroga y en ella, Iñaki metió el gol de su vida y de las nuestras. ¡Vaya golazo! Lo intentó contra el Madrid, creo, pero no le salió, o ¿fue en Liga contra el mismo Barça?, sí. Pero es que se lo guardaba para ese momento. Madre mía. ¡Que misil! Y ¡en dónde lo colocó! Imparable. Eso sí, era en el minuto 5 de la prórroga y quedaba un mundo. A partir de ahí nervios horrorosos, pero nuestros. El equipo muy bien. Incluso pudieron matar el partido para que no sufriésemos tanto, pero no… El Barcelona se desquició y Messi lo escenificó a la perfección agrediendo a Villalibre, ¡qué vaya minutos de calidad que jugó! Por cierto, Leo, hizo una parecida en el segundo tiempo a Dani García, pero esa de frente. El árbitro no lo vio. Pero la segunda sí. Roja por desesperación. O por mal perder. (De los comentaristas de Movistar no digo nada porque lo que pienso es muy desagradable y, ademas, todos los athleticzales sabéis de qué hablo).

Final del partido y…

ATHLETIC TXAPELDUN!!!!!

¡¡¡!CAMPEONES DE LA SUPERCOPA!!!! Y DESPUES DE ELIMINAR AL MADRID Y AL BARÇA. una pasada. Casi, casi no habría nada más que decir. Pero sí voy a decir, porque me falta explicar más, lo del corazón y familia

La segunda vez que ganamos la Supercopa, en el 2015, me acordé de mi padre, Valen, y ayer, otra vez. Y de mi ama que al levantarse hoy después del alegrón va a pensar seguro… «Uyyyyyyy… ¡¡¡¡Cómo estará mi hija!!!!! También me acordé de mi tío Iñaki, hermano de Valen, que se ha ido hace poquito, y de sus otros hermanos ,Rosi y Félix, que siguen mis comentarios y estarán encantados y festejándolo, pero desde aquí. Junto a ellos, me vino a la cabeza, Paco, que ayer hizo justo un año que fallecía. Un grande mi amigo «Pistongorri», muy especial, y supongo que no ha sido casualidad. Justo un año. Y en el mismo día de su fallecimiento, un año después, su Athletic se convierte en justísimo vencedor de la Supercopa. Fuimos a unas cuantas finales juntos y no conseguimos ver levantar la Copa en ninguna de ellas. Pero ayer sí. ¡Esta Supercopa va por ti, Paco! ¡Y por el Tron! ¡Aúpa Vallekas! Y por supuesto, también por sus familias, que seguro les han recordado más que yo. Y por todos los familiares de los que os habéis acordado, también vosotros, nada más pitar el árbitro el final, los que no están y los que sí. Porque el Athletic es eso. El Athletic es FAMILIA.

Corazón también porque antes de jugar la final Aduriz se unió al equipo en Sevilla, porque Marcelino así lo consideró. Beñat y San José no pudieron estar. No sólo eso. Cuando estaban en la celebración se ve que Marcelino se acercó a Muniain, y a los jugadores, que estaban al lado, y les dijo algo, entonces fueron a por Aduriz, lo pusieron delante, le dieron la Copa y la levantó él. Familia.

Además, el Athletic, tras ganar, en su página web puso una fotografía de todos los jugadores con el entrenador, con el título Txapeldunak, pero junto a Marce aparece Gaizka. Perfecto. Elegancia. Y Elizegi se acordó de él en sus declaraciones. FAMILIA.

Grandes todos. Grande Marcelino porque lo conseguido en 13 días es para enmarcar. No ha sido casualidad ganar estos dos partidos. Han sido los dos grandes partidos y contra… ¡Qué equipos!

Grandes los jugadores por su fe y su trabajo. Grande Balenziaga, grande Vencedor, grande Dani,… Grandes todos por darnos otro título, súper título, CAMPEONES DE LA SUPERCOPA.

Por cierto, Athletic, Bizi ametsa!!!! ¡¡Vive el sueño!! Ya lo estamos viviendo y ¡qué gozada es!

¡GRANDE ATHLETIC!

¡AÚPA ATHLETIC!

¡No te puedo querer más!




ATHLETICEN NESKAK, TXAPELDUNAK!

Fin de semana perfecto para las chicas del Athletic, nuevas campeonas de la Superliga de fútbol femenino.

¡Quinta Liga! (Foto: Athletic Club)
¡Quinta Liga! (Foto: Athletic Club)
No tengo ni palabras. El sábado ganaron al Oviedo con un primer tiempo muy trabajado, en el que las ovetenses demostraron que no iban a regalar nada. Quizá el físico, la paciencia y la mayor calidad de las bilbainas hicieron que en el segundo tiempo viniesen las cosas rodadas. Primer gol de Leia (primero también en su cuenta), segundo de Yulema Corrés y tercero de Eztizen (también su primero en Liga). Los deberes estaban hechos. La presión se le pasaba a las catalanas que ayer tenían que jugar en casa contra el Atlético de Madrid. Partido que tenían ganar si no querían ceder el título de Liga a nuestras chicas. Pero, el Atlético fue mucho Atlético y se llevaron el triunfo, los tres puntos y las oportunidades del Barça con ellas. Este triunfo de las colchoneras nos demuestra, si es que no lo sabíamos ya, que el resultado de la semana pasada en el Cerro del Espino, contra el Atlético, tuvo un mérito increíble, porque las madrileñas son un equipazo. Si no tengo mal los datos el Barcelona llevaba 72 partidos sin perder. Pero… ayer fue un buen momento para salir derrotadas. Eso sí que quede claro que si no hubiese sido así seguro que el próximo fin de semana las nuestras nos regalaban el triunfo en Tenerife y con él la Liga. Pero… así nos hemos evitado el sufrimiento y vamos a ver el último partido de Liga con una tranquilidad absoluta.
¡Txapeldunak a falta de una jornada! Como he dicho al empezar, casi no tengo palabras. El mérito es tal que cualquier reconocimiento que se les haga me parece o me va a parecer poco. Han tenido lesiones, muchas e importantes, de también importantes jugadoras. Las que han salido para suplirlas lo han hecho perfecto. Son un gran bloque, o como dijeron ayer en rueda de prensa, son una gran cuadrilla. Un gran grupo que no se hace ni idea del alegrón que nos ha dado. Buf… además, no dejo de acordarme de todos estos años en los que han estado tan cerca en ocasiones y por h o por b se les ha escapado en el último suspiro. Se lo MERECÍAN, se lo MERECEN con letras mayúsculas, por todo el trabajo, por todos los golpes, por todas las lesiones y por todos los sinsabores de estos años sin ningún título, pero con un trabajo descomunal, sin descanso y sin desánimo. Ainhoa, Iraia, Irene, Maite, …Eli… Erika, Joana, … todas. Y a continuación introduzco una foto del primer equipo y del B, en la despedida de Saioa y de Amaia, porque el título también es de ellas así como de otras que ya no están (me acuerdo de Tzibi llorando tras perder contra el Barça, dando una vuelta ella sola en San Mamés aplaudiendo al público, y de tantas otras).
El triunfo de una gran cuadrilla  (Foto: Athletic Club)
El triunfo de una gran cuadrilla (Foto: Athletic Club)
Por supuesto, no me puedo olvidar del Mister, Joseba Agirre, y su equipo, que sin ellos y su trabajo esto tampoco hubiese sido posible.
Quinta Liga para todos ellos y quinta Liga para nosotros.
¡GRACIAS POR VUESTRO ESFUERZO!
BIHOTZEZ… MILA, MILA ESKER!